‘Internet Media Lab’

Aprender a programar. Esto es lo que deben –y quieren- saber los estudiantes de periodismo

El conocimiento ya no se da de forma vertical. Ahora el conocimiento es horizontal. Más aun, el conocimiento es interactivo y participativo. Por tanto, el conocimiento de las tecnologías digitales, sumado a la constante evolución (tecnológica) podría convertir en obsoletos a profesionales y medios.

Sin embargo, mucho de este conocimiento tecnológico no se imparte en las facultades o en las escuelas de periodismo y comunicación. Por esta razón, entre otras, deben formularse propuestas que impliquen un cambio radical de 180 grados en los planes formativos de periodismo, destacando, fundamentalmente, la creación del perfil de periodista programador.  Hace más de dos décadas, un antiguo colega periodista, director de uno de los principales grupos de comunicación, decía: “No concibo ningún periodista de esta era digital (1998) que no sepa codificar en HTML”. Ante tal afirmación, y en los tiempos actuales, surge la pregunta: ¿Todos los periodistas saben -sabemos- codificar? Más aún: ¿son capaces los periodistas de crear un algoritmo informativo? Es decir ¿saben –sabemos- los periodistas trabajar con códigos de programación informática? Porque ese es el tipo de conocimiento que demanda el ecosistema mediático. Es la nueva nomenclatura del saber periodístico.

El mundo de los datos masivos (Big data) deriva en el aprendizaje de lenguajes de programación como Python o R y deben constituirse en elementos comunes en la carrera de periodismo, además de necesarios en la consolidación de perfiles profesionales de periodismo de datos.

De la misma forma que el aprendizaje del HTML y la utilización de gestores de contenido es cosa del pasado-presente consolidado, ahora, en el aprendizaje que deben asumir, por un lado, los periodistas y estudiantes de periodismo y, por otro, la enseñanza de los académicos, se suma un nuevo reto: la enseñanza-aprendizaje de la programación. Y Python, por ejemplo,  es una aplicación muy asequible y accesible para potenciar el perfil del periodista de datos.

Por tanto, que no nos asusten estos conceptos que empiezan a surgir dentro de los avances tecnológicos del periodismo. Porque el desarrollo del Periodismo de datos se basa en todo esto: el acceso a la información y transparencia informativa, investigación periodística y conocimiento tecnológico. Son elementos cruciales para el desarrollo y consolidación del Periodismo de datos, cuyas fases son: acceso a los datos, limpieza de datos, filtración, análisis, verificación y visualización. Y el setenta por ciento de este conjunto de fases, requiere de las destrezas y habilidades tecnológicas con la programación de fondo.

En este escenario, los periodistas –y los estudiantes de periodismo- deben poseer un conocimiento de las tecnologías basadas en la programación informática. De la misma forma como antaño –y aun en la actualidad- el redactor que cubría un hecho iba acompañado de un fotógrafo –reportero gráfico o fotoperiodista- o, del reportero de televisión que va acompañado de un camarógrafo, hoy, necesitamos del acompañamiento del programador informático. Más aun, ¿por qué un periodista no puede ser un programador? Si somos conscientes y no es contradictorio que un periodista sepa como desenvolverse como reportero gráfico o sepa las técnicas del camarógrafo ¿porque no podemos pensar que también debe tener conocimientos de programación? Lamentablemente, este tipo de conocimiento está aún en pañales en los planes de estudio de  periodismo.

Muchos académicos se resisten a incluirlo, so pretexto de que el periodista es periodista y no tiene por qué saber cómo se trabaja con el código de programación. Craso error. Pensar así, en mi opinión, es vivir  anquilosado en el pasado.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

En 2009, Internet mataba al periodismo impreso. En 2019, Internet está matando al periodismo de la Red

Jeff Israely, ex corresponsal de la revista Time en Europa y cofundador de la compañía de noticias Worldcrunch, con sede en París, en un artículo publicado en el sitio Niemanlab, analiza el entorno actual de las organizaciones de noticias, con un titular impactante y que encierra en cierta forma la situación actual de los medios: si en 2009 internet mataba al periodismo impreso; en 2019, internet está matando al periodismo de la Red.

