Posts etiquetados con ‘UCDavis’

El proyecto Cibercom. Como crear un medio hiperlocal

El Prof. Jeff Jarvis (2012) opina que las escuelas de periodismo (facultades, en el caso de España) debieran adoptar el modelo de “hospital docente” y trabajar con las empresas periodísticas e incluso crear sus propios medios de comunicación en áreas que no estuvieran cubiertas para proporcionar más educación práctica, contando con profesionales en activo y profesores. “Echo de menos más oportunidades para enseñar periodismo interactivo a través de la interacción con una comunidad”, afirma Jarvis.

Persiguiendo esa idea de Jeff Jarvis, con el ingrediente del fomento del hiperlocalismo, es lo que me llevó en 2013, poner en marcha (junto a Ángel Rubio profesor de la UCM y creador del sitio “La Huella Digital”) el proyecto Cibercom, un espacio digital de noticias en donde los alumnos del Máster de Periodismo Multimedia Profesional de la Universidad Complutense de Madrid (en donde imparto la asignatura de Ciberperiodismo) publicasen noticias locales combinándolos con los diferentes géneros periodísticos.

Desde sus inicios, el modus operandi del proyecto Cibercom, consistía en que los alumnos del máster ejercerían de verdaderos reporteros/corresponsales de sus barrios de residencia. Un equipo rotatorio de dos alumnos (redactor jefe y editor de contenidos) se encargaría cada semana de preparar y supervisar los textos que se subirían de lunes a jueves.

El objetivo de Cibercom es proporcionar innovación: Desde hace años, las fronteras entre los que producen las noticias y los que la consumen se han convertido cada vez más difusas. Y así se espera atraer a más lectores en el proceso de producción de noticias de una forma que otros pocos sitios lo han intentado antes. Los contenidos que se publican en Cibercom, incluyen informaciones sobre el arte, la cultura, el crimen, los bienes raíces, la moda, el medio ambiente, los negocios, la educación, etc. que interesan a los ciudadanos de Madrid. Las historias que se publican son extraídas de hechos demostrables, verificables y que están tan fuertemente enfocados en la ciudad, en los barrios que no puede ser cubierto por el periódico generalista u otro medio de comunicación. El sitio web se centra en la presentación de informes, artículos, reportajes, crónicas, semblanzas, notas breves y entrevistas.

En este contexto, Cibercom se define como una publicación cuyos contenidos son realizados por los/as estudiantes del Máster en Periodismo Multimedia Profesional de la Universidad Complutense de Madrid. Los contenidos que se produzcan responderán a todas las técnicas y valores propios del periodismo. El proyecto, desde sus inicios, nació con la pretensión de ser un experimento de colaboración entre las unidades de docencia e investigación -el Departamento de Periodismo II y el Internet Media Lab de la Universidad Complutense de Madrid- y un medio de comunicación. Para éste último, aprovechando la propuesta de convenio con la Unidad de Medios Interactivos de RTVE.

El hiperlocalismo a través del proyecto Cibercom es decisivo para mejorar la formación de los estudiantes como periodistas y para que puedan desenvolverse mejor cuando tengan que trabajar en una redacción de cualquier medio en donde impera lo digital y lo multimedia. En suma, Cibercom es el sitio periodístico –que no compite con otros medios- que cubre todas aquellas “noticias que merecen ser comentadas y enlazadas”.

 

Extracto del artículo:“Información hiperlocal, sinergia de dos entornos”, publicado en el número 29 (diciembre 2014) de la revista Cuadernos de Periodistas que edita la APM, y que contiene parte de los resultados del proyecto de investigación  ”Studies and Experimentation of New Media for the Consolidation of Online Journalism” realizado en el Center for Science & Innovation Studies de la Universidad de California Davis (EE.UU.).- Complutense del Amo Fellow Scholar Research.

Etiquetas: , , , , , , ,
Categorias: General, New Media

¿Hiperlocalismo o Información hiperlocal?

