Posts etiquetados con ‘nuevosperfiles’

Tendencias de perfiles profesionales en la industria de los nuevos medios

Las tecnologías emergentes fagocita un nuevo escenario al que se ha enfrentar el periodista de nuevo perfil profesional. Asistimos a un panorama donde la convergencia ha dado lugar a una participación activa del lector, quien interactúa con el medio a través de los comentarios de las noticias. Los accesos a los contenidos del medio se producen por la “puerta trasera” o “lateral” de la noticia y no por el titular del artículo y menos por la portada del medio, hechos que obligan a estudiar y diseñar nuevas estrategias para llegar a los usuarios. Este modo que tienen los usuarios de acceder a la informacion puede dar lugar a la creación de un nuevo entorno laboral y/o profesional conocido como “responsable de monitorización de acceso a la noticia”.

Pero esto sólo es el inicio que habrá que definir con detenimiento. De momento, la tendencia es la generación de perfiles, cuya formación viene imbricada por otras disciplinas del conocimiento. Estos perfiles son:

Periodista programador

Es un perfil cuya formación se viene dando en escuelas de periodismo americanas y está íntimamente relacionado con el periodismo de datos. Según Flores (2011c), las tecnologías digitales, con Internet a la cabeza, están cambiando la forma en que narramos las historias periodísticas. Por ello, periodistas, programadores, responsables de medios, estudiantes, docentes e investigadores deben trabajar para lograr una verdadera convergencia, no sólo tecnológica, sino también cultural. La formación de equipos de trabajo ya no sólo es de redactores más fotógrafos (fotoperiodistas) sino de redactores más programadores. Juntos pueden construir el nuevo periodismo (ibídem, 2013). Los expertos en nuevos perfiles coinciden que la colaboración es un aspecto fundamental en la buena relación entre el periodista y el programador para realizar tareas conjuntas, por lo que los programadores pueden tener un sentido periodístico e interpretativo gracias al periodismo de datos.

Aron Pilhofer, director del departamento de Interactive News Technologies del The New York Times, manifiesta que “el mayor desafío del periodista programador es que sus datos cuenten la verdad” (ápud Cairo, 2011). Continúa mencionando la existencia de “una tribu de periodistas que ha permanecido en la vanguardia de la innovación en la última década”.

Según Geoff McGhee, de la Universidad de Stanford: “Algunas redacciones se reorganizan ya para un futuro en que los datos se transformarán en un medio y en que las técnicas narrativas tradicionales se fundirán con presentaciones interactivas complejas” (ibídem). La demostración de que esto es posible viene refrendada por el conocimiento y uso cada vez más frecuente del lenguaje HTML. En sus inicios, este era un lenguaje profano para los no técnicos. En la actualidad, un periodista que se precie de ser “digital” debe tener conocimientos de este lenguaje como un recurso más en el cuadro de conocimientos de los ciberperiodistas.

Diseñador web

Este perfil tiene por función diseñar páginas web en diversos formatos, con sus componentes de textos, imágenes, gráficos, animaciones, vídeo e hipervínculos, utilizando programas de diseño y específicos, disponiendo la información de una forma atractiva, útil, actualizada y organizada para los usuarios.

Según la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía (2012), el diseñador de páginas web se sitúa en el área de servicios para empresas a través de Internet, ayudándoles a establecer una estrategia de comunicación empresarial en la red: “Contar con una plataforma web es un activo de vital importancia para cualquier empresa porque a través de ella podrán dar a conocer sus productos o servicios, difundir su imagen corporativa, la filosofía de la compañía y aportar información sobre los proyectos que han realizado, los retos y objetivos de la compañía, etc., facilitando así el conocimiento mutuo entre los posibles usuarios”.

