Bob y el final de la publicidad que conocemos

En los últimos eventos de esta semana: el martes por la mañana el gurú español de las nuevas tecnologías y la nueva web Enrique Dans ofrecía en colaboración con DIRCOM y la Cámara de Comercio Alemana su interesantísima charla sobre blogs corporativos y cómo la web 2.0 lo está cambiando todo. Incluido un intenso debate de a dónde nos llevará todo esto, intervención crítica del embajador alemán incluida. Pues usted gracias a este vídeo no se pierde ni un solo minuto de esta exclusiva y fundamental ponencia para entender lo que esta pasando (además de leer antes que nadie su resumen aquí y en la web). Mientras su vecino sigue “idiotizándose” con “El (criminal) diario de Patricia”, usted entiende y se prepara para los cambios sociales más fascinantes que hemos vivido. Gracias a nuestra “contra televisión global” en YouTube. Mientras que su colega queda hipnotizado ante “Aquí no hay Tomate”, usted se hace hoy y en exclusiva, sin pagar un solo céntimo de euro, con la impagable visión que ayer mismo daban ante nuestra JVC Everio, Jason Ling (alto directivo de myspace.com) y otros líderes de los socials networks, las redes sociales, que tanto están cambiando la forma de comunicarse y de informarse, también de nuestros productos y servicios. En la sala de juntas de Akami Technologies en la exclusiva Torre Puerta de Europa en Madrid. ¡Y usted está allí, con todos ellos en la misma sala! Escuchando, como en vivo, todo lo que se dijo, gracias a un solo clic. ¿No es fascinante? ¿No es increíble?

Pero lo más fascinante fue la valentía y la claridad con la que hace unos días habló el ex JWT, César García, socio fundador junto a Zapping/M&C Saatchi de BOB, la agencia de publicidad del consumidor, durante la presentación de su revolucionario libro “BOB” sobre la nueva publicidad del siglo XXI y el final de una época, el principio de otra, y las increíbles cosas que dice, que a algunos no les gustarán nada, y a otros como a mí, mucho. Mientras que sus competidores siguen “limitados a la información de la prensa limitada del sector”, que bucea una y otra vez en lo de siempre y lo irrelevante para el momento histórico y de cambio que vivimos en la publicidad de hoy, como ese código de buenas prácticas, que si las agencias de medios adelantan a las de publicidad, la siempre mejorable relación agencia vs. anunciante, el último gran premio del sector a la campaña x, usted sí puede huir de todo esto con un clic rescatador para asistir a uno de los eventos claves de la nueva publicidad que nace, que llega, que lo está cambiando todo. Sólo aquí, en estos links del libro Bob y de la mesa redonda, puede asistir a algo histórico y único en el panorama de los medios de España.

O puede seguir leyendo para entender a lo que me refiero: en octubre comencé en mi nueva columna quincenal en el Instituto de Joost van Nispen, el ICEMD (participado por ESIC y FECEMD) a “desarrollar una expedición al fascinante nuevo mundo del marketing 2.0” y a describir cómo el consumidor sale espantado ante la avalancha de publicad como la que vivimos hoy en día en España. También hace poco la multinacional IBM lanzaba un informe demoledor con el nombre “The end of advertising as we know it” (“El final de la publicidad como la conocemos”). Lectores que visitan a diario nuestra web de actualidad o reciben las noticias diarias de los que les interesa vía servicio RSS, lo leían con sorpresa y como primicia en un medio en castellano el día 7 de este mes, aquí. Al momento muchos se bajaban el estudio desde este link.

Un estudio desde el que IBM alerta a la industria de que debe de averiguar la forma más efectiva para seguir conectando con sus consumidores en un escenario multicanal, como el que se vive en la actualidad. Partiendo de este tipo de estrategias, agencias y anunciantes deberán crear con urgencia nuevos modelos de negocio.

Y ahora, last but not least, llega nuestro amigo César con su valiente y necesario libro BOB (mas infos en http://www.directecrm.com/app/tracking/clickControl.php?key=1-395-40-2-6060) de 591 impresionantes páginas en inglés y español (¡traducción simultánea!) para decirnos cosas como: “Vivimos una era de posibilidades ilimitadas. Donde la creatividad y las grandes ideas empiezan a desafiar y derribar una estructura económica y social que ha perdurado cien años. Hoy, una idea bien comunicada puede alcanzar a cientos de millones de personas en pocos segundos y mover la conciencia o los sentimientos de todo un planeta”.

“Todos buscamos emociones, nuevas experiencias que nos nutran, que nos llenen la vida y el poco tiempo libre del que disponemos. La información, la conexión, las posibilidades, todo está a nuestro alcance y sabemos dónde encontrarlo. Pero aquello que nos emociona, no. Porque lo que nos emociona cambia. Bob no consume productos, consume emociones, experiencias que le aporten algo nuevo, y si una marca no se las da, las buscará en otro lugar. Hoy Bob tiene el poder para hacerlo. Bob, el nuevo consumidor lo ha cambiado todo, y lo seguirá cambiando aún más. Estamos ante una nueva era de la comunicación comercial. Una emocionante época en la que la innovación, la creatividad y la imaginación pueden conquistarlo todo”.

“Aún no están establecidas las bases de esa nueva comunicación, ni sabemos cuál será la forma definitiva que adoptará. A todos nos interesa empezar a conocerla. A profesionales de la comunicación, clientes, estudiantes e inquietos consumidores”. Ufff, que larga se me ha vuelto a hacer esta carta semanal. Una vez más. Lo siento. Tendré que seguir con el libro de Bob la semana que viene. Sus capítulos, antes de despedirme: “Bob es el que manda”, “Bob quiere divertirse”, “Bob y los nuevos modelos de publicidad”, “Bob y los medios”, “Queda con Bob”, “Siete claves para conquistar comercialmente el mundo de Bob”, “Cinco experiencias con Bob”, “No todos quieren trabajar para Bob”, “Bob entrevista a Bob” y “Bob y el nuevo consumidor responsable”.

Un libro tan rompedor que se lee de un tirón. Posiblemente el libro más importante sobre publicidad en español que se ha escrito en los últimos tiempos. Imprescindible para contagiarse de una mente visionaria (faltan, en el sector español) y poder afrontar los cambios que llegan. ¡Hágase con su ejemplar en la FNAC o con ayuda de http://www.directecrm.com/app/tracking/clickControl.php?key=1-395-40-2-6060!.

Ver más…

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Es inevitable pensar en la evolución que ha tenido la publicidad, y hacernos una idea de cómo va a cambiar en adelante. Hoy en día se centra en los medio que todo el mundo conoce (televisión, radio, prensa escrita, etc.…) pero cada vez más, los medios se van ampliando. El otro día recibí en mi móvil vía bluetooth, una publicidad que me estaba enviando una cabina de teléfono que tenia a 10 metros. Esto te hace reflexionar sobre las infinitas posibilidades que hoy en día tienen las empresas para vendernos sus productos. Es ahí donde entra la Web 2.0, que no discrimina a nadie (aunque que tenga algún tipo de discapacidad y le sea complicado el uso de Internet) y normaliza el uso de las webs, para todo tipo de usuarios (ampliando más el abanico de medios del que deponen las empresas para vender sus productos. Es una reflexión lógica, más usuarios más compradores. En cuanto al mensaje que transmiten las empresas, estoy deacuerdo en que hay muchas que no llegan a conectar con el usuario, pero cada vez son más las empresas que intentan comprender al usuario antes de realizar su publicidad. Esta es la clave del cambio que plantea BOB, que sea el usuario el que se acerque a la empresa para que le diga lo que quiere.

En el mundo de la publicidad es esencial saber conectar con los consumidores. En un contexto como el de Internet, el desafío es de mucha más envergadura. Ante la avalancha publicitaria que le cae encima, el consumidor se retrae y se vuelve desconfiado. Ahora el consumidor decide lo que desea y alcanza, de esta manera, autonomía.

En el ámbito de la literatura hemos pasado del lector arquetípico a lo que muchos críticos han denominado como “escrilector”: el lector inmerso en el hipertexto que lee de la manera que le place y siguiendo un orden dictado sólo por su capricho. ¿En el contexto de Internet, podemos hablar, de la misma manera, de un autor-consumidor?