En un reciente articulo publicado en el número 29 de la revista Cuadernos de Periodistas (editado por la Asociación de la Prensa de Madrid -APM- en diciembre de 2014), titulado “Periodismo hiperlocal, sinergia de dos entornos“, y que forma parte del resultado de la investigación realizada en el Center for Science and Innovation Studies de la Universidad de California Davis (EE.UU.) analizo el estado del hiperlocalismo o información hiperlocal (como también se le conoce) como una de las tendencias que los medios tradicionales deben tener en cuenta.

El concepto de Información Hiperlocal o Hiperlocalismo, hace referencia a la información que se produce a través de Internet, orientada en torno a una región, barrio, distrito o comunidad geográficamente bien definida, con un enfoque transversal de contenidos, principalmente,  acerca de las preocupaciones e intereses de sus residentes (espectáculos, noticias, actividades de barrios, gestión municipal, etc.).

El hiperlocalismo se ha visto fagocitado por la ecología emergente de datos, los agregadores de noticias, herramientas de publicación y las interacciones del usuario que son características innegables de un nuevo ecosistema que se expande en torno a los residentes de un lugar. A todo esto se suma, que el término hiperlocal se ha convertido en sinónimo del uso combinado de aplicaciones tecnológicas y el GPS a través de periféricos móviles. El antecedente del uso del término se originó en Estados Unidos, en  1991, en referencia al contenido de las noticias de la televisión local[1].

Sin embargo, no está del todo claro el origen de la palabra hiperlocalismo, aunque si de su uso y aplicación. Algunos profesionales y académicos de la información periodística coinciden en la apreciación del término relacionándolo con la información que se da en Internet. Según la RAE, la palabra “hiper” (que proviene del griego hypér), significa ‘superioridad’ o ‘exceso’ a la que si añadimos el término “local” (del latin localis) adjetivo perteneciente o relativo a un territorio, a una comarca o a un país, obtendríamos una ambigüedad en el resultado de la formación de la palabra “hiperlocal” (como “territorio superior” o “exceso de territorio“).

En un contexto más relacionado con la información e Internet, nos encontramos con la palabra Hipertexto. Según la RAE es el “Texto que contiene elementos a partir de los cuales se puede acceder a otra información”, definición que si guarda más relación con el concepto de información hiperlocal o hiperlocalismo.  Por tanto, el hiperlocalismo será aquella información que hace referencia a una localidad territorial o geográfica cuya representación viene dada por el uso del hipertexto (y su variante hipermedia), característica sine qua non de la información periodística (y no periodística) que se produce en Internet.

De acuerdo con la Wikipedia, una primera definición de trabajo hiperlocal se publicó en el Informe Nesta (National Endowment for Science, Technology and the Arts ) de 2012, en donde se le califica como “noticias en línea o servicios de contenidos pertenecientes a una ciudad o pueblo, definida geográficamente”[2] con un único código postal u otra comunidad pequeña.

Así pues, el contenido hiperlocal tiene dos características principales: la geografía y el tiempo. Estas son  dimensiones que se derivan de la pertinencia o el valor percibido por el usuario (consumidor de contenido) en tiempo y espacio. Cuanto mayor sea la puntuación de contenido en estas dimensiones, más relevante es el contenido para la persona de una comunidad y cuanta menos dimensión se perciba entonces pasa a ser una información para las masas, independientemente de la localidad. En este contexto, se desprende que el contenido hiperlocal está dirigido a dos públicos: el consumido por personas o el consumido por entidades que se encuentran dentro de un área bien definida, por lo general en la escala de una calle, barrio, comunidad o ciudad.

En la actualidad, los sitios web locales son capaces de entregar contenido que es relevante no sólo para una comunidad, sino también para el individuo dentro de un área geográfica que se puede medir en metros y bloques de pueblos y barrios. También son capaces de entregar contenido relevante en escalas de tiempo muy cortas, como segundos o minutos y no sólo días o semanas.


[1] Taking Local Coverage to the Limit: 24-Hour Cable News.

