‘Perfiles / Formacion / Innovación’

La innovación como parte de la evolución de las Facultades de Comunicación

Hemos entrado en una era de cambios vertiginosos en todos los ámbitos de la información: desde las fuentes a los públicos, desde los géneros tradicionales a las nuevas tecnologías. Asistimos a ver cómo emergen los nuevos medios, en donde el protagonista es también el usuario como parte de la nueva audiencia. Los blogs, wikis, aplicaciones para dispositivos táctiles y las redes sociales están dando paso a un nuevo modelo comunicacional que revoluciona el paradigma del mercado de la información y comunicación, de la industria de los contenidos.

La narrativa transmedia, el periodismo móvil, el periodismo de datos y el periodismo emprendedor, por citar sólo algunos entornos del nuevo periodismo, configuran un panorama en donde es necesario proponer nuevos esquemas formativos en las facultades de comunicación, aunque sin que esto afecte a la concepción esencial del periodismo.

Desde su fundación, en las facultades de comunicación españolas que incluyen estudios de periodismo, los estudiantes se han venido graduando adquiriendo las competencias y habilidades que les ha permitido desarrollar su labor profesional para un entorno analógico. Pero, los entornos analógicos o tradicionales han dado paso a un nuevo ecosistema basado en lo tecnológico, en lo digital y multimedia (Cebrián, 2005). En este entorno de cambio y de revolución, la universidad, los docentes e investigadores se encuentran en una situación en la que los cambios tecnológicos y los hábitos de consumo de los usuarios están evolucionando a una velocidad superior a la que difícilmente pueden adaptarse los contenidos curriculares de los programas académicos. La velocidad del mercado es superior a la de los procesos administrativo-burocráticos de la academia y sus ministerios y agencias de evaluación y acreditación.

Según el Plan Modelo de Estudios de Periodismo (Unesco, 2007), los estudios de periodismo:

“[…] tendría que aportar a los estudiantes los conocimientos y la formación necesarios para reflexionar sobre la ética periodística y las mejores prácticas en el periodismo, además de la función del periodismo en la sociedad, la historia del periodismo, el derecho periodístico y la economía política de los medios de comunicación (la propiedad, la organización y la competencia, entre otros). Debería enseñarles cómo informar sobre cuestiones políticas y sociales de especial alcance para su propia sociedad mediante cursos concebidos en colaboración con otros departamentos de la escuela universitaria o la universidad. Tendría que garantizar que adquieren tanto conocimientos generales amplios como las bases de un saber especializado en un ámbito importante para el periodismo. Debería asegurar que adquieren la capacidad lingüística necesaria (o que cuentan con ella como prerrequisito) para el ejercicio del periodismo en su país, lo cual exige, en algunos casos, poder trabajar en idiomas indígenas o vernáculos locales. Y debería prepararlos para adaptarse a las transformaciones tecnológicas y a otros cambios en los medios de comunicación e información”.

En este contexto, la enseñanza actual del periodismo tendría que formar e instruir a los estudiantes acerca de la manera de identificar las noticias y reconocer el hecho de interés informativo en un complejo entorno de datos, opiniones y caos informacional que se desprende de la red; de realizar investigaciones periodísticas y de redactar, ilustrar, corregir y producir material en diversos formatos de medios de comunicación (periódicos y revistas, radio y televisión e Internet y multimedia) para un público propio de esos formatos.

   Extracto del artículo titulado: EL PERIODISMO COMO DISCIPLINA DEL CONOCIMIENTO Y EL VALOR ACADEMICISTA PARA UNA PROFESIÓN DE CALIDAD (Flores, 2014) publicado en la revista de investigación social Prisma Social

 

Etiquetas: , , , , , ,

El valor de los estudios en Ciberperiodismo

Desde que en 2001 publicara mi primer libro, “Ciberperiodismo Nuevos enfoques, conceptos y profesiones emergentes en el mundo infodigital” en coautoría con el que fuera mi mentor, colega y amigo, Alberto Miguel Arruti, el panorama del periodismo y los medios -a los que hemos añadido la palabra digital- ha cambiado mucho desde entonces. Tanto así, que asistimos a un proceso de evolución del cambio o transformación del periodismo y comunicación, generando modelos que configuran un nuevo paradigma de comunicación e información basado en la interdisciplinariedad del conocimiento.