Este profesional está especializado en la creación de páginas web para empresas y particulares: “Debe tener claro los objetivos que la empresa desea cubrir, tanto a nivel de funcionalidades, de comunicación como estratégicos y diseñar una herramienta funcional que ayude a la compañía a cumplir los objetivos que tiene fijados. El objetivo del diseñador de web debe ser poner en valor la imagen de la compañía u organización mediante el uso de elementos gráficos y textuales que refuercen la identidad visual de la compañía y que ofrezcan una sensación de confianza al usuario. También debe trabajar directamente con el equipo de publicación y gestión de contenidos para poder diseñar una herramienta que satisfaga las expectativas de los usuarios y permitirles encontrar fácilmente cualquier información que estén buscando” (ibídem).

Analista web

De acuerdo con Marketing Directo (2013), este perfil se configura como uno de los empleos más solicitados: “Conocer cuál es el perfil de los usuarios que visitan la página web de una empresa o las características de los lectores de un blog se torna cada vez más indispensable para las empresas.

La necesidad de poder interpretar la ingente cantidad de datos o ‘Big Data’ que genera la web resulta vital para poder mejorar los productos y servicios de las empresas”.
Para Gulberti (2012), el analista web (o Web Analyst) de una empresa es quien se encarga “de analizar los efectos del marketing por Internet. Entre sus funciones está controlar tanto cuantitativa como cualitativamente las visitas a un sitio web. Él o ella es quien debe informar a la empresa de quién entra en su página en términos de localización, canal por el que entra, duración dentro de la página, número de páginas visitadas”.

Las características de este perfil se resumen así:
• “Debe ser capaz, valga la redundancia, de analizar una gran cantidad de datos. Pero también debe ser capaz de interpretarlos, establecer relaciones, etc.
• Debe tratarse de una persona lógica, con capacidad de síntesis y orientado al logro de objetivos.
• Como la mayor parte de nuevas profesiones que están surgiendo en torno al marketing online (Community Manager, Social Media Strategist, SEO) se trata de una posición interdisciplinar. No es un programador, ni un economista. Es un profesional que conoce de SEO, Google Analytics, marketing, redes sociales, ofimática” (ibídem).

Experto en usabilidad

Es uno de los nuevos perfiles laborales más demandados por las pymes tradiciones (Fundación Caja Madrid, 2013). Este tiene por misión “garantizar que todo el mundo, incluidos los discapacitados y las personas con poco conocimiento informático, puedan utilizar fácilmente sistemas de información, de acuerdo con la idea original del creador. Desarrollan ideas para mejorar sistemas de información a fin de maximizar su impacto empresarial y así mejorar la competitividad de la empresa”.

Asimismo, estos expertos se aseguran “de que los productos/servicios sean fáciles de usar para los clientes de forma intuitiva. En el campo de Internet, estos expertos ayudan a garantizar que los sitios web, aplicaciones web, aplicaciones para teléfonos inteligentes y aplicaciones para tabletas sean fáciles y cómodos de usar” (ibídem). El reto está ahora en formar este tipo de perfil en las universidades. Algunas ya vienen implantando cursos, seminarios o asignaturas que profundizan su uso y aplicabilidad en los medios de comunicación, aunque aún queda mucho por hacer.

Gestor de negocios de medios digitales

Desde hace algún tiempo (desde diferentes organismos e instituciones) se viene hablando y debatiendo sobre el fenómeno de emprendimiento. En las universidades también se viene trabajando como línea de investigación. Uno de los últimos eventos de este entorno se dio en el VIII Encuentro de Gestores de Negocios Digitales, organizado por Networkingactivo.com20 En ese sentido, Aldo van Weezel, consultor del International Institute for Media Development, explica que “los medios requieren con urgencia cambiar modelos de negocios, cambiar la cultura organizacional”. Además, asegura que los medios escritos “no van a morir, aunque sí van a cambiar, esto no es vaticinio, es una realidad. Creemos que serán más segmentados, más especializados, de nichos” (ápud Mujica, 2013).

