Zapatillas para correr hechas de algas o redes de pesca recicladas

Galahad Clark pasa una gran parte de su tiempo pensando que es lo que utiliza como calzado. Desde hace siete generaciones si familia es la propietaria de la marca de calzado. Es un gran partidario de la innovación y ya experimentan con zapatos hechos en impresoras 3-D o fabricados con material reciclado. En 2004, Clarks lanzó Vivobarefoot, una compañía que se caracteriza por su calzado para correr que prácticamente no se nota y que permite que los pies sientan cada arruga del terreno.

Ahora Clark está probando una nuevo material innovador. Las zapatillas Vivobarefoot Ultra Blooms, serán las primeras zapatillas hechas de biomasa procedente de algas. Son extremadamente flexibles y están preparadas par utilizarse tanto en seco, como en agua, La superficie está agujereada y permite que el agua se vacíe. Son verdes como las algas de las que proceden.

 

El exceso de algas en lagos amenaza las especies acuáticas (marinas y de agua dulce) y también la disponibilidad de agua potable. El año pasado el estado de Florida declaró la situación de emergencia debido a un gran crecimiento de algas en sus costas. La compañía californiana Bloom recoge algas de zonas con elevado crecimiento, elimina la humedad y las combina con polímeros para generar un material parecido a la espuma.

Esta bioespuma se comporta de forma muy parecida a EVA (etilvinilacetato) el polímero que se emplea para acolchar la mayoría del calzado destinado al atletism. El precio del nuevo biomaterial derivado de las algas tiene un precio similar a EVA. Además de esto, Clark afirma que la bioespuma en cada par de Ultra Blooms reciclará 250 litros de agua que volverán a sus hábitats originales y su fabricación servirá para eliminar el equivalente a cuarenta globos llenos de dióxido de carbono al eliminar el exceso de algas del medio ambiente.

Estas no son las únicas zapatillas “sostenibles” o amigas del medio ambiente. El año pasado Adidas presentó unas zapatillas del color de la espuma de mar hechas a partir de redes de pesca recicladas y otro calzado biodegradable  hecho de seda de araña sintética. Con cada par de las zapatillas Adidas Parley se reciclan 11 botellas de plástico.

“Se necesitarían unos 11.000 de camiones de transporte internacional para recoger todo el plástico que hay en los océanos. Un estudio de una organización antipolución plástica ha estimado que unos cinco billones de plásticos de todos los tamaños flotan en los mares del planeta. Su peso acumulado casi llega a las 270.000 toneladas (Tm). ”

Otras compañías como Rothy’s, New Balance, y Nike experimentan con botellas de plástico recicladas y este año Reebok presentó un zapato hecho de mazorcas de maíz secas. Aunque las Ultra Blooms serán el primer calzado fabricado completamente con la espuma de Bloom otros fabricantes han comenzado a sustituir el EVA por este biomaterial

En el futuro tal vez muchos utilicen calzados biodegradable hasta que las suelas se agujereen y el material retorne a la tierra de la que vinieron. Por le momento, es positivo que pensemos de que está hecho un zapato. No es solo cuero o tela, lana o seda, algas o maíz. Es lo que nos usamos cada día  para vivir en el mundo. Mejor si están hechos de materiales que no contaminen.

https://www.wired.com/story/slip-into-earth-friendly-running-shoes-made-of-algae/amp

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

¡Muy buen post!
Es alucinante lo que evoluciona la tecnología en todos los ámbitos. Cómo no, también llega al mundo del calzado. Es una muy buena idea estas zapatillas para correr.
Un saludo.

(requerido)

(requerido)


*