Archivo para la categoría ‘Aplicaciones’

Multimedia Standards, un modelo de narrativa visual en la enseñanza periodística

El sitio Multimedia Standards fue creado por 13 estudiantes de grado y postgrado en la Universidad de Miami como parte del Seminario de Primavera 2009 Rich Beckman en la clase de narrativa visual.

Fue diseñado y construido en WordPress utilizando una plantilla modificada de Branford magazine. La característica principal es una cuadrícula interactiva, que incluye clips de audio con las entrevistas de un grupo de profesionales expertos multimedia, construido con PHP, JavaScript y Flash (para el reproductor de audio). El proyecto se realizó en dos meses y fue lanzado inicialmente como una versión beta. (más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Las tecnologías al servicio del periodismo en zonas de catástrofes

Recientemente, con la devastación causada por el terremoto en la ciudad de Katmandu, Nepal, hemos podido comprobar como las tecnologías de la información se ponen de manifiesto en toda su magnitud informativa al servicio de los medios y profesionales del periodismo. Un ejemplo lo tenemos con  el vídeo de Google Earth que nos hace un recorrido en lo que han denominado el “Tour de la destrucción”.

Otro ejemplo podemos visualizarlo con el trabajo realizado por el lanzamiento de un Drone, cuyo vídeo, difundido por Telesur, captura las imágenes del terremoto un día después de producido el seísmo. El trabajo publicado, además, en el sitio web de la NBC News, pone de manifiesto el poder de las tecnologías emergentes en zonas de siniestros, catástrofes y de alto riesgo.

A esto se suma como la difusión de las noticias se han hecho a través de las redes sociales, principalmente, de Facebook y Twitter.

Etiquetas: , , , , , ,

10 Herramientas de confianza para periodistas digitales de Bigdata

Desde que en 2012, publicara el post “50 herramientas y recursos  imprescindibles y disponibles para periodistas” en el blog Cultura de Red, y posteriormente en el sitio web del Internet Media Lab, no han dejado de crearse nuevas aplicaciones y desarrollos tecnológicos tanto así, que medios y periodistas han venido adaptando a su entorno profesional. En una línea similar, Ren Laforme, productor interactivo del News University del Poynter institute, a modo de conmemoración del décimo aniversario de su centro de formación, News University, propone diez herramientas que los periodistas innovadores pueden utilizar en la actualidad.

Cabe recordar que la propuesta de herramientas que los periodistas pueden utilizar tiene como antecedente hace dos años con el convenio que tuvo el Poynter con la Knight Foundation y el American Press Institute que tuvieron la iniciativa para lanzar un catalogo y una serie de seminarios web en línea, en donde se destacaba las mejores herramientas digitales y la enseñanza a los periodistas sobre cómo usar dichos recursos. La mayoría de este tipo de herramientas son de aplicabilidad en el desarrollo del periodismo de datos que combina la transparencia informativa. Aunque su uso es masivo por las salas de redacción estadounidenses, es posible que su expansión en las salas redacción del mundo, incluyendo las españolas, no tardaran en realizarse.

1. Influence Explorer (gratuito)
La Fundación Sunlight mantiene un conjunto de herramientas gratuitas que podrían resultar muy valiosas de cara a las elecciones de 2016.  Por ejemplo, descubrir como una cantidad de dinero se vierte en las elecciones de Estados Unidos, el Influence Explorer puede ser la mejor herramienta a utilizar. Dispone de una robusta funcionalidad de búsqueda para rastrear el gasto hecho por las industrias, empresas, grupos de presión y los políticos, o examinar la nueva sección de fortunas fijas para ver exactamente cómo $ 5,8 mil millones se dan en contribuciones de campaña o como los ayuntamientos ha ganado 4400000000000 dólares de dinero federal.