Una encuesta de Poynter NewsU publicada en agosto de 2013, muestra fuertes contrastes entre profesores de periodismo y los profesionales en su forma de evaluar la eficacia de la formación periodística y una preocupación general sobre la capacidad de la academia para adaptarse a los cambios en la industria de los medios.

El Poynter NewsU consultó a más de 1.800 profesores de periodismo, profesionales y estudiantes de comunicación para preguntarles sobre el presente y futuro de la enseñanza del periodismo en Estados Unidos. Los resultados fueron dados a conocer en el reporte “The State of Journalism Education 2013” (El Estado de la Educación Periodística en 2013).

La encuesta reveló una gran brecha entre las opiniones de los profesores de periodismo y de los profesionales sobre lo bien que las escuelas de periodismo preparan a los periodistas jóvenes para los retos de la industria de hoy. Mientras que 96% de los educadores cree que un título en periodismo es muy o extremadamente importante para entender el valor del periodismo, 57% de los profesionales de los medios pensó lo mismo, y mientras que 80% de los educadores dijo que el título era muy o extremadamente importante para que los estudiantes aprendieran habilidades para la producción de noticias, sólo 25% de los trabajadores de medios estuvo de acuerdo con ello.

Jesús Flores

Ciberperiodismo, 2014. Jesús Flores

El estudio del Poynter, junto a otros de similar naturaleza, da cuenta de la importancia de los estudios de la disciplina profesional del Periodismo con base en el uso práctico de las tecnologías digitales, lo que ha venido a consolidar la disciplina del Ciberperiodismo. Y como entorno ligado a la Comunicación, el Ciberperiodismo evoluciona y se acrecienta su demanda en las facultades de comunicación de todo el mundo.

Sobre estas reflexiones que da el Poynter y otros análisis es de lo que trata el nuevo libro Ciberperiodismo. Nuevos medios, perfiles y modelos de negocio en la red, editado por el Fondo editorial de la Universidad de San Martín de Porres (Lima, Perú). Los contenidos de los que trata la publicación, son:

El ciberperiodismo como disciplina profesional
El ciberperiodismo goza de buena salud
Paradigmas y nuevos procesos de la comunicación en plataformas online
Integración de redacciones
Las organizaciones de noticias
Los laboratorios de medios en el desarrollo del periodismo en Internet
El nuevo periodismo es interdisciplinar
Investigación aplicada en la comunicación
Nuevas formas narrativas multimedia del periodismo en línea
Multimedia en reportajes periodísticos
Los mashups, híbridos de información
Periodismo de datos
Narrativas transmediáticas
Modelos de negocio con tecnologías emergentes
Noticias en periféricos móviles
Hiperlocalismo
Cooperativas de noticias
Redes sociales
Consultoría de medios
Alianzas estratégicas
Perfiles profesionales para nuevos medios
Los profesionales en la pervivencia del periodismo
Las facultades de comunicación en la formación de nuevos perfiles para las organizaciones de noticias
Perfiles consolidados en áreas de medios en Internet
Otros perfiles en la industria de los nuevos medios
Perspectivas en la evolución de las facultades de comunicación
Innovación en la formación: ¿Qué enseñar?
“Adaptar la receta al cambio de paradigma”. Propuestas pedagógicas. Félix Ortega
“Periodismo, escuela de oficio”. Entrevista. Julio Miravalls
Tendencias del ciberperiodismo

Etiquetas: , , , , , ,

La Programación web, cada vez más necesaria en la formación de nuevos perfiles

Hace unas semanas atrás, durante la estancia de investigación en el Center for Science and Innovation Studies de la Universidad de California Davis, entre las entrevistas realizadas a académicos y profesionales, tuve la suerte de reunirme con Rosa Jiménez Cano, corresponsal del diario El País en Silicon Valley (California, EE.U.) RJC, Licenciada en Ciencias de la Información por la UCM,  es una de las periodistas que representa la evolución del periodismo actual. En un momento de la reunión que mantuvimos por el centro de la Ciudad de San Francisco,  ella comentó: “….hoy, la formación de los nuevos profesionales en periodismo pasa por crear apps (aplicaciones)”.  Fue una conversación con muchos puntos en común en cuanto a la formación de los nuevos perfiles profesionales y del estado del periodismo a nivel global

