Posts etiquetados con ‘algoritmo’

El algoritmo como innovación en el tratamiento de datos masivos para el periodismo

Kevin Kelly (2012)[1], investigador y experto en tecnologías, dice que las tecnologías buscan para nosotros. Pero ¿Qué buscan? De esta afirmación y pregunta nos valemos para indicar que el uso de aplicaciones no se desarrollan per se para el periodismo o comunicación, sino que toca adaptar, desarrollar y diseñar un entorno más ad hoc para el funcionamiento de una determinada tecnología para los usos periodísticos . Un desarrollo que se basa en que un todo funcione según los flujos de trabajo o parámetros que tenga trazados. Es decir, un flujo-grama que es generado por un algoritmo.

Hoy, la técnica de los algoritmos juega un papel fundamental en la construcción de la nueva información. Solo necesitamos saber un poco de lógica para crear nuestro propio algoritmo que puede servir para procesar la información. Por ejemplo, la mayoría de agregadores de noticias están hechas por algoritmos que permiten seleccionar y encontrar información según el interés de cada usuario. Google es por excelencia, el rey de los algoritmos.

 

Pero ¿qué es un algoritmo? ¿Qué conocimientos son necesarios para crearlos? ¿Por qué se han convertido en una especie de piedra filosofal en la construcción de la información? ¿Qué relación guarda con el periodismo de datos? Para empezar, básicamente un algoritmo es el proceso de una acción. Un proceso o flujo de trabajo que está supeditado a ordenes (parametrizadas) que el creador del algoritmo ha configurado.

Según recoge la Wikipedia, un algoritmo es un conjunto prescrito de instrucciones o reglas bien definidas, ordenadas y finitas que permite realizar una actividad mediante pasos sucesivos que no generen dudas a quien deba realizar dicha actividad. Dado un estado inicial y una entrada, siguiendo los pasos sucesivos se llega a un estado final y se obtiene una solución. El algoritmo se empleo en matemáticas, lógica, ciencias de la computación y disciplinas relacionadas.

Los algoritmos pueden ser expresados de muchas maneras, incluyendo al lenguaje natural, pseudocódigo, diagramas de flujo y lenguajes de programación entre otros. Muchos algoritmos son ideados para implementarse en un programa utilizando el pseudocódigo que es una descripción de alto nivel de un algoritmo que emplea una mezcla de lenguaje natural con algunas convenciones sintácticas propias de lenguajes de programación, como asignaciones, ciclos y condicionales, aunque no está regido por ningún estándar.

La relación existente entre un algoritmo y el periodismo de datos es cada vez más pertinente. El hecho más paradigmatico se desprende de una nota del Knight Center Periodismo para las Américas[2] que da cuenta en un post acerca de un terremoto de magnitud 4.4 que despertó a California el lunes 17 de marzo de 2014. El “primer reportero” en cubrir la noticia fue un algoritmo llamado Quakebot, recopilador de datos diseñado por el periodista y programador Ken Schwencke de Los Ángeles Times, según referencia la revista digital Slate.

Quakebot fue diseñado por Schwencke para recopilar datos de interés periodístico de alertas publicadas por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), introduciéndolos a una plantilla noticiosa escrita con anterioridad. La nota preliminar se guarda en el sistema de manejo de contenido del periódico mientras se envía una alerta por correo a un editor humano, quien revisará la nota y decidirá si la publica en línea o no. Cuando Quakebot recibió una alerta del USGS señalando un terremoto de magnitud 3.0 o mayor (algo menor no causaría mucho impacto) a las 6:25 a.m., hora del Pacífico, mandó un correo a Schwencke quien publicó la nota pocos minutos después, asegurando que Los Angeles Times fuera el primer periódico en reportar la noticia. Y esto es sólo el principio…



[1] Kevin Kelly fue editor ejecutivo de la revista Wired durante siete años. Ha escrito para The New York Times, The Wall Street Journal y The Economist. Previamente ha Publicado el libro Fuera de Control y el bestseller New Rules for a New Economy.

Etiquetas: , , , , , , ,

Los Contornos de la Vida Algorítmica

El grupo de investigación The Mellon Initiative In Digital Cultures asociado al Center for Science and Innovation Studies (CSIS) de la Universidad de California Davis, organizó el pasado 15 y 16 de mayo de 2014 en el Campus de la UCDavis, el congreso “Los Contornos de la Vida Algorítmica” (The Contours of Algorithmic Life).

