Tinto de verano

Cuento del caballero con una huella en la frente
(A la gente del Cossío: una forma como otra cualquiera de daros las gracias)

Érase una vez un castillo de puertas de oro y vidrieras venecianas.
Tenía almenas desde las que se divisaban los bosques y una plaza
en la que se corrían toros un día sí y otro también.
Cada mañana, cuatro caballeros y dos damas preparaban todo lo necesario
para la fiesta de la jornada, poniendo en su trabajo hasta los restos del alma.
Y la princesa del castillo se sentía orgullosa de su gente,
y cuantos acudían al castillo se sorprendían por el buen ambiente.
De sol a sol, se entregaban a la tarea sin desfallecer, y aun más…
porque empleaban tiempo de sus noches para que todo saliera a la perfección y nada fallara.
Cierto día surgieron problemas, y el caballero encargado de resolverlos,
con la vista cansada y reventados los huesos,
siguió y siguió trabajando sin abrir la boca y sin levantar los ojos del suelo.
Y cuando llegó la hora de retirarse a los aposentos para descansar la fatiga,
los otros tres caballeros, también la pareja de damas, no se apartaron de su lado…
Y el caballero de la vista cansada sintió como la vida le marcaba una huella,
un tatuaje invisible mas abajo de las sienes, donde se marcan las venas.
Y los duelos fueron risas, y los quebrantos sorpresas.
Por eso de vez en cuando, sin que nadie lo supiera, el caballero lloraba.

Y la fiesta continua en el castillo de arena:

            Cuatro nobles caballeros
            y dos primorosas damas
            hacen de los toros libros
            con una huella en el alma.

                                                                            JMSV

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Precioso, de verdad. Nunca dejes de escribir que es una maravilla leer lo que escribes.

Precioso y tan real como la vida misma. Como caballero del cuento, estare al pie del cañón para que los toros hechos libros, siempre queden en el recuerdo, ya no solo por la importancia de la obra, si no por los grandes ratos, risas y horas maravillosas que pasamos todos juntos.

Muchas gracias

(requerido)

(requerido)


*