Y es que para algunos analistas y emprendedores como Rafat Ali, fundador de paidContent y que vendiera a The Guardian y fundador actual de Skift, una empresa de la industria de viajes, quien afirma que  ”Los medios de comunicación son un negocio simple: usted elige un sector, y deja de cubrir todo lo demás, obtiene una audiencia, los vende, como publicidad, o vende la publicidad a esa audiencia mediante suscripciones o servicios de pago. Ese es el negocio. No hay otra manera de hacer medios de comunicación”.

¿Ninguna otra manera? Probablemente sea un poco arrogante esa afirmación. Aunque está claro que hablamos de esfuerzos con fines de lucro. Sin embargo, sus palabras tienen un peso adicional en medio del retroceso de algunas de las principales operaciones de las organizaciones de noticias generalistas de los medios digitales. En este esquema, Israely, se pregunta: ¿Realmente no hay una forma sostenible para las noticias digitales que no sean los medios verticales B2B?

Como editor anglófono con sede en París, el negocio de Jeff Israely ha crecido gracias a un tipo de ingeniería inversa del modelo B2B. Trabajan en una variedad de temas aprovechando una primera ventaja que es hacerlo en inglés en el mercado francés (y europeo) tanto para los servicios de pagos por suscripción como para una audiencia mundial modesta. También han aprovechado las asociaciones y el apoyo de la fundación, mientras buscan oportunidades de ingresos distintas vinculadas a la fotografía. Saben que el reto no es fácil dado que han de seguir adelante sin una especialización lo que implica que tanto los servicios que ofrecen  como su audiencia sean más difusos. Esto les obliga a buscar formas de segmentar la cobertura y las audiencias, al mismo tiempo que mantienen el objetivo continuo para que funcione como un todo coherente.

Pero más allá del producto y el modelo se encuentran preguntas similares de una empresa de medios: ritmo y escala. El inicio del evangelio digital a menudo incluye la búsqueda de capital de riesgo y / o el compromiso de hacer grande el proyecto o fallar lo más rápido posible. Y esto nos devuelve a las grandes noticias de la industria de la información. Rafat Ali ha ensalzado por mucho tiempo las virtudes de mantener la inversión externa lo más limitada posible, advirtiendo acerca de las desventajas de las salidas de empresas de riesgo que han respaldado a los medios digitales que se han visto en los últimos 18 meses, lo que ha culminado con la reciente avalancha de despidos llevados a cabo en HuffPost y BuzzFeed.

Más información en Niemanlab

Etiquetas: , , , , , ,

Evolución y tendencias en la enseñanza-aprendizaje del Ciberperiodismo (Parte I)

En un reciente análisis titulado “Evolution and Trends in Teaching and Learning of Cyberjournalism” (Evolución y tendencias en la enseñanza-aprendizaje del Ciberperiodismo) de próxima publicación como capítulo del libro “Organizational Transformation and Managing Innovation in the Fourth Industrial Revolution”, coordinado por Alicia Guerra, profesora de la Universidad de Extremadura y editado por IGI Global (https://www.igi-global.com/), analizo los aspectos formativos, las tendencias y las iniciativas que algunas facultades y escuelas pueden y deben desarrollar -algunas ya lo hacen- como parte experimental de un nuevo ecosistema educacional.

En dicho capitulo, propongo, entre otros temas, una reflexión del periodismo como disciplina profesional y científica, cuya enseñanza está avalada y justificada en las universidades de prestigio mundial en donde se fomenta la investigación aplicada de modelos periodísticos con tecnologías emergentes a través de medialabs. Todo ello sin menoscabo de mantener en alza los principios éticos, el uso y contraste de fuentes de información, el fomento de la calidad en la redacción de contenidos e ilustraciones creadas y producidas en plataformas digitales y multimedia.

La amalgama de estudios e informes, derivados de proyectos de innovación docente, cuyos resultados parciales se divulgan en el blog Cultura de Red de la Plataforma de Divulgación Científica del Sistema Madri+d (http://www.madrimasd.org/blogs/culturadered/), abordan cuestiones fundamentales sobre el cambio y transformación que deben darse en las facultades de comunicación y escuelas de periodismo como consecuencia del impacto tecnológico y digital.

