Posts etiquetados con ‘periodismo’

Realidad inmersiva, drones y otras tecnologías disruptivas en la nueva ecología de medios

Las tecnologías emergentes y disruptivas de la información generan nuevos modelos de periodismo y nuevas formas de comunicación. Estas novedades se encuentran aún en fase cuasi-experimental, pero, con una clara tendencia de crecimiento, promoviendo cambios, innovaciones y exploraciones periodísticas bajo el método científico de prueba y ensayo.

Realizada inmersiva, dornes y otras tecnologías disruptivas en la nueva ecología de mediosEn este escenario tecnológico, se pone de manifiesto la nueva Ecología de los Medios cuyo origen data de la época de McLuhan (1964) y que fuera dado a conocer con este nombre –Media Ecology- por Neil Postman en 1970, adquiriendo, en la actualidad, gran relevancia ya que las tecnologías generan entornos nuevos que afectan a los sujetos que las utilizan. Junto a la ecología de los medios, que analiza el impacto que tienen los medios y las tecnologías en las personas, crece el interés por conocer el nivel de cultura digital que tienen las personas afectadas: profesionales y usuarios. Al mismo tiempo, en este paradigma informacional, en donde un medio está en constante interacción con otros medios, se genera una nueva corriente comunicacional que algunos investigadores ya conocen como transmediación. Estas acepciones sobre ecología de los medios y tecnologías emergentes que afectan a las personas –webactores del ecosistema mediático- obligan a estudiar nuevas formas de interacción comunicacional e informacional que deriva en una transformación cultural denominada Cibercultura. En este contexto, el objetivo de las investigaciones que se plasman en este libro titulado Tecnologías del Ecosistema Periodístico, es adelantarnos a los cambios actuales, indagando y estudiando las convergencias, multimedialidad, transmedialidad, sinergias y multiexplotación de los contenidos desarrollados por las tecnologías emergentes, las cuales, mayoritariamente, tienen como plataformas a Internet y la telefonía móvil. El estudio realizado se ha focalizado, prioritariamente, en el análisis y desarrollo de la investigación aplicada que vienen haciendo los laboratorios de medios –medialabs- analizando modelos informativos y narrativos y fomentando la exigencia de nuevos emprendedores e iniciativas empresariales, lo que conlleva a la formación de nuevos perfiles profesionales.

El libro Tecnologías del Ecosistema Periodístico editado por Comunicación Social está dividido en nueve capítulos. El primer capítulo, realizado por el coordinador de la obra, Jesús Flores, aborda la ecología de medios, tecnologías y periodismo. La ecología de los medios, propuesta por McLuhan y Postman, implica una revisión, adaptación, consenso y contextualización en una era marcada por profundas transformaciones tecnológicas que cambian las formas de producir, distribuir y consumir la información y el conocimiento. Además de los medios de comunicación, las tecnologías emergentes y la nueva ecología de medios están transformando profundamente las universidades con estudios de Periodismo o Comunicación, obligándolas a cambiar sus métodos de enseñanza que han acompañado a dichos estudios durante décadas pasadas. Se analiza la evolución de la ecología de los medios, el surgimiento de tecnologías que consolidan el concepto de extensiones del ser humano generando una innovación disruptiva en muchos aspectos sociales, políticos y económicos, incluso en los formativos.

El segundo capítulo, realizado por Rodrigo Botelho, profesor de la Universidad Federal de Paraná (Brasil) e investigador visitante en la Universidad Complutense de Madrid, trata las competencias ciberperiodísticas, los conocimientos, las habilidades y actitudes en la cultura digital. Concretamente, analiza las competencias emergentes de actores en red, estudia aspectos teórico-metodológicos para el concepto de Competencias en los entornos de tecnología, con énfasis en las audiencias y los profesionales de medios, modelos de competencia y el fomento del aprendizaje en la cultura digital. El tercer capítulo, desarrollado por Ana María Zaharía, profesora de la Universidad Rey Juan Carlos, analiza las aplicaciones de video en Internet como parte de la ecología de medios, proponiendo conceptos básicos de video en Internet, las potencialidades del Streaming, con sus exponentes: YouTube, Wattpad y Vimeo, así como el tratamiento de la televisión inteligente, representado por Google TV y Apple TV. Establece las características del videoperiodismo así como sus usos y aplicaciones en los nuevos medios.

