Fuentesaúco. Encierros con tradición

El  encierro de Fuentesaúco conserva el sabor de antaño.
Al amanecer las cigüeñas de la torre de la iglesia saludan a los viajeros
mientras los toros esperan cerca de La Reguera.


Con el sol madrugador del mes de julio, entre varales y talanqueras,
y tras una larga noche de fiesta,
aguardan los mozos de Fuentesaúco la suelta de los seis toros.
Son la fiestas de la Visitación y esta localidad se transforma para celebarla
con los tradicionales espantes que desde hae 400 años se vienen realizando.
Al llegar al pueblo veo a las cigüeñas en la torre de la iglesia recibiendo
a toda la gente de fuera que conoce la fiesta y viene a ver el espectáculo.
Son las diez y media de la mañana y el sol pica,
pero las cabalgaduras ya están preparadas para azuzar a los toros
y los valientes nerviosos por la suelta de los bureles en la bocana
del cercado de La Reguera.

Salen los toros y se busca el primer espante, la fusión entre los mozos y los astados.
Los jinetes los arrean con sus caballos, arropándolos, conduciéndolos
a gran galope desde un extremo hacia la embocadura de la pradera,
donde se encontrarán con los valientes.
Entre gritos de mujeres (Ay, ay, ay, ay…) se acerca el tropel de morlacos y caballos.
A poco más de cien metros los corredores empiezan a avanzar hacia ellos.
El encuentro asusta a los animales que giran sobre sí mismos al espantarse por el encontronazo,
volviendo a lo más profundo de La Reguera.
En este entorno, los seis toros y los bueyes se dispersan,
quedando rota la manada mientras las más de mil personas,
también niños y mayores, que contemplan el espectáculo lo hacen a golpe de vino y jamón.
En un poste de la luz, de los de madera de antes, se agarran dos chavales jugando
con un buey que no les deja bajar. Les mira sin cesar esperando hacer presa en alguno de sus movimientos.
Otro toro se mete en la gran charca del cercado, resguardándose del calor y a su vez
de los continuos cites de la multitud que busca la manera de sacarlo.
Entre embestida y embestida dibuja figuras en el agua, un agua de cristal verde
donde se refleja la pareja de palomas torcaces que revolotean en busca de un lugar
donde la dejen mirarse a los ojos sin que nadie la espante.
El toro se resiste a salir del agua hasta que se arranca de manera brusca,
con su fiereza y bravura, para embestir a uno de los mozos que lo cita.
Todo queda en un susto, aunque el mozo recibe un puntazo en un muslo.
Salen todos en su ayuda, suenan sirenas de los vehículos que vinieron en su busca.
Entre diversión y algún susto que otro se va la mañana.

El toro queda en la charca a la espera de que los mozos vayan en su busca.
Los chavales del pueblo intentan volver a juntar a los toros, tratando de sacarlos de La Reguera
para conducirlos por las calles del pueblo, entre los caballos, hacia la plaza de toros.
Las dificultades lo hacen imposible.
Fuentesaúco siguió con la fiesta, las calles del pueblo abarrotadas,
con charangas y palmas haciendo eco, con almuerzos en las bodegas
y en los patios de las casas donde la gente se guarda del calor hasta que llega la una de la tarde
y se vuelven a soltar los toros por las calles del pueblo.
Luego llegarán las seis y tres espadas jugarán de manera diferente.
Será el momento de la verdad
y el día irá tocando a su fin para esperar otro año, otra jornada
en la que las dos palomas torcaces
sobrevuelen la charca para declararse su amor en la copa de un árbol apartado.

Paloma Aguilar

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Todos los años espero que lleguen las fiestas para acudir a Fuentesauco. es como si el encierro marcara el tiempo de mi vida

Gracias por escribir sobre los toros y sobre mi tierra

los mejores encierros,deberian de ser mundiales y eso q no soy del pueblo

estas fiestas de este año son una mierda nos han quitado el desenjaule que es con lo que mas disfrutamos y el gran prix para las peñas. QUEREMOS AL TORDO!!!!!!!!!!!

todos los años acudo a fuentesauco a los encierros y me suelo qedar por la noxe de empalmada y en esa noxe me follo a unas cuantas tias buenas q me xupan mi pollaza

eso son encierros y no los de pamplona,la ostia ,los mejores y sobre todo si se juntan con mi primo david no deja titere con cabeza un saludo a todos los saucanos desde valencia

http://rayitodeubrique.blogspot.com

AQUI OS MANDO MI BLOG PARA QUE LE ECHEIS UN VISTAZO, EL VUESTRO ME HA GUSTADO MUCHO.

UN ABRAZO.

RAYITO.

(requerido)

(requerido)


*