‘Internet Media Lab’

Enseñanza Online II. Aprender a aprender y formar al formador: El profesorado ante los nuevos retos que genera la crisis pandémica

La adquisición de conocimientos, y junto con ello, de las capacidades, a través de multiplataformas online especializadas elearning, no radica en una simple traslación de los métodos docentes del mundo presencial hacia el mundo virtual. Pensar así es un error y puede tener sus consecuencias ya que la enseñanza virtual, por su propia naturaleza, tiene cierta complejidad.

Inicialmente, existen diversas dificultades para docentes y estudiantes. El concepto de “docencia en línea”, sino se planifica adecuadamente puede resultar una heterogeneidad tanto en su impartición como en los sistemas de evaluación o en cómo se van a abordar las prácticas (especialmente, las de laboratorio). A todo esto se suma que el cuerpo docente pueda percibir unas carencias de conocimientos, sobre todo, de tipo tecnológico y digital.

De este modo, debemos entender que las propuestas de educación en línea como las que ahora –por la causa pandémica- se fomentan, son implementadas a través de  plataformas o aplicaciones para la gestión de cursos conocidos como Learning Management System –LMS- que ya forman parte de los recursos formativos de las universidades e  incluyen actividades pedagógicas que, para su realización, requieren que los estudiantes colaboren entre sí, trabajando de forma conjunta.

Algunos pedagogos, como García Aretio (2009) catedrático de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), España, consideran que la enseñanza online es una evolución de la educación a distancia que se apoya en recursos digitales para desplegar los procesos de enseñanza y aprendizaje utilizando herramientas propias de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Otros investigadores y formadores de educadores afirman que la educación en línea es una modalidad con características propias que se diferencia tanto de la educación a distancia como de la educación presencial. De una u otra forma, lo cierto es que la educación online es caracterizada como un modelo pedagógico distinto que fomenta, a través de la utilización de las tecnologías digitales, ambientes propicios para el diálogo interactivo y actividades grupales y colaborativas buscando favorecer, incluso, la creación de vínculos interpersonales entre los participantes de una comunidad virtual de aprendizaje.

En este escenario, el profesorado también necesita de adoptar nuevos métodos de enseñanza-aprendizaje. Por ejemplo, en los procesos de interacción, las respuestas a las dudas que puedan plantear los estudiantes, estas deben ser respondidas rápidamente. No debe pasar más de 24 horas. Así mismo, los mensajes han de ser directos y en mayor medida personalizados, identificando a cada uno/a por su nombre y apellidos (cosa que a veces no ocurre en el mundo presencial en donde resulta casi imposible conocer a toda la clase por nombres y apellidos, más si superan el medio centenar por grupo). Hay que tener en cuenta, además, que mientras que en la educación a distancia la docencia se apoya fundamentalmente en la distribución de materiales didácticos (los mismo que pueden ser digitalizados o en formatos no digitales) en la educación a través de Internet, se consideran fundamentales las actividades que los estudiantes deben hacer y resolver para aprender.

Esta colaboración entre estudiantes y, entre estudiantes y docente, se produce sin que medien encuentros presenciales y es posible a partir de los diálogos síncronos y asíncronos que se producen a través de las herramientas de comunicación telemática, generalmente, incluidas en la misma aplicación LMS sobre el que se desarrolla el curso y que tienden a promover la documentación automática de los intercambios entre los participantes.

Etiquetas: , , , , , , , ,

La línea tenebrosa. Lo que hacen Google y Facebook con nuestros datos

La linea tenebrosa. Así titula el documental que La 2 (de RTVE) emitió en la madrugada del 12 de enero. El titulo original del documental es The Creepy Line. El  extracto del documental se emite en Internet en una página con dominio propio: https://www.thecreepyline.com/ 

La página empieza con el siguiente texto: “Este sitio web sabe todo acerca de usted. Sus datos personales son valiosos. Las empresas lo utilizan para sus ganancias. The Creepy Line explica a los que como usted se están exponiendo.” Y añade:

Este sitio web sabe mucho de ti.
Como donde estás ahora mismo.
O que actualmente has iniciado sesión en Gmail y Youtube-Blogger.
Bueno, no tenemos ningún intento malicioso.
Solo queremos que tengas en cuenta que las empresas tienen mucho más información sobre ti más de lo que podrías pensar. Empresas como Google y Facebook.

Sobre el vídeo.

Se trata de un documental revelador. The Creepy Linerevela el sorprendente grado en el que Google y Facebook manipulan a la sociedad y abre la tapa de una manera notablemente sutil, por lo tanto poderosa, en que lo hacen. Utiliza un arma poderosa conocida como Search Engine Manipulation Effect (SEME). Según la Wikipedia, el efecto de manipulación del motor de búsqueda es el cambio en las preferencias del consumidor como consecuencia de las manipulaciones de los resultados de búsqueda por parte de los proveedores de motores de búsqueda . El SEME es uno de los mayores efectos conductuales jamás descubiertos. Incluye preferencias en la votación. Un estudio de 2015 indicó que las manipulaciones hechas con SEME podrían cambiar las preferencias de votación de los votantes indecisos en un 20 por ciento o más y hasta un 80 por ciento en algunos datos demográficos. El estudio estimó que esto podría cambiar el resultado de más del 25 por ciento de las elecciones nacionales en todo el mundo.

