Archivo para la categoría ‘Noticias y opinión’

¿Ciencia, dice usted? No me haga reir

Podríamos discutir horas sobre lo que podemos considerar o no considerar Ciencia. Muchos consideran que se reduce únicamente al empirismo, muchos otros creen que Popper y su falsacionismo estaban en lo cierto. Otros creen que Popper no acertó completamente y no fue hasta Kuhn que la discusión se cerró. Algunos otros dirán que la descripción epistemológica más acertada es la de Lakatos o que la Ciencia es, en realidad, un complejo anárquico como el descrito por Feyerabend. Podríamos discutir durante horas y conviene leer al gran Juanjo Ibáñez cuando de epistemología se trata. Pero hay una cosa que no me negarán: para hacer Ciencia hay que saber sumar, al menos.

Un amable lector me remitió a un artículo publicado en ABC con el maravilloso título: “Siete razones por las que la energía nuclear nunca será suficiente“. Yo he querido hacer mis comentarios al respecto, pero quedaba muy largo ponerle el título: “Múltiples razones por las que el artículo “Siete razones por las que la energía nuclear nunca será suficiente” es una auténtica bazofia“. Bien es cierto que mi refutación va hacia el artículo publicado en ABC y no hacia el estudio original que no he podido encontrar. No creo que el periodista que lo ha reproducido se lo haya inventado, en cualquier caso, vamos allá.