El cuarto capítulo, realizado por Jorge Barreno, periodista del diario El Español, experto en el uso de drones y doctorando investigador en la Universidad Complutense de Madrid, analiza el impacto de los drones como tecnología emergente en la nueva redacción periodística. Profundiza en la taxonomización del dron como elemento periodístico disruptor, historia y ejemplos del uso periodístico de los drones, el impacto socio-cultural de los drones en la difusión de información, los diferentes tipos de drones y sus aplicaciones periodísticas y algunos estudios universitarios relacionados con el Periodismo Dron.

Como continuación del capítulo anterior, la profesora de la Universidad Carlos III de Madrid, Guadalupe Aguado, aborda en el capítulo cinco, las repercusiones en el ejercicio del periodismo con la regulación del uso de drones en Europa, destacando, el uso de drones con fines periodísticos, las restricciones de visibilidad (horarios y altura), las áreas y sitios especialmente protegidos y la protección de la intimidad. El capítulo seis, desarrollado por Julia González Conde, profesora de la Universidad Complutense de Madrid trata el concepto de la transmedialidad como arte periodístico y estrategia comunicativa interactiva para contar historias. Analiza revisiones teóricas y estado de la cuestión de la narrativa transmedia adaptada a la práctica periodística así como, los desafíos experimentales frente al nuevo entorno multicanal, multimedia y transmedia. Aborda los objetivos y estrategias del mundo audiovisual en su traslación al periodismo transmedia, el universo narrativo del relato no ficcional, la estructura transmedia en la comunicación e información periodística, las “polifonía” informativa en los mensajes periodísticos a través de la transmedialidad, así como el estudio de la audiencia y los “social media” en el universo interactivo transmediático.

El capítulo siete, realizado por Ángel Rubio, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, aborda la gamificación de la información o Newsgaming como estrategia de captación de lectores, las aportaciones de los videojuegos al periodismo, los formatos y recursos de la gamificación; el Newsgaming y los dispositivos móviles y las infografías interactivas. Propone unos estudios de caso de New York Times y BBC como pioneros y referentes del periodismo internacional, la exploración de la gamificación de la información en el panorama informativo español y el Newsgaming como estrategia para explotar nuevos modelos de negocio. Carmen Salgado y Mercedes Zamarra, profesoras de la Universidad Complutense de Madrid, realizan el capítulo ocho, estudiando el desarrollo del Periodismo Móvil. Analizan su evolución y presencia en las cadenas de televisión y plataformas digitales, los beneficios o ventajas, los dispositivos y aplicaciones para el ejercicio profesional del Periodismo Móvil y las tendencias de futuro. Finalmente, el capítulo nueve es realizado por Serafín Barros, profesor de la Universidad Complutense de Madrid. En este capítulo, analiza la adaptación técnica de los nuevos soportes periodísticos en movimiento, los formatos de vídeo digitales (resoluciones, códec, etc.). Aborda la tipología de los soportes multimedia, sus características principales, los nuevos elementos emergentes, los flujos de trabajo, los centros de producción, entornos y plataformas multimedia.

Los contenidos de esta publicación corresponden a los resultados del proyecto de investigación: “Ecología de medios y Tecnologías emergentes, Cibercultura, Interdisciplinariedad e Investigación aplicada. Estudio e innovación de modelos informativos multimedia y digitales” (Ref. PR75/18-21619), subvencionado por Santander y la Universidad Complutense de Madrid.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Periodismo, ‘Noticias falsas’ y desinformación, un manual de la UNESCO para la educación y formación en periodismo

Después del Model Curricula for Journalism Education, la UNESCO ofrece este manual, “Journalism, ‘Fake News’ and Disinformation”, tema de gran actualidad para todos aquellos que practican o enseñan periodismo en la Era Digital.

El periodismo bajo amenaza 

La información es el motor del desarrollo del siglo XXI. Este es impulsado por las organizaciones de noticias independientes que pueden actuar como un guardián confiable de interés público y como una parte esencial de los controles y equilibrios de la sociedad sobre los poderes de turno. Pero los acontecimientos recientes han puesto en peligro al periodismo.

Las transformaciones políticas, tecnológicas, económicas y sociales están modificando inexorablemente el panorama de las comunicaciones y planteando muchas preguntas sobre la calidad, el impacto y la credibilidad del periodismo. Además, la ecología de la información está siendo contaminada por campañas orquestadas para difundir falsedades a través de la desinformación. Esta interrupción está acompañada por la manipulación de medias verdades a través de la información errónea y por el intercambio involuntario de dicha información errónea que se ve catapultada por los diversos medios sociales.