Algunos medios y emprendedores con nuevos conocimientos, han empezado a crear apps con el propósito de dar un valor añadido al medio. Así tenemos el caso del periódico hiperlocal (también en la Ciudad de San Francisco) Mission Local, que ha creado una app para iPhone e iPad llamada Mission Tour cuyo objetivo es ayudar a los ciudadanos y visitantes que quieran conocer más en detalle algún lugar de la zona turística del barrio de La Mission.

El comentario de Rosa, sin quererlo, ha podido ser un vaticinio del plan a desarrollar por la Comunidad de Madrid en materia de educación: la formación obligatoria en programación web, cuyo anuncio fue dado el pasado 4 de septiembre por Ignacio González, presidente de la CAM.

Según han manifestado fuentes del Ejecutivo regional de Madrid y que publica el diario El País “los alumnos que estudien en la Comunidad de Madrid tendrán una nueva asignatura obligatoria que no existe en ninguna otra autonomía: Programación. Su temario incluirá la creación de webs, aplicaciones para móviles y juegos. La asignatura se implantará de forma progresiva en este mismo curso escolar en 15 institutos tecnológicos públicos. Para aprobarla, será indispensable que el alumno sea capaz de diseñar y crear una aplicación. Los estudiantes de la Comunidad de Madrid sepan crear desde una web a una app para móviles. También deberán ser capaces de diseñar un juego por ordenador y manejar la impresión en 3D”.

Esta propuesta guarda relación con lo que hace años venimos abordando en el Internet Media Lab: lograr que los estudiantes de postgrado sepan crear y construir, mediante el desarrollo de aplicaciones, distintos proyectos tecnológicos relacionados con los nuevos medios. Para ello, hace falta, por un lado, profundizar en el conocimiento tecnológico, tal y como ya indicará en un post anterior sobre el periodista programador y en segundo lugar, imbricar la interdisciplinariedad del conocimiento que orbita en la construcción de la nueva comunicación.

Etiquetas: , , , , , ,

¿Qué tiene que ver el periodismo con Drones, Algoritmos, Glass-News, Big data, Bots, Apps cartográficas, movilidad-ubicuidad y otros? (Parte 2)

Afortunadamente, el proceso transformador ya se viene dando, en mayor o menor medida, en las facultades de comunicación o escuelas de periodismo.  Pero, no en la magnitud deseada. De hecho, en mi opinión, algunas están cambiando lentamente. Tan lentamente que tal vez sea demasiado tarde.

Fuente: Amphibia. Mancini, 2008

Por ello, los cambios en la formación de la profesión periodística deben hacerse en un giro de 180 grados. ¿Cómo? Seguramente hay muchas ideas, aunque el requisito es que confluyan en las siguientes características:

Primero, hay adoptar la disposición del  cambio.

Segundo, Abrir un proceso de revisión de los planes de formación.

Tercero, Promover reuniones con los editores y profesionales de medios para estudiar las necesidades de formación. Sobre esto último, un matiz: no se trata de proporcionar a los medios lo que el editor o medio quiera y que la universidad se convierta en una cantera para el medio, sino, de consensuar el desarrollo profesional que se viene realizando con el  tipo de conocimiento que se debe dar en la universidad.

Cuarto, es importante la formación y uso constante de las tecnologías digitales. Por lo que su apuesta dentro de los planes de formación debe ser transversal. Pero que esto tampoco sirva de pretexto para convertir al periodista en un amanuense. Ese no es el objetivo. Corresponde al profesor decidir, en función de las investigaciones realizadas, en qué tipo de tecnología profundiza más que en otra.

Quinto, las facultades deben concebir secciones, ya no solo en función a una  especialidad, sino en función al conocimiento de unas determinadas aplicaciones tecnológicas. Y la búsqueda, la investigación sobre la aplicabilidad o no, y sobre todo, la práctica debe ser también una constante del docente en este ámbito.

