Amazon presenta un lector digital de libros con capacidad para 200 volúmenes

Aunque somos deudores y descendientes de la cultura impresa, es cierto que ya hay generaciones que han crecido con el ordeandor en sus estudios, que lo usan con regularidad en su trabajo y que aspiran a convertirlo en el centro de sus actividades. Amazon, la gran tienda de Internet, apuesta por un formato digital que permita la lectura de más de 200 volúmnes. ¿Aguantará la vista? ¿Seremos capaces de leer con continuidad en una pantalla? Pasen y lean. Pasen y comenten.

Jeff Bezos, fundador de Amazon, presentó ayer el lector electrónico de libros Kindle, que analistas comparan ya con el iPod de Apple y con el que la tienda digital espera popularizar.

Con un precio en Estados Unidos de 399 dólares (unos 814.000 pesos), Kindle permite almacenar hasta 200 libros y elegir entre una oferta de 90.000 títulos de la tienda online, además de suscripciones a los principales diarios y revistas y más de 300 blogs.

La gran novedad de Kindle es que tiene conexión inalámbrica a Internet, por lo que los lectores pueden descargar contenidos en cualquier lugar y, además de leer, consultar su correo electrónico.

Ver demostración del producto Kindle

Los anteriores lectores de libros electrónicos necesitaban que el usuario estuviera conectado a su computador. Primero tenía que descargar el libro y luego pasarlo al lector.


Según Bezos, Amazon ha estado trabajando en Kindle durante tres años y la idea era conseguir que el aparato pasara a un segundo plano para permitir al usuario disfrutar de la lectura, como sucede con los libros físicos.

La firma asegura que la pantalla del lector es tan fácil de leer como el papel, pues utiliza partículas de tinta reales, refleja la luz como el papel ordinario y no brilla como las pantallas de otros aparatos electrónicos.

Para animar a los compradores, ha reducido hasta los 9,99 dólares el precio de descarga de muchos de los títulos más vendidos, pues en en el pasado algunos títulos en versión digital costaban lo mismo que las ediciones en papel.

Otros pasaron sin pena ni gloria

Algunos expertos son escépticos sobre las posibilidades de éxito de Kindle y se preguntan si los lectores están realmente preparados para olvidar el tacto de las páginas de un libro y empezar a leer novelas en una pantalla de siete pulgadas.

Los primeros intentos de popularizar los lectores de libros electrónicos ocurrieron a finales de los noventa con RocketBook y SoftBook Reader, dos inventos que pasaron sin pena ni gloria porque resultaban incómodos para el lector y ofrecían una muy escasa oferta de títulos (Otros que no han pegado).


En el sector editorial, un negocio que mueve unos 35.000 millones de dólares anuales, se están preparando para una posible era “post-Gutenberg” y han aumentando su oferta de libros digitales.

La editorial Random House, por ejemplo, proyecta ofrecer unos 6.500 títulos en formato digital para el próximo año, casi el doble que en la actualidad.

Mientras tanto, Barnes & Noble, la primera cadena de librerías de Estados Unidos, ha anunciado que ofrecerá en su página de Internet el texto íntegro de una buena parte de sus títulos a la venta y no descarta desarrollar, incluso, un lector de libros digitales propio.

¿Oportunidad para editoriales?

Si estos lectores se popularizan, ¿cuál sería el futuro de las editoriales en un mundo de libros digitales baratos y fáciles de descargar de la web?

En contra de lo que pueda parecer, muchos expertos creen que aparatos como Kindle abren muchas oportunidades para estas empresas.

Según el propio Bezos, los ciclos editoriales se acortarían porque no sería necesario imprimir físicamente los libros y los costos bajarían.

Ello permitiría reducir los precios -una de las principales quejas de muchos lectores- y animar a más gente a leer.

Según mediciones, los colombianos leen en promedio un libro por año y en Estados Unidos solo un 57 por ciento de los ciudadanos lee al menos un libro anualmente, pero la tendencia en ese país es a la baja.

Otros intentos

1. Portable Reader System, de Sony. Se lanzó en el 2006. Permite almacenar 80 libros. Su pantalla es de seis pulgadas. Precio: 300 dólares.

2. Iliad, de iRex. Salió en el 2006. Además de leer, permite escribir o subrayar. Ofrece Wi-Fi y pantalla de ocho pulgadas. Precio: 700 dólares.

3. SoftBook Reader. Fue uno de los pioneros. Se lanzó a finales de los años 90, con un precio de 600 dólares. No tuvo mucho éxito y se descontinuó.

Así se pasó a lo electrónico

1981 El Diccionario Electrónico Random House se convierte en el primer “libro electrónico” disponible comercialmente en el mundo.

1986 Los editores Franklin Electronic agregan un diccionario electrónico en un dispositivo portátil, y con ello produjeron el primer libro digital.

1991 Los Discman de datos Sony permiten visualizar libros en CD-ROM en una pantalla de 8 cm.

1995 Las editoriales Norma y Kimera lanzan los primeros ‘libros electrónicos’ colombianos, que en realidad eran simplemente enciclopedias en CD-ROM (requerían de un computador para ser leídas).