En este contexto, la UNESCO publica un manual, como modelo de plan de estudios, sobre un tema de gran actualidad e importancia. El nuevo recurso está dirigido principalmente a docentes y formadores de periodismo, pero también es de interés directo para los periodistas en ejercicio y otras personas interesadas en la calidad de la información periodística.

Los partidos políticos, profesionales de la salud, empresarios, científicos,  ONG y otros también encontrarán información útil en esta publicación. Según la Unesco, la idea no es prescribir un plan de estudios, sino presentar recursos de conocimiento para la comprensión y la adaptación que cada lector considere oportuno.

Encontrar maneras de superar los desafíos de la información contemporánea es de suma importancia para la sociedad, incluidos los gobiernos, las empresas de Internet, los educadores y las ONG.

Si bien algunos gobiernos están tratando de abordar los problemas a través de la regulación, es poco probable que esto pueda resolver el problema a gran escala. Además, conlleva grandes riesgos de abuso, donde la libertad de expresión legítima y el periodismo auténtico pueden ser sujetos a una nueva censura por parte de un “Ministerio de la Verdad” o un “Gran Hermano”.

Otra respuesta es de las compañías que buscan soluciones tecnológicas, que pueden mitigar y señalar algunos problemas. Estos pasos también conllevan sus propios riesgos, especialmente si se dejan solo a los algoritmos. Las medidas técnicas nunca deben excluir que haya personas que evalúen y sean “curators” de información basada en una política editorial clara y transparente informada por las normas internacionales sobre los derechos a la libre expresión, asociación, privacidad y opciones de reparación.

En otro contexto, se está prestando atención en hacer que las audiencias sean más discriminatorias y resilientes, al empoderarlas con competencias críticas en los medios y la alfabetización de la información digital. Estos pasos también forman parte de la solución, aunque generalmente son de naturaleza a medio plazo. 

 

¿Cómo pueden los periodistas y los estudiantes de periodismo hacer su parte en la construcción de una información de calidad?

Para los periodistas y estudiantes de periodismo, es crítico para la misión comprender la naturaleza y la magnitud de ambas amenazas y tener una visión holística de los intentos de contrarrestarlas.

Este manual, o plan de estudios modelo, establece cómo deben comprender los actores de los medios que su mejor contribución es la práctica periodística ejemplar que sirve como una alternativa altamente valorada y creíble a la información corrupta. Esto significa duplicar la verificación y el periodismo ético en el interés público, y aprender nuevas habilidades para lidiar con las nuevas amenazas como las “falsificaciones profundas”.

El plan de estudios muestra que los periodistas también deben aumentar su cobertura de actores de desinformación, incluso fuera de los tiempos electorales. Además, los periodistas pueden asociarse con otros, incluidas las comunidades, para combatir la contaminación del entorno de la información.

 

Periodismo, “Noticias falsas” y desinformación – Manual para la educación y formación en periodismo

Para aquellos que participan directamente en el empoderamiento de periodistas y estudiantes periodistas, este manual  proporciona un marco para la investigación y lecciones para ayudar a navegar en el entorno de información cada vez más turbio. Examina el despliegue de “noticias falsas” como un término para desacreditar al periodismo, y establece un marco alternativo que cubre la desinformación y la desinformación, y (en menor medida) la información errónea y la propaganda emotiva. Las lecciones son contextuales, teóricas y en el caso de la verificación digital, extremadamente prácticas. El manual se divide en dos partes distintas: los primeros tres módulos enmarcan el problema y le dan contexto, mientras que los últimos cuatro se centran en las respuestas al “desorden de la información” y sus consecuencias.

Haga clic aquí para descargar el Manual desde el sitio de la UNESCO. 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Aprender a programar. Esto es lo que deben –y quieren- saber los estudiantes de periodismo

El conocimiento ya no se da de forma vertical. Ahora el conocimiento es horizontal. Más aun, el conocimiento es interactivo y participativo. Por tanto, el conocimiento de las tecnologías digitales, sumado a la constante evolución (tecnológica) podría convertir en obsoletos a profesionales y medios.