  1. El artículo pretende haber demostrado que no se puede abastecer el 100% del consumo eléctrico de la humanidad con energía nuclear. ¿Y qué? ¿Es que acaso alguien pretende tal cosa? Todos los que nos dedicamos al mundo de la energía sabemos que en un sistema eléctrico hay que tener, por múltiples motivos, un mix diversificado de numerosas fuentes. Es difícil encontrar  un técnico que defienda un sistema eléctrico 100% nuclear porque, francamente, no es lo deseable desde el punto de vista estratégico. Aunque sería técnicamente posible (Francia es casi un ejemplo de ello), cosa que no pueden decir otras tecnologías, por cierto. Es decir, lo que pretende demostrar con el artículo YA lo sabemos todos. Niego la base fundamental del artículo por irrelevante. Es una tautología superflua que huele a que alguien necesitaba financiación urgente y llamar la atención. Nadie ha pedido un mundo 100% nuclear, ergo no es necesario “demostrar” que no se puede.
  2. Dice el artículo: “En la actualidad existen 440 reactores nucleares comerciales en uso en todo el mundo“. FALSO: En la actualidad existen menos de 400 reactores operacionales. Esos datos, por favor.
  3. Luego argumenta que todos esos reactores únicamente tienen una potencia de 375 GW. Con este número (que a la mayoría del público no le dice nada) intenta inducir que esa potencia es muy pequeña y que se podría prescindir de ella tranquilamente. Lo que el autor olvida mencionar es que, con esa pequeña potencia se produjo en 2010 el 12% del total de electricidad en el mundo. Muy superior a la contribución de la totalidad de las energías renovables si descontamos la hidráulica. Es el claro ejemplo de la falacia del continuo muy utilizada, por ejemplo, para posicionarse a favor del cierre de la central nuclear de Garoña. Primero se hace creer que la contribución de algo al todo es muy pequeña para, a continuación, argumentar que se puede prescindir de ello. Si esto fuera cierto, no se podría montar ni un panel solar o un molino de viento porque la contribución de cada uno de ellos al todo (incluso de un número grande de ellos) es despreciable para el conjunto del sistema eléctrico. Garoña únicamente produce el 2% de la electricidad de España, por tanto puede cerrarse. Bueno, esto es cierto, pero en realidad produjo en 2011 más del doble que TODA la energía termosolar de España sin llevarse, además, los 426 millones de euros que ésta se llevó en subvenciones. Si el argumento es válido para Garoña también lo es para los paneles solares. ¿Los quitamos todos? Cualquier central térmica o de ciclo combinado tiene una potencia similar a Garoña, ¿las quitamos todas? Conviene tener en mente que en el problema eléctrico no hay soluciones mágicas. Todas las tecnologías, con la cantidad que sea, contribuyen al mix eléctrico y todas son necesarias. Pero claro, si uno argumenta que una central de casi 500 MW es prescindible porque produce poca electricidad tendríamos que cerrar casi todas las centrales de España, quitando algunas nucleares y algo de carbón y gas. Falacia del continuo.
  4. El señor Abbot Derek señala en su estudio que “el consumo mundial de electricidad es de unos 15.000 Teravatios“. FALSO. Para empezar y por enésima vez, la energía se mide en TWh, no en TW. Si bien este ENORME error se lo achaco al periodista de ABC que hizo corta pega de la noticia y no al estudio original…espero. Como iba diciendo, los datos son falsos. Según los últimos datos de que disponemos (leer aquí), el consumo de electricidad en 2010 fue de 21.325 TWh, es decir, un 42% superior a lo que dice el estudio.
  5. El artículo dice: “Para satisfacer una demanda de 15.000 TW, utilizando sólo energía nuclear, necesitaríamos alrededor de 15.000 reactores nucleares“. FALSO. Obviando nuevamente el error gravísimo de confundir TW con TWh (potencia con energía), mediante una simple división obtenemos que cada reactor nuclear de los de Abbot produciría una energía de 1 TWh. Teniendo en cuenta que el factor de carga mundial de los reactores durante los últimos 20 años se situó en torno a un 80% (datos), implicaría que la potencia media de cada uno de esos hipotéticos 15.000 reactores sería de 142 MW. Esto da tanta risa que ya podríamos dejar de analizar el artículo. Hasta el reactor nuclear de Zorita, de tecnología de los años 50, tenía una potencia superior a esos 142 MW. Sin ir más lejos, Garoña, esa central tan vieja y tan obsoleta produjo en 2011  casi 4 veces la cantidad de electricidad que Abbot asume. Los reactores que se instalan desde hace ya 30 años no bajan de los 900 MW. En la actualidad los reactores son de entre 1.000 y 1.600 MW. Es decir, para abastecer los 15.000 TWh del artículo nos harían falta unos 2.000 reactores. Quedando demostrado que el autor (o el periodista de ABC) tiene serias dificultades para justificar los números que utiliza, prosigamos.
  6. Intenta demostrar a continuación que no se pueden construir 15.000 reactores nucleares basándose en la utilización del suelo. Argumenta para ello que un reactor nuclear requiere unos 20 km cuadrados de superficie. Bien, la energía nuclear es la que menos superficie ocupa por unidad de energía producida. Por tanto, con CUALQUIER otro tipo de tecnología sería peor. Para la energía solar no hacemos los cálculos porque nos daría la risa, obviamente. Rodeando la central nuclear de Almaraz, en Cáceres, no vemos otra cosa que paneles solares con un cartel que pone: “22 MWp”. Es decir, una central solar que ocupa mucho más suelo que Almaraz produce, EN TODO UN AÑO, la misma electricidad que produce Almaraz EN 18 HORAS. El argumento de la ocupación del suelo, por tanto, no parece muy sólido. El autor lo aplica a la energía nuclear y lo obvia para el resto de tecnologías, eso es ser objetivo.
  7. Ahora va con la vida útil. Como una central nuclear opera unos 50 años y necesitamos unas 15.000 de ellas, habría que construir una central cada día y esto, obviamente, es imposible. Bueno, aún asumiendo que este dato fuera verdadero y obviando el hecho de que ya hemos demostrado que necesitamos casi 10 veces menos reactores de los que dice el autor, parece claro que no se puede construir una central nuclear cada 10 días.  Sin embargo, el autor está nuevamente manipulando. No hay que construir una central cada 10 días, sino abrir una central cada diez días, que no es lo mismo. Puedes estar 5 años construyendo cada central siempre y cuando construyas simultáneamente un número suficiente de ellas para abrir una cada 10 días. Aproximadamente tendríamos que estar construyendo 250-300 centrales nucleares a la vez. Ya cambia la cosa, ¿verdad? China abre una central de carbón de 500 MW cada dos días desde el año 2003. ¡¡¡¡Cada dos días!!!! Ahora mismo en el mundo se están construyendo 62 reactores nucleares, así que no sería para tanto. Habría que multiplicar por 4 ó 5 la capacidad de la industria nuclear. Pero esto no es lo relevante, la cuestión es: ¿y del resto de tecnologías? Se tarda más de un año en construir un ciclo combinado, dos años en construir una termosolar de 50 MW. ¿O es que las demás tecnologías se construyen de forma instantánea? Nuevamente, esgrime argumentos contra la energía nuclear que olvida cuando se trata del resto de tecnologías. Nada objetivo, ¿verdad?
  8. Luego argumenta acerca de los residuos y de los accidentes. Es curioso como, cuando se trata de energía nuclear, los argumentos son distintos. Habla de 11 accidentes con fusión total o parcial del núcleo. Tres de ellos muy graves (TMI, Chernobyl y Fukushima). Misteriosamente se le olvida mencionar que dos de ellos no dejaron víctimas mortales directas debido a la radiación y las consecuencias del otro tuvieron poco que ver con la tecnología nuclear y sí con otras cosas propias del soviet way of life. Ahora bien, cogemos accidentes de hace 30 ó 40 años y establecemos que, en el futuro, la probabilidad de que suceda algo similar seguirá siendo la misma. Curioso ejercicio de estadística, ciertamente. Imaginen que para estimar las futuras muertes por accidente de tráfico tomáramos como origen el número de accidentes de tráfico de los últimos 40 años. Es, sencillamente, estúpido. Los coches antes no tenían ABS, ni airbags, ni ESP, ni habitáculo deformable, ni nada. Si hiciéramos el canelo con los datos, como hace el autor, la conclusión sería que cuantos más coches hubiera, más muertos habría. La realidad, en cambio, va en sentido contrario. Históricamente el número de fallecidos continúa descendiendo a pesar de haber cada vez más y más coches. ¿Por qué? Por las mejoras en seguridad. El autor considera como punto de partida que la seguridad de la industria nuclear ha sido la misma desde sus inicios y nunca mejorará, lo cual es sencillamente ridículo.
  9. Sigue con la eterna cantinela de las armas nucleares y la proliferación. Reto al autor a que me diga el proceso mediante el cual es capaz de separar el plutonio-239 del plutonio-240 del combustible nuclear de un reactor civil convencional de agua ligera como los 15.000 que menciona en su artículo. Ya se lo digo yo, ese método no existe. Lo he dicho una y mil veces, NO se utilizan los reactores comerciales para hacer armas, es simplemente innecesario y terriblemente complicado. Hay métodos más sencillos, que son los que se utilizan.
  10. Luego aborda a la abundancia del uranio que es, como todo buen argumento Malthusiano, fácilmente refutable. Volvemos a lo mismo una y otra vez. Cuando se habla de tecnologías renovables siempre se supone que van a evolucionar hacia nuevas eficiencias, que tendrán una rampa de precio decreciente, que mejorarán de forma continua con el tiempo. Sin embargo, cuando hacen las cuentas con la energía nuclear toman la tecnología de 1950 y no admiten ninguna evolución. Los reactores del futuro serán reactores rápidos y no son una utopía, como algunos argumentan. Tenemos reactores rápidos desde hace más de 60 años. El primer reactor que encendió una bombilla, de hecho, era un reactor rápido. Estos reactores utilizan también el uranio-238 como combustible y no solo el uranio-235 que utilizamos ahora y que tiene únicamente un 0,7% de abundancia en la naturaleza. Automáticamente, por tanto, tendremos combustible (con las reservas actuales) para unos 4.000-5.000 años. No sé si al autor le sirve, pero yo lo considero bastante sostenible.
  11. Y luego ya, lo de los metales exóticos no tiene desperdicio. Según él, los componentes de un reactor nuclear se hacen con unos materiales rarísimos que escasean mucho. Curiosamente son los mismos materiales que se emplean en la construcción de TODAS las demás centrales, incluyendo las eólicas, gas, carbón, etc. Es decir, un poquito de por favor. Sin tierras raras no habría casi ningún dispositivo eléctrico, ni renovables, ni nada. Sobre las tierras raras y su escasez he escrito varias cosas en el pasado, por ejemplo este artículo.
  12. Finalmente el autor se quita la careta y nos dice que la solución a todos los males pasa por construir centrales termosolares. Volviendo a sus propios argumentos, se tardan unos dos años en construir 50 MW de potencia de esta tecnología. ¿No tiene el autor nada que decir al respecto? ¿Podemos instalar unas cuantas de estas cada día? ¿O es que para las nucleares el argumento es válido pero para las termosolares no? ¿Acaso las termosolares surgen como champiñones en el campo de manera espontánea?
En fin, la misma cantinela de siempre…datos falsos, datos amañados, manipulaciones estadísticas, asignaciones erróneas de probabilidades, utilización de argumentos a favor de una tecnología que luego niega para las demás tecnologías, lugares comunes que no demuestra,  elusión de la carga de la prueba. Cuando entenderán que necesitamos TODAS las fuentes de energía y que no podemos prescindir de NINGUNA. Qué ganas de plantear disyuntivas falaces, de verdad…
Etiquetas:

Ya estamos otra vez…

Hoy, a las 7 de la madrugada, un grupo de hombres (y mujeres, supongo) que forman parte del grupo ecologista dirigido por el ex-presidiario Juan López Uralde han entrado en el recinto de la central nuclear de Cofrentes para dibujar unos grafitis en la torre de refrigeración de la central.

Constituye ésta una maniobra más de la irracional campaña del mundo del ecologismo contra la fuente energética más segura, fiable y competitiva que tenemos en nuestro país. Maniobra orquestada de cara a la opinión pública porque, allí donde van, se llevan a sus periodistas puestos. No en vano, media hora después de entrar en la central ya estaban (con fotos y vídeos) en las primeras planas de los diarios más importantes de España.

Como parte de su discurso siempre destructivo y que nunca aporta soluciones (reales, viables e implementables, entiéndanme) llaman a este atentado contra la propiedad privada: “acción pacífica”. No hay más que ir a la RAE para saber que pacífico significa: “Tranquilo, sosegado, que no provoca luchas o discordias”, que es precisamente lo contrario de lo que han hecho esta mañana.

Estas acciones no son más que los últimos coletazos de una asociación radical abrumada por la evolución social y económica de los últimos años. A sabiendas de lo inútil de sus anacrónicos principios que no tienen cabida ya en nuestra sociedad, se resisten a abandonar el buque insignia de su histórica lucha para no quedarse sin razón de ser. Sufrieron el primer golpe cuando Finlandia (país bandera del ecologismo) comenzó la construcción de una nueva central nuclear. El siguiente golpe se lo dio Francia, luego el Reino Unido, luego Italia, luego Alemania…se quedan sin salida, se quedan sin sentido, se quedan sin futuro. Únicamente les quedan respuestas violentas como ésta, como invadir una propiedad privada para llamar la atención, como llevarse al periodista con ellos para salir en los medios, como mentir una y otra vez sin demostrar nada. Déjenlos, son como un niño al que se le ha roto el juguete.