Creemos que ya hay muchos “expertos” en redes sociales, community manager o social media (de hecho, yo mismo he participado en proyectos de redes sociales desde 2007). Estudiosos del impacto de la redes sociales (aunque algunos sin ser usuarios de la red social objeto de estudio) y habilidosos en el manejo de las mismas.  Material publicado (libros, capítulos, artículos, comunicaciones, ponencias) por doquier sobre el entorno de las redes sociales. Es decir, existe una masa crítica de interés, de conocimiento y hay que seguir. Pero, las redes sociales no deben constituirse en el único recurso de estudio y aprendizaje. De ahí que no resulte extraño que distintas asignaturas de un plan de estudios hagan eco de las redes sociales, situación que en muchos casos, derive en un solapamiento de temas, lo que se transforma en una pérdida de tiempo para los estudiantes.

Por tanto, en este proceso transformador hay que incorporar, en una magnitud similar al estudio de las redes sociales, otros entornos de formación que se han de dar para la creación de un perfil, repito, basado en secciones de aprendizaje tecnológico. Por ejemplo, investigar, practicar y analizar el impacto y uso potencial de aplicaciones tales como los Drones (para situaciones en peligro de periodistas corresponsales); como crear algoritmos (para el desarrollo de periodismo de datos); como adaptar el uso de Google glass (apostando por la movilidad-ubicuidad de la información) para la  difusión de noticias; análisis de  otros Bots (robots) de uso periodístico; Apps cartográficas (empezando por la creación de mashups con Google maps o el uso de Usahidi, una buena opción de mapeo de zonas de conflicto) para el desarrollo de la información geolocalizada; Big data (y su procesamiento a través de filtros y web scraping, creando una perfil de analista de datos); estudio y análisis de HCI (Human-Computer-Interaction) para el entorno de la usabilidad / pensar en la audiencia/ como lograr la fidelización con la interfaz de usuario; análisis del impacto de la gamification (uso de videojuegos para la transmisión de noticias);  estudio de la seguridad de la información (ciberespionaje), evangelizador tecnológico (con su correspondiente rol de testeo de aplicaciones), etc.

Como vemos, en la conjunción de este tipo de formación, con la renovación de los planes de estudio, se pone de manifiesto la convergencia en la mente de las personas (sobre todo de aquellos que van a dedicarse al mundo del periodismo o comunicación), y más concretamente, la interdisciplinariedad del conocimiento en la construcción de la nueva comunicación, del nuevo periodismo y de un nuevo perfil. Este tipo de perfil profesional es el que demanda la sociedad, los estudiantes, las empresas e instituciones y por ello, la universidad debe poner el acento en este proceso transformador.

En suma, los cambios deben venir por transformar las facultades en grandes laboratorios tecnológicos y de conocimiento científico.

Este artículo forma parte de la investigación “Estudio y experimentación de nuevos medios para la consolidación del periodismo en línea”, que se lleva a cabo en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la University of California Davis  © Jesús Miguel Flores Vivar.  

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

¿Qué tiene que ver el periodismo con Drones, Algoritmos, Glass-News, Big data, Bots, Apps cartográficas, movilidad-ubicuidad y otros? (Parte 1)

En 2009, con la efervescencia de las tecnologías digitales, hacía referencia a la obsolescencia del conocimiento tecnológico en un post titulado La convergencia está en la mente de las personas, en donde afirmaba que los profesionales de la información deberían estar constantemente actualizando sus conocimientos para no expandir o ser parte de la brecha digital.

En este sentido, respecto a los profesionales de la información que prestan servicios en una organización de noticias, una de las iniciativas que debía  -debe- poner el medio es una formación constante de su personal como consecuencia de la evolución de las tecnologías de la información. Pero, si no fuese una iniciativa del periódico o medio, entonces debe ser el propio profesional quien debe asumir la responsabilidad de su formación. Es verdad que las empresas de medios periodísticos han sido –son- los más castigados por los efectos de la crisis económicas, pero eso no puede convertirse en óbice para no incidir en la formación. Porque ya no se trata de salvar sólo al medio o, al profesional, sino,  y más importante se trata de salvar al periodismo, un modelo de información que el público, la sociedad siempre va a necesitar. Máxime si ese modelo ha sido garante de las democracias actuales.

