Algunas pautas para leer bien y escribir mejor

Una de las grandes preocupaciones de los alumnos que llegan a la universidad (estos días están tomando contacto con las mismas) es la lectura, la lectura pausada, reflexionada y plena de matices. En nuestro caso, en este blog, consideramos el primer paso para luego escribir. Sólo aquellos que se enfrenten cada día a la escritura sabrán componer los textos del futuro. Les propongo que vayan leyendo a un escritor que cuida las palabras, que mima el lenguaje y que además es un artista de las letras, Enrique Vila-Matas. Pasen y lean. Pasen y comenten.

Muchas veces me he visto obligado a contestar a la pregunta de por qué escribo Al principio, cuando era muy joven y tímido, utilizaba la breve respuesta que daba André Gide a esa pregunta y contestaba: «Escribo para que me lean.»

Si bien es cierto que escribo para que me lean, con el tiempo he aprendido a completar con otras verdades mi sincera respuesta a la pregunta de por qué escribo. Ahora, cuando me hacen la inefable pregunta, explico que me hice escritor porque 1) quería ser libre, no deseaba ir a una oficina cada mañana, 2) porque vi a Mastroianni en La noche de Antonioni; en esa película -que se estrenó en Barcelona cuando tenía yo dieciséis años- Mastroianni era escritor y tenía una mujer (nada menos que Jeanne Moreau) estupenda: las dos cosas que yo más anhelaba ser y tener

Casarse con una Jeanne Moreau no es fácil, tampoco lo es ser realmente un escritor. Por aquellos días, yo tenía una vaga idea de que no era sencillo ni una cosa ni la otra, pero no sabia hasta qué punto eran dos cosas muy complicadas, sobre todo la de ser escritor

Yo vi La noche y empecé a adorar la imagen pública de esos seres a los que llamaban escritores. Me gustaron, en un primer momento, Boris Vian, Albert Camus, Scott Fitzgerald y André Malraux. Los cuatro por su fotogenia, no por lo que hubieran escrito. Cuando mi padre me preguntó qué carrera pensaba estudiar -é1 tenía la callada ilusión de que yo quisiera ser abogado-, le dije que pensaba ser como Malraux. Recuerdo la cara de estupor de mi padre, y también recuerdo lo que entonces me dijo: «Ser Malraux no es una carrera, eso no se estudia en la universidad.»

Hoy sé muy bien por qué deseaba ser como Malraux. Porque ese escritor, además de tener una expresión de hombre curtido, se había construido una leyenda de aventurero y de hombre no reñido con la vida, esa vida que yo tenía por delante y a la que no quería renunciar Lo que en esos días yo no sabía era que para ser escritor había que escribir, y además escribir como mínimo muy bien, algo para lo que hay que armarse de valor y, sobre todo, de una paciencia infinita, esa paciencia que supo describir muy bien Oscar Wilde: «Me pasé toda la mañana corrigiendo las pruebas de uno de mis poemas, y quité una coma. Por la tarde, volví a ponerla.»

Todo esto lo explicó muy bien Truman Capote en su célebre prólogo a Música para camaleones cuando dijo que un día comenzó a escribir sin saber que se había encadenado de por vida a un noble pero implacable amo: «Al principio fue muy divertido. Dejó de serlo cuando averigüé la diferencia entre escribir bien y escribir mal; y luego hice otro descubrimiento más alarmante todavía: la diferencia entre escribir bien y el arte verdadero; es sutil pero brutal.»

Lean -despacio-  el resto del artículo en Barcelona Review

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Dice el anterior artículo:escribo para que me lean, pero porque escribo? si me hice escritor porque quería ser libre y no ir a la oficina, también tener anhela tener una esposa o una familia.

La comparación de tener una esposa como Moreau es dificíl como la de ser escritor sobre todo la de escribir.

Luego me inicie en adorar algunos escritores como Boris Vian, Albert Camus, Scott Fitzgerald y André Malraux, y mi padre me pregunta que que carrerra iva a seguir, la areal era la de escritor y el padre se aterrorizo, pu su pensar era la que el fuera abogado.

"Poder Comprender"

No es noticia nueva que para escribir bien, es necesario el leer bien; sin embargo cada vez hay menos gente que disfruta de este acto. Quizas, porque algunos se sienten obligados, y no lo ven como un acto natural para relajarse o para pasar un momento agradable. A mi entender, vivimos en una sociedad fotográfica, es decir, nos manejamos por medio de imágenes, y no de palabras, y esto representa el gran problema de comunicación que existe hoy en día, aunque nos encante hablar de la globalización del siglo XX, la verdad es otra. Lo negativo de esto es que creemos que lo comprendemos todo, que estamos al tanto de la actualidad; pero lo cierto es que no tenemos ni idea, no comprendemos.

Buena noche, soy un hombre que siempre he buscado de mejora en cuando a la lectura, he comprado libro me gusta sobre todo de historia es mi tipo de lectura, buen la razon es que busco mejorar mi lectura, pero no tengo una lectura rapita soy muy lento porque me canso y no encuentro la manera de mejorar tengo problema.

quiero tener mas conocimiento en leer libros

No hay mejor forma para aclarar nuestras ideas más confusas, o incluso nuestros sentimientos, que tratar de plasmarlos en palabras. El simple hecho de ponernos ante de un papel con un bolígrafo en la mano, supone una predisposición a la reflexión, es iniciar un diálogo con nosotros mismos, que sorprendentemente nos ayuda a entender mejor lo que vivimos y por qué lo vivimos. Por ello, si hacemos de la escritura un hábito, no sólo conseguiremos mejorar nuestras habilidades lingüísticas y literarias, sino que organizaremos nuestros pensamientos, y en consecuencia, seremos capaces de adaptarnos mejor a las distintas circunstancias de la vida.

Reconozco que la lectura, desde bien pequeña, nunca fue mi fuerte. Siempre veía esas páginas con tantas letras y me imponía mucho. Poco a poco fui comenzando a leer, y la verdad es que ahora me apasiona.

Con la lectura, además de entretenernos, aprendemos, y mucho. En cuanto al autor, me gusta mucho la forma de escribir que plantea, ya que no sólo hace de la lectura una actividad agradable, con un cuidado y mimo excepcional, sino que lo hace de tal manera, que quieras continuar leyendo.

Considero la lectura una premisa esencial para escribir con corrección.

No sólo la lectura ayuda a que a la hora de escribir, todas las palabras fluyan mejor, sino que nos ayuda a hacer reflexiones sobre nosotros mismos. Es decir, escribiendo podemos llegar a conocernos en profundidad. Sirve para desahogarnos, aclararnos sobre algún tema, sirve para ayudarnos a estudiar, etc.

Además mediante la escritura, también podemos darnos a conocer.

En definitiva, tanto leer como escribir son dos recursos imprescindibles para desenvolvernos en la vida.

Es verdad que si nos dedicaramos más a leer y a culturizarnos, en vez de hacer la vida imposible al prójimo, nos iría muchísimo mejor a todos. "Escribir es intentar saber qué escribiriamos si escribiésemos", una frase con miga, es tan importante saber qué hacer, como saber cómo hacerlo. Hay que reconocer que saber escribir es muy difícil y que sobre todo se aprende con la práctica y la experiencia.

ALGUNAS PAUTAS PARA LEER BIEN Y ESCRIBIR:

Sigo la regla de la Sabiduría Popular "Para ser eterno, siembra un

árbol, ten un hijo y escribe un libro". Y no es que quiera ser eterna,

pero coincidentemente he sembrado no uno sino muchos árboles

por mi profesión de Paisajista, tengo la dicha de tener dos hermosos hijos que son la razón de mi vida, motivo por el que hoy

estoy escribiendo un libro. Para tener mejores pautas para escribir,

entre a Internet y me encontré con éste articulo, el cual me parece

una lectura que hay que terminar de leer el resto, para dar una opinión adecuada.

ROSARIO CORREA.

me parece de gran importancia educarnos en un mundo magico donde las palabras aquieren forma color luz e imaginativos personajes vividos y narrados por hombres y mujeres con una vision mas profunda de la vida que se atrevieron a relatar sucesos vividos o simplemente dejaron desbordar su ser a un plano espiritual mediante el arte de ser escritor.

Es un hecho que las personas, en especial los jóvenes, de hoy en día, leen menos. Y es una lástima, puesto que la lectura es un hábito sanísimo. Leyendo estimulamos nuestro cerebro, y ampliamos nuestro conocimiento. Escribir regularmente es aún más inusual que leer, y a la gente que no escribe, se le nota, puesto que le cuesta más arrancarse a la hora de escribir por ejemplo una carta. Yo creo que la lectura es muy entretenida, además de instructiva. Y que cualquiera que se lo proponga puede adquirir el hábito de la lectura.

Aunque sea cierto que leer ayuda a saber escribir, personalmente leo bastante y lo disfruto, pero si tviera que ponerme a escribir no sería capaz de hacer algo interesante. Aparte de tener algo que contar hay que saber cómo hacerlo. Escribir se aprende con la práctica y la experiencia pero hay gente que tiene mayor facilidad, para mi es como pintar, hay gente que tiene un "don".

como le ago para leer bien y escribir mejor y leer bien para que

esta muy bien la redaccion me podrias ayudar en mandarme algo mas sobre lectuta y escritura estoy haciendo mi documento con este tema en los alumnos de telesecundrari por fa te lo agradeceria

mucho hasta pronto.

hola soy un adolescente que busca mejorar su lectura, porque el cambio del secundario a la universidad es muy grande, mas que nada en la exigencia. busco llegar a una lectura compresiva.gracias

La verdad casi nunca me gusto leer pero ya saliendo de la "U"…nose q me motivo a leer de pronto una obra, me quede tan fascinada q desde entonces me leo una q me llene totalmente.Me gusta escribir canciones, pero en estos ultimos meses por cosas de la vida o mejor dicho historias q nos toca vivir a cada ser humano es que estoy con todas las ganas de escribir un libro pero nose como empezar!!!…de pronto estaba aqui en inter y vi esta página! me encantaría saber mucho mas de como podria empezar a desarrollar esto en mi vida puesto que uno de mis mas grandes sueños es verme rodeada de muchas hojas en blanco, un poco de tinta….una vieja maquina de escribir bien operativa..una chimenea , una taza de cafe y mucha ispiración para escribir..asi me veoooo!!!…ojala puedan darme algunas pautas para empezar a escribir una buena historia!!!..gracias!

felicitaciones…!!!

"La generacion de ahora necesita con urgencia revivir la pluma,la hoja en blanco y la inspiración q sale del alma para transformar

este mundo"….

Chris bg.

trujillo-Peru.

cuando empeze a escribir, tenia 17 o 18 años, era lo mas maravilloso que habia en mi vida. en ese tiempo trabajaba y estudiaba una carrera tecnica, despues de realizar mis tareas que me dejaban en el instituto, me dedica a escribir y terminaba como a las cuatro o cinco de la mañana y a las siete tenia que levantarme para ir de nuevo al trabajo y eso era de todos los dias. hasta que un dia senti como que ya no coordinaba mis pensamientos y me dio mucho miedo porque parecia que me estaba volviendo loco, porque cuando u no le entra al mundo de la escritura como que te olvidas del mundo y te envuelves en tu propio mundo y ya ni comes por ultimo, es todo tan maravilloso y a la vez muy triste y comienzas a sufrir por la gente a ver sus problemas y empizas a plasmarlos en tus escrituras el alma como que se te arruga y todo te parece muy triste, derrepente porque tus padres son muy pobres y no tienen para darte lo minimo indespensable. y ese fue lo me llevo a dejar de escribir porqu tenia buscar trabajo para poder comer. y yo tenia la idea loca de no leer a nigun escritor para poder cear algo nuevo en poesia.

buenas,que tal queria comentar tengo 17 años y estoy empezando a escribir, a decir verdad desde los 15, pero por temporadas , me catalogo como escritor autobiografico no solo por q me guste sino q no tengo adquirida partes de la educasion nescesaria para abarcar otros temas , pero si se el corazon q tengo de fuego y que quema cuando empuño la pluma , pero como todo no puede ser fuego quisiera saber si como escritor tengo q atenerme a algunas pautas a a seguir o que…

Muchas gracias desde el corazon de un argentino, medio europeizado.

bueno a mi me parace que una chica de 15,16 o mas

para encontrar su principe tiene que ser como en las pelisss de disney ,encontrarlos con un baile o un canto q lo sepan los dos q salga del corazon .

en su cumple d 15 que es espesial alli debe pasar eso o en un lugar solitario

las chicas de 15,16 o mas sueñan con el amor de su vida yo lo se por que a mi me pasa eso

hay que tener mucho cuidado con los familiares porque de tan santas se pueden convertir en una persona que les quite novio

bueno yo les doy una opinion de cancion y la escrivo

****somos tu y yo****

se que te vi solo una vez

y con tu magia pude comprender

que junto a ti siempre estare

aunque me esquives te encontrare

te descubri mas de una vez

y con tu voz tan dulce me ilusione

tanto cantar tanto escribir

y ahora se que todo era por ti

siento miedo que tu no seas verdad

que seas un sueño y deba despertar

una promesa de amor nunca se puede cambiar

estamos juntos tu y yo hasta el final

(CORO)

somos tu y yo hasta el final

nada ni nadie nos separara

somos tu y yo hasta el final

el tiempo nunca nos cambiara

somos tu y yoooo

llegaste a mi y ahora se

que fuiste siemprelo que yo espere

que estas aqui y aqui estare

sintiendo esto por primera veeez

te descubri mas de una vez

y con tu voz tan dulce me ilusione

tanto cantar tanto escribir

y ahora se que todo era por ti

siento miedo que tu no seas verdad

que seas un sueñoy deba despertar

una promesa de amor nunca se debe camniar

estamos juntos tu y yo hasta el final

(CORO)

somos tu y yo(somos tu y yo)

siempre tu y yo(siempre tu y yo)

somos tu y yo(somos tu y yo)

siempre los dos

somos tu y yo(somos tu y yo)

siempre tu y yo(siempre tu y yo)

somos tu y yo(somos tu y yo)

siempre los dos

osea me parese de lo megor dunca me abia dibertido como ahora este programa me canbio la vida cuando lo vi.

felizitasiones al produtory les deseo lo megor para sus vidas

esta es una buena pagina desde el primer dia que la vi mi vida cambio bastante se las recomiendo a todos las personas que la miren y le doy gracias al productor que realizo esta web site thank you 4everything bye……………………………!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

LOS QUIERO SOM LOS MEJORES ME DICEN Q CAMTO IGUAL Q USTEDES SOM LOS MEJORES QUIERO Q BEMGAM PARA LAS OTRAS FERIA LOS AMO LOS ADOROS QUIERO Q ME OLLAN CANTAR ESQ ESTO Y EN COROO NAGUARA USTEDES DIBIERTEN A TODOS LOS QUIERO VICTOR ERES MAS BONITO Q ARAN CHERIL ES LA MAS BONITA

LOS Q DE. MARIA VERONICA

holi holi me llamo ecgly a mi somos tu y yo me parece lo mejor q venevision hayga sacado son lo maximo espero q sigan asi sheril eres fantastica y tu rosme conchale vale no pelees tanto con aran los quiero mucho son de lo mejor claudia eres linda y si cambiastes demasiado jajajaja bueno chao sigan teniendo exito y no les paren a los comentarios de las gallas y gallos esos osea son mas bobos y me muero bay bay

Escribir, parece una acción muy fácil de realizar. Todo el mundo respondería que sabe escribir si se le hiciera la pregunta, ¿es esto cierto?

Es verdad, que las personas escribimos pero no necesariamente tiene que estar bien lo que hemos plasmado sobre el papel. Escribir es un arte, que desgraciadamente muy pocos poseen.

Para conseguir una buena destreza escribiendo es necesario que nos guste lo que hacemos y que hayamos tenido cierto bagaje cultural. Una persona aprende a escribir leyendo a otras personas y sobretodo intentando crear textos propios.

La lectura de otros escritos no supone la imitación de lo mismo, lo más difícil es tener un estilo propio que nos distinga del resto de personas. Esta tarea lleva tiempo, incluso a veces la desazón por no conseguir el resultado que andamos buscando. El buen profesional no se desanima e intentará seguir hasta que obtenga “su obra”.

Las personas de “a pie” cuando leen ya sea un periódico, una novela, o simplemente el libro de recetas que le regalaron con algún electrodoméstico, esperan que este bien escrito y disfrutar de la lectura que están realizando, pero lo que no piensan es en todo el trabajo que hay detrás de cualquier texto por pequeño que este sea.

Para aprender a escribir primero hay que aprender a leer y no simplemente pasear nuestros ojos a través de las letras. Esto solo se aprende con dedicación esfuerzo y numerosos intentos fallidos, ¡y es que no se puede aprender a leer y escribir en 24 horas!

Supongo que con la escritura, uno es capaz de expresar aquello que no es capaz de decir conversando. Puede que sea timidez, o puede que algunos, para expresarnos bien, necesitemos ese momento de reflexión que te ofrece la escritura, y puede que la inmediatez de la conversación nos cohíba. Poder cambiar, borrar o incorporar nuevas palabras para que reflejen exactamente lo que quieres decir, con tantos matices como necesites, es algo realmente mágico. Hay grandes oradores, personas capaces de hablar de forma espontánea tan bien, que parece que en su cabeza tuvieran escrito previamente el diálogo, y es que ser un buen orador, también es un arte, un arte increíblemente bello.

Creo que para mejorar nuestra escritura y nuestra oratoria es necesario leer, leer mucho y bien. Comprender, reflexionar y sobre todo, disfrutar. No seremos grandes escritores ni oradores, pero al menos adquiriremos un vocabulario mucho más rico y sabremos expresarnos de manera más completa y enriquecedora.

Al terminar esta breve reflexión vino a mi mente la imagen de un cartel publicitario que vi, y leí con detalle, el viernes pasado mientras esperaba el autobús. Era sobre un curso, se llamaba “Aprender a leer bien”. Lo ofrecían como una gran oportunidad y base para un futuro profesional brillante donde saber entender cada lectura que se emprende es lo esencial de nuestro trabajo. En el cartel estaban escritas una serie de preguntas tipo test para contestar SI o NO. Cuestiones como: ¿Le entra sueño mientras está leyendo? ¿Necesita releer varias veces un mismo párrafo para entenderlo? ¿Se distrae con cualquier movimiento u objeto mientras lee? ¿Disfrutas de la lectura? (entre otras).

En ese momento me dí cuenta que, sucesivamente, las generaciones están perdiendo el arte de leer y, por tanto, el arte de escribir bien. ¿Es necesario crear un curso para leer? Hoy en día sí. Se dice que con el avance tecnológico y la comodidad de la democracia el alfabetismo es casi nulo en nuestro país, pero no cuentan que cada año hay mayor fracaso y abandono escolar por los jóvenes. Sabrán leer una letra tras de otra, pero nada más. Sabrán escribir una letra tras de otra, pero con faltas de ortografía. Incluso algunos universitarios, aquellos que se me mofan de ser muy cultos por estar estudiando una carrera, no tienen una correcta expresión escrita llegando a escribir "había" con V.

El aprendizaje desde pequeño es conocer las letras, reforzado por una continúa lectura y luego aplicarlo en la escritura para formar palabras con sentido. Recordemos que la memoria más utilizada es la memoria visual y, desgraciadamente, se está perdiendo.

¿Por qué? Tiene una sencilla respuesta. Corregimos nuestras faltas de ortografía a medida que conocemos más palabras gracias a verlas, esto es, leerlas. Y leer, podríamos decir, no está de moda. La lectura se ha vuelto en algo retro y aburrido que no llama la atención.

Este artículo, por mencionarlo en una sola palabra, transmite amor a la lectura y a la escritura. Un continuo aprendizaje que te hace escribir mal, bien y como muy pocas personas hacen ahora, escribir como un escritor. Cualquiera puede escribir un libro, pero pocos brillan por ello.

Por cierto, el test del cartel fue contestado por algún gracioso o ignorante que señaló que sus lecturas más interesantes eran las etiquetas de bebidas alcohólicas.

¿Por qué escribo yo? Escribo porque tengo algo que decir, mejor dicho, escribo cuando tengo algo que decir. Algo que me agita por dentro queriendo salir al mundo, a través del medio que mejor pueda expresar lo que quiero decir. No podría dejar de hablar de la importancia de la forma a la hora de escribir. La buena expresión, el vocabulario, etc. son cosas que sin ninguna duda se adquieren y se mejoran con la lectura.

La falta de disciplina dificulta el enfrentamiento con la página en blanco, en una diabólica mezcla entre pereza y miedo a no saber por dónde empezar. Pero, tras superar esta pequeña prueba de valor, uno se arrepiente de no hacer esto más a menudo.

no se hace cuanto tiempo empecé a a escribir una "historieta" (como yo la llamo) de mundos imaginarios, pero es realmente dificil, porque empiezas con muchísima ilusión pensando que lo terminarás en menos que canta un gallo pero cuando te paras un momento a pensar y echas un vistazo hacia atrás te das cuenta que realmente no llevas más que lo que podría llamarse "la introducción". Y es en este punto donde empiezas a dudar cómo seguir escribiendo, claro hay algunos personajes secundarios que los necesitas sacar de nuevo a la luz y se te ha olvidado el nombre, o ciertos lugares (que desde luego te has inventado) por donde los personajes han pasado tienes que volver a nombrarlos…

Desde luego, ser escritor no es facil, yo lo he intentado (¡¡¡que coño, sigo intentandolo!!!), pero este oficio no es solo ponerte a escribir y todo sale solo, requiere un gran trabajo de investigación, y no solo de otros libros, que con eso ya es dificil, sino también de lo que llevas escrito (por lo menos en mi caso se me olvidan ciertas cosas: tengo que hacerme esquemas de los personjes que van saliendo y los lugares que menciono). Pero lo que si que se seguro por la poca esperiencia que tengo de esto es que es incluso mejor que leer, porque muchas veces acabas criticando ciertas acciones de otros libros y en este caso eres tu quien moldea el mundo que quieres contar, para poder enseñarlo más tarde, a tu gusto.

Probadlo, es toda una aventura.

¿Pensamos que leer es fácil? Pues estamos equivocados. A todos nos han ido enseñando a lo largo de nuestra vida muchos conocimientos, pero el principal es el que adquirimos con 4 o 5 años: la capacidad de leer y escribir.

Poco a poco, hemos aprendido a escribir mejor, pero no es una tarea fácil. Para ello, se requiere leer bastante para que nuestra mirada se fije en todos los detalles que presentan las palabras. Cuando el ojo pasa por las palabras, se fija en su forma, tamaño de las letras, tildes, etc. Nuestra memoria se va quedando poco a poco con las palabras y letras que las forman, gracias a la repetición en los textos. Todo esto hará que ante una hoja en blanco podamos escribir todo aquello que queramos de manera correcta y no nos olvidemos de cómo se escriben.

Por ello, la lectura o escritura de una obra de cualquier género requiere un gran esfuerzo, no sólo el hecho de abrir el libro por la página a la que hemos llegados o al utilizar un bolígrafo o lápiz para plasmar cada una de las letras en el papel, sino que hay un proceso más amplio en el fondo.

¿Valoramos realmente la lectura o la escritura? Desgraciadamente no. Para leer bien deberíamos prestar más atención a todo lo que nos rodea y para escribir, nos tenemos que fijar en todas nuestras relaciones sociales de las que aprendemos palabras nuevas o menos comunes en nuestro entorno, además principalmente de los libros que tenemos delante. Hay que cuidar el lenguaje que utilizamos y hacer una lectura tranquila que nos permitirá entender y conocer cosas nuevas.

Podría decir que en la vida: se lee para escribir mejor, o escribimos para que nos lean. Ambas necesitan concentración; unos lo hacen para mejorar su reputación y vivir su profesión (periodistas, escritores) y los primeros para desenvolverse mejor ante el caos que se les plantea. Hoy, aún existen muchas personas que no saben leer y escribir, siendo un gran problema que hay que corregir.

¡No perdamos el tiempo! Leer es cultura.

Esta claro que hay leer bien para escribir bien, y también es cierto que para escribir bien, hay que escribir mucho, cuanto más mejor. A la lectura y a la escritura hay que dedicarles tiempo, pero hay que hacerlo si verdaderamente se siente pasión por ello, si escribir o leer una simple frase despierta algo único en nosotros.

Yo desde luego, intento invertir una parte de mi tiempo en leer y escribir, pero no por obligación, si no por gusto, por entusiasmo hacia ello, por lo que me aporta hacerlo.

Es algo evidente que para escribir bien,hay que leer mucho.

Me gusta la respuesta que da este escritor a la pregunta de por qué escribo?Eso de que escribo para que me lean,es una buena respuesta,ya que si todos hiciéramos igual,aparte de aprender a escribir mejor la gente nos podría leer y eso nos animaría más a hacerlo.A mi personalmente me encanta escribir,es una forma de desahogarme,de contar algo que me ha sucedido o de escribir sin más algo,y lo mejor de esto es que me siento mejor y encima practico.

Escribir bien es un esfuerzo que debemos realizar cada uno, y esto se consigue con la práctica y la experiencia de leer mucho y a su vez culturalizarnos.

Escribir es algo que en principio todos sabemos hacer. Lo difícil es saber escribir bien. Son muchos los que desprecian el trabajo de periodistas y escritores, alegando que eso de escribir lo puede hacer cualquiera. Nada de eso. Escribir bien es un arte. Una persona que quiera aprender a tocar un instrumento debe esforzarse y practicar mucho, y sobre todo ser constante. Del mismo modo, una persona que pretenda escribir bien, deberá prepararse para ello. Esta preparación lleva su tiempo, y se compone de varias actividades: leer, tener claro más o menos lo que queremos escribir… pero creo que lo más importante es sentarse a escribir, ya que, como dicen muchos la inspiración debe pillarte trabajando… En mi opinión, un requisito imprescindible para escribir bien es hacerlo con ganas e ilusión, poniendo pasión en cada palabra que escribes, ya que si no te gusta lo que escribes, difícilmente le gustará a las personas que lo lean.

A menudo hablamos de escribir refiriéndonos a una actividad que trae consigo cultura, enriquecimiento, sabiduría, experiencia… pero, ¿a qué llamamos realmente escribir bien: a cuidar el lenguaje, a despertar interés en el lector, a provocar una serie de emociones o a escribir con fundamento? La escritura en sí es un arte que muy pocos saben utilizar.

Hay pocas cosas mejores que una lectura bien escrita, que transmita, que transporte, que llene.

No deberíamos dejar pasar por alto el hecho de escribir en sí, pues es uno de los fenómenos mas antiguos y auténticos que existen, pero antes leamos, documentémonos. Solo así llegaremos a escribir MEJOR.

Por supuesto la mayoría de la gente opina que para escribir bien hay que leer amenudo, ya que leer enriquece nuestro vocabulario cultiva nuestra mente y nos da ideas que engrandecen nuestra imaginación, entre otras cosas.

Pero también creo que hay gente que simplemente escribir no es lo suyo, no todo el mundo puede sentarse delante de un ordenador o un papel y un boli a "verlas venir", llamar a las puertas de la inspiración y que ésta te las abra de par en par, y ya no es sólo que escribas, si no que escribas algo bueno que primero y muy importante te guste a ti, y segundo que guste a los lectores. Creo que hay poca gente capaz de emocionarme con sus escritos, y por eso me gusta leer, una lucha contra mí misma para buscar un libro que logre hacerme llorar, con la que se me pongan los pelos de punta. Creo que para conseguir eso primero habría que leer bastante y sobretodo por esa razón; ya no nos importa que aparezcan tacos en los libros, incluso expresiones malsonantes o palabrejas de barrio, vale con escribir lo que sale, lo que se siente, no es importante leer para ser el más rebuscado hablante, sino leer para, a la hora de escribir, saber emocionar y conquistar a la gente que al fin y al cabo será la que de al escritor de comer y si encima lo haces bien el beneficio, a parte de económico será personal, que sabe mucho mejor.

Que decir de este artículo, pues que en realidad creo que leer mucho puede ayudar al echo de escribir mejor pero no lo relaciono directamente.