Webinar gratuito: Legislación e influencia política con herramientas de la Fundación Sunlight

2. Co Everywhere (gratis para iOS y Android)

Las probabilidades de Co Everywhere son buenas dado que existen consejos útiles y fuentes de contenido generado por el usuario, dentro de los aproximadamente 500 millones de tweets enviados todos los días. Pero, incluso la información más fértil es inútil si un periodista no sabe que existe. Por ello, CoEverywhere hace que sea fácil filtrar los medios sociales por ubicación, configurando, por ejemplo, las áreas para las oficinas del gobierno local, las grandes corporaciones, escuelas, organizaciones sin fines de lucro o donde es importante ver como los medios sociales son relevantes. La aplicación es especialmente buena para romper las noticias o eventos programados, como el Honda Grand Prix de San Petersburgo, permitiendo la captura de pantalla adyacente.

3. Cogi (gratis para iOS y Android)
Los reporteros que confían en grabaciones conocen el agobio y lo cansado que puede ser escuchar de nuevo horas de charla sin importancia en un intento de encontrar una buena cita. Cogi es un paso por encima de las grabadoras de voz incorporadas en todos los teléfonos, ya que amortigua el audio, aunque en realidad no graba todo. Cuando el reporte escucha una cotización utilizable o bit de información, tocará el botón y Cogi registrará retroactivamente los últimos cinco a 45 segundos de audio (el tiempo es configurable) y continuar la grabación hasta que se toque nuevamente.

4. Videolicious (gratis para usuarios de iOS)

Algunas de las mejores herramientas digitales simplifican tareas que anteriormente requerían habilidades altamente técnicas. Videolicious, una herramienta popular en las salas de redacción de todo Estados Unidos, elimina horas de flujo de trabajo y la necesidad de un costoso software de edición de vídeo. Los usuarios que no tienen experiencia previa con la filmación y edición de vídeo pueden utilizar parte del catalogo de Videolicious, aplicación que fue construida para el trabajo de campo de los reporteros del New York Daily News.

Webinar gratuito: Noticias Videos eficaces con Videolicious
Webinar gratuito: Mobile Storytelling vídeo con Videolicious

5. FiLMic Pro ($ 7,99 para iOS)

Si tenemos una de las mejores cámaras, eso no  quita para que, incluso los editores de video, no dispongamos de una aplicación lista en todo momento. FíLMic Pro es un paso por encima de la competencia debido a la plenitud de sus controles manuales y la capacidad de monitorizar el audio a través de auriculares durante la grabación. Docenas de otras características completan FiLMic Pro como la mejor aplicación de edición de vídeo móvil para cualquier plataforma. El vídeo de Felipe Bromwell sobre un fotógrafo irlandés, filmada en su totalidad en un iPhone 6 Plus usando FiLMic Pro, ganó un premio de periodismo móvil.

6. Silk.co (gratis en la web) 
Existen una gran cantidad de opciones sobre las herramientas de visualización de datos en línea, pero pocas hacen el proceso tan fácil o transparente como Silk.co. Para hacer una visualización Silk.co, permite: subir una hoja de cálculo, identificar las variables más importantes y elegir un estilo de visualización. Silk.co hace que todos los conjuntos de datos  se publiquen de forma predeterminada, por lo que los usuarios pueden mezclar y volver a publicar su información. La puesta en escena de Silk.co a través de una red de seguimiento ciudadano de periodismo de investigación, puede visualizarse a través del proyecto de vehículo militar de Ucrania.

Webinar gratuito: Periodismo de datos y visualizaciones con Silk.co

7. StoryMap.js (gratis en la web) 
De todas las herramientas que produce el Knight Lab de la Universidad Northwestern, Timeline.js recibe la mayor publicidad. Pero StoryMap.js tiene una interfaz más ágil y atractivo formato. StoryMap.js es una herramienta para contar historias, destacando las historias como una serie de eventos. Es más potente cuando se utiliza para las historias que tienen lugar a través de localizaciones, como por ejemplo, el empuje del Estado Islámico para constituirse en un nuevo país o el relevo de la antorcha olímpica de Sochi. El formato Giga-Pixel permite la exploración a través de grandes imágenes.