2000 La disponibilidad de los programas Microsoft Reader, Glassbook y equipos portátiles para leer libros digitales dan inicio a una nueva era de la lectura en la pantalla.

2001 Stephen King lanza en exclusiva por Internet su novela ‘Riding the Bullet’ y populariza los ‘libros digitales’ por Internet. La obra vendió 500 mil copias en 48 horas.

2004 Sony y Panasonic lanzan sus libros digitales Librie y SigmaBook, respectivamente, que eran realmente pequeños (13 x 19 cms.) y permitían ver contenidos descargados de Internet.

“La tinta y el papel se desvanecen y lo que queda es la palabra del autor. Nuestro objetivo era conseguir que Kindle desapareciera en las manos”.
Jeff Bezos, fundador de la tienda en línea Amazon.

¿Cómo se usa el nuevo libro electrónico?

Kindle pesa 10 onzas, lo mismo que un libro corriente y tiene una pantalla que permite leer a plena luz del sol. A cada lado tiene un botón en forma de barra para adelantar o devolver páginas, a medida que usted lee. Además tiene un botón para mover el cursor y elegir entre los 200 títulos del menú. Una memoria auxiliar le permite guardar el punto exacto en el que iba su lectura si se acaba la batería o lo apaga. Incluso, un ícono simula el borde de una página doblada, como si estuviera marcando hasta dónde ha leído.

Los botones de abajo sirven para escribir el nombre de un autor o título que quiera descargar de Internet. Para decidirse, cada libro cuenta con un fragmento y si se decide, descarga todo el libro con un clic.

Fuente:

Amazon

El tiempo

La Vanguardia

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Los libros impresos en papel no dejarán de existir nunca, o eso espero, si, es obvio que las nuevas tecnologías avanzas hasta límites insospechados, pero al igual que ningún resumen puede sustituir la lectura del libro, ningún aparato podrá sustituir el tratamiento y el contacto con un buen libro.

Los nuevos libros electrónios, es cierto, tendrán sus ventajas, y sin lugar a dudas, quizá sea verdad que más gente se anime a leer. De todas formas, y a pesar de las posibles ventajas que traiga esta novedad, el tener un libro entre las manos es una experiencia única – para los que adoran la lectura, para los que no, para los que leen todos los días; para los que leen una vez al mes. El simple hecho de sostener el objeto, estar sentado o sentada en un lugar tranquilo, o ruidoso; de actividad, de lo que sea – de cualquier ambiente en el mundo… eso, al fín y al cabo es de por sí una experiencia que sencillamente no es alcanzable a través de la pantalla.

Aunque, también es cierto que a menudo a los humanos nos da miedo el cambio – es muy fácil asumir una perspectiva cerrada y sencillamente criticar la novedad en cuestión. Y, tal y como están las cosas, en un mundo en el que vivimos por y para la tecnología, quizá leer libros a través de una pantalla sea necesario. Quizá además, nos cansemos, notemos dolor de ojos; molestias de cabeza y volvamos a aperciar lo que una vez fue leer con un libro entre las manos.

Es obvio que las posibilidades son muy amplias y sí podría a llegar a alcanzar la popularidad del Ipod. El problema está en que la tecnología WIFI de momento es un poco cara, y de ahí el alto coste que tiene. En realidad, esta aplicación sólo es útil en el caso de los periódicos, porque en cuanto a los libros no cuesta nada conectar cada cierto tiempo (si caben 200 libros, sería cada mucho) el terminal y así cambiar de títulos, que nos servirán para mucho tiempo más.

Es indudable que las nuevas tecnologias son las protagonistas de nuestra era.La aparicion del libro electronico aun no ha supuesto la revolucion esperada ¿puede ser por la desconfianza del usuario? lo que si es seguro es que a nivel tecnologico si que ha supuesto una revolucion aunque aun no se haya popularizado entre el gran publico.Es un invento caro,caro en principio por la inversion que hay que hacer para adquirirlo,pero que posteriormente se rentabiliza con los bajos precios de las descargas y el ahorro de papel y tinta.Su utilidad y pragmatismo quedan demostrados,ahora falta que por fin se poularice,quiza no lo hace por escepticismo o porque el usuario añora los libros tradicionales.

Una máquina no podrá sustituir nunca a un libro, evidentemente no es lo mismo leer en una pantalla que en unas páginas, no sé hasta que punto este invento se acerca a las páginas de un libro, sin embargo es muy práctico y útil poder bajarte lo que quieras cuando quieras, siempre que está disponible. En definitiva, el libro físico no va a desaparecer nunca, hoy por hoy, leer en la pantalla de un ordenador es incómodo, yo prefiero las páginas de papel, aunque con las nuevas tecnologías se están facilitando cada vez más las cosas.

Es difícil imaginar que un lector digital llegue a sustituir a los libros en papel. Aunque se permitan subrayados y anotaciones, nunca podrá compararse al apunte real a lápiz que puede hacerse al margen de un libro tradicional. Me parece muy interesante que Kindle simule la "textura" de un libro (evitando brillos, usando tinta), dado que una de las cosas más pesadas de leer en una pantalla es el cansancio que sufre la vista. Por otra parte, supongo que algunos sentimos como gratificante poseer materialmente obras que nos gustan (no es lo mismo tener un archivo llamado "El gato negro" que un libro con las narraciones de Poe).