Parece indudable que las empresas publicitarias deben seguir de cerca a este nuevo tipo de consumidor que ha aparecido en este contexto tecnológico. Deberían transformarse quizás en espejo de sus deseos y tentarles con lo que más ansían. Y si lo que desean no es una oferta de productos sino de sueños quizás las campañas publicitarias se conviertan en la fábrica de sueños de un contexto cambiante y multimedia…

Es sorprendente como ha evolucionado la publicidad sobre todo a partir de la generalización de Internet y su entrada en todos los hogares. Ahora en tan solo unos segundos un anuncio publicitario llega a millones de consumidores en decenas de países, pero como se lee en el texto de BOB esto no es suficiente ya que los consumidores no prestamos casi atención a la publicidad a no ser que esta sea diferente en algún aspecto a todo lo que hemos visto, que es mucho, y nos llame la atención.

Por lo tanto en el futuro los publicistas deberán centrarse en el estudio de las emociones, como dice BOB, en encontrar aquellas ideas innovadoras que rompan en la rutina publicitaria produciendo en el consumidor las anheladas emociones que hacen que este conecte con un producto o con otro. Y para ello los publicistas deberán conseguir que sea el propio consumidor el que se acerque a ellos pidiéndoles la publicidad que desean, haciéndoles participes de ella en vez de inundar los medios con su publicidad que crea apatía y desconfianza entre los consumidores y por lo tanto no es efectiva.

Esto, unido a la publicidad en las nuevas formas de comunicación que sin duda en poco tiempo desbancaran a las tradicionales, tales como la telefonía móvil o la red, es hacia donde se mueve el futuro de la publicidad.

Una nueva forma podría ser sacarte por Internet por ejemplo una especie de “carné publicitario” en el que el propio consumidor cargase su perfil comercial para que sólo le llegase publicidad que le interesara desechando lo demás y poder cargar estos datos en su teléfono móvil, en su cuenta de correo electrónico, etc., modificando el propio consumidor sus datos según los cambios en su preferencias comerciales o circunstancias personales.

Dentro del mundo de la publicidad, la innovación y la búsqueda de nuevos formatos es constante. Se pretende conseguir una nueva forma de publicidad, de alto impacto dirigida al consumidor de una manera interactiva. Dentro de este proyecto, la agencia de nueva publicidad BOB que nos propone Cesar García nos ofrece una forma diferente de relacionarnos con los productos, donde el consumidor es el que decide cómo y cuándo acceder a la publicidad, de manera que ésta, deje de ser tan invasiva, y se establezcan nuevos modelos. Teóricamente todo esto suena muy bien, es cierto que se percibe un sentimiento general, por parte del consumidor de que la publicidad es excesiva y, que es necesario buscar otras opciones pero, lo difícil será plasmar todas estas nuevas ideas en algo tangible, que funcione, y aunque según el autor: “Bob no consume productos, consume emociones”, pero eso sí, que los compre.

Este artículo habla de una forma de publicidad y un nuevo consumidor. Con la aparición de la web interactiva, también llamada social o 2.0, surge una nueva forma de relacionarse entre los usuarios. Ahora pueden interactuar y dialogar sobre lo que les gustao no, comentar las ventajas o defectos de algún producto, sus ocios, etc. Esta interactividad proporciona al comerciante la posibilidad de espiar los gustos de la gente y conocer los productos más deseados. De esta manera es más fácil saber dónde tiene que ofrecer su producto y cómo presentárselo de manera atractiva. La teoría es hacer una publicidad que cree contenidos apetecibles para el consumidor y que sea éste quien vaya a guscar la publicidad de manera voluntaria, él decide cuándo quiere consumirla.

El problema es la práctica de internet es el exceso de información. El usuario necesita elegir entre la gran diversidad de opciones y poder compararlas, sino, se guiará por el mero impulso del capricho y la moda, el hoy quiero esto, pero mañana ya no me sirve. Y esta selección la debe hacer el usuario, pues la publicidad no lo hace.

De otro lado, el consumidor actual (Bob) pertenece a la cultura del ocio y el entretenimiento, y si no encuentra en un lugar lo que le divierte, se va navegando por la red a otro sitio. Quien manda es el consumidor y no el comerciante. Se dice que este nuevo usuario busca emociones y por ello hay que dárselas para que no abandone un lugar. Pero ¿no serán las emociones las que determinan la búsquedad de Bob?. Suena a una excusa ideal del comerciante el "yo doy lo que la gente pide", es la misma razón que dan los que hacen la denominada "televisión basura", es decir, "la audiencia manda". La cuestión es si el público tiene la posibilidad de elegir.

Los consumidores cada vez pasan más tiempo ante el ordenador y compite con el que pasan frente a la televisión, esto implica que adquiera más audiencia que la televisión .Ante esto el crecimiento de la publicidad en la Red, es superior al de la televisión.

Internet es el mejor canal de información que existe en el mundo, y está afectando a nuestra manera de trabajar, de aprender y comunicarnos y como no al entorno publicitario, siendo uno de los principales mecanismos que utilizan las agencias de publicidad para publicitar sus productos y no olvidando que las decisiones de compra se producen cada vez más en este medio. Los publicistas están obligados a ampliar el campo de visión e introducir nuevos tipos de publicidad interactiva, esta nueva publicidad se realizará con soportes menos agresivos e intrusivos de manera que no percibamos que nos están acosando, sino que seamos nosotros los que tengamos el poder de seleccionar los contenidos que más nos interesen y desechar el resto y de decidir cuándo y cómo queremos acceder. Los mensajes publicitarios, no sólo se dejarán ver o escuchar, sino que se comportarán en función de cómo reaccionemos.

Entiendo que la publicidad en Internet va destinada a jóvenes y adultos, dejando a un lado a los niños y a los ancianos, que no están tan familiarizados con este medio y hay que pensar que no porque aparezca un nuevo canal de comunicación tiene que debilitarse el desarrollo de los ya existentes.

Es innegable que la sociedad ha cambiado y está cambiando a pasos agigantados, la nuevas tecnologías están creando una sociedad con distintas formas de comunicarse, de informarse, de entretenerse, etc.,de forma que la publicidad no debe ser estática y quedarse estancada en las bases de su creación, debe verse una evolución y adaptarse a las nuevas circunstancias de los consumidores, ahora son ellos los que buscan los productos y la publicidad tiene que hacerse notar, o crear nuevas necesidades, nuevas emociones como dice el artículo, para que el consumidor las conozca y las desee. Por otra parte el desarrollo tecnológico y de la sociedad, es una ventaja que la publicidad no debe desaprovechar pues ahora se puede llegar al cliente que elijas en cuestión de segundos, la publicidad tiene suficientes medios para conseguirlo, e incluso es lógico que lo haga, ya que no todos los públicos demandan lo mismo, ni tienen las mismas necesidades, por todo esto me quedo con una frase del libro de Bob: “Todos podemos elegir qué ver, dónde y cuándo, las marcas tendrán que esforzarse por ser elegidas”

Una de los cambios fundamentales que se ha producido a raíz del desarrollo de la web 2.0 ha sido la transformación de los internautas en creadores activos. La interactividad ha aumentado, lo que a su vez supone que los consumidores ya no quieren ser simples esponjas que absorben la información, sino que aspiran a crearla. Esto supone un reto para las agencias publicitarias, que como no se adapten a la nueva situación, simplemente corren el riesgo de cerrar. Ya lo dice el informe de IBM, el consumidor de hoy en día incluso quiere decidir cuando consumir publicidad, quiere en cierto modo tener el control. Pero no es fácil adaptarse a cambios tan bruscos y aquí la creatividad será una condición fundamental.

El fin de la publicidad tal y como la conocemos es una de las ideas que podemos sacar del estudio realizado para IBM por Focus group a más de 2500 personas. Pero en este estudio podemos sacar otras conclusiones como que la publicidad cambiara más en los próximos 5 años que en los 50 anteriores.

Estos cambios que se darán “afectan a la atención, a las posibilidades creativas, a la validez de las métricas, al inventario de publicidad disponible y, sobre todo, al control y actitud por parte de los clientes” según Enrique Dans.

En definitiva, lo que se trata es que el sector de la publicidad debe buscar los medios, canales, lenguaje,… necesarios para hacer llegar al consumidor los productos y sean atractivos para este.