Hay gente que tiene el don de hablar en público sin que le suden las manos, se ponga rojo como un tomate y no le tiemble la voz, gente que aunque nunca hayan hecho ningún curso de pautas para hablar en público simplemente saben estra y vencer ese miedo escénico que tenemos todos. Pues yo pienso que lo mismo pasa con la escritura, lógicamente a todos se nos da mejor escribir para un público que hablar delante de él, pero hay personas que sin saber porque y sin haber leído la "Odise" o el "Ulises" de Joy tiene riqueza suficiente e inventiva de sobra para crear textos ingeniosos, inteligentes, sarcásticos y de cualquier género que le propongas

Es obvio que para escribir primero hay que leer (Para saber como se escribe). Partiendo de esta base cuanto más leas mas palabras aprendes y por lo tanto mejor escribirás. Además leer fomenta el conocimiento y abre la mente por lo que tus ideas para escribir seran de mayor alcance que las del que no lee nada. Si lees mejorarás la escritura.

Voy a aprovechar esta oportunidad para escribir, mejor o peor pero siempre con el corazón, sobre un tema que me parece muy interesante para que todos reflexionemos. Se trata de la generosidad, ya que considero que esta es una de las claves para ser felices.

Todos conocemos el sentimiento de felicidad que nos invade cuando compartimos lo más valioso que tenemos: la amistad, el amor, la sinceridad, la generosidad desinteresada y transparente… Una buena de manera de salir del estado de insatisfacción que en ocasiones se apodera de nosotros es abriéndonos a los demás y viendo de este modo el gran potencial de virtudes que todos tenemos. Y es que nuestros tesoros más valiosos, como la paz, el amor, la felicidad y la amistad no disminuyen cuando se dan sino que se incrementan, fortaleciendo el corazón y estrechando los vínculos de afecto y amistad con los demás.

La intención de un generoso y también la motivación de serlo, es porque le gusta ser generoso, compartiendo, intercambiando, dando, recibiendo, escuchando y comprendiendo a los demás. Pero, ¿de dónde brota la generosidad? La generosidad brota de la confianza en uno mismo, ya que sólo confiando en nosotros podremos ser tal cual somos sin miedo al rechazo.

Siendo generosos vemos que lo que de verdad tiene valor no son las cosas materiales sino las relacionadas con los demás y los valores que compartimos con ellos. Claro que para ser generosos lo primero que hay que tener son buenos sentimientos. Con dolor, temor o rencor con el otro es normal que nos cuesta ser generosos.

La generosidad no consiste tanto en dar mucho, como en dar en el momento oportuno. La manera de dar muchas veces vale más que lo que se da.

Un modo de vivir felices es vivir con y para los demás, ya que buscando el bien de los ellos, encontraremos el nuestro.

Me gustaría terminar con un refrán que todos conocemos y que considero que ejemplifica muy bien el mensaje que quiero mandar. Dicho refrán es: “lo bien compartido, bien sabe”, así que ¡manos a la obra!

Tengo que escribir algo, y con mi bolígrafo gastado, intento garabatear algo que tenga sentido en un folio, mitad usado por apuntes de historia, mitad blanco. Un montón de ideas se agitan en mi cabeza y debo poner un poco de orden.

La inspiración surge a cada momento. -Voy a escribir sobre la película que se estrenó hace poco y que como tema trataba el sexo o quizás, sobre el libro que termine de leer esta semana… ¡ah! ya sé, seguro que es más interesante escribir sobre el otoño, algo como…

–Ya en otoño caían las hojas secas en la vereda. El viento en remolinos las depositaba bajo mi ventana…–

No, no me gusta. ¡Que horror!

Ahora, ya no se me ocurre nada sobre lo que podría escribir. ¿Será posible que sea incapaz de contar algo en unas líneas?, si solo son 14 o 15 renglones, no puede ser tan difícil.

Ensimismada en mis asuntos oigo unas voces, antes no había reparado en ello pero ya debían llevar un buen rato de conversación, como todos los días. Eran mis vecinas, dos señoras bastante amables que pasan las horas del día entre el trapo y el “ahorramás”, y de vez en cuando se dan un descanso en el rellano de mi escalera. Están enzarzadas en algo que las mantiene enfrentadas. Mi vecina, la que vive en la puerta de la izquierda, defiende su postura con firmeza, mientras que mi otra vecina la que vive al lado del ascensor le reprocha algo que no logro escuchar, la respuesta de mi vecina, la de la puerta de la izquierda, no pudo ser mas clara: — “Me da igual lo que tu digas, pero a mi me gusta gran hermano”–. Ya está, ya sé sobre el tema que voy a escribir, pero será mañana.

Como dijo Oscar Wilde: “No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que contar y contarlo”.

Escribir podemos escribir todos pues se nos enseña ya desde niños a unir letras para formar palabras, frases y así párrafos enteros que tienen significado.

Es indudable que la lectura previa ayudará a cualquiera a tener un vocabulario adecuado para escribir bien cualquier idea, pero lo realmente importante es querer hacerlo.

¿Puede haber mayor magia que la de proyectar nuestros pensamientos y sentimientos en un texto y que otra persona, mirando esos signos, sea capaz de interpretarlos y sentirlos como propios?

Escribir bien y de una forma correcta no es una tarea tan sencilla como parece. Cualquier persona puede llegar a conseguirlo si se lo propone pero para alcanzar un nivel exquisito en dicho campo es necesario leer bastante a lo largo de nuestra vida (para caminar primero debemos aprender a gatear ¿no es cierto?)

Es obvio que cuantos más libros leamos, nuestra riqueza cultural irá poco a poco creciendo y sin apenas darnos cuenta aprenderemos cada vez más palabras que expandirán nuestro rico vocabulario, pero desde el punto de vista de la creatividad de una persona a la hora de escribir, no todo el mundo es capaz de sentarse en su escritorio, bolígrafo en mano y comenzar a escribir hasta hacer de esas líneas un texto interesante y curioso que sea capaz de despertar una chispa de interés o un estado de emotividad dentro de una persona ya que esos requisitos son puntos de vital importancia que cada persona tiene que descubrir por si mismo y buscar las maneras de conseguir madurarlos y explotarlos

Un día deje de leer, no se muy bien porqué. Supongo que ese hecho fatídico estuvo relacionado con una fuerte tendencia, que por aquel entonces nos invadía a muchos adolescentes absorbidos, de pasarnos horas muertas tirados en el sofá inyectándonos en vena puro cinismo televisivo preparado y listo para tragar. Así de sencillo fue: dejé de leer y dejé de escribir. La tragedia no se produjo hasta después, cuando una tranquila noche volví a sentarme frente al ordenador, en absoluto silencio y concentrada, para intentar plasmar en unas pocas palabras alguna idea absurda que me rondaba por la cabeza. A diferencia de otras veces, las palabras se habían amontonado en huelga en la punta de mi lengua negándose a salir de allí como castigo a tanto olvido. En ese mismo momento comprendí que aquellos libros que antaño devoraba eran los que me habían dado las alas y la tinta de mi bolígrafo para escribir; y para devolver a las hojas las palabras volví a leer. Volví a leer y volví a escribir.

No sabría establecer una serie de pautas concretas para leer bien y escribir mejor.

Todo el mundo es capaz de escribir algo que le pidan en clase, como una redacción, un resumen etc, no tiene mucha complicación, pero escribir bien y con naturalidad no es tarea fácil, y no todo el mundo es capaz de ello.

Estoy convencida de que los escritores que consiguen escribir libros realmente emocionantes donde uno se engancha enseguida a su historia y no puede parar de leerla, no escriben lo primero que se les viene a la cabeza. Puede darse el caso de que algunas veces si, pero no a menudo. Por lo que se necesitan tiempo, ganas e imaginación para escribir una buena historia, estudiando cada uno de los personajes y releyendo la historia una y otra vez hasta dar con ella.

Siempre se ha dicho que cuanto mas leas, mejor se te va a dar eso de escribir o de no cometer faltas ortográficas, y realmente es cierto. Pero si tu grado de imaginación es alto y tu entusiasmo por querer escribir y contar a la gente una historia que te ronda la cabeza es mayor, seguro que escribirás mejor y algo que llegue realmente al lector.

Por tanto, uno puede saber a la perfección escribir sin faltas, pero puede caer en la fea sensación de haber escrito algo sin sentimientos. Por eso, escribir bien no es cuestión de saberse cada regla, sino la de tener la combinación de las dos cosas esenciales, lógica y estilo.

Partiré de que la lectura es una actividad muy importante, vinculada al aprendizaje.

Saber leer significa saber pronunciar una serie de palabras escritas y entender el significado de cada una de ellas. Saber leer implica saber escribir.

Lectura y escritura interactúan en el proceso de aprendizaje y es por eso por lo que se afirma que la escritura es el resultado del aprendizaje de la lectura.

Lo que está claro es que quien más lee es quien mejor escribe, reafirmando así el dicho de que la práctica hace al maestro.

Pero escribir bien y con naturalidad no es una tarea sencilla. Para ser buen escritor hay que escribir bien y sobre todo, tener paciencia.

Para empezar, lo más importante para poder leer bien, es que se debe compreder lo que uno lee, leer con pasión y dedicación. Otra cosa imprecindible para leer, sobre todo a determinados autores, es haber leido bastante, ya que en muchas ocasiones se hace referencia a otros libros o relatos.

Con todo esto, es relativamente fácil escribir bien; uno aprende palabras, adquiere soltura a la hora de escribir, y tiene recursos para escribir casi cualquier cosa. Cuando más lees menos faltas ortográficas cometes.

Ambas cosas se complementan, si lees bien, comprendes bien; luego entonces, eres capaz de escribir cosas coherentes.

Con la decadencia de los hábitos de la lectura, cae – en consecuencia – también la pasión por escribir bien. La formación de cualquier buen escritor siempre estuvo basada (y hablo conscientemente en pasado) en un amplio conocimiento de la forma de escribir de “los grandes”, para lo cual era necesario haber leído muchísimo.

En cambio, hoy en día la producción de buenos y cultos escritores es mucho más escasa que en años anteriores. Con el paso del tiempo, menos son los autores que se preocupan por lo que escribieron sus predecesores, con una consecuente paupérrima manera de escribir.

Mi posición respecto a este tema queda claramente explicada en las líneas superiores. Desde mi punto de vista, para escribir bien es necesario tener un amplio conocimiento literario; pero no sirven los “libros para adolescentes” que ocupan la mayor parte de las estanterías de aquellos que se autoconsideran a sí mismos los futuros escritores, sino autores de verdad: los clásicos.

Para escribir bien, hay que leer. Pero hay que saber leer.

¿Cómo se puede aprender a leer y escribir mejor? En primer lugar, opino que la lectura es lo más importante. Sin embargo, cabe considerar que no todos los lectores son escritores; hay gente que lee muchísimo pero nunca han podido escribir ni una palabra original por sí mismos. Uno no puede escribir sin antes leer. Aún así, todos los escritores deben ser lectores. Uno no puede escribir sin entender antes cómo funciona el lenguaje para comunicar idead. Todo escritor confía en sus habilidades como lector. Para escribir mejor hay que aprender a leer mejor y para evaluar conscientemente la manera como escribimos, debemos ser más conscientes con nuestros hábitos de lectura.

Por otro lado, para mejorar nuestra lectura debemos concentrarnos en lo que leemos para entenderlo y hacerlo con más frecuencia. Mientras más leemos más fácil se nos hace comprender lo que leemos. En conclusión, opino que para escribir y leer mejor es necesario practicar ambas actividades con frecuencia.

¿Escribir? Acaso no necesitamos contarle a alguien cuanto nos ha acontecido y las impresiones que de ello hayamos sacado. Nos damos cuenta de lo difícil que es plasmarlo por escrito cuando nos vemos delante de un montón de hojas vacías, y nos enfrentamos a ellas siempre con el miedo de que no signifiquen nada después de escritas. ¿Leer? Nos cuesta recordar lo difícil que fue reconocer aquellas primeras letras, articularlas todas ellas juntas; ahora eso quedó muy atrás y nos limitamos a creer que sabemos todo cuanto hay que saber a cerca de la lectura, pero ¿realmente es así? o ¿seguiremos aprendiendo algo nuevo siempre? Me quedo con una respuesta: “Nunca es suficiente”

- Leer es un lujo a la alcance de todos, escribir todo un arte –

La lectura de libro es un lujo que la gran mayoría puede hacer. Leer es fácil (ahora que ya hemos aprendido) pero no tanto es así el comprender lo que leemos, pues para ello, debemos leer y mucho para poder admirar y comprender las grandes obras literarias de los grandes maestros.

Ahora bien, si leer dentro del término resulta fácil, no lo es tanto escribir. La tarea de escribir requiere paciencia y tiempo, a pesar de que muchos opinan que escribir lo puede hacer cualquiera y que no resulta difícil. Esto es totalmente mentira. Las palabras son delicados hilos que hay que tejer de forma adecuada para que el resultado sea una bonita seda.

Escribir bien requiere de cierta cultura y de mucha práctica para conseguir plasmar de forma adecuada nuestras ideas, experiencias y sentimientos en un papel. Además, existen diferentes estilos para ello, como por ejemplo, el teatro o la poesía.

Es por tanto, una ardua tarea, que en ocasiones se consigue y otras tantas no, pues como ya hemos dicho antes, escribir es todo un arte donde sólo algunos consiguen llegar. Lo importantes es intentarlo, pues la práctica hace al maestro.

Escribir es una actividad compleja que no sólo implica usar las palabras correctas, en el orden correcto y con la ortografía adecuada. Con ello somos capaces de expresar nuestros sentimientos más íntimos, y a su vez éstos deben llegar al lector que está al otro lado. Por tanto, escribir bien es una de las tareas más complicadas que conozco.

Una buena escritura implica una buena lectura, o lo que es lo mismo, haber devorado un gran número de libros para empaparnos de sus letras. Aunque, como no decir, que a escribir se aprende escribiendo.

Aprender a leer lleva práctica, y no me refiero a leer solamente sino a tener la capacidad de comprensión de lectura. Ya que muchas veces cuando leemos un libro si no leemos correctamente, podemos entender un contexto completamente distinto a lo que el autor nos dice.

A la hora que nos vemos enfrentados a escribir lo que sea, nos damos cuenta de lo complicado del asunto. Ya que muchas veces tenemos la idea o queremos exponerlo de alguna forma, pero resulta muy complicado seleccionar las palabras que se acerquen lo más posible a aquello que queramos expresar. Cuantas veces nos hemos encontrado con que no sabemos como empezar a escribir algo que a simple vista resulta fácil.

Por tanto saber leer bien como saber escribir bien no es una tarea fácil. pero hay gente que escribe con una belleza tal que tienen el don de poder convertir las palabras en una verdadera obra de arte.

Escribir es algo que por lo general todos, en mayor o menos medida, sabemos hacer; pero ¿que diferencia hay entre escribir y escribir bien? pues la verdad que mucho.

Escribir es plasmar algo en el papel, pero escribir bien es plasmar sentimientos, ideas, emociones con tal de que aquel que lo lea pueda sentir lo que tu has escrito.

Leer bien es saber entender lo que los escritores nos quieren transmitir acerca de sus libros; como sentimientos de amor, odio, dolor, alegría, pasión, envidia…etc.

Leer no solo es leer libros, sino también entrevistas, articulos o noticias que nos dan información y nos hacen estar en conexión con el mundo.

He estado leyendo algunos de los comentarios de mis compañeros a cerca de este tema, para orientarme un poco a la hora de escribir este comentario, y he llegado a la conclusión de que la mayoría coinciden en que la escritura o más bien la buena escritura está íntimamente relacionada con una firme base anterior en cuestón de lecturas.

Estoy ,por supuesto,de acuerdo con esta idea, el buen escritor, es el que se ha cultivado, el que ha aprendido, el que recoge los saberes de los demás e intenta imitarlos o superarlos, pero creo también que el escritor genial, proviene de las experiencias que éste ha vivido, no sólo con haber leido mucho es suficiente, lo más importante bajo mi punto de vista es lo que esa persona ha visto, ha hecho, ha conseguido, ha solucionado.

En mi opinión los grandes escritores, son personas que han vivido, que han experimentado, y que todo elllo lo reflejan en páginas en blenco de uno u otro modo.

Tal como dice el autor "para ser escritor tienes que escribir como mínimo muy bien" y es que una cosa es saber escribir y otra muy diferente es ser capaz de crear obras que enganchen, ese tipo de libros que no puedes parar de leer ni un solo momento y que incluso los puedes leer varias veces sin cansarte, ser un buen escritor es un arte, los libros transmiten historias, conocimientos, ideologías o todo aquello en lo que estes interesado, tu simplemente eliges, la tarea del lector es la más fácil, él solo demanda lo que quiere pero el escritor es quien tiene verdaderamente la tarea más difícil, ha de crear, pero no de cualquier manera, tiene que escribir bien, ser cuidadoso, documentarse… todo ello requiere un gran trabajo cuyo resultado son unas páginas encuadernadas y es que el hecho de ser un buen escritor no es ni mucho menos algo sencillo

Se que no leo lo que debiera, se que siempre prometo hacerlo más a menudo, pero finalmente otras actividades copan mi tiempo. Hoy mismo me lo he vuelto a prometer, espero cumplirlo.

Lo que nunca he dejado de hacer es escribir. Siempre ha sido mi valvula de escape, desde pequeña. Me gusta contarle a un trozo de papel aquello que pasa por mi mente o aquellos sentimientos que me oprimen el pecho. Ahora las teclas de mi portatil son mis aliadas. A veces la gente dice que le gusta como escribo, y eso es el mejor regalo.

Los tiempos cambian y ahora el blog sustituye al papel en blanco.¡Benditos blogs!, me gusta leer lo que escribe la gente, algunos, solo bobadas, otros, verdaderas obras de arte.

Estoy de acuerdo que cuanto más leas, mejor será aquello que escribes, pero no es lo unico que necesitas. El talento es innato, la especial sensibilidad para conjugar unas palabras con otras no la tiene cualquiera.

Nunca llegaré a ser escritora, ni lo pretendo, pero solo espero no dejar nunca de escribir.

“Yo, ¿escritora?”

Cuando el primer día de clase de Documentación Informativa nuestro profesor Juan Carlos Marcos Recio nos invitó a adentrarnos en ese auténtico placer que es escribir diciendo “escriban todos los días”, yo sabía perfectamente a qué se refería. Lo sabía porque el “gusanillo” de escribir me había atacado en sucesivas ocasiones a lo largo de mi vida. Desde pequeña había intentado una y mil veces comenzar una novela, un diario, escribir un poema…sin embargo, quizá por mi inconstancia o quizá por mi timidez (de pequeña era muy tímida), siempre llegaba un punto en que no sabía cómo seguir. Desde aquel primer día de clase intenté, ahora ya que me veía apelada a a ello, a escribir aunque fuese un pequeño párrafo cada día. Voy a ser sincera, no siempre lo he conseguido pero me gusta pensar que cada vez soy más constante y que, ahora sí, escribo, no solo para mí, sino “para que me lean”.

¿Leer bien y escribir mejor?

La lectura es una de las cosas indispensables en mi vida, con 4 años ya devoraba los cuentitos que me regalaban y me los leía mil veces. Es importante leer bien para saber interpretar lo que te cuentan. A mi personalmente me gustan los libros que hagan pensar que me cuenten historias y que me hagan plantearme preguntas. Yo, no me veo con la capacidad para ser escritora, escribir para mi es más difícil que leer pues ni siquiera me imagino escribiendo un pequeño relato. Me asombra la capacidad de transmitir que tienen algunos escritores y la capacidad de escribir bien, esa sensibilidad creo que es la que a mí me falta.

Aprender a escribir bien a saber como escribir es más difícil, bajo mi punto de vista, que aprender a leer y que aprender a comprender lo que lees a saber analizar la lectura.

Por otra parte me encantaría poder llegar a escribir bien a poder transmitir mis preocupaciones y mis sentimientos a traver de la escritura y así que me pregunten que porque escribo y responder: para escribir mejor.

- Leer es un lujo a la alcance de todos, escribir todo un arte -

La lectura de libro es un lujo que la gran mayoría puede hacer. Leer es fácil (ahora que ya hemos aprendido) pero no tanto es así el comprender lo que leemos, pues para ello, debemos leer y mucho para poder admirar y comprender las grandes obras literarias de los grandes maestros.

Ahora bien, si leer dentro del término resulta fácil, no lo es tanto escribir. La tarea de escribir requiere paciencia y tiempo, a pesar de que muchos opinan que escribir lo puede hacer cualquiera y que no resulta difícil. Esto es totalmente mentira. Las palabras son delicados hilos que hay que tejer de forma adecuada para que el resultado sea una bonita seda.

Escribir bien requiere de cierta cultura y de mucha práctica para conseguir plasmar de forma adecuada nuestras ideas, experiencias y sentimientos en un papel. Además, existen diferentes estilos para ello, como por ejemplo, el teatro o la poesía.

Es por tanto, una ardua tarea, que en ocasiones se consigue y otras tantas no, pues como ya hemos dicho antes, escribir es todo un arte donde sólo algunos consiguen llegar. Lo importantes es intentarlo, pues la práctica hace al maestro.

Para escribir realmente bien, hace falta transmitir algo más que simple una información. No tiene sentido escribir sin más, hay que escribir para estremecer al lector. Eso es lo bonito de la escritura y lo que lo convierte en un auténtico arte: ser capaz de transmitir a otros, sensaciones sin estar en contacto con ellos. No sólo basta con conocer las reglas ortográficas o con saber un sin fin de palabras, lo importante es saber unirlas de forma que generen en el receptor verdadera pasión por la lectura. Escribiendo podemos transmitir sentimientos que de otra forma no nos sería posible (¿Cuántas veces nos ha costado tanto decir algo a una persona que hemos decidido hacerlo por mensaje?) También a nivel personal, la escritura permite plasmar emociones y, en cierto modo, desahogarnos. Permite liberarnos de tensiones e incluso aliviar el dolor. El autor del artículo escribe para que le lean, pero la escritura tiene múltiples propósitos y finalidades, sólo hay que lanzarse a escribir y buscar las que más nos satisface.

Para saber escribir hay que saber leer y para saber leer hay que saber escribir, pero esto no quiere decir que porque sepas leer sabes escribir bien, simplemente que sabes hacerlo. Muchos en algun momento de nuestras vidas hemos querido ser escritores por esas cosas que hemos leido y hemos querido imitar, pero a veces hemos escrito solo para nosotros mismo cosas que no nos apetecia contar a nadie, esas cosas son las que otros imaginan y luego escriben. Esta claro que todos sabemos escribir, pero lo que imorta es que a la hora de hacerlo sepas contar esa historia y llegar a aquel que por algun motivo ha elegido leer lo que tú has escrito.

¿Leer? Mucha gente sabe leer, pero realmente ¿comprenden lo que leen?. Igualmente escribir, ¿quién domina el arte de escribir?

Pienso que, para empezar a escribir primero hace falta tener cultura literaria para tomar de ejemplo a numerosos escritores. Seguidamente, tener inquietud sobre qué temas interesan a los lectores y qué preocupaciones tienen.

Todo esto es nulo si la persona no tiene interés sobre lo que cuenta o simplemente lo hace por obligación.

Escribir es un placer.

Es algo sabido que para poder escribir primero hay que saber leer. Aunque parece algo muy obvio no lo es. Con leer no me refiero a ser capaz de entender un texto escrito, sino a saberlo analizar y comprender hasta lo más profundo del mismo. Esto es muy importante antes de tomar el paso de escribir nosotros mismos. Es muy importante, pero no lo es todo. La práctica es el otro factor que se requiere para poder llegar a escribir bien. Como en todo, aquí no vale quedarse en la teoría. Hay que probar. Habrá que escribir muchas cosas (cuentos, relatos, lo que sea) antes de conseguir una buena escritura.

A leer se aprende leyendo y a escribir se aprende escribiendo y leyendo, además.

Considero que ser escritor es una de las profesiones más complicadas, si bien una de las más bonitas. El escritor debe tener una gran cultura literaria, fruto de la lectura constante y variada y pienso, además, que debe amar los libros por encima de todo. La capacidad de escribir bien no es algo innato sino el fruto de un trabajo duro y mucha dedicación y ganas. Ocurre lo mismo para leer bien. En ambos casos, el esfuerzo y la ambición por mejorar son fundamentales. Creo que es mucho más complicado escribir que leer, pero en ambas actividades se experimenta esa misma “adicción”, esa incapacidad de parar una vez que se ha empezado. Otra igualdad que aprecio en ambas acciones, es el deseo de perfeccionarse. En el caso del lector, una vez superado cierto nivel desea leer algo nuevo, más complicado y que le aporte algo distinto a lo que le ha aportado lo leído anteriormente. Por otra parte, el escritor pule su técnica y estilo, y cuida cada palabra, frase y párrafo para crear el libro que tenía pensado.

-Leer, escribir… ¡Qué gran dilema!. Unas acciones, entrelazadas ambas por un hilo muy estrecho, tantas veces desprestigiadas y a su vez incluso divinizadas a lo largo de toda la historia, un debate que continua incluso en la actualidad. Son armas poderosas capaces de convencer, de emocionar, de enfadar; pues no siempre gusta lo que se lee a pesar de que esté bien escrito… a fin de cuentas, algo que no pasa inadvertido para el lector.

Pero, ¿Cuál es el secreto para conseguirlo? Escribir bien, no creo que sea cuestión de seguir unas determinadas pautas, ya que entonces todo el mundo lo haría y no continuaría todavía el debate. Sin embargo, si que pienso que se debe leer mucho pero hay que hacerlo con pasión, esmero y dedicación, con ganas de aprender y un sentido crítico con lo que se elabora; y sobre todo con mucha práctica: Ese es el mejor método para leer y escribir bien.

Yo diría que más allá de la práctica, del entrenamiento y del esfuerzo, lo que hay que hacer para leer y sobre todo para escribir mejor es perderle el miedo. Perderle el miedo a esa sensación de frustración que todo escritor principiante siente cuando ve un folio en blanco sin nada que decir, o lo que es peor aun sin saber como decirlo. También hay que perderle el miedo a la verguenza que puede darnos ser leídos (entre otras cosas porque eso casi nunca ocurre a causa de la pereza humana) y por supuesto perderle el miedo a ser nosotros mismo en cada renglón porque no hay nada mas satisfactorio que ser reconocido entre un montón de palabras por un estilo propio.

Y en lo que a la lectura se refiere creo que la cosa se resume en algo muy simple: lee lo que te apetezca y aunque es cierto que muchas veces el destino nos junta con lecturas de lo más soporíferas intenta digerirlas con la mejor soltura posible y no las temas porque al final siempre acaban siendo gigantes fáciles de manejar.

Debo confesar que hasta hace no muchos años no me llamaba la atención leer, hasta que para aprobar una asignatura debía leerme unos cuantos libros. Lo tomé como algo imposible para mí, una especie de suplicio, nunca me había que tenido que leer tantos libros por obligación! Hoy me alegro de que me obligaran, da igual que me gustasen más o menos esos libros, cuando me preguntaron mi reflexión me sentí más llena que antes de leerlos, era capaz de expresar cosas que nunca se me abrían ocurrido antes, hasta noté que en mi forma de opinar había tenido pequeños cambios, tan pequeños que sólo yo era capaz de notar.

Creo que las pautas para leer bien y escribir mejor están en como canaliza cada uno la lectura, es la reflexión y lo que cada uno obtiene. Supongo que así es como aprendemos a expresarnos mejor, a plasmar mejor lo que queremos dar a conocer, nuestros pensamientos, sentimientos, ideas. Por lo tanto la conclusión a la que llego sobre el texto ‘Algunas pautas para leer bien y escribir mejor’, es que cada uno debe aprender por sí mismo cuales son las pautas que considera mejores para una buena lectura y un mejor escrito. Esto nos lo dejan ver, y nos guían, los buenos escritores que ya han alcanzado este tipo de aprendizaje. Esto es lo único que puedo decir ya que no llevo mucho tiempo, como he contado antes, experimentando con la lectura.