Personalmente me parece un gran avance y estoy segura que tendrá bastante éxito entre el público más informatizado. No obstante, creo que la sensación de tener un libro entre las manos, poder pasar página o incluso doblarlas como modo de señal por donde debes retomar la lectura no se puede sustituir tan fácilmente. Es algo más grande que un simple libro, es una sensación.

Podría incluso asemejarlo a los productos de mayor calidad (más caros) y los de menor calidad (más baratos), refiriéndome con esta metáfora a los libros tradicionales como los de mayor calidad y a los libros digitalizados como los de menor calidad. Y no significa por ello que sean peores, de hecho para muchos supondrán un gran avance; pero creo que para la gran mayoría de lectores habituales la tradición, en este caso, puede con la innovación.

A mi parecer el libro electrónico es el futuro, y sólo es cuestión de tiempo que se popularice. Para ello el precio debería bajar considerablemente, pues 400 euros en un aparato para leer muy pocos están dispuestos a pagarlos. No obstante cuando se abarate el producto y sean latentes sus ventajas sin lugar a dudas va a triunfar.

Estamos en una época donde se colapsa los dos puntos de vistas contrarios sobre el futuro e inminente llegada del nuevo formato del libro. Claro que el libro en formato papel no desaparecerá, pero el formato digital puede, de sobra, coexistir junto con su antecedente por sus propias ventajas y utilidades. El continuo desarrollo del aparato lector es un claro testimonio del futuro que tiene el nuevo formato que nunca se quedará olvidado.

En mi opinión, un libro electrónico tendra éxito cuento más se parezca a un libro tradicional.

Por lo general, solemos ser bastante escépticos en estos temas. Es más, las mayoría de la gente directamente rechazará este lector. El libro tradicional es muy difícil de sustituir.

Los más abiertos/receptivos a las innovaciones, lo aceptaremos en la medida que comprobemos que las novedades proclamadas son reales, sobre todo que es verídico que es tan fácil leer un texto en el lector como lo es hacerlo en papel.

Por otra parte es cierto que el hecho de poder descargarnos un libro en cualquier parte sin necesidad de conectarnos a un ordenador es una gran idea.

En definitiva, el producto Kindle tiene en contra el prestigio del libro tradicional, y a favor la comodidad de sus novedades.

Creo que aunque tiene muchas posibilidades de triunfar, nunca sustituirá al libro tradicional.

Tiempo al tiempo.

Puede que Kindle este más cerca de lo que han estado otros intentos de libros digitales de triunfar pero aún así no creo que el libro tradicional vaya a ser sustituido por este, ni mucho menos a desaparecer. ¿Acaso Kindle se puede llevar a la playa sin que le entre arena y se estropee? No creo. Los libros son objetos en sí, no sólo soportes. Hay libros con un incalculable valor monetario, libros que hemos leído y releído una y otra vez… Con Kindle seguramente se gane comodidad pero también se pierde eso que tienen los libros tradicionales de especial.

Estoy de acuerdo con la afirmación de que un lector digital jamás podrá suplir a un libro, aunque suene un poco romántico. Un ejemplo son esos marcos digitales en los cuales podemos poner las fotos de nuestros familiares y verlas pasar poco a poco y que no han sustituido a al tradicional portarretratos. Sin bien es cierto que la idea de llevar varios libros en el bolsillo, incluida toda una buena enciclopedia, parece al menos interesante y con la tecnología existente podemos pensar que nuestra vista no sufrirá.

Creo que el nuevo Kindle será un adelanto aunque pienso que Gutenberg no debe de echarse a temblar

(pablosanz87@hotmail.com)

La época del "todo en uno" ya empezó hace algún tiempo y aún tiene que expandirse más. Quizás la transformación del libro de papel a una pantalla, tarde más que la cámara de fotos en el móvil, pero tenderá, en mi opinión, a surgir con fuerza y a existir de las dos modalidades (como ocurre en casi todos los reflejos de este avance a la simplicidad). Las editoriales, deberán tomar medidas al respecto y elaborar un nuevo mercado digital de libros. ¿A quién le parece que los coches de ahora no son como los de antes? no neguemos que la comodidad de ahora no es envidiable. Todo es cuestión de gustos y hábitos.

En mi opinión, quien no lee habitualmente no va a empezar a hacerlo por tener un soporte de última generación que se lo permita.

Para mí, un libro se puede convertir en un objeto muy personal, y con este nuevo producto, ese significado especial que para algunos tienen los libros impresos, desaparecería.

Me parecería una pena que las nuevas generaciones se adaptasen a esa nueva forma de ver los libros, porque pasarían a ser un objeto de consumo más. Libros de usar y tirar. ¡Qué triste!

En mi opinión, quien no lee habitualmente no va a empezar a hacerlo por tener un soporte de última generación que se lo permita.

Para mí, un libro se puede convertir en un objeto muy personal. Y con este nuevo producto, ese significado especial que para algunos tienen los libros impresos, desaparecería.

Me parecería una pena que las nuevas generaciones se adaptasen a esa nueva forma de ver los libros, porque pasarían a ser un objeto de consumo más. Libros de usar y tirar. ¡Qué triste!