Puesto el foco en el objetivo, entonces queda por desarrollar estrategias de cómo hacer todo esto. Para empezar, la tarea no es difícil, sino, simplemente ganas de querer hacerlo. Muchos de los que conocemos en el mundo de las tecnologías digitales, que trabajan en el mundo del periodismo o comunicación y que se han formado en el campo de las letras, ciencias sociales, o humanidades, son hoy grandes conocedores de los entornos digitales, tanto  así, que adquieren el cliché de expertos. Pero ¿donde han adquirido ese conocimiento para ostentar tal rango? La respuesta es simple: se han formado didácticamente, de forma autónoma, asistiendo a cursos (muchos gratuitos) o simplemente, estudiando tutoriales sobre determinadas aplicaciones que ha interesado  conocer a cada uno/a.

Ahora bien, de cara a las facultades de comunicación y su rol en la formación de los futuros periodistas o comunicadores ¿cabría decirles que su formación práctica sobre determinadas tecnologías deben adquirirlos de forma autodidactica? Obviamente, No. Por lo que son las universidades las que han de asumir el protagonismo asignado en el nuevo ecosistema de la información.

Es verdad que la esencia de la formación en una universidad se basa en la Ciencia, en la doctrina del conocimiento. De hecho, para quienes han lo olvidado, este es el punto de partida y el matiz significativo entre los que asisten a formarse a las aulas universitarias y los que no. La función de la universidad por cumplir este rol es universal.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que otro de los roles asignados a la universidad es la formación de profesionales altamente cualificados para el desempeño de una función al servicio de la sociedad.  Y aquí es donde la universidad tiene que ejercer ese rol asignado de tal manera que su valoración positiva por la sociedad sea una constante.  ¿Qué hacer para lograr esto? La respuesta viene por la propuesta de una transformación del proceso de formación de determinadas disciplinas del conocimiento. Y una de estas corresponde al Periodismo y, más ampliamente, a la Comunicación…..

Este artículo forma parte de la investigación “Estudio y experimentación de nuevos medios para la consolidación del periodismo en línea”, que se lleva a cabo en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la University of California Davis  © Jesús Miguel Flores Vivar.  

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

La transversalidad del conocimiento en el proceso formativo del periodismo en la universidad

A estas alturas, ya nadie duda -espero- que la profesión periodística y los medios de comunicación han sido -y son- los primeros afectados por los cambios vertiginosos producidos por las tecnologías digitales, lo que significa, en opinión de expertos, que estamos ante una auténtica globalización de la información. Por tanto, respecto a la formación periodística de nuevos perfiles, ésta debe abordarse desde la innovación tecnológica y cibercultura que ya están impregnadas en las organizaciones de noticias.

Las tecnologías (móvil, Internet, blogs, medios sociales, etc.) se han convertido en herramientas inseparables de los ciudadanos del siglo XXI. Esto trae como consecuencia que la formación e investigación en las Ciencias de la Información y Comunicación sea –o debería ser- cada vez más constante.

El periodista de hoy debe adaptar su mentalidad y cultura hacia un entorno de red lo que implica una concienciación de una voluntad de experimentación continua como la hoja de ruta más probable para el éxito en el nuevo ecosistema de medios. Esto incluye no sólo probar las nuevas tecnologías, sino, además, aprender a valorar que los medios no sean vistos como simples páginas de un sitio web.

De ahí que, el rol de la universidad en la disciplina del periodismo debe basarse en una formación en TIC avanzada desde sus inicios. En este sentido, las Facultades de Ciencias de la Información y de la Comunicación, deben adaptar sus planes de estudio en donde la tecnología sea un conocimiento transversal (en todas las etapas formativas) y forme a los nuevos perfiles profesionales. Por tanto, la estrategia universitaria debe comprender la creación de Laboratorios (labs) en sus facultades de comunicación para investigación y transferencia de conocimiento y cuyo objetivo sea desarrollar proyectos pilotos sobre las diferentes modalidades del periodismo y realizar investigación aplicada para crear otros modelos emergentes.Sesión de ciberperiodismo en la UCM

En España, vienen surgiendo iniciativas de este tipo. Existen grupos de universidades e instituciones que trabajan con el objetivo de poner en marcha proyectos que redunde en beneficio de estudiantes de periodismo y comunicación y, en segundo término, de las empresas y profesionales que necesitan de una formación continua y reciclaje. Pero, obviamente, faltan muchas más iniciativas y cambios.