Para los agoreros, el periodismo como profesión está en crisis hasta el punto de vaticinar su desaparición, por lo menos, en el formato papel. Pero, los optimistas (que afortunadamente son más), ven como las tecnologías generan grandes oportunidades de negocio basado en los nuevos medios digitales. En este escenario, las facultades tienen un papel fundamental por cuanto poseen el rol de la formación de periodistas. Aunque, diversos expertos, investigadores y académicos a ambos lados del Atlántico, se pronuncian reflexionando sobre lo (in)necesario? de la formación académica o la situación actual de los estudios de periodismo y el cambio en la currícula formativa. Como he analizado en diversos artículos, las posiciones suelen ser contrapuestas entre aquellos/as que promueven el ejercicio del periodismo previa titulación adquirida en una facultad y, por otro lado, aquellos/as que defienden que el hacer periodístico no requiere de titulación alguna (situación que pasa en España) puesto que la que decide quien es periodista es la empresa periodística que contrata los servicios de profesionales (con titulación o no) para desarrollar labores de reporterismo (u otras afines), a quienes entrega un carne de periodista.

El periodismo es el pilar de toda sociedad democrática, por consiguiente su presencia es y seguirá siendo necesaria. Y más necesaria aun cuando vemos que aumenta la `infoxicación´ (información toxica), fake news (bulos), post verdad, etc, lo que conlleva a que su desarrollo y practica deba ser realizada por periodistas profesionales altamente cualificados. Cualificados no solo en el manejo de herramientas tecnológicas, sino, también, en la propia cultura del periodismo profesional: crítico, influenciador, de opinión e interpretador de los hechos con la objetividad, subjetividad y valores éticos que caracteriza a un profesional de los medios, ejemplos que podemos encontrar en la propia historia del periodismo. La evolución del ecosistema informativo nos lleva por ese camino.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

¿Es necesaria una titulación en periodismo? Como la situación del ecosistema informativo actual justifica los estudios de periodismo en las facultades

Si decides que tal vez la escuela de periodismo no es perfecta para ti, entonces aprovecha cada oportunidad para desarrollar las habilidades que necesitarás en el periodismo fuera de tu plan de estudios”,

sostiene Sammy Mack, periodista de salud pública, de 34 años, de WLRN en Miami, en una entrevista realizada por Marlee Baldridge, reportera y becaria investigadora 2018 de Google News Initiative, y publicado como artículo en la web de referencia NiemanLab de la Universidad de Harvard.

El artículo de Marlee Baldridge, titulado “Should you major in journalism? Here are stories from eight working journalists who didn’t” (“¿Deberías especializarte en periodismo? Aquí tienes historias de ocho periodistas en activo que dicen que no”) da cuenta de situaciones que ocurren en los medios y contextos estadounidenses referenciando la historia de ocho periodistas entrevistados, pero, dada la globalización de la comunicación y los medios en la que estamos inmersos, es posible que sea una situación que ya esté pasando en muchos otros países, incluido España.

Al respecto, diversos expertos, investigadores y académicos a ambos lados del Atlántico, se pronuncian reflexionando sobre lo (in)necesario? de la formación académica o la situación actual de los estudios de periodismo y el cambio en la currícula formativa. Las posiciones suelen ser contrapuestas entre aquellos/as que promueven el ejercicio del periodismo previa titulación (lo que debe conllevar un marco normativo para el ejercicio profesional como la implantación de los colegios profesionales) adquirida en una facultad y, por otro lado, aquellos/as que defienden que el hacer periodístico no requiere de titulación alguna (situación que pasa en España) puesto que la que decide quien es periodista es la empresa periodística que contrata los servicios de profesionales (con titulación o no) para desarrollar labores de reporterismo (u otras afines), a quienes entrega un carne de periodista.