[2] Radcliffe, Damian (March 29, 2012). “Here and Now: UK hyperlocal media today” (http://www.nesta.org.uk/)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

La escuela de periodismo de UC Berkeley, promueve el periodismo hiperlocal en San Francisco

Mission Local es un proyecto periodístico que se basa en la formula hiperlocalista y que fue fundado por Lydia Chávez, profesora e investigadora de la Escuela de Periodismo de la Universidad de California, Berkeley (UCBerkeley).  Mission Local Tiene la sede en el famoso distrito de La  Misión de la ciudad de San Francisco, California

Como muchos saben, San Francisco es una ciudad fantástica que aglutina el crisol de razas (melting pot), característica propia de la sociedad estadounidense. Y el distrito de La Misión es la representación, principalmente latina, de ese crisol. Este distrito tiene sus orígenes desde la época de influencia española en lo que hoy es el Estado de California, y debe su  nombre a la sexta misión de Alta California, que – en el propio barrio- construyeron los frailes franciscanos en 1776, la Misión San Francisco de Asís, considerado el edificio más antiguo de la ciudad de San Francisco y conocida actualmente como Misión Dolores.

La sede del periódico se encuentra en el 2588 de Mission St, en el distrito de La Mission. El Distrito de la Mission alberga, mayoritariamente, a la clase obrera de la ciudad. Algunas calles han sufrido la tugurización como consecuencia de la habitabilidad de personas proclives a las drogas y quizás por el mayor número de refugiados o indocumentados, principalmente de origen latino que han buscado refugio en este distrito. Pero, en los últimos años, el aspecto del distrito ha venido cambiando para bien, aunque, también hay que decirlo, para mal, puesto que ha habido varias olas de desalojos a inquilinos de largo plazo (renta antigua), algunos de ellos artistas que contribuyeron al embellecimiento y mejora del barrio. Para bien, se destaca el hecho de cómo algunas de las compañías tecnológicas que tienen presencia en Silicon Valley, el vivero de Alta tecnología y de Start-ups del mundo, han empezado a interesarse por el centro de San Francisco, adquiriendo solares u otros inmuebles aledaños al distrito de La Mission. Por ejemplo, Twitter  –según sostiene Andrea Valencia- se ha hecho con un importante inmueble en Mid-Market, cerca de Civic Center, una céntrica zona de la ciudad de San Francisco. Aunque, independientemente de la mejora que pueda suponer su presencia en esta área, el interés de esta compañía como de otras tecnológicas, se centra en la concesión de excepción de pago de impuestos por nómina, vía la oficina del alcalde, según se desprende de la información que fue publicada el pasado noviembre de 2013, en el TNYT. No obstante, se espera que el panorama del barrio cambie, acuciada actualmente por la tugurización de algunas de sus calles, de pobre estado que cobija a gente que deambula sin norte fijo, pidiendo dinero para comer o, simplemente, para adquirir droga, una característica que se está tornando una práctica común en las grandes ciudades del mundo, debido principalmente, en palabras de Valencia, a la polarización que genera el sistema económico y de clase social y racial que beneficia a los ricos.  

Una área como hasta hace poco han habido en Madrid, por ejemplo, en la zona de Lavapiés a Tirso de Molina o el barrio de Malasaña, hoy totalmente recuperado y embellecido por las grandes marcas de ropa.

La zona, en donde se encuentra la sede del periódico Mission Local, respira ese aire de barrio popular, sometido a un proceso de cambio cultural, económico y racial, donde se asienta una población latina, según el censo de 2010, tal como se deprende en el informe sobre perfiles socio-económicos del Departamento de Planificación de San Francisco. Sin embargo, destaca Valencia que de acuerdo con el último censo en 2010, mientras que los latinos han aumentado en otros lados de la ciudad y el estado, en la Misión la población latina ha disminuido, siendo el barrio vecino, el Excelsior, que ha recibido muchos inquilinos latinos desplazados de la Misión. La población latina en la Misión compone el 39%, a comparación de casi el 50% en el censo anterior en 2000, según se desprende de la tabla de referencia publicada en Mission Local.