El aprendizaje de las técnicas para el desarrollo del periodismo actual requiere de una profundización más allá de la formación básica, al menos, en varios campos del conocimiento como la Ciencia, Tecnologías, Programación, Diseño, Sociología, Estadística, Derecho Psicología, Ciencias Sociales y, fundamentalmente, Humanidades. Estos conocimientos darán lugar al surgimiento del perfil profesional que pueda gestionar eficientemente los datos y la información y convertirlos en verdaderos conocimiento que la sociedad demanda y necesita, creando un servicio útil que ayude a comprender noticias, encontrar recursos o, simplemente, obtener información adicional y con un amplio nivel de detalles.

Este post forma parte de la investigación sobre etnografía de la formación científica y tecnológica que se lleva a cabo en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la University of California Davis  © Jesús Miguel Flores Vivar.

 

Etiquetas: , , , , , ,

Ingeniería de la comunicación, enfoque formativo basado en la interdisciplinariedad

Fuente: La Nación Data. Proceso del Manual de Periodismo de datos

Los periodistas de datos son una fuerza creciente del periodismo de investigación que se ha venido practicando desde tiempos remotos. La historia del periodismo de investigación, estudiado por distintos investigadores como los académicos Philip Meyer en Estados Unidos y José Luis Dader en España, nos hace ver como los periodistas con este perfil, en muchos casos, han realizado trabajos que han hecho tambalearse a un gobierno o han desentrañado casos de corrupción que estaban vaciando las arcas del Estado.

Ahora, los nuevos periodistas de investigación que escudriñan en datos públicos cuentan con la ayuda de las tecnologías digitales y online, por lo que es necesario hacer una reflexión respecto a la formación que reciben en las facultades de comunicación.

En España, la formación en Periodismo de datos por parte de las facultades y centros que ofrecen los estudios de periodismo, está en entredicho, tanto por los propios estudiantes como por los profesionales que trabajan esta especialización, ya sea en una empresa de medios o como emprendedor y, cuyo aprendizaje del entorno se ha realizado de forma autodidacta. No en una facultad.

Por ello, no sorprende encontrar opiniones de expertos y no expertos afirmando que las escuelas y facultades de periodismo, no han formado a profesionales para desarrollar este tipo de tareas. Sin embargo, algunas universidades españolas, al alimon de los acontecimientos en los últimos años, motivados por la novedad o por mantener un enfoque vanguardista, han empezado a ofertar diversos contenidos propios del periodismo de datos, a través de asignaturas en Grado o Postgrado, de cursos de especializaciones o incluso, como curso Máster. Más aun, dada la importancia de este entorno del periodismo, crecen las propuestas de investigación en tesis doctorales algunas de las cuales, seguramente, se convertirán en libros y manuales lo que redundará en validez científica de este ecosistema.

Este post es parte de un artículo más amplio que se ha realizado durante mi estancia en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la UC Davis y será publicado como parte del proyecto de Manual de Periodismo de Datos Iberoamericano, liderado por Miguel de Paz (Poderopedia) y Felipe Perry. 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Vía IML: Reinventar la formación periodística requiere de “Task Force” entre los medios y las facultades de comunicación

Vía  IML: En un post que publiqué en días pasados en el blog Cultura de Red sobre la importancia del periodismo como profesión y disciplina del conocimiento, hago referencia al análisis (de otro artículo) sobre el estado de la formación periodística en las facultades de comunicación. En él, sugiero una re-estructuración de los planes de formación con un giro radical de 180 grados. Y es que la mayoría de facultades de comunicación, de donde egresan miles de graduados, sus planes no se adecúan a la demanda de la nueva industria de la información, transformada por el impacto de las tecnologías digitales en constante evolución.