El periodismo, en stricto sensu, es el pilar de toda sociedad democrática, por consiguiente su presencia es y seguirá siendo necesaria. Pero, el auge de la `infoxicación´ (información toxica), fake news (bulos), post verdad, etc, conlleva a que su desarrollo y practica debe ser realizada por profesionales periodistas altamente cualificados. Cualificados no solo en el manejo de herramientas tecnológicas, sino, también, en la propia cultura del periodismo profesional: crítico, influenciador, de opinión e interpretador de los hechos con la objetividad, subjetividad y valores éticos que caracteriza a un profesional de los medios, ejemplos que podemos encontrar en la propia historia del periodismo. La evolución del ecosistema informativo nos lleva por ese camino.

Por tanto, creo que lo que tenemos que cuestionar y reflexionar es, en principio, qué es el periodismo para luego profundizar en su estudio en las facultades de comunicación o escuelas de periodismo. No pensar así, es lo que ha llevado a que muchos tiendan a subestimarlo como disciplina académica y profesional, pensando que sigue siendo un oficio que cualquiera puede realizar con un mínimo de conocimientos en redacción o la simple experiencia en el uso de herramientas tecnológicas (como los blogs o redes sociales). Precisamente, creer que el uso de una u otra herramienta es periodismo es lo que ha vaciado de contenido su enseñanza. La tecnología es sólo un medio más. No es el fin en sí mismo. Aunque su aprendizaje sea inherente  del periodismo actual tanto, para su ejercicio como profesión así como estudio de disciplina del conocimiento.

Actualmente, muchos estudiantes de periodismo pueden estar desencantados con la formación recibida en sus facultades. Pero, no encontrar en las aulas lo que les (nos) forma, debe desafiarnos a pensarlo, no a despreciarlo. Por ello, la solución pasa por una reforma curricular en los planes de estudio de periodismo y comunicación. Es necesario (por no decir, imprescindible) un cambio de ciento ochenta grados en dichos planes formativos. Cambios que deben venir precedidos, primero, con la concienciación de todo lo que la transformación digital implica, y segundo, en la inter-multidisciplinariedad de conocimientos que deben adoptarse para formar profesionales con las competencias necesarias que hagan “amar” lo que han estudiado. Estos cambios deben ser integrales, que impliquen no sólo un cambio de denominación de materias sino, también (y quizás lo más importante) cambios en los contenidos. De nada sirve disfrazar el mismo contenido con nuevos nombres. A todo esto se debe sumar la creación y puesta en marcha de un colegio profesional, que vele, entre otras cosas, por los intereses de los titulados en periodismo o comunicación. La cantidad de titulados actuales en la disciplina periodística constituye una masa critica suficiente para abordar la cuestión del colegio profesional durante tanto tiempo olvidada o dejada de lado por intereses creados.

Sólo de esta forma evitaremos que las facultades de comunicación se conviertan en bolsas de titulados frustrados, tal como se deja entrever en el artículo de Marlee Baldridge publicado en el Nieman Lab.

Etiquetas: , , , , ,

El periodismo de datos requiere de planes formativos que incluyan técnicas en el tratamiento del Big data

Los cambios y transformaciones tecnológicas implican algunas adaptaciones de la profesión periodística y de los medios de comunicación al ser los primeros afectados por estos cambios vertiginosos, incluyendo, el propio concepto de periodismo. Es obvio que el periodismo es algo más -bastante más- que tener una página web, colgar un vídeo en YouTube o narrar la vida del vecino en Facebook.

Por lo que el hecho de que estemos viviendo un proceso de cambio y adaptación a las nuevas tecnologías, no exime al profesional de tener que saber y conocer cómo se redacta una noticia, cómo se hace un editorial, de qué manera se estructura una información, cual es el origen y la historia de los medios de comunicación y un largo etcétera que ni se improvisa ni se adquiere de forma automática. Sin embargo, la forma como la noticia debe ser presentada está cambiando más rápido de lo que imaginamos. Y gran parte de la causa-efecto se encuentra en el uso de aplicaciones tecnológicas que directa e indirectamente afectan al periodismo, a los profesionales de los medios y a los estudiantes de Periodismo.

Estas transformaciones han hecho emerger y consolidar nuevos modelos informativos por lo que, desde 2009, empezamos a percibir una forma novedosa de contar historias periodísticas denominado periodismo de datos. Desde 2014, prácticamente cada semana ha venido apareciendo un nuevo sitio sobre este entorno, en donde aplicaciones algorítmicas y otras tecnologías para la visualización de datos, juegan un papel cada vez más importante.