The Creepy Line es un título extraído de las palabras del ex CEO de Google Eric Schmidt, cuando durante una entrevista de 2010 explicó el código de conducta de Google: “La política de Google en muchas cosas es llegar a la línea tenebrosa pero no cruzar eso.” Motivo por el cual, Google argumenta no volver a clasificar en secreto los resultados de búsqueda para manipular el sentimiento de los usuarios o ajustar la clasificación especialmente para las elecciones o los candidatos políticos.

Sin embargo, como explica el Dr. Robert Epstein en el documental, “Google cruza la línea tenebrosa todos los días”. The Creepy Line contiene entrevistas innovadoras con Jordan B. Peterson, Peter Schweizer , Lanier, entre otros, y ofrece una mirada explosiva a la intromisión e intervención hecho por Google y Facebook en sus supuestamente “plataformas neutrales”.

Creepy Line lleva la conversación sobre la privacidad y el control de los datos más allá como nunca antes visto al examinar lo que Google y Facebook hacen una vez que controlan los datos de un usuario. Esta información no solo se vende al mejor postor, sino que se usa para moldear, “masajear” y manipular la conciencia pública mientras influye en la opinión a gran escala. Todo con el objetivo de transformar la sociedad para que se ajuste a su visión del mundo.

Ofreciendo relatos de primera mano, experimentos científicos y análisis detallados, The Creepy Line examina lo que está en riesgo cuando estos dos titanes tecnológicos tienen un reinado libre para utilizar los datos más privados y personales del público para manipular a la sociedad.

No hay duda de que la “línea tenebrosa” se está volviendo cada vez más espeluznante y que los gigantes tecnológicos la han cruzado

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Ecología de medios, tecnologías y periodismo

La ecología de medios, propuesta por McLuhan y Postman, requiere de una revisión, consenso, adaptación y contextualización en una era marcada de profundas transformaciones tecnológicas que cambian las formas de producir, distribuir y consumir la información y el conocimiento.

Se aprecia que en la nueva ecología de medios, las organizaciones de noticias incorporan, adaptan y usan las tecnologías emergentes y disruptivas de la información en  los diversos sitios web y forman parte de estrategias narrativas e informativas, por lo que la analítica web, la narrativa multimedia y transmedia o el modelo periodístico conocido como Slow Journalism, juegan un papel determinante en la evolución del periodismo en internet.

En paralelo, las tecnologías emergentes y la nueva ecología de medios también están transformando profundamente las universidades que tienen facultades de Periodismo o Comunicación, obligándolas a cambiar sus métodos de enseñanza que han acompañado a dichos estudios durante décadas pasadas.

Estos aspectos forman parte del capitulo “Ecología de medios, tecnologías y periodismo” del libro Tecnologías del Ecosistema Periodístico, publicado en noviembre de 2019 por la editorial Comunicación Social. En dicho capítulo, se analiza la evolución de la ecología de los medios, el surgimiento de tecnologías que consolidan el concepto como extensiones del ser humano lo que genera una innovación disruptiva en muchos aspectos sociales, políticos y económicos.

Concretamente, el capitulo aborda temas acerca de McLuhan y Postman sobre Ecología de los medios; las tecnologías y medios líquidos; hacia una contextualización de las tecnologías e innovaciones disruptivas; la confluencia de las tecnologías disruptivas con los medios líquidos de Bauman; el impacto de las tecnologías disruptivas en las organizaciones de noticias; estudio de caso KPMG; el significado de la interrupción para los periódicos; como las tecnologías disruptivas están mejorando el modelo operativo; como los medios deben aprovechar el potencial de innovación disruptiva; los nuevos, nuevos medios y el periodismo en red; los nuevos medios como extensiones amplificadoras del conocimiento: software y aplicaciones; temas que tienen como bases las correspondientes referencias bibliográficas publicadas por investigadores que vienen trabajando sobre los temas en cuestión.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Realidad inmersiva, drones y otras tecnologías disruptivas en la nueva ecología de medios

Las tecnologías emergentes y disruptivas de la información generan nuevos modelos de periodismo y nuevas formas de comunicación. Estas novedades se encuentran aún en fase cuasi-experimental, pero, con una clara tendencia de crecimiento, promoviendo cambios, innovaciones y exploraciones periodísticas bajo el método científico de prueba y ensayo.