Es algo que en mi opinión tendrá buena acogida entre las personas que lean con mucha frecuencia, pero demasiado caro para las personas que leen un par de libros al año. El mundo no deja de progresar y esta es una de sus consecuencias, si buena o mala no creo poder juzgarlo pero lo veo como algo positivo en cuanto a la investigación y el desarrollo además, el libro como hoy en día lo conocemos no dejará de existir nunca.

Vivimos en una era de continuo avance tecnológico y esta innovación del libro electrónico es una muestra de ello. Las nuevas tecnologías son aceptadas por la sociedad, que intenta avanzar a su ritmo, pero es cierto que hay determinadas cosas que la tecnología no podrá cambiar. Pienso que la lectura convencional es uno de esos huesos duros de roer para las nuevas tecnologías, este nuevo formato haría perder al libro y a la lectura parte de sus valores. La tradición del libro en papel pesa demasiado, porque la lectura no sólo se basa en el hecho de leer, sino que conlleva una serie de significaciones que jamás podrían ser dadas por la lectura electrónica. Por todo esto pienso que aunque no suplante nunca al libro convencional, si que se convertirá en su alternativa.

Este texto nos hace reflexionar sobre la enorme importancia que los avances tecnológicos están teniendo en nuestra sociedad. A veces nos olvidamos de lo que éstos significan, porque desgraciadamente o afortunadamente nos hemos empezado a acostumbrar a ellos. Pero, lo que debemos tener en cuenta (y en el fondo sabemos todos) es que existen numerosas cosas que estos avances no serán capaces de desvancar de nuestras vidas, y una de esas cosas es EL LIBRO. ¿Quién no se lee un libro por lo menos una vez al año?, ¿Cuántas cosas nos aportan los libros? Tanta sabiduría, tantos conociemientos, tanto de todo…y además lo podemos leer en cualquier parte. Un libro es un libro y ni las nuevas tecnologías, ni nada harán que pase a un segundo plano para nadie.

El miedo que nos da ver nuestras estanterías vacias no nos deja ver lo práctico que es este invento. Resuelve dos grandes problemas de nuestra sociedad, ahorra espacio y tiempo. Creo que lo importante de la lectura es su contenido, no el soporte donde se encuentre, muchas veces leí grandes frases en paredes de baños. Sólo hay que darle una oportunidad a este nuevo soporte, seguro que nos terminará gustando, no olvidemos que uno de los pilares básicos de nuestra sociedad es la comodidad.

El lector digital de libros es un claro ejemplo del avance tecnológico vivido, que nos ofrece numerosas ventajas. Aún así, pienso que no desbancará a los grandes clásicos. De tal manera debo mencionar el hecho de numerosas personas que no tienen conocimientos sobre la utilización de las nuevas tecnologías y como no, los indiscutibles seguidores del libro impreso. Estos dos elementos dejan fuera un gran número de lectores que pueden ser condicionantes del éxito del lector digital de libros.

Este nuevo lector de libros no es más que uno de los muchos avances tecnológicos de la época en la que vivimos. Además en mi opinión es un invento positivo y puede ayudar a fomentar la lectura entre los más jóvenes que utilizan siempre lo último que sale al mercado. En cuanto a la pregunta que se plantea de las editoriales, creo que encontrarán su sitio en el mundo de las nuevas tecnologías, al fin y al cabo, seguirán siendo en vínculo entre el autor y las librerías.

Nuevos avances tecnológicos nos abren nuevas formas de expresión y comunicación. Creo que de primeras causa algun tipo de recelo, ya que estamos habituados al formato papel de los libros. Sin embargo, se difundirá por todo el mundo, ya que resulta muy práctico el poder llevar diferentes libros, apuntes, etc. de forma digital. El problema viene cuando el libro deje de tener tanta importancia, aunque siempre habrá nostálgicos que reivindiquen los formatos tradicionales. Los grandes beneficiados serán los centros ópticos: todos necesitaremos usar gafas.

Bajo mi punto de vista, la tecnología y todo lo que ello implica es el futuro y antes o después tendremos que acostumbrarnos a ello. "Renovarse o morir"; supongo (o espero) que aunque en determiandas situaciones el lector digital sea muy útil o popular, el libro tal y como lo concemos no desaparezca nunca.

Si es cierto que no nos dañará la vista como lo hace por ejemplo la pantalla del ordenador, si que tendrá una buena acogida por los jóvenes y empresarios que necesitan tantos libros juntos sin necesidad de llevar una estantería con ellos mismos. De todas formas, para mi gusto es un cambio demasiado brusco al que no creo que me acostumbre. Aunque pensandolo desde el punto de vista ecológico; se talarían menos árboles.

Está claro que todo tiene sus pors y sus contras, hay que valorar que es lo que más nos importa a cada uno.

Me parece muy positivo que según van cambiando los hábitos, las conductas,… en general, la sociedad, la tecnología se adapte a éstas modificaciones. Ya que igual que antes nos comunicábamos por teléfono (ejemplo) ahora también lo hacemos vía Messenger. Por tanto, en mi opinión, es útil la creación de éste aparato que nos permite almacenar 200 libros, además de su conexión Wifi.