Según nos comentaba Andrea Valencia, en el preámbulo de la entrevista, San Francisco es una ciudad Santuario, según una ordenanza legal que la define así, de los inmigrantes latinos y el distrito de la Misión es el epicentro, dado que gran parte de oficinas y agencias de asistencia a inmigrantes se encuentran en la Misión. Lo que está claro que en el barrio se mezcla el progreso con la pobreza, lo cotidiano pero también lo innovador. Sobre el barrio cabe destacar la Misión Dolores, fundada por frailes franciscanos españoles en el siglo XVIII, una construcción de estilo colonial español. La Misión original era de adobe y después en 1920 se construyó otra más monumental y está ubicada en la calle Dolores, esquina con la 16 y paralela a Mission street, así como las típicas casas de estilo victoriano del siglo XIX.

Este artículo forma parte de la investigación “Estudio y experimentación de nuevos medios para la consolidación del periodismo en línea”, que se lleva a cabo en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la University of California Davis  © Jesús Miguel Flores Vivar.  

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Los Contornos de la Vida Algorítmica

El grupo de investigación The Mellon Initiative In Digital Cultures asociado al Center for Science and Innovation Studies (CSIS) de la Universidad de California Davis, organizó el pasado 15 y 16 de mayo de 2014 en el Campus de la UCDavis, el congreso “Los Contornos de la Vida Algorítmica” (The Contours of Algorithmic Life).

La iniciativa del grupo de investigación pone de relieve los desafiós de la vida algorítmica que ya se da de forma global y está cada vez más presente en la vida de las personas y sobre todo, como es nuestro caso,  en la inclusión creciente de disciplinas y profesiones como el periodismo y la comunicación.

Por ello, la propuesta del congreso realizado por el grupo de investigación asociado al CSIS de UC Davis, ha tenido una visión interdisciplinaria, razón por la cual profesionales de distintas disciplinas académicas han estado presentes en este congreso.

Y, es que cada vez más los profesionales e investigadores de distintas disciplinas, entre los que se cuentan principalmente, aquellos relacionados con la comunicación,  medios digitales y las nuevas formas periodísticas,  lo tienen más claro de cómo los algoritmos permean nuestra experiencia de vida, bordeando  los límites y las fronteras de lo que puede y no puede ser adaptado, traducido o incorporado en el pensamiento algorítmico, convirtiendo todo esto en  un espacio de contención.

El principio del  algoritmo se basa en la especificación del espacio potencial de una acción, generando una noción de un modo universal lo que lleva a los discursos sobre el empoderamiento, la eficiencia, la transparencia y la inclusión. Pero en última instancia, sólo los algoritmos son capaces de hacer inteligible y valioso todo aquello que puede ser separado, cuantificado, manejado, procesado y gamificado y este dominio limitado hace que los algoritmos necesariamente sean excluyentes.

Los algoritmos configuran cada vez más nuestro mundo, nuestro pensamiento, nuestra economía, nuestra vida política, y nuestros cuerpos. Por ejemplo, la respuesta algorítmica de las redes de la NSA u otros servicios de vigilancia sobre la actividad de la  red que amenaza cada vez más la privacidad, ya que conlleva una vigilancia política bajo control algorítmico. De hecho, al menos, el 30% de las acciones de comercio que realizamos es actualmente algorítmico y automático, que ya nos ha llevado a varios colapsos inexplicables y en  auge.

Dispositivos como el Fitbit y el NikeFuel sugieren que el cuerpo es incompleto sin un complemento tecnológico, por lo que inciden en el tratamiento de la “salud” como un producto cuantificable dependientes de insumos también cuantificables. La lógica de la gamification, que encuentra cada vez mayor fuerza en los contextos educativos y pedagógicos, afirma que el mundo no sólo es representado de como se puede ganar o perder, pero es de hecho mejor-es decir, más eficaz-de esta manera. El aumento y proliferación de guías de cómo hacer televisión HGTV bajo formulas  DIY  como el sitioweb de Lifehack, demuestran una creciente demanda para abordar las tareas con instrucciones separadas algorítmicas.