Hay dos formas de entrar en una central nuclear, estudiando muchos años o saltando una alambrada. Algún día podrán contarles a sus nietos que una vez fueron héroes y consiguieron entrar en una central nuclear, lo malo será cuando los nietos les pregunten cómo funciona una central nuclear…

EDITADO a las 16:20: Según el Consejo de Seguridad Nuclear (y publicado en El Mundo) hay 3 guardias de seguridad de la central heridos por contusiones. O se pegaron entre ellos o lo de acción pacífica….

Etiquetas:

Primero los deberes, luego la fiesta

Manuel Fernández Ordóñez

No sé a ustedes, pero cuando yo era pequeñito mi madre no me dejaba salir a jugar a la calle hasta que no tenía hechos los deberes del cole. Cuando uno es ministro, muy probablemente tu madre no se atreva ya a afearte la conducta, pero debería.

Como bien saben ustedes, el circo del ATC sigue sin resolverse y desde hace un mes y medio los españolitos de a pie (al menos a los que nos sangran a impuestos) le estamos pagando a Francia 60.000 euros al día por la gestión de unos residuos radiactivos que son nuestros y deberíamos estar gestionando nosotros. No lo estamos haciendo por la necedad e incompetencia del gobierno vigente, cuyos deslices en esta materia nos van a costar unos cuantos millones de euros.

Pues el Ministro de las bombillas, con los deberes sin hacer, se fue ayer de fiesta a la gala de entrega de los Goya, a difrutar del vapuleo de Alex de la Iglesia a su compañera de gabinete. El día de ayer nos costó otros 60.000 euros, pero al ministro eso parece ser que no le importa… si fuera hijo de mi madre…

Lunes, 14 de Febrero de 2011: A las 14:31 de la tarde el Ministro Sebastián sigue en su cargo sin dimitir y sin que nadie le cese.

Etiquetas:

Pedro Mielgo: Ex-Presidente de Red Eéctrica

Manuel Fernández Ordóñez

Pedro_Mielgo_presidente_Red_Electrica_EspanolaPublica hoy elEconomista.es un interesante artículo de Pedro Mielgo, ex-Presidente de Red Eléctrica Española. Les recomiendo que lo lean con detenimiento y relax, tiene perlas muy recomendables:

El presidente del Gobierno ha declarado ser antinuclear. Como postura personal, es muy libre. Pero cuando se tienen responsabilidades de gobierno, las posturas personales deben dejar paso a la razón, al debate y a lo más conveniente para la nación.

Entonces, ¿por qué sigue habiendo oposición al uso de esa tecnología para generación eléctrica? Probablemente, por tratarse de una de esas banderas de juventud de una generación que se va quedando sin otras causas que defender.

Por eso, éste es el momento de hablar de energía nuclear para preparar el futuro. Porque cuando alguien decida que es el momento, ya será tarde. El futuro se nos está escapando entre las manos.

Etiquetas:

Estoy de acuerdo con el fiscal de Tarragona

Manuel Fernández Ordóñez

Hace ya casi dos años que se destapó el escándalo de la emisión al medioambiente de partículas radiactivas por parte del reactor número 1 de Central Nuclear de Ascó en Tarragona. La sinopsis muy resumida del asunto es la siguiente:

Durante la parada de recarga un operario realiza una maniobra poco ortodoxa con unos líquidos contaminados y salpica una rejilla de ventilación. Para que las alarmas de radiación (que hubieran advertido dicho suceso) no sonaran, se cambió el tarado de sus detectores. De este modo se pudo arrancar la central nuevamente ocultando todo lo anterior al Consejo de Seguridad Nuclear. Varios meses después uno de los inspectores del CSN se entera de oidas de que han encontrado partículas radiactivas fuera de los edificios de la central nuclear y salta el escándalo.

Si bien lo sucedido no supuso peligro alguno ni para las personas ni el medioambiente, la imagen pública ofrecida por la Central Nuclear de Ascó fue nefasta. Los medios sensacionalistas se ceban con que se permitió la visita de varios colegios a la central mientras se ocultaba el tema al CSN, pero la verdadera complejidad del problema no radica en esto ya que a los escolares no les hubiera pasado nada en cualquier caso. La gravedad radica en la pérdida de cultura de seguridad y de mala praxis en toda la cadena de mando de la central nuclear de Ascó y la imagen pública que mostraron en todo el asunto.

Para ilustrar el tema, si me permiten la parábola, es como si usted aparca en un vado permanente, alguien le ha visto y decide usted secuestrar al testigo para que no se lo cuente a nadie. Comete usted un delito grave para tapar una infracción leve. Es decir, que se les contaminara la rejilla fue una estupidez, una maniobra de operación poco ortodoxa pero nada punible. Si lo hubieran comunicado al CSN no hubiera pasado nada, se les hubiera obligado a limpiarlo y ya está. No hubiera habido emisión de radiación al exterior, no hubiera pasado absolutamente nada y probablemente no hubiera habido ni siquiera multa. En lugar de eso deciden ocultárselo al CSN, cambiar tarados de detectores y falsear datos. En fin…

Lo que se destruyó, en definitiva, fue mucha de la confianza que la industria nuclear había construido en estos últimos años. De puertas para afuera y de cara a la opinión pública es cierto que el incidente no tuvo ninguna importancia, es decir, no hubo que lamentar víctimas, no hubo contaminación relevante, no hubo heridos, ni daños, nada. Pero de puertas para adentro las críticas a la gestión de dicha central han sido duras, muy duras en muchos casos. Y es que debían serlo. Porque esa nefasta gestión de un incidente sin importancia se tradujo en la multa más elevada jamás impuesta a una industria en la historia de España y en un pérdida de confianza difícilmente recuperable.

