¿Podría la pandemia ir a peor? Coronavirus

El ritmo de las nuevas infecciones por Covid-19 se está acelerando exactamente en el peor momento en Europa, Estados Unidos y muchos otros países del mundo, lo que está causando una gran alarma a los científicos que imaginan un invierno duro a causa del coronavirus, tanto física, mental y económicamente, diferente a todo lo que hemos visto hasta ahora. En todo el mundo, las nuevas infecciones diarias están aumentando, lo que podría conducir a un pico inevitable que superará los máximos observados en la primavera y el verano, todos exacerbados por los efectos del clima más frío.

“Nos enfrentamos a un aumento acelerado de los casos de Covid-19 en gran parte de Europa, EE. UU. Y muchos otros países del mundo ”, según una carta abierta del 14 de octubre publicada en la revista The Lancet y firmada inicialmente por alrededor de 80 de los principales expertos en enfermedades  en todo el mundo, y cientos más desde entonces. “Es fundamental actuar con decisión y urgencia”.

Lo más frustrante para los expertos en enfermedades infecciosas es que todo podría haberse evitado. “Ya deberíamos tener este virus bajo control”, según Michael Mina, MD, profesor asistente de epidemiología en Harvard T.H. Escuela de Salud Pública. “Hemos continuado derrochando de forma espectacular nuestros esfuerzos en el tiempo que hemos tenido”.

Dado que el coronavirus se transmite por el aire, los científicos enfatizan que cada esfuerzo individual por el uso de mascarillas y mantener la distancia ayuda a evitar que la pandemia empeore. Pero afirman que las perspectivas son desalentadoras para la salud y la economía si los gobiernos no lanzan rápidamente esfuerzos sólidos y bien financiados para controlar la propagación comunitaria.

Estas son 10 señales de que Covid-19 se está acercando a un punto de inflexión muy duro:

1. Existe una gran cantidad de personas infectadas.

La situación actual es como la lucha contra los incendios forestales. Esta primavera, muchos países optaron por confinar incluso cuando solo había unas pocas brasas listas para encenderse en los alrededores. Ahora, con todos las comunidades con multitud de brotes y nuevos casos documentados que superan los 10.000 cada día y aumentando, hay chispas esparcidas por todo el bosque, todas listas para encenderse. Es probable que veamos explosiones masivas de casos y brotes que podrían hacer que lo que hemos visto hasta ahora parezca que no ha sido tanto.

Los epidemiólogos se preocupan cuando la tasa de nuevas infecciones pasa de lineal a exponencial, duplicándose cada pocos días en lugar de cada pocas semanas. Eso es lo que sucedió en la primavera y el otoño, con esos puntos de inflexión que condujeron a una expansión descontrolada y nuevos máximos. La gran preocupación es que estamos una vez más en el punto de inflexión del crecimiento exponencial de Covid-19. Esta vez a partir de un nivel de infección por encima de nuestro pico de marzo abril, y coincidiendo con el regreso predecible de la temporada de gripe. No es un buen augurio.

2. La temporada alta de distintos virus que causan enfermedades respiratorias acaba de comenzar

La gran cantidad de casos están llegando en el peor momento, con el reinicio de las escuelas, la reapertura de restaurantes y bares, y un clima más frío que obliga a las personas a permanecer en el interior y potencialmente hace que el coronavirus sea más virulento. Los científicos no saben exactamente qué efecto tendrá el clima más frío en el virus en sí, pero nadie espera que se calme.

3. Los jóvenes se están infectando a un ritmo sin precedentes.

En las primeras etapas, la pandemia se extendió por hogares de ancianos e infectó a un número desproporcionado de personas mayores.

Pero desde el verano, la cantidad de infecciones en adultos jóvenes se ha disparado y ahora, con la reanudación de las clases presenciales, los niños se están infectando más que nunca; no sabemos realmente cuántos, porque a menudo no tienen síntomas pero sabemos que pueden difundir lo que han capturado.

Debido a que las personas más jóvenes tienen menos probabilidades de morir a causa de Covid-19, la tasa de muertes por infección ha disminuido (los tratamientos han mejorado y también han ayudado a reducir la tasa de mortalidad). Pero eso oculta el hecho de que en España y en todo el mundo el número de contagios crece de forma estable desde hace semanas. Mientras tanto, las hospitalizaciones ya han comenzado a repuntar, y las muertes por Covid-19 están aumentando en todas las comunidades desde octubre.

4. Hay muchas más infecciones de las que conocemos.

Si bien el recuento oficial de nuevas infecciones diarias es en torno a diez mil, el recuento real puede estar cerca de las decenas de miles. Muchos de los infectados no lo saben y es posible que nunca lo sepan, dada la ausencia de síntomas o que solo presentan síntomas leves. Un puñado de estas personas generan situaciones de super contagio. Habrá más eventos super contagiadores, si las personas no evitan las multitudes, mantienen la distancia física y no usan mascarillas.