Webinar gratuito: Fortalecer su narrativa digital con TimelineJS, SoundCiteJS y StoryMap 

8. Juxtapose.js (gratis en la web) 
Juxtapose.js es otra herramienta de Knight Lab que muestra las similitudes y diferencias entre dos piezas similares que producen los medios de comunicación con una simple superposición de presentación (slider). Juxtapose.js es una de las maneras más eficaces para mostrar el resultado de desastres o cambios hechos por el hombre a gran escala.

9. Canva (gratis en la Web o iPad)

Los tweets con gráficos e imágenes obtienen un 35 por ciento de aumento en retweets, más que cualquier otra “característica”. Canva es una herramienta de diseño gráfico que hace que la creación de gráficos para medios sociales sea tan fácil como unos pocos clics. Las herramientas de texto y imágenes (que cuestan $ 1 cada uno) significa para el reportero una impresión más centrada en el uso de los medios sociales.

Webinar gratuito: El diseño de su historia con Canva 

10. Slack (gratis través de plataformas, y de pago con características disponibles)
El correo electrónico se siente cada vez más fuera de lugar en el contexto de periodismo digital, cuya característica es la rapidez de la inmediatez. De ahí que muchos consideren Slack como un reemplazo moderno. Como parte de la mensajería instantánea, que al mismo tiempo, forma parte la sala de chat. Slack, como se indica en el Nieman Lab, pone las cosas de trabajo caliente dentro de un refrigerador de agua en un mismo paquete, lo que  acorta tremendamente el tiempo de los correos electrónicos, especialmente, dentro de las organizaciones de noticias.

Etiquetas: , , , , , ,
Categorias: Aplicaciones, General

Los Contornos de la Vida Algorítmica

El grupo de investigación The Mellon Initiative In Digital Cultures asociado al Center for Science and Innovation Studies (CSIS) de la Universidad de California Davis, organizó el pasado 15 y 16 de mayo de 2014 en el Campus de la UCDavis, el congreso “Los Contornos de la Vida Algorítmica” (The Contours of Algorithmic Life).

La iniciativa del grupo de investigación pone de relieve los desafiós de la vida algorítmica que ya se da de forma global y está cada vez más presente en la vida de las personas y sobre todo, como es nuestro caso,  en la inclusión creciente de disciplinas y profesiones como el periodismo y la comunicación.

Por ello, la propuesta del congreso realizado por el grupo de investigación asociado al CSIS de UC Davis, ha tenido una visión interdisciplinaria, razón por la cual profesionales de distintas disciplinas académicas han estado presentes en este congreso.

Y, es que cada vez más los profesionales e investigadores de distintas disciplinas, entre los que se cuentan principalmente, aquellos relacionados con la comunicación,  medios digitales y las nuevas formas periodísticas,  lo tienen más claro de cómo los algoritmos permean nuestra experiencia de vida, bordeando  los límites y las fronteras de lo que puede y no puede ser adaptado, traducido o incorporado en el pensamiento algorítmico, convirtiendo todo esto en  un espacio de contención.

El principio del  algoritmo se basa en la especificación del espacio potencial de una acción, generando una noción de un modo universal lo que lleva a los discursos sobre el empoderamiento, la eficiencia, la transparencia y la inclusión. Pero en última instancia, sólo los algoritmos son capaces de hacer inteligible y valioso todo aquello que puede ser separado, cuantificado, manejado, procesado y gamificado y este dominio limitado hace que los algoritmos necesariamente sean excluyentes.

Los algoritmos configuran cada vez más nuestro mundo, nuestro pensamiento, nuestra economía, nuestra vida política, y nuestros cuerpos. Por ejemplo, la respuesta algorítmica de las redes de la NSA u otros servicios de vigilancia sobre la actividad de la  red que amenaza cada vez más la privacidad, ya que conlleva una vigilancia política bajo control algorítmico. De hecho, al menos, el 30% de las acciones de comercio que realizamos es actualmente algorítmico y automático, que ya nos ha llevado a varios colapsos inexplicables y en  auge.