La publicidad por lo tanto, va a cambiar como tal, se desarrollara en otros medios como son Internet y donde los publicitarios encuentran un medio ideal para comunicar el mensaje a miles de internautas que se conectan a la red. Lo que deberá buscar es la manera de comunicarse con el internauta, llamar la atención de este para que el mensaje del producto le llegue y se quede con él.

Es obvio que, las empresas siguen invirtiendo en grandes campañas publicitarias en medios clásicos, pero más obvio es que, el telespectador está harto de que le interrumpan su película o su programa favorito con un corte publicitario, sintiendo que la publicidad es una intrusa de su TV, de su momento de relax, de su ocio… Ese sentimiento, le lleva a coger su mando a distancia, para saltarse esos estorbosos bloques publicitarios que alteran su calma, haciendo zapping o simplemente, se levanta de su sofá en busca de otros ocios, como pueden ser el ordenador, las consolas etc.Sin haber prestado la mínima atención, a esa publicidad de gran inversión, que para él simplemente es una publicidad “molesta”.

Las empresas no pueden dejar pasar por alto está realidad, ni hacer oídos sordos de datos tan claros como los aportados por la European Interactive Advertising Association (EIAA – Asociación Europea de Publicidad Interactiva) en el que, un 47% de los encuestados con edades comprendidas entre los 15 y 24 años, pasan más tiempo navegando en Internet que frente al televisor.La publicidad debe arriesgar , cambiar y ponerse a disposición de los futuros consumidores, que huirán de la publicidad “molesta”,y se quedaran con, la publicidad que ellos busquen y quieran de verdad.

Ante una sociedad cambiante y en constante evolución únicamente podemos pretender que el tipo de usuario al que nos tenemos que enfrentar en el mundo de la publicidad también va a estar en contante evolución.

La sorprendente revolución que ha sufrido internet en estos últimos años nos ofrece un panorama totalmente abierto, en el cual se exija mayor innovación a la hora de poder llamar la atención de los usuarios.

Es a este panorama al que se tiene que rendir la publicidad si quiere ser efectiva y llagar al usuario. Su presentación ante este tiene que cambiar, adquiriendo nuevos valores, como el emocional por ejemplo, para ser capaz de llegar a un usuario que recibe grandes cantidades de información por minuto, para que sea capaz de discriminarla sobre el resto de inputsque le llegan.

Los cambios en la publicidad ha tenido una doble causa: la evolución de los medios y la evolución de los consumidores.

La sociedad ha experimentado en el último siglo un rápido desarrollo en lo que a medios de comunicación se refiere y la publicidad (inevitablemente) ha ido acompañando este desarrollo adaptándose a los formatos correspondientes. La publicidad debe buscar a los consumidores (ya estén leyendo un periódico de provincia, visitando MySpace o directamente en su propio teléfono móvil).

Además del integrarse en los medios, la publicidad debe preocuparse por seguir los cambios que experimentamos los consumidores (ya somos “inmunes” a muchas de las técnicas publicitarias clásicas) encontrando la forma de llamarnos la atención y así cumplir su objetivo (incluso llegar a interactuar con ella).

Como prácticamente todos los elementos de nuestra sociedad, la publicidad debe hacer suyo el lema: RENOVARSE O MORIR.

Se abre el nuevo mercado publicitario en blogs, myspaces, facebooks, fotologs, tuiters, metroflogs, flickr… Estas nuevas plataformas de la web 2.0 permiten conocer cada vez mejor los gustos de los consumidores de manera mas sectorial, mas especifica, son comunidades virtuales que se subdividen a su vez de manera natural en diferentes estilos y gustos. Bastante amenudo son gente que se conoce en la realidad y que las herramientas 2.0 les permiten estar en contacto de manera mas facil, lo importante de todo esto es la información que subyace de esta forma de comunicación hecha públicamente, gestos virtuales que se hacen entre amigos o conocidos simplemente que arrojan la manera en que el usuario desea ser percibido por su entorno o comunidad, por que no hay que olvidar que esta comunicacion se hace de forma pública, sabiendo que el resto de amigos, conocidos y tambien desconocidos van a leer ese mensaje que el usuario deja. Es una tarjeta de presentación a medida de cada usuário de modo coloquial, por lo general, esta puede extenderse en forma de ‘monologo virtual’ en el que el usuario da detalles sobre sus gustos, hábitos, anhelos, proyectos o mil cosas mas, una información muy valiosa para los publicistas que esta en la red al alcance de todos, solo hay que cogerla, para ello deberiamos estar los documentalistas especializados

La publicidad,como todo en general tiene que avanzar, crecer, cambiar, es decir no quedarnos estancados y seguir siempre igual y mas en el mundo de la publicidad con la competencia que existe, por eso tenemos que ser los mas creativos, adivinar de alguna forma que quiere la gente en un producto ,ser originales y que de esta forma al consumidor le llame la atencion y compre nuestro producto, ver al consumidor como una parte mas de nuestra empresa ya que sin ellos no seriamos nadie por tanto utilizar todos los recursos posibles para que captemos compradores pero a su vez que queden agusto ya que si tenemos mucha publicidad pero baja calidad, rapidamente desapareceran nuestros usuarios, por tanto ademas de publicidad , calidad e innovacion.

Vivimos en una sociedad en la que nos llega gran cantidad de información así como gran cantidad de publicidad. Ni siquiera pasamos un minuto mirando los anuncios de televisión, enseguida cambiamos de canal. Internet esta ganando la partida a otros medios y es lógico que se exploren otros terrenos publicitarios. Es muy acertada la idea de mover la conciencia o sentimientos de las personas, ya que con tantas ofertas y tantas posibilidades somos nosotros los que elegimos, y que mejor que tocar la fibra sensible para conseguir una respuesta del consumidor. Las empresas tienen la responsabilidad de crear un producto lo suficientemente atractivo como para que el consumidor lo busque, y no sean ellas las que intenten captar a los consumidores. Será interesante ver como evoluciona la comunicación comercial, porque creo que va a dar mucho de que hablar.

La publicidad tal y como se conoce desde sun inicio ha sufrido innumerables cambios, es una materia en constante cambio, en constante adaptación al medio que la rodea, los publicistas deben estar atentos a los movimientos de la sociedad, hacia donde va cada uno, que nuevos inventos aparecen, si antes podia limitarse a la prensa escrita o a la radio luego tuvo que abrirse a la televisión, las revistas de cotilleo, los telefonos moviles, los ordenadores etc… ahora internet y los videojuegos son el campo mas atractivo a mi entender, todo usuario está cansado de que le invadan a anuncios, muchos los ignora, en cambio con nuevos metodos como implantar vallas publicitarias en videosjuegos deportivos son menos intrusivos, menos abusivos y mas eficaces, el mundo se muevo y ante una sociedad en constante cambio la publicidad no se puede quedar atras.

El modelo de publicidad, de comunicación de emociones que propone ese tal Bob, es cierto que se está empezando a dar, y es cierto que se están experimentando nuevas formas de comunicación pero en las cuales todavía no están inmersos todas las personas, las tecnologías avanzan a la velocidad de la luz, y la gente aprende muy rápido. El nuevo fenómeno de redes sociales a través de la red, hace que se despliegue un gran abanico de posibilidades en todos los sentidos, formación, amistad, amor. Nuevas y diferentes formas de publicidad se iran desarrollando con el tiempo y necesidades que van surgiendo a través de las nuevas tecnologías y estructuras sociales, pero todo esto siempre depende de los mismos, nosotros, consumidores empedernidos de la novedad.

Renovarse o morir, sin duda esta frase podría describir perfectamente el ciclo de vida de la publicidad, es evidente que ha cambiado, pero realmente lo ha hecho para no desaparecer, de la misma manera que la sociedad y cada individuo han ido evolucionando la publicidad lo ha hecho en el mismo camino. Podríamos definirlo como la supervivencia publicitaria, ya que si quieren llegar a las personas tienen que ganárselas y llegar a donde realmente les sorprenda, por eso el llegar a sus emociones y sentimientos es un as en la manga que los publicistas deben utilizar, hoy en día ya está todo visto y es difícil sorprender a alguien y porque no llegar a su interior y hacerles emocionarse con solo un eslogan o una imagen. Por ello este cambio tan grande de la manera de hacer llegar la publicidad, tanto en el uso de las nuevas tecnologías como el usar las emociones no pilla desprevenido a nadie, si no se hubiera adaptado sería cuando nos extrañaríamos. Las nuevas tecnologías se van desarrollando de una manera espectacular y, es cierto, que forman parte de nuestras vidas. Gracias a ellas podemos acceder a multitud de sitios, todo tipo de información, hasta hacer la compra por Internet. Por todo ello la publicidad tiene que jugar en este sector y ser inteligente de esta manera se están empezado a incorporar nuevas formas de publicidad como la menciona Web 2.0 que facilita el acceso a todo tipo de personas. El mundo cambia y con él la publicidad.

