Lovelock y la energía nuclear

Manuel Fernández Ordóñez

James Lovelock, creador de la teoría Gaia que sienta sus bases en la tesis de que la Tierra es un organismo vivo que se autorregula y evoluciona visitó ayer Madrid con motivo de la publicación de su nuevo libro titulado “La Venganza de la Tierra” (editorial Planeta).

Image:James Lovelock.jpg

James Lovelock (fuente Wikipedia)

Lovelock es considerado uno de los padres del ecologismo, pero ha sido tachado de traidor por los movimientos ecologistas precisamente por su apoyo a la energía nuclear, aunque él afirma que siempre ha sido un defensor de esta forma de producción energética. En su visita a Madrid ha concedido numerosas entrevistas, en las que ha hecho afirmaciones muy duras y contundentes sobre el modelo energético actual como: “Invertir en energías renovables es malgastar el tiempo y el dinero”, “La energía nuclear es la única opción viable para salvar a la Humanidad del cambio climático”. En su libro predice unos escenarios completamente apocalípticos con una reducción de la población mundial a valores del 10% de los actuales, el deshielo de los polos y la desertización de las selvas tropicales. Ha criticado duramente a los movimientos ecologistas diciéndoles que “para mí, son ellos los que realmente se equivocan y, sin darse cuenta, han traicionado el movimiento verde”, además ha afirmado que “si en Kioto hubiera tenido más ifluencia el pragmatismo de los científicos e ingenieros y menos el idealismo romántico de algunos, puede que pronto pudiéramos cosechar los beneficios de la energía de fusión nuclear”.

En mi opinión creo que Lovelock se está radicalizando con los años (recordemos que tiene 87) y su discurso cada vez es más apocalíptico y extremista, tal vez con el afán de llamar la atención de la población. Creo que tiene una fe ciega en la energía de fusión, lo cual no deja de ser, a mi entender, un error fundamental ya que la pieza angular de un sistema energético debería ser la diversificación y la no dependencia de un único modelo. Estoy en total desacuerdo con que invertir en renovables sea malgastar el tiempo y el dinero, en España, sin ir más lejos, el año pasado un 17% de la producción energética fue de origen renovable. Nadie discute que este tipo de producción sea más cara y que no sea capaz de abastecer la demanda total de nuestro país, pero desde luego reduce nuestra dependencia exterior. Sí estoy totalmente de acuerdo con Lovelock en que la única alternativa capaz de mantener nuestra independencia energética del exterior a precios competitivos es, hoy por hoy, la energía nuclear de fisión. Me alegra profundamente que por fín alquien hable claro sobre Chernobyl, afirmando que no se puede vivir eternamente con la sombra de un fantasma y que “el número de muertes que se han atribuido al accidente se ha inflado de una forma absurda …[]… ¿dónde están las tumbas de esos supuestos millones de muertos, 20 años después?”. En definitiva, creo que Lovelock ha dado una vuelta más de tuerca lanzando el guante a las voces críticas contra él y afirmando que en su libro lo único que ha hecho es traducir a un lenguaje apto para todo el mundo las conclusiones del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC).

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*