5. Todos estamos hartos.

La fatiga y el hastío de covid están muy extendidos, alimentados por la tristeza, el estrés, el aislamiento, la vigilancia constante y los mensajes contradictorios de los líderes políticos que van en contra de los consejos científicos. Según los psicólogos, todos corremos el riesgo de bajar la guardia. Está siendo agotador emocionalmente, y no estamos cerca del límite de lo que estamos acostumbrados a soportar. Nos sentimos agotados por tener que hacer ciertas cosas de una manera concreta y por no poder no hacer tantas cosas que podíamos hacer antes.

Los científicos temen que algunas personas dejen de usar las mascarillas o cedan a la tentación de participar en grandes reuniones o incluso pequeñas. El coronavirus aprovechará al máximo cualquier bajada de guardia.

6. Las Navidades empeorarán la situación.

Todo el mundo necesita un descanso de la separación social que nos hemos impuesto. Pero participar en grandes reuniones familiares es una forma segura de empeorar la pandemia.

Las “pequeñas reuniones familiares” ya están contribuyendo al aumento de la tasa de infecciones. No sorprende, dada la fatiga de las personas por Covid-19. Y es cada vez más preocupante a medida que nos acercamos a la temporada navideña, en las que veremos más reuniones pequeñas que es probable que conduzcan a un aumento de casos.

7. Las personas que tienen más probabilidades de transmitir el virus son las que menos pueden quedarse en casa.

Los más afectados por la pandemia están sobrerrepresentados en trabajos cruciales como la atención médica de primera línea, el transporte y la industria de servicios, y muchos de ellos no tienen el privilegio de trabajar desde casa para mantenerse seguros y ayudar a evitar la propagación.

Esto ha sido un problema durante toda la pandemia, pero con la apertura de restaurantes y otros negocios y el reinicio de las escuelas, el riesgo de exposición para todos aumenta.

8. Pasarán meses o años para una vacuna eficaz y segura y para una vacunación generalizada

Incluso si mañana se autoriza la producción de una vacuna segura (lo que nadie espera), pasarán meses o años antes de que la mayoría de la gente tenga acceso a ella.

Pero dada la politización  y la velocidad vertiginosa del desarrollo, podríamos terminar con varias vacunas y la gente no sabrá cuál funciona mejor; algunas pueden no funcionar bien. Habrá mucha confusión a medida que los científicos y los políticos disputan sobre quién recibe las primeras dosis.

Independientemente, incluso una vacuna tremendamente eficaz y segura no afectará el desarrollo de la pandemia en 2020.

9. No estamos ni de lejos cerca de la “inmunidad colectiva” natural

Desde el comienzo de la pandemia, un puñado de científicos y políticos han propuesto que dejemos que el coronavirus libre, creando eventualmente una “inmunidad de grupo” natural, mediante la cual suficientes personas habrán sido infectadas y presumiblemente protegidas para que el virus encuentre pocos huéspedes nuevos y se extinga.

La última versión, la llamada Gran Declaración de Barrington, ha sido promovida dentro de la Casa Blanca por tres científicos que afirman que el virus no es tan mortal. Sugieren proteger solo a las personas más vulnerables y dejar que el virus siga su curso entre los más jóvenes y otros.

“Esta es una falacia peligrosa que no está respaldada por evidencia científica”, argumentan los expertos en enfermedades infecciosas en la carta de The Lancet. “La transmisión incontrolada en personas más jóvenes conlleva un riesgo de morbilidad y mortalidad significativas en toda la población. Además del coste en vidas, esto afectaría a la fuerza laboral en su conjunto y colapsaría la capacidad de los sistemas de atención médica para brindar atención aguda y de rutina “.

En algún punto entre el 40% y el 70% de una población tendría que estar infectada para generar un impacto significativo de la inmunidad de grupo, según los expertos en enfermedades infecciosas. En los Estados Unidos y en muchos países como España, no se sabe que porcentaje de la población han contraído Covid-19 hasta ahora.

10. Se da prioridad a la economía sobre la salud

Los científicos saben muy bien que los confinamientos son económicamente dolorosos. Sin embargo, argumentan que la economía no puede funcionar si la población no está sana.

Se necesita un plan nacional para controlar este virus. Los confinamientos totales pueden volverse inevitables si los hospitales se llenan. Tenemos las herramientas, los medios y la capacidad, si trabajamos coordinadamente.

Si todos usamos máscarilla y todos mantenemos la distancia lo más posible dentro de lo razonable, podríamos controlar este virus. Y entonces podríamos abrir la economía de forma segura.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..