La iniciativa del grupo de investigación pone de relieve los desafiós de la vida algorítmica que ya se da de forma global y está cada vez más presente en la vida de las personas y sobre todo, como es nuestro caso,  en la inclusión creciente de disciplinas y profesiones como el periodismo y la comunicación.

Por ello, la propuesta del congreso realizado por el grupo de investigación asociado al CSIS de UC Davis, ha tenido una visión interdisciplinaria, razón por la cual profesionales de distintas disciplinas académicas han estado presentes en este congreso.

Y, es que cada vez más los profesionales e investigadores de distintas disciplinas, entre los que se cuentan principalmente, aquellos relacionados con la comunicación,  medios digitales y las nuevas formas periodísticas,  lo tienen más claro de cómo los algoritmos permean nuestra experiencia de vida, bordeando  los límites y las fronteras de lo que puede y no puede ser adaptado, traducido o incorporado en el pensamiento algorítmico, convirtiendo todo esto en  un espacio de contención.

El principio del  algoritmo se basa en la especificación del espacio potencial de una acción, generando una noción de un modo universal lo que lleva a los discursos sobre el empoderamiento, la eficiencia, la transparencia y la inclusión. Pero en última instancia, sólo los algoritmos son capaces de hacer inteligible y valioso todo aquello que puede ser separado, cuantificado, manejado, procesado y gamificado y este dominio limitado hace que los algoritmos necesariamente sean excluyentes.

Los algoritmos configuran cada vez más nuestro mundo, nuestro pensamiento, nuestra economía, nuestra vida política, y nuestros cuerpos. Por ejemplo, la respuesta algorítmica de las redes de la NSA u otros servicios de vigilancia sobre la actividad de la  red que amenaza cada vez más la privacidad, ya que conlleva una vigilancia política bajo control algorítmico. De hecho, al menos, el 30% de las acciones de comercio que realizamos es actualmente algorítmico y automático, que ya nos ha llevado a varios colapsos inexplicables y en  auge.

Dispositivos como el Fitbit y el NikeFuel sugieren que el cuerpo es incompleto sin un complemento tecnológico, por lo que inciden en el tratamiento de la “salud” como un producto cuantificable dependientes de insumos también cuantificables. La lógica de la gamification, que encuentra cada vez mayor fuerza en los contextos educativos y pedagógicos, afirma que el mundo no sólo es representado de como se puede ganar o perder, pero es de hecho mejor-es decir, más eficaz-de esta manera. El aumento y proliferación de guías de cómo hacer televisión HGTV bajo formulas  DIY  como el sitioweb de Lifehack, demuestran una creciente demanda para abordar las tareas con instrucciones separadas algorítmicas.

Es importante pues, explorar tanto los usos específicos de los algoritmos y la cultura algorítmica de una manera más amplia, incluyendo otros temas como la gamification, (autoaprendizaje de) programación, minería de datos y visualización, política de los algoritmos, vigilancia digital, tecnología móvil y localizada y los juegos para la salud. Hoy, cualquier disciplina es proclive a tener una vida algorítmica que afecta a su entorno  profesional.

En este contexto,  los debates que se circunscriben a la vida algorítmica deben ser concebidos abiertamente, incidiendo particularmente en los estudios de software, estudios de códigos críticos, estudios de rendimiento critico, estudios culturales y de medios de comunicación, antropología social, ingeniería inversa, humanidades y ciencias sociales, así como las artes visuales, la música y los estudios de sonido. Es importante avanzar en propuestas experimentales o híbridas en donde el arte de lo multimedia y los recursos en Internet juegan un papel preponderante.

Y el congreso sobre la vida algorítmica ha incluido todo esto….

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

En la pervivencia del periodismo, la clave está en el algoritmo

Kevin Kelly (2012)[1], investigador y experto en tecnologías, dice que las tecnologías buscan para nosotros, pero ¿Qué buscan?. De esta afirmación nos valemos para indicar que el uso de aplicaciones por parte de los usuarios no viene dado per se para el periodismo o comunicación, sino que corresponde adaptar, desarrollar y diseñar un entorno más, específico para el funcionamiento de tal o cual tecnología. Un desarrollo que se basa en que un todo funcione según los flujos de trabajo o parámetros que tenga trazados. Es decir, un flujograma generado por un algoritmo.

