Archivo de febrero, 2012

Y ahora, la noche de los Goya…

El pasado domingo, se entregaron los premios Goya de la Academia del Cine español. Eclipsado por la actuación de Santiago Segura, el discurso del presidente de la Academia, Enrique González Macho ha sido decepcionante. La cerrazón manifestada otra vez contra Internet y sus posibilidades hace pensar que la industria del cine español sigue intentando tapar el sol con un dedo.  Las redes sociales han vuelto a arder después del condescendiente desprecio de González Macho hacia Internet.

El no entender la capacidad de la Red como soporte del cine va a ser muy perjudicial para el futuro de la industria cinematográfica. El recorte anunciado a las subvenciones va a reducir significativamente el número de películas españolas estrenadas en los próximos años (claro que la cantidad anterior era desproporcionada) y si no comienza una explotación en la Red, el futuro va a ser muy negro. Pero de momento, en España no dejan a operar a nadie ni siquiera a Netflix.

Una vez más, ha sido Alex de la Iglesia quien ha puesto el dedo en la llaga. Con su artículo “El vacío está ya bajo nuestros pies”, el director vasco pone de manifiesto que las maneras de consumir los productos cinematográficos y televisivos está cambiando y que se sigue negando esta realidad. Pero ya sabemos que les ocurre a los profetas…

Para acabar mi felicitación a Enrique Urbizu. Aunque se le acuse de ser el ideólogo de la anterior ministra de cultura, Ángeles González Sinde. Aunque lo sea. Enhorabuena a Urbizu. Es de largo, uno de los mejores directores europeos y quien mejor entiende en nuestro país el cine negro. Sus “Todo por la pasta”, “La Caja 507″ y esta “No habrá paz para los malvados” son tres de las mejores películas del género policial jamás hechas en España y aunque no lo crean, existen grandes películas españolas de este tipo. Mi felicitación de nuevo.

Etiquetas:
Categorias: General

Oscars electrónicos

En los últimos tiempos, parece que las nuevas tecnologías son uno de los grandes enemigos de la industria del cine si hacemos caso a las opiniones de productores, cineastas e intérpretes. Por cada Alex de la Iglesia consciente del paso de los tiempos surgen cientos de artistas que ven a los ordenadores y tablets como algo a destruir por ser soportes de presuntas actividades ilegales. Y se apoyan en hechos como el súbito incremento de espectadores en las salas al día siguiente del cierre de Megaupload, cuestión cierta pero no por ello suficiente para explicar la crisis del sector.

Aunque se nos hable de asistencia a salas, más del 60% del negocio del cine se apoya en las ventas de DVD u otros formatos, una vez pasado el estreno. El ejemplo más claro son las series de TV. Nadie espera una semana para consumir el nuevo capítulo sino que desea verlos todos seguidos, así que es más productivo consumir packs por temporada para disfrutar sin dilaciones. Y es precisamente ahí donde no parece haber enmienda.

No se acaba de entender que el consumo de estos productos se empieza a dar mayoritariamente a través de los ordenadores o tablets y no de los reproductores al uso. Y que los productos deben dirigirse a esos soportes virtuales lo que reduce el precio de aquellos. Y que no se pueden cobrar 40 o 50 euros por packs de temporada por productos en soportes digitales. Otra cosa son los destinados a los soportes tradicionales que por costes si que pueden alcanzar estos precios.

Volviendo al título de la entrada, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas estadounidense ha decidido abandonar papeletas y sobres para recoger los votos de sus afiliados y utilizar un sistema de voto elctrónico para saber que películas alcanzarán los galardones este año. Así, los más de 6000 afiliados de la academia votarán a través de un sistema electrónico.

Todo lo que sea un adelanto es beneficioso. Pero no olvidemos que son premios que crea la industria para la industria y que es un coto cerrado. Para hacer esto completamente democrático deberían poder ser los internautas quienes primero seleccionasen las películas finalistas y más tarde, quienes otorgasen los premios. Los batacazos iban a ser espectaculares y en España, no te digo nada.

Para acabar hoy, una reflexión: algunos de nosotros, pecadores que hemos visto películas pirateadas, hemos apreciado en alguna ocasión que la película traía una leyenda que rezaba “copia para los miembros de la academia” o algo similar, lo que indica que son archivos extraídos de las copias enviadas por la Academia a sus afiliados…  que por lo visto, son pirateadas más tarde. ¿Quien lo hará?  ¡Vaya tropa!

Etiquetas:
Categorias: General