Archivo de febrero, 2019

Aprender a programar. Esto es lo que deben –y quieren- saber los estudiantes de periodismo

El conocimiento ya no se da de forma vertical. Ahora el conocimiento es horizontal. Más aun, el conocimiento es interactivo y participativo. Por tanto, el conocimiento de las tecnologías digitales, sumado a la constante evolución (tecnológica) podría convertir en obsoletos a profesionales y medios.

Sin embargo, mucho de este conocimiento tecnológico no se imparte en las facultades o en las escuelas de periodismo y comunicación. Por esta razón, entre otras, deben formularse propuestas que impliquen un cambio radical de 180 grados en los planes formativos de periodismo, destacando, fundamentalmente, la creación del perfil de periodista programador.  Hace más de dos décadas, un antiguo colega periodista, director de uno de los principales grupos de comunicación, decía: “No concibo ningún periodista de esta era digital (1998) que no sepa codificar en HTML”. Ante tal afirmación, y en los tiempos actuales, surge la pregunta: ¿Todos los periodistas saben -sabemos- codificar? Más aún: ¿son capaces los periodistas de crear un algoritmo informativo? Es decir ¿saben –sabemos- los periodistas trabajar con códigos de programación informática? Porque ese es el tipo de conocimiento que demanda el ecosistema mediático. Es la nueva nomenclatura del saber periodístico.

El mundo de los datos masivos (Big data) deriva en el aprendizaje de lenguajes de programación como Python o R y deben constituirse en elementos comunes en la carrera de periodismo, además de necesarios en la consolidación de perfiles profesionales de periodismo de datos.

De la misma forma que el aprendizaje del HTML y la utilización de gestores de contenido es cosa del pasado-presente consolidado, ahora, en el aprendizaje que deben asumir, por un lado, los periodistas y estudiantes de periodismo y, por otro, la enseñanza de los académicos, se suma un nuevo reto: la enseñanza-aprendizaje de la programación. Y Python, por ejemplo,  es una aplicación muy asequible y accesible para potenciar el perfil del periodista de datos.

Por tanto, que no nos asusten estos conceptos que empiezan a surgir dentro de los avances tecnológicos del periodismo. Porque el desarrollo del Periodismo de datos se basa en todo esto: el acceso a la información y transparencia informativa, investigación periodística y conocimiento tecnológico. Son elementos cruciales para el desarrollo y consolidación del Periodismo de datos, cuyas fases son: acceso a los datos, limpieza de datos, filtración, análisis, verificación y visualización. Y el setenta por ciento de este conjunto de fases, requiere de las destrezas y habilidades tecnológicas con la programación de fondo.

En este escenario, los periodistas –y los estudiantes de periodismo- deben poseer un conocimiento de las tecnologías basadas en la programación informática. De la misma forma como antaño –y aun en la actualidad- el redactor que cubría un hecho iba acompañado de un fotógrafo –reportero gráfico o fotoperiodista- o, del reportero de televisión que va acompañado de un camarógrafo, hoy, necesitamos del acompañamiento del programador informático. Más aun, ¿por qué un periodista no puede ser un programador? Si somos conscientes y no es contradictorio que un periodista sepa como desenvolverse como reportero gráfico o sepa las técnicas del camarógrafo ¿porque no podemos pensar que también debe tener conocimientos de programación? Lamentablemente, este tipo de conocimiento está aún en pañales en los planes de estudio de  periodismo.

Muchos académicos se resisten a incluirlo, so pretexto de que el periodista es periodista y no tiene por qué saber cómo se trabaja con el código de programación. Craso error. Pensar así, en mi opinión, es vivir  anquilosado en el pasado.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

En 2009, Internet mataba al periodismo impreso. En 2019, Internet está matando al periodismo de la Red

Jeff Israely, ex corresponsal de la revista Time en Europa y cofundador de la compañía de noticias Worldcrunch, con sede en París, en un artículo publicado en el sitio Niemanlab, analiza el entorno actual de las organizaciones de noticias, con un titular impactante y que encierra en cierta forma la situación actual de los medios: si en 2009 internet mataba al periodismo impreso; en 2019, internet está matando al periodismo de la Red.

Y es que para algunos analistas y emprendedores como Rafat Ali, fundador de paidContent y que vendiera a The Guardian y fundador actual de Skift, una empresa de la industria de viajes, quien afirma que  ”Los medios de comunicación son un negocio simple: usted elige un sector, y deja de cubrir todo lo demás, obtiene una audiencia, los vende, como publicidad, o vende la publicidad a esa audiencia mediante suscripciones o servicios de pago. Ese es el negocio. No hay otra manera de hacer medios de comunicación”.

¿Ninguna otra manera? Probablemente sea un poco arrogante esa afirmación. Aunque está claro que hablamos de esfuerzos con fines de lucro. Sin embargo, sus palabras tienen un peso adicional en medio del retroceso de algunas de las principales operaciones de las organizaciones de noticias generalistas de los medios digitales. En este esquema, Israely, se pregunta: ¿Realmente no hay una forma sostenible para las noticias digitales que no sean los medios verticales B2B?

Como editor anglófono con sede en París, el negocio de Jeff Israely ha crecido gracias a un tipo de ingeniería inversa del modelo B2B. Trabajan en una variedad de temas aprovechando una primera ventaja que es hacerlo en inglés en el mercado francés (y europeo) tanto para los servicios de pagos por suscripción como para una audiencia mundial modesta. También han aprovechado las asociaciones y el apoyo de la fundación, mientras buscan oportunidades de ingresos distintas vinculadas a la fotografía. Saben que el reto no es fácil dado que han de seguir adelante sin una especialización lo que implica que tanto los servicios que ofrecen  como su audiencia sean más difusos. Esto les obliga a buscar formas de segmentar la cobertura y las audiencias, al mismo tiempo que mantienen el objetivo continuo para que funcione como un todo coherente.

Pero más allá del producto y el modelo se encuentran preguntas similares de una empresa de medios: ritmo y escala. El inicio del evangelio digital a menudo incluye la búsqueda de capital de riesgo y / o el compromiso de hacer grande el proyecto o fallar lo más rápido posible. Y esto nos devuelve a las grandes noticias de la industria de la información. Rafat Ali ha ensalzado por mucho tiempo las virtudes de mantener la inversión externa lo más limitada posible, advirtiendo acerca de las desventajas de las salidas de empresas de riesgo que han respaldado a los medios digitales que se han visto en los últimos 18 meses, lo que ha culminado con la reciente avalancha de despidos llevados a cabo en HuffPost y BuzzFeed.

Más información en Niemanlab

Etiquetas: , , , , , ,