Renovarse o morir, sin duda esta frase podría describir perfectamente el ciclo de vida de la publicidad, es evidente que ha cambiado, pero realmente lo ha hecho para no desaparecer, de la misma manera que la sociedad y cada individuo han ido evolucionando la publicidad lo ha hecho en el mismo camino. Podríamos definirlo como la supervivencia publicitaria, ya que si quieren llegar a las personas tienen que ganárselas y llegar a donde realmente les sorprenda, por eso el llegar a sus emociones y sentimientos es un as en la manga que los publicistas deben utilizar, hoy en día ya está todo visto y es difícil sorprender a alguien y porque no llegar a su interior y hacerles emocionarse con solo un eslogan o una imagen. Por ello este cambio tan grande de la manera de hacer llegar la publicidad, tanto en el uso de las nuevas tecnologías como el usar las emociones no pilla desprevenido a nadie, si no se hubiera adaptado sería cuando nos extrañaríamos. Las nuevas tecnologías se van desarrollando de una manera espectacular y, es cierto, que forman parte de nuestras vidas. Gracias a ellas podemos acceder a multitud de sitios, todo tipo de información, hasta hacer la compra por Internet. Por todo ello la publicidad tiene que jugar en este sector y ser inteligente de esta manera se están empezado a incorporar nuevas formas de publicidad como la menciona Web 2.0 que facilita el acceso a todo tipo de personas. El mundo cambia y con él la publicidad.

Aún queda camino que recorrer. Es cierto que la tecnología está avanzando a pasas agigantados, la nueva era de la comunicación de la que habla bob, con los nuevos modelos de publicidad, las tecnologías de la web 2.0 (lectores RSS, Weblogs, podcastings, videoblogs, wikis, redes sociales personales y profesionales, compartidores de fotos y videos como flickr…), hacen mucho más apasionante el nuevo mundo publicitario, de la comunicación y de la información que abre sus puertas a todo el que este dispuesto a explorarlo. Y entonces, ¿por qué queda camino por recorrer?, muy sencillo, porque aún hay muchas personas que se resisten a estas nuevas tecnologías, la comodidad de sentarse en el sofá a ver la televisión, de escuchar la radio mientras haces otras labores, todavía perduran en muchas generaciones ante estos nuevos modelos “de negocio”. Llegará algún día en el que todo el mundo necesitará de estas tecnologías y las tradicionales se quedarán obsoletas. Esa nueva era de la comunicación comercial acercará un poco más a los consumidores a encontrar lo que buscan más fácilmente y con más emoción.

La publicidad está constantemente presente, a cada paso que damos nos encontramos con algún anuncio publicitario, sea del tipo que sea, y llega un punto en el que te saturas y aunque el anuncio lo tengas delante lo miras pero no lo ves. Las cosas que te rodean han quedado obsoletas ya que hay otras que han sabido aprovechar los cambios producidos en la sociedad y se han adelantado a los nuevos tiempos, y son estas nuevas cosas las que te hacen sentir curiosidad, las que llaman la atención y en las que te fijas. Por eso la publicidad no es que deba avanzar con la sociedad, es que debe ir por delante siempre si quiere cumplir con los objetivos marcados y no quedarse atrás, aún así tampoco debe olvidar los antiguos métodos ya que todavia quedan personas que se resisten a avanzar.

Como bien dice Bob, el nuevo consumidor lo ha cambiado todo y lo seguirá haciendo aún más, ya que, son ellos los que deciden que les vale o no de la publicidad, y encontrarlo además, en una gran variedad de ofertas disponibles a su alrededor. Consumimos emociones no marcas, y como nos sobran marcas y no emociones, podemos cambiar de marca a otra sin preocuparnos de que se acaben, sólo de buscar aquello que sentimos o queremos sentir. El objetivo es que los creativos deben plantearse como emocionarnos, y de buscar otra vía alternativa para frenar la sobreexplotación de publicidad que recibimos en televisión, gracias claro, a las nuevas tecnologías que cambian igual de rápido que las emociones para el ser humano. El creativo puede cambiar su forma de expresarse a través de otros medios: Internet, blogs, web 2.0… Y debe hacerlo rápido porque otras formas diferentes de comunicar no tardarán en llegar.

Parece un libro muy interesante, todos los futuros profesionales de este medio y los que ya trabajan en el mismo debería tener en su mesilla de noche este libro. Parece un libro en el que consumidor y publicitarios podemos por fin entender el mismo idioma, bajo mi punto de vista estábamos en una era en la que parecíamos venir de mundos diferentes ¡consumidores de Marte!¡publicistas de Venus!

Estamos en un tiempo en el que las ideas son las que generan la evolución. Estamos borrando poco a poco las frases como " Eso es imposible " " No tenemos los medios para conseguirlo " "Es una locura" "Es demasiado arriesgado".

Cada vez se hace mayor el abanico de posibilidades en la publicidad gracias obviamente a la tecnología (ésta lleva de la mano a la publicidad), por lo tanto si se tiene una idea original – innovadora – arriesgada – díficil- inimaginable, ya no lo vemos como imposible , todo lo contrario; nos preguntamos ¿Por qué no? o nos decimos "Vamos a intentarlo". Realmente en ésta época casi todo es posible, y la globalización extrema que permiten las nuevas tecnologías es un tema complejo pero que viene de la mano de un poder ilimitado para las personas que lo sepan usar. Ocea que los mas listos y los mas arriesgados como siempre van a conseguir cosas que no somos capaces de imaginar, comunicaciones que nos van a dejar asombrados y resultados inmedibles. Es cuestión de tiempo, y de un interés por ser importantes, protagonistas del cambio.

Ya no compramos un producto sin más, sino que compramos un producto que nos produce un sentimiento de agrado, que nos llama la atención porque es diferente y lo más importante: porque nos imaginamos de él mucho más de lo que los sentidos nos dicen que contiene ( por eso tiene tanta importancia el embalaje y la presentación). Al decir esto, parece muy complicado publicitar cualquier producto o servicio ante una sociedad tan exigente y que nos pide que nos diferenciemos para que nos hagan caso.

Pues bien, creo que este libro va encaminado en el sentido de que hagamos TODO lo inimaginable, porque aunque parezca que está todo hecho, siguen existiendo posibilidades ilimitas. Y sin olvidar nunca, que una idea puede mover a millones de personas y en un futuro debemos ser nosotros quienes las creen.

Estoy de acuerdo con que la publicidad está cambiando, pero ¿no es eso lo mismo que pensaron algunos, allá por los años en que todavía no habíamos nacido, cuando la publicidad se trasladó de la prensa al cine o del cine a la televisión? Es decir, la línea sería saber ¿qué pasará con todo esto? Yo veo más que claro que la evolución de la sociedad conlleva a la evolución en los medios de comunicación y por ende también en la publicidad, entonces, en lugar de decir “todo está cambiando” deberíamos estudiar más esos cambios y ver qué hacer con ellos, porque el consumidor y sus medios ya no son iguales y debemos estar a dos pasos (o más) que él.

Si… me parece muy interesante todo lo que parece apuntar este libro de Bob, las grandes posibilidades de la publicidad, una creatividad inimaginable, ruptura de fronteras y patrones, etc.

Pero me ha llamado la atención lo de “Hoy, una idea bien comunicada puede alcanzar a cientos de millones de personas en pocos segundos y mover la conciencia o los sentimientos de todo un planeta”, y se me ha venido a la mente el cuanto menos… comentado anuncio que todos recordarán con solo decir la palabra Fiezzzta, pero que pocas personas recordarán por ser un anuncio se ausonia. He aquí una muestra de cómo un anuncio, desde mi punto de vista, bastante malo, tanto en los diálogos como en la disposición, alcanza cotas insospechadas de “popularidad” simplemente porque a alguien le ha hecho gracia. Pese a todo el bombo que se le ha dado, el anuncio ha fracasado en cuanto a su mensaje, puesto que muchos hablan del chico de la “fiezta" pero muy pocos de lo segura que te hace sentir ausonia.