En la actualidad, los medios de comunicación, principalmente, los más emblemáticos, se han volcado en el desarrollo de algoritmos y uso de herramientas y recursos dentro de sus sitios web con el objetivo no solo de explorar y expandir esta vertiente informativa, sino, también, como una estrategia de imagen vanguardista del medio. En esta expansión del fenómeno del periodismo de datos se suma, por un lado, el tratamiento de los datos masivos y por otro, el concepto de acceso abierto de la información en la que se encuentran involucrados diversos actores sociales.

Estos matices son indicadores de lo fundamental que resulta el periodismo de datos en la elaboración de reportajes periodísticos.

Este es un extracto de los análisis realizados en el marco del proyecto de investigación “Innovación y Experimentación de Nuevas Narrativas y Medios con Tecnologías Disruptivas Emergentes”

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

La credibilidad del periodismo…y del periodista

El periodismo necesita de una declaración de principios para mantener su credibilidad. Primero, está la cuestión de quien es periodista. El debate de siempre ha sido ¿es periodista aquella persona que posee el titulo universitario de Licenciatura o Grado en periodismo? O ¿es periodista aquella persona que independientemente de su formación ha sido contratado por un medio de comunicación?

Para muchos, el periodista, en el sentido que ha acompañado al profesional de la información –antes oficio periodístico- es una especie en extinción. Una de las razones se da cuando escuchamos y vemos la sordidez con la que algunos profesionales, presentadores y comparecientes en los medios, principalmente, audiovisuales (y ahora digitales), tratan lo que ellos llaman noticias, nos cuesta creer que algunos personajes que tan reiteradamente afirman ser, tengan un titulo de periodista.

Si es periodismo lo que hacen, desde luego sólo nos quedan dos caminos: 1) estudiar otra profesión o, 2) buscar un nombre con la que los verdaderos periodistas puedan identificarse  tal como se hacía hace algunos años, con orgullo, cuando se tenía que cubrir, por ejemplo, una información en medio de conflictos bélicos, cubrir un evento social o político o hacer un reportaje sobre terrorismo.

Pero no sólo los pseudo profesionales hacen daño al verdadero periodismo, sino, también, la proliferación de medios digitales y mala praxis de las redes sociales que propagan información sin contrastar. En los últimos años, se ha fagocitado el termino Fake news (noticias falsas o bulos) que no hace sino causar un daño, muchas veces, difícil de reparar a personas, instituciones o medios.

Las Fake news se han convertido en el arma de algunas organizaciones o personas que amparándose en el anonimato que es característico de los medios sociales, propagan información que en la red produce el efecto “bola de nieve” al ser viralizada a nivel mundial por los millones de usuarios.

Etiquetas: , , , ,

El periodismo no es un oficio, es una disciplina del conocimiento en el ecosistema de los nuevos medios

Los periodistas deben reinventar el periodismo. Esta travesía debe hacerse tanto desde una lógica narrativa como desde una perspectiva de negocio sorteando los retos que debe afrontarse en la consolidación de los nuevos roles dentro de la sociedad y de su aprendizaje como ciencia de la comunicación.   

En este nuevo paradigma, muchos se han lanzado en la búsqueda de la piedra filosofal del modelo (narrativo, de negocio, contextual) a seguir. En primer lugar, desde corporaciones periodísticas de gran renombre y trayectoria, pasando por empresas tecnológicas que creen que su invento basado en bits y algoritmos es la panacea de los medios hasta aventureros digitales (en el buen sentido) que conciben sitios de información como resultado de sus destrezas y habilidades técnicas, se han puesto como objetivo encontrar las formulas sobre la rentabilidad de los medios. (más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Crece la importancia de la privacidad de los datos

Ante los cambios experimentados en la utilización de la tecnología y la llegada de la Internet de las Cosas y del Big data, se observa mayor interés por proteger los datos personales en la red. 