Dispositivos como el Fitbit y el NikeFuel sugieren que el cuerpo es incompleto sin un complemento tecnológico, por lo que inciden en el tratamiento de la “salud” como un producto cuantificable dependientes de insumos también cuantificables. La lógica de la gamification, que encuentra cada vez mayor fuerza en los contextos educativos y pedagógicos, afirma que el mundo no sólo es representado de como se puede ganar o perder, pero es de hecho mejor-es decir, más eficaz-de esta manera. El aumento y proliferación de guías de cómo hacer televisión HGTV bajo formulas  DIY  como el sitioweb de Lifehack, demuestran una creciente demanda para abordar las tareas con instrucciones separadas algorítmicas.

Es importante pues, explorar tanto los usos específicos de los algoritmos y la cultura algorítmica de una manera más amplia, incluyendo otros temas como la gamification, (autoaprendizaje de) programación, minería de datos y visualización, política de los algoritmos, vigilancia digital, tecnología móvil y localizada y los juegos para la salud. Hoy, cualquier disciplina es proclive a tener una vida algorítmica que afecta a su entorno  profesional.

En este contexto,  los debates que se circunscriben a la vida algorítmica deben ser concebidos abiertamente, incidiendo particularmente en los estudios de software, estudios de códigos críticos, estudios de rendimiento critico, estudios culturales y de medios de comunicación, antropología social, ingeniería inversa, humanidades y ciencias sociales, así como las artes visuales, la música y los estudios de sonido. Es importante avanzar en propuestas experimentales o híbridas en donde el arte de lo multimedia y los recursos en Internet juegan un papel preponderante.

Y el congreso sobre la vida algorítmica ha incluido todo esto….

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

¿Qué tiene que ver el periodismo con Drones, Algoritmos, Glass-News, Big data, Bots, Apps cartográficas, movilidad-ubicuidad y otros? (Parte 2)

Afortunadamente, el proceso transformador ya se viene dando, en mayor o menor medida, en las facultades de comunicación o escuelas de periodismo.  Pero, no en la magnitud deseada. De hecho, en mi opinión, algunas están cambiando lentamente. Tan lentamente que tal vez sea demasiado tarde.

Fuente: Amphibia. Mancini, 2008

Por ello, los cambios en la formación de la profesión periodística deben hacerse en un giro de 180 grados. ¿Cómo? Seguramente hay muchas ideas, aunque el requisito es que confluyan en las siguientes características:

Primero, hay adoptar la disposición del  cambio.

Segundo, Abrir un proceso de revisión de los planes de formación.

Tercero, Promover reuniones con los editores y profesionales de medios para estudiar las necesidades de formación. Sobre esto último, un matiz: no se trata de proporcionar a los medios lo que el editor o medio quiera y que la universidad se convierta en una cantera para el medio, sino, de consensuar el desarrollo profesional que se viene realizando con el  tipo de conocimiento que se debe dar en la universidad.

Cuarto, es importante la formación y uso constante de las tecnologías digitales. Por lo que su apuesta dentro de los planes de formación debe ser transversal. Pero que esto tampoco sirva de pretexto para convertir al periodista en un amanuense. Ese no es el objetivo. Corresponde al profesor decidir, en función de las investigaciones realizadas, en qué tipo de tecnología profundiza más que en otra.

Quinto, las facultades deben concebir secciones, ya no solo en función a una  especialidad, sino en función al conocimiento de unas determinadas aplicaciones tecnológicas. Y la búsqueda, la investigación sobre la aplicabilidad o no, y sobre todo, la práctica debe ser también una constante del docente en este ámbito.