Es importante pues, explorar tanto los usos específicos de los algoritmos y la cultura algorítmica de una manera más amplia, incluyendo otros temas como la gamification, (autoaprendizaje de) programación, minería de datos y visualización, política de los algoritmos, vigilancia digital, tecnología móvil y localizada y los juegos para la salud. Hoy, cualquier disciplina es proclive a tener una vida algorítmica que afecta a su entorno  profesional.

En este contexto,  los debates que se circunscriben a la vida algorítmica deben ser concebidos abiertamente, incidiendo particularmente en los estudios de software, estudios de códigos críticos, estudios de rendimiento critico, estudios culturales y de medios de comunicación, antropología social, ingeniería inversa, humanidades y ciencias sociales, así como las artes visuales, la música y los estudios de sonido. Es importante avanzar en propuestas experimentales o híbridas en donde el arte de lo multimedia y los recursos en Internet juegan un papel preponderante.

Y el congreso sobre la vida algorítmica ha incluido todo esto….

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

¿Qué tiene que ver el periodismo con Drones, Algoritmos, Glass-News, Big data, Bots, Apps cartográficas, movilidad-ubicuidad y otros? (Parte 2)

Afortunadamente, el proceso transformador ya se viene dando, en mayor o menor medida, en las facultades de comunicación o escuelas de periodismo.  Pero, no en la magnitud deseada. De hecho, en mi opinión, algunas están cambiando lentamente. Tan lentamente que tal vez sea demasiado tarde.

Fuente: Amphibia. Mancini, 2008

Por ello, los cambios en la formación de la profesión periodística deben hacerse en un giro de 180 grados. ¿Cómo? Seguramente hay muchas ideas, aunque el requisito es que confluyan en las siguientes características:

Primero, hay adoptar la disposición del  cambio.

Segundo, Abrir un proceso de revisión de los planes de formación.

Tercero, Promover reuniones con los editores y profesionales de medios para estudiar las necesidades de formación. Sobre esto último, un matiz: no se trata de proporcionar a los medios lo que el editor o medio quiera y que la universidad se convierta en una cantera para el medio, sino, de consensuar el desarrollo profesional que se viene realizando con el  tipo de conocimiento que se debe dar en la universidad.

Cuarto, es importante la formación y uso constante de las tecnologías digitales. Por lo que su apuesta dentro de los planes de formación debe ser transversal. Pero que esto tampoco sirva de pretexto para convertir al periodista en un amanuense. Ese no es el objetivo. Corresponde al profesor decidir, en función de las investigaciones realizadas, en qué tipo de tecnología profundiza más que en otra.

Quinto, las facultades deben concebir secciones, ya no solo en función a una  especialidad, sino en función al conocimiento de unas determinadas aplicaciones tecnológicas. Y la búsqueda, la investigación sobre la aplicabilidad o no, y sobre todo, la práctica debe ser también una constante del docente en este ámbito.

Creemos que ya hay muchos “expertos” en redes sociales, community manager o social media (de hecho, yo mismo he participado en proyectos de redes sociales desde 2007). Estudiosos del impacto de la redes sociales (aunque algunos sin ser usuarios de la red social objeto de estudio) y habilidosos en el manejo de las mismas.  Material publicado (libros, capítulos, artículos, comunicaciones, ponencias) por doquier sobre el entorno de las redes sociales. Es decir, existe una masa crítica de interés, de conocimiento y hay que seguir. Pero, las redes sociales no deben constituirse en el único recurso de estudio y aprendizaje. De ahí que no resulte extraño que distintas asignaturas de un plan de estudios hagan eco de las redes sociales, situación que en muchos casos, derive en un solapamiento de temas, lo que se transforma en una pérdida de tiempo para los estudiantes.