Además del fracaso comunicativo, quería decir con este ejemplo, que se ve claramente como campañas mediocres triunfan de repente por algún mínimo detalle, y las buenas de verdad se quedan en el recuerdo cuando aún no ha pasado siquiera una semana… es bastante triste, pero creo que somos demasiado optimista con un público poco cultivado.

La verdad es que este libro trata un tema que está ahora mismo en pleno auge, creo que esto es algo que le inspiro al autor a escribir todo lo que él estaba viendo, el cómo el consumo tanto de comunicación como de producto. Él mismo lo dice en la presentación del libro: “Todos decíamos que algo está cambiando pero ninguno hacemos nada”. En parte ese no hacer nada permite que esté cambiando todo. Sí que es cierto que ya estamos tan saturados de todo que tenemos que vender la experiencia de consumir el producto, ya el producto no es lo principal. Siempre necesitamos que nos ofrezcan algo nuevo: nuevas sensaciones, nuevas experiencias, nuevos productos…

El video de la presentación del libro me ha resultado muy interesante ya que César García, autor del libro, trata asuntos que llaman la atención además no se centra en la mirada única de profesional de la publicidad sino que también lo ve como consumidor. En los primeros minutos nos cuenta la idea principal del libro y uno de los cambios que se están dando dentro esa gran transformación que se está dando. Pretende dar las claves de cómo conquistar al consumidor y la respuesta es darle lo que le gusta pero con un matiz pequeño pero de gran importancia: eso que le gusta lo tiene que elegir él. “Hay que crear un producto sumamente atractivo para que él consumidor venga, no es ya llevárselo a él”; es más yo creo que tenemos que hacer o aspirar a hacer algo tan sumamente bueno que cualquiera fuera capaz de pagar por ello.

Es cierto que la publicidad está cambiando y creo que en parte los que debemos comenzar dándole una oportunidad a esta nueva forma de introducir publicidad, que en parte no sabemos si será mejor o servirá para saturarnos y que la gente siga teniendo esa tirria especial que los que no tienen nada que ver con ella le recriminan. Pero aún así somos la gran generación que está mezclándose con las nuevas tecnologías, en ocasiones incluso nos sentimos inquietos si no podemos entrar en contacto con este mundo.

“Bob no consume productos, consume emociones, experiencias que le aporten algo nuevo, y si una marca no se las da, las buscará en otro lugar.” En una sociedad en la que todo va demasiado rápido, en la que las nuevas tecnologías avanzan tanto que no nos da tiempo a conocerlas, y en la que la publicidad nos envuelve prácticamente en cualquier lugar del mundo, las agencias tienen como misión principal conseguir realizar una publicidad que consiga crear valores sociales y emocionarnos. Ya no sirve sólo una idea muy creativa; hay que desafiar todas las técnicas conocidas y conseguir destacar, algo casi impensable a estas alturas.

No solo cambia y evoluciona la publicidad, ES TODO LO QUE CAMBIA LO QUE AVANZA!!!y graciaas, porque si estuvieramos estancados, siempre con lo mismo, la verdad…sería insoportable!!!

El libro la verdad tienen buena pinta, sería útil, parece el tipico libro que dice todo aquello que ningún otro ha dicho( quizás me equivoco) me he quedado con las ganas de leerlo jeje!

Es un libro que por fin unirá y hara entendernos mejos con los clientes, con "nuestros" consumidores!Ellos se adaptaran a las nuevas tecnologías y nosotros a ellos, a su disponibiliad, su tiempo, gustos..

De todos modos me quedo con que una idea bien comunicada es capaz de llegar, concienciar…en segundos a todo el planeta..por lo tanto no debemos olvidarnos tampoco de la publicidad tradicional :)

No solo cambia y evoluciona la publicidad, ES TODO LO QUE CAMBIA LO QUE AVANZA!!!y graciaas, porque si estuvieramos estancados, siempre con lo mismo, la verdad…sería insoportable!!!

El libro la verdad tienen buena pinta, sería útil, parece el tipico libro que dice todo aquello que ningún otro ha dicho( quizás me equivoco) me he quedado con las ganas de leerlo jeje!

Es un libro que por fin unirá y hara entendernos mejos con los clientes, con "nuestros" consumidores!Ellos se adaptaran a las nuevas tecnologías y nosotros a ellos, a su disponibiliad, su tiempo, gustos..

De todos modos me quedo con que una idea bien comunicada es capaz de llegar, concienciar…en segundos a todo el planeta..por lo tanto no debemos olvidarnos tampoco de la publicidad tradicional :)

“Hoy, una gran idea bien comunicada puede alcanzar a cientos de millones de personas en pocos segundos y mover la conciencia o los sentimientos de todo un planeta”, dice césar García en BOB.

Las nuevas tecnologías, la saturación informativa, la rapidez del flujo comunicativo en el que vivimos hoy en día, y, sobre todo, la cantidad de modos que tenemos para acceder a cualquier dato, han hecho caer a todo lo que entendemos como métodos tradicionales de comunicación: emisor-mensaje-receptor y feedback ya no tienen sentido en un mundo en el que las redes sociales son casi infinitas.

Todo a nuestro alcance, pero las emociones, no. Es aquí donde se sumerge la publicidad, quizá porque el ser humano consume emociones, porque un producto ya no es suficiente. La comunicación y la creatividad lo son todo, y aquí es donde empieza el camino. En nuestras manos tenemos cómo irlo forjando.

El mundo surrealista en el que nos ecnontramos, asi es como Miguel Olivares (Director de "La despensa") nos comenzo a hablar el otro día en una clase especial, vino a comentarnos sobre la etapa en la que se encuentra la publicidad y marcando siempre la energía que transmite un publicista y el buen rollo hace que el consumidor escoja la publicidad para pasar el rato. Vivimos en un mundo paralelo donde la información y la tecnología juegan con nosotros, con los que adoran la publicidad, y lo más importane es que nosotros somos el futuro y ´libros como Bob nos guiarán.

El Bob o nuevo consumidor que explican en este artículo es nuestra salida para comenzar hacer publicidad innovadora y de otro tipo. Creo que es muy importante porque todas estas nuevas redes sociales, la web 2.0 y en definitiva todos estos cambios tecnológicos que estamos viviendo y que nosotros, los más jóvenes estamos al día de sus usos podemos generar una nueva publicidad más creativa y plasmarla de otra manera. Como comentaba en otro artículo que hablaba sobre el fin de la publicidad más tradicional creo que es sana la renovación y dejar un poco atrás las formas de hacer publicidad más común para pulir todos estos nuevos mecanismos cada vez más utilizados. La publicidad siempre tiene que ir a la par de todos los cambios y nuevas tendencias que se vayan dando para que no se quede obsoleta.

¡La de cambios que ha habido y los que nos quedan por ver!

El hombre es tan inteligente que busca hasta encontrar lo que desea, a veces con éxito, otras no, pero en ese proceso quiere hallar la máxima felicidad a cada paso que da y vencer a los obstáculos que se le presentan en el camino. Es en éste, donde habrá muchas emociones y sensaciones que le enseñarán a decidir, y todo gracias al cambio, a lo nuevo.

Con el consumidor lo mismo; busca y busca hasta posarse delante de aquello que considera un elemento portador de alegría, que le da seguridad y le garantiza su bienestar, tras haber pasado por otros elementos secundarios.

Eso se lo ofrece la Publicidad, la cual ha de ser ante todo creatividad, pero no hablando aquí de extravagancia o escándalo, sino a la idea de estrategia o profesionalidad. A largo plazo puede tener consecuencias eficaces.

Si Bob es una persona activa, que busca la satisfacción,sensaciones diferentes con las que aprender y hallar de un caos, lo mejor, es el consumidor ideal que toda agencia o la Publicidad, en general, espera encontrar, gracias a la cual lo nuevo está garantizado.

En definitiva, los cambios cuando se dan nos afectan a todos (clientes, agencias de publicidad, medios de comunicación), y debemos estar al margen porque pueden ser muy beneficiosos. Eso sí, no nos olvidemos de la Publicidad tradicional, porque una gran parte del trabajo lo aporta ella, ¡ y creo que durante bastante tiempo lo seguirá haciendo! ¿no?

