Cenizas en la playa. Incendios en Galicia

En Portugal se comienzan a detectar en el mar las consecuencias de los incendios en los últimos días en el norte y el centro del país. Este jueves apareció un manto de ceniza en la arena de la playa de Matosinhos, cerca de Oporto. Los medios de comunicación lusos, recogían este hecho sin dejar clara su procedencia.

Ceniza en la Playa de Matosinhos, Oport, Portugal. 19.10.2017

“«No sabemos si las cenizas cayeron al mar y las aguas las dejaron en la arena o si proceden del río Duero», explicó el gobierno local de Matosinhos a Jornal de Notícias, cuya intención es limpiar el arenal cuanto antes. Según la versión ofrecida por el Concello de la localidad lusa, no parece que se hayan producido escorrentías por las lluvias de los últimos días, sino que el viento ha podido trasladar las cenizas hasta el mar o el río Duero, aunque se trata de una hipótesis inicial, que todavía no ha podido ser confirmada.”

“En Galicia, hay temor entre los mariscadores a que la ceniza acabe llegando a los arenales y arruine la campaña navideña, como ya ocurrió en el 2006, cuando los efectos de los incendios de ese año acabaron en las rías.”

“Todavía no se han producido riadas que puedan arrastrar las cenizas de los montes calcinados, por lo que los mariscadores creen que lo que estos días está apareciendo en algunos arenales, como en el caso del de Cabeceira, en Lourido , son las partículas en suspensión del humo generado por los fuegos, que con la lluvia se han ido depositando en la superficie. De este modo, las corrientes están supuestamente arrastrando hasta este arenal de Lourido las cenizas que, por las precipitaciones, habían terminado en algunos puntos de la ría de Pontevedra”.

“La Xunta no tiene constancia de esta versión del sector marisquero, y asegura que la ceniza no ha llegado ni al mar ni a los ríos. Lo que sí se ha registrado, sobre todo, en la tarde del domingo y la madrugada del lunes, han sido los índices más elevados de contaminación por partículas PM10 -inferiores a diez micras- en prácticamente todas las estaciones gallegas que MeteoGalicia tiene distribuidas por la comunidad.”

Esperemos que esta vez no se repita lo sucedido en 2006 cuando las lluvias torrenciales, que causaron una drástica disminución de la salinidad en las zonas de las rías donde se lleva a cabo el cultivo de almeja, combinada con el arrastre de lodos procedentes de los incendios causaron graves mortalidades y elevadas perdidas económicas.

Aún estamos a tiempo de prevenir estos daños.

 

 

Fuentes

La Voz de Galicia

Faro de Vigo

El País

Wikipedia

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*