“El basto lenguaje del presidente se hizo presente en el discurso”. Esta anécdota de titular le hizo perder el puesto a un joven periodista por su falta de ortográfica, ya que cambió vasto por basto. ¿Por qué un error tan mínimo puede ocasionar graves consecuencias? Porque no leemos lo suficiente o porque no escribimos habitualmente. Es tan importante la lectura diaria porque nuestro cerebro va asimilando las palabras y su forma de escribir que nos ayudan a la hora de redactar cualquier trabajo o nos responden las dudas. Por otra parte, con el ejercicio diario de escribir nuestros pensamientos conseguimos la asimilación de esas nuevas palabras aprendidas y conseguiremos tener un vasto lenguaje. Cuando era pequeña solía escribir un diario que me ayudó a redactar y a encontrarme más a gusto conmigo misma. Ahora suelo escribir en un cuaderno de notas que me ayuda a exteriorizar mis pensamientos y a encontrar ideas buenas para poder aplicarlas en distintos ámbitos de mi vida.

esta claro que para poder hacer arte, hay que saber apreciar primero el de los demas. escribir es como pintar un cuadro, o esculpir una figura. aunque cada uno sea una creacion personal, difernte y unica, saber apreciar el resto es aprender a hacer las cosas mejor.

por eso esta bien la admiracion que siente el autor del texto, asi como el titulo del articulo. no hay nada mejor que aprender, no solo del resto sino de uno mismo.

Un buen lector debe tener la mente abierta, estar dispuesto a cualquier tipo de lectura desde la más común a la más extravagante y prestar atención a cada palabra que lee para poder entender toda la extensión del mensaje. Por otra parte, el buen escritor no solamente debe reunir las condiciones de un buen lector sino debe tener un profundo conocimiento de la lengua y no temerle a ser uno mismo en cada instante.

SE BUSCA ESCRITOR

Imprescindible la titulación en LECTURA Y ESCRITURA, con una mayor posibilidad de captación si se ha obtenido un master en OBSERVACIÓN DEL MEDIO.

Es un puesto idóneo para personas inconformistas, no escrupulosos en inmortalizar palabras, ni reticentes al matrimonio con la Pasión.

Buena remuneración: Calmar el alma.

Interesados preséntense en la calle Libertad con instrumento para la escritura.

(No sé que se necesita para ser un buen lector, ni mucho menos escritor. Inquietudes, supongo).

A escribir se aprende leyendo, o eso decía siempre mi abuelo, bolígrafo rojo en mano, corrigiendo innumerables faltas ortográficas en mis redacciones escolares. Supongo que para escribir bien, había que comenzar por escribir correctamente.

Una vez superado este problema, que muchas veces parece no haberse curado bien, el siguiente paso es leer mucho y escribir más.

El escribir a mi parecer, como todo arte, nace de la práctica y la mejora día a día, del progreso de uno mismo y sus ‘’obras’’, que al fin y al cabo son retazos de la propia persona, crecen más o menos en consonancia. Sin embargo, creo que el asunto va más allá, como el escritor cuenta en el texto, una cosa es escribir bien y otra el puro arte; de esta manera, el escribir bien puede ser esa forma en la que se cumplen todas las reglas básicas y preceptos, véase, el cumplimiento de las reglas ortográficas, según el género la división en principio, nudo, etc., el uso de fórmulas literarias, … y así el texto esté bien escrito y sea armonioso incluso, pero puede gustar o no. Por otro lado, el arte y el escribir muy bien, precisan de algo más que grandes figuras a las que referirnos o rígidas reglas a las que seguir, como ya he dicho, todo artista verdadero cuenta además en su naturaleza innata de una chispa peculiar e intransferible que le hace ser brillante en ese ámbito, que le hace destacar y por ejemplo como en este caso, el escribir espectacularmente, le sea tan sencillo como el que hace la lista de la compra.

De este modo concluyo que el escribir bien puede construirse a la sombra y amparo de los grandes escritores que nos precedan y con la ayuda de sutiles trucos ser algo de lo que ellos fueron, pero el ser un verdadero artista, original y novedoso, requiere una luz interior que no todos poseemos.

P.D. Los que no pensamos ganarnos la vida con este arte nos conformamos con escribir medio bien, ¡y qué se nos entienda!

Leer bien y escribir mejor…El título de éste artículo me lleva a plantearme de antemano las dos acciones más importantes que una persona debe saber para poder vivir en sociedad. Hace años el número de personas con tales capacidades no era excesivo(tasas elevadas de analfabetismo), aunque gracias a dios actualmente es lo primero que nos enseñan cuando empezamos el colegio. Leer es una actividad que nos ayuda a expresarnos correctamente, sin faltas, nos ayuda a descubrir,a culturizarnos…por otra parte la tarea de escribir yo la relaciono más con la vocación, con que valgas y te guste, con que tengas la capacidad de transmitir sentimientos a un lector que no conoces,que no tienes cerca; no se basa sólo en juntar varias palabras crear frases u oraciones y acontinuación juntar éstas para crear un texto y pensar ..¡sé escribir! En mi propia experiencia, adoro leer, pero no comparto este mismo sentimiento a la hora de escribir.

¿Qué entendemos por leer bien? algunos dirán que asimilar lo leído, otros que simplemente entender lo que dicen un conjunto de palabras… Para leer bien tienes que saber a qué tipo de lectura te estás enfrentando ya que no es lo mismo leer poesía, que una noticia o una obra teatral. Las pautas para una lectura correcta son diversas según cada lector ya que algunos prefieren la soledad, otros campos abiertos o la lectura compartida; sin embargo existe una pauta común por excelencia: leer mucho. Esto acabará por convertir a cualquiera en un gran lector e incluso escritor; y digo escritor porque son dos artes íntimamente relacionadas ya que la lectura alimenta nuestro vocabulario, nos enseña a ordenar las ideas en nuestra cabeza, estructura el cerebro a base de esquemas, nos organiza y lleva todo ese aprendizaje a nuestra mano y luego a plasmarlo sobre el papel. El que lee y escribe bien, además hablará locuazmenete y me atrevo a decir que asumirá un saber estar.

Tanto leer como escribir son actividades fundamentales en nuestras vidas. Ambas están íntimamente relacionadas: la persona que lee con asiduidad será capaz de reflejar con gran variedad de matices y enorme fidelidad sus sentimientos, emociones, pensamientos o experiencias, pues la lectura enriquece nuestro vocabulario y recursos lingüísticos. Pero no sólo eso, sino que también nos ayuda a nutrirnos de nuevos conocimientos y saberes, a aumentar nuestra capacidad de análisis y reflexión, a potenciar nuestra imaginación y creatividad,nos permite crecer culturalmente, etc. La lista sería tan larga como imprescindibles sus componenetes.

Por su parte, la persona que consigue llegar a escribir bien, tiene detrás montones de horas delante de los libros, esenciales para poder dominar el arte de la escritura.

Para mi, escribir es una actividad que envuelve una enorme dificultad. Siempre que tengo que plasmar alguna idea o reflexión en un documento, me paso horas delante de la hoja (o la pantalla del ordenador, que suele ser donde más escribo) rebuscando en mi mente las palabras adecuadas para reflejar lo que quiero. Muchas veces me quedo atascado y no consigo construir la frase como yo quería, pues no encuentro la palabra adecuada y acabo cambiando la frase completa. Supongo que esto me ocurre no sólo por la dificultad propia que conlleva la escritura, sino también por la falta de práctica de la lectura. Dede pequeño he sido fanático de los libros, los devoraba durante horas, pero, como decía en otro comentario una compañera, yo también caí en esa tendencia adolescente de abandono de la lectura y afición desmesurada por la "caja tonta"…Sin embargo nunca es tarde para vovler a leer. Creo que además estamos en una etapa muy buena y que debemos aprovechar para leer todo lo que podamos, pues nos ayudará a terminar de formarnos como personas.

Tras haber completado la lectura del artículo de Enrique Vila-Matas, experimenté un sentimiento de euforia por la consecución de su deseo de llegar a ser escritor.

Sin ningún ánimo de ofender, cabe señalar el modo en el que de un discurso casi trágico, por las dificultades de ascensión en el mundo de la creación literaria (indiferentemente del género); se pasa a una voz triunfante, esperanzadora.. Cómo si quisiera entrar en nuestras mentes y gritar: “Escribid chicos, hacedlo sin miedo, todos los días posibles, a cerca de cualquier tema, como hobbie o por admiración para con alguien…”

A mi sinceramente me habría encantado contar con esa especie de “don” con el que determinadas personas nacen, brindándoles la posibilidad no sólo de escribir con propiedad; sino de generar mundos, ideas, religiones, vidas, catástrofes, etc.

AHÍ creo que reside el secreto.

Claro que para ser un buen escritor hace falta estar documentado, tener una buena base en cuanto a uso y expresión del lenguaje, haber leído bastante, etc; pero eso no supone ningún mérito.

Nosotros mismos, aunque algun@s compañer@s quieran negarlo, contamos con esas aptitudes y creo que ninguno, al menos todavía se ha convertido en autor de un best-seller.

Bueno, la verdad es que me he sentido algo ofendida como lectora, escritora e incluso “joven” con algunos comentarios y dado que esto es un blog de libre acceso, creo que no hay problema en expresar mi opinión.

Siendo empíricos y con los datos contenidos en este mismo portal, sabemos que el sector poblacional que registra un mayor índice de lectura, es el comprendido entre los 14 y los 25 años. ¿Cómo se puede entonces estar perdiendo el arte de leer entre los jóvenes? Creo que es un error pensar que las generaciones pasadas leían más que las actuales, dado principalmente a la falta de recursos, la prioridad de otras actividades como el trabajo y la no tan amplia oferta de títulos, censurada todos sabemos porqué.

Por ese motivo me gustaría saber qué significa que con la comodidad de la democracia el "alfabetismo" se está tornando nulo. Cuando precisamente ahora tenemos la opción de elegir.

Pero bueno, volviendo al tema en cuestión creo que la clave para ejercitar el arte del buen leer/escribir es tener ganas y entusiasmo para ello.

Desde pequeños nos han ido transmitiendo la idea de la lectura. Desde nuestros primeros libros que leímos en el colegio de aprendizaje, hasta los libros recomendados por nuestros padres y profesores, hemos ido estructurando un camino y un hábito de lectura que nos educa como personas. Pero sin duda, desde pequeños nos han ido enseñando a escribir, o por lo menos es que han intentado hacer.

Leer bien puede llegar a ser una tarea fácil. Sin embargo, saber escribir bien es algo más complejo, y quizás no le prestamos demasiada importancia.

Quizás en Publicidad, Marketing, o en Relaciones Públicas no se le da la importancia que merece a saber escribir bien, y por ello pienso que si queremos ser buenos profesionales en el futuro, tenemos que aprender hacerlo.

De acuerdo con la frase de “Escribir para que nos lean”, no es sólo que sepamos escribir bien, sino que consigamos que la gente nos valore, y que lleguemos a tener una pequeña influencia en nuestros futuros empleos.

Escribir, escribimos todos, unos mejor que otros…pero el arte del buen escribir está sólo al alcance de unos pocos, de aquellos que han nacido con ese don. Pero únicamente con ese don no se escribe y punto, sino que para llegar a ser buenos escritores deben curtirse previamente mediante la lectura y la escritura. Deben ir adquiriendo nuevos conocimientos, deben ir impregnándose de nuevas palabras….y eso sólo es posible gracias a la lectura.

Leer es adentrarse en otros mundos posibles. Es indagar en la realidad para comprenderla mejor, es distanciarse del texto y asumir una postura crítica frente a lo que se dice y lo que se quiere decir… Siempre se ha dicho que en las actividades complejas que hacemos es necesario poner los cinco sentidos. Leer es, sin duda alguna, una actividad muy compleja, de ahí que, al enfrentarnos con un libro, requiramos la concitación de los cinco sentidos. Leer es un acto de la sensibilidad compleja del individuo y, por tanto, lo que de verdad educa la lectura, más que improbables valores transcendentales, es la sensibilidad artística de cada persona, sin la cual, el ser humano deja demasiado al descubierto su mediocridad y, posiblemente, su falta de ética.

Saber para qué escribimos nos sitúa con otro talante ante la página que vamos a escribir. Todos sabemos que la mayoría de los textos de los alumnos están muy mal escritos. Las causas que pueden explicarlo son muchas y de distinta naturaleza, pero una de ellas es fácil de detectar y, sobre todo, de subsanar: el alumnado rara vez sabe para qué escribe un texto, cuando, naturalmente, se les obliga a ello. Pero podemos decir que la escritura es un proyecto autónomo en el aprendizaje lingüístico.

Pero, desgraciadamente, la lectura y la escritura no siempre han estado al alcance de todos ya que antiguamente los índices de alfabetización eran elevadísimos; gracias a dios esto ha cambiado, la gente se ha culturizado, han adquirido conocimientos y, cada día más, están sedientos de saber…

Yo creo que el requisito básico para una lectura correcta es simplemente dejarse llevar por la propuesta del autor. Meternos en su mundo, creernos su historia, pasear por sus paisajes, sentirnos como sus personajes y en definitiva sentir esa narración. Pero la lectura no es suficiente con la necesaria concentración, sino que es imprescindible comprender lo que se está leyendo. Se ha de intentar coger todos los mensajes, directos y entrelíneas, y entenderlos, saber qué nos quiere transmitir el autor con ese texto.

Para escribir bien, hay que hacerle caso únicamente al patrón de la libertad de expresión. Se ha de escribir lo que uno siente, lo que uno quiere expresar y transmitir. Se puede escribir de manera más compleja, más retórica, pero siempre se ha de transmitir algo (unos sentimientos, unas sensaciones, unos deseos, una opinion, alguna frustración, etc), ésto dotara de sentido el texto. Es verdad que cuanto más documentado se esté, se va a tener un abanico mayor de instrumentos y métodos para escribir y gustar. A mi criterio un error tremendo a la hora de escribir, es utilizar la escritura como medio y basada en fines comerciales. Si se escribe pensando en ganar dinero, buscando ideas que puedan gustarle a las masas, pero no se expresa algo que realmente siente el autor o algo creado por él mismo, es una degeneración de la escritura.

Evidentemente cuanto más se lea y se comprendan con mayor facilidad los distintos textos, será mas fácil escribir y hacerse comprender por los lectores.

Me siento muy idenficado con el autor del texto, cuando to tenía 11, 12 años, yo también admiraba a los escritores, hombres curtidos e imaginativos y deseaba ser como ellos, desgraciadamente con el paso del tiempo y la madurez uno se da cuenta que no podría vivir de la escritura, porque somos demasiados los que amamos inventar historias y vidas de otras personas, acontecimientos reales o imaginativos, sin embargo son muy pocos los que realmente consiguen trabajar de una forma remunerada por ello. A mí también me decían mis padrs de olvidarme de la escritura y ser abogado.

Escribir es la expresión de nuestros sentimientos, también con la escritura abrimos nuestra imaginación, inventamos, somos crativos y nos sentimos importantes, creemos que estamos haciendo algo que le podría interesar a otras personas. Que la gente ame la escritura es algo muy vocacional, y depende, en gran parte del tipo de persona de la que hablemos. Sin duda creo que escribir es más divertido que leer, porque cuando escribes te conviertes en creador, y sólo la vocación hace que escribamos bien.

La lectura la defino como la manera de evadirte de la realidad y meterte en otro personaje, el protagonista de la novela, o el protagonista de un ensayo filosófico o deun hecho histórico. La fantasía que se sigue con la lectura ya está codificada por el escritor, el lector no hace más que seguirla. Sin duda pienso lo mismo de la lectura que de la escritura, que si te encuentras motivado a realizarlas, leerás y escribirás bien, es el interés el que mueve a las personas a hacer las cosas bien.

No todo el mundo tiene la suerte de “saber” leer. Todos saben leer palabras fijadas la una detras de la otra, ma solo alguien puede encontrar el amor, la pasiòn, la joya y el gusto de leer.

Leer significa hacer propia la experiencia de otros, de los pueblos, de los hombres, revivir sus vidas, de ayer y de hoy. Leer no es solo distracciòn, divertimiento, sueno, pero tambien es enriquecimiento cultural. Leer es viajar nel tiempo y nel espacio de la realidad y de la fantasia: leer es, simplemente, vivir.

Y por uno què lee, hay un otro que escribe. Leer y escribir son dos acciones estrechamente correlatas. Es claro què no hay lectura sin escritura… pero el contrario? Se puede escribir sin haber leido?

Bueno, es sentido comùn que no. O sea, volvendo a la tesìs inicial, hay què distinguir manieras de escribir, hay què distinguir escritores y distinguir lectores.

Sin embargo, lo què tu escribes es, directa o indirecta que sea, una herencia què, antes, alguien, como te mismo ahora, ha querido dejar… y solo a travès del su conocimiento tu puedes producir, desarollar y fijar tus piensamentas y sobratodo, lo mas dificil, ponerlas asì què terceros posean disfrutar en la misma maniera de tus risorsas.

Leer y escribir. Escribir y leer. Es un continuo dar y recibir, en un ciclo muy parecido a la “vuelta eterna” què tan obsesionaba Nietzsche.

No dejamos de leer, no dejamos de escribir. No dejamos de aprender.

Escribir bien es lograr, con mayor o menor acierto, que un hecho común se vuelva especial. Ahí va mi intento:

La endeble hoja se desprendió de su cautiverio en una delicada caricia. Quería conocer. Descubrir qué ocurría en el mundo de aquéllos que mimaban su cuerpo una y otra vez.

El tiempo se paró en silencio a su alrededor y el mundo se redujo a la nada. En su epicentro solo se encontró aquella serpenteante página ahora ya huérfana de sus semejantes.

Fluyó en un sosegado baile hasta el suelo dejando a su paso una parda estela de color teñida de un suave aroma a rancio.

Demasiadas arrugas. Demasiado vieja para lograr llegar lejos.

La tierra por fin la arrulló y todo el orbe volvió a su cauce.

Nada había pasado. Nadie recordó lo ocurrido.

Siempre he pensado que leer es más fácil que escribir. Cualquiera puede leer un buen libro, entenderlo, y sumergirse en él, y sin embargo, casi nadie podría escribir una buena obra.

Muy pocos privilegiados tienen tal talento, y muchos menos aún son verdaderos artistas y genios literarios. No obstante, leer y escribir son privilegios que todos compartimos, y podemos aprovechar. Leer es una de las pocas cosas que nos permite crecer mientras difrutamos, y escribir además nos posibilita el transmitir, o por lo menos exteriorizar, nuestro mundo interior, así como creaciones imaginarias que, al fin y al cabo, también salen de dentro.

Cuando era pequeña quería ser escritora y, aunque soy consciente de mis limitaciones, parte de aquel deseo sigue en mí, pues no hay nada más grato que manifestar mediante la escritura aquello que tienes dentro, cuidando asimismo la forma, para que al leerlo resulte coherente con el contenido y atractivo. Sólo se me ocurre algo más seductor: leer un buen libro.

“Es que no encuentro ningún libro que me enganche…”. No sé si vosotros habréis escuchado esa frase alguna vez. Desde luego yo sí, y bastante.

La mayoría de los “no lectores” piensan que los que leemos tenemos una especie de don o una gracia divina que nos han permitido encontrar libros que nos enganchen, o simplemente, una cierta afición a la lectura. Pues bien, siento decirles, desde mi modesta opinión, que están bastante lejos de la realidad. Todo se basa en la costumbre y en el hábito.

Si no lees es porque no te han (o no te has) acostumbrado a ello. ¿Qué pasa? Pues que en el momento en que has leído más de dos líneas seguidas ya te has aburrido. Y no es porque el libro no te enganche, todavía no te ha dado tiempo a descubrirlo, es simple y llanamente porque no estás acostumbrado. Es como una pescadilla que se muerde la cola: no leo porque me aburro y me aburro porque no leo. Pero todo es empezar. Una sugerencia: léete el libro entero, te enganche o no, pero es importante que no pase demasiado tiempo entre que paras y lo vuelves a retomar, sino es imposible. Tras esto, probablemente le cojas el gusto, y sino, pues a por otro libro… Al fin y al cabo, es eso la costumbre ¿no?

Qué difícil decidir qué quiero contarte. Yo escribo habitualmente, no sé si bien o mal, pero escribo. Eso sí, soy incapaz de escribir sobre algo que no me haya pasado. Así que supongo que podría hablarte sobre lo mucho que me gustan los miércoles. Y me gustan porque es cuando mi semana remonta, estando a mitad de semana todo lo malo ha pasado. También podría decirte que no creo en la pareja como estado y que, desde mi punto de vista, hoy en día la pareja (lamentablemente) se ha convertido en eso, un simple estado. Podría contarte cuantas veces voy al cine en un mes, o cuantas canciones escucho desde que salgo de casa hasta que llego a la parada de autobús. Cuál es mi película favorita o la comida que más odio. Supongo que también podría contarte que es curioso echar de menos y que mi estación favorita es el otoño. Podría decirte que me encantan las casualidades. Y es que a las personas más importantes de mi vida las conocí por eso, por casualidad. Te diré también que llevo leyendo unos siete años y creo que en ese tiempo sólo ha pasado por mis manos un libro que pueda decir “lo odio”. El niño con el pijama de rayas, lo siento pero no lo soporto. Ni que decir tiene que nunca iría al cine a ver la película, a parte de porque no suelen gustarme los libros llevados al cine (excluyendo El Padrino, por supuesto), también es porque en el cine sólo veo cine español. Por último te contaré que nunca conseguí hacer un cubo de rubbick, que siempre firmo en negro y que no me gusta nada que mi nombre aparezca sin tilde.

Borges dijo una vez "uno no es lo que es por lo que escribe sino por lo que ha leído"

Yo, nunca diría si alguien escribe bien o mal, lejos de los academicismos q engloba la buena narrativa, creo que a alguien puede gustarle mas o menos algo que lee, sin embargo y enfrentandome a miles de seres que piensas distinto a mi, no creo en una idea preconcebida sobre la buena o mala escritura, yo creo en las personas, cada uno tiene una historia, los lectores se pueden sentir identificados o no, creo que no importa como escribas, si uses más o menos metáforas, si tengas un enlace transversal o una presentacion y un desenlace enlazados, si uses adjetivos mas o menos bellos, considero que una buena escritura depende de la identificacion con lo que uno lee, eso debe ser lo importante de la lectura, que lo que leas te lleve a la reflexión, mejorando asi , un poco mas,y sobretodo llegando a saber un poco mas de la inmensidad de cosas que no sabemos.

Para acabar aconsejo hacer como solía hacer Miguel Cervantes a leer hasta los papeles rotos de la calle.

Ciertamente, leer y poder entender ciertos textos, en ocasiones se hace complicado (aún recuerdo el capítulo de conversaciones filosóficas de "El árbol de la ciencia" que tuve que leer para 2º de Bachillerato y todavía me pregunto si alguien de mi clase lo entendió o como mucho logró entenderlo).

No cabe duda que leyendo se aprende un rango de léxico mucho mayor que después puede ayudarte a escribir mejor para poder expresarte tal y como quieras.

Yo me siento identificado con el detalle de crear un escrito (una canción en mi caso) e intentar cambiar un simple detalle tal como una “y” para intentar conseguir que esté mejor estructurado, pero siempre que vuelves a leer el escrito, ese fallo se queda en tu mente y dudas entre si volverlo a cambiar o dejarlo tal y como está.

Como conclusión y desde mi punto de vista, pienso que para escribir mejor primero necesitamos leer bien, entender lo que nos quieren transmitir, analizarlo y empaparnos de varios géneros que así luego nos puedan ayudar a crecer en cultura y léxico para poder expresarnos mejor y transmitirlo a todos aquellos que quieran “leernos”.

Bueno, es indudable que el leer te ayuda a curtirte no solo como profesional sino también como intelectual.

pero, es de ingenuos creer que el escribir sólo se aprende abriendo un libro

Hay otros muchos temas que conocer: la sintaxis, morfología, la puntuación a utilizar… y por supuesto las experiencias que contar, cosa que se aprende viviendo.

Así cambiaría el lema: "Lean y Escriban" que sea puede deducir del texto, al siguiente:

"Vivan y Escriban"

Debo decir que escribo y leo bastante, sobre todo porque en la universidad estas cosas se hacen a diaro. Pero para mí lo importante es leer y escribir cosas que de verdad me gustan. Por ejemplo, no me gusta escribir lo que va diciendo un profesor cuando ni siquiera me entero de lo que escribo, ni tampoco leer doscientas fotocopias que hablan de muchas cosas y a la vez de nada… Lo que realmente me gusta es que llegue una tarde de invierno y estar al lado del radiador leyendo una historia de misterio o escribir alguna frase con la que ese día me haya reído mucho.

Creo que leer y escribir puede ser aburrido o divertido, se puede hacer mejor o peor, pero lo que importa es que cada uno lo haga a su manera y porque le gusta.

Yo pienso que todos cuando escribimos, siempre lo hacemos pensando en que alguien lo leerá, y tanto es así que cambiamos unas cosas, borramos otras… y es que a quién no le gustaría que todo aquello que siente, que le inquieta, le divierte o le preocupe, lo pudiera compartir con el mundo entero, poder sacar y expresar aquello que lleva dentro, aquello que no puede guardar más tiempo y decide plasmarlo en un papel, porque solo así podrá llegar a sentirse liberado, ha sentir que se ha quitado un peso de encima…

Yo considero que el escribir es una práctica que nos enriquece, que nos sirve para conocernos aún mejor a nosotros mismos y que hace que desarrollemos sentidos, sentimientos, que teniamos dormidos o aparcados, y además nos hace soñar con que algún día podramos compartirlo con el resto.

Estoy de acuerdo con la idea de que para ser un buen escritor es preciso llevar a cabo un entrenamiento basado en la lectura y la práctica escrita diaria. Este entrenamiento corrige faltas de ortografía, añade vocabulario a nuestra lengua, ejercita nuestra mente y nos acostubra a redactar.

No obstante he de hacer una pequeña objeción: el arte de la escritura, muy a mi pesar, no se encuentra presente en todas las personas. Se puede mejorar mucho llevando a cabo el entrenamiento antes mencionado, pero es muy dificíl conseguir dominar este complejísimo arte. Porque un artista, ya sea en la pintura o en la escritura, lleva por dentro un don que le mueve, que le inspira, que le hace expresar con delicadeza lo que se encuntra en su interior.

Como resumen, digamnos q una cosa es entrenar para ser escritor y otra cosa es complementar un entrenamiento y el don del alrte de escribir.

Desde mi punto de vista un factor decisivo para leer bien es tener una mente abierta, sin prejuicios, y capaz de intentar entender los sentimientos, opiniones y emociones que están plasmados en los textos que se van a leer.

Más tarde cada uno sopesará si está o no de acuerdo con lo leído.

Además hay que dejarse llevar por la imaginación y no tener miedo a sumergirse en la aventura que supone comenzar a leer un libro, evadirte de lo que te rodea y sobre todo disfrutar.

Para escribir bien lo más importante sería no tener miedo a expresar lo que opinas, lo que sientes. Y sobre todo querer llegar a la otra persona, a la que te lee, traspasar los límites que impone el papel para que se sienta cercana a tí.

Lo escrito es lo algo que pasa de ser oral o pensado a estar plasmado en un soporte de diversa naturaleza.

He estudiado que la Odisea, por ejemplo, fue escrita en verso porque en su origen remoto era un canto popular que se iba aderezando con el paso de los tiempos, recitada de un lugar a otro que, como una pequeña bola de nieve, iba aumentando su tamaño. Llegó un punto en el que se plasmo por ESCRITO y gracias a eso podemos ir a cualquier biblioteca o libreria y adquirir esta obra que ha marcado la historia de la literatura. Pero ¿qué pasaría si Homero no hubiera decidido plasmarlo en papel? ¿que pasa si dejamos nuestros pensamientos pasar de largo sin aprovechar su valor? ¿o dejamos de escribir lo que nos sucede a lo largo de la vida o a lo largo de vidas que imaginamos y que a la gente les pueda interesar?