 

Este artículo es un extracto de la obra “Los Elementos del Ciberperiodismo” que se publicará en la editorial Síntesis en 2016  y son parte de las conclusiones  de la investigación“Innovaciones. Metodologías para la Implantación del Observatorio Ciberperiodístico y Medialabs para la Investigación y Formación de Perfiles Netcom” desarrollado durante la estancia de investigación en la Faculdade Arquitetura, Artes y Comunicaçao de la Universidad Estadual Paulista (Sao Paulo, Brasil)  © Jesús Miguel Flores Vivar. Investigador visitante (Fapesp).

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Los Contornos de la Vida Algorítmica

El grupo de investigación The Mellon Initiative In Digital Cultures asociado al Center for Science and Innovation Studies (CSIS) de la Universidad de California Davis, organizó el pasado 15 y 16 de mayo de 2014 en el Campus de la UCDavis, el congreso “Los Contornos de la Vida Algorítmica” (The Contours of Algorithmic Life).

La iniciativa del grupo de investigación pone de relieve los desafiós de la vida algorítmica que ya se da de forma global y está cada vez más presente en la vida de las personas y sobre todo, como es nuestro caso,  en la inclusión creciente de disciplinas y profesiones como el periodismo y la comunicación.

Por ello, la propuesta del congreso realizado por el grupo de investigación asociado al CSIS de UC Davis, ha tenido una visión interdisciplinaria, razón por la cual profesionales de distintas disciplinas académicas han estado presentes en este congreso.

Y, es que cada vez más los profesionales e investigadores de distintas disciplinas, entre los que se cuentan principalmente, aquellos relacionados con la comunicación,  medios digitales y las nuevas formas periodísticas,  lo tienen más claro de cómo los algoritmos permean nuestra experiencia de vida, bordeando  los límites y las fronteras de lo que puede y no puede ser adaptado, traducido o incorporado en el pensamiento algorítmico, convirtiendo todo esto en  un espacio de contención.

El principio del  algoritmo se basa en la especificación del espacio potencial de una acción, generando una noción de un modo universal lo que lleva a los discursos sobre el empoderamiento, la eficiencia, la transparencia y la inclusión. Pero en última instancia, sólo los algoritmos son capaces de hacer inteligible y valioso todo aquello que puede ser separado, cuantificado, manejado, procesado y gamificado y este dominio limitado hace que los algoritmos necesariamente sean excluyentes.

Los algoritmos configuran cada vez más nuestro mundo, nuestro pensamiento, nuestra economía, nuestra vida política, y nuestros cuerpos. Por ejemplo, la respuesta algorítmica de las redes de la NSA u otros servicios de vigilancia sobre la actividad de la  red que amenaza cada vez más la privacidad, ya que conlleva una vigilancia política bajo control algorítmico. De hecho, al menos, el 30% de las acciones de comercio que realizamos es actualmente algorítmico y automático, que ya nos ha llevado a varios colapsos inexplicables y en  auge.

Dispositivos como el Fitbit y el NikeFuel sugieren que el cuerpo es incompleto sin un complemento tecnológico, por lo que inciden en el tratamiento de la “salud” como un producto cuantificable dependientes de insumos también cuantificables. La lógica de la gamification, que encuentra cada vez mayor fuerza en los contextos educativos y pedagógicos, afirma que el mundo no sólo es representado de como se puede ganar o perder, pero es de hecho mejor-es decir, más eficaz-de esta manera. El aumento y proliferación de guías de cómo hacer televisión HGTV bajo formulas  DIY  como el sitioweb de Lifehack, demuestran una creciente demanda para abordar las tareas con instrucciones separadas algorítmicas.

Es importante pues, explorar tanto los usos específicos de los algoritmos y la cultura algorítmica de una manera más amplia, incluyendo otros temas como la gamification, (autoaprendizaje de) programación, minería de datos y visualización, política de los algoritmos, vigilancia digital, tecnología móvil y localizada y los juegos para la salud. Hoy, cualquier disciplina es proclive a tener una vida algorítmica que afecta a su entorno  profesional.

