Coronavirus ¿Te preocupa que la inmunidad al SARS Cov-2 no sea duradera? No lo estés.

En los últimos meses, han aparecido varios estudios científicos, algunos revisados por pares, otros no, que indican que la respuesta de anticuerpos de las personas infectadas con SARS-CoV-2 se redujo significativamente en dos meses. La noticia provocó temores de que la inmunidad de los pacientes de Covid-19 pueda disminuir rápidamente, lo que reduciría las esperanzas de desarrollar una vacuna eficaz y duradera.

Pero estas preocupaciones son confusas y erróneas.

La disminución del título de anticuerpos no es una señal de que nuestro sistema inmune esté fallando en su respuesta contra el coronavirus, ni un presagio de que no podamos desarrollar una vacuna viable. Traducción al castellano de un artículo de opinión, de los profesores Dr. Iwasaki y Dr. Medzhitov de la Universidad de Yale

Tanto la inmunidad innata como la inmunidad adquirida a través de la exposición a patógenos o de la vacunación cumplen la misma función, que es contener la propagación de un patógeno, en este caso un virus y evitar que cause una enfermedad. Pero no siempre funcionan de la misma manera.

Por tanto, el hallazgo de que en algunos pacientes con Covid-19 el título de anticuerpos disminuya puede no ser tan crítico para la probable eficacia de las vacunas en desarrollo.

La ciencia, en este caso, puede ser más eficaz que la naturaleza.

El sistema inmune humano ha evolucionado para cumplir dos funciones: conveniencia y precisión. Por eso, tenemos dos tipos de inmunidad: inmunidad innata, que entra en acción a las pocas horas, a veces solo minutos, de una infección; e inmunidad adaptativa, que se desarrolla durante días y semanas.

Fuente: Prof. Akiko Iwasaki

Casi todas las células del cuerpo humano pueden detectar una infección viral y, cuando lo hacen, recurren a nuestros glóbulos blancos para que desplieguen una respuesta defensiva contra el agente infeccioso.

Cuando nuestra respuesta inmune innata tiene éxito conteniendo ese patógeno, la infección se resuelve rápidamente y, en general, sin muchos síntomas. Sin embargo, en el caso de infecciones más continuadas, es nuestro sistema inmunológico adaptativo el que se activa para ofrecernos protección.

El sistema inmune adaptativo consta de dos tipos de glóbulos blancos, llamados células T y B, que detectan características moleculares específicos del virus y, en base a eso, montan una respuesta dirigida a él.

Un virus causa enfermedades al entrar en las células del cuerpo humano y secuestrar su maquinaria genética para reproducirse una y otra vez: convierte a sus huéspedes en fábricas de virus.

Las células T detectan y matan esas células infectadas. Las células B producen anticuerpos, un tipo de proteína que se une a las partículas virales y bloquea su entrada a nuestras células; esto evita la replicación del virus y detiene la infección en seco.

Luego, el cuerpo almacena las células T y B que ayudaron a eliminar la infección, en caso de que las necesite en el futuro para combatir nuevamente el mismo virus. Estas llamadas células de memoria son los principales agentes de inmunidad a largo plazo.

Los anticuerpos producidos en respuesta a una infección común por coronavirus estacional duran aproximadamente un año. Pero los anticuerpos generados por una infección de sarampión duran y brindan protección durante toda la vida.

Fuente: Prof. Akiko Iwasaki

Sin embargo, también ocurre que con otros virus, la cantidad de anticuerpos en la sangre alcanza su punto máximo durante una infección y disminuye después de que la infección ha desaparecido, a menudo en unos pocos meses: este lo que tiene a algunas personas preocupadas por el Covid-19, pero tal vez no signifique lo que podría parecer.

El hecho de que los anticuerpos disminuyan una vez que cede una infección no es una señal de que estén fallando: es un paso normal en el curso habitual de una respuesta inmunitaria.

Un título de anticuerpos menguante tampoco significa una inmunidad menguante: las células B de memoria que produjeron por primera vez esos anticuerpos todavía están presentes y listas para producir nuevos lotes de anticuerpos cuando sea necesario.

Y es por eso que debemos tener esperanzas sobre las perspectivas de una vacuna para Covid-19.

Una vacuna actúa imitando una infección natural, generando células T y B de memoria que luego pueden brindar una protección duradera a las personas vacunadas. Sin embargo, la inmunidad creada por las vacunas difiere de la inmunidad creada por una infección natural en varios aspectos importantes.

