¿Cómo conseguir que una vacuna contra el coronavirus SARS Cov 2 llegue a todo el mundo?

Para detener la propagación del coronavirus y conseguir la inmunidad colectiva es necesario que vacunar a una gran cantidad de personas. Para lograr la inmunidad colectiva contra Covid-19, los expertos estiman que puede ser necesario que alrededor del 70% sea inmune. Y, dado que ninguna vacuna es 100% efectiva, cuantas más personas se vacunen, mejor. Darle una vacuna a todas las personas que la necesitan requerirá un esfuerzo enorme. Nunca ha habido una campaña global de inmunización de la escala que se necesitará para distribuir una vacuna Covid-19.

Si hay una vacuna disponible, es probable que no haya suficientes dosis para administrarlas a todos a la vez. Eso significa que los gobiernos deberán priorizar quién lo recibe primero.

Lo que probablemente se verá es un enfoque gradual. Los trabajadores de la salud son una prioridad obvia, ya que los médicos, enfermeras, auxiliares, trabajadores de hogares de ancianos y otros trabajadores de primera línea tienen un alto riesgo de contraer Covid-19 de pacientes infectados. Moderna afirmó en marzo que su vacuna podría estar disponible para los trabajadores de la salud tan pronto como este otoño. Pero eso supone que muchas cosas salgan bien. Aunque la vacuna de Moderna es una de las vacunas contra el coronavirus más avanzadas en desarrollo, todavía no hay pruebas de que pueda proteger a las personas contra la infección si están expuestas al SARS-CoV-2, el virus que causa el Covid-19.

Determinar quienes deberían ser los siguientes en recibir una vacuna después de los trabajadores de la salud será una decisión complicada. Los adultos de 65 años o más se encuentran entre los más vulnerables a una enfermedad grave y la muerte por Covid-19, por lo que tendría sentido protegerlos contra la infección. Darles prioridad podría ayudar a prevenir hospitalizaciones, liberando hospitales que se han visto colapsados por pacientes enfermos de Covid-19. Pero algunos expertos han expresado su preocupación de que una vacuna podría no funcionar tan bien en las personas mayores porque el cuerpo que envejece tiende a responder menos a la vacunación.

Copyright: ©Lisa F. Young – stock.adobe.com

En los Estados Unidos, las tasas de inmunización infantil son más del 90% para la mayoría de las vacunas. Eso se debe principalmente a que los bebés acuden al médico regularmente antes de cumplir dos años y porque los estados tienen requisitos de vacunación para guarderías y escuelas. Es posible que los mayores no sepan o recuerden que deben vacunarse contra ciertas infecciones como la gripe o la neumonía.

Si bien los programas de vacunas se han centrado en los niños, el Covid-19 se diferencia de muchas enfermedades infecciosas en que no parece causar síntomas graves en la mayoría de los niños que lo contraen. Sin embargo, los niños infectados pueden transmitir el virus a otras personas que corren un mayor riesgo. Será necesario debatir si los niños deben recibir una vacuna contra el coronavirus antes que algunos adultos.

Hacer que una gran cantidad de personas reciba una vacuna podría depender de la forma en que se presente y de cuántas dosis se necesitarán para proporcionar una respuesta inmune óptima. Una vacuna que requiera dos o más dosis podría complicar el lanzamiento. La investigación sobre algunas vacunas multidosis, como la vacuna contra el virus del papiloma humano, muestra que muchas personas no siempre reciben las dosis necesarias.

Una posible complicación del lanzamiento de una vacuna es que las vacunas inyectables deben ser administradas por profesionales de la salud. Esto significa que la cantidad de personas que podrían administrar una vacuna es limitada, lo que podría ralentizar su distribución.

Los desarrolladores de vacunas deberían pensar en otras formulaciones, como vacunas orales o parches cutáneos, que podrían administrarse más fácilmente, especialmente a los niños. Las vacunas orales, que se administran exprimiendo gotas en la boca de un niño, se han utilizado durante décadas para prevenir infecciones como la poliomielitis, el rotavirus, el cólera y la fiebre tifoidea. Se están investigando parches cutáneos para una vacuna Covid-19, pero su eficacia aún debe demostrarse.

Getty Images

El coste de una vacuna es otra consideración a tener en cuenta. Las vacunas generalmente están cubiertas por un seguro médico sin copago. Pero en algunos países, muchos trabajadores con salarios bajos que corren un mayor riesgo de contraer el virus, como los que trabajan en tiendas de comestibles, plantas empacadoras de carne y almacenes, pueden no tener seguro.

