Valencia inaugura una biofábrica de moscas esterilizadas con radiación

Daniel Cano Ott

Desde el 25 de Abril, Valencia cuenta con la instalación más moderna de Europa (y la segunda en el mundo) para el control de plagas de insectos: una biofábrica de insectos machos estériles.


Moscas de la fruta depositando sus huevos sobre la cáscara de una naranja.
La mosca de la fruta es responsable de cuantiosas pérdidas en el sector de la citricultura. La plaga se desarrolla de la siguiente manera: la mosca de la fruta (Ceratitis capitata) hembra produce un pequeño orificio en la superficie del fruto para colocar sus huevos. El número promedio de huevos varía entre 300 y 400. En este momento, aún es posible combatir la plaga mediante pesticidas. Una vez que se desarrollan las larvas, éstas se adentran en el interior de la fruta y su erradicación se vulve prácticamente imposible. Cuando la larva se alimenta de la pulpa acelera la oxidación y maduración del fruto y lo convierte en inservible para el mercado. Los principales daños se suelen producir sobre las variedades más precoces de mandarinas y naranjas.

Dentro de unos poco años entrarán en vigor las normativas europeas que impiden la fumigación desde avionetas. Parece pues obvio que Valencia, una de las regiones del planeta con mayor producción de cítiricos, haya apostado fuerte por estrategias eficaces e innovadoras para combatir la plagas de moscas.


Visita institucional durante la inauguración de la biofábrica (foto: Generalitat Valenciana).

La reciéntemente inaugurada biofábrica de Caudete de las Fuentes es la más grande de Europa y la segunda del mundo, tras una planta guatemalteca construida por los EEUU para controlar las plagas que afectan a la citricultura de California, Nuevo México, Arizona y Texas. La biofábrica valenciana será capaz de producir de 500 millones de moscas estériles macho por semana. La esterilización se consigue mediante la exposición de moscas macho a radiación gamma intensa. Los machos estériles son liberados en grandes cantidades y se aparean con las moscas hembras, desplazando a los menos abundantes machos fértiles nacidos en libertad. La técnica es tremendamente efectiva y permite minimizar el impacto de las plagas a la vez que reducir sustancialmente la utilización de pesticidas y plaguicidas químicos. También se está utilizando con gran éxito en paises africanos para el control de las poblaciones de mosca Tse Tse.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*