El lector de e-libros Kindle de Amazon se ha vendido a pesar del escepticismo sobre si el dispositivo se confirmaría popular.

Un aviso en las páginas Kindle en la tienda web de Amazon decía que la "fuerte demanda de clientes" para el dispositivo denotó que estaría agotado hasta el 3 de diciembre.

Desde su lanzamiento el 19 de noviembre el dispositivo ha sido extensamente examinado pero las opiniones sobre él son diversas.

El dispositivo se ha llevado alabanzas por ser fácil de usar pero muchos han criticado el modo en que obliga a la gente a pagar por contenido libre.

Fuente: BBC News

(pablosanz87@hotmail.com)

Apuntarme a vuestro correo e intercambiamos opiniones

No Spam por favor

En mi opinión la clave de que triunfe algo asi es una acción fuerte de marketing y publicidad, introducirlo como el futuro, como un hecho y que no pase desapercibido, porque a decir verdad no yo no conocía de la existencia de anteriores intentos de algo así. Nunca abrá nada que simbolice un libro, pero la sociedad avanza a pasos agigantados digitalmente y nos facilita las cosas. Ya las búsquedas no las realizamos en libros sino que tenemos toda la información necesaria en internet, los discos y videos los tenemos todos juntos en un mp3/mp4, la programación toda unida via tdt o digital…y ahora los libros unidos en este nuevo invento…el futuro nos lleva a hacer una selección de nuestros gustos para tenerlos juntos en nuestra mano.

La verdad es que me parece una idea genial pero no creo que pueda sustituir al libro impreso y sobretodo a partir de ciertas edades. Creo que los que más usaremos esto seremos nuestra generación que utilizamos constantemente el ordenador. Pero también hay que tener en cuenta a esos lectores que son reaceos a los ordenadores y que , en mi opinión, rechazarán el libro digital.

Nunca desaparecerá el libro impreso. En mi opinión Kindle va a tener la misma repercusión que sus antecesores. Creo que el libro electrónico, al contrario de lo que puede parecer, es menos útil que el material, sobretodo para quienes trabajan con ellos, tienen que hacer anotaciones, subrayar, hojear varias hojas a la vez… además no es lo mismo leer en una pantalla que en papel. La única ventaja que veo es la capacidad pero no me contrarresta las anteriores.

El nacimiento de este lector digital es una clara consecuencia de la evolución tecnológica que estamos viviendo. Pienso que por muchos lectores digitales de libros que aparezcan, el libro tradicional va a permanecer siempre tanto por su valor literario como por su tradición histórica y su enorme importancia: conlleva sensaciones que, en mi opinión,el lector digital no podría alcanzar.Es cierto que pueden convivir juntos pero la extinción definitiva del libro impreso me resulta imposible. Este lanzamiento es verdad que tiene ventajas, como la posibilidad de descargarte cualquier libro donde y cuando quieras como el ahorro en tinta y en papel,pero también conlleva inconvenientes, uno de ellos es claramente su precio.

En mi opinión, creo que va a costar su lanzamiento, especialmente entre las personas mayores, pues se trata de un cambio muy brusco al que quizá los jóvenes, por nuestro habitual contacto con las nuevas tecnologías, nos adecuemos mejor. Es por ello que considero que sería necesario llevar una buena campaña publicitaria para tratar de despertar el interés del público objetivo.

Kindle es un nuevo producto fruto del avance tecnológico vigente, una víctima de lo que el boom digital, multimedia e interactivo está cautivando a la sociedad e incluso de obligado "manejo" y entendimiento para ésta. Pero un libro físico es un libro físico, y nunca se va a infravalorar ni a sustituir.Es una obra de arte, una creación del autor en la que se ponen en armonía desde las palabras,el tacto de las hojas hasta la tipografía empleada en su portada. Con Kindle se pierde este encanto, y sí, será muy cómodo y útil, pero para los amantes de los libros creo que tiene poco atractivo.

Y creo que no está tan claro que se vaya a hacer un verdadero hueco en el mercado. Aun así, todo lo nuevo es bien recibido.

La propuesta de Jeff Bezos resulta bastante apetecible: conexiones inalámbricas, mobilidad espacial, correo electrónico…

Es evidente que la adaptación a la exigencia de la evolución tecnológica es una constante que se mantendrá de aquí en adelante, pero todo tiene un límite.

El soporte electrónico tiene muchas utilidades pero no me parece muy coherente que la lectura de libros sea una de ellas. Hay que tener en cuenta que siempre habrá gente que no tendrá accesibilidad a estos formatos. A veces da miedo pensar que estamos caminando hacia un futuro no muy lejano donde seremos entes totalmente digitalizados. Todas las demás cosas que a lo largo de la historia han sido importantísimas y valiosas para el ser humano se perderán en el olvido.

Puede que algún día los libros electrónicos puedan conquistar el mercado. Me parece atractivo por el aparato, porque no es algo muy pesado para transportarlo, porque te permite suscribirte a los periódicos, consultar blogs y elegir, estés donde estés, la obra que más te apetezca leer. Pero creo que tiene inconvenientes, porque por mucho que diga que te permite leer al sol, se lee peor y más lento una página de ordenador que una en soporte papel y un libro no se te va a apagar en la vida, al aparato este se le acaba la batería y si quieres leer tendrás que recargarlo.

