Noruega y la energía nuclear basada en el Torio

Daniel Cano-Ott

Noruega es un país con algo menos de 5 millones de habitantes y 385000 km2 de superficie, el 75% del tamaño de España. Posee una gran cantidad de recursos petrolíferos en el mar del Norte e hídricos para la generación de energía hidroeléctrica. Sin embargo, puede que el debate nuclear haya comenzado en el país escandinavo. Algunos sectores científicos e industriales parecen haber apostado fuerte por el desarrollo de reactores nucleares de Torio (símbolo químico Th), un elemento mucho más abundante que el Uranio y del cual Noruega posee la tercera reserva mundial, detrás de las de Australia e India.


Mapa de Noruega.

El Torio puede ser usado para generar combustible nuclear dentro del propio reactor. Aunque no es un material fisionable, el único isótopo natural del Torio, el 232Th, da lugar al 233U tras la absorción de un neutrón y una serie de desintegraciones beta:
  • 232Th + neutrón -> 233Th (captura neutrónica)
  • 233Th -> 233Pa + beta + gamma (desintegración beta)
  • 233Pa -> 233U + beta + gamma (desintegración beta)
  • 233U + neutrón -> fragmentos de fisión + neutrones + energía (reacción de fisión)

A este método de generación del verdadero combustible (el 233U en este caso) se le conoce como breeding, y al elemento que la inicia (el 232Th), material fértil. El 233U es potencialmente un mejor combustible nuclear que el 235U o el 239Pu: la fisión del 233U produce más neutrones por neutrón absorbido, lo que permite mantener la reacción en cadena del reactor de forma más fácil. El ciclo del Torio posee notables ventajas frente al ciclo del Uranio-Plutonio:

  • el Torio es un elemento mucho más abundante que el Uranio y no necesita ser enriquecido, dado que sólo aparece en la naturaleza de forma monoisotópica.
  • el 233U ofrece mejores características nucleares que el 235U o el 239Pu.
  • el ciclo del Torio produce sustancialmente menor cantidad de residuos de vida larga, en particular isótopos de Plutonio y actínidos minoritarios como el Neptunio, Americio y Curio.
  • potencialmente, el ciclo del Torio se postula como más resistente a la proliferación, aunque el 233U también tiene aplicación militar.

Sin embargo, existen algunas dificultades no resueltas todavía:

  • coste elevado de la fabricación del combustible debido a la alta actividad causada por la contaminación de 232U.
  • problemas de actividad debido a trazas de 228Th durante el reciclado del Torio.
  • riesgos de proliferación asociados al 233U.
  • dificultades técnicas asociadas al reprocesado del Torio.

Torita, mineral de Torio.

La tecnología nuclear necesaria para explotar comercialmente el ciclo del Torio todavía no está desarrollada y no es previsible que lo esté mientras las reservas de Uranio sigan siendo abundantes. La India ha dado los pasos más firmes en este sentido con los diseños de reactores como el Advanced Heavy Water Reactor o el reactor KAMINI. Además, existen prometedores diseños conceptuales de sistemas subcríticos asistidos por acelerador como el llamado “amplificador de energía“. Serán necesarios bastantes años, o incluso décadas, para poder ver los primeros reactores comerciales. A pesar de ello, es previsible que el Torio juegue un papel clave en la sostenibilidad de la energía nuclear a largo plazo, y Noruega ya ha dado los primeros pasos en su desarrollo.

La compañías eléctricas Thor energi y Bergen energi expresaron no hace mucho tiempo su interés por construir un prototipo de planta nuclear basado en el ciclo del Torio. Hace unos días, la compañía eléctrica estatal Statkraft se ha adherido a la iniciativa. La revista de divulgación australiana Cosmos también ha anunciado la misma noticia, aunque a mi parecer con un entusiasmo un tanto excesivo. Las ventajas de la tecnología del Torio parecen haber calado en la opinión pública noruega. El “optimista” artículo de Cosmos afirma que en tan solo un año ha pasado de una postura contraria a un apoyo mayoritario a desarrollar la tecnología nuclear del Torio. De confirmarse, el hecho merece ser estudiado en detalle para identificar las claves de una buena divulgación.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*