Por tanto, en este proceso transformador hay que incorporar, en una magnitud similar al estudio de las redes sociales, otros entornos de formación que se han de dar para la creación de un perfil, repito, basado en secciones de aprendizaje tecnológico. Por ejemplo, investigar, practicar y analizar el impacto y uso potencial de aplicaciones tales como los Drones (para situaciones en peligro de periodistas corresponsales); como crear algoritmos (para el desarrollo de periodismo de datos); como adaptar el uso de Google glass (apostando por la movilidad-ubicuidad de la información) para la  difusión de noticias; análisis de  otros Bots (robots) de uso periodístico; Apps cartográficas (empezando por la creación de mashups con Google maps o el uso de Usahidi, una buena opción de mapeo de zonas de conflicto) para el desarrollo de la información geolocalizada; Big data (y su procesamiento a través de filtros y web scraping, creando una perfil de analista de datos); estudio y análisis de HCI (Human-Computer-Interaction) para el entorno de la usabilidad / pensar en la audiencia/ como lograr la fidelización con la interfaz de usuario; análisis del impacto de la gamification (uso de videojuegos para la transmisión de noticias);  estudio de la seguridad de la información (ciberespionaje), evangelizador tecnológico (con su correspondiente rol de testeo de aplicaciones), etc.

Como vemos, en la conjunción de este tipo de formación, con la renovación de los planes de estudio, se pone de manifiesto la convergencia en la mente de las personas (sobre todo de aquellos que van a dedicarse al mundo del periodismo o comunicación), y más concretamente, la interdisciplinariedad del conocimiento en la construcción de la nueva comunicación, del nuevo periodismo y de un nuevo perfil. Este tipo de perfil profesional es el que demanda la sociedad, los estudiantes, las empresas e instituciones y por ello, la universidad debe poner el acento en este proceso transformador.

En suma, los cambios deben venir por transformar las facultades en grandes laboratorios tecnológicos y de conocimiento científico.

Este artículo forma parte de la investigación “Estudio y experimentación de nuevos medios para la consolidación del periodismo en línea”, que se lleva a cabo en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la University of California Davis  © Jesús Miguel Flores Vivar.  

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

¿Qué tiene que ver el periodismo con Drones, Algoritmos, Glass-News, Big data, Bots, Apps cartográficas, movilidad-ubicuidad y otros? (Parte 1)

En 2009, con la efervescencia de las tecnologías digitales, hacía referencia a la obsolescencia del conocimiento tecnológico en un post titulado La convergencia está en la mente de las personas, en donde afirmaba que los profesionales de la información deberían estar constantemente actualizando sus conocimientos para no expandir o ser parte de la brecha digital.

En este sentido, respecto a los profesionales de la información que prestan servicios en una organización de noticias, una de las iniciativas que debía  -debe- poner el medio es una formación constante de su personal como consecuencia de la evolución de las tecnologías de la información. Pero, si no fuese una iniciativa del periódico o medio, entonces debe ser el propio profesional quien debe asumir la responsabilidad de su formación. Es verdad que las empresas de medios periodísticos han sido –son- los más castigados por los efectos de la crisis económicas, pero eso no puede convertirse en óbice para no incidir en la formación. Porque ya no se trata de salvar sólo al medio o, al profesional, sino,  y más importante se trata de salvar al periodismo, un modelo de información que el público, la sociedad siempre va a necesitar. Máxime si ese modelo ha sido garante de las democracias actuales.

Puesto el foco en el objetivo, entonces queda por desarrollar estrategias de cómo hacer todo esto. Para empezar, la tarea no es difícil, sino, simplemente ganas de querer hacerlo. Muchos de los que conocemos en el mundo de las tecnologías digitales, que trabajan en el mundo del periodismo o comunicación y que se han formado en el campo de las letras, ciencias sociales, o humanidades, son hoy grandes conocedores de los entornos digitales, tanto  así, que adquieren el cliché de expertos. Pero ¿donde han adquirido ese conocimiento para ostentar tal rango? La respuesta es simple: se han formado didácticamente, de forma autónoma, asistiendo a cursos (muchos gratuitos) o simplemente, estudiando tutoriales sobre determinadas aplicaciones que ha interesado  conocer a cada uno/a.