Creo que hay que pararse a analizar porqué la música o la fotografía, artes más jóvenes que la literatura, sí se han ido adaptando a los cambios tecnológicos, mientras que a los productos digitales relacionados con la literatura les cuesta mucho más. Para mí es evidente: NO SE LEE.

No dudo del avance de la tecnologia , de la posibilidad de que esta oferta tecnologica triunfe , pero sere un romantico del papel viejo , y recuerdo mi primer libro de mayores.. sandokan "el tigre de mompracem " que lei con diez añitos y lo que mas recuerdo , aparte de todos los detalles de la historia … es ese olor a antiguo , a viejo , que me transportaba casi a la epoca de cimatarras y chalupas , de imperios perdidos y aventuras increibles , como si fuese un manuscrito que hubiese encontrado.. con su impresion antigua.. no dudo de un futuro dominado por estos instrumentos digitales , pero con todo el cuidado y atencion del mundo espero que algun dia mis hijos o mis nietos , habran esos libros viejos y mohosos y les evoquen los sentimientos que despertaron en mi.

Si bien sentimos predilección por el libro tradicional esto puede llegar a cambiar.Tengamos en cuenta que también somos practicos.No todo el mundo dispone de espacio para poder tener todos los libros que desearía.Es por ello ,que este aparato que nos permite almacenar mas de 200 libros en mi opinión si que tendrá buena acogida.A esta capacidad de almacenaje hasy que sumarle también su capacidad de actualización,su practicidad y su facil manejo que recuerad en gran medida al libro tradicional.

Aunque este producto aumente las ventas y se generalice ,seguiremos conviviendo con las ediciones impresas delos libros.

Creo que sin duda es un buen avance y sobre todo es efectivo el hecho de que las nuevas tecnologías nos hagan la vida más fácil en algunos ámbitos, pero el hecho de la creación de estos lectores digitales no lo veo imprescindible en nuestras vidas.Por una parte, la lectura ,desde mi punto de vista, es más complicada ya que se te cansa más la vista estando leyendo a través de la pantalla y también veo un inconveniente que el precio de los libros (al ser más baratos)pueda llegar a perjudicar a las editoriales.Por otra parte, aun así opino que este avance también tiene sus ventajas como el hecho de poder trasladarlo a todas partes y estar a la última en cuanto a libros se refiere, pero sin embargo si tuviera que elegir me quedaría con los libros, porque para mí es la forma más cercana que podemos tener hacia la lectura.

¿No estamos en la era de la tecnología? Este artículo creo que no sorprende a nadie, ya que en la actualidad la digitalización de los soportes está a la orden del día. Pero en mi opinión, cuando alguien lee un libro no quiere estar leyendolo desde una pantalla, ya que el calor que desprenden las hojas desde tu propia cama, sofá…no puede dártelo un ordenador y creo que las sensaciones son diferentes.

Francamente, los libros electrónicos no terminan de convencerme. Quizá en un futuro, los libros en soporte papel desaparezcan y quizá terminaremos todos acostumbrándonos al soporte digital; no obstante, un soporte digital nunca nos podrá transmitir lo mismo que un buen libro entre las manos.

Soportes como éste buscan la comodidad del lector pero se olvidan en cierta manera del aura que envuelve a un libro. No deja de ser un pequeño ordenador manejable, de única función, pero estremadamente útil para aquellos que viven rodeados de un mundo de letras. Su uso puede ser confortable para muchos pero no creo que llegue a desbancar a la literatura en papel real o por lo menos eso espero. Habrá que esperar a ver si se convierte en una revolución y eso por supuesto dependerá de la publicidad que se haga de él, si no quiere acabar como sus antecesores.

Los nuevos libros electrónios quizá animen a más gente a leer en un principio y por la novedad pero alfinal seguirán leyendo los que más leen porque son los que de verdad están interesados. Aunque espero que esto acerque a la lectura amuchos y se animen a seguir descubriendo historas en los libros. Pero como ya han dicho mis compañeros, los libros impresos en papel no dejarán de existir nunca porque ningún aparato podrá sustituir la relación de las personas con un libro.

Se trata de un producto con multitud de posibilidades, aún así creo que a la hora de leer un periódico no dispondríamos de las fotografías, ni podríamos "echar un vistazo" al periódico (como se suele decir) y necesitaríamos conectarnos a la red para disponer de ellos. Me pregunto qué es lo que sucede con la publicidad de los periódicos, ¿son adaptados a este nuevo soporte?

Considero que si a este nuevo producto se le reviste de ese glamour que por ejemplo han adquirido los productos de apple (el mejor ejemplo es el IPOD), el producto triunfará; si no, corre el riesgo de caer en el olvido como sus antecesores.

A mi no me acaban de convencer los libros electrónicos, pienso que donde este el papel se quitan los libros digitales. El formato digital nos permite almacenar muchas obras en un mismo dispositivo, pero ¿es bueno para los ojos?. ¿Sabemos cuanto tiempo nos van a durar almacenados en ese soporte? En papel si, almacenarlos abulta más, pero donde este leer de un libro que tengas entre las manos se quita todo formato digital.