Este fin de semana todos los medios de comunicación se han hecho eco de la misma noticia: “La fiscalía de Tarragona denuncia a tres jefes de Ascó I por la fuga radiactiva“. El fiscal Ignacio Monreal ve en la actuación de estas personas “negligencias, imprudencias y omisiones” y pide penas que pueden suponer hasta 16 años de cárcel en alguno de los casos.

Seamos objetivos, 16 años de cárcel me parecen completamente desproporcionados para un caso en el que no se han infringido daños personales ni materiales a nadie, absolutamente a nadie. Pero el fiscal cree que en sus decisiones como dirigentes de la central se aprecian indicios de delito y piensa -como yo- que sus actuaciones no pueden ni deben quedar impunes. Nos lo deben a los que trabajamos día a día para que la energía nuclear ocupe el lugar que merece, nos han faltado al respeto y han abusado de nuestra confianza y dedicación.

Ahora bien, dicho todo lo anterior, me gustaría que también se trataran con la misma vehemencia los “deslices” del resto de industrias en este país.

Etiquetas:

Central Nuclear de Cofrentes…¿Cuántas horas tiene un año?

Manuel Fernández Ordóñez

8760, ése es el resultado de mutiplicar las 24 horas que tiene un día por los 365 días que tiene un año. 8760 horas. Una buena forma de determinar la disponibilidad de las diferentes tecnologías de generación eléctrica consiste en estimar, precisamente, las horas de funcionamiento anual para cada una de ellas.

Así, para la energía nuclear de fisión se obtienen valores en torno a las 8000 horas anuales de funcionamiento mientras que para la energía eólica y la fotovoltaica se obtienen valores inferiores a las 2000 horas anuales de funcionamiento. En el argot técnico este parámetro se conoce como factor de disponibilidad y mide la proporción del tiempo que una central está disponible para producir electricidad. Según los datos oficiales del año 2009, las centrales nucleares españolas tuvieron un factor de disponibilidad cercano al 80%, mientras que las energías solar y eólica estuvieron disponibles para su uso y disfrute por parte de los españoles apenas un 20% del tiempo.

De la fiablidad y estabilidad de las centrales nucleares hablan los datos, siendo la central nuclear de Cofrentes un ejemplo de especial relevancia. La central nuclear valenciana lleva desde el 22 de Octubre de 2009 funcionando ininterrumpidamente las 24 horas del día. Lleva más de un año produciendo electricidad de manera estable y segura de manera continua, haga frío o calor, sea de día o de noche, llueva o no llueva, sople el viento o no sople. En un año ha producido 9525 millones de kWh, el equivalente al 31% del consumo eléctrico de toda la Comunidad Valenciana.

Expresado de otro modo. Cada año los españoles nos gastamos más de 3000 millones de euros en subvenciones a la energía solar fotovoltaica. Reitero, cada año. Cada año la energía solar se lleva de nuestros bolsillos casi el equivalente a lo que costó construir la central nuclear de Cofrentes, que funcionará un mínimo de 40 años. Pues bien, la central nuclear de Cofrentes produce, ella solita, más energía eléctrica que TODOS los paneles solares de España juntos. La central nuclear de Cofrentes produce la electricidad a un precio inferior a 20€/MWh, los paneles solares la producen a un precio superior a los 400€/MWh. A los españoles no nos cuesta practicamente nada mantener la central nuclear de Cofrentes. A los españoles nos cuesta más de 3000 millones de euros cada año mantener la solar fotovoltaica.

Al menos, ya que no lo admiten, que no nos insulten diciendo que la energía solar fotovoltaica genera empleo neto y riqueza en España. El empleo lo genera una industria competitiva con unos costes energéticos bajos, si obligáramos a la industria a pagar la electricidad a 400 €/MWh probablemente habría 10 millones de parados. Para que eso no pase, las energías renovables las pagamos entre todos con cargo al déficit tarifario y luego dicen (el Gobierno y los que viven de ellas) que generan empleo y riqueza. De momento, lo que ha hecho la solar fotovoltaica es aumentar la deuda española, las primas de riesgo y el diferencial con el bono alemán. Por cierto, Alemania ha extendido la vida a sus centrales nucleares mientras aquí las cerramos. Por eso, entre otras muchas cosas, ellos tiran de la economía de Europa mientras nosotros somos los PIGS. Por esos ellos son ellos y nosotros somos nosotros. Y por eso, cuando miramos a Alemania, lo que más admiramos es un puñetero pulpo…y por eso…así nos va.