Las empresas no comercian con bienes y servicios: comercian con las necesidades y deseos de la gente. No nos gusta que nos inciten a comprar de manera explícita: es mucho más efectivo llegar al interior del posible consumidor de una manera indirecta, apelando a lo irracional, entrando en nuestro subconsciente, sugiriendo, y haciéndonos sentir emociones, deseos prohibidos, fantasías… Las personas no comprarán un perfume porque valga 19.99€, lo comprarán porque lo asocien con sensaciones que desean vivir…

Desde vestirse de Pocoyo en un centro comercial, hasta repartir narices de payaso a la salida del metro y en la puerta de las universidades… En la publicidad todo vale. Si el consumidor busca emociones, el publicista le dará emociones. Este es el mecanismo por el que, no finaliza la publicidad como la conocemos ahora, si no que evoluciona, adaptándose a los deseos de los consumidores.

Parece que el título augura la muerte de la publicidad más clásica o incluso toda aquella que no aparezca en la red, pero realmente estamos hablando de un estancamiento en su evolución debido a la elevada saturación de estas opciones y la proliferación de verdaderas novedades.

Pero lo que domina todo este cambio, no son las nuevas opciones de hacer publicidad, sino las nuevas formas de comunicar generadas por internet, que son las que obligan a modificar la forma en la que transmitimos la información, ya sea publicidad o no.

Ya se hace exclusivamente necesario para muchos visitar todos los días nuestro espacio en una de las varias redes sociales a las que pertenecemos, nos comunicamos por la red y estos espacios permiten que lo hagamos con más frecuencia que utilizando otros medios. Esto nos lleva a pensar en algo muy curioso, “la cultura del click”, en la que se hace latente el uso de ordenador personal y sobre todo de internet, enseñando a nuestra memoria a estar receptiva durante una media de 3 minutos, con periodos de descanso entre estas puestas en marcha de la memoria.

Ahora, por utilizar una herramienta como el ordenador y como consecuencia internet (aunque hay personas que se emocionan cuando se ven hablando a través de un ordenador por videollamada con una persona que está a miles de kilómetros), hemos modificado nuestra forma de aismilar la información y también la manera de buscarla. En este caso la publicidad es la que tiene que buscar nuestra información, para luego hacerla llegar modificada, no escogiendo la forma más adecuada sino, usando un medio del que ya dependemos

Ya no vale el antigüo cartel de los años 50 que anunciaba un producto y el único argumento que defendía su compra era que es el mejor producto del mundo mundial. La sociedad ha evolucionado, y con ella la publicidad y el modo de influenciar a los consumidores. Está en mente de todo publicista la importancia de la búsqueda de los estímulos y los apetitos reprimidos del consumidor y la necesidad por ello de saciarlos. Por eso se hace uso de una publicidad diferente, en la que el consumidor esté activo, participe y despierte sus emociones mediante una publicidad más sugerente y personal.

Creo que esta bien eso de que la publicidad se renueve y se adapte a los cambios sociales y tecnológicos, pero no creo que los medios tradicionales de publicidad vayan desaparecer ni deban de hacerlo. La publicidad, como bien he dicho debe adaptarse a esas novedades y evolucionar a la par que la sociedad y la tecnología, pero que se sigan empleando medios tradionales no creo que quiera decir que se quede obsoleta… Los públicos están sobresaturados, o eso nos dicen, pero con los nuevos medios dejaran de estarlo x tiempo…hasta que dejen de ser novedosos o, incluso, mucho antes ya que lo que satura a los públicos es la excesiva oferta que tenemos hoy en día.

Pienso que, imaginarse que de este modo el público dejará de estar aburrido y sobresaturado no deja de ser una mera ilusión óptica y mental…quizá suene mi pesimista pero…

Lo que tenemos que hacer es procupar transmitir y dar a conocer lo mejor posible las principales cualidades y atributos de aquello que ofrecemos, centrándonos en esto y otros objetivos pácticos y dejar de pensar en las musarañas…porque desde luego con eso si que no llegamos a ninguna parte…eso sí, quien quiera soñar que sueñe…¡es libre para hacerlo! La creatividad y la innovación ayudan a ello pero, desde el punto de vista del consumidor, lo que se busca es satisfacer unas necesidades no que un anuncio sea más creativo que otro…la creatividad ayuda a…pero no vende!!

LO SIENTO PERO EN EL ANTERIOR COMENTARIO HE TENIDO UNAS PEQUEÑAS ERRATAS…

Creo que está bien eso de que la publicidad se renueve y se adapte a los cambios sociales y tecnológicos, pero no creo que los medios tradicionales de publicidad vayan desaparecer ni deban de hacerlo. La publicidad, como bien he dicho debe adaptarse a esas novedades y evolucionar a la par que la sociedad y la tecnología, pero que se sigan empleando medios tradicionales no creo que quiera decir que se quede obsoleta… Los públicos están sobresaturados, o eso nos dicen, pero con los nuevos medios dejaran de estarlo x tiempo…hasta que dejen de ser novedosos o, incluso, mucho antes ya que lo que satura a los públicos es la excesiva oferta que tenemos hoy en día.

Pienso que, imaginarse que de este modo el público dejará de estar aburrido y sobresaturado no deja de ser una mera ilusión óptica y mental…quizá suene mi pesimista pero…

Lo que tenemos que hacer es procurar transmitir y dar a conocer lo mejor posible las principales cualidades y atributos de aquello que ofrecemos, centrándonos en esto y otros objetivos prácticos y dejar de pensar en las musarañas…porque desde luego con eso si que no llegamos a ninguna parte…eso sí, quien quiera soñar que sueñe…¡es libre para hacerlo! La creatividad y la innovación ayudan a ello pero, desde el punto de vista del consumidor, lo que se busca es satisfacer unas necesidades no que un anuncio sea más creativo que otro…la creatividad ayuda a…pero no vende!!

LO SIENTO PERO EN EL ANTERIOR COMENTARIO HE TENIDO UNAS PEQUEÑAS ERRATAS…

Creo que está bien eso de que la publicidad se renueve y se adapte a los cambios sociales y tecnológicos, pero no creo que los medios tradicionales de publicidad vayan desaparecer ni deban de hacerlo. La publicidad, como bien he dicho debe adaptarse a esas novedades y evolucionar a la par que la sociedad y la tecnología, pero que se sigan empleando medios tradicionales no creo que quiera decir que se quede obsoleta… Los públicos están sobresaturados, o eso nos dicen, pero con los nuevos medios dejaran de estarlo x tiempo…hasta que dejen de ser novedosos o, incluso, mucho antes ya que lo que satura a los públicos es la excesiva oferta que tenemos hoy en día.

Pienso que, imaginarse que de este modo el público dejará de estar aburrido y sobresaturado no deja de ser una mera ilusión óptica y mental…quizá suene mi pesimista pero…

Lo que tenemos que hacer es procurar transmitir y dar a conocer lo mejor posible las principales cualidades y atributos de aquello que ofrecemos, centrándonos en esto y otros objetivos prácticos y dejar de pensar en las musarañas…porque desde luego con eso si que no llegamos a ninguna parte…eso sí, quien quiera soñar que sueñe…¡es libre para hacerlo! La creatividad y la innovación ayudan a ello pero, desde el punto de vista del consumidor, lo que se busca es satisfacer unas necesidades no que un anuncio sea más creativo que otro…la creatividad ayuda a…pero no vende!!

No tenía ni idea de la existencia de este libro… lo buscare en la biblioteca. Tienen que estar muy bien escrito para que “un montón de teorías” se lean de un tirón, o por el contrario tienen que ser realmente “teorías” ideas muy innovadoras…supongo que el libro será un conjunto de las dos cosas, los títulos de los capítulos llaman la atención.

Realmente los consumidores están artos de tanta publicidad, les satura. Necesitan no solo información, sino como dicen en el libro experiencias. Creo que estas experiencias o emociones tienen que ser en dos niveles. En grupo y de forma individual. Por eso aunque estemos en crisis lo que realmente es eficaz es la publicidad “below the line”, que llega al consumidor de una forma personal, y física…palpable.

Las agencias de publicidad buscan gente imaginativa y creativa con ideas nuevas para llegar a los consumidores con el objetivo de vender sus productos. Multitud de formas posibles encontramos en el siglo XXI para hacerlo. Pues con las nuevas tecnologías se hace cada vez más fácil expandirse. Gracias a internet cada persona busca la publicidad que le interesa sin necesidad de recibir más de la que desea. La publicidad está muy presente en nuestras vidas y cada día más gracias a los avances.