Desde mi punto de vista, creo que si han sido en balde los anteriores intentos, este no va a ser menos, ya que todavía no estamos acostumbrados o mentalizados para poder dejar el libro de toda la vida para cambiarlo por una maquinita en la cual no podemos pasar las páginas como lo hacemos con los libros o a doblar la esquinita de la página por la que vamos. Esas tradiciones nunca podrán ser reemplazadas.

Siempre es positivo que las nuevas tecnologías avancen y que nos beneficiemos de ello no obstante, este nuevo artículo trae consigo, desde mi punto de vista, ventajas e inconvenientes, ya que mientras unos van a poder disfrutar de las comodidades que este producto brinda, pagando una mínima parte y bajando gran cantidad de información de internet, las editoriales van a sufrir el descenso de ingresos. Por otro lado sería interesante saber qué opinan los escritores a cerca de esto.

Es cierto que todo lo que tenga que ver con la tecnología es el futuro y como futuro tendremos que adaptarnos a las nuevas ofertas que se nos ofrecen. Sin embargo, en este caso y aunque conlleve ventajas (tales como las económicas), pienso que los textos son más cómodos de leer en un formato papel. Si precisamente es el papel lo poco q nos queda de la cultura tradicional, creo que tendríamos que cuidarla pues al fin y al cabo siempre nos ha sido y nos será últil y cómodo.

Su éxito es incierto debido a los cada vez más bajos índices de lectura. Pero este dispositivo seguro no sustituirá a los libros impresos; al igual que la descarga de películas y música no ha sustituido a sus análogos físicos. Podrá ser una manera previa de acercarte a la lectura de ciertos títulos; pero finalmente si un libro te atrae, lo acabas comprando. Las bibliotecas también albergan cientos de libros y no por ello se han dejado de comprar.

Me gustaría compartir opinión con algunos de vosotros. Hay gente que tiene opiniones muy interesantes. Federico, Sara, Carlota, Jose, Jennifer, Laura….me interesaría compartir con vosotros mis opiniones.Si queréis me podéis agregar al messenger o enviar un correo.

Por favor, evitar spans

Gracias.

pablosanz87@hotmail.com

Considero que KIndle, u otros lectores electrónicos similares, es muy útil a la hora de poseer mucha información y entretenimiento en muy poco espacio. Aún así, considero que este nuevo invento nunca podrá ser apreciado como un libro impreso. Ya no tendrás una magnífica colección de libros, sino un aparato digital más. Creo que el valor especial que para una persona puede tener un determinado libro desaparecería de la mano de este invento.

Considero que KIndle, u otros lectores electrónicos similares, es muy útil a la hora de poseer mucha información y entretenimiento en muy poco espacio. Aún así, considero que este nuevo invento nunca podrá ser apreciado como un libro impreso. Ya no tendrás una magnífica colección de libros, sino un aparato digital más. Creo que el valor especial que para una persona puede tener un determinado libro desaparecería de la mano de este invento.

Pasar las hojas del libro, verlos apostados en nuestras estanterías, incluso sujetarlo entre las manos es un placer a lo que sería muy difícil renunciar. Por otra parte este nuevo soporte electrónico ofrece posibilidades que serían muy interesantes como el brutal ahorro en papel que supondría o la nueva facilidad que nuevos escritores tendrían para publicar sus obras ya que los costes de edición se abaratarían.

Tenemos dos opciones, aunque elegir una no tiene por qué suponer el lapidamiento de la otra

Kindle presenta una serie de ventajas, puesto que, permite acceder rapidamente a una gran cantidad de documentos a un módico precio de descarga y sin necesidad de tener que transportarlos.

Sin embargo, creo que su precio sigue siendo elevado, ya que, el amante de la lectura puede encontrar sus necesidades satisfechas a un precio económico con las ediciones de bolsillo,que también son facilmente transportables.

En definitiva, no creo que Kindle vaya a desbarcar a los libros tradicionales, sino que debe ser concebido como una forma más para promover la lectura dirigida, en mi opinión, a un público más especializado.

Kindle presenta una serie de ventajas, puesto que, permite acceder rápidamente a una gran cantidad de documentos a un módico precio de descarga y sin necesidad de tener que transportarlos.

Sin embargo, creo que su precio sigue siendo elevado, ya que, el amante de la lectura puede encontrar sus necesidades satisfechas a un precio económico con las ediciones de bolsillo,que también son fácilmente transportables.

En definitiva, no creo que Kindle vaya a desbancar a los libros tradicionales, sino que debe ser concebido como una forma más para promover la lectura dirigida, en mi opinión, a un público más especializado.

No creo que el libro en tradicional deje de existir porque hay muchos lectores que lo impediran.

Además si ha habido tantos intentos fallidos de esta propuesta no creo que sea tan fácil sustituir a los libros de siempre.

Yo, personalmente, prefiero leerme un libro de papel que leer de cualquier otra manera. No obstante, debo admitir que la idea que se está intentado llevar a cabo no es ninguna tontería; poder acceder a tantos artículos y documentos es un verdadero lujo pero el precio es, todavía, demasiado elevado.