Etiquetas:

No era únicamente la inflación

Manuel Fernández Ordóñez

El otro día discutíamos sobre la evolución de la tecnología eólica y, también, sobre la evolución de sus costes. Puse una tabla con la evolución de esos parámetros, entre otros, si bien admití que no estaba completamente seguro de que la inflación estuviera metida en los valores de la tabla. Después de aclarar hasta la saciedad que no escribo estos artículos para atacar la energía eólica sino para saber la verdad, aún así uno tiene que leer ataques  ”demostrando” que si la inflación no está incluida el artículo no tiene ningún sentido. Sigan leyendo para ver cómo, a pesar de que la inflación no estuviera finalmente metida, el artículo sigue teniendo pleno sentido.

Otros lectores, sin embargo, son muchísimo más amables y críticos, sabiendo incluso hasta corregir datos por la inflación. Aquellos que critican sin aportar nada no han demostrado siquiera esto último. Un lector anónimo nos hizo el favor de rehacer la tabla con los valores corregidos a precios de diciembre de 2009 (según el INE). Es la siguiente:

Variación del IPC de Diciembre 1982 hasta Diciembre 2009 236,4% x 66,6 = 224.000 €
Variación del IPC de Diciembre 1992 hasta Diciembre 2009 . 67,5% x 250 = 419.000 €
Variación del IPC de Diciembre 2002 hasta Diciembre 2009 . 20,2 % x 850 = 1.022.000 €
Variación del IPC de Diciembre 2006 hasta Diciembre 2009 . 6,6% x 2.400 = 2.558.000 €

. . . . . . ………….. 1982 . . . .1992 . . . . 2002 . . . . . 2006 . . . . . 2009
Kw . . . . ………….. 55 . . . . . 255 . . . . . 850 . . . . . 2.000 . . . . . 3.000
MWh . . …………..110 . . . . . 520 . . . .2.550 . . . . . 5.605 . . . . . 8.475
Mil € . . …………. 66,6 . . . . 250 . . . . . 850 . . . . . 2.400 . . . . . 4.500
€ act (2009). . …. 224 . . . . . 419 . . . . 1.022 . . . . . 2.558 . . . . . 4.500
€/KW (2009). . ..4.073 . . .1.643 . . . . 1.202 . . . . . 1.279 . . . . . 1.500
€/MWh (2009)… 101,8 . . . .40,3 . . . . . 20,0 . . . . . . 22,8 . . . . . . 26,5

Vemos que, incluso después de corregir por la inflación, los resultados tienen una evolución similar a la que habíamos discutido. Estas conclusiones son, resumidas, que la mejor tecnología de molinos es la del año 2002. Que las tecnologías del 2006 y 2009 no han conseguido disminuir esos costes, ni los de instalación ni los del precio de la electricidad. Esto tiene varias lecturas.

Por un lado, el propio aerogenerador cuesta más caro (€/kW). Puede argumentarse que los molinos de ahora son más grandes. Bueno, si son más grandes y más caros no me sirve de nada, prefiero los pequeños.

Puede argumentarse que al ser mas grandes producen más electricidad y esto compensa la inversión. Bueno, parece que esto no es cierto. Cada kW instalado en 2002 producía 3000 kWh, cada kW instalado en 2009 produce 2825 kWh.

Puede argumentarse que, al ser los aerogeneradores más grandes, tenemos que instalar menos y, por tanto, los costes de operación y mantenimiento serían menores, compensando el aumento de precio. El 75% del coste de un parque eólico corresponde al coste de los aerogeneradores. De hecho, únicamente el 2-3% de la inversión inicial corresponde a operación, mantenimiento y alquiler de los terrenos

Puede argumentarse que los molinos de 2009, al ser mucho más modernos, son capaces de operar con velocidades de viento más pequeñas y, por tanto, producir más electricidad con la misma cantidad de viento. Bueno, esto tampoco es cierto a la luz de los datos. La tecnología del 2002 funcionaba 3000 horas al año (en promedio), mientras que la tecnología del 2009 funciona 2825 horas (en promedio). Recordemos que un año tiene 8760 horas.

Otro amable lector de nombre Alb nos adjunta una gráfica (corregida de la inflación) que confirma lo que hemos escrito.

precio aerogeneradores

Si bien los valores absolutos son otros, la tendencia es análoga. Existe un mínimo del precio en torno al año 2001-2002 y luego hay una rampa de subida. El lector que adjuntó esta gráfica apuntó también a la posible causa de este comportamiento: que los costes no vienen únicamente dados por la evolución de la tecnología, sino por el propio mercado. Según este argumento, la creciente demanda de los últimos años ha hecho subir el precio de los molinos en el mercado. Comparto esta tesis.

Sin embargo, esto no explica por qué la tecnología de 2002 es más “eficiente” que la del 2009. No me refiero al precio del MWh (que puede ser, efectivamente, el mercado) sino al número de horas de funcionamiento, que no dependen de ningún mercado.

Por tanto, las tres dudas del artículo original siguen sin estar resueltas:

  1. Se nos vende la moto de que en el futuro las energías renovables serán “gratis” (o casi). Los datos demuestran que no es verdad. De hecho, la eólica desde el año 2002 cada vez es más cara.
  2. Si la tecnología óptima es la del año 2002, ¿por qué no seguimos instalando ésa y no la del 2009?
  3. Si de verdad el precio del MWh eólico está en torno a 30 €, ¿por qué lo seguimos subvencionando y el año pasado lo pagamos a 80 €?