En este contexto,  los debates que se circunscriben a la vida algorítmica deben ser concebidos abiertamente, incidiendo particularmente en los estudios de software, estudios de códigos críticos, estudios de rendimiento critico, estudios culturales y de medios de comunicación, antropología social, ingeniería inversa, humanidades y ciencias sociales, así como las artes visuales, la música y los estudios de sonido. Es importante avanzar en propuestas experimentales o híbridas en donde el arte de lo multimedia y los recursos en Internet juegan un papel preponderante.

Y el congreso sobre la vida algorítmica ha incluido todo esto….

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

¿Qué tiene que ver el periodismo con Drones, Algoritmos, Glass-News, Big data, Bots, Apps cartográficas, movilidad-ubicuidad y otros? (Parte 2)

Afortunadamente, el proceso transformador ya se viene dando, en mayor o menor medida, en las facultades de comunicación o escuelas de periodismo.  Pero, no en la magnitud deseada. De hecho, en mi opinión, algunas están cambiando lentamente. Tan lentamente que tal vez sea demasiado tarde.

Fuente: Amphibia. Mancini, 2008

Por ello, los cambios en la formación de la profesión periodística deben hacerse en un giro de 180 grados. ¿Cómo? Seguramente hay muchas ideas, aunque el requisito es que confluyan en las siguientes características:

Primero, hay adoptar la disposición del  cambio.

Segundo, Abrir un proceso de revisión de los planes de formación.

Tercero, Promover reuniones con los editores y profesionales de medios para estudiar las necesidades de formación. Sobre esto último, un matiz: no se trata de proporcionar a los medios lo que el editor o medio quiera y que la universidad se convierta en una cantera para el medio, sino, de consensuar el desarrollo profesional que se viene realizando con el  tipo de conocimiento que se debe dar en la universidad.

Cuarto, es importante la formación y uso constante de las tecnologías digitales. Por lo que su apuesta dentro de los planes de formación debe ser transversal. Pero que esto tampoco sirva de pretexto para convertir al periodista en un amanuense. Ese no es el objetivo. Corresponde al profesor decidir, en función de las investigaciones realizadas, en qué tipo de tecnología profundiza más que en otra.

Quinto, las facultades deben concebir secciones, ya no solo en función a una  especialidad, sino en función al conocimiento de unas determinadas aplicaciones tecnológicas. Y la búsqueda, la investigación sobre la aplicabilidad o no, y sobre todo, la práctica debe ser también una constante del docente en este ámbito.

Creemos que ya hay muchos “expertos” en redes sociales, community manager o social media (de hecho, yo mismo he participado en proyectos de redes sociales desde 2007). Estudiosos del impacto de la redes sociales (aunque algunos sin ser usuarios de la red social objeto de estudio) y habilidosos en el manejo de las mismas.  Material publicado (libros, capítulos, artículos, comunicaciones, ponencias) por doquier sobre el entorno de las redes sociales. Es decir, existe una masa crítica de interés, de conocimiento y hay que seguir. Pero, las redes sociales no deben constituirse en el único recurso de estudio y aprendizaje. De ahí que no resulte extraño que distintas asignaturas de un plan de estudios hagan eco de las redes sociales, situación que en muchos casos, derive en un solapamiento de temas, lo que se transforma en una pérdida de tiempo para los estudiantes.

Por tanto, en este proceso transformador hay que incorporar, en una magnitud similar al estudio de las redes sociales, otros entornos de formación que se han de dar para la creación de un perfil, repito, basado en secciones de aprendizaje tecnológico. Por ejemplo, investigar, practicar y analizar el impacto y uso potencial de aplicaciones tales como los Drones (para situaciones en peligro de periodistas corresponsales); como crear algoritmos (para el desarrollo de periodismo de datos); como adaptar el uso de Google glass (apostando por la movilidad-ubicuidad de la información) para la  difusión de noticias; análisis de  otros Bots (robots) de uso periodístico; Apps cartográficas (empezando por la creación de mashups con Google maps o el uso de Usahidi, una buena opción de mapeo de zonas de conflicto) para el desarrollo de la información geolocalizada; Big data (y su procesamiento a través de filtros y web scraping, creando una perfil de analista de datos); estudio y análisis de HCI (Human-Computer-Interaction) para el entorno de la usabilidad / pensar en la audiencia/ como lograr la fidelización con la interfaz de usuario; análisis del impacto de la gamification (uso de videojuegos para la transmisión de noticias);  estudio de la seguridad de la información (ciberespionaje), evangelizador tecnológico (con su correspondiente rol de testeo de aplicaciones), etc.