El tan debatido (y algunas veces denostado) Plan Bolonia, puede ser el recurso a utilizar para lograr esos cambios. Algunas universidades ya lo vienen haciendo, pero no en la magnitud ni con la rapidez deseada. Debemos recordar que en dichos cambios subyacen dos factores de vital importancia. Uno, el futuro de los estudiantes de periodismo o comunicación, cuya formación óptima depende de lo que reciba en su facultad. Y dos, la pervivencia de la propia disciplina del periodismo, como garante y pilar fundamental de toda democracia.

Los cambios formativos, en mi opinión, pasan por buscar mayor acercamiento entre las organizaciones de noticias y la universidad. No se trata de quien busca a quien. Ambas se necesitan en este emergente ecosistema formativo, creando unidades de trabajo (Task force) que sobre la mesa diseñen el nuevo orden curricular. Muchas veces los cambios en la currícula de estudios están realizados única y exclusivamente por académicos, sin tenerse en cuenta lo que realmente demanda el mercado de los medios para el ejercicio del nuevo periodismo.

Puede parecer un consuelo de tontos, pero lo que pasa en las universidades españolas (y también  europeas, constatado en mis estancias en Florencia, Roma y Lisboa y seguramente, por otros colegas), pasa, y mucho, en las universidades estadounidenses.

El pasado 18 de junio, un post publicado en Nieman Journalism Lab (extraído del Nieman Reports de la Fundación Nieman, centro de la Universidad de Harvard) por Jon Marcus, hacía referencia a este tema con el titulo “Como las escuelas de periodismo están tratando de conectar con las salas de redacción

Para Jon Marcus, editor del área de Educación Superior del Informe Hechinger (The Hechinger Report ) que examina el futuro de la enseñanza del periodismo, “La enseñanza del Periodismo ha llegado al mismo punto de inflexión ominoso que el periodismo en sí se ha alcanzado”. Y, quienes piensan así, son al parecer, muchos más de los que nos pudiésemos imaginar.

El panorama de las universidades estadounidenses con escuelas de periodismo no es nada halagüeño.  Si bien es cierto que hay escuelas innovadoras en la formación, como es el caso del nuevo programa de postgrado en innovación de medios en la Universidad Northeastern, en donde los estudiantes aprenderán (este curso) codificación, visualización de información, videografía, gestión de base de datos,  incluso, diseño de videojuegos; o, el Centro Knight para el Desarrollo Empresarial del Periodismo de la City University de Nueva York (CUNY) cuyos planes tienen por objetivo incubar a los empresarios periodísticos que pueden ganar, además, becas de maestrías y certificados avanzados en enfoques innovadores para el negocio de los medios; o, la Universidad de Columbia, en donde su escuela de periodismo y el Departamento de Ciencias de la Computación se han unido (a través de un equipo trabajo) para entregar un programa de certificación para periodistas y otros interesados en la tecnología de bases de datos y el uso práctico de los mismos, son sólo una muestra pequeña en relación a la cantidad de universidades con este tipo de estudios y que requieren un cambio.

Según Marcus, las universidades están cerrando o proponen a cerrar las escuelas de periodismo, o, en algunos casos, realizar la fusión con otros departamentos. La inscripción de estudiantes que optaban por periodismo, está cayendo – de manera espectacular, para los programas de postgrado -.  En contrapartida, está aumentando las inscripciones en nuevos centros de formación u otras instituciones que ponen el énfasis en los medios digitales. Y es que las nuevas formas de enseñanza en línea y nuevas credenciales amenazan todo del monopolio de la educación superior que otorga el crédito académico (En España, véase el caso de escuelas  de periodismo, creadas por los propios medios).

Nos guste o no, esta es una situación irreversible. Como la tecnología avanza, los profesionales quieren más formación (al igual como van a tener en los programas de la Northeastern University). Y las fundaciones, que llenaron el vacío dejado cuando las empresas de medios de comunicación dejaron de subvencionar/patrocinar las escuelas de periodismo, están presionando cada vez más agresivamente por la reforma en los estudios.