A ver si tenemos la suerte de contar con más lectores como Alb y acabamos descubriendo dónde está el misterio del asunto.

Etiquetas: , , ,

¿Está la economía de escala disminuyendo los costes de la energía eólica?

Manuel Fernández Ordóñez

Copio y pego de la Wikipedia: “En microeconomía, se llama economía de escala al proceso mediante el cual los costes unitarios de producción disminuyen al aumentar la cantidad de unidades producidas o, dicho de otra forma, aumentos de la productividad o disminuciones del coste medio de producción, derivados del aumento del tamaño o escala de la planta.

Hagan la siguiente reflexión: ¿Cuántas veces han escuchado que las renovables deben ser subvencionadas para darles el “empujoncito” que las haga viables? Generalmente, este argumento se refuerza añadiendo que las economías de escala y la implantación masiva de energías renovables disminuirán enormemente su coste y las harán competitivas. Venga, admítanlo, cuántas veces han leído o escuchado estos argumentos…

Me confieso ante ustedes. Soy alumno de un curso llamado: “Principios de Conversión de la Energía Eólica”. Espero demostrar con esto, de una vez por todas, que NO estoy en contra de las energías renovables. Creo que serán una parte IMPRESCINDIBLE en nuestro mix energético. Repito una vez más: NO soy antirenovables, soy antiestupidez de nuestros políticos y antifalacias del argumentario verdito.

En los apuntes de dicho curso venía la siguiente tabla, en la que se aprecia la evolución de diferentes parámetros de la energía eólica en el periodo 1982-2009. Lamentablemente dicha tabla venía en la documentación sin referencia a la fuente original. En mi descargo diré, que el curso es impartido por la flor y nata de la División de Energías Renovables del CIEMAT y dudo mucho que se anden “inventando” los datos. Me fío de ellos y considero la tabla, por tanto, fidedigna. Mis disculpas, en cualquier caso, por no poder citar la fuente de la tabla.

ddjxf9cr_216chz743dc_b

Hay tres parámetros en los que me gustaría que focalizasen su atención. La Potencia Nominal, la Producción Anual de energía y el Coste Estimado. Desde 1982 los molinos cada vez tienen más potencia, son más grandes y producen más energía. Hasta aquí todo normal.

Pero las sorpresas comienzan a aparecer cuando calculamos la evolución del coste por kW de potencia instalado. Resulta que en 1982 cada kW costaba 1211 €; en 2002 el coste se había reducido a 1000 €. Pero a partir de aquí, el coste comenzó a aumentar de tal modo que en 2006 teníamos 1200 €/kW y, en la actualidad, nos encontramos en 1500 €/kW. La única derivación lógica que se puede inferir de estos datos es que los aerogeneradores cada vez cuestan más.

También podemos determinar el coste de producción de la electricidad generada por estos aerogeneradores, suponiendo para todos ellos una vida de 20 años. Nuevamente el resultado es sorprendente. En 1982 teníamos 30.3 €/MWh, en 2002 teníamos 16.7 €/MWh (la mitad que en 1982). A partir de aquí, el mundo al revés, en 2006 tuvimos 21.4 €/MWh, mientras que en la actualidad tenemos 26.5 €/MWh. La única derivación lógica que se puede inferir de estos datos es que la electricidad producida por los aerogeneradores cada vez cuesta más. Y otra cosa que se me ocurre ahora mismo. Si el coste realmente es del orden de 30 €/MWh, sería totalmente competitivo con el carbón o el gas. ¿Por qué hay que subvencionarlo entonces de tal modo que el año pasado pagamos el MWh eólico a más de 80 euros?

A la vista de estos datos la cosa está clara: estamos en costes de instalación más caros que nunca y en costes de producción a niveles de hace 20 años. Y yo me pregunto ¿dónde está la economía de escala? Y más importante aún: ¿Por qué no se está instalando la tecnología de molinos del año 2002 si es la más barata y la que produce el MWh más competitivo? Obviamente nos estamos perdiendo algo.

Como lo que queremos es saber la verdad, por favor, si alguien sabe la referencia de esta tabla que nos la diga. Si alguien tiene una tabla más actualizada (aunque ésta es de 2009) que nos la haga llegar. Y, por último, para todos aquellos que me acusan de manipular por publicar estadísticas (verídicas) sobre las energías renovables, les pediría que refutaran los datos de esta tabla…

Etiquetas: , ,

Damas y caballeros: hay sol de noche

Manuel Fernández Ordóñez

A lo mejor me precipité con mi artículo del otro día en el que afirmaba que por las noches no hay sol. En estos tiempos de profundo relativismo que vivimos parece suficiente con que algún líder proclame que a las 3 de la madrugada es de día para que 8 millones de personas le voten sin cuestionarlo (me resulta indiferente el bando, cada cual que se apunte al suyo).

Y lo digo porque, no contentos con habernos sacado a los españoles más de 6000 millones de euros en subvenciones al régimen especial el año pasado, ahora resulta que el sol también produce electricidad por la noche. No, por mal que les pese a algunos, no me he vuelto loco…aún.