Esta es una de las conclusiones que se da en el informe “La Sociedad Digital en España 2017″ de Fundación Telefónica, presentado el 05 de febrero de 2018. El nivel de importancia que los usuarios otorgan a la privacidad de los datos es ligeramente superior en 2016. Junto a este aumento de la inquietud por la privacidad, los usuarios también manifiestan mayor interés por la posibilidad de identificar y borrar datos personales de Internet. (Ver gráfico).

Para los expertos, lejos de ser un año de transición, se constata que 2017 ha sido un año muy activo, en el que muchos de los movimientos tecnológicos de años anteriores han acelerado su desarrollo, como es el caso del despliegue de fibra óptica o la utilización del móvil como puerta de acceso a todo tipo de servicios.

Por otro lado,  existen más líneas móviles que habitantes en el mundo. El Informe indica que el número de líneas móviles superó por primera vez al total de la población mundial. La penetración de telefonía móvil alcanzó en 2017 las 103,5 líneas por cada cien habitantes, lo que representa 7.740 millones de suscripciones totales.

Volviendo a la privacidad de los datos, la cantidad de información y de datos que lo usuarios publican y comparten en Internet tanto con empresas como con otros internautas es cada vez mayor. Ante los cambios experimentados en la utilización de la tecnología y la llegada de la Internet de las Cosas y del Big data, se observa mayor interés por proteger los datos personales en la red. Por este motivo, por tercer año consecutivo, se incluye en el estudio cuestiones relacionadas con las actitudes que mantienen los usuarios ante la seguridad y la privacidad.

En líneas generales, el nivel de importancia que los usuarios otorgan a la privacidad de los datos es ligeramente superior en 2017. Así, al 83,7% de la población le preocupa la privacidad (de una escala de 1 a 10, la valoran con 7 o más), lo que supone 3,4 puntos porcentuales más frente al año anterior. Esta preocupación es más elevada entre las mujeres (89%) que entre los hombres (78,3%), con unas diferencias por género que se mantienen en torno a 10 puntos. Los más jóvenes, aquellos con edades comprendidas entre los catorce y diecinueve años, son los que muestran mayor sensibilidad por estos temas si los comparamos con las generaciones anteriores: casi nueve de cada diez se interesan por la privacidad.

En este contexto, surge una disyuntiva entre privacidad y confidencialidad de los datos frente a la transparencia y el acceso abierto a la información. Un dilema que el Periodismo de datos debe afrontar en el tratamiento y procesamiento de los datos masivos, por lo que surge la necesidad de concienciarnos en una ética de los macrodatos para seguir haciendo una periodismo con el rigor informativo que la sociedad demanda y que debe caracterizar el buen periodismo.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

El algoritmo como innovación en el tratamiento de datos masivos para el periodismo

Kevin Kelly (2012)[1], investigador y experto en tecnologías, dice que las tecnologías buscan para nosotros. Pero ¿Qué buscan? De esta afirmación y pregunta nos valemos para indicar que el uso de aplicaciones no se desarrollan per se para el periodismo o comunicación, sino que toca adaptar, desarrollar y diseñar un entorno más ad hoc para el funcionamiento de una determinada tecnología para los usos periodísticos . Un desarrollo que se basa en que un todo funcione según los flujos de trabajo o parámetros que tenga trazados. Es decir, un flujo-grama que es generado por un algoritmo.

Hoy, la técnica de los algoritmos juega un papel fundamental en la construcción de la nueva información. Solo necesitamos saber un poco de lógica para crear nuestro propio algoritmo que puede servir para procesar la información. Por ejemplo, la mayoría de agregadores de noticias están hechas por algoritmos que permiten seleccionar y encontrar información según el interés de cada usuario. Google es por excelencia, el rey de los algoritmos.

 

Pero ¿qué es un algoritmo? ¿Qué conocimientos son necesarios para crearlos? ¿Por qué se han convertido en una especie de piedra filosofal en la construcción de la información? ¿Qué relación guarda con el periodismo de datos? Para empezar, básicamente un algoritmo es el proceso de una acción. Un proceso o flujo de trabajo que está supeditado a ordenes (parametrizadas) que el creador del algoritmo ha configurado.