En respuesta a ello, algunas escuelas de periodismo están transformando abruptamente sus planes para enseñar nuevas formas de medios y nuevos métodos periodísticos en la entrega de las noticias. Jeff Howe, director del nuevo programa en la Northeastern University y citado por Marcus, dice que “Estamos tratando de hacer volar todo”. Con el apoyo de una subvención de $ 250,000 de la John S. and James L. Knight Foundation, el programa girará en torno a un “seminario de innovación”, en el que equipos de estudiantes aplicarán sus nuevas habilidades a proyectos del mundo real,  en la entrega de noticias o técnicas de presentación de reportajes.

Citando  a Howard Finberg, director de desarrollo de negocio en el Instituto Poynter, dice “Al igual que el periodismo, la educación está en una etapa madura para la innovación disruptiva”, por lo que si las escuelas de periodismo no responden, matiza “están en riesgo de ser anuladas o eclipsadas.”

Etiquetas: , , , , , ,

Los estudios de periodismo deben incluir nociones de programación

Es hora de que los futuros periodistas sepan cómo trabajar con el código, como desarrollar una aplicación, como crear y diseñar. Asumiendo que se viene enseñando a los estudiantes de periodismo las técnicas del siglo pasado, es hora de innovar los planes de estudio realizando un cambio de 180 grados.

Pero, el aprendizaje de un software específico obliga a una formación continuada (Briggs, 2007). Nadie puede aprender narración digital en un semestre. Por ejemplo, el dominio de Dreamweaver, Flash o cualquier CMS[1], no es que sea complicado su aprendizaje, pero tampoco hay que pensar que se aprende de “prisa y corriendo” subestimando la magnitud del conocimiento de este tipo de aplicaciones, por lo que incluir su aprendizaje en un curso de periodismo online o ciberperiodismo, como materia optativa puede hacer más daño que bien. Esto significa que debemos estar enseñando código en todos los cursos del grado de Periodismo (cada semestre, cada año, hasta su graduación).

La oferta de trabajos para diseñadores y periodistas que saben escribir código está creciendo exponencialmente. Por tanto, vamos a coger “el toro por los cuernos” o, lo que es lo mismo, devorar la lectura de la obra “El arte de la guerra” y atacar el problema de la (mala) formación desde todos los ángulos. Dicho en roman paladino: Tenemos que enseñar a los estudiantes a ser más tecnológicamente alfabetizados. Tenemos que enseñarles cómo aprender y cómo errar. Porque no es lo mismo ser nativo digital que alfabeto digital. Esto no significa que los redactores o editores individuales de sus contenidos en blogs o páginas web, que han aprendido un poco de programación deben terminar por convertirse en un ingeniero de software o un diseñador web. Obviamente, no. Tampoco el objetivo final es la fluidez en la programación de software. Sin embargo, hay un valor añadido en la comprensión de cómo los navegadores leen y procesan nuestras historias.

Por ello, a la cobertura periodística y redacción de una historia, se suman, el escribir algo de código (HTML, CSS, Javascript) y la programación de aplicaciones y servicios complejos, lo que convierte al periodista profesional en un perfil con toda una colección de habilidades.

[1] CMS es el acrónimo de Content Management System (Sistema de Gestión de Contenidos)

Etiquetas: , , , ,

El modus operandi de la enseñanza virtual democratiza el conocimiento

El acceso al conocimiento no tiene límites. La enseñanza virtual va in crescendo. Una muestra de ello, es la iniciativa de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) que oferta para el próximo curso 2013-2014, el Máster en Gestión de Contenidos Multimedia para la Educación y la Comunicación.

El master es un Título Propio, de modalidad on-line, con un alto grado profesional, cuyo objetivo es dotar a los alumnos de competencias para la producción de contenidos multimedia dirigidos tanto al ámbito docente, como a soportes interactivos de la sociedad de la información. Se orienta a profesionales de la educación, así como profesionales de la comunicación.

Según se desprende de la pagina del master, tiene un carácter especializado y enfoque pragmático, por lo tanto, es el Título Universitario Superior, ideal para cualquier titulado que quiera ejercer o seguir formándose en el sector educativo y de la comunicación. El enfoque práctico del Título proporciona una formación en centros de producción audiovisual y multimedia (especialmente en Radiotelevisión Española). De ahí que las entidades colaboradoras son la Universidad Complutense de Madrid, Universidad de Huelva y el propio Instituto de Radio Televisión Española.

Etiquetas: , , , , , ,