Creemos que ya hay muchos “expertos” en redes sociales, community manager o social media (de hecho, yo mismo he participado en proyectos de redes sociales desde 2007). Estudiosos del impacto de la redes sociales (aunque algunos sin ser usuarios de la red social objeto de estudio) y habilidosos en el manejo de las mismas.  Material publicado (libros, capítulos, artículos, comunicaciones, ponencias) por doquier sobre el entorno de las redes sociales. Es decir, existe una masa crítica de interés, de conocimiento y hay que seguir. Pero, las redes sociales no deben constituirse en el único recurso de estudio y aprendizaje. De ahí que no resulte extraño que distintas asignaturas de un plan de estudios hagan eco de las redes sociales, situación que en muchos casos, derive en un solapamiento de temas, lo que se transforma en una pérdida de tiempo para los estudiantes.

Por tanto, en este proceso transformador hay que incorporar, en una magnitud similar al estudio de las redes sociales, otros entornos de formación que se han de dar para la creación de un perfil, repito, basado en secciones de aprendizaje tecnológico. Por ejemplo, investigar, practicar y analizar el impacto y uso potencial de aplicaciones tales como los Drones (para situaciones en peligro de periodistas corresponsales); como crear algoritmos (para el desarrollo de periodismo de datos); como adaptar el uso de Google glass (apostando por la movilidad-ubicuidad de la información) para la  difusión de noticias; análisis de  otros Bots (robots) de uso periodístico; Apps cartográficas (empezando por la creación de mashups con Google maps o el uso de Usahidi, una buena opción de mapeo de zonas de conflicto) para el desarrollo de la información geolocalizada; Big data (y su procesamiento a través de filtros y web scraping, creando una perfil de analista de datos); estudio y análisis de HCI (Human-Computer-Interaction) para el entorno de la usabilidad / pensar en la audiencia/ como lograr la fidelización con la interfaz de usuario; análisis del impacto de la gamification (uso de videojuegos para la transmisión de noticias);  estudio de la seguridad de la información (ciberespionaje), evangelizador tecnológico (con su correspondiente rol de testeo de aplicaciones), etc.

Como vemos, en la conjunción de este tipo de formación, con la renovación de los planes de estudio, se pone de manifiesto la convergencia en la mente de las personas (sobre todo de aquellos que van a dedicarse al mundo del periodismo o comunicación), y más concretamente, la interdisciplinariedad del conocimiento en la construcción de la nueva comunicación, del nuevo periodismo y de un nuevo perfil. Este tipo de perfil profesional es el que demanda la sociedad, los estudiantes, las empresas e instituciones y por ello, la universidad debe poner el acento en este proceso transformador.

En suma, los cambios deben venir por transformar las facultades en grandes laboratorios tecnológicos y de conocimiento científico.

Este artículo forma parte de la investigación “Estudio y experimentación de nuevos medios para la consolidación del periodismo en línea”, que se lleva a cabo en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la University of California Davis  © Jesús Miguel Flores Vivar.  

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

¿Qué tiene que ver el periodismo con Drones, Algoritmos, Glass-News, Big data, Bots, Apps cartográficas, movilidad-ubicuidad y otros? (Parte 1)

En 2009, con la efervescencia de las tecnologías digitales, hacía referencia a la obsolescencia del conocimiento tecnológico en un post titulado La convergencia está en la mente de las personas, en donde afirmaba que los profesionales de la información deberían estar constantemente actualizando sus conocimientos para no expandir o ser parte de la brecha digital.

En este sentido, respecto a los profesionales de la información que prestan servicios en una organización de noticias, una de las iniciativas que debía  -debe- poner el medio es una formación constante de su personal como consecuencia de la evolución de las tecnologías de la información. Pero, si no fuese una iniciativa del periódico o medio, entonces debe ser el propio profesional quien debe asumir la responsabilidad de su formación. Es verdad que las empresas de medios periodísticos han sido –son- los más castigados por los efectos de la crisis económicas, pero eso no puede convertirse en óbice para no incidir en la formación. Porque ya no se trata de salvar sólo al medio o, al profesional, sino,  y más importante se trata de salvar al periodismo, un modelo de información que el público, la sociedad siempre va a necesitar. Máxime si ese modelo ha sido garante de las democracias actuales.