No sabía que existía este libro, pero parece bastante interesante, ya que se centra en la publicidad,de cara al futuro, no parece que sea el típico libro, lleno de teorías, que tampoco aportan cosas nuevas.

Creo que el libro habla de un tema que es muy importante, y sobre todo para gente que es estudiante, que en unos años estará metido en este mundo, y es imprescindible saber cómo está este mundo de la publicidad y sobre todo cómo va a estar. Es cierto que la publicidad aburre al espectador, hace que huyan de verla y que en cuanto empiezan los anuncios en la televisión, se cambie de canal, por ejemplo; de hecho yo también lo hago, porque la publicidad que hay es siempre igual, excepto algún que otro anuncio que sale un poco de ese molde y por tanto si que llama la altención.

La publicidad para que guste al público tiene que recurrir a las emociones, las sensaciones, las experiencias, a sentirse reconocido con el protagonista del anuncio, etc, es decir, a ser capaz de remover algo dentro del espectador que haga que se interese; ésto es bastante difícil, ya que el público está harto de ver tanta publicidad, y por tanto hay que usar la creatividad, la imaginación la originalidad, crear un anuncio que no se lo imagine el espectador y así le sorprenda.

Un punto que tiene la publicidad a su favor es el la gran facilidad que hay en la actualidad de llegar a cualquier punto del mundo, en un instante, sin ningún problema, gracias sobre todo a Internet, en donde existe una gran variedad de opciones para realizar publicidad, por ejemplo en las comunidades sociales, que están ahora en auge, es una opción bastante buena, ya que llegaría a muchísima gente.

El constante inconformismo del hombre ha sido clave para la evolución de la sociedad. Siempre queremos más, más y más y mejor. Y esto es bueno, claro que sí, pero puesto que la publicidad se nutre en buena medida del discurso social, ha de evolucionar junto con él. La publicidad, si quiere ser eficaz, ha de revolucionar en contenidos pero también en formas. Lo tradicional ya aburre, la nueva publicidad ha de encaminarse a interesar, no a interrumpir; ha de posibilitar al consumidor una co-creación colaborativa; ha de ser honesta (las compañías tienen que ser de una determinada manera, no decir cómo son); y, sobre todo, ha de llevar a cabo una especialización integrada, es decir, a la hora de hacer una campaña primero se debe pensar una idea vertebral y a continuación cada uno declina esa idea en técnicas especializadas de cada disciplina. Por tanto, es necesario conocer bien las nuevas oportunidades que nos brindan medios como: Internet, el teléfono móvil, la TDT… El consumidor hace tiempo que ha empezado a “odiar” la publicidad, es por ello que hay que sorprenderles y presentársela en y donde menos se lo espere. Poco a poco se va constatando la caída del imperio de la razón, ya no podemos vender nuestras marcas refugiándonos en el valor de ser las mejores en algo ya que en cuanto salga algo mejor habremos fracasado. Hoy vendemos marcas-emociones, no productos-razones, por lo que debemos centrarnos en conseguir emocionar al consumidor y para ello la creatividad es fundamental. ¿Cuál es el mayor problema? El problema está en que la creatividad aún está muy enfocada a los formatos tradicionales pero la solución puede estar en que nosotros, como futuros profesionales, nos pongamos manos a la obra y empecemos a investigar estas nuevas formas de hacer publicidad. Eso sí, teniendo siempre presente que debemos tener muy en cuenta al consumidor, ya que este ha pasado de ser un ser pasivo a ser quien realmente tiene el poder, hasta tal punto que puede opinar y conseguir, si se lo propone, que todo nuestro trabajo se quede en nada. ¿Hay miedo?

La publicación de este libro a hecho revolucionar el mundo de la publicidad que conocemos hasta ahora y es que es muy normal que la publicidad tenga que adaptarse a los nuevos tiempos en los que la competencia cada vez en mayor y las nuevas tecnologías cada vez están más presentes en nuestras vidas. Esta muy bien que ante la competencia en el sector el libro proponga CREATIVIDAD pues el motor que mueve todo y no se puede conseguir vender un producto y mucho menos adaptarte a los cambio si no eres capaz de ser creativo. Bob va a suponer un gran cambio en la publicidad, que también ,beneficiara a los consumidores y al publico que la ve indirectamente, así no se sentirán aburridos al ver siempre los mismo anuncios y estarán más próximos a adquirir los productos que tengan una cierta novedad en sus anuncios. Finalmente te avecinan tiempos difíciles en el sector de la publicidad como la misma frase dice:”renovarse o morir”

Esá claro que la constante evolución del mundo en el que vivimos determina los esquemas sociales, económicos y políticos.

Dentro de un sistema en el que el dinero es el principal y único requisito para poder tomar parte de los acontecimientos sociales que acontecen, la publicidad juega un papel crucial. Esto se debe a la continua "búsqueda del oro", el afán por encontrar la fórmula perfecta para generar cantidades ingentes de dinero; aunque estos no sean los valores que desde la infancia nos inculcan. El dinero mueve el mundo y la publicidad es el aliado perfecto para estímular su obtención. El problema es que esta lleva siendo la vía de actuación desde los inicios de la publicidad, que en Europa podemos fijar en los años ’50.

Nos encontramos en un momento de completa saturación tanto de los receptores de la publicidad, como de los canales utilizados para su transmisión. Son constantes los intentos de los anunciantes por lanzar al mercado campañas agresivas, capaces de generar una opinión o movimiento social; el uso de soportes nunca explotados hasta ahora (como elementos del mobiliario urbano), la oferta de interacción para con el receptor, y un largo etcétera.

Por ello, siempre será bien recibido todo lo que se considere nueva aportación al libro de la publicidad. "Renovarse o morir"

La gente huye de la publicidad porque existe demasiada e igual. Las marcas ven que una serie triunfa y ya bombardean ese espacio con sus “Volvemos en 8 minutos”… Ésta ya no es la manera más eficiente de llegar al público; ahora es necesario e INDISPENSABLE adaptarse a los nuevos cambios (tecnológicos y culturales). No se puede desaprovechar esta comunicación a nivel mundial que hemos conseguido. El consumidor exige, el consumidor interacciona… quiere jugar, divertirse, disfrutar; ya no es un anuncio que lo ve y ahí queda registrado; ahora necesita meterse en el anuncio, tener una experiencia con él. Por ejemplo, cuando LEGO estaba viendo cómo sus ventas caían con mucha rapidez, decidió ofrecer vía Internet un concurso en el que el niño podía diseñar un muñequito de estos y si era muy votado por los demás, se fabricaba y se le daba al niño un tanto por ciento en ventas. O como una campaña de Shackleton que trataba sobre la “Vacuna del cáncer de cuello de útero”, realizaron un monumento en Valencia y los nombres de los 25.600 primeros internautas que difundieron la noticia-campaña fueron grabados en ese monumento (www.formapartedelahistoria.org). Es esto lo que quiere la gente, interaccionar con las empresas; no odian las marcas, odian el bombardeo sin sentido.

La publicidad, como el cine, ha cambiado muchísimo. Hace más de un siglo de la aparición del cine. Al principio se trataba de cine mudo capaz de emocionar al público. Los estrenos eran de una sola película, y en periodos de tiempo muy separados, ahora en cambio, se estrenan multitud de películas todas las semanas, y si no revientan la taquilla en la primera semana se consideran un fracaso.

Algo parecido es lo que pasa con la publicidad, el principal problema radica en el exceso de publicidad que llega al usuario. Es tanta, que es necesario ser el mejor para poder hacer algo que no esté ya inventado. Este libro viene a decirnos que si no queremos sucumbir o perecer ante tal bombardeo de publicidad, debemos modernizarnos al paso en que lo hace la sociedad.