Como vemos, en la conjunción de este tipo de formación, con la renovación de los planes de estudio, se pone de manifiesto la convergencia en la mente de las personas (sobre todo de aquellos que van a dedicarse al mundo del periodismo o comunicación), y más concretamente, la interdisciplinariedad del conocimiento en la construcción de la nueva comunicación, del nuevo periodismo y de un nuevo perfil. Este tipo de perfil profesional es el que demanda la sociedad, los estudiantes, las empresas e instituciones y por ello, la universidad debe poner el acento en este proceso transformador.

En suma, los cambios deben venir por transformar las facultades en grandes laboratorios tecnológicos y de conocimiento científico.

Este artículo forma parte de la investigación “Estudio y experimentación de nuevos medios para la consolidación del periodismo en línea”, que se lleva a cabo en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la University of California Davis  © Jesús Miguel Flores Vivar.  

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

¿Qué tiene que ver el periodismo con Drones, Algoritmos, Glass-News, Big data, Bots, Apps cartográficas, movilidad-ubicuidad y otros? (Parte 1)

En 2009, con la efervescencia de las tecnologías digitales, hacía referencia a la obsolescencia del conocimiento tecnológico en un post titulado La convergencia está en la mente de las personas, en donde afirmaba que los profesionales de la información deberían estar constantemente actualizando sus conocimientos para no expandir o ser parte de la brecha digital.

En este sentido, respecto a los profesionales de la información que prestan servicios en una organización de noticias, una de las iniciativas que debía  -debe- poner el medio es una formación constante de su personal como consecuencia de la evolución de las tecnologías de la información. Pero, si no fuese una iniciativa del periódico o medio, entonces debe ser el propio profesional quien debe asumir la responsabilidad de su formación. Es verdad que las empresas de medios periodísticos han sido –son- los más castigados por los efectos de la crisis económicas, pero eso no puede convertirse en óbice para no incidir en la formación. Porque ya no se trata de salvar sólo al medio o, al profesional, sino,  y más importante se trata de salvar al periodismo, un modelo de información que el público, la sociedad siempre va a necesitar. Máxime si ese modelo ha sido garante de las democracias actuales.

Puesto el foco en el objetivo, entonces queda por desarrollar estrategias de cómo hacer todo esto. Para empezar, la tarea no es difícil, sino, simplemente ganas de querer hacerlo. Muchos de los que conocemos en el mundo de las tecnologías digitales, que trabajan en el mundo del periodismo o comunicación y que se han formado en el campo de las letras, ciencias sociales, o humanidades, son hoy grandes conocedores de los entornos digitales, tanto  así, que adquieren el cliché de expertos. Pero ¿donde han adquirido ese conocimiento para ostentar tal rango? La respuesta es simple: se han formado didácticamente, de forma autónoma, asistiendo a cursos (muchos gratuitos) o simplemente, estudiando tutoriales sobre determinadas aplicaciones que ha interesado  conocer a cada uno/a.

Ahora bien, de cara a las facultades de comunicación y su rol en la formación de los futuros periodistas o comunicadores ¿cabría decirles que su formación práctica sobre determinadas tecnologías deben adquirirlos de forma autodidactica? Obviamente, No. Por lo que son las universidades las que han de asumir el protagonismo asignado en el nuevo ecosistema de la información.