Escribir,por tanto, es dejar constancia y una forma de superar ese miedo que tenemos los humanos de no permanecer, de ser olvidados. Es por eso que se decia que no podias morir sin haber escrito un libro, porque todo el mundo tiene ese irracional miedo y desea dejar un legado en forma de libro, de hijos, de arte… En cambio, hoy en dia que se vive todo al momento, a la inmediatez y "ya mañana veré" se está perdiendo esta filosofía, no se valora lo que es susceptible de ser escrito, no se lee y mucho menos se escribe, y, tristemente, puede ser que estemos perdiendo verdaderas "odiseas" contemporáneas.

Recuerdo que cuando era pequeña solía hacer cantos al sol, aunque también me entusiasmaba el cielo y las estrellas; pasaba las horas escribiendo sencillas y alegres poesías sobre aquellas cosas que me llamaban la atención; pero fuí creciendo y entonces descubrí que al escribir era además capaz de huir por un instante de mi propio yo, tímido y reservado, para escaparme al mundo que yo creaba, un mundo en el que mis muchos defectos eran ahí virtudes, un mundo el que podía ser tal y como yo era, un mundo en el cual no me atemorizaba mostrar mis sentimientos a plena luz, un mundo en el cual ya no me reservaría ese beso que con tanto ahínco anhele dar, un lugar en el que me sentía libre pues ya jamás tendría que lamentar el no decirte lo que con tanta fuerza sentía.

Quizás la gente me juzgue mal, pues presientan en mí, frialdad, pero es el único medio que encontré para buscarme a mi misma. Puede que nunca logre emocionar, que ni siquiera genere un leve escalofrío; tampoco pienso que mis palabras sean el codiciado objeto de una risa, pero es que creo que mi pretensión fué conocerme y hoy por hoy aun estoy en proceso. Jamás abandonaré la escritura porque ella me ayudó a amar, que gesto tan despreciable el mío sería dejarle sin más; sin ella no soy nada ni nadie y con ella deseo acabar. Prometo que como hasta hoy hice, cultivaré mi vocación, valiéndome para ello del principal pilar: la lectura.

Amigas incondicionales, la escritura y la lectura, juntas irán, pues si a una le falta la otra, esa coja quedará.

¿Leer? ¿Escribir? Que poca importancia le damos y que valor tiene en realidad.

En mi opinión hay que leer, primero que nada, para hablar. A todo el mundo le gusta que se le entienda, transmitir claramente lo que quiere decir, pero eso no cae del cielo. Hay más palabras para expresarse que "cosa", "eso", "tal"…Véase un ejemplo:

-"Porque me dijo que tal y eso, me da una cosa…!"

¿Qué? Así no hay quién se entienda y luego surgen los malentendidos.

En fin, cuando ya se sabe hablar, es la hora de plantearse escribir, que, por cierto, es mucho mas difícil. En ese momento todo cuenta: una simple coma puede cambiar todo. No es lo mismo decir "No voy a ir" que "No, voy a ir".

Además, el escritor tiene que tener la capacidad de escribir un buen relato, por ejemplo, con una extensa descripción, sin hacer perder el hilo de lo leído. Cuando alguien que lee una oración no recuerda como empezaba sin ni siquiera haberla acabado, es señal de que el escritor no leyó lo suficiente como para aspirar a tales formaciones de palabras.

Leer es tan importante…nos enseña el lenguaje de una forma culta, elaborada, ya que el escritor ya tendrá tiempo de expresarse de forma más relajada mientras se toma unas cervecitas en el bar de la esquina.

Pero es cierto, que cuando uno ya ha leído y se pone a escribir, se siente una sensación increíble. Se tiene el poder de inventar lo que uno quiera e imagine, de darle rienda suelta a nuestras neuronas y plasmar en un papel todas las ideas. Y es que cuando nos ponemos a escribir, ciertamente hacemos trabajar el cerebro con más pasión,sacando de él cosas que ni creemos tener.

Siempre que me he propuesto escribir algo, ya fuera por obligación o por gusto, he empezado y luego me ha costado parar, porque se me ocurría una y otra idea, y otra, y otra.

Bueno, como conclusión, puedo decir a los que no quieran leer porque no están interesados en escribir, que por lo menos lean para luego entender los apuntes de historia o sociología (digo ésta última por la complicación de sus textos) y así aprueben a final de curso; a no ser que quieran jubilarse en la cafeteria de la facultad.

Por favor, lean y después escriban, que es genial.

Desde que eramos niños en nuestros colegios nos han impartido todas las reglas de escritura y gramaticales para aprender a escribir correctamente. Al leer este articulo me ha producido un recuerdo agradable y a la vez desagradable, recuerdo todos esos cuadernillos de caligrafía, ortografía y plantillas para escribir que tan "duro" trabajo me dieron durante mi infacia, pero realmente gracias a esas pautas aprendí rapidamente. En este proceso de aprendizaje no podemos olvidar la lectura, que realmente es la madre de la escritura.

Hoy en día vivímos en un mundo practicamente audiovisual, la imagen nos informa y comunica absolutamente de todo, y sobre todo en nuestras carreras es uno de los objetivos esenciales. Pero realmente no podemos dejar de lado la lectura y escritura y convertirnos en meros usuarios audiovisuales porque gracias a ellas nos formaran profesionalmente y como personas. Por eso quiero terminar con una reflexión que normalmente no le damos la importancia que tiene, hay que sentirse muy satisfechos y orgullosos de saber escribir, porque escribir es informar, comunicar, transmitir emociones y sentimientos.

Ahora al comentar todo esto, me ha entrado el gusanillo de escribir algo que no hacia hace mucho tiempo, escribir una carta y meterla en el buzón. Probablemte ni tenga la dirección a quien se la envie, puede parecer una tonteria pero es algo que no hago hace años y me apetece sentir esa emoción de contar a alguien con palabras lo que pienso, hago, en fin mi vida..

Leer es fácil. Comprender es algo ya más complicado, pero escribir… Escribir es difícil, y hacerlo bien es realmente dificultoso. Por ello si queremos escribir bien, debemos antes leer, porque eso nos ayudará a ver como se escribe correctamente, a inspirarnos, a aprender vocabulario, a ampliar nuestros conocimientos y a conocernos a nosotros mismos y al “escritor” que todos llevamos dentro. Me voy a permitir dejar aquí un pequeño texto, intentando sacar mi “yo” escritor:

Todos los seres nacen, crecen se reproducen y mueren. Y los humanos no íbamos a ser más especiales. Nacemos, crecemos, (con suerte) nos reproducimos, y al final, morimos. Si amigos, ese es nuestro final, morir, que no nuestro fin que es algo muy diferente. Todos sabemos cuál será nuestro final, pero muy pocos saben cuál es su fin en esta vida.

Afortunados aquellos cuyas mayores preocupaciones son si mama les compra la chaqueta que les gusta, si les dejan ir este “finde” a un sitio u otro, o si fulanito/a de tal “esta también por ellos.”

Todos nos preocupamos de lo banal. Todos ansiamos más bienes materiales y todos nos angustiamos por nimiedades. La diferencia es si eso es lo único que te atañe o hay algo más allá. Nacemos, crecemos, nos intentan dar una educación (y digo intentan porque muchos no se dejan educar, no quieren aprender y desprecian conocimientos que han costado siglos, que fuesen al alcance de todos, sobre todo de las mujeres), seguimos poco a poco aprendiendo de la vida, de los que nos rodea, de nuestros semejantes. Cada experiencia, buena o mala, es un lección. Cada persona que pasa por nuestra vida, amiga o enemiga, es un maestro que tendrá algo que enseñarnos. Llega un momento en el que ya no depende de los demás si no de nosotros elegir nuestro futuro. Lo que queremos hacer con nuestra vida. Es entonces cuando deberíamos saber cuál es nuestro fin. Que queremos conseguir, o dejar tras nosotros una vez llegue nuestro final.

Afortunados aquellos cuyas únicas aspiraciones son terminar una carrera, conseguir un trabajo, ganar dinero, tener una casa, un compañero/a y formar una familia.

Discúlpenme por huir de la mediocridad. De lo establecido. Perdón por considerar todo eso nimio y rutinario. Animal e irracional. Nacer, crecer, reproducirse y morir. ¿Eso es todo? El hombre, el único animal “RACIONAL”… ¿busca llevar una vida como la de cualquier otro mamífero monógamo?

Y conseguir lo arriba descrito no significa que ese sea nuestro único fin. Todos tenemos un fin en esta vida. Muchos lo abandonan en el camino, otros tantos ni siquiera lo buscan, otros ignoran su existencia… pero hay muchos que saben que dicho fin está ahí, esperándoles para que lo descubran y completen el sentido de su vida, y lo ansían con todo su ser.

Pero… ¿Qué ocurre cuando te hartas de rebuscar una aguja en un pajar, y crees que quizá sea mejor desistir de dicha búsqueda y abandonarte a los brazos de la mediocridad?

Es entonces cuando tu vida deja de tener sentido.

Leer y escribir son dos actividades propias de los humanos que nos hacen posible comunicarnos y a la vez, enriquecer nuestro conocimiento.

Leer es algo que a todos en un principio nos imponen como obligación, en el colegio cuando somos pequeños, y que peculiarmente detestamos. Poco a poco nos vamos enganchando, cuando vamos creciendo y vamos escogiendo los textos que más nos gustan y que son de nuestro interés para disfrutar de ellos. Leer bien es difícil. Y sobre todo, hoy en día, en el momento en que vivimos, porque siempre andamos con prisas y además están las nuevas tecnologías como internet, que nos invitan también a la lectura, pero también con cierto atropello. En definitiva, es complicado llegar a una buena comprensión de lo que se lee, aunque esto no quiere decir que no disfrutemos haciéndolo en momentos de relax, como por ejemplo, justo antes de irse a dormir.

Y para leer algo, primero tiene que estar escrito. Aunque no todo lo escrito es leido, escribir bien es mucho más difícil que lo primero. Incumbe imaginación, conocimiento, destreza… algo que para mí, es digno de admirar. Aunque todos podemos escribir, crear una obra literaria es un arte. El escritor es un artista que nos invita a disfrutar de ese don que tiene, y que desde luego nosotros, no debemos dejar escapar.

Creo, por el primer rayo de sol que toca mi cabeza, que faltan pocos minutos para las siete. Ha hecho mucho frío esta noche, tengo los pies helados y se ha colado algo de agua por la ventana, aunque por lo menos está algo más limpia.

Oigo a lo lejos el claxon de la furgoneta del panadero, ya puedo oler el pan recién hecho…Espero que no le reclame nada Esther, la encargada del “supermercado” de veinte metros cuadrados que tengo al lado de casa, porque los despertares sobresaltados no me gustan nada.

¿Qué es ese ruido?Ya son las nueve, son los niños yendo al colegio, me he vuelto a quedar dormida y, con la luz encendida, este frío ha llegado sin avisarme y me estoy cogiendo un resfriado.

Tengo que despejarme. Me vendria bien una ducha calentita, pero de esas hay muy pocas al año, aunque con un poco de suerte este viento suave quitará un poco el polvo…Uhmm acaba de pasar el viejecito de todas las mañanas con churros. Eso tampoco estaría mal; un buen vaso de chocolate caliente para recuperarme del frio de la noche, y unos churros con azúcar.

Han dado las doce en la iglesia de aquí al lado. Ya se nota el ajetreo,las madres y abuelas con las bolsas de la compra, los bares repletos de gente tomándose el café del medio día, todo el mundo activo, se nota que el sol ha salido porque estos días atrás la calle ha estado vacía.

La tarde se me está haciendo muy larga, no hay mucho que ver; los mismos niños con las bicicletas que van al parque, la gente volviendo de sus trabajos con cara de cansancio y las madres de familia haciendo las últimas compras antes de volver a sus casas. Por cierto, se me olvidaba, hoy es viernes; espero tener una buena noche porque realmente necesito descansar, pasar todo el día de pie y las noches que son cada vez más largas y cansadas, no me está sentando bien.

Es duro el turno de noche. Las calles se vacían, sólo los más vividores aguantan deambulando y el frío alcanza una intensidad polar. Aún así me gusta. Estoy acostumbrada. Es la historia de mi vida.

¿Quién no ha pasado por los "horribles" cuadernos de caligrafía? y por las interminables horas de lectura conjunta donde nadie quería ser el elegido por la profesora para leer delante de todos sus compañeros? y..por el esperado cambio del lápiz al bolí? y que me decís del horrible corrector que "conseguía" que cogieras bien el bolígrafo?.

Desde los 6 años aproximadamente, nos enseñan a escribir y a leer, es por ello que puedo decir que ambas, son cosas que haces practicamente todos los días, pero que muy poquitos llegan a saber realmente hacerlo de verdad y por tanto a poder disfrutar 100% de ello.

La famosa pregunta de ¿ sabes leer? ¿ y escribir? que todos vemos muy superficialmente y contestamos con un SI rotundo, creo que son muchos más complejas de lo que a simple vista podemos ver.

Podría decir que en el mundo en el que vivimos y tal y como avanza la sociedad cada vez es más fácil enterarnos de las cosas sin apenas leer o incluso sin ver una letra…y es por eso que la lectura " se abandona" y con ella la escritura..puees..que es lectura sin escritura¿? el uno sin el otro o el otro sin el uno…carecen de sentido, quedarían vacíos, pero…no creo que pueda decir eso ya que si quieres puedes y a pesar de todos los avences creo que seguimos teniendo infinitos medios para leer.

Yo siempre he odiado leer y puedo decir que sea quizás una de las mayores "luchas" que mis padres han tenido conmigo, pero desde que entre en la universidad y me adapte a la vida de "madrid-metro" no hay momento en el que no tenga un libro bajo el brazo, en lo que respecta a escribir…es aún un reto que debo conseguir, por mucho que nos lo dicen" escribir todos los dias algo que es bueno, plasmar vuestras ideas…" aún no lo he conseguido y que no sea por los intentoos!! quizás porque hoy por hoy no le encuentre mucho sentido o nose porque!!! de todas formas pienso que eso es algo mucho más complicado y para lo que hay que tener "un don"….

Debo decir que me siento identificada con la introducción realizada en esta entrada de blog. Es completamente cierto que al ingresar en la Universidad los alumnos tienen dificultades con los textos. En mi caso, recuerdo que un texto de Historia de Bachillerato (e incluso Selectividad) y un texto histórico en la Universidad parecían relatados en distintos idiomas. La diferencia radica en que, en el segundo caso, se aprende a pensar. Lo siguiente que podríamos analizar es cómo se aprende a pensar y la respuesta es, claro está, leyendo. Ya que no existe técnica milagrosa para leer bien, podemos decir que el secreto está en que hay que acostumbrarse a ello, tener el hábito de recibir cualquier tipo de información a diario a través de la lectura, y a partir de ahí, decidir si la transformamos en conocimiento propio. Sólo leyendo tendremos distintos puntos de vista sobre una misma realidad o concepto, lo que nos hará reflexionar. Y es cuando adaptamos la lectura como práctica constante cuando conseguimos escribir bien. Esto se debe a que nadie tiene memorizado el diccionario en su cabeza ni se lo estudia cada día de forma religiosa por lo que leer siempre nos ayudará a retener inconscientemente palabras que quizás no conocíamos y que, en un futuro, seremos capaces de escribir sin echar mano de la Real Academia.

La tcnica de la lectura y de la escritura, hoy en da y en este mundo desarrollado, nos parecen habilidades prcticamente innatas, que todo ser humano por el hecho de nacer, ya lo trae "de serie" y lamentablemente, esto no es cierto pues buena parte del mundo es analfabeta, y el simple hecho de aprender a leer y a escribir sera el mejor tesoro que podran hallar, pues dejaran de ser unos esclavos del mundo.

Nosotros, gente del primer mundo, afortunados que hemos nacido en la parte de la tierra en donde la lectura y la escritura son herramientas casi innatas, tenemos que aprender a disfrutar y a exprimir al mximo las dos tcnicas. Gracias a ellas, podemos ejercer nuestro derecho a la libertad: libertad de leer lo que nos venga en gana, libertad de escribir lo primero que se nos pase por la cabeza, libertad de expresarnos en un blog, en un foro, en un papel en blanco y en definitiva libertad para poder ser libres. (Valga la redundancia)

Sepamos aprovechar la lectura y la escritura, y sobre todo, nunca demos por hecho que "ya lo sabemos hacer", pues SIEMPRE quedar un libro por leer, un tema por descubrir, un cuento que inventar o una reflexin que expresar.

Siempre, desde pequeñitos nos han enseñado que leer ayuda a la hora de escribir, bien sea a nivel de mejora ortográfica, o bien para conocer mejor el cuerpo del texto y adaptarlo a nuestros escritos.

En mi opinión, además de estas mejoras formales, la lectura nos abre caminos más creativos. Al leer, muchas veces nos permitimos el lujo de evadirnos de nuestra cotidiana realidad para viajar junto a los personajes que aparecen en nuestra lectura, y es en esa evasión donde muchas veces aparece la idea, que luego trabajada dará lugar a nuestra propia creatividad.

Con respecto a lo de escribir, el escritor, al igual que cualquier otro trabajador, aprende el oficio mediante la practica. Por poner un símil, el primer mueble de un carpintero, probablemente no será el mejor, seguro que tiene algunos defectos, pero con la práctica conseguirá perfeccionarlos. En el caso del escritor, podríamos seguir la misma dinámica, seguro que el primer escrito no es el mejor, pero con práctica todo se mejora.

El artículo habla en un momento dado de tipos de escritores… aprovecho para a partir de ello y a la vez que lo comento, comenzar con mi reflexión. Pienso que al hablar de escritores sería correcto hacer una primera diferenciación ya que existen aquellos que ven en la escritura y por lo tanto en la literatura, una profesión y otra gran parte, en la que creo que todos nosotros nos incluimos, que comprende a todos aquellos escritores aficionados, eventuales y que no ven la escritura como una profesión ni un futuro para ganarse la vida, sino que escriben y crean por mero placer, entretenimiento o simplemente como una forma de desahogo. Incluso pienso que mucho de lo que puedan relatar escritores que están incluidos en este segundo grupo podría llegar a ser una obra maestra. Y además cuentan con la suerte de sentirse libres yendo cada mañana a una oficina, porque ellos lo eligieron.

Todos, aunque es más común en el caso de las chicas, empezamos a escribir un “libro” sobre historias reales o muchas veces imaginadas, pero eso si siempre saliendo de nosotros, de nuestros propios sentimientos, cuando nos regalan nuestro primer diario. En él escribimos todo tipo de pensamientos, historias de otros y vivencias que se han dado a lo largo de ese día, semana, mes… Era una forma de desahogarse contando todo tal cual lo pensabas ese día, ya que esto al día siguiente podía cambiar…es lo que tiene la inocencia de esa edad. Muchos pudimos empezar en ese momento, antes o después, la cuestión es quién continuó y tuvo la valentía o temerosidad, dependiendo del cristal con el que se mire, de continuar apostando por la literatura y pasar al primer grupo de escritores.

Leer y esciribir constituyen, o al menos deberían contituír lo q lo hacen en nuestras vidas comer y dormir.Son actividades básicas,naturales y propias de todo ser humano.Desde que nacemos, nos enseñan lo importante que es en la vida estar bien alimentado y descansado para así poder llevar una vida más sana…

Lo mismo debería pasar con la lectura y la escritura,nos deberían enseñar su importancia desde pequeños.Por suerte,nosotros vivimos en una época y mundo donde cada vez se fomenta más lectura y la escritura.Cada vez se hacen más campañas de publicidad y eslogan…LEER TE DA MÁS.

Desde el parbulario, nos enseñan las vocales y las consonantes,y poco a poco somos capaces de formar palabras, de leer oraciones, y después textos más largos…

No les ocorría lo mismo a nuestros abuelos,que muchos de ellos no sabían leer, ni escribir.

Y por no hablar de los niños que viven en los países del tercer mundo,la mayoría son analfabetos,no saben leer y mucho menos escribir.

Por eso, nosotros,los privilegiados que nos ha tocado vivir en un país como el nuestro,debemos leer y escribir a diario.Debemos leerlo todo, desde el Quijote hasta los papeles rotos de la calle como decía Miguel de Cervantes.

Porque la lectura te ayuda a escribir mejor,puesto que una persona aficionada a la lectura seguro que tiene menos faltas de ortografía que una que apenas lee.

Para concluir me gustaría plasmar una frase de Enrique Vila-Matas:"escribir…es un don de Dios o del diablo,poco importa,pero un don supremo".

Es un hecho que cuando intentamos escribir algo, a pesar de tener las ideas en la mente no nos resulta sencillo en absoluto poder expresarlo de un modo adecuado, y nos preguntamos cómo lo haría un escritor para tratar de imitarle. Para mejorar nuestra escritura, debemos enfocar nuestro modo de lectura de forma que al mismo tiempo que comprendemos el texto nos percatamos de su estructuración, de cómo está ordenada esa información, del modo en que distribuye los signos de puntuación, aunque realmente es el hábito de leer el que nos marcará las pautas de escritura, haciendo así que a la hora de expresarnos lo hagamos de un modo ordenado y comprensible

Leer. Escribir. Pensar. Imaginar… Hace poco en un practica sobre qué es el libro, explique, entre otras cosas que libro es una de las cosas que nos diferencian de todos los demás seres vivos.

Escribir, poder plasmar todo lo que pasa por nuestra mente, en un montón de letras escritas a veces hasta inconscientemente. Escritas deprisa, despacio. Con un orden claro, o con un claro desorden. Con sentido o escribiendo un sinsentido.

Todo el mundo tendría escribir, con esto me refiero, a coger papel y lápiz, llegar más allá de un comentario en el tuenti. Muchas veces, sobre todo los jóvenes, no encontramos un sentido para escribir, un por qué… pero lo que siempre encontramos son escusa para no hacerlo, aunque decir esto es un poco radical. En realidad creo que somos muchos los que más de una vez hemos tomado ese lápiz y papel, para escribir a un amigo, para poner una notas algún diario, para ordenar nuestras ideas…

El otro día estuve con una amiga que es cantautora, es verdad que sus canciones no salen de cuatro bares y las casas de sus amigos. Le pregunte por que se pasaba todo el día escribiendo canciones y más canciones(muchas de las cuales se quedan sin música) me dijo que la mayoría de las veces lo hacía a modo “terapia” y que otras lo hacía porque pensaba que tenía cosas que contar importantes y no una vez sino siempre… y solo nos hacen inmortales las letras!!!

Escribir es como la noche de carnavales; el disfraz que te pones, en realidad, es una parte de ti que no eres capaz de mostrar a cara descubierta, es arriesgado, te expones a ser adulado por tu maravilloso disfraz o a ser juzgado por tu estrepitosa indumentaria, pierdes tiempo en maquillarte, en cambiarte de ropa, olvidas incluso la dignidad al intentar sentarte en una minúscula banquete de pub con un disfraz de gomasespuma, te arriesgas a tener que entrar a los sitios de canto por que de frente es imposible y lo que es mas grave, a desvestirte a las 8 de la mañana imitando en “busca de la cremallera perdida” mientras tu madre te mira desde el quicio de la puerta.

La escritura es lo mismo, puedes coronarte mostrando tus verdaderos sentimientos o puedes ser encasillado de estrambótico-lunático, pierdes tiempo mientras eliges la personalidad que vas a explotar, malgastas horas que podías utilizar en labores aparentemente más productivas e incluso te sientes ridículo cuando decides librarte de esa parte de ti que durante un tiempo te ha acompañado y te ha vestido.

Pero, ay de ti cuando encuentras “el disfraz”, cuando alguien te coge de la mano y te dice “me has descubierto sentimientos que no sabía que existían”,ese dulce sabor solo lo descubren aquellos que tienen el don de la escritura y la paciencia de un copista.

Uno de los problemas actuales es la falta de vocabulario que se observa cada vez más entre los más jóvenes. Esto se debe sobre todo a la falta de hábito de lectura, a pesar de que estudios recientes demuestren que la situación actual haya mejorado respecto a años anteriores, lo que no significa que los niveles de lectura actuales sean suficientes. Es evidente decir que para llegar a escribir bien es necesario escribir con regularidad, pero sigo pensando que sin una buena base como la que se obtiene leyendo asiduamente no se puede alcanzar el mismo nivel al que podría aspirar cualquier buen lector.

Cuando me mandaron escribir algunas pautas para escribir bien no se me venía nada a la cabeza. Me sentía bloqueada y no encontraba la creatividad por ninguna parte. Estuve varios días pensando, dándole vueltas a la cabeza a todas aquellas reglas gramaticales y de puntuación que nos habían hecho memorizar en el colegio. Y de hecho, pensé en irlas enumerando una a una, pero es que no me convencía del todo. Entonces una mañana en el metro se me ocurrió la que creo que es la única pauta posible para escribir mejor: LEER. Lo de aprender reglas gramaticales está bien si quieres escribir, pero escribir bien es algo mucho más complicado que no todo el mundo puede hacer. Para escribir bien tienes que leer, llenarte de inspiración y descubrir por ti mismo como un escritor narra las cosas y por qué lo hace de ese modo. La lectura es la forma de autoenseñarnos a escribir. También considero que para escribir bien hay que vivir, nutrirse de experiencias que contar, pero no es algo tan relevante. Sin duda, el mejor consejo que se puede dar para escribir bien es “leer, leer y leer”.

El caso es que yo lo escribiría al revés "pautas para escribir bien y leer mejor"…

¿Por qué? Porque uno de los problemas que se encuentra uno al la hora de enfrentarse al oficio de escribir es el bagaje de lo leído y cómo y cuando lo hemos leído. Es indudable que miles de horas de lectura no hacen un escritor ni tampoco un buen escritor. Pero ayuda y mucho…

Nuestro cerebro se entrena en acumular datos y datos de ortografía y sintaxis, de contenidos y continentes y eso ya es un principio muy a tener en cuenta delante de la hoja en blanco. Sin embargo, el oficio de escribir en principio se siente, nace de la necesidad de expresar todo un conjunto de ideas, percepciones, sensaciones y plasmarlas en esa escritura. Los buenos escritores -o los que así están considerados- afirman que es una mezcla de disfrute y sufrimiento, de claridad cuando se escribe, oscuridad cuando se corrige… De bueno y malo, de justicia reclamada e injusticia descarada. Y, como todas las artes, depende en su tramo final de la aceptación de los otros, de ahí esa inseguridad permanente, no en sí mismos, sino en que lo escrito sea entendido y bienvenido.

Comprar un libro debería ser un rito, perderse entre el olor a papel y a tinta y buscar, rebuscando, ese ejemplar que está olvidado entre guías de viajes y el ultimo premio Cervantes.

Leer y escribir, escribir y leer; son  binomios a veces desencontrados… 

Según tenía entendido, esta práctica tenía que ser un texto libre de veinte líneas como mucho. Así que mi idea inicial, dado que escribo bastante mal, iba a ser contar alguna historia de mi vida. Pero al ver que el noventa por ciento de la clase escribía sobre teoría de la escritura, decidí empezar con esta breve introducción a modo de crítica contra lo que he considerado, una pedantería generalizada.

Mi historia se remonta a cuando este, amago de escritor, no era más que un niño de quince años. En aquel entonces yo pertenecía a un equipo de esquí de competición. Cierto día, que tuvimos libre, y dado el magnifico estado de la nieve, decidimos coger una cámara de video para grabarnos haciendo saltos. Cuando ya habían saltado todos, solo quedaba yo, y dado que no era capaz de hacer las figuras que hacían mis compañeros, decidí saltar más lejos que nadie. De repente, me encontré volando hacia aquella pequeña elevación, casi me lloraban los ojos, justo antes de llegar sentí que me iba a matar, cuando salte, durante menos de un segundo pareció que volaba, pero como quedo grabado en el video, solo fue un instante, pues mi cara quedó estampada en la nieve.

Para no desentonar con la clase quiero acabar con una cita de la RAE. “Pedante: dicho de una persona: engreída y que hace inoportuno y vano alarde de erudición, téngala o no en realidad”.