Realizada inmersiva, dornes y otras tecnologías disruptivas en la nueva ecología de mediosEn este escenario tecnológico, se pone de manifiesto la nueva Ecología de los Medios cuyo origen data de la época de McLuhan (1964) y que fuera dado a conocer con este nombre –Media Ecology- por Neil Postman en 1970, adquiriendo, en la actualidad, gran relevancia ya que las tecnologías generan entornos nuevos que afectan a los sujetos que las utilizan. Junto a la ecología de los medios, que analiza el impacto que tienen los medios y las tecnologías en las personas, crece el interés por conocer el nivel de cultura digital que tienen las personas afectadas: profesionales y usuarios. Al mismo tiempo, en este paradigma informacional, en donde un medio está en constante interacción con otros medios, se genera una nueva corriente comunicacional que algunos investigadores ya conocen como transmediación. Estas acepciones sobre ecología de los medios y tecnologías emergentes que afectan a las personas –webactores del ecosistema mediático- obligan a estudiar nuevas formas de interacción comunicacional e informacional que deriva en una transformación cultural denominada Cibercultura. En este contexto, el objetivo de las investigaciones que se plasman en este libro titulado Tecnologías del Ecosistema Periodístico, es adelantarnos a los cambios actuales, indagando y estudiando las convergencias, multimedialidad, transmedialidad, sinergias y multiexplotación de los contenidos desarrollados por las tecnologías emergentes, las cuales, mayoritariamente, tienen como plataformas a Internet y la telefonía móvil. El estudio realizado se ha focalizado, prioritariamente, en el análisis y desarrollo de la investigación aplicada que vienen haciendo los laboratorios de medios –medialabs- analizando modelos informativos y narrativos y fomentando la exigencia de nuevos emprendedores e iniciativas empresariales, lo que conlleva a la formación de nuevos perfiles profesionales.

El libro Tecnologías del Ecosistema Periodístico editado por Comunicación Social está dividido en nueve capítulos. El primer capítulo, realizado por el coordinador de la obra, Jesús Flores, aborda la ecología de medios, tecnologías y periodismo. La ecología de los medios, propuesta por McLuhan y Postman, implica una revisión, adaptación, consenso y contextualización en una era marcada por profundas transformaciones tecnológicas que cambian las formas de producir, distribuir y consumir la información y el conocimiento. Además de los medios de comunicación, las tecnologías emergentes y la nueva ecología de medios están transformando profundamente las universidades con estudios de Periodismo o Comunicación, obligándolas a cambiar sus métodos de enseñanza que han acompañado a dichos estudios durante décadas pasadas. Se analiza la evolución de la ecología de los medios, el surgimiento de tecnologías que consolidan el concepto de extensiones del ser humano generando una innovación disruptiva en muchos aspectos sociales, políticos y económicos, incluso en los formativos.

El segundo capítulo, realizado por Rodrigo Botelho, profesor de la Universidad Federal de Paraná (Brasil) e investigador visitante en la Universidad Complutense de Madrid, trata las competencias ciberperiodísticas, los conocimientos, las habilidades y actitudes en la cultura digital. Concretamente, analiza las competencias emergentes de actores en red, estudia aspectos teórico-metodológicos para el concepto de Competencias en los entornos de tecnología, con énfasis en las audiencias y los profesionales de medios, modelos de competencia y el fomento del aprendizaje en la cultura digital. El tercer capítulo, desarrollado por Ana María Zaharía, profesora de la Universidad Rey Juan Carlos, analiza las aplicaciones de video en Internet como parte de la ecología de medios, proponiendo conceptos básicos de video en Internet, las potencialidades del Streaming, con sus exponentes: YouTube, Wattpad y Vimeo, así como el tratamiento de la televisión inteligente, representado por Google TV y Apple TV. Establece las características del videoperiodismo así como sus usos y aplicaciones en los nuevos medios.

El cuarto capítulo, realizado por Jorge Barreno, periodista del diario El Español, experto en el uso de drones y doctorando investigador en la Universidad Complutense de Madrid, analiza el impacto de los drones como tecnología emergente en la nueva redacción periodística. Profundiza en la taxonomización del dron como elemento periodístico disruptor, historia y ejemplos del uso periodístico de los drones, el impacto socio-cultural de los drones en la difusión de información, los diferentes tipos de drones y sus aplicaciones periodísticas y algunos estudios universitarios relacionados con el Periodismo Dron.

Como continuación del capítulo anterior, la profesora de la Universidad Carlos III de Madrid, Guadalupe Aguado, aborda en el capítulo cinco, las repercusiones en el ejercicio del periodismo con la regulación del uso de drones en Europa, destacando, el uso de drones con fines periodísticos, las restricciones de visibilidad (horarios y altura), las áreas y sitios especialmente protegidos y la protección de la intimidad. El capítulo seis, desarrollado por Julia González Conde, profesora de la Universidad Complutense de Madrid trata el concepto de la transmedialidad como arte periodístico y estrategia comunicativa interactiva para contar historias. Analiza revisiones teóricas y estado de la cuestión de la narrativa transmedia adaptada a la práctica periodística así como, los desafíos experimentales frente al nuevo entorno multicanal, multimedia y transmedia. Aborda los objetivos y estrategias del mundo audiovisual en su traslación al periodismo transmedia, el universo narrativo del relato no ficcional, la estructura transmedia en la comunicación e información periodística, las “polifonía” informativa en los mensajes periodísticos a través de la transmedialidad, así como el estudio de la audiencia y los “social media” en el universo interactivo transmediático.

