El curioso caballito de mar

Los caballitos de mar llaman la atención. Su aspecto de caballo en cuerpo de pez es el origen de su nombre. Por las especies más vistosas se pueden llegar a pagar miles de euros y en algunos puntos del planeta están en peligro por sus usos medicinales en algunos países. Al sur de Portugal, se localizaba la mayor población mundial de caballitos de mar. En muy poco espacio vivían 600.000 ejemplares de dos especies ahora apenas quedan 155.000. Están en peligro de extinción.

Su nombre,  Hippocampus, procede de la combinación de los dos términos en griego clásico ίππος (hippos, que significa “caballo”), por el peculiar parecido que presenta su cabeza con la de los caballos, y kampos (“monstruo de mar”).

Los caballitos de mar son peces. Sin embargo, son diferentes a los demás peces, pues tienen un cuello flexible, un hocico y una cola ágil. Pueden mover cada ojo de forma independiente. La cola del caballitos de mar está organizada en prismas cuadrados, rodeados de placas óseas. Utilizan sus colas como anclas. Su forma resiste mejor el daño y presenta un mejor agarre que si fuera circular. Suelen vivir entre 4 a 6 años. Habitan entre los corales, macroalgas, fanerógamas marinas y manglares.

Imagen de previsualización de YouTube

Son malos nadadores. Los caballitos de mar se impulsan a través del agua utilizando una aleta dorsal que aletea entre 30 a 70 veces por segundo. Pero esa pequeña aleta puede provocar que los caballitos de mar mueran de agotamiento cuando intentan navegar por mares tormentosos. El caballito de mar nada a una velocidad de 300 centímetros por minuto, tres veces más lento que un caracol.

Imagen de previsualización de YouTube

No tienen dientes ni estómagos. Succionan enteras a sus presas hasta 3 cm de distancia. Debido a que carecen de estómagos, los caballitos tienen que comer casi todo el tiempo por el rápido proceso de digestión. Y con la misma rapidez que come, defeca. Se alimentan de pequeños crustáceos, invertebrados y larvas de peces. Y su principal alimento en acuario es Artemia un pequeño crustáceo. Un caballito de mar puede ingerir 3.000 artemias al día.

Imagen de previsualización de YouTube

Algunos caballitos de mar son capaces de cambiar de color para mezclarse con el entorno. La mejor defensa que los caballitos contra sus depredadores es el camuflaje. Los machos suelen luchar entre ellos con sus colas durante la temporada de apareamiento. Las hembras también pelean contra si o con otros machos, luchan por territorio o comida.

En pareja, los caballitos de mar nadan juntos agarrándose de sus colas. Antes de aparearse, realizan un danza que culmina en la fertilización de los oocitos de la hembra y los cuales el macho cobija en la zona ventral. Ahí se quedarán hasta que los pequeños están listos para salir. Entonces llegan las contracciones musculares y la expulsión de sus pequeños. Un caballito macho tiene que pasar 45 días de embarazo y puede llegar a tener 1.500 o hasta 1.800 crías. Muy pocas larvas llegan al estado adulto (1%).

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Existen alrededor de 50 especies diferentes de caballitos de mar. La especie más pequeña es “Hippocampus japapigu” Esta especie mide unos 15 milímetros de largo. La especie más grande es “Hippocampus ingens”. Los machos pueden medir 30 centímetros de largo.

Imagen de previsualización de YouTube

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES, en sus siglas en inglés) sitúa a todas las especies de caballitos de mar en su Apéndice II, reconociendo que estas están al borde de la extinción, a no ser que se controle su comercio.

Fuentes:

Libro “El caballito de mar”. Miquel Planas.

Planeta curioso.

Oceana

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Sin duda son seres atractivos que despiertan gran curiosidad, bonitas fotos, gracias por compartir

(requerido)

(requerido)


*