Para ser alguien dentro de nuestra sociedad hay que saber leer,una vez en el metro unos señores de unos 80 años no sabían ni leer el recorrido que tenían que hacer a casa porque siempre iban con su hijo pero ese día no fué,yo les indique,se lo señalé,y ellos me dijeron "que suerte has tenido", y yo vuelta a mi casa me pare a pensar que es un privilegio poder leer un libro,poder informarte de las cosas,poder ser interactivo…

Creo que desde que nos levantamos dependemos de la dirección de la lectura,el periódico gratuito de la facultad,los millones de carteles colgados,el folleto que te dan antes del metro…y desde primera hora de la mañana leemos,leemos de una manera innata,en lo inconsciente del cerebro y eso es algo maravilloso,donde en los años atrás saber leer era una persona subida a un pedestal y ahora es algo innato que sale desde dentro porque desde siempre nos han insistido.

Tenemos la suerte de que hay millones de libros de todos los sectores donde podemos adentrarnos y seguir su aventuras,podemos escribir una biógrafía sobre nuestros ías,podemos hacer tantas cosas y siempre als dejamos para verano,y en verano vuelve el invierno,y así no leemos,no aprendemos,no nos culturizamos,es una oportunidad que la vida nos ha dado,como decía Noam Chomsky "leer para aprender a soñar".

Los individuos tenemos unas necesidades, algunas son adquiridas, y otras son innatas, como por ejemplo; comer, beber, dormir, y sobre todo relacionarse con el resto de la sociedad, otras tan solo las adquirimos mediante el mundo que nos rodea, estas ultimas son las que me refuerzan como persona, me hacen expresar sentimientos, deseos, como el leer o mismamente el escribir, digamos que me crean esas tensiones o necesidades que forman mi “yo”, y que gracias a esa fuerza impulsora que nos empuja a la acción, podemos disfrutar de los logros, y sobre todo de esas satisfacciones en el trabajo y en la vida cotidiana.

Los seres humanos siempre nos estamos planteando nuevas metas, el que las logremos, hace que nos inspiren confianza en nosotros mismos, y decidamos ir a por otras metas más superiores o de un nivel de aspiración más elevado, pero de lo contrario si no logramos unas metas, nuestra satisfacción interior va a ir derrumbándose poco a poco, pudiendo llegar a unos niveles de aspiración inferior, de fracasos, incluso de frustración en la persona.

Por lo que estas necesidades a su vez se convierten en una forma de vida, donde cada uno las va a utilizar de la forma que desee.

El fomento de la lectura está relacionado con la mejora de expresión escrita.Es de lógica comprender que cuanta más riqueza léxica se contenga,será más fácil poder explicarse de manera escrita.Para muchas personas es difícil mostrar lo que sienten y piensan através de un papel y boli.Por eso mismo la lectura y la escritura están relacionadas mutuamente y las dos se compenetran a la perfección.Se debe de partir de una base inicial,la cual todos deberíamos mejorar através de la lectura,y desarrollar nuestras aptitudes tanto formales como culturales.

Es un hecho,la perdida y degeneración de nuestro vocabulario.Parece que cada vez se habla con menos ganas y nuestras palabras adquieren un valor menor dentro de nuestro contexto lingüístico.Por eso se debería hacer un llamamiento específico para que esto no ocurra,o por lo menos intentar fomentar la importancia que tiene leer,y de esta manera,aprender a escribir cada vez mejor y más.

La forma escrita de la palabra es uno de los mayores logros del hombre. Es una forma de dejar rastro de la humanidad, como dice el autor: “escribo para que me lean”.

De acuerdo con el autor, no basta con escribir sino que hace falta escribir muy bien para ser un buen escritor y crear el arte que es la literatura.

El escribir es algo fundamental que tiene que practicarse cada día, porque es la forma de conocer las palabras que hablamos y poder crear con ellas belleza. Esto se conseguirá con más facilidad si leemos, puesto que enriquecemos nuestro vocabulario y así nuestra capacidad de expresión

Yo creo que tanto el hablar bien como escribir y leer están relacionados. Al leer aprendemos cómo se escriben las palabras y cómo se debe uno expresar cuando escribimos. Pero también cuando hablamos debemos mantener unas normas, puesto que no serviría de nada saber expresarnos por escrito si a la hora de hablar no mantenemos unas pautas, lo que conllevaría a que nadie nos entendiese o hubiese malentendidos. Pero como en todo, el poder expresarnos bien trae consigo mucha prática, al igual que a un cocinero las primeras veces las cosas no le saldrán perfectas, pero con el tiempo conseguirá pulir sus técnicas.

En los colegios es posible que le den más importancia a la lectura que a la escritura, ya que en general los trabajos escritos que mandan (en ocasiones relucen por su ausencia) se basan en un tema en concreto estudiado, por lo que directamente se ‘copia’ su vocabulario y en muchas ocasiones frases literales. Deberían mandar más trabajos escritos libres, en los que el alumno contáse lo que quisiera. Yo en el instituto tuve una profesora que durante los primeros 5 o 10 minutos nos mandaba escribir en un papel lo que quisieramos. Me parece una gran idea para crear el hábito de escribir en los alumnos, aunque sólo sea por 5 minutos.

¿Por qué escribir?

Escribir te permite ordenar tus ideas y "ver" que es lo que piensas. Para mí escribir es una forma de plasmar lo que quiero decir, lo que sé y lo de preguntar lo que me gustaría saber. Escribir es salir de tu mundo y pertenecer por un rato al de los demás, ya que si escribes alguien lo leerá ya sea ahora o en un futuro. También es abrir ese mundo tan tuyo a los demás y dejarlos explorar y ver lo que tu ves. La ortografía y la redacción me parece que juegan un papel muy importante, ya que le permiten a quien va a leer tu escrito, comprenderlo y comprobar que te ha llevado tiempo y esfuerzo. El escribir te da la oportunidad de dejar huella en este mundo, y no una huella cualquiera, sino, una huella personal, única e inilgualable. Entonces, ¿por qué escribir? Para existir.

La base de toda persona es la lectura; todos necesitamos hablar y escribir para comunicarnos y con la lectura podemos aprender,entre otros, vocabulario, comprensión y coherencia para realizar las dos anteriores. Por experiencia se que una persona que no ha estudiado puede escribir mejor que otra que ha podido seguir sus estudios unos años más solo con la lectura continuada y variada de libros.

Escribir es hoy en día una necesidad para el día a día, tanto para un funcionario que escribe numerosos informes hasta la ama de casa con las listas de la compra pasando por los más pequeños para sus juegos.Pero la lectura también puede darte más que una buena escritura; imaginación totalmente necesaria para hacerte la vida más fácil bajo mi punto de vista. Para escribir, hay que entender lo que se escribe y que forma más fácil y gratuita que leer.

Realmente no pienso que existan unas determinadas pautas para leer y escribir bien. Como sucede con la gran mayoría de las cosas, si las quieres hacer bien tienes que hacerlas con ganas y poniendo en ellas todo tu empeño. Esta es la fórmula principal para realizar una buena lectura y unos buenos escritos.

Todos los libros aportan algo, lo que hay que hacer, es buscar ese algo y no rendirse antes de llegar a la cuarta página. Los libros son escritos para despertar en nosotros una sensación, un conocimiento, una inquietud. Y esta búsqueda es la principal pauta que debemos seguir siempre que queramos realizar una correcta lectura de un libro.

La escritura es una de las mejores, por no decir la mejor, forma de expresarse. Ahora, que expresarse correctamente conlleva un proceso cuidadoso, tanto a la hora de elegir las palabras adecuadas como a la hora de emplear correctamente los signos de puntuación o en el momento de construir frases con un sentido claro y lógico.

La gran mayoría se pregunta ¿Por qué escribir? Deberíamos escribir por una necesidad de expresarse y de liberarse. No se debería entender la escritura como un medio de obtener riqueza y menos de obtener fama.

No es obligatorio leer o escribir, pero si lo haces, lo mínimo es hacerlo de una manera correcta.

Pienso que no existen unas reglas determinadas que nos hagan leer y escribir bien.

El hecho de escribir correctamente está relacionado, de algún modo, con la lectura ya que en ella encontramos la perfección escrita.

No es cosa de sabios leer ni escribir,ya que todo el mundo sabe hacerlo. Pero si nos referimos a hacerlo de acuerdo con las normas de ortografía ya cambian las cosas.

Por ejemplo, cuando escribimos un mensaje por el móvil lo hacemos abreviando cuanto más llegando al punto de que a veces no se entiende lo que pone. Pues ese sería un aspecto del que nos tendríamos que deshacer para llegar a conseguir la perfección en la escritura. Haciendo incapié en este tema de los mensajes, muchas veces, cuando escribimos sobre papel, no nos damos cuenta y ponemos abreviaturas.

En cuanto a la lectura, todos tenemos esa capacidad de asumir las ideas que aparecen en los libros, sin embargo, éstas no son interpretadas de la misma forma por los lectores.

Por tanto, para escribir mejor es necesario pasar por la fase de leer bien y, cuando este proceso se complete podremos obtener resultados llenos de riqueza y sabiduría.

Las palabras nos hacen libres, tanto escribirlas como leerlas. Te permiten la posibilidad de evadirte, de escaparte, de soñar…encuentras una nueva realidad donde no hay vetos, donde todo está permitido y no existen los juicios de valor.

De esta manera, para escribir bien sólo se precisa de imaginación, de sueños… es necesario conseguir que el lector se libere, que se identifique con cada uno de los personajes, que se crea que todo está permitido. Sin embargo, habría que añadir la necesidad de la coherencia escrita, del buen uso del vocabulario y la gramática para crear un buen libro.

Escribir es una faceta muy natural del hombre como cualquier acto relacionado con la comunicación social, de esta manera, todas las personas escriben para descargar sentimientos para comprenderse más y para que los demás nos comprendan; visto de esta manera, la escritura será una forma de socialización, donde lo necesario para el éxito es ,sencillamente, la interacción con cada uno de los lectores.

En principio la unica manera de leer y escribir bien, es practicando. Al igual que un dibujante tiene que dibujar mucho para tener " la mano suelta " y conseguir una mayor fluidez, un buen lector tiene que leer mucho, al igual que un buen escritor escribir mucho, para poder conseguir buenos resultados.

Leer y escribir son dos grandes dones que no todo el mundo tiene y deberiamos aprovecharlos.

Disfruta por ejemplo en tu equipo de futbol con los amigotes creando un perfil de tu equipo y redactando resumenes, o cronicas de los partidos; escribe tu sensacion de un evento en concreto, o de varios en general…

Tenemos un mundo por delante, enfrente de nuestros ojos, pero también tenemos un mundo entero en nuestras MENTES, si no lo despertamos caerá en el desperdicio.

Leer y escribir bien favorecen a una mayor creatividad, esta comprobado, y YO te lo aseguro. Si no funciona le regalamos un televisor.

Todo aquel que vea el título pensaría que aquí puede encontrar las claves de la buena escritura. La pregunta es entonces, ¿cuál es la buena escritura? Para mí, la respuesta es sencilla: la buena escritura es aquella capaz de provocar emociones en el lector, aquella que le obliga a seguir pasando las páginas, ajeno al paso del tiempo y ajeno a los acontecimientos que trancurren a su alrededor. Claro está, que lo complicado de todo esto, es llegar a provocar eso en el lector.

Existen muchos hipotéticos lectores y no es lo mismo escribir para un niño de cinco años que para un adulto entrado en la cuarentena. Por ello, es probable, que lo más importante a la hora de escribir sea adecuar aquello que quieres expresar en función de quién vaya a ser el o los receptores de tus palabras.

Esto no se concibe sin haber leido primero, sin conocer lo que pasa en el mundo, no solo temas políticos o económicos, sino también, quienes son los ídolos de los más pequeños y por qué lo son. Solo conociendo a aquellos para los que escribimos conseguiremos llegarles.

Cabría decir también, que para ser grande en cualquier aspecto de la vida, primero se es pequeño y que hasta los mejores escritores, arquitectos o publicistas(p.je.) fueron aprendices como tú, y consiguieron llegar a dónde están a base de esfuerzo, sudor y lágrimas.

Por tanto, no hay unas palabras mágicas que nos enseñen de un día para otro a escribir, sino que somos nosotros los que escribiendo día a día conseguiremos en algún momento de nuestro futuro estar entre esos grandes escritores, arquitectos o publicistas.

Para leer bien y escribir mejor se presupone que es clave tener un cierto conocimiento adquirido previamente mediante una serie de pautas o lecciones. Esto es cierto, ya que mediante el paso del tiempo bien sea leyendo, escuchando, mediante la experiencia, estudiando,etc. se puede aprender a escribir mejor, pero aún así no pienso en la existencia de una serie de dogmas que te hagan escribir bien.

Cada uno tiene su propia forma individual y personal de escribir, la cual puede ser apoyada por otros conocimientos o pautas previamente aprendidas. Se podrá tener una mayor o menor facilidad para escribir, una mayor o menor imaginación, más o menos léxico para apoyar tus tesis, pero todos deberíamos intentar escribir bien, al menos intentarlo y plasmar tus ideas mediante esta actividad. Escribir es un ejercicio que todos deberíamos explotar, ya que escribir es algo inherente al ser humano y que nos beneficia en muchos aspectos de la vida. Por tanto, dejo pendiente el trabajo de escribir como vía de transmisión conocimientos, de comprensión, de aprendizaje, de debate etc. Es fundamental al igual que la tarea de leer bien para llegar a comprender de manera correcta lo que hemos escrito.

Decálogo del buen lector y escritor.

1) Leer por gusto y no por obligación.

2) Escribir sin esperar ser leído.

3) Aceptar las críticas aunque nos duelan.

4) Tener la mente abierta y no ser reacio a lo desconocido.

5) Cualquier trozo de papel es bueno para escribir.

6) Escribir con pasión aunque lo escrito sea una tontería.

7) Quedarse en blanco es posible pero no se puede abandonar.

8) Cualquier sitio es bueno para leer.

9) La imaginación y los sentimientos importan.

10) Si cumples todo lo anterior, enhorabuena, eres un buen lector y escritor.

Yo creo que para poder saber qué debemos hacer para escribir mejor, lo que hay que hacer es escribir, a partir de ahí ya podemos hablar de mejorarnos pero yo por ejemplo que escribo, pero no demasiado creo que no sabría decir con certeza como escribir mejor. Lo único que se es que escribir nos ayuda a comprender y esclarecer todas nuestras dudas, que nos ayuda a no olvidarnos de las buenas ideas que surgen de vez en cuando y también, cuando las cosas no van muy bien, nos ayudan a desahogarnos o a evadirnos a un mundo mejor creado por nosotros mismos.

¿Dónde están los escritores?Un escritor es cualquier persona que coja un bolígrafo,un lápiz,una maquina de escribir o un ordenador y se ponga a escribir palabra tras palabra con algo de sentido.Todos podemos escribir y hacerlo bien,es cuestión de ponerse,pero sólo algunos son buenos escritores.La diferencia esta ahí,entre ser un escritor y ser un buen escritor.Los buenos escritores ya no existen o no saben que existen.Ahora cualqiera puede escribir un libro y ya se cree escritor.Pero además de tener ganas y aprender a utilizar las palabras,al igual que en el resto de las artes,es necesario tener un don.

Siempre me ha admirado la forma tan correcta de hablar de muchas personas. Llaman mi atención por su concordancia, léxico y dicción. No me refiero exclusivamente a aquellos que dominan un determinado discurso debido _con toda seguridad _ a su relación profesional con las leyes, las ciencias, las letras y la cultura en general.

Hay personas menos experimentadas, en el sentido antes dicho, que se expresan correctamente a diario ya sea en casa, con los amigos o delante de desconocidos y hasta ensimismados en actitud pensativa (y son fáciles de comprender). ¿Por qué? La educación en el hogar desde pequeños _pudiera ser_, la escuela, el medio en el cual se han desarrollado, LA LECTURA.

A menudo escucho lo importante que es leer todo cuanto pueda resultar interesante a cada cual, para no dejar de adquirir conocimientos, enriquecer nuestras fantasías o fortalecer nuestras convicciones a través de esta afición. Intentar escribir todas las ideas que se nos ocurran también es un buen ejercicio de autocorrección para mejorar la manera de decir lo que pensamos y se nos interprete con comodidad.

Escribir es la forma mas sana de plasmar todo aquello que un siente o piensa, y no hace falta ser escritor para ello. Todos deberíamos escribir, muchas veces no sólo con las palabras basta, o no nos expresamos mediante ellas como uno realemente quiere, por ello animo a los que nunca lo han probado a que se suelten con el bolígrafo.

Por otro lado no cabe duda que la escritura va unida a la lectura, y todo ello nos hace crecer en la cultura, pero desgraciadamente, y en mi opinión, la sociedad de hoy carece mucho de todo ello.

Hay cosas en la vida que es imposible de enseñar para que se hagan de talforma,y una de esas cosas es la lectura,cada persona lee y comprende lo que lee de formas distintas,pero algo que si es posible es ayudar a que se reafirme ese hábito de lectura.Para leer bien si duda lo más importante es leer de forma libre sin que nadie te obligue o te coacione,si no es así la lectura será un simple trámite cuya utilidad en ese caso será nula. Sin embargo si se lleva a cabo una lectura libre voluntaria y plenamente por gusto y/o interés los resultados serán muy diferentes, comprenderás todo de una forma mucho mejor,te hará investigar por libre de los asuntos que trate la lectura y te formará como persona y hará aumentar el poderío cultural el intelectual que uno posea.

Por otra parte para poder escribir bien, es sin duda necesaria una cosa, leer, y concretamente leer bien. No solo por el hecho de un mayor enriquecimiento ortográfico y conceptual sino que el hecho de ver como lo ahcen otras personas hace que tu busques la forma que más se asimile a la tuya propia, porque la forma en que se lleva a cabo una escritura es personal, es decir cada uno posee una propia y para hacerlo bien será necesario pulirla y adaptarla interiormente a cada persona.

¿A qué llamamos leer bien y/o escribir mejor?

Desde luego que escribir bien implica, como principio necesario, el no tener faltas de ortografía y, que a la hora de escribir, para que pueda ser comprendido por los demás, lo hagamos manteniendo cierto hilo de coherencia y cohesión. Pero también podríamos llamar el "escribir bien" a escribir con el corazón, no todos tenemos el mismo nivel cultural como para no cometer ciertos errores, en definitiva el errar es humano, pero sí es propio de cada uno la imaginación y las cosas que dentro de ella se cuecen. Yo creo que si contamos aquellas cosas que flotan por nuestras mentes poniéndolo por escrito para poder compartirlas, estaríamos escribiendo bien, "bien" teniendo en cuenta que lo haríamos con pasión, como las cosas deben hacerse. Ahora bien, si que es esencial el tener cierta afición por la lectura para ir adquiriendo esos "trucos" o mas bien llamadas "pautas" para que la lectura que realicemos sea comprendida, si no por todos al menos por la mayoría, para luego poder reproducir de forma más correcta aquello que deseamos contar.

para saber escribir,primero hay que leer,es algo básico aunque no todo el mundo que lea sabe escribir,para hacerlo bien hay que practicar,la práctica te da la soltura,aunque cierto es, que por mucho que leas y por mucho que practiques no eres un buen escritor,yo pienso que un papel crucial lo juega la inspiración y el nacer con un don especial que convierta unas simples palabras,puntos y comas en un frasco lleno de sensaciones.

Escribir en este momento es para mi un hobbie,pero me gusta hacerlo,pienso que las historias , situaciones y vidas que presencio no merecen el silencio.

Desde el momento en que se abre el libro, se deben centrar los cinco sentidos en la historia ante la que nos encontramos sin dejar que nuestra cabeza divague entre otras cuestiones. Hay que hacer de los pensamientos de los personajes nuestros pensamientos, creernos la historia, vivirla, identificarnos con los personajes, deshojarlos, conocerlos a fondo, sumergirnos en los acontecimientos, como dejar que nuestro cerebro galope por los escenarios descritos, que nuestro vello se erice o que nuestro corazón vibre. A los personajes hay que ponerles cara, voz y carácter de amigos o familiares nuestros, hacer del protagonista una persona cercana a nosotros, conocida. De este modo viviremos la historia mucho mas sentimentalmente. No leer mas de los que nos apetezca, así mantendremos total atención en el texto.

Algo que nos parece tan simple ahora, una vez ya aprendido y asimilado como es leer y que ahora apenas valoramos es una de las principales fuentes de aprendizaje que tenemos la suerte de poder acceder. Un buen libro nos abre puertas a miles de ideas genera en nosotros dudas , planteamientos y algunas respuestas que nos serán fundamentales a lo largo de nuestra vida.

Es importante inculcar a los niños a leer ya que es algo que es bueno coger por costumbre ,te ayuda a expresarte a escribir bien, aumentas vocabulario, aprendes expresiones y poco a poco agrandas el abanico cultural que te ayuda a tener una escritura y expresión mucho más fluida.

Para ello es mejor empezar con libros que te llamen la atención ,involucrarte en la historia, meterte en ella y vivirla, imaginarte el entorno , los personajes y todo lo que rodea a el argumento….. Leer en un ambiente tranquilo cómodo y que favorezca tu concentración ayuda mucho.

La mejor forma para escribir bien y leer mejor es practicando, es decir, uno no nace aprendiendo, por lo tanto si una persona lee y lee le acabara resultando más fácil el hecho de la lectura, a pesar de que los textos sean difíciles. También creo que el hecho de leer supone concentración, paciencia , y estar atentos a lo que estamos, algo que en la actualidad no se ve mucho porque el mundo en el que vivimos en muy rápido. Pero en todo caso las claves para una mejor comprensión de la lectura serian esas: CONCENTRACIÓN, ATENCIÓN Y PACIENCIA.

La tarea de escribir bien esta más o menos resuelta si controlamos la lectura, puesto que un nivel alto de lectura supone que la persona esta acostumbrada a ver determinadas formas de expresión, como se escriben las palabras…lo que la lleva a aplicar esas pautas a su modo de expresión escrita. Ahora bien si tuviésemos que poner una pauta para escribir bien, yo diría que es el propio hecho de ESCRIBIR.

Cuando pienso en escribir me entra pánico, es una de las cosas en las que debo reconocer no me defiendo como debería. Quizás por el poco hábito de lectura, o por la poca frecuencia con la que suelo encontrarme con la situación en que se necesita de mi escritura. Viniendo del bachillerato artístico, donde casi todo era práctico y el desarrollo escrito no estaba a la orden del día me siento un poco verde en el asunto, por lo que puedo asegurar por experiencia propia que la práctica hace la perfección (o al menos hace que te acerques a ella). Eso sí, sin esfuerzo por mejorar o por aprender constantemente la práctica de poco sirve.

El arte de escribir.

Todo buen escritor que se precie es perfeccionista y no intenta sólo plasmar su idea sino adornarla a través de sus propios recursos para poder llegar al lector y transmitirle ese sentimiento que ronda por su cabeza. Sin embargo, la tarea de escribir no es nada fácil porque el buen escritor siempre será humilde y no reconocerá su gran trabajo o nunca le parecerá demasiado bueno como para poder despertar en su lector más fiel algún tipo de emoción.

Cuando lees ese texto que te pone los pelos de punta por culpa del asesino que aún anda suelto y la policía no es capaz de capturar o ese fragmento que provoca que salte una pequeña lágrima de emoción cuando los dos personajes protagonistas de la historia que lees cada noche por fin se dan el beso inocente, te das cuenta de que ese texto provoca ciertas emociones y sensaciones que como buenos aprendices debemos de intentar reproducir sin desanimarnos cuando volvemos a releer uno de nuestros textos porque lo más seguro es que no lleguen a expresar con exactitud aquello que queríamos transmitir.

Leer, técnicamente, es algo indispensable en nuestra cultura, ya que en cierto modo nos permite entender e interpretar la realidad. Pero leer no es solo esto, es una manera de ver la vida, que necesita de nuestra práctica y empeño, por lo que para leer bien ( y disfrutarlo ) hace falta que lo hagamos a menudo, y no por obligación, sino como algo esencial que forma parte de nuestra vida diaria.

Escribir es algo más complejo, ya que requiere de nuestra imaginación y creatividad. Escribir todos los dias, tanto como si es por trabajo, estudios …etc, como si es por placer, es algo muy saludable y que todos deberíamos hacer, porque nos enseña a expresarnos y a conocernos a nosotros mismos.

En nuestra sociedad se nos enseña, desde que somos unos niños, que leer es algo indispensable para salir adelante en la vida.Cierto es que no soy capaz de imaginarme viviendo sin saber leer, algo que a simple vista y con el paso de los años nos parece tan simple que ni siquiera le damos la importancia que deberíamos.Sin embargo, para alguien que está aprendiendo o que no dispone de los recursos necesarios para ello (afortunadamente cada vez son menos las personas que se encuentran en esta situación) le parece algo asombrosamente extraordinario el poder comprender muchas cosas gracias a la capacidad de la lectura.

Leer es algo fácil, pero comprender juega un papel esencial a la hora de ponerse frente a un cúmulo de palabras.Si en ocasiones no logramos comprender aquello que leemos, ¿cómo vamos a ser capaces de escribir algo coherente que los demás puedan entender? Para mí escribir es lo mas complicado de todo.No obstante a veces resulta necesario para expresar nuestros sentimientos, realizar un trabajo, comunicarnos con otra persona o simplemente por placer.Es placer lo que ciertas personas sienten a la hora de dejar volar su imaginación y plasmar todo aquello que pasa por su mente en papel para que el resto podamos apreciar su obra de arte.

Para leer bien, simplemente hay que coger práctica, intere´sarse por ese amplio mundo que es la lectura, y así, poco a poco irás conociendo lo importante que es leer. Tan importante, es que gracias a ello es como mejor se aprende a escribir bien, ya que inconscientemente, se absorbe todo lo que el libro te ofrece.

En resumen, sin leer bien y escribir mejor no podrás llegar a la realización humana, meta de toda persona.

Para escribir bien, hay que leer mejor, y leer muy bien sólo se consigue eligiendo obras de calidad, y cuya temática nos resulte interesante. Nunca se debe leer por obligación, sino por placer. Únicamente así nos empaparemos del texto, mejorando inconscientemente nuestro léxico y nuestra sintaxis. Eso sí, esto sólo proporciona una base. Escribir bien requiere mucha práctica.

Pienso que lo de leer bien es fácil, consiste en elegir buenos libros, que te ayuden a mejorar tu imaginación, tu cultura, tu lenguaje…

La verdad es que para ello antes debe gustarte leer,quizás por eso a mi me resulta fácil, porque me gusta.

Lo de escribir bien ya me parece algo mucho más complicado. Creo que se necesita muchísima imaginación,paciencia y mucha dedicación.

Yo de pequeña solía decir que quería ser escritora pero se ve que al final me falto armarme de ese valor que dice el texto que es necesario.

A pesar de ser complicado hay algo que esta claro para saber escribir bien antes debes saber leer bien.

Escribir es imaginar, dibujar, inventar, crear, soñar, viajar a otros lugares, pasar el tiempo en un mundo distinto al de los demás, un universo creado por cada uno, donde pueden ocurrir las cosas que siempre hemos deseado. Nuestros sueños pueden cumplirse cuando escribimos. Los sueños se hacen realidad. Escribir puede dar vida a nuestros deseos, deseos que en otro lugar no podrían llevarse a cabo con tanta fuerza. Todos podemos escribir, es más, todos deberíamos escribir. Escribir es como soñar, evita que nos volvamos locos. Escribiendo nos desahogamos, contamos cosas que nunca antes habíamos contado. Aumenta nuestra capacidad de palabra, porque escribir es la mejor manera de expresarse, de ordenar las ideas, es como una especie de terapia que todos deberíamos hacer de vez en cuando. Y no para que nos lean: escribir es para uno mismo, viene en beneficio propio. Si luego gusta, bienvenido sea, pero escribir se convierte en ayuda para el que escribe.

Cada día en nuestro diario vivir nos encontramos ligados a comunicarnos tanto oralmente como en escrito y esto supone el saber cómo hacerlo; una de las formas que mejor da resultado y que desafortunadamente hoy en dia carece de presencia es LEER, puesto que nos afanamos en otras cosas en vez de preocuparnos por la informacion que nos puede aportar un libro. Por ello, la mejor manera de saber expresarse se encuentra leyendo, culturalizandose y conociendo que el conocimiento humano para su progreso depende mucho de lo que nosotros mismo queramos que entre a nuestra mente, por eso debemos animarnos a aprender para no dejar que la ignorancia nos acoja y perdamos lo importante que es saber cada dia más!.