Ahora bien, de cara a las facultades de comunicación y su rol en la formación de los futuros periodistas o comunicadores ¿cabría decirles que su formación práctica sobre determinadas tecnologías deben adquirirlos de forma autodidactica? Obviamente, No. Por lo que son las universidades las que han de asumir el protagonismo asignado en el nuevo ecosistema de la información.

Es verdad que la esencia de la formación en una universidad se basa en la Ciencia, en la doctrina del conocimiento. De hecho, para quienes han lo olvidado, este es el punto de partida y el matiz significativo entre los que asisten a formarse a las aulas universitarias y los que no. La función de la universidad por cumplir este rol es universal.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que otro de los roles asignados a la universidad es la formación de profesionales altamente cualificados para el desempeño de una función al servicio de la sociedad.  Y aquí es donde la universidad tiene que ejercer ese rol asignado de tal manera que su valoración positiva por la sociedad sea una constante.  ¿Qué hacer para lograr esto? La respuesta viene por la propuesta de una transformación del proceso de formación de determinadas disciplinas del conocimiento. Y una de estas corresponde al Periodismo y, más ampliamente, a la Comunicación…..

Este artículo forma parte de la investigación “Estudio y experimentación de nuevos medios para la consolidación del periodismo en línea”, que se lleva a cabo en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la University of California Davis  © Jesús Miguel Flores Vivar.  

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

El hiperlocalismo como experimentación de periodismo innovador y de calidad

Desde hace unos años, uno de los temas que algunos expertos en materia de innovación periodística se han interesado por estudiar es acerca del desarrollo del hiperlocalismo. Para nosotros, los investigadores del Internet Media Lab de la UCM, es una línea de investigación que hemos incorporado al IML como un entorno de experimentación, realizado por los estudiantes del Máster de Periodismo Multimedia a través del sitio Cibercom. El hiperlocalismo es una forma de desarrollo periodístico basado en la proximidad de las noticias de barrios, distritos o ciudades que cada vez más interesa a la gente de a pie y,  que en España, ya tenemos algunos ejemplos que empiezan a consolidarse.

Modelo Hiperlocal ©Jesus Flores

Dejamos para otro momento el análisis de los sitios hiperlocales españoles, para centrar este articulo en los inicios de la información hiperlocal, cuyos antecedentes los encontramos en otros sitios web, fuera de la península. Concretamente, los primeros proyectos periodísticos con este modelo hiperlocal, fueron localizados en Nueva York y California (San Francisco), EE.UU. En el caso de Nueva York, el proyecto de nombre, The Local, se inició con dos versiones: Una  Fort Greene and Clinton Hill y otra: East Village. Desde esos años, los sitios, bajo el paraguas de TNYT, fueron alimentados con colaboraciones hechas por los estudiantes de periodismo y por colaboradores de los barrios. En mayo de 2013, El proyecto The Local, dejó de publicarse bajo el patrocinio de The New York Times, pero continua su andadura con el nombre de The Nabe Cabe destacar que en el origen de estos proyectos se encontraba un medio de comunicación, el periódico The New York Times, considerado una de las organizaciones de noticias que siempre están a la vanguardia de la innovación en experimentos periodísticos. Pero también la universidad.  Así, estos proyectos fueron lanzados por el periódico NYTimes, en primer lugar, en convenio con la Escuela de Periodismo del CUNY (City University of New York), de acuerdo a la referencia de  Jeff Jarvis, prof. Del CUNY y autor del prestigioso blog BuzzMachine. Según la historia, tanto el periódico neoyorkino como la escuela buscaban potenciar esta forma de periodismo y decidieron, en 2009, fusionar las ideas en el proyecto de The Local (Fort Greene and Clinton Hill). Al año siguiente se crearía otro proyecto hermano, llamado East Village, siguiendo el modelo con el CUNY, pero esta vez con el Instituto de Periodismo Arthur L. Carter de la New York University.