Según recoge la Wikipedia, un algoritmo es un conjunto prescrito de instrucciones o reglas bien definidas, ordenadas y finitas que permite realizar una actividad mediante pasos sucesivos que no generen dudas a quien deba realizar dicha actividad. Dado un estado inicial y una entrada, siguiendo los pasos sucesivos se llega a un estado final y se obtiene una solución. El algoritmo se empleo en matemáticas, lógica, ciencias de la computación y disciplinas relacionadas.

Los algoritmos pueden ser expresados de muchas maneras, incluyendo al lenguaje natural, pseudocódigo, diagramas de flujo y lenguajes de programación entre otros. Muchos algoritmos son ideados para implementarse en un programa utilizando el pseudocódigo que es una descripción de alto nivel de un algoritmo que emplea una mezcla de lenguaje natural con algunas convenciones sintácticas propias de lenguajes de programación, como asignaciones, ciclos y condicionales, aunque no está regido por ningún estándar.

La relación existente entre un algoritmo y el periodismo de datos es cada vez más pertinente. El hecho más paradigmatico se desprende de una nota del Knight Center Periodismo para las Américas[2] que da cuenta en un post acerca de un terremoto de magnitud 4.4 que despertó a California el lunes 17 de marzo de 2014. El “primer reportero” en cubrir la noticia fue un algoritmo llamado Quakebot, recopilador de datos diseñado por el periodista y programador Ken Schwencke de Los Ángeles Times, según referencia la revista digital Slate.

Quakebot fue diseñado por Schwencke para recopilar datos de interés periodístico de alertas publicadas por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), introduciéndolos a una plantilla noticiosa escrita con anterioridad. La nota preliminar se guarda en el sistema de manejo de contenido del periódico mientras se envía una alerta por correo a un editor humano, quien revisará la nota y decidirá si la publica en línea o no. Cuando Quakebot recibió una alerta del USGS señalando un terremoto de magnitud 3.0 o mayor (algo menor no causaría mucho impacto) a las 6:25 a.m., hora del Pacífico, mandó un correo a Schwencke quien publicó la nota pocos minutos después, asegurando que Los Angeles Times fuera el primer periódico en reportar la noticia. Y esto es sólo el principio…



[1] Kevin Kelly fue editor ejecutivo de la revista Wired durante siete años. Ha escrito para The New York Times, The Wall Street Journal y The Economist. Previamente ha Publicado el libro Fuera de Control y el bestseller New Rules for a New Economy.

Etiquetas: , , , , , , ,

El periodismo de datos es inter y multidisciplinar (El Escorial 2017)

El periodismo de datos consiste en usar herramientas estadísticas y de visualización para contar mejor las viejas historias y descubrir nuevas historias que contar. Es la nueva veta del periodismo de investigación. Pero, el periodismo de datos es posible gracias a la evolución tecnológica que ha dado lugar a la digitalización de los hechos que suceden en el mundo y al uso de herramientas de intercambio de conocimientos unida a la conciencia cívica y la necesidad de transparencia de los periodistas, activistas, administradores y personas que encuentran representación en las filas de la cultura informal del Open Data.

Esta disciplina está siendo un referente en grandes medios de comunicación a nivel internacional como The New York Times o el diario británico The Guardian que, desde 2009, vienen consolidando este modelo periodístico y desarrollando iniciativas en función a los datos y las visualizaciones como elementos diferenciadores de sus noticias y clave para atraer lectores en un momento de transformación del periodismo en el ecosistema digital y multimedia. Desde una perspectiva académica, universidades de prestigio como la Universidad de Columbia de Nueva York, CUNY, el Poynter Institute, la Birmingham University o la City University de Londres, por citar algunas ya incluyen el Periodismo de datos y el tratamiento del Big data en sus planes de estudio.