Los funcionarios del gobierno deberán averiguar dónde se vacunará la gente. Exigir que las personas vayan a su proveedor de atención médica habitual podría colapsarlos consultorios médicos y es posible que algunos trabajadores no puedan abandonar su trabajo para vacunarse. Vacunar a las personas en los lugares de trabajo, escuelas o centros comunitarios podría garantizar que más personas se vacunen. También se podrían usar lugares de paso, como los que se han abierto para pruebas de coronavirus desde el automóvil, pero se necesitarán otras opciones para acomodar a las personas que no tienen acceso a un automóvil.

Las campañas de vacunación implican inmunizar a un gran número de personas a la vez. Incluso en un futuro donde las políticas de distanciamiento social se relajen, es posible que algunos todavía no se sientan seguros saliendo de sus hogares para ir a un lugar concurrido.

También será un desafío entregar vacunas a países con sistemas de atención médica débiles, poblaciones remotas y zonas de guerra. Muchas vacunas se basan en una “cadena de frío”, un sistema de almacenamiento y transporte de vacunas a determinadas temperaturas para que sigan siendo eficaces.

Dejando a un lado las cuestiones de la entrega, la implementación de una vacuna contra el coronavirus requerirá una “escala masiva de capacidad de fabricación” para producir dosis suficientes.

“La capacidad de fabricar cientos de millones a miles de millones de dosis de vacunas requiere la capacidad de fabricación de vacunas de todo el mundo”, escribieron Collins, Fauci y sus coautores Lawrence Corey y John Mascola en un artículo publicado en Science el 15 de mayo.

Y los retrasos en la fabricación son casi seguros, aunque algunas vacunas son más fáciles de fabricar que otras. Las vacunas genéticas, como la que están desarrollando Moderna, BioNTech, Inovio Pharmaceuticals y otras, en teoría podrían fabricarse más rápidamente que las vacunas tradicionales. Los componentes principales de las vacunas genéticas (ADN o ARN sintéticos) son baratos y fáciles de producir en el laboratorio. Moderna pudo fabricar y enviar dosis de su vacuna basada en ARN a los NIH para pruebas en humanos en cuestión de semanas. Pero aún no se ha demostrado que las vacunas genéticas funcionen en las personas, y hasta ahora ninguna ha sido autorizada para su venta, por lo que nadie las está produciendo en grandes cantidades todavía.

No deberíamos ser demasiado optimistas acerca de las vacunas que dependen de las nuevas tecnologías porque nunca antes se habían ampliado. El enfoque utiliza pequeños fragmentos de un patógeno, a diferencia de una versión debilitada o muerta de todo, para estimular el sistema inmunológico. Muchas vacunas autorizadas, como las de la hepatitis B, el VPH y la tos ferina, se fabrican con este método.

Pero los métodos establecidos para fabricar vacunas también tienen sus inconvenientes. Más del 80% de las vacunas contra la gripe en los Estados Unidos se elaboran mediante un proceso que tiene 70 años de antigüedad que implica el crecimiento del virus de la gripe en huevos de gallina. Este método requiere mucho tiempo y lleva meses producir el volumen de huevos necesario para producir en masa la vacuna contra la gripe.

La escasez de materiales para fabricar vacunas podría retrasar el proceso de la misma manera que la escasez de hisopos nasales y otros componentes del kit de prueba contribuyó a retrasos en las realización de pruebas.

Más allá de los desafíos logísticos, algunas personas pueden dudar en si recibir una vacuna debido a la desinformación y desinformación, que ya está siendo propagada por una minoría pequeña pero ruidosa. Cuando haya una vacuna disponible se necesitarán educación y mensajes cuidadosos para ayudar a las personas a comprender sus beneficios.

Incluso si una vacuna es muy eficaz, es poco probable que Covid-19 desaparezca por completo. La viruela fue declarada erradicada en 1980 solo después de una campaña de vacunación de décadas. La poliomielitis aún no se ha erradicado por completo en todo el mundo, a pesar de que hay una vacuna disponible desde la década de 1950. Un futuro sin el coronavirus podría estar muy lejos, pero con suerte una vacuna que llegue a la mayoría de las personas podría vencer la amenaza de nuestra vida diaria.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..