El coronavirus no es menos potente ni esta perdiendo virulencia.

El  pasado domingo 1 de Junio un médico italiano afirmó que el coronavirus que causa Covid-19 había desaparecido o perdido virulencia. Se difundió en un artículo que sugiere que el virus estaba perdiendo “potencia”. Los expertos descartaron rápidamente esta sugerencia.

“En realidad, el virus clínicamente ya no existe en Italia”, dijo Alberto Zangrillo, jefe del Hospital San Raffaele de Milán. “Los hisopos realizados en los últimos 10 días han mostrado una carga viral que es absolutamente infinitesimal en términos cuantitativos en comparación con los realizados hace un mes o dos meses”. Añadió: “Alguien tiene que asumir la responsabilidad de aterrorizar al país”.

(“Carga viral” es la cantidad de virus que se encuentra en una muestra de una persona, lo que refleja como se está replicando un virus en esa persona).

La historia fue recogida por Reuters, con el titular “Nuevo coronavirus pierde potencia”, y generó una amplia acogida.

“Está equivocado”, tuiteó Angela Rasmussen, viróloga y científica investigadora del Centro de Infección e Inmunidad de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Columbia. “No hay evidencia de que el virus esté perdiendo potencia en ninguna parte. Hay menos transmisión, lo que significa menos pacientes hospitalizados y menos muertes. Eso no significa menos virulencia “.

Rasmussen y otros científicos y periodistas también pidieron a Reuters que eliminara la información o la corrigiese.

Los virus pueden mutar, evolucionando para ser más o menos eficaces al causar infecciones o generar síntomas. Pero no hay evidencia de que el SARS-CoV-2, que causa Covid-19, haya mutado de alguna manera que cambie su capacidad de propagación o su letalidad.

“El virus no ha perdido la función en estos dos meses”, dijo Andrew Noymer, epidemiólogo de la Universidad de California en Irvine. “La pérdida de función es algo que espero suceda después de varios años”.

En el mejor de los casos, la historia de Reuters parece ser una interpretación errónea de la información original.

El profesor Francois Balloux, profesor de biología de sistemas computacionales y director del Instituto de Genética de la UCL, University College London (UCL), dijo:

“No hay evidencia de que el SARS-CoV-2 se haya vuelto más o menos virulento / transmisible. La composición genética de la población viral no ha cambiado mucho desde que surgió. Para ver los últimos resultados en la literatura científica (preprint) sobre la evolución de su transmisibilidad, consulte https://doi.org/10.1101/2020.05.21.108506.

“El brote en Italia ha disminuido en las últimas semanas a pesar de la relajación de las medidas de distanciamiento social implementadas anteriormente. Esto está en línea con lo que se ha observado en la mayoría de los países europeos. La medida en que esto solo se debe a las medidas residuales de distanciamiento social vigentes, o si la estacionalidad u otros factores están desempeñando un papel sigue siendo objeto de debate. Dicho esto, definitivamente no deberíamos descartar una segunda ola epidémica a finales de este año.

Los confinamientos fueron necesarios para evitar que los hospitales acabaran desbordados. Las medidas de distanciamiento social se están relajando progresivamente en países donde el brote está bajo control. No creo que estos comentarios sean útiles o reflejen la evidencia científica actual.

“La carga viral de las pruebas de hisopos variará en el transcurso de una infección. Cuando se compara el mismo día después de la infección, la carga viral puede correlacionarse con la gravedad de los síntomas. Sin embargo, la dosis viral también podría ser una función de la dosis infecciosa inicial (el número de viriones con los que un paciente se infectó). Es probable que la transmisión al aire libre se caracterice por una dosis infecciosa más baja y síntomas menos graves que la transmisión en lugares cerrados”.

“No hay evidencia de que el virus haya perdido” fuerza “en esta etapa. No podemos descartar que algunas cepas eventualmente evolucionen hacia una menor gravedad de los síntomas, pero esto no se puede dar por sentado ”.

La Dra. Elisabetta Groppelli, profesora de Salud Global y viróloga de St George’s, Universidad de Londres, afirma:

“La sugerencia de que el virus se está debilitando actualmente no se basa en evidencia científica solida. Para que ese sea el caso, tendríamos que descartar otras razones por las cuales puede parecer que las personas infectadas están mejorando en este momento.

“En Italia, la edad de los casos confirmados ha disminuido constantemente, y sabemos que la gravedad de la enfermedad tiende a ser menos grave en los grupos más jóvenes. Los casos también se diagnostican antes, lo que mejora el curso de la enfermedad. Por tanto, cualquier evidencia de que la gravedad de la enfermedad está disminuyendo necesitaría tener en cuenta estos puntos.

“El genoma del virus está siendo monitoreado en todo el mundo, incluso en el Reino Unido. Muchas universidades y centros de investigación están evaluando la información genética para determinar cuánto cambia el genoma en el tiempo y si existe un vínculo entre la información genética viral y la gravedad de la enfermedad. Hasta ahora, el consenso es que, aunque los genomas muestran algunos cambios, no hay evidencia de aumento o disminución de las características del virus, como la transmisibilidad y la gravedad de la enfermedad “.