Es verdad que la esencia de la formación en una universidad se basa en la Ciencia, en la doctrina del conocimiento. De hecho, para quienes han lo olvidado, este es el punto de partida y el matiz significativo entre los que asisten a formarse a las aulas universitarias y los que no. La función de la universidad por cumplir este rol es universal.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que otro de los roles asignados a la universidad es la formación de profesionales altamente cualificados para el desempeño de una función al servicio de la sociedad.  Y aquí es donde la universidad tiene que ejercer ese rol asignado de tal manera que su valoración positiva por la sociedad sea una constante.  ¿Qué hacer para lograr esto? La respuesta viene por la propuesta de una transformación del proceso de formación de determinadas disciplinas del conocimiento. Y una de estas corresponde al Periodismo y, más ampliamente, a la Comunicación…..

Este artículo forma parte de la investigación “Estudio y experimentación de nuevos medios para la consolidación del periodismo en línea”, que se lleva a cabo en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la University of California Davis  © Jesús Miguel Flores Vivar.  

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

La transversalidad del conocimiento en el proceso formativo del periodismo en la universidad

A estas alturas, ya nadie duda -espero- que la profesión periodística y los medios de comunicación han sido -y son- los primeros afectados por los cambios vertiginosos producidos por las tecnologías digitales, lo que significa, en opinión de expertos, que estamos ante una auténtica globalización de la información. Por tanto, respecto a la formación periodística de nuevos perfiles, ésta debe abordarse desde la innovación tecnológica y cibercultura que ya están impregnadas en las organizaciones de noticias.

Las tecnologías (móvil, Internet, blogs, medios sociales, etc.) se han convertido en herramientas inseparables de los ciudadanos del siglo XXI. Esto trae como consecuencia que la formación e investigación en las Ciencias de la Información y Comunicación sea –o debería ser- cada vez más constante.

El periodista de hoy debe adaptar su mentalidad y cultura hacia un entorno de red lo que implica una concienciación de una voluntad de experimentación continua como la hoja de ruta más probable para el éxito en el nuevo ecosistema de medios. Esto incluye no sólo probar las nuevas tecnologías, sino, además, aprender a valorar que los medios no sean vistos como simples páginas de un sitio web.

De ahí que, el rol de la universidad en la disciplina del periodismo debe basarse en una formación en TIC avanzada desde sus inicios. En este sentido, las Facultades de Ciencias de la Información y de la Comunicación, deben adaptar sus planes de estudio en donde la tecnología sea un conocimiento transversal (en todas las etapas formativas) y forme a los nuevos perfiles profesionales. Por tanto, la estrategia universitaria debe comprender la creación de Laboratorios (labs) en sus facultades de comunicación para investigación y transferencia de conocimiento y cuyo objetivo sea desarrollar proyectos pilotos sobre las diferentes modalidades del periodismo y realizar investigación aplicada para crear otros modelos emergentes.Sesión de ciberperiodismo en la UCM

En España, vienen surgiendo iniciativas de este tipo. Existen grupos de universidades e instituciones que trabajan con el objetivo de poner en marcha proyectos que redunde en beneficio de estudiantes de periodismo y comunicación y, en segundo término, de las empresas y profesionales que necesitan de una formación continua y reciclaje. Pero, obviamente, faltan muchas más iniciativas y cambios.

El aprendizaje de las técnicas para el desarrollo del periodismo actual requiere de una profundización más allá de la formación básica, al menos, en varios campos del conocimiento como la Ciencia, Tecnologías, Programación, Diseño, Sociología, Estadística, Derecho Psicología, Ciencias Sociales y, fundamentalmente, Humanidades. Estos conocimientos darán lugar al surgimiento del perfil profesional que pueda gestionar eficientemente los datos y la información y convertirlos en verdaderos conocimiento que la sociedad demanda y necesita, creando un servicio útil que ayude a comprender noticias, encontrar recursos o, simplemente, obtener información adicional y con un amplio nivel de detalles.

Este post forma parte de la investigación sobre etnografía de la formación científica y tecnológica que se lleva a cabo en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la University of California Davis  © Jesús Miguel Flores Vivar.

 

Etiquetas: , , , , , ,