Actualmente, un periodista de investigación debería conocer las bondades de Internet, de lo multimedia y de las tecnologías emergentes a la hora de conseguir y administrar información relevante procedente de los datos masivos. Además, la red y las nuevas herramientas informáticas y telemáticas multiplican exponencialmente la cantidad de fuentes informativas, sobre todo, si existe una ley de transparencia y acceso a la información pública.(*)

Pero, el periodismo de datos es inter y multidisciplinar. Y este es el enfoque que tendrá el curso “Fórmulas de éxito del periodismo de datos. Diseño, programación, Internet y multimedia” que se realizará del 26 al 28 de junio de 2017, en la sede de @CursosVeranoUCM en El Escorial (Madrid). En España y Latinoamérica, algunos medios de reconocida trayectoria y digitales emergentes así como universidades e instituciones afines a la innovación, vienen haciéndose eco del periodismo de datos y su tratamiento en los distintos soportes multimedia y plataformas de Internet y móviles. Destacamos las iniciativas del diario El PaísRTVE o El Confidencial (que participaron en el curso de verano de 2015), Medialab Prado u Ojo Público (de Perú) cuyas participaciones se realizarán en la edición de 2017.  Este curso pretende mostrar el statu quo del periodismo de datos, el tratamiento de los datos masivos y la transparencia institucional en España así como las herramientas y recursos multimedia, motivo por el cual es ya habitual traer a los cursos de El Escorial a renombrados especialistas de ámbito nacional e internacional que desarrollan esta disciplina en las organizaciones informativas.

Por todo ello, la realización del Curso “Fórmulas de éxito del periodismo de datos: Diseño, Programación, Internet y Multimedia” tiene un matiz enriquecedor e innovador para el ámbito periodístico, tanto profesional como académico, corroborada por la demanda de este perfil en las organizaciones periodísticas y por investigadores y académicos interesados en estudiar el impacto y las teorías comunicativas e informacionales de esta disciplina.

Además, esta tercera edición del curso viene precedido por los éxitos de anteriores cursos tales como: Curso “Periodismo de datos” (El Escorial 2012), Curso “Ingeniería de la Comunicación” (Escuela Complutense Latinoamericana, 2014, Lima-Perú) y el Curso “Big data, Transparencia y Periodismo de Datos” (El Escorial, 2015). Más de cien participantes han asistido a dichos cursos. A esto se suma la inclusión del Periodismo de datos como unidad de investigación en el Internet Media Lab (IML) de la Universidad Complutense de Madrid y como asignatura  del Máster en Periodismo Multimedia Profesional que coordina el Departamento de Periodismo II. Más aún, el Internet Media Lab, como Grupo de Investigación Complutense, cada vez más recibe peticiones para desarrollar investigaciones postdoctorales en esta área del periodismo.

El curso “Fórmulas de éxito del periodismo de datos: Diseño, Programación, Internet y Multimedia”  (edición 2017), abordará los principios básicos sobre cómo los periodistas pueden transformar datos en poderosos recursos visuales que implica la comunicación y narrativa periodística en formatos multimedia y en línea. En completa armonía entre la teoría y práctica, el curso comprende los fundamentos de los archivos de datos y formatos; las fuentes de datos; las técnicas para la recogida y alzada de los propios datos; recursos de Big data, ventajas y desventajas de la Ley de transparencia, recursos multimedia y herramientas gratuitas y de bajo coste para analizar y visualizar datos y planificación editorial de los datos, entre otros.

Por tanto, la realización del curso nos permitirá despejar las dudas sobre:

  • ¿Cómo adaptar las características de la cultura de datos a la nueva realidad mediática?
  • ¿Cómo transformar los datos en formatos reutilizables y que permitan hacer mejores investigaciones?
  • ¿Cómo visualizar los datos, incluyendo tablas, gráficos y mapas?
  • ¿Qué recursos multimedia y digitales pueden ayudar al desarrollo del periodismo de datos?

El curso, que se impartirá los días 26, 27 y 28 de junio de 2017 en la sede de los Cursos de Verano El Escorial-UCM, está dirigido a investigadores, periodistas, documentalistas, editores, investigadores, docentes, estudiantes de grado y postgrado que quieran entender los datos y cómo usarlos y transformarlos como parte del nuevo entorno multimedia, digital y en línea.

Información, Inscripciones y Matricula

 

(*) Extracto del capítulo “Big data, WikiLeaks y Periodismo de datos” del libro Los Elementos del Ciberperiodismo (Flores, 2017, Síntesis, Madrid).

Etiquetas: , , , , , , , , , ,