Antes de dar la definición acerca del algoritmo y su relación con el periodismo y, concretamente con el periodismo de datos, vamos a situarnos en los antecedentes del periodismo de investigación a través de fuentes y datos.

Desde los revolucionarios años 1960, la situación del periodismo de investigación ha cambiado mucho, sobre todo, porque se ha abierto una variante que además de utilizar los datos y las fuentes, suma la utilización de diferentes aplicaciones tecnológicas para su desarrollo. Tras el escándalo del Caso Watergate, recogido por Carl Bernstein y Bob Woodward, en el Washington Post –por el que recibieron el premio Pulitzer en 1973– provocando la dimisión de Richard Nixon en 1974, se han sucedido muchos trabajos de investigación basándose en la recuperación y análisis de datos e información pública como la  que hicieron los citados periodistas del Post en los archivos de la Biblioteca del Congreso estadounidense.

Hoy, la técnica de los algoritmos juega un papel fundamental en la construcción de la nueva información. Solo necesitamos saber un poco de lógica binaria y de ingeniería inversa para crear nuestro propio algoritmo que puede servir para procesar la información. Por ejemplo, la mayoría de agregadores de noticias están hechas por algoritmos que permiten seleccionar y encontrar información según el interés de cada usuario. Google es por excelencia, el rey de los algoritmos.

Pero ¿Qué es un algoritmo? ¿Qué conocimientos son necesarios para crearlos? ¿Por qué se han convertido en una especie de piedra filosofal en la construcción de la información? ¿Qué relación guarda con el periodismo de datos? Para empezar, un algoritmo es el proceso de una acción. Un proceso o flujo de trabajo que está supeditado a ordenes (parametrizadas) que el creador del algoritmo ha configurado.  Según recoge la Wikipedia, un algoritmo es

un conjunto prescrito de instrucciones o reglas bien definidas, ordenadas y finitas que permite realizar una actividad mediante pasos sucesivos que no generen dudas a quien deba realizar dicha actividad. Dados un estado inicial y una entrada, siguiendo los pasos sucesivos se llega a un estado final y se obtiene una solución. Su empleo es en matemáticas, lógica, ciencias de la computación y disciplinas relacionadas.

Los algoritmos pueden ser expresados de muchas maneras, incluyendo al lenguaje natural, pseudocódigo, diagramas de flujo y lenguajes de programación entre otros. Muchos algoritmos son ideados para implementarse en un programa utilizando el pseudocódigo que es una descripción de alto nivel de un algoritmo que emplea una mezcla de lenguaje natural con algunas convenciones sintácticas propias de lenguajes de programación, como asignaciones, ciclos y condicionales, aunque no está regido por ningún estándar.

La relación existente entre un algoritmo y el periodismo de datos es cada vez más pertinente. El hecho más reciente se desprende de una nota del Knight Center Periodismo para las Américas[2] que da cuenta en un post acerca de un terremoto de magnitud 4.4 que despertó a California el lunes 17 de marzo de 2014. El primer reportero en cubrir la noticia fue un algoritmo llamado Quakebot, recopilador de datos diseñado por el periodista y programador Ken Schwencke de Los Ángeles Times, según referencia la revista digital Slate.

Quakebot fue diseñado por Schwencke hace más de dos años para recopilar datos de interés periodístico de alertas publicadas por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS,siglas en inglés), introduciéndolos a una plantilla noticiera escrita con anterioridad. La nota preliminar se guarda en el sistema de manejo de contenido del periódico mientras que se manda una alerta por correo a un editor humano, quien revisará la nota y decidirá si publicarla en línea. Cuando Quakebot recibió una alerta del USGS señalando un terremoto de magnitud 3.0 o mayor (algo menor no causaría mucho impacto) a las 6:25 a.m., hora del Pacífico, mandó un correo a Schwencke quien publicó la nota pocos minutos después, asegurando que su periodico, Los Angeles Times, fuera el primer medio en reportar la noticia. Y es sólo el principio….



[1][1] Kevin Kelly fue editor ejecutivo de la revista Wired durante siete años. Ha escrito para The New York Times, The Wall Street Journal y the Economist. Previamente ha Publicado el libro Fuera de Control y el bestseller New Rules for a New Economy.

Etiquetas: , , , , , , ,