Sin embargo, mucho de este conocimiento tecnológico no se imparte en las facultades o en las escuelas de periodismo y comunicación. Por esta razón, entre otras, deben formularse propuestas que impliquen un cambio radical de 180 grados en los planes formativos de periodismo, destacando, fundamentalmente, la creación del perfil de periodista programador.  Hace más de dos décadas, un antiguo colega periodista, director de uno de los principales grupos de comunicación, decía: “No concibo ningún periodista de esta era digital (1998) que no sepa codificar en HTML”. Ante tal afirmación, y en los tiempos actuales, surge la pregunta: ¿Todos los periodistas saben -sabemos- codificar? Más aún: ¿son capaces los periodistas de crear un algoritmo informativo? Es decir ¿saben –sabemos- los periodistas trabajar con códigos de programación informática? Porque ese es el tipo de conocimiento que demanda el ecosistema mediático. Es la nueva nomenclatura del saber periodístico.

El mundo de los datos masivos (Big data) deriva en el aprendizaje de lenguajes de programación como Python o R y deben constituirse en elementos comunes en la carrera de periodismo, además de necesarios en la consolidación de perfiles profesionales de periodismo de datos.

De la misma forma que el aprendizaje del HTML y la utilización de gestores de contenido es cosa del pasado-presente consolidado, ahora, en el aprendizaje que deben asumir, por un lado, los periodistas y estudiantes de periodismo y, por otro, la enseñanza de los académicos, se suma un nuevo reto: la enseñanza-aprendizaje de la programación. Y Python, por ejemplo,  es una aplicación muy asequible y accesible para potenciar el perfil del periodista de datos.

Por tanto, que no nos asusten estos conceptos que empiezan a surgir dentro de los avances tecnológicos del periodismo. Porque el desarrollo del Periodismo de datos se basa en todo esto: el acceso a la información y transparencia informativa, investigación periodística y conocimiento tecnológico. Son elementos cruciales para el desarrollo y consolidación del Periodismo de datos, cuyas fases son: acceso a los datos, limpieza de datos, filtración, análisis, verificación y visualización. Y el setenta por ciento de este conjunto de fases, requiere de las destrezas y habilidades tecnológicas con la programación de fondo.

En este escenario, los periodistas –y los estudiantes de periodismo- deben poseer un conocimiento de las tecnologías basadas en la programación informática. De la misma forma como antaño –y aun en la actualidad- el redactor que cubría un hecho iba acompañado de un fotógrafo –reportero gráfico o fotoperiodista- o, del reportero de televisión que va acompañado de un camarógrafo, hoy, necesitamos del acompañamiento del programador informático. Más aun, ¿por qué un periodista no puede ser un programador? Si somos conscientes y no es contradictorio que un periodista sepa como desenvolverse como reportero gráfico o sepa las técnicas del camarógrafo ¿porque no podemos pensar que también debe tener conocimientos de programación? Lamentablemente, este tipo de conocimiento está aún en pañales en los planes de estudio de  periodismo.

Muchos académicos se resisten a incluirlo, so pretexto de que el periodista es periodista y no tiene por qué saber cómo se trabaja con el código de programación. Craso error. Pensar así, en mi opinión, es vivir  anquilosado en el pasado.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

En 2009, Internet mataba al periodismo impreso. En 2019, Internet está matando al periodismo de la Red

Jeff Israely, ex corresponsal de la revista Time en Europa y cofundador de la compañía de noticias Worldcrunch, con sede en París, en un artículo publicado en el sitio Niemanlab, analiza el entorno actual de las organizaciones de noticias, con un titular impactante y que encierra en cierta forma la situación actual de los medios: si en 2009 internet mataba al periodismo impreso; en 2019, internet está matando al periodismo de la Red.

Y es que para algunos analistas y emprendedores como Rafat Ali, fundador de paidContent y que vendiera a The Guardian y fundador actual de Skift, una empresa de la industria de viajes, quien afirma que  ”Los medios de comunicación son un negocio simple: usted elige un sector, y deja de cubrir todo lo demás, obtiene una audiencia, los vende, como publicidad, o vende la publicidad a esa audiencia mediante suscripciones o servicios de pago. Ese es el negocio. No hay otra manera de hacer medios de comunicación”.

¿Ninguna otra manera? Probablemente sea un poco arrogante esa afirmación. Aunque está claro que hablamos de esfuerzos con fines de lucro. Sin embargo, sus palabras tienen un peso adicional en medio del retroceso de algunas de las principales operaciones de las organizaciones de noticias generalistas de los medios digitales. En este esquema, Israely, se pregunta: ¿Realmente no hay una forma sostenible para las noticias digitales que no sean los medios verticales B2B?