Este libro puede ser la nueva biblia para el publictario, expresa y explica la necesidad de renovarse, algo que la publicidad hace mucho que no hace de forma seria, en efecto estoy de acuerdo en este artículo con la idea de las nuevas tecnologías como el internet que algún día superarán a la televisión, que ha quedado obsoleta y es aburrida en sus mensajes publicitarios y en su programación general. Como dice el autor de este libro, vivimos en una nueva era que romperá con lo establecido desde hace 100 años, donde la publicidad se renueve por completo, y cambie sus prioridades. Las emociones desbordan al receptor, y la publicidad sabe que tiene que dedicar ahora su trabajo en exclusiva a esta faceta, hasta ahora menos importante que otras, como la muestra del precio o de las ventajas del producto. Anuncios como el de la lotería de navidad, tan esperado por muchos porque simboliza la llegada de las fiestas de esta etapa invernal, son capaces de atraer al público mucho más que otros anuncios simples, que siguen la estela de aquellos pioneros de los años 60, donde sólamente se muestra el producto, su ventaja y su precio.

Hay que buscar, por tanto, la emocionalidad como factor principal de comunicación en publicidad, y renovar también la forma de trabajar del marketing, si no nos renovamos, quedaremos obsoletos, y esto es lo peor que le puede pasar a la piblicidad.

Este libro puede ser la nueva Biblia para el publictario, expresa y explica la necesidad de renovarse, algo que la publicidad hace mucho que no hace de forma seria, en efecto estoy de acuerdo en este artículo con la idea de las nuevas tecnologías como el internet que algún día superarán a la televisión, que ha quedado obsoleta y es aburrida en sus mensajes publicitarios y en su programación general. Como dice el autor de este libro, vivimos en una nueva era que romperá con lo establecido desde hace 100 años, donde la publicidad se renueve por completo, y cambie sus prioridades. Las emociones desbordan al receptor, y la publicidad sabe que tiene que dedicar ahora su trabajo en exclusiva a esta faceta, hasta ahora menos importante que otras, como la muestra del precio o de las ventajas del producto. Anuncios como el de la lotería de navidad, tan esperado por muchos porque simboliza la llegada de las fiestas de esta etapa invernal, son capaces de atraer al público mucho más que otros anuncios simples, que siguen la estela de aquellos pioneros de los años 60, donde sólamente se muestra el producto, su ventaja y su precio.

Hay que buscar, por tanto, la emocionalidad como factor principal de comunicación en publicidad, y renovar también la forma de trabajar del marketing, si no nos renovamos, quedaremos obsoletos, y esto es lo peor que le puede pasar a la piblicidad.

Es arriesgada la visión que se pretende dar en el libro de Bob sobre hacia dónde va la Publicidad del siglo XXI. No obstante, resulta divertido y placentero que hayan iniciativas novedosas como éstas que se dediquen a intentar romper con la ya ineficacia de parte de la Publicidad. Esto se debe a que se anestesia a los consumidores bombardeándolos con anuncios. Y sobre todo ahora, en fechas navideñas, se hace insoportable ver más de tres anuncios seguidos de fragancias. Hay que saber cómo y cuándo es útil un anuncio para conseguir el efecto deseado, lo que puede resultar muy útil en las llamadas social networks de las que se habla en el blog, ya que cada uno de nosotros tiene al menos un perfil en alguna de ellas. Pero la introducción de la Publicidad en estas redes sociales tiene que ser paulatina y ordenadamente: a mí misma me ha ocurrido el intentar entrar en mi cuenta del programa Fotolog y no he podido debido a que había un anuncio que no se podía cerrar sobre el “aceptar” de mis datos. Y eso termina siendo frustrante y agobia al usuario.

Se torna más fácil acceder a todo con Internet, es cierto. Nos marean con tanta publicidad que de forma obligada debemos ver, y los gustos y las necesidades de los consumidores cambian constantemente en conjunto con las emociones que experimentan, también es cierto. Pero así como todo, Internet tiene sus pros y sus contras, nos aporta: “la parte fácil de acceso a…”, en cuanto a los consumidores, pero también trae consigo: “la parte difícil de dar en el blanco, en las emociones que podamos estar experimentando los consumidores” con respecto a los publicistas. Y por ello se complica tanto crear nuevos medios de comunicación para con los consumidores, a los cuales se deben conocer muy de cerca, para poder satisfacerles. Aun así, cuando del “mundo de Internet” se habla, nada se ve limitado y todo se reduce a una idea: la creatividad y la información como únicos medios para descubrir.

En un siglo impar

veintiuno creo recordar,

un hecho sin igual

alteró la publicidad

Bob, en su descripción

de denso daba sensación,

pero con su buena predicación

a un gran público conquistó…

En sus líneas abogaba

por una publicidad renovada,

donde la importancia habitaba

en el lugar donde la emoción reinaba

Si la cuestión reside en la originalidad

Con mis palabras quisiera intentar innovar,

pues aunque no posea la facilidad

Por todos es sabido que la intención es lo que debe primar

Innovarse o morir. Creo que esta sería la moraleja del artículo y tiene toda la razón del mundo. Se trata de la publicidad, como esta no vaya al día, está perdida. Más que eso, no solo tiene que ir al día, sino que tiene que adelantarse. Es así cómo la publicidad llega al público, porque de lo contrario no tiene nada que hacer. Es motivador que se creen ideas originales como Bob, que se reflexione sobre el tema y nos hagan a los demás reflexionar también. A mi desde luego, me han entrado ganas de “conocer” a Bob.

La verdad, desconocía el libro pero, tras leer un avance del mismo, parece ser un libro muy útil, especialmente para nosotros los estudiantes de publicidad. Digo esto porque estoy de acuerdo con lo que presenta César García en los párrafos de su libro. Todos sabemos que la publicidad ha evolucionado y mucho a lo largo de los años y que, seguramente, lo siga haciendo. Tal vez pensemos que esto ya ha llegado muy alto y no queda nada por inventar, pero no es así. Ahí es cuando realmente brilla un buen creativo, cuando sabe hacerse notar en este mundo tan plagado de anuncios y todos ellos con un nivel elevado.

Dice el libro de Bob: “todo está a nuestro alcance excepto lo que nos emociona”. ¡Y qué cierto es! Hay que saber jugar con esos sentimientos, esas emociones, para que el trabajo final sea mucho más efectivo. Algunos anuncios que actualmente se emiten en televisión me producen ciertos sentimientos (tanto de alegrías como de tristezas) y, una vez que este finaliza, siempre me viene a la cabeza la “imagen” de su creador y pienso que en un futuro me gustaría ser así, dejando huella en los distintos espectadores.

ATENCIÓN: “no vayas a por el consumidor, deja que sea éste el que busque tu producto”.

No suena mal, pero, ¿eso como se logra?

Eso se logra proponiendo un plan. Un plan a través del cual el consumidor prefiera disfrutar de tu idea y no de otras. Esa preferencia se consigue a través del estímulo de sensaciones, pues es lo que el hombre del primer mundo no tiene y busca como loco, pretendiendo que éstas le enriquezcan la vida.

De esta forma, la creación, la información, la conexión y la comunicación se convierten en los pilares básicos para establecer nuestro “plan”.

El libro Bob: un buen regalo para pedir a los reyes…

Publicidad en internet, publicidad aprovechándose de las nuevas tecnologías…¡¡¡estamos saturados!!!Aparte de todo esto, hay más medios para que la publicidad llegue a un gran público. No debemos olvidar, que siglos atrás con colocar un cartel en la plaza, o en la puerta de algún edificio importante, ayudados de los comentarios de la gente…todo el mundo se acaba enterando de todo. No creo que para hacer una buena publicidad sea necesario el bombardeo de anuncios al que ya nos hemos acostumbrado vía mensajes de texto el móvil, anuncios en las páginas web, y como olvidar la cantidad de anuncios que aparecen en televisión.

Vivimos en el mundo de la tecnología, lo que conlleva una nueva visión de la publicidad, una nueva manera de entender el futuro alejado de lo cotidiano.

Estamos sometidos a un bombardeo masivo de publicidad, hecho que lleva al publico a estar harto de lo mismo, ya que se repite una y otra vez, todo esto lleva a la búsqueda de una nueva vía, un nuevo modelo, para suministrarla, de esta manera no se conecta con el consumidor del producto que ofrecemos, lo que estamos consiguiendo es saturarlo. El producto ofrecido no es solo producto, tiene que proporcionar algo más, ser creador de ilusiones, sentimientos y emociones, tiene que transmitir nuevas sensaciones, conectar con el consumidor, papel importante que juega hoy en día una agencia. La WEB INTERACTIVA abre ese nuevo camino, ofrece algo distinto de lo habitual, ya que invita a explorar un nuevo mundo para la publicidad, hecho al que no todos estamos preparados.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..