Medusas

Este año también hay medusas.

“El hecho que en los últimos años la llegada de medusas a las costas se haya producido de forma continua, ha levantado la alarma y el interés de la comunidad científica y de la sociedad en general. Por esta razón, y con el fin de conocer mejor las causas del fenómeno e intentar prever los acontecimientos de un futuro inmediato, el Instituto de Ciencias del Mar del CSIC cuenta actualmente con dos proyectos europeos sobre medusas: Proyecto MED-JellyRisk y Proyecto Cubomed.”

“Los trabajos que se están realizando en el marco del Proyecto Medusa pretenden mejorar los conocimientos sobre el fenómeno de la llegada de medusas a las playas y aguas litorales y elaborar modelos de predicción de sus proliferaciones.”

“Los científicos también realizan estudios biológicos sobre las especies más frecuentes del Mediterráneo, para conocer sus ciclos de vida y su papel en el ecosistema marino y determinar el impacto de las proliferaciones sobre el ecosistema. Para estudiar el nuevo papel de estos organismos a las cadenas tróficas marinas, en el ICM se trabaja con animales vivos al laboratorio, donde las medusas viven y se reproducen, en todas las fases de su vida.”

“Finalmente, todos estos estudios ayudarán a elaborar recomendaciones y protocolos de actuación para ayudar a las administraciones y entidades locales a hacer frente a las llegadas de medusas a las playas. Los científicos del ICM también preparan y llevan a cabo cursos formativos para personal de Socorrismo y Agentes de playa.”

Las dos “medusas” que pueden producir daños más dolorosos son:

Pelagia noctiluca: Aunque durante los años ochenta prácticamente desapareció de nuestras costas, desde 2003 es una constante. El color de la pelagia es rosado y malva brillante, es un tipo de medusa bioluminiscente. Esto quiere decir que tiene la capacidad de producir luz. Sus tentáculos, extendidos, pueden llegar a medir diez metros de longitud. Su picadura produce dolor inmediato con urticaria e hinchazón. Ardor, vesículas, pápulas y costras son también síntomas de que esta medusa se ha rozado con los bañistas.”

Carabela portuguesa: Una colonia de cnidarios  y forman lo que aparentemente es una medusa. El contacto con sus tentáculos puede llegar a ser letal. Aunque generalmente se encuentra en zonas cálidas o tropicales del Atlántico, Pacífico, Índico y el mar del Caribe, en los últimos años se ha podido ver la carabela en las costas españolas del Mediterráneo. Esta especie se llama comúnmente así debido a la similitud de su ‘flotador’ con estas naves. Gracias a este flotador, que suele ser de color azul o morado, se mantienen en la superficie. Además, para poder mantenerse en la superficie, este flotador está lleno de gas y el organismo puede regular la profundidad a la que sumergirse. Sus tentáculos pueden alcanzar hasta 50 metros de longitud y dejan en el cuerpo del bañista pequeñas lesiones llamadas pápulas, que son blancas por el centro con un margen rojo. Entre los efectos que puede producir la picadura de este cnidario están temblores, diarrea, vómitos y convulsiones.”

Si se sufre una picadura, hay que:

* Lo primero limpiar la zona afectada por la picadura.

* Nunca deberemos usar agua dulce, ya que podrá romper las células urticantes, sufriendo otra picadura.

* Para limpiar la zona, el suero fisiológico es perfecto.

* En caso de no haber, el agua salada también podrá ser una solución.

* Durante 15 minutos aproximadamente deberemos aplicar frío a la zona afectada, no aplicar el hielo directamente sobre la picadura, sino cubierto con algún paño o toalla.

* Si hay algún resto de tentáculo adherido a nuestra piel, debemos quitarlo, pero nunca con las manos. Utilizaremos unas pinzas.

* También se administrará un antihistamínico, para la reacción y un analgésico para el dolor.

* En mujeres embarazadas, se deberá prestar especial atención a la hora de administrar el antihistamínico.

* Si el dolor es muy intenso o el estado de la víctima empeora, deberá acudir a un centro médico de inmediato.

* No hay que frotarse ni con toallas, ni con arena, ni con nada que pueda lastimarnos más.

Y si no el gel antimedusas

Si quieren saber más.

Web Observadores del mar

CIESM JellyWatch Program

MED Jellyrisk

Medusapedia

Medusas.org

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*