Puesto el foco en el objetivo, entonces queda por desarrollar estrategias de cómo hacer todo esto. Para empezar, la tarea no es difícil, sino, simplemente ganas de querer hacerlo. Muchos de los que conocemos en el mundo de las tecnologías digitales, que trabajan en el mundo del periodismo o comunicación y que se han formado en el campo de las letras, ciencias sociales, o humanidades, son hoy grandes conocedores de los entornos digitales, tanto  así, que adquieren el cliché de expertos. Pero ¿donde han adquirido ese conocimiento para ostentar tal rango? La respuesta es simple: se han formado didácticamente, de forma autónoma, asistiendo a cursos (muchos gratuitos) o simplemente, estudiando tutoriales sobre determinadas aplicaciones que ha interesado  conocer a cada uno/a.

Ahora bien, de cara a las facultades de comunicación y su rol en la formación de los futuros periodistas o comunicadores ¿cabría decirles que su formación práctica sobre determinadas tecnologías deben adquirirlos de forma autodidactica? Obviamente, No. Por lo que son las universidades las que han de asumir el protagonismo asignado en el nuevo ecosistema de la información.

Es verdad que la esencia de la formación en una universidad se basa en la Ciencia, en la doctrina del conocimiento. De hecho, para quienes han lo olvidado, este es el punto de partida y el matiz significativo entre los que asisten a formarse a las aulas universitarias y los que no. La función de la universidad por cumplir este rol es universal.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que otro de los roles asignados a la universidad es la formación de profesionales altamente cualificados para el desempeño de una función al servicio de la sociedad.  Y aquí es donde la universidad tiene que ejercer ese rol asignado de tal manera que su valoración positiva por la sociedad sea una constante.  ¿Qué hacer para lograr esto? La respuesta viene por la propuesta de una transformación del proceso de formación de determinadas disciplinas del conocimiento. Y una de estas corresponde al Periodismo y, más ampliamente, a la Comunicación…..

Este artículo forma parte de la investigación “Estudio y experimentación de nuevos medios para la consolidación del periodismo en línea”, que se lleva a cabo en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la University of California Davis  © Jesús Miguel Flores Vivar.  

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

En la pervivencia del periodismo, la clave está en el algoritmo

Kevin Kelly (2012)[1], investigador y experto en tecnologías, dice que las tecnologías buscan para nosotros, pero ¿Qué buscan?. De esta afirmación nos valemos para indicar que el uso de aplicaciones por parte de los usuarios no viene dado per se para el periodismo o comunicación, sino que corresponde adaptar, desarrollar y diseñar un entorno más, específico para el funcionamiento de tal o cual tecnología. Un desarrollo que se basa en que un todo funcione según los flujos de trabajo o parámetros que tenga trazados. Es decir, un flujograma generado por un algoritmo.

Antes de dar la definición acerca del algoritmo y su relación con el periodismo y, concretamente con el periodismo de datos, vamos a situarnos en los antecedentes del periodismo de investigación a través de fuentes y datos.

Desde los revolucionarios años 1960, la situación del periodismo de investigación ha cambiado mucho, sobre todo, porque se ha abierto una variante que además de utilizar los datos y las fuentes, suma la utilización de diferentes aplicaciones tecnológicas para su desarrollo. Tras el escándalo del Caso Watergate, recogido por Carl Bernstein y Bob Woodward, en el Washington Post –por el que recibieron el premio Pulitzer en 1973– provocando la dimisión de Richard Nixon en 1974, se han sucedido muchos trabajos de investigación basándose en la recuperación y análisis de datos e información pública como la  que hicieron los citados periodistas del Post en los archivos de la Biblioteca del Congreso estadounidense.

Hoy, la técnica de los algoritmos juega un papel fundamental en la construcción de la nueva información. Solo necesitamos saber un poco de lógica binaria y de ingeniería inversa para crear nuestro propio algoritmo que puede servir para procesar la información. Por ejemplo, la mayoría de agregadores de noticias están hechas por algoritmos que permiten seleccionar y encontrar información según el interés de cada usuario. Google es por excelencia, el rey de los algoritmos.