En mi opinión este producto no va a tener mucho éxito a corto plazo, ya que como todo producto tecnológico nuevo, necesita un periodo de adaptación para esos públicos que no están tan acostumbrados a las nuevas tecnologías.

Pero en el largo plazo sí creo que tenga éxito:su precio descenderá y su uso se hará más común, especialmente entre la gente joven. Ejemplo de ello son los periódicos digitales, en su momento se pensó que no tendrían mucho lectores, sin embargo hoy, cualquier periódico de nombre "debe" tener versión digital.

Yo me lo compraría. Igual que me he comprado un MP3 porque almacena mucha música y según me dé, elijo el tema que más me apetece en ese momento. O igual que me he comprado una memoria externa que almacena películas y las clasifica por género. Y en mi casa aún quedan y se compran muchos CD’s, muchos DVD’s y se seguirán comprando muchos libros, a pesar de la tecnología. Hoy he oído decir a la directora de Comunicación Interna de Google que desde que existen las versiones digitales de libros en la red, han aumentado las ventas de libros de las librerías tradicionales. Estoy segura de que estos artilugios van a popularizar la lectura entre la gente. Me lo pido para Reyes.

Considero que estamos evolucionando por medio de la tecnología a una velocidad increible, que poco a poco ha ido afectando a diferentes sectores, inventos, formas, simbolos y que antes o después le debería tocar a los libros y a la lectura por ello no me parece mal avanzar tambień en ello pero personalmente creo tiene que pasar mucho tiempo hasta que adoptemos del todo esta nueva forma, porque considero que es un lujo poder leer un libro en forma de papel y por ahora mucho más económico.

En mi opinión aunque las tecnologías estén evolucionando a una gran velocidad, esto no significa que también se vayan a imponer al libro y este acabe desapareciendo. Yo creo que no es lo mismo leer un libro impreso que en un soporte tecnológico, por mucho que se asemeje a un libro de hojas de papel. Al menos en un futuro cercano, aunque quién sabe hasta qué punto pueden llegar a evolucionar las tecnologías.

Parece difícil imaginar que un libro electrónico pueda sustituir a los tradicionales libros en papel. Pero no cabe duda de que esto es el futuro. Hace años también era impensable que el teléfono móvil pudiera sustituir al fijo, porque eran sólo unos privilegiados los que podían permitirse tener uno de estos aparatos, y como vemos hoy en día, es poca gente la que no tiene uno. Yo supongo que pasará lo mismo con los libros electrónicos.

Es normal pensar con algo de tristeza que quizá los libros de toda la vida, en papel, acaben desapareciendo. Pero podemos ver también la parte positiva: ¿Cuánto papel ahorraríamos si los libros pasaran a ser electrónicos? No todo es malo en los cambios.

En mi opinión , pese a que lo medios digitales están cobrando mucha importancia en nuestras vidas hoy en día, esto no quiere decir, que el resto de soportes impresos ya no sirvan para nada, pues un libro es un libro, y por mucho que avancen las tecnologías no vamos a dejar de leerlos. En definitiva, bajo mi punto de vista, es mucho mejor leer un libro impreso que uno a través de la pantalla del ordenador.

Impresionante. Sin duda, el ipod de amazon, un avance que, en España, en mi opinión, tardará en generalizarse (muy al tema de este comentario vendrían los resultados del informe Pisa de este año y el pésimo lugar en que nos ha dejado), pero que será acogido con entusiasmo por los amantes de la lectura.

Genial y preocupante al mismo tiempo… Es importante el hecho de que, si se generalizase su uso, se reduciría muchísimo la tala de árboles y se ahorraría mucho espacio físico de almacenamiento, pero qué ocurriría con las editoriales, y con los derechos de autor? ya que probablemente acabemos descargándonos los libros gratuitamente…por no hablar de la cantidad de puestos de trabajo que desaparecerían y de empresas que quebrarían, y no podríamos prestar libros… Pienso que acabará ocurriendo, el papel quedará en desuso, pero dentro de algunas décadas.

AYUUUUDAAAA!! POR FAVOR ALGUIEN ME PUEDE DECIR EN DONDE PUEDO CONSEGUIR UN LECTOR AQUI EN LA CIUDAD DE MEXICO???

Yo, lectora empedernida de como poco 5 libros mensuales, (en vacaciones y épocas de poco trabajo triplico la cifra), sé que nunca sustituirá este aparatito la presencia de un libro en papel.

PERO como ya no hay forma de guardarlos, ya no caben en casa, siempre termino regalándo a familiares, vecinos y amigos, incluso he llegado a regalar cajas enteras. De esta forma por fin podré disfrutar de la lectura sin ocupar espacio y POR FIN comprar en papel tan sólo el libro que me haya enamorado y que quiera conservar en formato tradicional.

Por cierto, he tenido el privilegio de probarlo y la vista no se cansa nada, no tiene nada que ver con una pantalla retroiluminada, es muy similar a una página de papel escrita.

El que esté en contra o tiene una biblioteca en casa de más de 100 metros cuadrados o tiene tiempo de ir a buscar libros "de prestado", pero para los que no tenemos ese privilegio, este es el mejor invento que he podido conocer.

(requerido)

(requerido)


*