El profesor Martin Hibberd, profesor de enfermedades infecciosas emergentes, Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, dijo:

“Actualmente, se está llevando a cabo un gran esfuerzo a nivel mundial para establecer si el genoma del SARS-CoV-2 está cambiando, lo que nos permitirá determinar si existe alguna causa subyacente de algún cambio en la enfermedad de COVID-19. Con datos de más de 35,000 genomas de virus completos, actualmente no hay evidencia de que haya alguna diferencia significativa en relación con la gravedad. Si bien esto puede cambiar en el futuro, por ahora parece probable que haya otras razones por las cuales los casos observados parecen diferentes.

“Una explicación para este cambio en las observaciones podría deberse a la disminución del número de casos, en los que se ha logrado. Sabemos que el virus puede infectar a muchas (y quizás a la mayoría) de las personas sin producir ningún síntoma obvio o grave, mientras que incluso en aquellos con síntomas claros, el 80% tiene una enfermedad leve. Durante un brote importante, es probable que se pasen por alto esos casos leves o no aparentes. Sin embargo, en una situación en la que el número de casos graves está disminuyendo, puede haber tiempo para comenzar a observar a las personas con síntomas menos graves, dando la impresión de que el virus está cambiando “.

El profesor Jonathan Ball, profesor de Virología Molecular, Universidad de Nottingham, dijo:

“En ausencia de datos es difícil evaluar la validez de estas afirmaciones, y no conozco ningún otro estudio que afirme que el virus se está debilitando”

El Dr. Oscar MacLean, del Centro de Investigación de Virus MRC-Universidad de Glasgow, dijo:

“Estas afirmaciones no están respaldadas por nada presente en la literatura científica, y también parecen bastante inverosímiles por razones genéticas.

“La gran mayoría de las mutaciones del SARS-CoV-2 son extremadamente raras, y aunque algunas infecciones pueden ser atenuadas por ciertas mutaciones, es muy poco probable que sean lo suficientemente comunes como para alterar la naturaleza del virus a nivel nacional o global”. Sabemos que la susceptibilidad al virus difiere significativamente según la edad y los grupos de riesgo, por lo que los resultados de la infección también diferirán drásticamente entre las personas. A medida que los tests se amplían en todo el mundo, es mucho más probable que se identifiquen infecciones asintomáticas y leves que antes no se habrían detectado. Es importante no confundir esto con un debilitamiento por parte del virus.

“Hacer estas afirmaciones sobre la base de observaciones anecdóticas de pruebas de hisopos es peligroso. Si bien el debilitamiento del virus a través de mutaciones es teóricamente posible, no es algo que deberíamos esperar, y cualquier reclamo de esta naturaleza debería verificarse de una manera más sistemática. Sin evidencia significativamente más sólida, nadie debería minimizar innecesariamente el peligro que representa este virus altamente virulento y arriesgarse a la respuesta continua de toda la sociedad “.

La capacidad inherente del SARS-CoV-2 para propagarse y causar una variedad de síntomas, de leves a severos, no ha cambiado, dice Maria Van Kerkhove, epidemióloga del Programa de Emergencias de Salud de la Organización Mundial de la Salud. “En términos de transmisibilidad, eso no ha cambiado. “En términos de gravedad, eso no ha cambiado”.

Esta no es la primera vez que se afirma que el coronavirus estaba mutando. A principios de este año surgieron rumores de que estaban surgiendo nuevas cepas de SARS-CoV-2, y se le atribuyeron varios significados a la posibilidad, incluido que el virus se estaba volviendo más benigno. Esos reclamos también han sido desacreditados.

Michael Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias de Salud de la OMS, también se apresuró a dejar de lado la última sugerencia de que el coronavirus estaba perdiendo fuerza.

“Este sigue siendo un virus mortal y todavía hay miles de personas que mueren todos los días por este virus”, dijo Ryan ayer. “Por tanto, debemos ser excepcionalmente cuidadosos para no crear la sensación de que, de repente, el virus por su propia voluntad ha decidido ser menos patógeno“. Ese no es el caso en absoluto.”

Fuentes.

The Coronavirus is Not Less Potent, Despite a Claim.

Expert reaction to comments reported in the media by Prof Alberto Zangrillo about the COVID-19 virus in Italy

World Health Organization (WHO) Coronavirus Press Conference June 1

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Da gusto leer el análisis de la situación por parte de científicos en base a sus conocimientos y no el análisis de periodistas que solo extraen de contexto frases de algunos científicos para sacar un titular y encima lo adornan con su propia opinión.
Gracias por tu blog

Gracias por esclarecer sobre un tema que se ha transformado en la mayor preocupación de la humanidad,desacreditando ciertas afirmaciones que vienen proliferado, casi todas ellas carentes de la seriedad y rigurosidad científica que exige un mundo lleno de incertidumbre por el futuro que le espera . Lamentablemente, vemos que provienen de algunos médicos que sólo buscan notoriedad a través de sus “descubrimientos” sensacionalistas y de dudosa veracidad, que son aceptados por personas desprevenidas, en su necesidad de noticias esperanzadoras respecto a esta tremenda pandemia que azota toda la humanidad. Entendible, el mundo espera y precisa y se aferra a este tipo de “noticias” , que por un momento les haga creer que esta calamidad pronto pasará. Ojalá todos estos vaticinios fueran verdaderos, pero…

[...] Pero el nuevo estudio de Cell no demostró que el virus se estuviese debilitando. Los expertos afirman que no hay ninguna evidencia sólida de que el virus o su enfermedad asociada se es… [...]

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..