Pero ¿Qué es un algoritmo? ¿Qué conocimientos son necesarios para crearlos? ¿Por qué se han convertido en una especie de piedra filosofal en la construcción de la información? ¿Qué relación guarda con el periodismo de datos? Para empezar, un algoritmo es el proceso de una acción. Un proceso o flujo de trabajo que está supeditado a ordenes (parametrizadas) que el creador del algoritmo ha configurado.  Según recoge la Wikipedia, un algoritmo es

un conjunto prescrito de instrucciones o reglas bien definidas, ordenadas y finitas que permite realizar una actividad mediante pasos sucesivos que no generen dudas a quien deba realizar dicha actividad. Dados un estado inicial y una entrada, siguiendo los pasos sucesivos se llega a un estado final y se obtiene una solución. Su empleo es en matemáticas, lógica, ciencias de la computación y disciplinas relacionadas.

Los algoritmos pueden ser expresados de muchas maneras, incluyendo al lenguaje natural, pseudocódigo, diagramas de flujo y lenguajes de programación entre otros. Muchos algoritmos son ideados para implementarse en un programa utilizando el pseudocódigo que es una descripción de alto nivel de un algoritmo que emplea una mezcla de lenguaje natural con algunas convenciones sintácticas propias de lenguajes de programación, como asignaciones, ciclos y condicionales, aunque no está regido por ningún estándar.

La relación existente entre un algoritmo y el periodismo de datos es cada vez más pertinente. El hecho más reciente se desprende de una nota del Knight Center Periodismo para las Américas[2] que da cuenta en un post acerca de un terremoto de magnitud 4.4 que despertó a California el lunes 17 de marzo de 2014. El primer reportero en cubrir la noticia fue un algoritmo llamado Quakebot, recopilador de datos diseñado por el periodista y programador Ken Schwencke de Los Ángeles Times, según referencia la revista digital Slate.

Quakebot fue diseñado por Schwencke hace más de dos años para recopilar datos de interés periodístico de alertas publicadas por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS,siglas en inglés), introduciéndolos a una plantilla noticiera escrita con anterioridad. La nota preliminar se guarda en el sistema de manejo de contenido del periódico mientras que se manda una alerta por correo a un editor humano, quien revisará la nota y decidirá si publicarla en línea. Cuando Quakebot recibió una alerta del USGS señalando un terremoto de magnitud 3.0 o mayor (algo menor no causaría mucho impacto) a las 6:25 a.m., hora del Pacífico, mandó un correo a Schwencke quien publicó la nota pocos minutos después, asegurando que su periodico, Los Angeles Times, fuera el primer medio en reportar la noticia. Y es sólo el principio….



[1][1] Kevin Kelly fue editor ejecutivo de la revista Wired durante siete años. Ha escrito para The New York Times, The Wall Street Journal y the Economist. Previamente ha Publicado el libro Fuera de Control y el bestseller New Rules for a New Economy.

Etiquetas: , , , , , , ,

Los estudios de periodismo deben incluir nociones de programación

Es hora de que los futuros periodistas sepan cómo trabajar con el código, como desarrollar una aplicación, como crear y diseñar. Asumiendo que se viene enseñando a los estudiantes de periodismo las técnicas del siglo pasado, es hora de innovar los planes de estudio realizando un cambio de 180 grados.

Pero, el aprendizaje de un software específico obliga a una formación continuada (Briggs, 2007). Nadie puede aprender narración digital en un semestre. Por ejemplo, el dominio de Dreamweaver, Flash o cualquier CMS[1], no es que sea complicado su aprendizaje, pero tampoco hay que pensar que se aprende de “prisa y corriendo” subestimando la magnitud del conocimiento de este tipo de aplicaciones, por lo que incluir su aprendizaje en un curso de periodismo online o ciberperiodismo, como materia optativa puede hacer más daño que bien. Esto significa que debemos estar enseñando código en todos los cursos del grado de Periodismo (cada semestre, cada año, hasta su graduación).