Como editor anglófono con sede en París, el negocio de Jeff Israely ha crecido gracias a un tipo de ingeniería inversa del modelo B2B. Trabajan en una variedad de temas aprovechando una primera ventaja que es hacerlo en inglés en el mercado francés (y europeo) tanto para los servicios de pagos por suscripción como para una audiencia mundial modesta. También han aprovechado las asociaciones y el apoyo de la fundación, mientras buscan oportunidades de ingresos distintas vinculadas a la fotografía. Saben que el reto no es fácil dado que han de seguir adelante sin una especialización lo que implica que tanto los servicios que ofrecen  como su audiencia sean más difusos. Esto les obliga a buscar formas de segmentar la cobertura y las audiencias, al mismo tiempo que mantienen el objetivo continuo para que funcione como un todo coherente.

Pero más allá del producto y el modelo se encuentran preguntas similares de una empresa de medios: ritmo y escala. El inicio del evangelio digital a menudo incluye la búsqueda de capital de riesgo y / o el compromiso de hacer grande el proyecto o fallar lo más rápido posible. Y esto nos devuelve a las grandes noticias de la industria de la información. Rafat Ali ha ensalzado por mucho tiempo las virtudes de mantener la inversión externa lo más limitada posible, advirtiendo acerca de las desventajas de las salidas de empresas de riesgo que han respaldado a los medios digitales que se han visto en los últimos 18 meses, lo que ha culminado con la reciente avalancha de despidos llevados a cabo en HuffPost y BuzzFeed.

Más información en Niemanlab

Etiquetas: , , , , , ,

Evolución y tendencias en la enseñanza-aprendizaje del Ciberperiodismo (Parte II)

En estos tiempos de revolución tecnológica, periodistas, organizaciones de noticias e instituciones académicas debemos cuestionar y reflexionar, en principio, qué es el periodismo para luego profundizar en su estudio en las facultades de comunicación o escuelas de periodismo. No pensar así, es lo que ha llevado a que muchos tiendan a subestimarlo como disciplina académica y profesional, pensando que sigue siendo un oficio que cualquiera puede realizar con un mínimo de conocimientos en redacción o la simple experiencia en el uso de herramientas tecnológicas (como los blogs o redes sociales). Por tanto, pensar que el periodismo sigue siendo un oficio es vivir anquilosado en el pasado, propio de mentes obtusas que no alcanzan a ver la magnitud de la gran transformación de la comunicación y del periodismo, convertido ya en una disciplina, no solo profesional, sino, también, del conocimiento.

De ahí que la enseñanza-aprendizaje de las tecnologías digitales debe ser de forma transversal y constante. Es decir, debe darse en todos los años de carrera del estudiante. También es necesario incorporar otras disciplinas con más arraigo en la Humanidades como la Antropología y Etnografía. La programación informática y la estadística son los nuevos compañeros de viaje de todos aquellos que quieran dedicarse al periodismo en la era del Big data. Podríamos incluir estos nuevos conocimientos sustituyendo a otros, propios del siglo pasado. O mejor aun, cambiando las metodologías de aprendizaje.

Actualmente, muchos estudiantes de periodismo pueden estar desencantados con la formación recibida en sus facultades. Pero, no encontrar en las aulas lo que les (nos) forma, debe desafiarnos a pensarlo, no a despreciarlo. Por ello, la solución pasa por una reforma curricular en los planes de estudio de periodismo y comunicación. Es necesario (por no decir, imprescindible) un cambio de ciento ochenta grados en dichos planes formativos. Cambios que deben venir precedidos, primero, con la concienciación de todo lo que la transformación digital implica, y segundo, en la inter-multidisciplinariedad de conocimientos que deben adoptarse para formar profesionales con las competencias necesarias que hagan “amar” lo que han estudiado.

Estos cambios deben ser integrales, que impliquen no sólo un cambio de denominación de materias sino, también (y quizás lo más importante) cambios en los contenidos. De nada sirve disfrazar el mismo contenido con nuevos nombres. A todo esto se debe sumar la creación y puesta en marcha de un marco normativo para el ejercicio profesional como la implantación del colegio profesional que vele, entre otras cosas, por los intereses de los titulados en periodismo o comunicación. La cantidad de titulados actuales en la disciplina periodística constituye una masa crítica suficiente para abordar la cuestión del colegio profesional durante tanto tiempo olvidada o dejada de lado por intereses creados.