A leer se aprende leyendo, y a escribir, escribiendo. Puede parecer obvio, pero no lo es tanto, hoy se necesita la inmediatez.

Pero para leer y escribir bien lo primero que se necesita es tiempo. La lectura y la escritura son actividades de cierta dificultad, que necesitan de mucha práctica.

Para leer bien, se necesita leer mucho para coger cierta rapidez y agilidad, pero hay que leer sin prisa, puesto que leer bien, también significa leer los silencios. Lo mejor es leer en alto, para escucharse a uno mismo, ser consciente de lo que se lee, y darse cuenta de los errores de uno mismo (saltarse líneas, cambiar palabras, o tener que hacer una pausa en la lectura porque te ahogas al leer).

Para escribir bien, además de la práctica, tienes que saber leer bien, puesto que son actividades complementarias, me explico, tienes un texto escrito y, para saber si está bien o mal escrito tienes que leerlo, si se sabe leer bien, se podrá corregir el texto mejor: al leer ves donde tienes que poner una pausa, o si faltan o sobran palabras.

Es un trabajo arduo que necesita de gran dedicación y de muchas ganas, donde los resultados no se ven inmediatamente. Por eso a la hora de aprender a leer y a escribir bien, quizá lo más importante sean las ganas y lo que cada uno está dispuesto a dar de si mismo.

Para escribir, yo creo que a parte de haber “devorado” muchos libros, se necesita concentración e imaginación. No todo el mundo tiene el don de la escritura, y de saber cómo intrigar al lector con su historia, llegar a sus sentimientos, conmoverle o hacerle reír. El que tiene este don sabe jugar con lo que escribe y sabe convencer al que lee que la obra verdaderamente es buena, aunque el autor crea que no ha llegado a sus metas, a la perfección de una obra.

Todo el mundo puede escribir algo, bueno o malo, pero no todo el mundo puede ser escritor y vivir de ello. Para ello, uno necesita un vocabulario rico, un uso de la gramática correcto y, sobretodo, experiencia.

Para leer mejor, simplemente hay que saber elegir buenos libros.

Para escribir no hace falta ser un genio. Todo el mundo tiene la capacidad de escribir, pero no todo el mundo tiene la capacidad de escribir medianamente bien. ¿Que cómo se consigue? a parte de leer, leer, y leer, hay algo igual de importante: SABER. Saber lo que se quiere decir, cómo se quiere decir y a quién se quiere decir… Si ya sabemos todo eso, esto de escribir nos tendría que resultar un juego de niños. Pero no, aún sabiendo, aún teniendo las cosas claras nos resulta difícil esta tarea. ¿Parece que falta algo no? ¡claro que falta algo! falta que tengas tinta en las venas, falta que te encante escribir, que sientas la escritura latiendo dentro de ti.

:-D

Para poder escribir bien hay que leer mucho. Saber leer, no es distinguir unas letras de otras, hay que comprender lo que se lee.

Escribir bien, no es simplemente seguir unas reglas gramaticales, sino saber transmitir las ideas y los sentimientos de quien escribe. Además para escribir bien, hay que valer, quien pueda ponerse delante de un papel en blanco y dejar fluir buena literatura es un privilegiado.

Hay dos tipos de escritores, los que escriben para ganar fama y solo quieren entretener, y los que maravillan y enamoran con lo que sale de su mente y sus manos.

Leer es imprescinble para escribir bien. Cuándo estás leyendo un libro y metido dentro de su historia, sin darte cuenta también estás mejorando tu escritura.

Por otra parte si escribes bien, leerás bien, más fluido y con mayor comprensión.

Cada día debemos escribir y leer un poco, porque nunca escribiremos o leeremos perfectamente.

“ Yo escribo para quienes no pueden leerme” dijo un escritor uruguayo.

No todos sabemos leer, terminarnos los libros, leer un sinfín de hojas, no nos indica que sepamos leer, leer entendido como la capacidad de comprender lo que nos están diciendo , pensamos también que todos podemos escribir, y que solo con coger un lápiz y un papel e ir hilvanado una serie de palabras con sentido nos convierte en escritores, pero esto no es así , es decir , cuando uno contempla un cuadro de Velázquez , podrá entender que está delante de una obra maestra porque alguien se lo habrán dicho pero llegar a comprender esa obra es otro mundo, Velázquez pintaba para que sólo aquel público con unas capacidades intelectuales pudiesen entender sus cuadros y aunque hoy en día todos creamos que entendemos sus cuadros estamos muy equivocados.

Eso pasa hoy en día pero al contrario , todo el mundo publica un libro pero eso no le convierte en escritor. El escritor al igual que el lector tiene que ir cultivando poco a poco el conocimiento de ese gran instrumento que es la palabra: saber que cada palabra lanzada al papel puede contener el mundo entero.

Tanto leer bien como escribir es un arte, y como tal se requiere de una formación intelectual para poder realizarlo y sólo se consigue con una gran práctica y constancia.

Yo de pequeña solía escribir. Escribía mucho, y lo cierto es que no lo hacía mal, o eso me hicieron creer. Incluso gané concursos literarios infantiles con alguno de mis cuentos, que enviaban mis profesores de primaria, y que mis padres enseñaban orgullosos a sus amigos. Tenía una imaginación desbordante, y de pronto un día la perdí. Sin más. Dejé de escribir. Yo argumentaba a mis padres, enfadados por haber dejado de hacerlo, que la había malgastado toda en muy poco tiempo y que se había acabado. Ahora entiendo que por aquella época, devoraba los libros, siempre tenía alguno entre manos, y como puse en una de las prácticas que hemos realizado en este curso, los libros son una fuente de inspiración. No es ninguna broma, para saber escribir hay que leer, aunque es obvio que esto no es suficiente, no es ni de lejos el único requisito para ser un buen escritor. Durante una buena época (coincidiendo con mi adolescencia) dejé de leer, al menos al ritmo al que lo hacía antes. Afortunadamente, volví a hacerlo, aunque no tengo medida. No soy capaz de terminar un libro que no consigue engancharme en sus primeras páginas (a pesar de saber que es un craso error), ya que considero que la lectura es algo tan importante que necesito vivirla al 100%, que no puedo perder tiempo con algo que no me va a llenar. No puedo consentir que un mal libro me quite las ganas de leer, que “mancille” algo tan imprescindible como la lectura. En cambio, cuando encuentro ese libro que consigue seducirme, no soy capaz de dejarlo hasta que se me cierran los ojos, hasta que tengo que irme, hasta que no me queda más remedio que cerrarlo y volver a la vida real.

La mejor forma para leer bien y escribir mejor es practicando, es decir, uno no nace aprendiendo, por lo tanto si una persona lee y lee le resultará más fácil, a pesar de que los textos sean difíciles. Las claves para leer bien son: concentración, paciencia y estar atentos a lo que se está leyendo.

La tarea de escribir mejor está más o menos resuelta si controlamos la lectura, puesto que un nivel alto de lectura supone que la persona está acostumbrada a ver determinadas formas de expresión, a ver cómo se escriben las palabras…lo que la lleva a aplicar esas pautas a su modo de expresión escrita. Ahora bien si tuviésemos que poner una pauta para escribir mejor, es el propio hecho de escribir.

Se acerca mucho a la categoría de tópico el hecho de establecer pautas para leer bien y escribr mejor. Si bien es cierto que, sin un buen palmarés de lectura, el escribir bien se convierte en una carrera con obstáculos constantes e imprevistos. Pero, desde siempre he creído en la afirmación -que he oído repetida hasta la saciedad- de que escribir bien es un don. Absolutamente. Al igual que un maestro del piano o un ajedrecista de élite. Para escribir bien no solo hace falta tener una estructuración y morfología sintáctica a la perfección: hay que transmitir. Sentimientos, inquietudes, conocimiento, sensaciones…

Hay que sobrepasar toda teoría o modelo y crear algo nuevo. Ser escritor -ser creador-, pues, no se enseña. Se es o no se es.

Escribir es llevar a lo material algo intangible como son las ideas y los sueños, y saber expresarlo no es nada facil.

Desde luego todos podemos escribir, pero solo unos pocos son los que saben escribir bien y plasmar los mundos que tienen en su mente en algo tan impersonal como es una hoja de papel.

La base para escribir bien es, sin duda, haberse empapado antes mediante la observación que en este caso se traduce a la lectura; pero eso no quiere decir que el que más libros haya consumido tenga más posibilidades de convertirse en un buen escritor, ya que lo indispensable es haberse sumergido en la lectura y haber disfrutado (u odiado) de las opiniones del autor. Eso es leer bien.

Leer bien como todo lo bien hecho es un arte, cuando tecleo en google "el arte de la lectura" me aparece en primer lugar un blog con este nombre, en el que encuentro este cuadro de Nicolai Chistiakov, pintor nacido en Minsk Bielorusia en 1981.

En el aparece una hermosa mujer tumbada en un cómodo sofá leyéndo un libro, he intentado pegarlo aquí pero esto es sólo texto. Os recomiendo que lo veais, por lo de una imágen…

elartedelalectura.blogspot.com/2006_02_01_archive.html

Leer bien es disfrutar con la lectura y creo que este cuadro refleja todo eso.

Yo, que siempre trabajo y me desvelo

por parecer que tengo de poeta

la gracia que no quiso darme el cielo.

Miguel de Cervantes

Líbreme Dios de la tentación de querer ser autor de algún libro por el hecho de haber leído muchos.

Tanto más importante que ser escritor es pertenecer al grupo, no demasiado numeroso de los buenos lectores. Me refiero a los que leen sin más y van de un libro a otro sin ambicionar que su propio pensamiento deba perpetuarse. Como yo formo en este grupo de los buenos lectores, soy amigo sin reserva de los buenos escritores…Asimilar y no retener. Humildemente.

"Desnudo Pudor" (1964). Manuel Halcón.

Manuel Halcón Villalón-Daoiz (Sevilla, 25 de diciembre de 1900 – Madrid, 29 de julio de 1989) fue un escritor y periodista español.

Si ellos lo tenían tan claro no tendré yo la osadía de llevarles la contraria y no me queda más que decir, Amen.

Resulta evidente que para escribir bien hay que saber leer, pero todo siempre se puede mejorar con unas pequeñas pautas:

1. Lee mucho, tranquilo y relajado como si no existiese nadie a tu alrededor, disfrutando con cada palabra que leas.

2. Escucha a las personas de tu alrededor y escúchate a ti mismo, a sí aprenderás con los demás y te darás cuenta de tus errores al hablar.

3. Y por último, escribe todo lo que se te pase por la cabeza, escribe en tu diario personal o haz un libro como afición o entretenimiento para ti.

Estos son solo unos pequeños consejos pero hay muchísimos, así que ponte a descubrirlo por ti mismo, ¡es muy sencillo!

Siendo niños nos obligaban a escribir , en el colegio nos intentaban inculcar la importancia de la lectura y a muchos de nosotros sólo nos importaba entregar el trabajo a tiempo para que no repercutiera en nuestras notas….eramos unos crios y no sabíamos la importancia que tendría para nuestro futuro , nuestro saber hacer y nuestra comprensión. Empecé a escribir siendo una niña y si os digo la verdad no sé porque lo hacía y sigo sin saber por qué lo hago a día de hoy. Sólo estoy segura de que escribir nos desahoga , hay quienes escriben para ser leídos y quienes simplemente lo hacen para dejar constancia de su forma de pensar , de su estilo de vida o de sus valores o formas de entender las cosas. Todas los planteamientos son lícitos y nadie es quién para cuestionar por qué escribimos , por qué leemos o que nos incita a ambas cosas. La lectura nos lleva a mundos desconocidos y a personalidades muy dispares a través del autor y lo más importante es coger un poquito de todos para llegar a transmitir a través de los textos que creamos nuestro pequeño mundo.

Así, sólo recomiendo escribir para ser leído y ser leído para recibir críticas que nos hagan día a día crecer como "pequeños escritores" dejándonos un camino abierto para llegar a ser algún día el gran escritor que muchos llevan dentro. Por esto , lee , asimila y escribe sobre todo lo que te afecta o consideres importante , pues aunque otros no lo entiendan como tú , la escritura no caerá en saco roto.

Para leer bien tan sólo hace falta práctica. Con la práctica conseguirás leer más rápido y comprender mejor lo que estás leyendo. Es recomendable leer en voz alta para escuchar que lo que estás leyendo lo estás leyendo bien, para darte cuenta de los errores, para saber hacer las pausas adecuadas en los puntos y las comas. Para leer bien se necesita tiempo y ganas, pues si no lees con entusiasmo, es como todo… cuando tienes interés haces las cosas mejor.

Una anecdota familiar que me viene a la mente y me parece muy graciosa. Cuando una prima pequeña, en párvulos, comenzaba a leer, tenía que leer en voz alta y no sabía bien cómo hacer las pausas. Cuando llegaba a una coma, nos explicaba que la profesora la habia dicho que tenía que decir en voz baja la palabra ‘coma’, y cuando llegaba a un punto, decir en voz baja ‘punto y seguido’ o ‘punto y aparte’ según correspondiese. Un día estaba leyendo conmigo y en el texto aparecían tres puntos suspensivos, al llegar a ellos se paró un rato. Yo extrañada la dije ¿por qué paras?, a lo que ella me respondió: tengo que decir en boz baja ‘punto seguido de otro punto seguido de otro punto’, y yo me eché a reir.

Para escribir bien es imprescindible saber leer bien porque te ayuda a saber expresarte, a no cometer errores gramaticales ni ortográficos y porque una vez escrito un texto, debes releerlo y corregirlo si es necesario.

Hace tan solo dos años, descubrí una página en internet en el que aparecían plasmados una serie de poemas, de historias realizadas por una persona, amante de la literatura, y comencé a leerlos. Poco a poco me fui adentrando en un mundo lleno de palabras tan fascinantes que me fui interesando por la escritura. Tal vez, no sea buena escritora, pero la lectura de esos textos me hicieron reflexionar al máximo. La lectura ya sea de libros, periódicos, pequeños textos e incluso de poemas es importante para llegar a alcanzar grandes conocimientos. Leer sin duda es el anticipo para escribir bien. Leer es tan solo la salida para poder llegar hasta la meta de la escritura.

Lo que esta claro es que si no lees, es imposible que puedas escribir, aunque tambien es claro que leer no te garantiza para nada escribir bien. Para poder llegar a ser escritor se necesita ante todo tener claro lo que se quiere plasmar, y luego tener capacidad para hacerlo. Se han de tener unos conocimientos basicos y luego ese "algo" que te hace ser diferente al resto. Pero para todo hay que ser muy constante y practicar mucho, tanto la lectura como la escritura.

En mi opinión leer bien es relativamente complicado, pero escribir bien resulta casi imposible.Sólo unos pocos "elegidos" pueden llegar a dominar esta técnica.

Está claro que si quieres escribir algo medianamente aceptable debes tener una gran capacidad de lectura, no sólo para escribir adecuadamente, sino que además la lectura te servirá para nutrirte y ser capaz de escribir historias, y poder dar forma a una pequeña idea y transformarla en un conjunto con sentido.

En definitiva, tenemos que leer para aumentar nuestra capacidad intelectual, y a partir de ese punto todo surgirá, como por ejemplo escribir.

A veces es difícil expresar todo lo que queremos decir con palabras,

A veces es fácil escribir todo lo que queremos plasmar en un texto,

A veces, pero solo a veces, leemos un libro que nos emociona,

que nos hace reflexionar, con el que nos sentimos identificados,

con el que realmente podemos expresarnos, con el que queremos decir todo.

Para poder escribir y leer bien tan sólo hay que hacerlo, leer y escribir lo que queramos, así es la única manera de poder hacerlo mejor que bien.

Escribir bien es un Don, no se puede aprender en ninguna Universidad,y son pocos los elegidos que lo tienen. Una vez que lo tienes, si que se puede desarrollar o mejorar…pero nunca empeorar, lo tienes y lo tienes. Otra cosa muy distinta es leer bien, para leer bien no solo hay que entender lo que dice el texto, hay que ir más allá, saber que nos quiere decir el autor, sabiendo que muchas veces las palabras con que lo expresa no son las adecuadas, pero si sabes leer entiendes el significado oculto, pero a diferencia de escribir bien, no creo que leer sea un Don, leer bien si que se puede aprender o desarrollar, pero para ello tienes que practicar, leer, preguntarte el porqué… y muchas veces no estamos dispuestos a buscar el significado oculto de lo que nos dicen, nos quedamos con lo superficial.

Todo buen escritor es buen lector por naturaleza, ya que la lectura, pausada y crítica, es el primer paso para la correcta escritura. Creo que todos podemos llegar a escribir bien pero no todos podemos ser escritores, y aunque la lectura, como ya he dicho antes, es la base, no es el único elemento que diferencia a los buenos escritores de los simplemente “mediocres” o “correctos”.

Cuanto más se lee mas consciente es uno de si mismo y del mundo que le rodea, y ya solo por eso, la propia lectura es la mejor herramienta para conocer y diferenciar a los buenos escritores; aquellos que no solo utilizan las palabras como un medio para contar una historia, sino que trabajan con ellas, moldeándolas a su gusto y llenándolas de carisma para plasmar luego sus ideas

Supongo que aprender a leer y escribir mejor es como todo: mediante, el interés y la determinación, la observación, la práctica y el error. Para empezar hay que tener interés, tanto en lo que se lee como en lo que se quiere escribir: tenemos que leer algo que nos guste, que nos inquiete y que nos despierte curiosidad y si lo que queremos es escribir, hay que saber lo que se quiere contar y como hacerlo, pero sobre todo hay que querer contar algo, tienes que querer ser leído. Una vez conseguido esto, tenemos que tomar alguna referencia, algún escritor que admiremos, que nos "enganche". Leyendo sus obras podemos ir haciéndonos una idea de lo que queremos ser, y a partir de ahí podríamos desarrollar un estilo propio de escritura. Por último, con la determinación como base y mediante los conocimientos adquiridos llega la hora de la práctica. Mediante el ensayo y el error y posteriormente mediante la lectura en voz alta para otros y para uno mismo, poco a poco podremos mejorar nuestras habilidades a la hora de leer y escribir.

Enfrentarte con un papel en blanco no es nada fácil (y menos si tu comida se sustenta de eso!!). Desde pequeña me han impulsado a este tipo de retos, y está claro que cuanto más sabes, más has vivido y más lees… conoces más mundo y esto te permite dar una mayor rienda suelta a tu imaginación. Es una lástima que ya no se lea tanto, porque leer no es solo vivir una aventura que se termina en algún momento; es otra cosa, se trata de arrancar el motor de tu cerebro y darle cabida a todo tipo de emociones, vivencias, sentimientos de personajes, finales que te esperas o que no, decepciones, alegrías, suspiros de tranquilidad al leer el final que querías… Si leer nos estimula…imaginaos crear esas propias historias..! Los bolígrafos son los medios que nos permiten plasmar todo lo que encontramos volando por nuestra imaginación… pero para que ese mundo de fantasía esté lleno de cosas, debemos llenarlo leyendo y viviendo. Ahí entra nuestro interés por invertir en nosotros mismos o no.

Leer y escribir es una tarea fácil si lo aprendes desde pequeño. La dificultad de la escritura está en ser capaz de escribir con fluidez, con coherencia y sin faltas de ortografía; y de la lectura está en ser capaz de comprender lo que el autor quiere expresar y hacer sentir. Y conseguir esto, ya no es tan fácil.

Creo que ambas cosas están unidas. Para escribir bien, la lectura de libros es muy importante. Y para comprender lo que los escritores de estos libros expresan, es vital que lo hayan escrito bien. Por eso es tan adecuada la idea de escribir para que te lean, que introdujo André Gide.

Por tanto como pauta aconsejo poner en práctica, tanto la lectura como la escritura, lo máximo posible. El simple hecho de intentar leer una buena literatura y de esforzarte en escribir cada día, hace que escribas y leas mejor.

Leer y escribir, dos asignaturas con las que tuvimos nuestros primeros contactos cuando apenas levantábamos unos palmos del suelo y de las que nos examinamos todos los días. Leer, no es simplemente saber identificar las letras y pronunciarlas, tampoco dibujar caracteres es escribir; lo difícil es extraer contenidos, comprenderlos, elaborarlos y plasmarlos en una hoja en blanco, para que a su vez sea otro, el que inicie de nuevo el proceso. No comparto la idea de Enrique Vila-Matas de que «nunca se llega a elaborar la obra perfecta o genial», porque creo que son los lectores los que al final determinan su calidad; por otra parte, estimo que uno mismo sí es capaz de valorar si lo que ha escrito está muy bien, bien, sólo es para salir del paso o no vale la pena.

Tiempo, dedicación, práctica, voluntad por aprender, mejorar, utilizar un lenguaje rico en sustantivos, adjetivos, verbos y estructuras, evitar la repetición constante de los mismos componentes lingüísticos y sorprender con las asociaciones, podrían ser algunas pautas para iniciarnos, o continuar, en estas dos disciplinas. Abogo porque todo aquel que verdaderamente se empeñe pueda llegar a ser un excelente lector o escritor. No es cosa de «elegidos», sino de constancia, los primeros podrían justificar su existencia en la ficción bíblica, pero no así en el mundo real.

Para leer bien lo principal es ponerse a ello con entusiasmo y energía, tomándoselo con calma para entender lo que se nos está diciendo. Leer es una práctica fundamental que nos enseñan desde que entramos al colegio y no hay mejor manera de mejorarla que leyendo todos los días, como cuando empezábamos. Escribir de manera correcta es también una consecuencia de la frecuencia con la que leemos y cuánto leemos. Cuantos más libros se leen menos probabilidades hay de fallar en la escritura y al mismo tiempo enriquecemos el vocabulario. Un factor determinante que está estropeando la escritura son los sms. Para solucionarlo deberíamos dejar de escribirlos con tantas abreviaturas o practicar escribiendo con más asiduidad.

Siempre me ha gustado leer.

Cuando era pequeña, no quería que mi madre me contase cuentos, sino coger un libro y leerle yo a ella un par de páginas… o las que me dejase.

Una vez he ido creciendo, he ido encontrando en los libros todo lo que necesitaba: aventuras, comedia, drama, suspense… aquello que mi cerebro o mi corazón demandaban en cada momento.

En primero de carrera, tuve una profesora que me enseñó a amar a los escritores casi más que a los libros y así Dostoievski o Joyce, se convirtieron en compañeros de viaje. Sus vidas y sus razones para escribir lo que escribían eran casi más interesantes que su obra y así la enriquecían de una manera sorprendente.

Sé desde hace mucho tiempo que la palabra (oralmente hablando) no es mi fuerte, pero escribiendo soy capaz de expresar todo lo que me inquieta, por eso he convertido lo escrito, en parte de mi futuro profesional.

Eso sí, aunque considero que escribir es un talento, necesita una base cultural para poder ser desarrollado y su fuente fundamental son los libros, para aprender así de los grandes maestros que nos ha brindado la historia.

Siempre digo que querer es poder, pero muchas veces no es cierto. Queremos escribir, estamos animados, nos sentimos inspirados, incluso tenemos ganas de hacer lo que nos manda el profesor… pero muchas veces nos asusta ese papel en blanco. Por eso, creo que debemos enfrentarnos a ese papel, si no tenemos nada que escribir, escribir lo que se nos ocurra, escribirlo todo, escribir cosas absurdas, sin sentido incluso, porque a partir de ahí se te ocurren cosas nuevas, cosas mejores y vas avanzando conforme vas escribiendo y llegara un día en el que el papel en blanco sea tu amigo, y no tu enemigo. La lectura te aporta mucho a la hora de escribir, y cuanto mas leas, mejor escribirás. Pero para sacar provecho de la lectura, hay que leer bien. Leer significa comprender lo que te esta diciendo el libro, y para eso tenemos que saber que significa una línea antes de leer la siguiente, juntarlas todas y darle sentido al párrafo. No hay que ponerse nervioso, no pasa nada si no entiendes lo que dice, vuelve a leerlo las veces que haga falta. Es mejor pasarte veinte minutos leyendo una página, y entender todo lo que te dice, a leerte el libro entero en veinte minutos y no enterarte ni de cual es el titulo. Porque el libro (o texto) ha de ser leído y entendido, y si no lo has entendido, no ha servido para nada.

A algunos les hace falta silencio sepulcral, a otros música.

Unos necesitan un tiempo y un espacio particular, a otros les basta con un sitio en el metro.

Algunos leen lo estrictamente necesario, otros leen cientos de páginas cada vez.

Pero lo cierto es que para leer bien hace falta un cocktail de atencíon, concentración, interés e imaginación que será más que suficiente no sólo para comprender lo que se lee sino para disfrutarlo a plenitud.

Para escribir, la práctica es la mejor pauta que se pueda seguir. Ningún gran futbolista ha llegado lejos sin horas de práctica, pues un escritor tampoco.

Ambas cosas van de la mano, sin duda para escribir mejor, hace falta leer bien.

Escribir es una de las mayores formas de expresión, es plasmar las ideas en un soporte que permite que otros lean y se empapen de ello; leer es una de las mejores formas de evasión, es conocer y aprender. Uno sin el otro no tendrían sentido y son dos de las primeras cosas que aprendemos en nuestros primeros años de formación, y que nos servirán para el resto de nuestras vidas.

Realmente son importantes y no estamos dándoles este grado. Nos olvidamos de que debemos leer para saber escribir con corrección, y que además nos enriquecerá fuertemente, tanto en el arte de la escritura como en la capacidad de crear historias y analizar conceptos. En mi opinión, el punto álgido de la cuestión, es tener la capacidad para poder expresar con precisión todo lo que nuestra mente esconde, poder leerlo en público y que éste disfrute y se interese.

Deberíamos tener ilusión por aprender a escribir y compartir con los públicos todo lo que cada uno tenemos en nuestro interior, así otros podrán aprender con nuestros textos.

Parece fácil y todos nos vemos con la capacidad suficiente para hacerlo.¿Quién no va a saber escribir?, nos preguntamos en muchas ocasiones.Pues bien, esto va mucho más allá de las meras oraciones con sentido.Infinidad de veces infravaloramos a los escritores sin darnos cuenta de la dificultad que trae consigo la capacidad para llenar de historia lo que comienza siendo una hoja en blanco.Todo arte necesita un aprendizaje y perfeccionamiento, en este caso, el "cursillo" previo no es otro que la lectura, todo buen escritor ha de perfeccionarse leyendo.Es esta misma lectura previa la q nos aporta los conocimientos necesarios para luego,poder contar nuestra historia.En realidad, se trata de un arte indomable, nunca seremos capaces de controlar a la perfección nuestra lengua, siempre nos quedará algo más que aprender.

La relación amor-escritura origina una causa-efecto para el hombre, ya que en la vida de todo ser humano se busca la mujer o hombre que te comprenda, que sea tu alma gemela, al igual creo que pasa con la escritura ya que se busca la narración perfecta, la que haga sentirte pleno en cuanto a expresión y entendimiento del que la lee.

No todo texto se interpreta como el escritor quisiera, de ahí la cualidad de la escritura. Ya sea la noticia de un periódico, la lectura de un libro o un simple ensayo, la interpretación que se le va a dar dependerá de la persona que lo esté leyendo y de su forma de interpretar las cosas, por lo tanto yo soy de la opinión de que no existe un texto perfecto, al igual que no existe el amor perfecto ya que se intentará dar unos parámetros generales y una idea principal de lo que el escritor pretenda dar a entender.

La acción de ponernos ante una hoja de papel y escribir es un acto de reflexión, de conocimiento y de expresión, a la vez que un reto, ya que plasmar tus pensamientos en palabras hace que tengas que poner en orden tus ideas y expresar tus sentimientos.