Prácticamente todos los virus que infectan a los seres humanos contienen en sus genomas sistemas para producir proteínas que les ayudan a evadir la detección por parte del sistema inmunológico innato. Por ejemplo, el SARS-CoV-2 parece tener un gen dedicado a silenciar el sistema inmunológico innato.

Entre los virus que se han vuelto endémicos en humanos, algunos también han descubierto formas de esquivar el sistema inmunológico adaptativo: H.I.V.-1 muta rápidamente; los herpes despliegan proteínas que pueden atrapar e incapacitar a los anticuerpos.

Afortunadamente, el SARS-CoV-2 todavía no parece haber desarrollado estos trucos, lo que sugiere que todavía tenemos la oportunidad de detener su propagación y la pandemia mediante la búsqueda de un enfoque de vacuna relativamente sencillo.

Las vacunas vienen en diferentes “colores”: pueden basarse en material viral muerto o vivo atenuado, ácidos nucleicos o proteínas recombinantes. Pero todas las vacunas constan de dos componentes principales: un antígeno y un adyuvante.

El antígeno es la parte del virus a la que queremos que reaccione y se dirija la respuesta inmune adaptativa. El adyuvante es un agente que imita la infección y ayuda a reactivar la respuesta inmune.

Una de las ventajas de las vacunas, y una de sus grandes ventajas sobre la reacción natural de nuestro cuerpo a las infecciones, es que sus antígenos pueden diseñarse para enfocar la respuesta inmune al talón de Aquiles de un virus (sea lo que sea).

Otra ventaja es que las vacunas permiten diferentes tipos y diferentes dosis de adyuvantes y, por lo tanto, la calibración y el ajuste fino que pueden ayudar a estimular y prolongar las respuestas inmunes.

La respuesta inmune generada contra un virus durante una infección natural está, hasta cierto punto, a merced del propio virus. No es así con las vacunas.

Dado que muchos virus evaden el sistema inmunológico innato, las infecciones naturales a veces no dan como resultado una inmunidad sólida o duradera. El virus del papiloma humano es uno de ellos, por lo que puede provocar infecciones crónicas. La vacuna contra el virus del papiloma desencadena una respuesta de anticuerpos mucho mejor a su antígeno viral que una infección natural por VPH: es casi eficaz al cien por cien para prevenir la infección y la enfermedad por VPH.

La vacunación no solo protege contra infecciones y enfermedades; también bloquea la transmisión viral y, si está suficientemente extendido, puede ayudar a conferir la denominada inmunidad colectiva a una población.

La proporción de individuos en una población dada necesita ser inmunes a un nuevo virus para que todo el grupo esté, en efecto, protegido depende del número de reproducción básico del virus; en términos generales: el número promedio de personas que una sola persona infectada tendrá, a su vez, infectar.

Para el sarampión, que es muy contagioso, más del 90 por ciento de la población debe estar inmunizada para que las personas no vacunadas también estén protegidas. Para Covid-19, la cifra estimada, que comprensiblemente es incierta, oscila entre el 43 por ciento y el 66 por ciento.

Dadas las graves consecuencias del Covid-19 para muchos pacientes mayores, así como el curso impredecible de la enfermedad y las consecuencias para los jóvenes, la única forma segura de lograr la inmunidad colectiva es mediante la vacunación. Eso, combinado con el hecho de que el SARS-CoV-2 parece no haber desarrollado todavía un mecanismo para evadir la detección por parte de nuestro sistema inmunológico adaptativo, es una razón suficiente para redoblar los esfuerzos para encontrar una vacuna rápidamente.

Por tanto, no se alarme por los informes sobre la disminución del título de anticuerpos en los pacientes con Covid-19; pueden ser irrelevantes para las perspectivas de encontrar una vacuna viable.

En cambio, recuerde que ya se están preparando más de 165 candidatos a vacuna, algunas de las cuales muestran resultados iniciales prometedores.

Y comience a pensar en la mejor manera de asegurarse de que cuando llegue esa vacuna, se distribuya de manera eficiente y equitativa.

Akiko Iwasaki es Waldemar Von Zedtwitz Professor en el Department of Immunobiology y Professor en el Department of Molecular, Cellular and Developmental Biology en Yale.

Ruslan Medzhitov es Sterling Professor en el Department of Immunobiology en la Yale School of Medicine.

Ambos son investigadores en el Howard Hughes Medical Institute.

Traducción del artículo de opinión publicado el 31 de julio 2020 en el NYT. Scared That Covid-19 Immunity Won’t Last? Don’t Be. By Akiko Iwasaki and Ruslan Medzhitov. Dr. Iwasaki and Dr. Medzhitov are professors of immunobiology at Yale.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..