El caso de Mission Local es un proyecto con un origen distinto, aunque siempre bajo el modelo de periodismo hiperlocal.  En primer lugar, según se indica en su propio sitioweb, Mission Local es un proyecto de la Escuela de Graduados de Periodismo de la University of California, Berkeley.

Esto significa que, a diferencia de los proyectos de Nueva York, Mission Local se desarrolla como una iniciativa exclusivamente de la Universidad de California Berkeley. El proyecto, nacido en 2008, un año antes que los de Nueva York, fue promovido por la Prof. Lydia Chavez, desde la escuela de periodismo de esa universidad californiana, considerada una de las instituciones de prestigio y en la vanguardia de iniciativas en materia de periodismo y nuevos medios.

El entusiasmo puesto en el proyecto Mission Local, se pone de manifiesto con la idea de cubrir un barrio con una población en auge con importantes actividades y el propósito de construir una comunidad y un modelo sostenible basado en un periodismo de calidad. El equipo de Mission Local está formado por estudiantes, profesionales y miembros de la comunidad del distrito de La Misión de la Ciudad de San Francisco.

Ahora bien, como parte del proyecto que vengo realizando en el CSIS de la Universidad de California Davis, he podido contactar con los responsables de Mission Local, entrevistando a Andrea Valencia, editora adjunta, cuyos aportes han sido bastante claros en el contexto del modelo hiperlocal desarrollado por esta comunidad de profesionales.

La entrevista, realizada en la sede del periódico en el distrito de La Misión (San Francisco, CA), deja entrever una iniciativa que posiblemente sea uno de los caminos que muchos medios e instituciones empezaran a seguir.

(La entrevista completa en un próximo post….).

Este artículo forma parte de la investigación “Estudio y experimentación de nuevos medios para la consolidación del periodismo en línea”, que se lleva a cabo en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la University of California Davis  © Jesús Miguel Flores Vivar.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Ingeniería de la comunicación, enfoque formativo basado en la interdisciplinariedad

Fuente: La Nación Data. Proceso del Manual de Periodismo de datos

Los periodistas de datos son una fuerza creciente del periodismo de investigación que se ha venido practicando desde tiempos remotos. La historia del periodismo de investigación, estudiado por distintos investigadores como los académicos Philip Meyer en Estados Unidos y José Luis Dader en España, nos hace ver como los periodistas con este perfil, en muchos casos, han realizado trabajos que han hecho tambalearse a un gobierno o han desentrañado casos de corrupción que estaban vaciando las arcas del Estado.

Ahora, los nuevos periodistas de investigación que escudriñan en datos públicos cuentan con la ayuda de las tecnologías digitales y online, por lo que es necesario hacer una reflexión respecto a la formación que reciben en las facultades de comunicación.

En España, la formación en Periodismo de datos por parte de las facultades y centros que ofrecen los estudios de periodismo, está en entredicho, tanto por los propios estudiantes como por los profesionales que trabajan esta especialización, ya sea en una empresa de medios o como emprendedor y, cuyo aprendizaje del entorno se ha realizado de forma autodidacta. No en una facultad.

Por ello, no sorprende encontrar opiniones de expertos y no expertos afirmando que las escuelas y facultades de periodismo, no han formado a profesionales para desarrollar este tipo de tareas. Sin embargo, algunas universidades españolas, al alimon de los acontecimientos en los últimos años, motivados por la novedad o por mantener un enfoque vanguardista, han empezado a ofertar diversos contenidos propios del periodismo de datos, a través de asignaturas en Grado o Postgrado, de cursos de especializaciones o incluso, como curso Máster. Más aun, dada la importancia de este entorno del periodismo, crecen las propuestas de investigación en tesis doctorales algunas de las cuales, seguramente, se convertirán en libros y manuales lo que redundará en validez científica de este ecosistema.

Este post es parte de un artículo más amplio que se ha realizado durante mi estancia en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la UC Davis y será publicado como parte del proyecto de Manual de Periodismo de Datos Iberoamericano, liderado por Miguel de Paz (Poderopedia) y Felipe Perry. 

Etiquetas: , , , , , , , ,