Evidentemente leer te ayuda a escribir mejor, aquellas personas que son ávidas lectoras son las que mejor redactan y las que menos errores gramaticales cometen. Pero lo fundamental es que las personas que más leen son más sabias y por lo tanto a la hora de escribir lo hacen mucho mejor que aquellas que no leen nada. Tanto leer como escribir son actividades que requieren un esfuerzo por parte del que las realiza; escribir puede hacerlo cualquiera, pero escribir bien poca gente lo consigue, llegar a los demás y hacer que sientan con lo que escribimos es muy difícil. Lo mismo sucede a la hora de leer, hay que ponerle ganas para entender lo que el autor nos quiere decir con su obra y si no lo conseguimos a la primera hay que seguir intentándolo. Realmente lo importante a la hora de escribir o de leer es hacerlo por placer, porque sientes esa necesidad y no puedes remediarlo.

El buen escritor se forma, siendo desde joven un buen lector. Para escribir bien hay que tener una buena base de fondo, un fondo que se consigue a base de leer y leer mucho. Por ello si creo que deban existir unas buenas técnicas y fórmulas de aprendizaje a la lectura y una vez que todo esto esté bien inmerso en el futuro escritor, él podra crear todo un mundo de escritura a su alrededor. EScribir no creo que sea facil, y de hecho no creo que todo el mundo pueda escribir, por ello como en muchas disciplinas que existen en la actualidad tiene que existir una buena escuela pero también debe encontrarse algo dentro del escritor algo que no todo el mundo posee y por ello solo unos pocos son aquellos que podrán escribir algo que un futuro escritor use como base en su azarosa lectura.

Quizá no nos hemos dado cuenta de que se trata de una de las asignaturas más difíciles de la vida. Tanto leer como escribir son dos acciones que van intrísecamente enlazadas, puesto que ambas se utilizan y se necesitan a la vez como herramientas para llevar su función a cabo. A la hora de escribir es necesario leer para adquirir vocabulario y por otra parte para leer hay saber escribir de forma que podamos entender la coherencia, la estructuración etc.

Siempre he tenido el sueño de escribir un libro, estar absorta en una historia que sólo pasa por mi imaginación, puede que no como inspiración sino como elevación, el caso es que es algo que brota de mi interior y a lo que yo le he dado forma; considero que se trata de uno de los mayores placeres de la vida. Si tuviera que citar algunas pautas, diría que lo más importante sería escuchar, que te hablen, que te lean, tanto cosas escritas por ti como por otros, estar abierto a todo tipo de géneros, pensar, estructurar las ideas, absorber libros y sobre todo escribir, aunque sean pequeñas notitas, cualquier cosa que se nos ocurra, tener un diario… Pero lo que es evidente es que hay que hacerlo con pasión, tomándolo como algo que nos enriquece alma.

Como bien dice el texto, escribir es todo un arte, pues al margen de la práctica que adquiramos por hacerlo a diario, es en gran parte un don innato a cada uno.Por eso debemos ser conscientes de nuestras limitaciones y saber que hay aptitudes que tienen un muy reducido margen de mejora, ya que en ellas tienen más importancia factores como la intuición, la emoción, el sentimiento, etc.

En definitiva, una buena lectura siempre enriquece nuestra mente desarrollando nuestra imaginación, ampliando nuestro vocabulario y descubriéndonos nuevos mundos que desconocíamos, pero la buena escritura, aún estando muy ligada a la buena lectura se encuentra en el terreno de lo artístico, un mundo donde todos podemos estar con práctica y esfuerzo, pero donde sólo unos pocos pueden situarse a la cabeza.

Le tengo una gran envidia (por supuesto que es sana) a mi hermano mayor por ser un buen escritor. Desde pequeños hemos sido grandes lectores pero solo él desarrollo la paciencia y las ganas de sentarse a escribir. Recuerdo el primer libro que escribió siendo niño, “La tortuga detective”. Yo ayude en las ilustraciones y mi padre lo pasó a maquina de escribir y lo encuadernó para repartir ejemplares entre la familia. Otro librito de cuentos que escribió se llamaba “Historia de un zapato” y se trataba de la vida de un zapato desde que era la piel de una vaca, hasta que era tratado para convertirse en cuero y finalmente se convertía en un zapato que viajaba a través de los pies de su dueño. En otro momento le dio por la poesía, y lo cierto es que era bueno y bastante gracioso. Uno de sus más conocidos poemas era “Oda al cerdo” (escrito cuando mi hermano tenia diez años) y reflejaba lo útil que es ese animal y lo mucho que le gustaba. Lo último que ha escrito es “El muro”, pero de momento sólo es el principio de una posible novela.

Una curiosidad es que hace poco fue a una fiesta de disfraces y decidió ir de “poeta venido a menos”. Esto era con ropa vieja de mi padre, libro de poemas en mano, libreta y estilográfica y barba de dos semanas. El inspector Gadget de turno de la fiesta le dejo su bastón y mi hermano paso a ser el doctor House.

Supongo que viene de familia esta facilidad para la escritura, pues mi padre es colaborador en varias revistas (Trasierra, Ecoarte…) y tanto él como mi madre son grandes aficionados a la lectura. Yo por mi parte sólo he escrito redacciones para el colegio y cosas así, y lo poco que he escrito por simple placer me da vergüenza mostrarlo y lo tengo bajo llave en un cajón. No obstante, soy de esas personas que prefieren leer a escribir, o al menos no escribir por escribir.

ODA AL CERDO

¡Oh, cerdo qué limpio eres!

el cerdo

¡Oh, cerdo qué bueno eres!

el cerdo

¡Oh, cerdo qué veloz eres!

el cerdo

¡Oh, cerdo qué importante eres!

el cerdo

¡Oh, cerdo qué nombre tan seductor tienes!

el cerdo

¡Oh, cerdo qué majestuoso eres!

el cerdo

¡Oh, cerdo hasta el oso admitiría que no hay piel como la tuya!

el cerdo

¡Oh, cerdo de tu cuerpo se aprovecha todo!

el cerdo

¡Oh, cerdo qué patitas tan ricas tienes!

el cerdo.

Adiós cerdo, me acordaré siempre de ti.

Para leer bien es imprescindible ir más allá de las simples palabras, darle una interpretación al conjunto del texto y así poder llegar a entender lo que el autor nos ha querido transmitir a través de sus palabras. Sólo de este modo podremos disfrutar de la buena lectura.

Escribir bien es más complicado, no eres tú el que intenta descifrar lo que te están queriendo decir, sino que eres el que da significado a las palabras, el que debe plasmar sus sentimientos e inquietudes y eso no lo hace cualquiera. Escribir es relativamente sencillo, pero escribir bien, dejando que otros disfruten de tus creaciones es cosa de unos pocos. Como todo, con la práctica se consigue mejorar, pero realmente considero que es una habilidad innata y si careces de ese don nunca podrás ser un gran escritor, pero siempre puede servirte como forma de desahogo y para compartirlo con más gente.

Cuando Lucas descubrió que podían ocurrir las cosas que el soñaba, comprendió que era una persona diferente al resto. En su último sueño recorría un oscuro pasaje, tan largo que parecía no tener fin, y que iba a dar a un misterioso lugar. Era un bosque con pinos altos como montañas y con las copas tan frondosas que apenas dejaban ver el cielo, pese a no ver a nadie a su alrededor Lucas tenía la inquietante sensación de no estar solo. Avanzó unos metros y a lo lejos divisó una colina sobre la que se erguía un imponente castillo, que a Lucas le recordó al que aparecía en su cuento favorito y pensó en como sería vivir allí. Para que no quedara solo en una fantasía decidió experimentar la sensación por si mismo, y emprendió un viaje hacia el lejano castillo.

A medida que avanzaba por el hermoso bosque pensaba en cuanto echaba de menos a Paz su eterna amiga, que en los últimos meses se había convertido en su confidente, en su persona favorita, ya que le comprendía hasta el punto de no juzgarlo por muy rara que pareciera su nueva facultad recién descubierta.

Al llegar a la ladera que daba al profundo foso que rodeaba el gigantesco castillo, la puerta del mismo se abrió. Como si sintiera una necesidad imperiosa Lucas penetro en el castillo y buscó en él a quien creía que debía encontrar. En una oscura habitación halló la solución al problema que le planteaba tan misterioso viaje, un hombre vestido de blanco impoluto le habló sin articular palabra, pero Lucas lo entendió todo: debía salvar el reino de Starsville del terrible peligro que lo acechaba.

¿Pautas para leer? Considero que muy pocas, quizas una o dos.

Por un lado, que el libro te guste, sino puede resultar muy dificil y pesado llegar hasta la última página del libro.

Por otro lado, es evidente que el nivel cultural de cada persona sera decisivo para poder enfrentarse o no a un libro determinado.

A esto podemos incluir tambien en que momento de nuestra vida estemos, ya que no siempre nos encontramos igual de receptivos para poder entregarnos a él.

En cuanto a las pautas para escribir, es otra historia;

En mi caso, siempre me ha gustado leer y desde que era muy pequeña he leido mucho, pero al igual que he leido mucho, para mi supone un gran esfuerzo escribir, las palabras no me fluyen y me resulta una tarea muy complicada.

Por tanto,aunque uno reciba formación para escribir, no creo que este al alcance de todos, ya que para ello como en muchas otros campos es necesario tener un "don" del que no todos diponemos.

Para leer no es necesario, en mi opinión, llevar unas pautas lo importante es leer, lo que no significa que a través de determinadas pautas no se pueda leer mejor.

En cuanto a la escritura, la dificultad es mayor y proporcional a la lectura, es decir, escribir sin haber leido ántes un mínimo es evidenciar que el escrito no será igual a éxito, puesto que lo principal será leer e informarse (la mayoría de la información nos llega a través de la lectura)sobre el tema a tratar al igual que tener una base de lectura es primordial para no realizar un texto repleto de faltas ortográficas, imposible de leer por no llevar una estructura clara….

En definitiva, a mayor lectura mejor escritor serás.

¿De veras que el secreto de ser un buen escritor está en leer mucho?yo pienso que no. No todos los que leen saben escribir. Ser un buen escritor es una virtud que muy pocos pueden tener. Es cierto que, la lectura nos enriquece, pero no te da el talento.

Por otra parte, escribir no es sólo tarea de grandes escritores sino que todos deberíamos hacerlo.

Al plasmar tus sentimientos, ya estás transmitiendo saberes y experiencias que otros probablemente desconozcan, y aunque el resultado sea tan variable como las opiniones que se den al respecto, nunca, nadie podrá contarlos del mismo modo en que tú lo haces.

Qué mas da, si escribes bien o mal, lo importante es ESCRIBIR.

Está claro que para leer bien lo que hay que hacer es leer, leer mucho. ¿Y para escribir mejor? Leer siempre te enriquecerá el vocabulario. Ahora bien, uno puede escribir de muchas maneras. Está el escritor profesional y el "amateur". Si eres amateur da igual a qué actividad laboral te dediques, si escribes la lista de la compra, un cuento, un diario, un e-mail a un cliente, una novela… leer y escribir es parte de tu vida, cuanto más practiques mejor lo harás. Si eres profesional… Cuanta más información recibas más argumentos podrás contar, por lo que es necesario leer. También hay un montón de variables como la creatividad, la forma de expresarte, el tipo de textos que escribas… Habrá escritores y habrá artistas.

Escribir no es para nada una virtud que esté al alcance de todos, es un cúmulo de cualidades culturales, artísticas, no todos estamos capacitados para escribir, puesto que escribir no es llenar un folio de palabras sino plasmar en el papel lo que deseamos que el lector conozca, hay escritores que prefieren el mensaje a la estética al igual que los hay que buscan lo contrario, algo estético, algo simplemente perfecto pero carente de un mensaje, mas ya sea uno u otro, para cumplir la misión de provocar al lector las ganas de leer, el escritor tiene que hacerlo considerablemente mejor que bien, no ha de ser mediocre ni hacer las cosas con medias tintas, ha de ser perfecto ya sea con su mensaje profundo y complejo como si lo hace con esa poesía de perfectas rimas y ritmos.

Solo así, sólo mediante los escritores de verdad, se conseguirá un verdadero fomento de la lectura, una lectura que nos enriquezca.

Leer es algo que a día de hoy esta al alcance de la mayoría, pero no todos lo disfrutamos igual, una persona que lea pensando en otra cosa jamás disfrutará un libro como lo puede disfrutar alguien que esté dedicado por completo a la lectura, que se sumerge en la historia que el escritor le esta contando y que se mezcle con los protagonistas,leer quizá esté al alcance de todos pero aunque practicamente todos lo hagamos solo unos pocos alcanzarán la plenitud de la lectura.

El hecho de que leer ayuda a escribir mejor es algo indudable. Leer ayuda, por decirlo de alguna manera, a codificar aquello que queremos expresar o contar, a buscar aquellas expresiones o palabras que mejor representan aquello que queremos decir. No obstante pienso que hay que tener alguna cualidad innata unida a una gran paciencia, como ya dice en el texto. No son pocas las veces que he escrito algo y más tarde lo he tirado porque no me gustaba nada. La pregunta que me hago a mí mismo es si tengo esa cualidad innata de la que hablo. La respuesta aún no la se. es algo que requiere tiempo…

Escribir es una vocación , un amor a las palabras, al conocer, y para ello la lectura es una parte indispensable que te ayuda a expresarte… Hay que tener voluntad para escribir, para reflexionar sobre el todo y la nada y no dejarse sucumbir a lo fácil. El trasfondo de un escritor está en su pasado como lector, en su enriquecimiento literario

Nunca he sido nada habilidosa en lo que a las palabras se refiere, prueba de ello es que tanta indecisión y trabajo a la hora de elegirlas hace que en ocasiones lleguen ‘ligeramente’ tarde… Mis flirteos en la escritura se reducen a intentos por escribir diariamente, intentos comenzados siempre a dia 1 de enero de diferentes años en los que, como si de un fumador se tratase, el propósito para el año nuevo se desvanecía en unos insignificantes dias.

Seguramente esta habilidad para mi desconocida tenga relación con la lectura, el dominio de la lengua y quién sabe si con un gen aún no descubierto que te hace virtuoso en esa tarea… En cambio, manejando tan rocambolescas hipótesis lo más lógico seria pensar que el hábito hace del lector un buen escritor

A menudo me he preguntado si el hecho de escribir bien es un don innato o algo que aprendemos inconscientemente conforme crecemos y vamos culturizándonos.

Lo cierto es que yo no solía escribir, de hecho, hace tan solo unos años que adquirí esta costumbre. Sentarme frente a una hoja de papel suponía para mí un gran reto y cuando por fin me decidia a escribir solía pensar que no era lo suficientemente bueno y acababa aburriéndome. Siempre pensé que yo nunca sería una de esas personas capaces transformar en poesía la frase más absurda del mundo, y de hecho lo sigo pensando. Sin embargo, aveces el destino decide por nosotros y se encarga de enviarnos a ciertas personas que son capaces de dirigirnos por un camino, y también apartarnos de otros, en mi caso, se trató de una profesora, pero ante todo, persona, a la cual recuerdo con gran cariño y a la que hoy le debo el hecho de estar aquí, en Madrid.

La primera vez que nos obligó a escribir acerca de nosotros me pareció la tarea más árdua que jamás me habían enconmendado, pero sorprendentemente encontré en la escritura una forma única de libertad que jamás hubiera sospechado. Cada día contaba a un trozo de papel mis ilusiones, emociones pero también mis problemas, y de una forma mágica el papel parecía absorberlos. Ahora, suelo leerlos y me doy cuenta de que en realidad nunca fueron problemas.

A pesar de todo, y gracias a ella, descubrí que no sé si escribir es un don innato o bien algo aprendido, o si tener un amplio conocimiento de la lengua es importante para escribir bien, pero lo que aquella profesora me enseñó, y nunca olvidaré, es que lo realmente imprescindible para escribir es tener algo que contar.

Escribir bien se puede decir que está al alcance de todos, pero solo algunos pocos son capaces de conseguir esta meta.

Se dice que leer y fijarse detenidamente en lo que uno está leyendo es lo que abre camino hacia una buena escritura, es el punto de partida. Pero en mi opinión si aplicamos solo estos elementos, la escritura queda vacía, necesitando algo más.

Para alcanzar una buena escritura se necesita una buena fuente de inspiración y, sobre todo, una gran dosis de pasión. Las cosas hechas con pasión son en las que más se involucra uno, por lo que son las recogen la verdadera esencia del escritor. Y esta es la escritura que más se aprecia.

Creo que no hay mejor consejo para leer y escribir bien, que leer!!! y cada vez mas y mas.Llendonos por la parte tècnica en el momento en que lees, ùtilizas tu memoria visual una gran arma para aprender a escribir bien, visulaizando y recordando el como se escriben las palabras;es un mètodo que prodrìamos decir inconsciente en donde aprendes mientras te dejas llevar y atrapar por las paginas de ese libro que elegiste para ser libre (y aprender más….)

Tampoco olvidemos la riqueza de vocabulario que adquirimos, un consejo muy práctico es el utilizar un diccionario ante toda palabra desconocida, para aprénder y tener algo mas que decir y comunicar.no hay forma mas divertida y mejor de aprender que leyendo!! ( aprendes otro idioma, vocabulario,aprendes a imaginar, a soañr, eres libre……etc)

Me parece de vital importancia que una persona sepa escribir bien y más en un contexto laboral o universitario. Para ello creo que lo más importante es haber leído mucho, y haber tenido un hábito de escritura desde la educación primaria constante. Se nota mucho cuando un alumno no ha tenido dicha trayectoria, ya que aún en la universidad se siguen cometiendo faltas de ortografía bastante graves. En mi opinión éstas deberían de estar sancionadas con criterios más severos.

En cuanto al oficio del escritor, me parece también muy digno, pero yo no lo elegiría. Desde que yo era una niña he querido dedicarme a dibujar, a pintar… Era mi gran vocación, pero una vez creces y sacas la cabeza al mundo exterior te das cuenta de que es un trabajo muy difícil, que hay otras alternativas para ganarse la vida que salen más rentables relacionadas con las artes.

Cuando yo tenía trece años ví en el cine una película, "En qué piensan las mujeres" y me empecé a interesar por el mundo de la publicidad, me informé de lo que era un creativo, los trabajos que desempeñaba, y encontré con ello mi verdadera vocación. Y aquí estamos, en la facultad de ciencias de la información de la UCM, en cuarto año de carrera y con numerosos cursos de diseño gráfico a mis espaldas con la ilusión de algún día trabajar en lo que realmente me gusta.

siempre se ha dicho que leer es muy bueno, que nos enriquece y ademas nos hace conocer muchas mas cosas, pero ademas de todo esto gracias a la lectura podemos escribir mejor, es muy cierto que para escribir bien es necesario ser un buen lector, ya que ambas cosas van de la mano. esto parece facil, pero para mi parecer no lo es tanto, ya que, por supuesto que la mayoria de la gente sabe escribir, pero escribir bien, ya cambia la cosa, realmente creo que hay mucha gente que no sabe hacer esto, lo dificil es coger el habito de leer, ponerte todos los dias a leer en vez de estar tumbado en el sofa a ver la television, pero si coges el habito de lectura, yo creo, que escribir, sale solo y poco a poco se va perfeccionando.

personalmente no leo mucho y por eso lo veo mas dificil que lo que parece,aunque la verdad es que reconozco que este es un muy buen habito y que solo tiene ventajas, aumenta tu imaginacion, creatividad, cultura, etc, y que todos deberiamos tener. en cuanto al tema de ser escritor, desde mi perpectiva, me parece un oficio bastante dificil, aunque no estes sometidos a horarios, estar en oficinas, etc, hay que estrujarse mucho el cerebro, ser muy muy imaginativo, y es que las ideas se acaban, pero es increible que haya gente que ese mundo imaginario tan grande que tienen en la cabeza sea tan inmenso.

Escritor no se nace, sino que se hace. Esta afirmación la corrobora el texto ya que su protagonista se metió en el mundo de la escritura embaucado por la figura de los escritores famosos de la época, pensando que, con tan solo escribir podía convertirse en uno de ellos. Pero eso no es tan sencillo ya que, por lo general, la gente suele quedarse con la parte atractiva de ciertos trabajos, mientras que dejan de lado toda la dificultad y todas las horas que supone, en este caso, escribir muy bien. Pero esa dificultad se ve recompensada por la gratitud y satisfacción personal que supone plasmar tus pensamientos, ideas, sueños, etc. en un papel para que, algún día, alguien disfrute con ello.

La escritura es un arte que nos acompaña durante siglos, ya sea a modo de jeroglíficos o tal y como la entendemos hoy en día. Desde pequeños siempre se han preocupado porque tengamos una buena escritura, buena caligrafía, pero muy pocos porque lo hagamos de una manera correcta ya que eso depende de uno mismo y del interés que tengamos hacia la lectura que siempre nos ayudará a la comprensión y expresión. Por ello, anotar que los términos "lectura" y "escritura" están muy ligados. Así, los escritores son ávidos lectores pero no por ser un gran lector eres un buen escritor, aunque siempre ayuda positivamente.

Vale. Nunca he conocido a nadie que escriba realmente bien y que algún día de su vida no se plantease "quiero ser escritor". Y ahí está, de ese planteamiento es de donde nace el escritor. Del deseo de escribir, de la práctica, del ensayo acierto-error. Hoy escribo, y te gusta. Mañana escribo, no te gusta. De esta manera es donde un escritor (aunque sea en potencia) va puliendo su técnica, va afinando su lápiz y construyendo su mente.

Pero al igual que un niño no aprenderá a escribir sin antes aprender a leer, no se puede pretender escribir fabulosasmente sin antes haber pasado las hojas de un libro escrito por algún grande. Simplemente, no se puede.

Desde pequeña, a nivel personal, he descubierto en la lectura una actividad que me ha llenado por completo y, a través de la cual, por múltiples influencias, he ido enriqueciéndome poco a poco y he llegado a tener una fluidez expresiva que sólo viene de muchas horas disfrutando de muchos libros.

Subestimar la escritura es algo que inevitablemente ocurre en cualquier ambiente porque no es fácil decir lo que uno quiere como uno quiere. Tras la lectura repetida, es mucho más sencillo tener recursos para hacer de la expresión una manera de presentarse, de atraer, de llenar, de comunicarse. No deberíamos dejar a un lado el arte de escribir, puesto que detrás de cada palabra estamos cada uno de nosotros.

No me atrevo a escribir. No me atrevo ni siquiera a intentarlo, me da pánico. Pero si de algo estoy segura, es de que para conseguir hacerlo bien, el primer paso es leer, y sobre todo, comprender lo que se lee.

El ejemplo perfecto lo tengo en las obras de teatro. Me encanta el teatro y encierra muchos secretos que me gustaría descubrir. Ahora bien, para poder representar bien un personaje, tienes que entenderlo, saber cómo es, saber cómo piensa, y para ello tienes una gran herramienta que son sus palabras y sus acciones. En definitiva, tienes que comprender lo que lees para comprender cómo es esa persona a la que quieres darle vida. Si no entiendes cada una de sus palabras y el por qué son esas y no otras las escogidas, nunca podrás llegar a hacer una buena interpretación.

Es de vital importancia asimilar lo que se lee, y por supuesto una vez hechas tuyas esas palabras, sentir lo que se dice.

El arte es una herramienta que se nos otorga para poder expresarnos y sentir emociones, y como arte que es, la escritura igualmente es un medio único para poder plasmar esos sentimientos.

Muchos nos creemos afortunados, o sentimos cierta envidia por aquellos a los que consideramos poseedores de ese arte casi por ciencia infusa. Pensamos de manera equivocada que el escribir bien es una cualidad innata a la persona y bien se tiene o no se tiene. Sin embargo, el hecho de escribir bien no es otra cosa que fruto de un arduo trabajo que no consiste en otra cosa que en escribir y por supuesto leer lo que anteriormente han escrito otros.

El escritor no nace, se hace. Es una labor de cada persona esforzarse por mejorar día a día en el arte de escribir, ya es una de las maneras más bonitas y exactas de poder expresarnos y de que los demás entiendan con la máxima precisión lo que queremos decir.

Para poder leer y escribir de manera correcta, igual que para poder realizar cualquier otro tipo de arte (pintar, cantar, actuar…) hay que trabajar, no podemos pensar que los grandes artistas lo eran desde nacimiento, sino que hay que formarse para que como dijo Pablo Ruiz Picasso"cuando llegue la inspiración nos encuentre trabajando"

Los individuos tenemos unas necesidades, algunas son adquiridas, y otras son innatas, como por ejemplo; comer, beber, dormir, y sobre todo relacionarse con el resto de la sociedad, otras tan solo las adquirimos mediante el mundo que nos rodea, estas ultimas son las que me refuerzan como persona, me hacen expresar sentimientos, deseos, como el leer o mismamente el escribir, digamos que me crean esas tensiones o necesidades que forman mi “yo”, y que gracias a esa fuerza impulsora que nos empuja a la acción, podemos disfrutar de los logros, y sobre todo de esas satisfacciones en el trabajo y en la vida cotidiana.

Los seres humanos siempre nos estamos planteando nuevas metas, el que las logremos, hace que nos inspiren confianza en nosotros mismos, y decidamos ir a por otras metas más superiores o de un nivel de aspiración más elevado, pero de lo contrario si no logramos unas metas, nuestra satisfacción interior va a ir derrumbándose poco a poco, pudiendo llegar a unos niveles de aspiración inferior, de fracasos, incluso de frustración en la persona.

Por lo que estas necesidades a su vez se convierten en una forma de vida, donde cada uno las va a utilizar de la forma que desee.

Para ser escritor, hay que escribir. Así lo dice el texto, parece evidente. Pero es a veces lo evidente lo que más nos cuesta ver. Si quieres algo, debes trabajarlo y poner empeño y pasión. Cierto es que para ser un gran escritor tienes que tener arte, y ese don, forma parte de la persona, no existe didáctica capaz de desarrollar en alguien un don que no posee. Pero es este el motivo por el que muchos solo son capaces de mirar esta profesión de lejos, pensando que nunca llegarán. Sin embargo, seguro que existen muchos artistas escondidos detrás de su pasividad, sin potenciar su posible capacidad creativa, la cual conseguirían con una dosis diaria de lectura y escritura.

Leer y escribrir forman un círculo vicioso. Lo que lees ha sido escrito por alguien que, seguramente, había leído algo que inspiró su vena escritora.

La importancia de la lectura no sólo está en el aprendizaje ortográfico, sintáctico, narrativo o estético de la escritura, sino en ese impulso interno que te hace pensar que tú podrías escribir algo así o incluso mucho mejor. Aunque sabemos que todo comienzo no es perfecto es necesario para que el final si que lo sea. Por eso se empieza leyendo, escribiendo algo que no será perfecto, para terminar con grandes textos que servirán de principio y fuente de inspiración para generaciones posteriores. Asi se completa este círculo vicioso.

La mejor forma para escribir bien y leer mejor es practicando. Además, en la lectura se ha de estar concentrado, atento y ser paciente, por si algo no lo entendemos, volverlo a leer. Si controlamos la lectura, escribir correctamente es “sencillo”, ya que aplicamos aquello que aprendemos leyendo a la escritura, como son por ejemplo, las faltas de ortografía.

Escribir es un proceso largo en el que hay que armarse de paciencia. Cuando te enfrentas al papel no lo puedes hacer con prisas: necesitas tiempo para reflexionar, para hacer bocetos, para equivocarte una y otra vez. Escribes una línea y, cuando vuelves a leerla, la borras, la reescribes, descubres nuevos caminos por donde llevar tu narración.

Ser escritor no es cuestión de unas horas al día, si no de toda una vida de dedicación. El escritor debe encontrar ideas, y gran parte de estas ideas le vendrán de la lectura. Leer bien es importante porque te ayuda a reflexionar y a abrir la mente, sólo de esta manera puedes llegar a ser un buen escritor.

Lo único malo de escribir es que no me deja leer. Y es que leer es imprescindible para rellernar nuestros frascos mentales.

Lo único malo de leer es que no me deja escribir. Y es que para poner algo de orden al frasquito, no hay nada mejor que escribir.