Sólo concienciándonos de un cambio de ciento ochenta grados en los planes de estudio del periodismo en la era de lo digital, de lo multimedia y de los datos masivos y, desde la perspectiva de la innovación, las facultades de comunicación se enriquecerán con nueva savia que las haga estar en linea con lo que los estudiantes, la sociedad y los tiempos actuales, demandan.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,
Categorias: General

¿Es necesaria una titulación en periodismo? Como la situación del ecosistema informativo actual justifica los estudios de periodismo en las facultades

Si decides que tal vez la escuela de periodismo no es perfecta para ti, entonces aprovecha cada oportunidad para desarrollar las habilidades que necesitarás en el periodismo fuera de tu plan de estudios”,

sostiene Sammy Mack, periodista de salud pública, de 34 años, de WLRN en Miami, en una entrevista realizada por Marlee Baldridge, reportera y becaria investigadora 2018 de Google News Initiative, y publicado como artículo en la web de referencia NiemanLab de la Universidad de Harvard.

El artículo de Marlee Baldridge, titulado “Should you major in journalism? Here are stories from eight working journalists who didn’t” (“¿Deberías especializarte en periodismo? Aquí tienes historias de ocho periodistas en activo que dicen que no”) da cuenta de situaciones que ocurren en los medios y contextos estadounidenses referenciando la historia de ocho periodistas entrevistados, pero, dada la globalización de la comunicación y los medios en la que estamos inmersos, es posible que sea una situación que ya esté pasando en muchos otros países, incluido España.

Al respecto, diversos expertos, investigadores y académicos a ambos lados del Atlántico, se pronuncian reflexionando sobre lo (in)necesario? de la formación académica o la situación actual de los estudios de periodismo y el cambio en la currícula formativa. Las posiciones suelen ser contrapuestas entre aquellos/as que promueven el ejercicio del periodismo previa titulación (lo que debe conllevar un marco normativo para el ejercicio profesional como la implantación de los colegios profesionales) adquirida en una facultad y, por otro lado, aquellos/as que defienden que el hacer periodístico no requiere de titulación alguna (situación que pasa en España) puesto que la que decide quien es periodista es la empresa periodística que contrata los servicios de profesionales (con titulación o no) para desarrollar labores de reporterismo (u otras afines), a quienes entrega un carne de periodista.

El periodismo, en stricto sensu, es el pilar de toda sociedad democrática, por consiguiente su presencia es y seguirá siendo necesaria. Pero, el auge de la `infoxicación´ (información toxica), fake news (bulos), post verdad, etc, conlleva a que su desarrollo y practica debe ser realizada por profesionales periodistas altamente cualificados. Cualificados no solo en el manejo de herramientas tecnológicas, sino, también, en la propia cultura del periodismo profesional: crítico, influenciador, de opinión e interpretador de los hechos con la objetividad, subjetividad y valores éticos que caracteriza a un profesional de los medios, ejemplos que podemos encontrar en la propia historia del periodismo. La evolución del ecosistema informativo nos lleva por ese camino.

Por tanto, creo que lo que tenemos que cuestionar y reflexionar es, en principio, qué es el periodismo para luego profundizar en su estudio en las facultades de comunicación o escuelas de periodismo. No pensar así, es lo que ha llevado a que muchos tiendan a subestimarlo como disciplina académica y profesional, pensando que sigue siendo un oficio que cualquiera puede realizar con un mínimo de conocimientos en redacción o la simple experiencia en el uso de herramientas tecnológicas (como los blogs o redes sociales). Precisamente, creer que el uso de una u otra herramienta es periodismo es lo que ha vaciado de contenido su enseñanza. La tecnología es sólo un medio más. No es el fin en sí mismo. Aunque su aprendizaje sea inherente  del periodismo actual tanto, para su ejercicio como profesión así como estudio de disciplina del conocimiento.

Actualmente, muchos estudiantes de periodismo pueden estar desencantados con la formación recibida en sus facultades. Pero, no encontrar en las aulas lo que les (nos) forma, debe desafiarnos a pensarlo, no a despreciarlo. Por ello, la solución pasa por una reforma curricular en los planes de estudio de periodismo y comunicación. Es necesario (por no decir, imprescindible) un cambio de ciento ochenta grados en dichos planes formativos. Cambios que deben venir precedidos, primero, con la concienciación de todo lo que la transformación digital implica, y segundo, en la inter-multidisciplinariedad de conocimientos que deben adoptarse para formar profesionales con las competencias necesarias que hagan “amar” lo que han estudiado. Estos cambios deben ser integrales, que impliquen no sólo un cambio de denominación de materias sino, también (y quizás lo más importante) cambios en los contenidos. De nada sirve disfrazar el mismo contenido con nuevos nombres. A todo esto se debe sumar la creación y puesta en marcha de un colegio profesional, que vele, entre otras cosas, por los intereses de los titulados en periodismo o comunicación. La cantidad de titulados actuales en la disciplina periodística constituye una masa critica suficiente para abordar la cuestión del colegio profesional durante tanto tiempo olvidada o dejada de lado por intereses creados.