El capítulo siete, realizado por Ángel Rubio, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, aborda la gamificación de la información o Newsgaming como estrategia de captación de lectores, las aportaciones de los videojuegos al periodismo, los formatos y recursos de la gamificación; el Newsgaming y los dispositivos móviles y las infografías interactivas. Propone unos estudios de caso de New York Times y BBC como pioneros y referentes del periodismo internacional, la exploración de la gamificación de la información en el panorama informativo español y el Newsgaming como estrategia para explotar nuevos modelos de negocio. Carmen Salgado y Mercedes Zamarra, profesoras de la Universidad Complutense de Madrid, realizan el capítulo ocho, estudiando el desarrollo del Periodismo Móvil. Analizan su evolución y presencia en las cadenas de televisión y plataformas digitales, los beneficios o ventajas, los dispositivos y aplicaciones para el ejercicio profesional del Periodismo Móvil y las tendencias de futuro. Finalmente, el capítulo nueve es realizado por Serafín Barros, profesor de la Universidad Complutense de Madrid. En este capítulo, analiza la adaptación técnica de los nuevos soportes periodísticos en movimiento, los formatos de vídeo digitales (resoluciones, códec, etc.). Aborda la tipología de los soportes multimedia, sus características principales, los nuevos elementos emergentes, los flujos de trabajo, los centros de producción, entornos y plataformas multimedia.

Los contenidos de esta publicación corresponden a los resultados del proyecto de investigación: “Ecología de medios y Tecnologías emergentes, Cibercultura, Interdisciplinariedad e Investigación aplicada. Estudio e innovación de modelos informativos multimedia y digitales” (Ref. PR75/18-21619), subvencionado por Santander y la Universidad Complutense de Madrid.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

¿Qué significa inteligencia artificial? Valoraciones del Real Instituto Elcano

Los expertos y tecnólogos coinciden en afirmar que la inteligencia artificial (IA) es un área de la informática que enfatiza la creación de máquinas inteligentes que funcionan y reaccionan como los humanos. Algunas de las actividades para las que están diseñadas las computadoras con inteligencia artificial incluyen: Reconocimiento de voz, Aprendizaje, Planificación y Resolución de problemas.

También, el portal Techopedia explica que la Inteligencia Artificial es una rama de la informática que apunta a crear máquinas inteligentes. Se ha convertido en una parte esencial de la industria tecnológica.

La investigación asociada a la inteligencia artificial es altamente técnica y especializada. Los problemas centrales de la inteligencia artificial incluyen la programación de computadoras para ciertos rasgos, tales como: Conocimiento, Razonamiento, Resolución de problemas, Percepción, Aprendizaje, Planificación y Habilidad para manipular y mover objetos.

La ingeniería del conocimiento es una parte fundamental de la investigación de la IA. Las máquinas a menudo pueden actuar y reaccionar como humanos solo si tienen abundante información relacionada con el mundo. La inteligencia artificial debe tener acceso a objetos, categorías, propiedades y relaciones entre todos para implementar la ingeniería del conocimiento. Iniciar el sentido común, el razonamiento y el poder de resolución de problemas en las máquinas es una tarea difícil y tediosa

El aprendizaje automático es también una parte fundamental de la IA. El aprendizaje sin ningún tipo de supervisión requiere la capacidad de identificar patrones en flujos de entradas, mientras que el aprendizaje con supervisión adecuada implica la clasificación y las regresiones numéricas. La clasificación determina la categoría a la que pertenece un objeto y la regresión trata de obtener un conjunto de ejemplos de entradas o salidas numéricas, descubriendo así las funciones que permiten la generación de salidas adecuadas a partir de entradas respectivas. El análisis matemático de los algoritmos de aprendizaje automático y su rendimiento es una rama bien definida de la informática teórica que a menudo se denomina teoría del aprendizaje computacional.

La percepción de la máquina se relaciona con la capacidad de usar entradas sensoriales para deducir los diferentes aspectos del mundo, mientras que la visión por computadora es el poder para analizar entradas visuales con algunos subproblemas como el reconocimiento facial, de objetos y gestos.

La robótica es también un campo importante relacionado con la IA. Los robots requieren inteligencia para manejar tareas como la manipulación de objetos y la navegación, junto con problemas secundarios de localización, planificación de movimiento y mapeo.

La IA se ha convertido en una veta tecnológica que diversas industrias empiezan a estar interesadas, incluida la industria de los medios de comunicación. La inteligencia artificial utilizada por las organizaciones de noticias, como hemos explicado en otros post, está relación, fundamentalmente con la creación de bots y el uso de algoritmos.

En España, la IA viene abordándose el impacto y consecuencias desde las universidades y centros de investigación. Uno de los recientes informes sobre IA lo ha proporcionado el Real Instituto Elcano, un Think Tank de investigación, con el título: Hacia un ecosistema español de Inteligencia Artificial: una propuesta, realizado por los investigadores Félix Arteaga y Andrés Ortega. Los autores indican que la Inteligencia Artificial (IA) no es una tecnología más o una actividad que afecte sólo al ámbito académico y científico. Es una tecnología crítica para la transformación y la economía digital, por lo que su disponibilidad o carencia afecta al bienestar, prosperidad e igualdad de la sociedad española.