Los individuos tenemos unas necesidades, algunas son adquiridas, y otras son innatas, como por ejemplo; comer, beber, dormir, y sobre todo relacionarse con el resto de la sociedad, otras tan solo las adquirimos mediante el mundo que nos rodea, estas ultimas son las que me refuerzan como persona, me hacen expresar sentimientos, deseos, como el leer o mismamente el escribir, digamos que me crean esas tensiones o necesidades que forman mi “yo”, y que gracias a esa fuerza impulsora que nos empuja a la acción, podemos disfrutar de los logros, y sobre todo de esas satisfacciones en el trabajo y en la vida cotidiana.

Los seres humanos siempre nos estamos planteando nuevas metas, el que las logremos, hace que nos inspiren confianza en nosotros mismos, y decidamos ir a por otras metas más superiores o de un nivel de aspiración más elevado, pero de lo contrario si no logramos unas metas, nuestra satisfacción interior va a ir derrumbándose poco a poco, pudiendo llegar a unos niveles de aspiración inferior, de fracasos, incluso de frustración en la persona.

Por lo que estas necesidades a su vez se convierten en una forma de vida, donde cada uno las va a utilizar de la forma que desee.

es mucho lo que tenemos que leer

yo creo que esta bien pero hay que resumir todo esto .gracias

Excelentes comentarios y aún mejores consejos de técnicas para escribir superrimo,perdón por esta palabra,pero con la ignorancia de mi humilde experiencia agrego que esta actividad HUMANA es tambien HUMANISTICA,y va indefectiblemente acompañada de gratificación personal mediada por ENDORFINAS,y en ocasiones FEROMONAS Y FENILETILAMINAS,gracias al AMOR que se debe poner en esta tarea,mismo que debe ser depositado en los receptores de esta tarea,que inevitablemente son seres humanos tambien,y todo ello aderezado con la belleza de la realidad y la metáfora,aunadas a la experiencia previa de vida,repito no todo son técnicas frias encartabonadas en parámetros de ciencia pura muy respetable por cierto,tambien la PASION IMPORTA,ah,y por favor algo de ternura en la palabra escrita,no importa el tema.

es mucho como sifuera de la prepa llo0 so0lo0 so0i de la primaria llo0 so0lo0 lo0 pedi para ser inteligente por ke no es posible mi hermana saco enla boleta 9.7 I LLO 8.2 I NOLO PUDE CREER ESMAS INTELIGENTE KE LLO Y ELLA PASO A 5 ILLO A6 Y NO ES JUSTO ESO POR KE NISIKIERA LE DIERON BEKA

es mucho como sifuera de la prepa llo0 so0lo0 so0i de la primaria llo0 so0lo0 lo0 pedi para ser inteligente por ke no es posible mi hermana saco enla boleta 9.7 I LLO 8.2 I NOLO PUDE CREER ESMAS INTELIGENTE KE LLO Y ELLA PASO A 5 ILLO A6 Y NO ES JUSTO ESO POR KE NISIKIERA LE DIERON BEKA

¿Quién no cogió nunca bolígrafo en mano y se puso como loco a escribir lo primero que le vino a la mente?

¿Quién no fue capaz alguna vez de sumergirse tanto en la lectura de una buena obra, como para olvidar el motivo de aquello por lo que escribió?

¿Quién puede negar que el amante del libro, pueda llegar a ser una eminencia de pluma en mano?

Y entonces… ¿quién puede negar ahora que la lectura vaya ligada a la escritura?

Y que por tanto, buen lector será el que escriba, como buen escritor será quien lea…

Para una buena lectura el secreto es concentrarse y sentirse atraido por aquello que se lee; el resultado será una mayor comprensión y satisfacción. Hecho que beneficiará la escritura, ya que para escribir es necesario dominar el lenguaje, y la mejor tactica para ello es escribir diariamente y hacer una lectura comprensiva y satisfactoria.

¿Quién no ha intentado escribir alguna vez? Todos, en ocasiones, sentimos la necesidad de plasmar nuestros pensamientos, emociones, etc. Sin embargo, la escritura no es algo que se pueda "tomar a la ligera". La lectura juega un papel fundamental en esto. Es como aquel pintor que primero debe hacer copias de Velázquez en el Prado, para después ser él quien haga sus propias obras. De igual modo se ha de operar en la escritura leyendo a los grandes maestros de la literatura. Escribir es sencillo, pero transmitir y hacer sentir requiere de algo más. Podemos ser simplemente un trozo de carbono, o pulirnos hasta convertirnos en diamante.

Para ser un buen escritor el primer paso es leer mucho, ya que adquieres conocimientos generales y una cultura lingüística y literaria. Además, la respuesta a la pregunta de por qué se escribe no es para que te lean como dijo André Gide, sino simplemente por amor a la escritura. La literatura no necesita de un objetivo para existir, es un fin en sí misma.

Victoria Parreño Aneiros dijo:"Hoy siento una musa dentro de mi que me incita a plasmarla en el papel,sin embargo,tendré paciencia,primero tengo que aprender a saber transmitir todo lo que ella me hace sentir por dentro".Ahora yo,Victoria Parreño Aneiros,como buena crítica de mí misma que soy,me dispongo a opinar sobre estas palabras:un buen escritor

es,primeramente,aquel sincero y crítico consigo mismo,aquel capaz de considerar que aún le queda mucho por aprender,aquel que no considera el escribir como tarea fácil,y que,como buen sabio que es,admite qe hay que conocer la lectura de manera muy precisa,pues es la principal doctrina para saber escribir correctamente.Yo,consciente de mis palabras,las apoyo,ya que existe una cantidad de escritores,pero sólo los grandes escritores célebres han pasado a la historia por ser los verdaderos amantes y conocedores de la escritura.

Victoria Parreño Aneiros dijo:"Hoy siento una musa dentro de mí que me incita a plasmarla en el papel,sin embargo,tendré paciencia,primero tengo que aprender a saber transmitir todo lo que ella me hace sentir por dentro".Ahora yo,Victoria Parreño Aneiros,como buena crítica de mí misma que soy,me dispongo a opinar sobre estas palabras:un buen escritor es,primeramente,aquel sincero y crítico consigo mismo,aquel capaz de considerar que aún le queda mucho por aprender,aquel que no considera el escribir como tarea fácil,y que,como buen sabio que es,admite qe hay que conocer la lectura de manera muy precisa,pues es la principal doctrina para saber escribir correctamente.Yo,consciente de mis palabras,las apoyo,ya que existe una gran cantidad de escritores,pero sólo los grandes escritores célebres han pasado a la historia por ser los verdaderos amantes y conocedores de la escritura.

El leer y el escribir bien no sólo consiste en hacerlo de manera clara y comprensible para que todo el mundo nos entienda, sino también aprender a gozar de un tesoro inagotable y el de poder expresarse con fluidez. Pero no obstante para llegar a ser un gran escritor has de necesitar todo el cerebro que tienes y poner en práctica todas tus habilidades en ello. Cierto es que si lees de manera constante y bien, algo que no es fácil de llevar a cabo, puede hacer que logres dominar la técnica de la escritura.

Escribir y leer van de la mano. Si en la lectura no tienes una buena base es muy complicado, por no decir imposible, que puedas escribir bien ya que leyendo consigues una serie de conocimientos y técnicas necesarias para poder escribir en condiciones. Leyendo también adquieres el vocabulario necesario para poder expresar las ideas ya que muchas veces te ves obligado a no escribir lo que estas pensando ya que no sabes como expresarlo, y eso se consigue leyendo.

La lectura es el primer paso hacia la escritura. Es imprescindible para poder escribir realmente bien, con un buen estilo, con propiedad y, por supuesto, correctamente, haber tenido bastante experiencia con los libros. Sin lecturas previas no puedes alcanzar un buen nivel léxico, no puedes desarrollar tu propio estilo, no conoces las estructuras básicas; por supuesto la lectura no es lo único que se necesita para escribir bien, la práctica de la escritura es fundamental para poder progresar y lograr esa aspirada técnica.

Para escribir bien se necesita leer mucho, adquirir conocimientos y soltura a la hora de expresarse. No basta con poner palabras seguidas unas de otras, así sin más, no, eso no es escribir. Escribir es profundizar en el tema tratado, transmitiendo al lector diferentes sensaciones. Para conseguirlo recurrimos a la lectura, fuente inigualable de conocimientos. Y al igual que en la escritura pasa en la lectura, no es suficiente leer y ya, no, se debe leer con total concentración, poniendo cada uno de nuestros sentidos en lo que estamos haciendo. En conclusión se puede decir que leer y escribir son dos acciones que se complementan la una a la otra.

Leer es andar, escribir es correr. Así, está claro que es necesaria la lectura para poder escribir, es como si no ves películas para dirigir o si no escuchas música para tocar, puedes escribir, pero hasta a ti mismo te será difícil saber que intentas representar. También hay que saber que leer, porque algunas lecturas pueden ayudarnos a escribir mejor, pero otras, incluso a escribir peor.

Leer y escribir son hechos paralelos. Se podría decir que se establece entre ellos una relación de causa-efecto en la que la causa sería leer y la consecuencia escribir mejor. En la lectura se aprenden estructuras oracionales, expresiones, normas de acentuación…que posteriormente son esenciales en un texto escrito. Pero lo que no creo es que estos textos se escriban únicamente para ser leídos, como se dice en un inicio, pues bajo mi punto de vista son creaciones placenteras y serviciales con la historia.

Para saber escribir hay primero que saber leer. La lectura nos forma en el sentido de que nos enseña a expresarnos bien, y como consecuencia, a escribir, nos proporciona una especie de diccionario que vamos agregando a la hora de escribir, digamos que van ligadas de la mano, que sin una no existiria la otra, ya que ambas se complementan.

Escribir bien es una tarea muy difícil. Hay que armarse de valor por un lado y paciencia por el otro. Cuando escribimos una frase, la leemos y la cambiamos prácticamente entera. Ser escritor no es nada fácil y no es una tarea que se lleve en un día. Los escritores se forman de las experiencias de la vida e ideas que le van surgiendo a lo largo de su vida. Leer bien es algo fundamental en esta vida, para interpretar las cosas y comprender exactamente lo que quiere decir.

La lectura es imprescindible, para poder expresarse y aprender a hacerlo. Es casi tan imprescindible como la inspiración. Incluso a veces leer es fuente de inspiración. Yo leo algo hermoso y siento ganas de hacer algo igualmente bello, o envidia por verme incapaz. En todo caso leer es sentir, y escribir expresar lo sentido.

La lectura es el principio de la escritura,y la expresión, pues sin saber leer no podemos escribir,aunque sea, una frase.Pensemos en la gente que ama a la lectura,es una gente,buena,con unos fines, y una calidad de expresión perfecta.Con lo cual, la lectura es la base de la escritura,de la expresión,de la sabiduría,de los conocimientos…

Creo que está claro que una de las fuentes fundamentales para la buena escritura es la lectura, aún así pienso que el ESCRITOR tiene que tener una capacidad innata ya que la observación y la imaginación son claves a la hora de llevar una obra mental sobre el papel. Esta observación e imaginación se pueden conseguir en gran medida con la lectura pero no tanto la sensibilidad que requiere el escribir un libro.

Dedicarse a escribir no es una tarea sencilla. No sólo hay que contar con la inspiración necesaria, sino que también hay qe saber hacerlo de un modo correcto y que sea el adecuado para llegar a los lectores. Para escribir bien hay que saber leer, comprendiendo y aprendiendo.

Un libro es como un jardín repleto de flores y cada una de ellas tiene un color (enriquecernos el vocabulario y con él la expresión), un aroma (perfeccionarnos en la ortografía), una textura (favorecernos el gusto por conocer y por lo bello), una apariencia (facilitarnos en la comunicación) o un tamaño diferente (ofrecernos placer y diversión) y todo esto no seria posible si no tuviésemos una herramienta para poder regarlas (la lectura y la escritura van dadas de la mano).

Si quieres escribir bien antes debes de haber leído. La lectura no es únicamente una forma de divertimento sino que al mismo tiempo te ayuda a formar la cabeza. Por eso si de verdad quieres que la lectura te ayude aconséjate de lo que lees y cuando leas procura estar en un ambiente que te facilite a concentrarte. De leer a escribir no hay mas que ponerse, pero hay que escribir mucho antes para que lo que escribas sea bueno…

Si preguntáramos: ¿usted escribe?, muchos nos mirarían con cara de sorpresa y nos dirían que SI… Sabemos escribir porque nos lo enseñaron en el colegio y porque la escritura la usamos a diario pero ¿acaso todos solemos sentarnos con una libreta y escribimos lo que sentimos, pensamos o vemos? NO. Es que sencillamente para escribir mejor se necesita mucho más que simplemente "escribir", ante todo necesitamos ser hombres de mundo y eso implica un conocimiento de lo que ocurre a nuestro alrededor, un conocimiento simple que se obtiene por medio de la lectura. Cuando leemos inconscientemente aprendemos un millón de cosas, como por ejemplo enriquecer nuestro vocabulario y mejorar nuestra manera de expresión. Si escribir fuera mucho más fácil…todos seriamos escritores.

El verdadero placer por la lectura es una afición que hay que cuidar, pero sobre todo disfrutar. Leer no es ver letras o frases, es adentrarte en una historia y convertirte en uno de sus personajes: reflexionar, sentir, amar o llorar como harías en la vida real. Escribir… A escribir sólo se aprende desarrollando el auténtico placer por la lectura, dedicando tiempo a cada expresión y teniendo siempre al lado un buen diccionario.

Está claro que sin haber leido nunca no te puedes poner a escribir debidamente. Necesitas tener la previa experiencia, y cuanto más extensa mejor, de leer las palabras escritas por algunos buenos autores, fijarte en como se expresan y aprender bastante vocabulario. Si no adquieres unas técnicas de escritura y expresión te encontraras con un texto vacío y simple. Por ello es importante que antes de terminar un trabajo, se lea una, dos, o las veces que haga falta para comprobar que el texto se identifica exactamente con las ideas de tu cabeza y además aportar tu propio toque personal. Sin todo esto no se saca provecho a la verdadera inspiración.

La única regla a seguir para poder leer bien y escribir mejor es hacerlo por un motivo propio y sin que nadie nos obligue, así ayudados por el placer que nos produce podemos llegar a plasmar lo que queremos, no con toda precisión ya que una de las mayores dificultades de la escritura es encontrar las palabras exactas para transmitir un sentimiento.

Pero claro está, que con una buena base de lectura y cultura la manera de escribir será más fluida gracias al vocabulario adquirido y las técnicas de escritura utilizadas en los libros.

Durante nuestras vidas hemos leido tanto novelas buenas, como malas. Después de cierto tiempo, sin darnos cuenta, nuestros deseos nos llevan a frecuentar novelas ”buenas”, que nos hagan pensar, sentir, y sobre todo, disfrutar. Aprendemos a leer bien a través de la experiencia.

También llevamos toda la vida escribiendo, desde que empiezas el colegio y te mandan tus primeros deberes, hasta para mandar e-mails a tus amigos. Pero esto sólo es esribir sin más, sin poner mucha atención a lo que vas a decir y sin preocuparte por cómo te quieres expresar. Escribir mejor es escribir cuando estés inspirado en alguna idea, y con precaución, pensando bien qué quieres decir, y cómo lo vas a escribir.

Lo principal como se suele decir y además es cierto, es evidentemente leer mucho, creo que aprender a leer bien es a base de práctica, como cuando los niños pequeños comienzan a leer.Claro está que para adquirir más destreza se deben leer unos textos más ricos en vocabulario, diferentes tipos de textos como el ensayo o el científico por ejemplo, y además obras escritas por grandes autores. Considero que siguiendo estas pautas se podrá escribir mejor, ya que para empezar a escribir bien,primero se necesita leer mejor.No se puede empezar la casa por el tejado.

La manera de que una persona lea y escriba correctamente, es marcarle desde pequeño una serie de pautas.Partiendo de esa base lo siguiente es crear en el un hábito a seguir, en el que ira de libros mas sencillos a más complicados y a su vez ira adquiriendo un mayor vocabulario que le enriquecera.Cuando una persona ya logre esto,podra escribir mejor de igual manera que con la lectura.

Escribir, queda claro que es un arte al que debemos prestar mucha más atención de la que creemos. Para saber escribir de una forma excelente, hay que haber escrito mucho y con detenimiento, aprendiendo constantemente y desarrollando el estilo propio. La persona que escribe, lo hace por pura pasión hacia las letras y por un gran deseo de que sus textos sean leídos y admirados por otras personas.

En definitiva, la escritura es un ámbito en el que todos tendríamos que involucrarnos más así como desarrollar nuestros conocimientos literarios.

Saber escribir va más allá de unir palabras y formar frases, saber escribir es usar la coherencia, dar sentido a lo que dices, conocer normas ortográficas, la gramática. Sólo hay una forma de conseguirlo: leer y escribir; la lectura nos enseña, nos enriquece y nos hace capaces de corregir nuestro errores y emplear las mejores formas de expresión.

Todo se aprende con la práctica y la constancia, y la escritura no va a ser una excepción.

Escribir ;representar conceptos o ideas mediante letras o signos convencionales ,es sencillo ,te lo enseñan desde muy pequeño.Ahora bien, ESCRIBIR ,con mayúsculas , es decir ,bien y correcto es más complicado ,no imposible .Para llegar a escribir bien reflejando lo que quieras decir ,demostrando tus sentimientos ,es imprescindible la lectura ,van unidos por así decirlo ,de esta forma adquirimos vocabulario, formas de expresión ,cultura ,etc ,necesaria para hacer de la escritura un arte.

Escribir es una acción que ayuda y satisface a tantas personas como libros pueda haber. Para quien escribe, las palabras pueden ser el reflejo de un pensamiento, sensación e incluso una forma de liberación plasmado en hojas que, ya sea de forma pública o privada, ahí quedaran para el recuerdo de quien lo lea. Por esto, leer bien es extremadamente necesario, incluso para reflexionar y entender cuando el caso lo requiera.

Si queremos que nuestra forma de escribir se vea influenciada correctamente por la lectura debemos interiorizar lo que leemos para que las expresiones y la metodologia en cuanto al planteamiento de las ideas se vean luego reflejadas en nuestra escritura.

Si no entendemos lo que leemos nunca entenderemos lo que escribimos pero también es necesario que lo que leamos en cierto modo nos agrade por que si no, nos será mas dificil utilizarlo a nuestro faovor no solo en la escritura si no en la omprensión d eotras lecturas así como el estudio.

En esta lectura se hace patente la complejidad de escribir. Sin duda, como la mayoría de actos llevados a cabo por el ser humano, escribir bien no es innato, sino que es fruto de una formación previa cimentada en la lectura.

En una cultura en la que prima la comunicación audiovisual, en numerosísimas ocaciones una palabra vale más que mil imágenes.

Me ha gustado este articulo por la fascinación que muestra el autor hacia la lectura, es algo realmente dificil de encontrar hoy en día, con tanta tecnología, la mayoria de las personas ya no saben disfrutar de un buen libro, me gustaría que hubiera más gente capaz de apagar durante un rato la caja tonta y se pusieran a disfrutar de una lectura agradable o de un rato de silencio para plasmar sus ideas en un papel.

Está claro que todo el mundo sabe leer y escribir, es algo que se nos inculca en la escuela a base de cuadernillos “rubio”, libros, y comentarios de los libros cuando vamos madurando. Pero eso no significa que sepamos LEER, es decir, comprender las palabras escritas más allá de saber el significado de éstas; como tampoco significa que sepamos ESCRIBIR, dicho de otro modo, poner no sólo unas cuantas palabras juntas que tengan coherencia y cohesión.

Siempre he admirado muchísimo el arte de escribir. Pienso que tiene que ser muy satisfactorio ser capaz de plasmar en el papel todas esas ideas racionales e irracionales que nos pasan por la cabeza. Y creo que debe ser aún más satisfactorio ver que la gente las lee, las entiende y disfruta con ellas.

Desde pequeños nos enseñan primero las letras, luego las sílabas y por último las palabras.

No podemos pretender empezar la casa por el tejado. Entonces me pregunto:

¿Cómo mejora un estudiante sus notas?Obviamente estudiando.

¿Cómo mejora un niño el manejo de su bici?Lógicamente practicando.

Concluimos entonces que si queremos leer bien , habrá que leer muchísimo, construyendo así el pilar de la casa y cuando esté bien cimentada podremos poner el tejado, logrando escribir mejor.

Lo más importante para aprender a leer no es acabar con enormes tomos sino coger gusto a la lectura, tener libros como disfrute y pasatiempo productivo y no como una obligación.

Para mi este texto lo que me viene a decir que para leer bien hay que leer mucho, que para escribir bien hay que escribir mucho, esto significa que todo en esta vida tiene un proceso y una constancia; es como un violonchelista que cuando empezamos todos queremos ser Rostropóvich, tocar de solista, pero para ello necesitamos saber leer las notas y el ritmo, identificarlo en el instrumento y luego lo mas importante para los artistas es el interpretar la partitura pues lo mismo le pasa a un escritor lo primero es saber las letras, luego juntar las letras y formar palabras y esas palabras formaran frases y esas frases oraciones y esas oraciones textos que el escritor a de darles el sentido que el quiere transmitir.

Para escribir bien, has de saber leer bien. Y para leer bien, has de practicar constantemente. Leer es fácil, pero leer bien requiere tiempo. Pero… ¿qué mejor que leer en tus ratos libres? Lee, lee poesía por ejemplo, ¡recita los poemas en voz alta! Parece mentira pero el resultado es sorprendente. Leer para escribir.

Este proceso no es fácil de conseguir, podemos tener más facilidad o habilidad.

Desde pequeños nos meten en la cabeza que tenemos que escribir y leer (bien). Nos enseñan:

FONEMAS = PALABRAS = SILABAS

Yo pienso que solo nos hace falta reunir líneas durante mucho tiempo ( una vida), ser observadores para encontrar defectos y además ser un poco pacientes para corregirlos y terminaremos leyendo y escribiendo bien, ya que según el refrán la “practica hace al maestro”.

trata de que antes en la tierra todo era lodo ,no existiamos , entonces nacio la diosa conciencia que pronto le dio vida al dios urano ,despues a eros pero faltaba una diosa era la diosa persefone , despues de un tiempo eros hizo que persefone y urano sintieran una atrccion, se casaron y tuvieron muchos hijos , cambiaron el nombre de cosmos a orden.

Es con el avance de libros leídos por un lector con el que se empieza a leer bien, según vamos leyendo a lo largo de nuestra vida, vamos alcanzando madurez, que traducido a la lectura, se ve en darnos cuenta de más elementos que componen el libro, como el estilo, la narración, el narrador… elementos en los que antes no caíamos. Un antes y un después en mi vida como lectora, fue el poder asistir a clases de la asignatura “Estudio de la cultura del texto y de la lectura” impartida por el gran maestro Juan Gracia Armendáriz en la Facultad de Ciencias de la Documentación de la UCM. Fueron unas clases de lujo, impresionantes, una autentica guía sobre como saborear las lecturas al 100%.

En cuanto a la cuestión de pautas para escribir mejor, depende de lo que queramos escribir existen manuales que se deberían utilizar. Si por ejemplo estamos escribiendo una tesis, articulo de investigación… recomiendo el libro de Gema Muñoz-Alonso “Técnicas de investigación en ciencias humanas”, si es recibir unas ideas básicas sobre cómo escribir, existen muchos manuales que pueden ayudarnos como por ejemplo “Taller de escritura creativa” de Marcela Guijosa y Berta Hiriart.

Para poder escribir bien, lo único necesario es saber leer bien. Leyendo se aprende mucho de ortografía, gramática, y formas de expresión. Leyendo, además, se adquieren nuevos conocimientos a través de la imaginación proveniente de las historias que cuentan los libros. Por eso es muy importante saber leer bien, leyendo con ganas y por placer, adentrándose en la historia y disfrutando de la lectura, es como se aprende a escribir mejor.

Hay que leer, mucho y bien, ¿pero quién nos enseña a leer bien? y ¿cuándo y cómo sabemos que leemos bien? mi opinión no difiere mucho de la del escritor de este artículo pero cada texto es interpretad por cada persona de diferente manera. Por lo tanto ¿Quién determina que un texto es bueno? ¿El propio autor o el lector o quizás la editorial? ¿Si vende en grandes cantidades y sobretodo en tiempos records, es bueno? Con mi experiencia como escritora aficionada y sobretodo a la hora de difundir mis textos en blogs me he dado cuenta de que escribir mejor es más que necesario pero me encuentro con la duda de quién puede ayudarme hacerlo y quiero leer más y mejor pero no sé cuáles son las lecturas adecuadas para ello ni cómo orientarme. ¿Por lo tanto tengo que seguir las reglas de manuales de redacción?

La necesidad de escribir aparece tras practicar con tiempo la afición a leer. Proponerse escribir un relato sin tener una base y un buen historial de obras leídas es casi imposible. Debemos ser muy selectivos con lo que consumimos ya que así como hay obras maestras que todos deberíamos conocer existe literatura que no nos aporta nada, y el tiempo del que disponemos es limitado.

Es un tema muy comentado pues es preocupante para la sociedad. Ya que hoy en día muchos jóvenes están cometiendo faltas de ortografía por culpa de las nuevas tecnologías: los móviles y el chat. Cuando nos comunicamos intentamos abreviar las palabras, esto hace que cometamos faltas de ortografía y habría que evitarlo. Tengo que reconocer que cuando escribo un mensaje al móvil abrevio las palabras pero intento no cambiar las letras “B” y “V” para no tener problemas en un futuro al escribir, por ejemplo: el verbo querer, mucha gente lo escribe de la siguiente manera: “kerer”.

Leyendo libros es la única forma de culturizarse, de poder expresar bien los comentarios y evitar las faltas de ortografía. Escribir es algo fundamental para poder comunicarnos y leer también lo es. Son dos “recursos” muy importantes que siempre van a formar parte de nuestras vidas.

Hola.
Muy buen e interesante relato acerca de lo que implica escribir. Ciertamente, es un actividad liberadora, escribir libera lo que somos, lo que queremos, lo que hacemos, porque el lenguaje es acción cuando se lo usa adecuadamente. Se aprende a escribir si somos capaces de darle una dirección y un sentido a lo que somos; también es cierto (desde mi punto de vista) que no todos escribimos, no cualquiera escribe. Están los que escriben y los que consumen, leyendo, el producto de los primeros. Luego hay algunos a los que, en medio de este proceso, se les despierta el deseo de escribir como consecuencia de leer tanto y quizá, leer mejor.
Como decía, escribe sólo el que está dispuesto a atravesar ese inmenso y desolador territorio que representa la palabra, el lenguaje, ignorando de anteamano con qué encontrará del otro lado: si un horizonte seguro allá lejos o, más bien, un viaje plagado de infinitos horizontes, con muchos espejismos a los que hay que ir develando sin descanso, sin muchas garantías de éxito. Aun así, vale la pena, como dice Vila-Matas. Por otra parte, no le falta razón cuando menciona que es un tarea difícil, digo, debe serlo. Yo atravesé mi propio desierto, pero siempre he dado con algún horizonte, algún oasis, que me sirvió de escala para un nuevo destino, hasta el día en que decidí abandonar (aunque nunca del todo) la actividad para estudiar y trabajar. Empecé a los 18 años de edad y hice un parate a los 21. Lo menciono desde mi lugar de incipiente escritor que escribió poco(aunque bien) y leyó mucho siempre.
Lo cierto es que leer nos enseña a escribir y con el tiempo, a escribir mejor. Nos hace mejores personas, eleva nuestra autoestima, crecemos, mejoramos nuestra expresión, aprendemos a comunicar tantos pensamientos y sensaciones que otros manejan solamente en la oralidad.
Gracias.
Sergio Eduardo, Patagonia Argentina. Año 2010.

Leer es como atrapar una estrella que de pronto da luces a tu norte, ya no digamos encontrarte con aquel libro que se mete en tus zapatos y contribuye a entender y transformar la realidad en que vives. Uno no puede, ni debe estar repitiendo lo que dicen los demás; tienes que disponerte a ver más allá de tus zapatos y en eso, la lectura contribuye mucho.

no me sirve pero para otra ocacion

patr5icia kevera que mierda solo sois patri y tuuuuuuuu ¡’¡

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*