Sólo de esta forma evitaremos que las facultades de comunicación se conviertan en bolsas de titulados frustrados, tal como se deja entrever en el artículo de Marlee Baldridge publicado en el Nieman Lab.

Etiquetas: , , , , ,

Big data, cibercultura y verificación de fuentes político-mediáticos en la ECL (sede UNMSM)

Convocada la XXVI Edición de la Escuela Complutense Latinoamericana (ECL) que se celebrará entre el 15 y 26 de octubre de 2018 en Lima, Perú, en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima (UNMSM) con la realización del curso “Big data, cibercultura y verificación de fuentes político-mediáticos”.

El curso está dirigido a estudiantes, licenciados, postgraduados y profesionales de España y Latinoamérica, aunque se trata de una actividad académica sin fronteras en la que pueden participar alumnos/as de cualquier parte del mundo.

La ECL ofrece ayudas de matrícula, alojamiento y desplazamiento. La matrícula estará abierta hasta el día 12 de octubre de 2018 y hasta entonces se podrán solicitar ayudas de matrícula. El plazo para solicitar la ayuda de alojamiento, o bien la ayuda de desplazamiento, finalizará el día 27 de julio de 2018.

El profesorado del curso está formado por dos docentes de la UCM, y otros tres docentes de la UNMSM, que impartirán un programa elaborado de forma conjunta. Cada uno de los cursos tiene una carga lectiva presencial de 50 horas. Además, los/as alumnos/as tienen una carga de 10 horas para realizar un proyecto o trabajo que tendrán que presentar unos días antes de la finalización del curso. 25 horas se impartirán por el profesorado español y las 25 restantes por el profesorado de Perú. Las clases se dictarán de lunes a viernes, en horario de 16:00 a 21:00 horas, en la ciudad de Lima.

El curso Big data, cibercultura y verificación de fuentes político-mediáticos se abordará, en primer lugar, el marco conceptual y científico del CAR (Computer Assisted Reporting), su evolución y actualidad con el uso de herramientas tecnológicas (basadas en algoritmos y propuestas para el diseño de aplicaciones) como elementos fundamentales en la conceptualización, diseño, creación, desarrollo y expansión de nuevas especializaciones en el ecosistema informativo y del conocimiento En segundo término, se tratará la imbricación del Periodismo y la Documentación en el tratamiento y procesos de verificación de fuentes documentales (Fact checking) procedentes del Big data que inunda las redacciones de los medios fagocitada por los medios sociales.

Finalizados el curso, a todos los/as alumnos/as que superen la prueba de evaluación y cumplan con la normativa de asistir al menos al 90% de las clases, se les hará entrega de un diploma firmado por los rectores de las dos Universidades, así como de un certificado acreditativo de la realización del curso con la calificación obtenida.

Más información sobre los contenidos del curso, matrícula, precios de los cursos, características de las ayudas ofertadas, etc., en la web de la Escuela Complutense Latinoamericana:

http://www.ucm.es/ecl/cursos-2

Matricula online

http://www.ucm.es/ecl/matricula-on-line-latino

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,
Categorias: General, New Media

El periodismo de datos requiere de planes formativos que incluyan técnicas en el tratamiento del Big data

Los cambios y transformaciones tecnológicas implican algunas adaptaciones de la profesión periodística y de los medios de comunicación al ser los primeros afectados por estos cambios vertiginosos, incluyendo, el propio concepto de periodismo. Es obvio que el periodismo es algo más -bastante más- que tener una página web, colgar un vídeo en YouTube o narrar la vida del vecino en Facebook.