Más información sobre el Informe

Etiquetas: , , , , , ,

Periodismo, ‘Noticias falsas’ y desinformación, un manual de la UNESCO para la educación y formación en periodismo

Después del Model Curricula for Journalism Education, la UNESCO ofrece este manual, “Journalism, ‘Fake News’ and Disinformation”, tema de gran actualidad para todos aquellos que practican o enseñan periodismo en la Era Digital.

El periodismo bajo amenaza 

La información es el motor del desarrollo del siglo XXI. Este es impulsado por las organizaciones de noticias independientes que pueden actuar como un guardián confiable de interés público y como una parte esencial de los controles y equilibrios de la sociedad sobre los poderes de turno. Pero los acontecimientos recientes han puesto en peligro al periodismo.

Las transformaciones políticas, tecnológicas, económicas y sociales están modificando inexorablemente el panorama de las comunicaciones y planteando muchas preguntas sobre la calidad, el impacto y la credibilidad del periodismo. Además, la ecología de la información está siendo contaminada por campañas orquestadas para difundir falsedades a través de la desinformación. Esta interrupción está acompañada por la manipulación de medias verdades a través de la información errónea y por el intercambio involuntario de dicha información errónea que se ve catapultada por los diversos medios sociales.

En este contexto, la UNESCO publica un manual, como modelo de plan de estudios, sobre un tema de gran actualidad e importancia. El nuevo recurso está dirigido principalmente a docentes y formadores de periodismo, pero también es de interés directo para los periodistas en ejercicio y otras personas interesadas en la calidad de la información periodística.

Los partidos políticos, profesionales de la salud, empresarios, científicos,  ONG y otros también encontrarán información útil en esta publicación. Según la Unesco, la idea no es prescribir un plan de estudios, sino presentar recursos de conocimiento para la comprensión y la adaptación que cada lector considere oportuno.

Encontrar maneras de superar los desafíos de la información contemporánea es de suma importancia para la sociedad, incluidos los gobiernos, las empresas de Internet, los educadores y las ONG.

Si bien algunos gobiernos están tratando de abordar los problemas a través de la regulación, es poco probable que esto pueda resolver el problema a gran escala. Además, conlleva grandes riesgos de abuso, donde la libertad de expresión legítima y el periodismo auténtico pueden ser sujetos a una nueva censura por parte de un “Ministerio de la Verdad” o un “Gran Hermano”.

Otra respuesta es de las compañías que buscan soluciones tecnológicas, que pueden mitigar y señalar algunos problemas. Estos pasos también conllevan sus propios riesgos, especialmente si se dejan solo a los algoritmos. Las medidas técnicas nunca deben excluir que haya personas que evalúen y sean “curators” de información basada en una política editorial clara y transparente informada por las normas internacionales sobre los derechos a la libre expresión, asociación, privacidad y opciones de reparación.

En otro contexto, se está prestando atención en hacer que las audiencias sean más discriminatorias y resilientes, al empoderarlas con competencias críticas en los medios y la alfabetización de la información digital. Estos pasos también forman parte de la solución, aunque generalmente son de naturaleza a medio plazo. 

 

¿Cómo pueden los periodistas y los estudiantes de periodismo hacer su parte en la construcción de una información de calidad?

Para los periodistas y estudiantes de periodismo, es crítico para la misión comprender la naturaleza y la magnitud de ambas amenazas y tener una visión holística de los intentos de contrarrestarlas.

Este manual, o plan de estudios modelo, establece cómo deben comprender los actores de los medios que su mejor contribución es la práctica periodística ejemplar que sirve como una alternativa altamente valorada y creíble a la información corrupta. Esto significa duplicar la verificación y el periodismo ético en el interés público, y aprender nuevas habilidades para lidiar con las nuevas amenazas como las “falsificaciones profundas”.

El plan de estudios muestra que los periodistas también deben aumentar su cobertura de actores de desinformación, incluso fuera de los tiempos electorales. Además, los periodistas pueden asociarse con otros, incluidas las comunidades, para combatir la contaminación del entorno de la información.

 

Periodismo, “Noticias falsas” y desinformación – Manual para la educación y formación en periodismo

Para aquellos que participan directamente en el empoderamiento de periodistas y estudiantes periodistas, este manual  proporciona un marco para la investigación y lecciones para ayudar a navegar en el entorno de información cada vez más turbio. Examina el despliegue de “noticias falsas” como un término para desacreditar al periodismo, y establece un marco alternativo que cubre la desinformación y la desinformación, y (en menor medida) la información errónea y la propaganda emotiva. Las lecciones son contextuales, teóricas y en el caso de la verificación digital, extremadamente prácticas. El manual se divide en dos partes distintas: los primeros tres módulos enmarcan el problema y le dan contexto, mientras que los últimos cuatro se centran en las respuestas al “desorden de la información” y sus consecuencias.