La oferta de trabajos para diseñadores y periodistas que saben escribir código está creciendo exponencialmente. Por tanto, vamos a coger “el toro por los cuernos” o, lo que es lo mismo, devorar la lectura de la obra “El arte de la guerra” y atacar el problema de la (mala) formación desde todos los ángulos. Dicho en roman paladino: Tenemos que enseñar a los estudiantes a ser más tecnológicamente alfabetizados. Tenemos que enseñarles cómo aprender y cómo errar. Porque no es lo mismo ser nativo digital que alfabeto digital. Esto no significa que los redactores o editores individuales de sus contenidos en blogs o páginas web, que han aprendido un poco de programación deben terminar por convertirse en un ingeniero de software o un diseñador web. Obviamente, no. Tampoco el objetivo final es la fluidez en la programación de software. Sin embargo, hay un valor añadido en la comprensión de cómo los navegadores leen y procesan nuestras historias.

Por ello, a la cobertura periodística y redacción de una historia, se suman, el escribir algo de código (HTML, CSS, Javascript) y la programación de aplicaciones y servicios complejos, lo que convierte al periodista profesional en un perfil con toda una colección de habilidades.

[1] CMS es el acrónimo de Content Management System (Sistema de Gestión de Contenidos)

Etiquetas: , , , ,

Nuevo ecosistema: los iconos de la red irrumpen en el modelo empresarial de los medios

En la víspera del aniversario del bombardeo atómico sobre Hiroshima, Japón, otra bomba mediática se hizo realidad en el mundo, el pasado 5 de agosto. La noticia que ha conmocionado al sistema mediático mundial fue la adquisición del emblemático periódico estadounidense Washington Post (propiedad de la familia Graham) por parte de uno de los iconos del mundo de la Red, Jeff Bezos, creador de la gran tienda virtual y comercio electrónico, Amazon.

Don Graham, exdirector ejecutivo del Post, explica en un video, el proceso que culminó con la venta del periódico a Jeff Bezos, por 250 millones de dolares.

Andrew Beaujon, escribe en el Poynter, un artículo titulado “What journalists need to know about Bezos’ purchase of The Washington Post“. En dicho artículo, Beaujon resume los puntos de todo aquello que los periodistas deben saber acerca de la compra del Post, destacándose, en las siguiente líneas, algunos de ellos.

Diversos expertos del sector mediático han venido dando sus opiniones respecto a este hecho que marca un antes y un después den la trayectoria del Post, periódico de más de un siglo de existencia. Así, el influyente Jeff Jarvis, autor de buzzmachine, escribe. “Una organización de noticias debe estar siempre abierto (soy un discípulo de  Alan Rusbridger de The Guardian). También quiero ver la innovación y la experimentación en el Post realizado al aire libre por lo que el resto de la industria puede beneficiarse de ella. Entonces, tal vez Bezos pueda salvar  más de un periódico “.

Por su parte, Karen Dunlap, presidenta del Poynter dijo en un correo electronico que ”La verdadera historia es sobre el periodismo, no sólo hoy, sino en las próximas semanas o años por delante”. Añadiendo. “Compartimos la conmoción y tristeza por la venta de una gran organización de noticias de propiedad familiar. Pero, celebramos la disposición Jeff Bezos de invertir en una compañía de noticias destacada y mantener el liderazgo del equipo en su lugar. La verdadera medida de la venta se verá en la calidad del periodismo bajo un nuevo dueño “.

“Fin de una era”. Así tituló y publico en su cuenta de Instagram (imagen de abajo), el exeditor ejecutivo, Marcus Brauchli. “La familia Graham-Don, Amanda Bennett, Laura, Tim O’Shaughnessy y Will-abandonan el auditorio de la compañía, el lunes tras el el anuncio de la venta del Post” , añadiendo “Un valiente acto, desinteresado, tan duro como cualquier otro, hecho con dignidad y lealtad”

 

 

Etiquetas:
Categorias: Aplicaciones