Por lo que el hecho de que estemos viviendo un proceso de cambio y adaptación a las nuevas tecnologías, no exime al profesional de tener que saber y conocer cómo se redacta una noticia, cómo se hace un editorial, de qué manera se estructura una información, cual es el origen y la historia de los medios de comunicación y un largo etcétera que ni se improvisa ni se adquiere de forma automática. Sin embargo, la forma como la noticia debe ser presentada está cambiando más rápido de lo que imaginamos. Y gran parte de la causa-efecto se encuentra en el uso de aplicaciones tecnológicas que directa e indirectamente afectan al periodismo, a los profesionales de los medios y a los estudiantes de Periodismo.

Estas transformaciones han hecho emerger y consolidar nuevos modelos informativos por lo que, desde 2009, empezamos a percibir una forma novedosa de contar historias periodísticas denominado periodismo de datos. Desde 2014, prácticamente cada semana ha venido apareciendo un nuevo sitio sobre este entorno, en donde aplicaciones algorítmicas y otras tecnologías para la visualización de datos, juegan un papel cada vez más importante.

En la actualidad, los medios de comunicación, principalmente, los más emblemáticos, se han volcado en el desarrollo de algoritmos y uso de herramientas y recursos dentro de sus sitios web con el objetivo no solo de explorar y expandir esta vertiente informativa, sino, también, como una estrategia de imagen vanguardista del medio. En esta expansión del fenómeno del periodismo de datos se suma, por un lado, el tratamiento de los datos masivos y por otro, el concepto de acceso abierto de la información en la que se encuentran involucrados diversos actores sociales.

Estos matices son indicadores de lo fundamental que resulta el periodismo de datos en la elaboración de reportajes periodísticos.

Este es un extracto de los análisis realizados en el marco del proyecto de investigación “Innovación y Experimentación de Nuevas Narrativas y Medios con Tecnologías Disruptivas Emergentes”

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

La credibilidad del periodismo…y del periodista

El periodismo necesita de una declaración de principios para mantener su credibilidad. Primero, está la cuestión de quien es periodista. El debate de siempre ha sido ¿es periodista aquella persona que posee el titulo universitario de Licenciatura o Grado en periodismo? O ¿es periodista aquella persona que independientemente de su formación ha sido contratado por un medio de comunicación?

Para muchos, el periodista, en el sentido que ha acompañado al profesional de la información –antes oficio periodístico- es una especie en extinción. Una de las razones se da cuando escuchamos y vemos la sordidez con la que algunos profesionales, presentadores y comparecientes en los medios, principalmente, audiovisuales (y ahora digitales), tratan lo que ellos llaman noticias, nos cuesta creer que algunos personajes que tan reiteradamente afirman ser, tengan un titulo de periodista.

Si es periodismo lo que hacen, desde luego sólo nos quedan dos caminos: 1) estudiar otra profesión o, 2) buscar un nombre con la que los verdaderos periodistas puedan identificarse  tal como se hacía hace algunos años, con orgullo, cuando se tenía que cubrir, por ejemplo, una información en medio de conflictos bélicos, cubrir un evento social o político o hacer un reportaje sobre terrorismo.

Pero no sólo los pseudo profesionales hacen daño al verdadero periodismo, sino, también, la proliferación de medios digitales y mala praxis de las redes sociales que propagan información sin contrastar. En los últimos años, se ha fagocitado el termino Fake news (noticias falsas o bulos) que no hace sino causar un daño, muchas veces, difícil de reparar a personas, instituciones o medios.

Las Fake news se han convertido en el arma de algunas organizaciones o personas que amparándose en el anonimato que es característico de los medios sociales, propagan información que en la red produce el efecto “bola de nieve” al ser viralizada a nivel mundial por los millones de usuarios.

Etiquetas: , , , ,

El periodismo no es un oficio, es una disciplina del conocimiento en el ecosistema de los nuevos medios

Los periodistas deben reinventar el periodismo. Esta travesía debe hacerse tanto desde una lógica narrativa como desde una perspectiva de negocio sorteando los retos que debe afrontarse en la consolidación de los nuevos roles dentro de la sociedad y de su aprendizaje como ciencia de la comunicación.   

En este nuevo paradigma, muchos se han lanzado en la búsqueda de la piedra filosofal del modelo (narrativo, de negocio, contextual) a seguir. En primer lugar, desde corporaciones periodísticas de gran renombre y trayectoria, pasando por empresas tecnológicas que creen que su invento basado en bits y algoritmos es la panacea de los medios hasta aventureros digitales (en el buen sentido) que conciben sitios de información como resultado de sus destrezas y habilidades técnicas, se han puesto como objetivo encontrar las formulas sobre la rentabilidad de los medios. (más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,