Haga clic aquí para descargar el Manual desde el sitio de la UNESCO. 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Aprender a programar. Esto es lo que deben –y quieren- saber los estudiantes de periodismo

El conocimiento ya no se da de forma vertical. Ahora el conocimiento es horizontal. Más aun, el conocimiento es interactivo y participativo. Por tanto, el conocimiento de las tecnologías digitales, sumado a la constante evolución (tecnológica) podría convertir en obsoletos a profesionales y medios.

Sin embargo, mucho de este conocimiento tecnológico no se imparte en las facultades o en las escuelas de periodismo y comunicación. Por esta razón, entre otras, deben formularse propuestas que impliquen un cambio radical de 180 grados en los planes formativos de periodismo, destacando, fundamentalmente, la creación del perfil de periodista programador.  Hace más de dos décadas, un antiguo colega periodista, director de uno de los principales grupos de comunicación, decía: “No concibo ningún periodista de esta era digital (1998) que no sepa codificar en HTML”. Ante tal afirmación, y en los tiempos actuales, surge la pregunta: ¿Todos los periodistas saben -sabemos- codificar? Más aún: ¿son capaces los periodistas de crear un algoritmo informativo? Es decir ¿saben –sabemos- los periodistas trabajar con códigos de programación informática? Porque ese es el tipo de conocimiento que demanda el ecosistema mediático. Es la nueva nomenclatura del saber periodístico.

El mundo de los datos masivos (Big data) deriva en el aprendizaje de lenguajes de programación como Python o R y deben constituirse en elementos comunes en la carrera de periodismo, además de necesarios en la consolidación de perfiles profesionales de periodismo de datos.

De la misma forma que el aprendizaje del HTML y la utilización de gestores de contenido es cosa del pasado-presente consolidado, ahora, en el aprendizaje que deben asumir, por un lado, los periodistas y estudiantes de periodismo y, por otro, la enseñanza de los académicos, se suma un nuevo reto: la enseñanza-aprendizaje de la programación. Y Python, por ejemplo,  es una aplicación muy asequible y accesible para potenciar el perfil del periodista de datos.

Por tanto, que no nos asusten estos conceptos que empiezan a surgir dentro de los avances tecnológicos del periodismo. Porque el desarrollo del Periodismo de datos se basa en todo esto: el acceso a la información y transparencia informativa, investigación periodística y conocimiento tecnológico. Son elementos cruciales para el desarrollo y consolidación del Periodismo de datos, cuyas fases son: acceso a los datos, limpieza de datos, filtración, análisis, verificación y visualización. Y el setenta por ciento de este conjunto de fases, requiere de las destrezas y habilidades tecnológicas con la programación de fondo.

En este escenario, los periodistas –y los estudiantes de periodismo- deben poseer un conocimiento de las tecnologías basadas en la programación informática. De la misma forma como antaño –y aun en la actualidad- el redactor que cubría un hecho iba acompañado de un fotógrafo –reportero gráfico o fotoperiodista- o, del reportero de televisión que va acompañado de un camarógrafo, hoy, necesitamos del acompañamiento del programador informático. Más aun, ¿por qué un periodista no puede ser un programador? Si somos conscientes y no es contradictorio que un periodista sepa como desenvolverse como reportero gráfico o sepa las técnicas del camarógrafo ¿porque no podemos pensar que también debe tener conocimientos de programación? Lamentablemente, este tipo de conocimiento está aún en pañales en los planes de estudio de  periodismo.

Muchos académicos se resisten a incluirlo, so pretexto de que el periodista es periodista y no tiene por qué saber cómo se trabaja con el código de programación. Craso error. Pensar así, en mi opinión, es vivir  anquilosado en el pasado.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

En 2009, Internet mataba al periodismo impreso. En 2019, Internet está matando al periodismo de la Red

Jeff Israely, ex corresponsal de la revista Time en Europa y cofundador de la compañía de noticias Worldcrunch, con sede en París, en un artículo publicado en el sitio Niemanlab, analiza el entorno actual de las organizaciones de noticias, con un titular impactante y que encierra en cierta forma la situación actual de los medios: si en 2009 internet mataba al periodismo impreso; en 2019, internet está matando al periodismo de la Red.

Y es que para algunos analistas y emprendedores como Rafat Ali, fundador de paidContent y que vendiera a The Guardian y fundador actual de Skift, una empresa de la industria de viajes, quien afirma que  ”Los medios de comunicación son un negocio simple: usted elige un sector, y deja de cubrir todo lo demás, obtiene una audiencia, los vende, como publicidad, o vende la publicidad a esa audiencia mediante suscripciones o servicios de pago. Ese es el negocio. No hay otra manera de hacer medios de comunicación”.

¿Ninguna otra manera? Probablemente sea un poco arrogante esa afirmación. Aunque está claro que hablamos de esfuerzos con fines de lucro. Sin embargo, sus palabras tienen un peso adicional en medio del retroceso de algunas de las principales operaciones de las organizaciones de noticias generalistas de los medios digitales. En este esquema, Israely, se pregunta: ¿Realmente no hay una forma sostenible para las noticias digitales que no sean los medios verticales B2B?

Como editor anglófono con sede en París, el negocio de Jeff Israely ha crecido gracias a un tipo de ingeniería inversa del modelo B2B. Trabajan en una variedad de temas aprovechando una primera ventaja que es hacerlo en inglés en el mercado francés (y europeo) tanto para los servicios de pagos por suscripción como para una audiencia mundial modesta. También han aprovechado las asociaciones y el apoyo de la fundación, mientras buscan oportunidades de ingresos distintas vinculadas a la fotografía. Saben que el reto no es fácil dado que han de seguir adelante sin una especialización lo que implica que tanto los servicios que ofrecen  como su audiencia sean más difusos. Esto les obliga a buscar formas de segmentar la cobertura y las audiencias, al mismo tiempo que mantienen el objetivo continuo para que funcione como un todo coherente.

Pero más allá del producto y el modelo se encuentran preguntas similares de una empresa de medios: ritmo y escala. El inicio del evangelio digital a menudo incluye la búsqueda de capital de riesgo y / o el compromiso de hacer grande el proyecto o fallar lo más rápido posible. Y esto nos devuelve a las grandes noticias de la industria de la información. Rafat Ali ha ensalzado por mucho tiempo las virtudes de mantener la inversión externa lo más limitada posible, advirtiendo acerca de las desventajas de las salidas de empresas de riesgo que han respaldado a los medios digitales que se han visto en los últimos 18 meses, lo que ha culminado con la reciente avalancha de despidos llevados a cabo en HuffPost y BuzzFeed.

Más información en Niemanlab

Etiquetas: , , , , , ,

Evolución y tendencias en la enseñanza-aprendizaje del Ciberperiodismo (Parte I)

En un reciente análisis titulado “Evolution and Trends in Teaching and Learning of Cyberjournalism” (Evolución y tendencias en la enseñanza-aprendizaje del Ciberperiodismo) de próxima publicación como capítulo del libro “Organizational Transformation and Managing Innovation in the Fourth Industrial Revolution”, coordinado por Alicia Guerra, profesora de la Universidad de Extremadura y editado por IGI Global (https://www.igi-global.com/), analizo los aspectos formativos, las tendencias y las iniciativas que algunas facultades y escuelas pueden y deben desarrollar -algunas ya lo hacen- como parte experimental de un nuevo ecosistema educacional.

En dicho capitulo, propongo, entre otros temas, una reflexión del periodismo como disciplina profesional y científica, cuya enseñanza está avalada y justificada en las universidades de prestigio mundial en donde se fomenta la investigación aplicada de modelos periodísticos con tecnologías emergentes a través de medialabs. Todo ello sin menoscabo de mantener en alza los principios éticos, el uso y contraste de fuentes de información, el fomento de la calidad en la redacción de contenidos e ilustraciones creadas y producidas en plataformas digitales y multimedia.

La amalgama de estudios e informes, derivados de proyectos de innovación docente, cuyos resultados parciales se divulgan en el blog Cultura de Red de la Plataforma de Divulgación Científica del Sistema Madri+d (http://www.madrimasd.org/blogs/culturadered/), abordan cuestiones fundamentales sobre el cambio y transformación que deben darse en las facultades de comunicación y escuelas de periodismo como consecuencia del impacto tecnológico y digital.

Para los agoreros, el periodismo como profesión está en crisis hasta el punto de vaticinar su desaparición, por lo menos, en el formato papel. Pero, los optimistas (que afortunadamente son más), ven como las tecnologías generan grandes oportunidades de negocio basado en los nuevos medios digitales. En este escenario, las facultades tienen un papel fundamental por cuanto poseen el rol de la formación de periodistas. Aunque, diversos expertos, investigadores y académicos a ambos lados del Atlántico, se pronuncian reflexionando sobre lo (in)necesario? de la formación académica o la situación actual de los estudios de periodismo y el cambio en la currícula formativa. Como he analizado en diversos artículos, las posiciones suelen ser contrapuestas entre aquellos/as que promueven el ejercicio del periodismo previa titulación adquirida en una facultad y, por otro lado, aquellos/as que defienden que el hacer periodístico no requiere de titulación alguna (situación que pasa en España) puesto que la que decide quien es periodista es la empresa periodística que contrata los servicios de profesionales (con titulación o no) para desarrollar labores de reporterismo (u otras afines), a quienes entrega un carne de periodista.

El periodismo es el pilar de toda sociedad democrática, por consiguiente su presencia es y seguirá siendo necesaria. Y más necesaria aun cuando vemos que aumenta la `infoxicación´ (información toxica), fake news (bulos), post verdad, etc, lo que conlleva a que su desarrollo y practica deba ser realizada por periodistas profesionales altamente cualificados. Cualificados no solo en el manejo de herramientas tecnológicas, sino, también, en la propia cultura del periodismo profesional: crítico, influenciador, de opinión e interpretador de los hechos con la objetividad, subjetividad y valores éticos que caracteriza a un profesional de los medios, ejemplos que podemos encontrar en la propia historia del periodismo. La evolución del ecosistema informativo nos lleva por ese camino.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

¿Es necesaria una titulación en periodismo? Como la situación del ecosistema informativo actual justifica los estudios de periodismo en las facultades

Si decides que tal vez la escuela de periodismo no es perfecta para ti, entonces aprovecha cada oportunidad para desarrollar las habilidades que necesitarás en el periodismo fuera de tu plan de estudios”,

sostiene Sammy Mack, periodista de salud pública, de 34 años, de WLRN en Miami, en una entrevista realizada por Marlee Baldridge, reportera y becaria investigadora 2018 de Google News Initiative, y publicado como artículo en la web de referencia NiemanLab de la Universidad de Harvard.

El artículo de Marlee Baldridge, titulado “Should you major in journalism? Here are stories from eight working journalists who didn’t” (“¿Deberías especializarte en periodismo? Aquí tienes historias de ocho periodistas en activo que dicen que no”) da cuenta de situaciones que ocurren en los medios y contextos estadounidenses referenciando la historia de ocho periodistas entrevistados, pero, dada la globalización de la comunicación y los medios en la que estamos inmersos, es posible que sea una situación que ya esté pasando en muchos otros países, incluido España.

Al respecto, diversos expertos, investigadores y académicos a ambos lados del Atlántico, se pronuncian reflexionando sobre lo (in)necesario? de la formación académica o la situación actual de los estudios de periodismo y el cambio en la currícula formativa. Las posiciones suelen ser contrapuestas entre aquellos/as que promueven el ejercicio del periodismo previa titulación (lo que debe conllevar un marco normativo para el ejercicio profesional como la implantación de los colegios profesionales) adquirida en una facultad y, por otro lado, aquellos/as que defienden que el hacer periodístico no requiere de titulación alguna (situación que pasa en España) puesto que la que decide quien es periodista es la empresa periodística que contrata los servicios de profesionales (con titulación o no) para desarrollar labores de reporterismo (u otras afines), a quienes entrega un carne de periodista.

El periodismo, en stricto sensu, es el pilar de toda sociedad democrática, por consiguiente su presencia es y seguirá siendo necesaria. Pero, el auge de la `infoxicación´ (información toxica), fake news (bulos), post verdad, etc, conlleva a que su desarrollo y practica debe ser realizada por profesionales periodistas altamente cualificados. Cualificados no solo en el manejo de herramientas tecnológicas, sino, también, en la propia cultura del periodismo profesional: crítico, influenciador, de opinión e interpretador de los hechos con la objetividad, subjetividad y valores éticos que caracteriza a un profesional de los medios, ejemplos que podemos encontrar en la propia historia del periodismo. La evolución del ecosistema informativo nos lleva por ese camino.

Por tanto, creo que lo que tenemos que cuestionar y reflexionar es, en principio, qué es el periodismo para luego profundizar en su estudio en las facultades de comunicación o escuelas de periodismo. No pensar así, es lo que ha llevado a que muchos tiendan a subestimarlo como disciplina académica y profesional, pensando que sigue siendo un oficio que cualquiera puede realizar con un mínimo de conocimientos en redacción o la simple experiencia en el uso de herramientas tecnológicas (como los blogs o redes sociales). Precisamente, creer que el uso de una u otra herramienta es periodismo es lo que ha vaciado de contenido su enseñanza. La tecnología es sólo un medio más. No es el fin en sí mismo. Aunque su aprendizaje sea inherente  del periodismo actual tanto, para su ejercicio como profesión así como estudio de disciplina del conocimiento.

Actualmente, muchos estudiantes de periodismo pueden estar desencantados con la formación recibida en sus facultades. Pero, no encontrar en las aulas lo que les (nos) forma, debe desafiarnos a pensarlo, no a despreciarlo. Por ello, la solución pasa por una reforma curricular en los planes de estudio de periodismo y comunicación. Es necesario (por no decir, imprescindible) un cambio de ciento ochenta grados en dichos planes formativos. Cambios que deben venir precedidos, primero, con la concienciación de todo lo que la transformación digital implica, y segundo, en la inter-multidisciplinariedad de conocimientos que deben adoptarse para formar profesionales con las competencias necesarias que hagan “amar” lo que han estudiado. Estos cambios deben ser integrales, que impliquen no sólo un cambio de denominación de materias sino, también (y quizás lo más importante) cambios en los contenidos. De nada sirve disfrazar el mismo contenido con nuevos nombres. A todo esto se debe sumar la creación y puesta en marcha de un colegio profesional, que vele, entre otras cosas, por los intereses de los titulados en periodismo o comunicación. La cantidad de titulados actuales en la disciplina periodística constituye una masa critica suficiente para abordar la cuestión del colegio profesional durante tanto tiempo olvidada o dejada de lado por intereses creados.

Sólo de esta forma evitaremos que las facultades de comunicación se conviertan en bolsas de titulados frustrados, tal como se deja entrever en el artículo de Marlee Baldridge publicado en el Nieman Lab.

Etiquetas: , , , , ,