El secretario de estado de energía, Pedro Marín, se ha puesto en contacto con la Comisión Nacional de la Energía para que “adopte las medidas necesarias para aclarar por qué se ha detectado producción de instalaciones fotovoltaicas durante la noche“.

Entre noviembre y enero se vendieron 6000 MWh de solar fotovoltaica entre las 19:00 y las 7:00 de la mañana. Como todos sabemos, en invierno a las 19:00 es de noche.

Haciendo las cuentas de la vieja, teniendo en cuenta que el MWh fotovoltaico se vendió en 2009 a unos 450 €, tenemos la bonita cifra de casi 3 millones de euros que “algún listo” nos ha robado a los españoles. Ya sabes ustedes, si por la noche no hay sol, pongan ustedes unos generadores que quemen combustibles fósiles y vendan la energía a precio fotovoltaico. A lo mejor les pillan, pero en esta país cuela casi todo…

Etiquetas: , , ,

Intermitencia renovable: otro de los problemas

Manuel Fernández Ordóñez

Decía el otro día que el futuro de las renovables pasa, de manera inevitable, por el desarrollo de las tecnologías de almacenamiento de energía. Como sabemos, una de las características de las renovables es su dependencia climatológica y, por tanto, su alta variabilidad. Esto se traduce directamente en una alta indisponibilidad y, en casos como la energía eólica, una indisponibilidad impredecible. Obviamente, esto no gusta nada a la industria, que preferiría tener fuentes de energía estables para poder hacer predicciones de consumo a largo plazo de cara a programar sus producciones. Dicho de otro modo, si tuviéramos un sistema eléctrico basado en gran medida en renovables, Acerinox (por poner un ejemplo) no podría producir cuando quisiera, sino cuando hiciera viento.

Esto, por supuesto, no lo digo yo. Lo dice Javier Penacho, Director de la Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE) [1]. Esta asociación consumió el año pasado el 15% de la electricidad de España, el 10% del gas y generó el 22% del PIB de nuestro país (con la consiguiente generación de empleo). El señor Penacho dijo algo más: “la elección política de las energías renovables es completamente lícita, pero es muy cara a corto plazo y debemos pagarla entre todos” (la negrita es mía).

Para muestra de esa variabilidad de la que hablo, pueden ustedes observar la siguiente figura correspondiente a la producción eléctrica del Régimen Especial en el periodo 2006-2009. Esta gráfica ha sido publicada por el Operador del Mercado Eléctrico (OMEL) en su Informe sobre la Evolución del Mercado 2008.

produccion_regimen_especial

Pueden verse varias cosas en esta gráfica. La primera (en la que no quiero entrar) es que la solar fotovoltaica se lleva miles de millones de euros cada año y no sala casi ni en la gráfica. En 2009, los españoles nos gastamos más de 2500 millones de euros en subvenciones a la solar y produjo en torno al 1% de la electricidad (llevándose en cambio el 43% de las subvenciones). Ya comentamos el otro día lo nefasto de la burbuja solar. Esta gráfica no hace sino poner de manifiesto la necedad de nuestros dirigentes.

Quiero que se concentren en la producción eólica, de color verde en la gráfica. A la luz de la figura, es evidente la gran fluctuación de esta tecnología de generación eléctrica. Las oscilaciones son brutales y pueden pasar de producir el 50% de la electricidad de España, en un momento dado, a producir únicamente el 2% dos días después. Es un hecho, el viento sopla cuando sopla. Y cuando no sopla no hay energía. Eso es precisamente lo que se ve en la figura. Y ése es precisamente uno de los problemas de la energía eólica. Huelga decir que la energía nuclear se correspondería con una contribución casi plana en esa figura, es decir, la energía nuclear está casi siempre disponible y al 100% de su potencia.

Es evidente que no se puede basar un sistema eléctrico en unas fuentes energéticas que presentan esta variabilidad (que es lo que se quiere hacer aquí). Se podrá hacer en el futuro, si y sólo si, se desarrollan tecnologías de almacenamiento energético que nos proporcionen electricidad cuando el viento no sopla, o por la noche, o cuando no llueve…

Ahora bien, estas tecnologías no existen en la actualidad a escala industrial y económicamente competitiva. Además, tal y como discutimos el otro día, para implantar estas tecnologías (con el conocimiento actual)  se requieren unos materiales que pertenecen casi en un 100% a China. Lo cual invalida el argumento de que las renovables nos darán independencia energética, porque no nos la darán. El viento es gratis, pero las pilas y los molinos son chinos.

Muchos argumentan que en futuro se desarrollarán nuevos materiales que solucionarán este problema. Dicen que se desarrollarán también las tecnologías necesarias para almacenar energía de manera eficiente. No me cabe ninguna duda de ello. Pero resulta cuanto menos cómico ver como, estas personas, niegan su mismo argumento cuando lo aplican a los residuos radiactivos…¿verdad?

¿O es que únicamente van a avanzar las tecnologías que nosotros apoyamos y las demás no?

[1] Javier Penacho. Entrevisa en la revista Nuclear España. Número 293, Febrero 2009. Página5.

Etiquetas: