Sobre archivos fotográficos y la conservación de la fotografía

¿Para qué sirve un archivo fotográfico?

Juan Miguel Sánchez Vigil

 

El estado de la cuestión sobre la fotografía en los archivos es ciertamente motivo de debate. Durante este mes se han celebrado y celebran varios encuentros en los que este tema surge por los cuatro costados o los cuatro puntos cardinales. Fue tratado en los III Encuentros de Historia de la Fotografía en Cuenca, en el curso organizado por la Dirección General del Libro de Valencia, acaba de ser contemplado en la Jornada celebrada en el Archivo Provincial de Cádiz y se tratará de nuevo en los cursos que tendrán lugar de nuevo a finales de mes en Valencia (Asociación de Arxius), y en Alicante.

La conversación mantenida con Leopoldo Zugaza, presidente del Photomuseum de Zarautz, sobre estas cuestiones me lleva a plantear varias preguntas a los lectores con el fin de reflexionar sobre el asunto. De las respuestas tal vez saquemos conclusiones que nos servirán de referencia para plantear o solicitar a quien corresponda las políticas de actuación para romper con la…. ¿desidia?

Hace apenas unos meses planteaba yo en la Biblioteca Nacional la urgente necesidad de crear un Centro Nacional que coordinara la relación entre centros para conocer los fondos con el fin de actuar conjuntamente para, por ejemplo, dar respuesta a investigadores, estudiosos o cualquier otro tipo de usuario.

Lanzo pues las cuestiones:

¿Es necesario conservar todas las fotografías?

¿De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?

¿Para qué sirve un archivo fotográfico?

¿Debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone?

¿Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?

Punto y aparte. Su turno…

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Contestaré a todas las preguntas que plantea:

1) No, con reparos. Es necesario conservar todas las obras plásticas que se realizan? Y yo, como restauradora digo que francamente no. Comité de expertos?… Sin embargo, yo recuerdo que mi abuelo era muy amigo de un fotógrafo -Alfonso- que fue censurado durante la guerra y la posguerra y que hizo -el que las conozca me dará la razón- unas muy buenas fotos de la época. Fue un documentalista hoy olvidado. Y con él su testimonio (su obra).

Cuando dije con reparos es simple y llanamente porque hoy en día es difícil gestinonar los espacios y formar a la gente para ello, si no…

2) y si se quema el centro que tiene guardada la única copia? Es lo mismo ver una copia que una -a veces mala- reproducción? Al igual que el grabado, se pueden obtener varias copias de un único "negativo".

3) Sólo me cabe una palabra: documentación.

4) Sí, siempre y cuando -y ahora más en tiempos de crisis- con tiempo y fondos suficientes.

5) yo creo, francamente, que no. La fotografía ha estado mucho tiempo considera , no como un arte, sino como una cosa que se puede reproducir técnicamente, casi como algo que se ve en la tele. Fácil acceso y mínimo esfuerzo. Por ello, creo, se ha ido relegando hasta que de nuevo, ha vuelto a surgir como "arte" y puede exhibirse en los museos. Y si un libro -documento- se merece una exposición, por que no la fotografía?

El material fotográfico tiene muchísimo valor a la hora de documentar cualquier tipo de trabajo, por ejemplo, para diferenciar las formas de vestir entre una época y otra, el cambio urbanístico de una zona,…, por lo que habría que conservarlas de forma correcta para un futuro uso.

Que varios centros posean fotografías iguales puede ser una ventaja, ya que si alguna de esas fotografías desaparece o sufre algún tipo de daño, siempre habrá una copia (de seguridad o no) en los otros centros, y no se perderá.

Un archivo fotográfico puede ser igual de importante que un archivo provincial, o histórico…, porque recoge historia. No siempre la historia es texto y texto, también lo es la imagen. Por esta razón, al igual que los demás documentos de archivo, la Administración debería poner al servicio del público parte de los fondos, porque no todo se puede tratar.

Finalmente, la mayoría de las veces, los responsables de los centros sí saben los que conservan, pero no en su totalidad, se les puede escapar algo, aunque siempre estará el inventario para consultar.

1.- Si, las fotografías son documentos que plasman un momento, una acción, son imágenes que nos aportan información sobre un hecho concreto del pasado y debe conservarse tanto para el recuerdo como para su estudio.

Es cierto que no todas las fotografías pueden gustar al fotógrafo, pero nunca se sabe cuando pueden serle útiles, por eso pienso que es necesario conservarlas.

2.-Una de las posibilidades es por un hecho de disponibilidad, en el caso de que alguna de esas copias se pierda, sea manipulada, esté mal conservada u ocurra algo inesperado que conlleve a su destrucción, es necesario que existan más copias.

3.- Sirve para poder conservar todos esos documentos fotográficos que en algún momento han hecho historia. No me refiero sólo a un archivo fotográfico de una institución pública o privada también me refiero un archivo fotográfico personal. Además aunque no se conozcan mucho los archivos fotográficos, éstos pueden aportar muchísima información a los usuarios.

4.- Si, ya que es necesario que los fondos que disponen puedan ser accesibles a todos aquellos usuarios que necesiten de su consulta.

5.- No del todo; puede que exista mucho más material de lo que piensan que tienen. Se debería de invertir más fondos en personal y medios para poder documentar las fotografías y así conocer perfectamente que cantidad de material tiene cada centro.

Responderé a las preguntas.

1. No creo que deban conservarse todas las fotografias. Es cierto que son documentos que sirven muchas veces para por ejemplo encuadrar un marco historico. solo deberian conservarse aquellas que los "expertos" consideren necesarias o importantes en el tema de la documentacion, o en el tema artistico. Claro está que dejo aparte el valor sentimental de las fotografias.

2. Cien copias pueden ser muchas, pero si que es necesario disponer de copias de fotografias en distintas ciudades, ya no digo en centros de la misma ciudad. Si las fotos se destruyen o son robadas mejor tener mas de una copia. Aunque lo que habría que hacer es intentar digitalizar estas fotos y que su acceso fuera mas facil para los documentalistas.

3. Un archivo fotografico sirve para conservar todos los documentos fotograficos que se consideren relevantes a la hora de poder documentar. Y ademas sirve para que las fotografias esten clasificadas y ordenadas para que a los usuarios les resulte mas facil su hallazgo y posterior uso.

4. Si no gratis, si que tienen que ser publicos. Existen unos fondos muy buenos y pueden servir de mucha ayuda a cualquier usuario que los necesite.

5. Muchas veces las instituciones no se dan cuenta de los fondos de los que disponen, y eso es poque no tienen a nadie asignado a la catalogacion y conservacion de esas fotografias. En clase se dio un ejemplo claro, una compañera comento que en no se que institucion de Barcelona poseian fotografias entre otros de Clifford, con un valor muy alto, y alli se tenian poco menos que tiradas sin que nadie les prestara atencion. Es un claro ejemplo de la poca valoracion que se le da al tema de la fotografia en España.

1-No en archivos de carácter público, los privados son libres de hacer lo que quieran con el material, pero en los públicos solo sería necesario conservar aquellos documentos que por su aporte histórico, artístico y cultural lo merezcan.

2-Cien no se, pero unas cuantas si es necesario. Nunca se sabe cuando ni como pueden dañarse los documentos, ni si será posible recuperarlos. El espacio tampoco es ahora un problema cuando la mayoría de las fotografías que se realizan en la actualidad ya están en formato digital y las antiguas se pueden “transformar”.

3-Como todo archivo, es un registro de nuestras acciones pasadas, un lugar para la investigación y el estudio, para conocer la historia y conservar nuestras señas de identidad a lo largo del tiempo.

4-Si, pero siempre con el respaldo económico y esfuerzo de la Administración que estos fondos se merecen.

5-No, es necesario sensibilizar e instruir a los responsables de estos centros de la importancia de la fotografía, tanto a nivel cultural como artístico.

1. No creo que deban conservarse todas las fotografías, aunque tal vez sí sería deseable. Lo importante es hacer una buena selección, estableciendo los criterios más adecuados, que pueden ser su valor artístico, histórico, estético, etc. Aunque también creo que se debería dejar abierta la posibilidad de incorporar otro tipo de valores para evitar que se nos escape alguna joyita que no cuadre dentro de los valores tradicionales.

2. Es importante conservar más de una copia porque pueden ocurrir muchas cosas que acaben con un documento tan frágil como la fotografía. De esta forma se le ponen trabas a la fatalidad

3. Para conservar la memoria y transmitir la historia.

4. Sí, porque si estos fondos no son accesibles, la información que encontremos en un archivo estará sesgada y no cumpliría al cien por cien con su función de difusión de la información.

5. Conscientes yo creo que sí, el problema es que la mayoría de las veces lo que falta es dinero y personal. Generalmente los profesionales no tienen tiempo para ir poniendo al día el archivo, los fondos se van acumulando porque se va haciendo lo más importante. Pero estamos acostumbrados, ya que la escasez de personal es uno de los problemas más comunes en nuestro ámbito.

1. Primero habría que saber cuáles son todas esas fotografías. Elaborar un registro con la información recogida y facilitada por todos los centros públicos del país, y privados a poder ser, que tengan bajo su custodia el más mínimo archivo fotográfico, y coordinados por una entidad central, ésta sí pública, sería una posible primera estrategia. Partiendo de esa información, y siempre relegada la labor de selección exclusivamente a especialistas, sí que se podría determinar cuáles y por qué se han de conservar. Personalmente creo que el uso y la información que nos ofrezcan determinarían la necesidad de conservación, por ello creo que posiblemente no sea preciso conservar todo, pero sí de todo.

2. Partiendo de que es absolutamente necesario conservar copias de los documentos para que no quepa la posibilidad de que estos desaparezcan definitivamente (por deterioro o hurto, por ejemplo), la clave estaría en determinar cuál sería el número apropiado de dichas copias. Desde mi punto de vista, esto podría fijarlo la usabilidad y accesibilidad al documento gráfico. Si todos los fondos estuvieran digitalizados y puestos a disposición de los usuarios por medio de herramientas virtuales (para disminuir en la medida de lo posible el deterioro directo de las copias en origen no digitales —en soportes de vidrio, papel, ésteres de celulosa, poliéster y otros tipos de plásticos—), esas cien copias de un mismo documento se verían reducidas en gran medida, ganándose con ello en espacio, calidad y conservación de las imágenes; pero si además esos centros estuvieran coordinados entre sí, o a través de una única sede responsable de todo el territorio nacional, se podría incluso establecer en qué centros deberían conservarse cada una de las copias.

3. Para dar cuenta de un patrimonio que de otra manera se perdería irremediablemente, y a los que hay que capacitar para que puedan desempeñar las funciones de adquisición, recopilación, control, tratamiento, preservación, conservación y difusión. Patrimonio que a través de sus imágenes y diferentes soportes ha documentado los procesos históricos, sociológicos, culturales, artísticos, económicos y tecnológicos, entre otros, desde el siglo XIX.

4. Sin duda alguna debería ser una obligación para la Administración. Haciéndolo no sólo se harían públicos sus fondos, sino también su gestión, y bajo ese principio de legalidad y transparencia, podrían generarse otros como eficiencia, responsabilidad, integridad, calidad y aumento de la propia capacidad de gestión, ya que su labor podría ser sometida a un juicio público; pero también dejaría al descubierto posibles necesidades y carencias anteriormente no identificadas como tales.

5. Depende del centro. Si atendemos exclusivamente al trabajo que han realizado hasta ahora los responsables del Photomuseum de Zarautz y la puesta en marcha en 2007 del Proyecto Isurkide, para la creación de una base de datos sobre el patrimonio fotográfico en el País Vasco, la respuesta es sí; pero ésta no parecer ser la realidad del resto del país. El reducido número de centros dedicados al tratamiento adecuado de los fondos fotográficos posiblemente recaiga en: la incompetencia para determinar el valor informativo y económico de los documentos y su posible reutilización, la ausencia de personal cualificado, el desconocimiento de la existencia de dichos fondos porque no estén registrados ni catalogados, y en gran medida también porque las partidas económicas que se destinen para su tratamiento sean insuficientes.

1. No es necesario guardar todas las fotografías, sería necesario hacer una selección basada en criterios para decidir cual conservar y cual eliminar. Las que si que deben conservarse son las fotografías con carácter histórico, con valor documental, las que no, las que sean redundantes.

2. Vale en el caso de que en algún lugar de conservación se produzca una catástrofe (ya sea natural, material o humana) y se pueda recuperar esa fotografía en otro lugar. Si solo estuviera disponible en un solo centro, habríamos perdido la información, pero si se conservan en más de un lugar si que se podría volver a recuperarla. Quizás cien es mucho, pero si que es necesario que esté en más de un lugar.

3. En éstos lugares se conservan y clasifican las fotografías para ser consultadas y utilizadas.

4. Si, ya que esos fondos son interesantes sobre todo para los investigadores, y deben estar disponibles para poder consultarlos, o como mínimo, si no se puede consultar gratis, si saber de que consta el fondo.

En muchos casos no, solo conservan por conservar, ya que esa es para muchos la función de un archivo, y ni si quiera las catalogan y las clasifican para poder hacer un mejor uso del archivo y de su material.

1. Creo que como siempre a la hora de conservar un fondo ya sea fotográfico o de cualquier tipo hay que establecer unas pautas de qué tipología de fotografías queremos conservar. Creo que el término "todas" es demasiado amplio.

2. Si hablamos de conservar 100 fotografías físicas, quizá sea necesario en vista a los ususarios para no tener que desplazarse a ese solo centro si no hay mas copias que poder consultar. Si la fotografía es digital con tener la copia en un servidor puede ser consultada desde cualquier parte del mundo.

3. Para poder consultar fotografias, para tener un fondo de memoria histórica, para futuros trabajos de investigación etc.

4. Creo que si es necesario, que todos esos fondos ya que pertenecen al Estado puedan ser usados por el ciudadano de a pie, siempre a través de un organismo que gestione la consulta.

5. No lo se, porque en el texto no se habla de ello pero supongo que realmente no lo son.

¿Es necesario conservar todas las fotografías?

Yo pienso que sí, porque una fotografía es una representación fiel de la realidad (aunque actualmente se puedan manipular). Hay que conservarlas de manera adecuada realizando un vaciado de la imagen para saber en todo momento lo que nos aporta y por si en un determinado momento en el futuro tenemos que utilizarlas para documentar cualquier tipo de trabajo.

¿De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?

Conservar cien copias iguales en distintos centros sirve para que si por alguna razón se destruye alguna de las copias, siempre quedarán mas copias de esa fotografía y sería más difícil que esa fotografía dejara de existir.

¿Para qué sirve un archivo fotográfico?

Un archivo fotográfico sirve para conservar las fotografías y hacerlas accesibles para su estudio e investigación de la memoria histórica.

¿Debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone?

Yo creo que sí porque aunque no sean gratuitos los fondos sí que deberían ser públicos para que accediese a ellos cualquier persona.

¿Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?

En muchas ocasiones yo creo que no son conscientes del material que conservan. Hay centros que ni siquiera realizan un análisis y catalogación de las fotografías porque no cuentan con personal especializados en fotografías.

1. La conservación de fotografías es algo totalmente necesario, ya que éstas son fuentes documentales muy importantes. A través de ellas podemos conocer los cambios que se han producido a lo largo del tiempo y disponer de fuentes que muestran la realidad de cada época.

2. En cuanto a la conservación de varias fotos idénticas en centros diferentes, creo que no es necesario. Si existiera un archivo que las conservara no habría por qué tener 100 copias iguales. El problema está en que no se conoce todo el material fotográfico existente, por lo que las copias de una misma fotografía están dispersas por distintos centros.

3. Un archivo fotográfico sirve para que todos aquellos que buscan una fotografía dispongan de un lugar donde dirigirse. En estos archivos las fotos deben ser correctamente catalogadas, se les tiene que hacer el vaciado, y han de ser puestas a disposición de los usuarios, de manera que hubiera un control de todas las fotografías conservadas.

4. Igual que las bibliotecas tienen catálogos colectivos, los centros que poseen fotografías deberían disponer de un sistema semejante para difundir sus fondos y darlos a conocer.

5. En muchas ocasiones son los propios centros quienes no son conscientes del importante material del que disponen y quizás no le prestan toda la atención necesaria. Por lo tanto, es necesario que haya expertos en documentación fotográfica en los centros que poseen fotografías, pues es la única manera de que este importante material se conserve y se difunda de forma adecuada y se convierta en una verdadera fuente de información.

1. Si se deben conservar todas las fotografías, tienen un importantisimo valor documental e informaivo, y haciendo un buen uso de ellas con control y organización no tiene porque ser objeto de problemas de espacio o caer en desuso. Todo material, aunque muchos no sean conscientes de ello, tiene un importantisimo valor, y siempre deberían tener su espacio en el tiempo. Es importante tener un buen fondo documental, y si éste conserva más variedad o cantidad mejor. La base está en la organización y las nuevas tecnologías ayudan mucho a ello. Además de esto el hecho de tener más material satisface mucho más las necesidades de los usuarios.

2. La conservación de un número de copias en distintos centros da las garantias de no perder el material, de que por distintas situaciones que puedan pasar tengamos la seguridad de que no vamos a perder ese documento, o de que ese documento está vivo en otros centros (accidentes, catástrofes, incendios, hurtos…).

Para esto también sería fundamental que los centros estuvieran coordinados y establecieran un número concreto de copias a tener cada uno, con ello se ganaría espacio, control de los fondos, organización, garantías de seguridad y mejor respuesta y ayuda a los usuarios en caso de que solicitaran alguna de las copias.

3. Para la conservación de lo que fue y esta siendo historia, para que el importantisimo valor que tiene la imagen siga vigente en nuestros días, que todo ese fondo fotográfico este bien conservado y organizado, y que esto ayude a los centros en su trabajo y a los usuarios en su uso.

4. Si deberían ser públicos para que todos lo que estemos interesados podamos hacer uso de ellos. Por otra parte me queda la duda de que si por no ser públicos, cuál es el estado real de esos fondos?, no creo que esten debidamente catalogados y controlados por parte de la administración, por lo que siendo públicos los fondos tendrían un mejor tratamiento y conservación.

5. Absolutamente no, siempre hay excepciones y seguro que las hay, pero tiendo más hacia la postura de que muchos de los que trabajan en esto no le dan la importancia y el gran valor que tienen los materiales que conservan, asi como la importancia que tienen los archivos.

1) En principio yo diría que no, pero con algunas puntualizaciones. Puesto que una fotografía es un documento único, tomado en un momento determinado, no hay dos fotografías iguales y que reflejen el mismo instante. Pienso que habría que mirar si esa fotografía se conserva en otro centro o archivo, y además el interés potencial que pueda tener en un momento dado. Si la fotografía en cuestión es de un personaje importante no lo dudaría. Pero por otro lado, ¿quién sabe si una fotografía de un determinado lugar o persona que en la actualidad no tienen ningún interés lo adquieren con el paso del tiempo? ¿Quién puede decidir si una foto tiene más o menos valor? Aunque hay que ser realistas, y la cuestión espacial y económica es lo que prima en la mayoría de los casos, y muchas veces se toman decisiones en torno a estos factores, en lugar de a los históricos o documentales.

2) Yo creo que hay que tener en cuenta de qué fotografía hablamos. Duplicar información innecesaria siempre es un error, pero también hay que contar con la fragilidad de las fotografías y su valor. Es vital tener copias por si, en un momento dado, sucede cualquier cosa y se pierde el documento original. Además de la disponibilidad, aunque hoy en día con las nuevas tecnologías no creo que ese sea un problema. Se pueden enviar copias por correo electrónico o estar disponibles en la red y pueden ser consultadas por muchos usuarios a la vez. Por tanto cien copias me parecen demasiadas, yo conservaría un número de copias más razonable.

3) Es vital para la conservación de las fotografías, además de para la recuperación de las mismas. Tener un archivo fotográfico bien tratado y organizado es una fuente de información muy valiosa.

4) Pienso que es importante poner a disposición del público aquellos fondos que sean patrimonio de un país, siempre y cuando se trate de fondos de interés común. Muchas veces resulta bastante complicado el acceso a ciertos documentos por parte de investigadores o estudiosos, por tanto hacer accesibles a los ciudadanos aquellas fotografías que son de dominio público, si podría ser exigido a la Administración.

5) Supongo que depende del centro. Quizá en una institución que conserve fondo antiguo o especializado sí, pero en otros centros de carácter más general o que no se dediquen exclusivamente a la conservación de los fondos (como puede ser un medio de comunicación, por ejemplo) pienso que muchas veces no se aprecia el verdadero valor.

1.Desde mi punto de vista, considero que no es necesario conservar todo el material fotografico existente. En cualquier caso, antes de deshacerse de cualquier fotografia, se deberia estudiar el caso en si, es decir; tener constancia de que no perdemos información que pudiera sernos valiosa en el futuro.

2.Es la manera más eficaz de no perder esta documentación en el futuro.

3.Un archivo fotografico es el lugar de almacenamiento de dicho material que servirá como estudio de la memoria histórica.

4.Bien sean de pago o no, considero que deben ser totalmente accesible al ciudadano.

5.Dependera del tipo de centro y personal que este a su cargo.

En cualquier caso, creo que en España, los responsables de estos centros no son todo lo consciente que debieran.

¿Es necesario conservar todas las fotografías?

Las fotografías son documentos únicos (el documento original), que nos dan mucha información sobre lo que en ellas se representa, y en el que podemos ver tal cual es la realidad en un momento determinado. Por lo tanto, como documentos únicos que son y por la gran cantidad de información que ofrecen, considero que si que se deben conservar todas las fotografías.

¿De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?

Siempre está el problema del espacio, quizá no sea necesario conservar las copias de todas las fotografías, puesto que con que estuviera en un centro el resto podría tener acceso a ellas. Pero, por otro lado, cuantas más copias haya, más fácil será la difusión de éstas y de su contenido al gran público.

¿Para qué sirve un archivo fotográfico?

Para custodiar, conservar y difundir los documentos, en este caso, las imágenes que guarda. Así pues, cuando alguien necesite de uno de esos documentos, para cualquier tipo de investigación, exposición, etc, sabrá siempre donde están disponibles y en el estado en que se encuentran.

¿Debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone?

Si, siempre que esté dentro de lo que la ley marca, puesto que es patrimonio y como tal, es de todos, y tenemos derecho a conocerlo.

¿Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?

Creo que los archivos siempre han sido un poco como un “cajón desastre” en el que se han ido guardando los documentos que ya estorbaban en otros sitios, y ahora en muchos de estos centros existe un problema de desconocimiento del contenido de los fondos, y si no sabes que es lo que tienes en un fondo, es bastante difícil, ser concientes del material que se conserva. Aún así, quiero creer, que cada vez hay un mayor interés para recuperar el patrimonio, y se está generando una conciencia sobre la importancia de las fotografías y otros documentos.

¿Es necesario conservar todas las fotografías?

Las fotografías son arte, historia, recuerdos, ¿tendríamos que guardar todas las obras de Picasso, Rembrandt, tendríamos que recordar cada instante de nuestra vida y de nuestra historia? la contestación a ambas preguntas es la misma, absolutamente obvia, claro que es necesario.

¿De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?

Probablemente no sea vital pero si es la manera más eficiente de conservar una fotografía con el paso de los años.

¿Para qué sirve un archivo fotográfico?

Para conservar, archivar, manejar y distribuir una elevada cantidad de fotografías, documentos gráficos de la historia.

¿Debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone?

Esos fondos no son de la Administración como tal, es historia y la historia nos pertenece a todos. La Administración debe hacer público el fondo del que dispone pero sin dejar de lado su obligación en cuanto al mantenimiento y conservación de dicho fondo.

¿Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?

Su deber es serlo pero muchas veces no ven la responsabilidad que tienen ya que desconocen la importancia del fondo conservan.

“Una imagen vale más que mil palabras” o eso dicen. Yo pienso que no es necesario conservar todas las fotografías pero por supuesto si las más importantes. Cierto es, que no se dispone normalmente del espacio que se deseara para poder conservarlo absolutamente todo. El derecho a la información en mi persona constituye un hecho fundamental y considero que una foto no es más que información a través de imágenes, creo que sobra decir el resto de mi opinión…

¡Hagamos público todo el patrimonio fotográfico!

¡No permitamos que la fotografía sea un sector para algunos privilegiados! Está sucediendo igual que con los libros de los conventos religiosos que solo son vistos por los miembros eclesiásticos.Conocen el valor que tienen y aún así, o poniéndolo como excusa, niegan el derecho a verlos a las demás personas. Igual está haciendo la Administración evitando que sus depósitos sean de uso público. Además, los dépositos no son interminables y deberían ponerse de acuerdo todos los centros para compartir y no repetir fotografías junto con la Administración (si fuera posible).

Conservar los archivos fotográficos o fomentar para que se creen es una idea que habría que tener muy en cuenta. Una imagen captada en un determinado momento nos puede expresar todo lo que en un texto nos quisieran decir, haciendo nosotros nuestra propia idea, no la comentada por el narrador. Se trataría de un archivo selectivo no masificado, en el cual hubiera diversidad pero no repetitiva. Cuando hablamos de archivo fotográfico hablamos de historia, historia captada en imágenes, las cuales no pueden ser olvidadas ni desechadas porque estaríamos borrando una parte de nosotros, un derecho tanto publico como privado de documentarse y adquirir conocimiento de una época pasada.

EN VISTA DE NO EXISTENCIA EN NINGUN ARCHIVO DE ASUNCION PARAGUAY, DE LA MEMORIA VISUAL O FOTOGRAFICA HE DECIDIDO CREAR UNA FUNDACION DE ARCHIVO FOTOGRAFICO HISTORICO, DE TAL FORMA CREAR UN BANCO DE DATOS SOBRE EL PATRIMONIO HISTORICO, SOCIAL Y AMBIENTAL , ESTE TIPO DE SOPORTE CONSTITUYE UNA DE LAS FUENTES DE INFORMACION MUY IMPORTANTE PARA LA INVESTIGACION, TUTELA Y RESCATE DE LOS MISMOS. QUISIERA SABER LOS ORGANISMOS QUE PUEDAN AYUDAR A LLEVAR ADELANTE ESTE PROYECTO. DRA ANA MARIA ARGUELLO.

..

No creo que haga falta guardar absolutamente todas, pero si creo que deberían de guardarse las más representativas de los distintos momentos de la historia, es algo que a todo el mundo le gusta ver, y le ayuda a conocer cosas que no conocia, o no se imaginaba.

Hombre la respuesta a esto es obvia, si solo hubiese una copia de una foto, podría perderse para siempre, hay fotos que han pasado a la historia y que sería una pena perder porque son representativas de momentos muy importantes de la historia, como la foto del hombre saltando la enredadera de espino de alambre en Berlín, para pasar de Alemania Oriental a la Occidental, antes de que se terminara el muro de Berlín.

Sirve como ya he dicho, para conocer de donde venimos, nuestra historia, que es algo importantisimo, creo yo (también es que me encanta la historia) pero no solo para conocerla, sino para ponerle una imagen a cosas que ya conociamos.

Yo creo que si, que es algo que es de dominio público y todos deberiamos tener derecho a conocer.

Y supongo que si se serán conscientes de ello, no es un trabajo que se haga porque no queda otra, el que está haciendolo, le interesa o bien las fotos, o bien las historia, al menos esa es mi opinión.

1. En mi opinión creo que es muy importante la conservación de la fotografía, sino ¿Cómo y de que manera sabríamos como se ha vivido le historia?

La fotografía es un documento o archivo que nunca sabes que importancia se le va a dar, o lo relevante que pueda llegar a ser en un futuro, no hay más que mirar las fotografías realizadas por Robert Capa.

2. Creo que la conservación de las copias es muy importante ya no solo por el hecho de que podamos perder el archivo original y que ese momento desaparezca, sino por la facilidad de acceso que podamos tener hacia esta fotografía desde cualquier punto del mundo.

3. El archivo fotográfico, nos sirve para recapitular y recoger todo tipo de información que se desee sobre cualquier fotografía, un tema en cuestión, un país, etc.

4. Creo que los fondos de los que dispone la administración deben hacerse públicos, claro está hasta cierto punto, de lo contrario, de que serviría disponer de estos centros, sino podemos tener acceso a los archivos y utilizarlos y aprender de ellos.

5. En mi opinión creo que los responsables de los centros de archivos fotográficos, no son conscientes muchas veces del material que ellos mismos poseen, quizás sean personas que no están muy familiarizadas con el arte o la cultura, por lo que le pueden quitar valor a cientos de archivos a la hora manipularlos o conservarlos. Con esto no quiero argumentar que estas personas sean incompetentes, lo que quiero decir es, que en estos centros contamos con información muy relevante e importante, por lo que se debe andar con mucho ojo.

La fotografía es un documento bastante importante, es la plasmación de algo real que se puede conservar toda la vida si uno quiere. Por eso creo que se deberían guardar todas las fotos , pero no aquellas que se repiten veinte veces,si no cada una diferente.

Claro que deben mostrar los fondos de los que disponen ya que todos tenemos derecho a saberlo y pienso que no son conscientes de todo el material de gran valor que ellos guardan.

En mi opinión, no es necesario conservar absolutamente todas las fotografías. Aunque sí me parece muy interesante e importante realizar una previa selección del material con el que contamos para saber qué es realmente importante, y por tanto deberíamos de guardar. El hecho de seleccionar esa información (según unos criterios que se derivarán de las intenciones que se tengan) implica que la consideremos como importante, y por tanto no es aconsejable que, ante algún tipo de daño, ese material se pierda. Es por ello que el hacer copias nos asegura el poder tener siempre acceso a dichos archivos. Ahora bien, conocemos las pautas de conservación, y una de ellas implica que esas copias, por cuestión de protección al material, no permanezcan en el mismo centro, ya que de sufrir daños perderíamos tanto los originales como las copias.

Los archivos fotográficos, como cualquier otro archivo nos aportan información, tanto sea para iniciar una investigación, consultar dudas o , simplemente utilizarlos como punto de comparación. Lo que los hace peculiares es el hecho de que nos aporten un contenido visual que nos permite cierta objetividad; al mirar una foto, es lo que vemos…interpretamos de una forma más clara que, por ejemplo en la lectura de un escrito, donde según la intencionalidad que se le dé, podemos obtener una conclusión u otra.

Todos debemos conocer con qué material contamos, por tanto sí considero fundamental el que la Administración haga públicos los archivos con los que cuenta. Sería una manera de facilitarle al investigador el tener que molestarse en averiguarlo por su propia cuenta, llevándlo a la pérdida de tiempo y en casos extremos a la pérdida de interés al respecto.

Por último, no considero que los responsables de los centros sean conscientes, en su totalidad, de todo el material que disponen y que ofrecen, ya que a veces es tanto que se pierde la noción del mismo. Sin embargo, creo que deberían estar al corriente de todo el material que contienen en sus establecimientos, ya que dependiendo de qué contenidos se trate, esos archivos pueden crear cierta polémica, generando críticas negativas a dicho centro.

“Una imagen vale más que mil palabras” se dice comúnmente, y razón no le falta a quienes la dicen pues hay un abismo entre la imagen mental que creamos al tratar de entender algo mediante las palabras y el contemplar directamente una fotografía. No hay duda ante la consideración de la fotografía como documento visual, entonces debemos preguntarnos: ¿si es la fotografía un documento, al igual que un libro, capaz de almacenar y expresar información por qué no deben conservarse diversas copias de la misma? Cada fotografía es capaz de expresar tanto en tan poco…que perder una fotografía puede significar perder una obra irrepetible. La fotografía es el modo más perfecto con que contamos capaz de inmortalizar un tiempo y un espacio concretos. Podemos hablar también de arte, de singularidad y por tanto de valoración, puesto que no puede haber una fotografía como otra, sin embargo, es un hecho que esa fotografía puede ser copiada de modo que no haya ni una sola diferencia entre la copia y la original.

Realmente no se es consciente de lo que se posee al conservar material fotográfico, quizá podríamos hacernos una idea si el origen de la fotografía lo situásemos en una época anterior a la que en realidad fue, y nos imaginásemos la cantidad de información que podríamos obtener así de tiempos pasados. Por tanto, hablamos de documentos excepcionales, los cuales deben conservarse tanto como cualquier escrito, y que a pesar de su aparente simplicidad pueden llegar a ser increíblemente complejos y a provocar en el individuo una grandísima variedad posible de emociones.

¿Es necesario conservar todas las fotografías?

La fotografía es algo esencial en el ámbito de la documentación y por lo tanto de la información; con lo que a mi respecta la fotografía deber ser conservada en su mayor medida porque nos aporta información esencial, además de proporcionarnos la evolución de las informaciones recibidas por ella

¿De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?

Las copias son necesarias debido a que en los centros de Documentación puede producirse ciertos peligro a la hora de la seguridad de esos documentos, como el fuego, el agua, el robo, etc; así si los documentos están en otros centros la información no se perderá del todo.

¿Para que sirve un archivo fotográfico?

Los archivos fotográficos sirven para dar más información; además de ser una manera que facilite su búsqueda y otra manera de conservar información, al mismo tiempo con estos archivos contribuimos a la formación de una historia.

¿Debe exigirse de la administración que haga públicos los fondos que dispone?

Si seria necesario, ya que los fondos son deben estar a disposición de los usuarios.

¿Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?

En realidad no creo que sean conscientes en los tiempos que corren, ya que hay gran cantidad de archivos fotográficos y están a disposición de gran cantidad de usuarios, no tiene mucha seguridad. Pero los centros de documentación deben hacer estudios sobre el material que poseen y actualizarlos.

Cuando hay una fotografía las palabras u opiniones sobran, es la evidencia o la demostración, todos nos fiamos de lo que estamos viendo. Por eso tienen tanto valor,ya que cuando leemos textos o nos cuentan algo (podemos creerlo o no) pero siempre estan manchados como mínimo de un poco de subjetividad sometida a la visión del escritor o emisor, aunque se busque una objetividad pura, es imposible conseguirla porque no somos capaces de observar los distintos asuntos mediante todas las perspectivas, ya sea por diferencia de época, de lugar, etc.

Por lo tanto ante la evidencia nos rendimos y las fotos tienen ese valor adicional, es algo que nosotros estamos viendo, no nos lo estan contando y creo que todas las personas confían en su visión. Tienen un valor abismal y el que no entienda esto va a perder mucho. La imagen es una herramienta fundametal para el conocimiento, a través de ellas conocemos las cosas ya que cuando nos las cuentan nos las podemos imaginar pero no conocerlas realmente. Un ejemplo claro de la importancia de estas es las cantidades de dinero que se pagan por fotos noticiosas, porque ahi están las evidencias

Aunque a primera vista puedan parecer innecesarias o triviales, la mayor parte de un archivo fotográfico servirá para mostrar una determinada época especialmente en los aspectos más cercanos a su gente, una suerte de intrahistoria. Tal vez decidir conservar absolutamente todo parezca exagerado, pero en el caso de la fotografía se ve inmensamente facilitado el trabajo con la conservación digital de los documentos, solucionando el problema del espacio que tanto preocupa en documentación.

En otro orden de cosas, querria tener claro la normalización de la longitud de los comentarios, a uno le da miedo pasarse, pero visto los de los compañeros no sabe que hacer.

Se debería crear una plataforma en internet, dentro de las páginas de las bibliotecas virtuales, en donde una persona con una contraseña pudiese tener acceso a los archivos fotográficos. La Administración se debería plantear algo así, para facilitar la búsqueda de imágenes a investigadores, profesionales y curiosos. También pienso que se debería hacer público todo el material fotográfico del que se dispone, ya que es de interés público.

Las fotografías son algo que nos permite recordar cosas del pasado o ver cosas que ni siquiera hemos visto. No es necesario conservar todas las fotografías porque seguro que hay muchas parecidas o iguales, tampoco hace falta conservar un misma foto en muchos centros, pero si en dos o tres por si a caso en uno se pierde y para facilitar su búsqueda. Y muchas de las personas que trabajan en los centros donde estas fotografías no son conscientes de su valor hasta que les sucede algo.

Las fotografías son documentos muy importantes que han de ser conservadas y que al igual que los escritos aportan información visual fundamental en trabajos como el de publicista, en el que un plazo corto de entrega de un trabajo o la falta de ideas textuales puede ser salvado por una buena fotografía.

Por otra parte, aunque es necesaria la conservación de documentos en distintos centros para estar prevenidos ante cualquier circustancia que pudiera dañar alguno de ellos, cien copias me parece escesivo.

¿Que hubiera sido de los documentales sin tener imágenes de archivo?, sin duda es necesario la conservación de archivos fotográficos, aunque no es necesario guardarlos todos. Es preciso que haya un acuerdo entre los diferentes centros para evitar que se guarden las mismas fotos y una obligación por parte de la administración a que gestione todo este material y le de la importancia que se merece. El motivo por el cual se guardan las mismas copias en diferentes centros, quizás sea por seguridad, ante el peligro de que se estropee una foto, que se queme, que se extravíe etc.

Muchos centros no tienen conciencia de lo que conservan porque si fuera así, se trataría de manera diferente esta gestión, como se suele decir, no se sabe lo que uno tiene hasta que lo pierde.

Sobre la conservación de estos archivos, más que necesario creo que es interés de cada uno; a mí me encanta de vez en cuando coger un album lleno de polvo y reírme de cuando iba en taca-taca. Es bonito tener este tipo de materiales para no olvidar. En aspectos generales creo que es una idea interesante que se guarden copias en distintos sitios del mundo y que millones de personas admiren las bellezas que nos rodean.

Las fotografías son recuerdos de nuestro pasado, como también son un elemento para el estudio de la historia. Debido a esto, se deberían conservar todas las fotos que nos puedan aportar algún tipo de conocimiento, o que sean de interés general; siempre y cuando, se disponga del espacio suficiente.

Tener copias de las fotos repartidas por varios centros, ayuda a que el interesado pueda consultar una fotografía en cualquier parte. De este modo, la gente tiene más fácil acceso a ellas

El archivo fotográfico recoge imágenes que forman parte de nuestra historia, por lo que se puede considerar un recurso histórico.

La Administración debería dar a conocer al público los fondos de los que dispone, ya que estos le pueden servir a mucha gente, tanto a investigadores, como a usuarios.

Si los responsables son conscientes o no del material que conservan, depende de cada de uno de los responsables. Seguro que existen responsables que otorgan un gran valor al material que conservan, frente a otros, que infravaloran lo que están conservando.

La fotografía, es un medio audiovisual, que desde su aparición en el siglo XIX ha servido como garantía de veracidad, es decir, se la ha implicado desde sus primeras utilizaciones en tareas de hacer creer la verdad. Por tanto, debería conservarse ya que su existencia es clave para la comprensión de ideas que no quedan claras en los documentos, así como para profundizar en diversos temas.

Las fotografías captan momentos irrepetibles que aunque formen parte de nuestros recuerdos se deben conservar siempre. La Administración tendría que hacer públicos los fondos de los que dispone para que podamos disfrutar de las fotografías o archivos fotográficos ya que la mayoría de la gente no es consciente de su valor, incluidos los responsables de los centros. Es muy importante conservar varias copias puesto que algunas se pueden extraviar y de esta manera se mantendrá vivo el recuerdo.

Los archivos fotográficos están al mismo nivel que los archivos bibliográficos. Son depósitos de INFORMACIÓN. Guardar fotografías de algo que no aporte información es como guardar libros en blanco, o sin hojas: es no guardar nada. Y, por otro lado, tener una pieza fotográfica única no sirve para mucho si no está a disposición del usuario: tener copias distribuidas en varios archivos facilita su encuentro.

Esta clase de centros documentales son complementarios a los bibliográficos: la imagen es mucho más fácil de entender, y no está filtrada por códigos gramaticales, y por eso no pueden desaparecer.

Si partimos de la definición de cultura como un conjunto de conocimientos que se ponen a disposición de un receptor, podemos considerar que un archivo fotográfico es un inmenso depósito de sabiduría y conocimiento el cual debe tener la misma importancia que un archivo bibliográfico. Unas imágenes pueden ser muy básicas y poco representativas y otras pueden ser clave representativa de una época, un momento o una persona de gran importancia para nuestro país y nuestra historia. Esto son claves que nos hacen deducir que la apertura de centros de almacenamiento de imágenes han de ser muy decisivas y de gran importancia. No debemos reducir nuestra cultura a la lectura, todo lo que entra por nuestras retinas y por los otros cinco sentidos son clave para nuestra formación, no solo como persona sino que también como ser pensante.

Las fotografías, en la mayoría de las ocasiones, nos dan más información que cualquier otro tipo de documentación. Por ello, es necesario la conservación de fotografías o archivos bibliográficos, pues nos pueden llegar a dar mayor conocimiento sobre una determinada materia. Conocer con mayor exactitud la realidad que ocurrió hace tiempo, y no solo tener una pequeña imaginación a partir de palabras redactadas por otros. Es importante su conservación y, a poder ser, que cuantas más sean mejor. Así podremos ver con nuestros propios ojos el reflejo de lo que ocurrió. Y es que una imagen vale más que mil palabras.

Bajo mi punto de vista si que es necesario consevar todas las fotografías y más, ahora que hay un gran avance tecnológico, no cuesta nada conservarlas y no sabemos cuando o para qué nos pueden hacer falta o quién las pueda usar. Pero, tampoco creo que sea necesario tener las mismas fotos en muchos sitios distintos pues, ahora con las grandes posibilidades de conexión que hay en el mundo podríamos ver cualquier foto que estuviera almacenada en los archivos de una biblioteca en la otra parte del mundo, por ejemplo. Los archivos fotográficos son muy importantes porque, nos pueden contar lo que pasó en un determinado momento y podemos alcanzar a imaginarlo o verlo a través de dibujos, como antiguamente, pero si vemos una fotografía es cómo congelar ese momento y lo vemos tal y como fue. No creo que se deban hacer públicos los fondos de la Administración, pues ahí habrá fotos privadas o fotos de momentos amargos de la historia que quizás nadie debería volver a ver. Por otra parte, no creo que los responsables de los centros sean conscientes de los materiales que conservan, pues ahí centros que existen desde hace mucho tiempo y los fondos antiguos están amontonados, sin ordenar y seguramente no conservados en las mejores condiciones y si les preguntáramos por algunos de los archivos antiguos ni siquiera sabrían por dónde empezar a buscar y eso es una gran pérdida para los investigadores o estudiosos.

Conservar archivos fotográficos es muy importante, como ya he dicho antes, porque es ver una situación o un acontecimiento tal y como fue y no reconstruyéndolo a partir de relatos o de dibujos o grabrados, una fotografía refleja la realidad tal y como es. Las fotografías han ayudado a rellenar huecos de la historia y es una clase de documento más por lo tanto su conservación y estudio es igual de importante que los documentos escritos o filmados. Las fotografías forman parte de la cultura de la población y a escala más pequeña, incluso de la cultura de una familia. Los habitantes del futuro conocerán los rostros del mundo actual a través de las fotografías.

Dicen que una imágen vale más que mil palabras. Las fotografías contienen muchísima información en ellas. Una foto nos puede recrear al pasado y hacernos sentir el momento en el que fue tomada, tan sólo con verla. Sería una gran oportunidad tenerlas archivadas en una base de datos común a todos los centros para en un momento dado poder consultarlas, ya que hoy en día casi en cualquier medio de comunicación hace falta buscar imágenes de archivo para poder escribir una noticia. Posiblemente haría falta hacer una selección de las fotos, las cuales algunas veces son muy similares entre ellas. Es verdad que en la actualidad con la imágen digitalizada se ahorraría mucho espacio, pero con toda esa cantidad de fotos casi idénticas acabaría siendo algo tedioso poder buscar la que mejor nos conveniese.

Creo que debiera haber un archivo central de fotografía que hiciera la función de almacén guardándose un número limitado de copias de la misma fotografía conservándose así en buenas condiciones.

La administración debiera tener la obligación de hacer públicos sus fondos mediante una red informática que garantizara así el conocimiento tanto el ciudadano como la propia administración del material conservado dando la capacidad al usuario de acceder al material o en su defecto a una copia (si la fotografía fuera de gran valor).

Las fotos, no sólo inmortalizan acontecimientos transcurridos en un momento determinado del pasado, son documentos repletos de datos. Una fotografía, en ocasiones, nos puede aportar mayor información que uno de los libros más especializados. Por eso, su conservación como documento debe realizarse al igual que si de un texto o de un escrito se tratase.

La fotografía es un medio de información directo e inmediato. Vemos una foto y podemos sacar de ella cosas que los textos son incapaces de transmitir. Por eso, la fotografía es un bien que debería estar accesible para todo el mundo. Los fondos fotográficos que posee el Estado deberían de estar disponibles en cualquier sitio y, más importante aún, para todo el mundo dispuesto a hacer uso de ellos.

Yo pienso que mediante las fotografías nuestra cultura aumenta, además podemos utilizarlas como material de apoyo. Conservar las fotografías en un archivo enriquecería las mentes de aquellas personas que quisiesen dar unos pasos atrás en el tiempo y ver desde los ojos de la distancia que ocurrió hace años y lo que hemos llegado a ser.

Las fotografias dan constancia de hechos ocurridos en un momento determinado, una fotogrfía es historia. Por lo que conservarla hace que rememoremos ese momento. Tener varias copias de una misma fotografía, hace que sea más dificil su pérdida. No obstante, un archivo fotográfico nos facilita conocer con más detalle cualquier hecho pasado.

Finalmente, es el deber de todo centro saber cual es el material del que dispone.

¿Es necesario conservar todas las fotografías?

Es un documento gráfico que aporta una gran información. Podríamos vivir sin tenerlo ya que no siempre han existido las fotografías pero digo yo que por algo se inventarían, no?

¿De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros? Para que no se pierda. Si estuvieran todas en el mismo lugar y hubiera un incendio nos quedaríamos sin documento gráfico.

¿Para qué sirve un archivo fotográfico? Para que podamos recurrir a él siempre que lo necesitemos, ya sea para realizar una investigación sobre algo, por inquietudes personales, etc. Además, hoy vivimos en la era digital así que es más fácil conservarlo.

¿Debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone? Este es un tema delicado, habrá información que no querrán poner a disposición popular. Siempre hay cosas que "esconder".

¿Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan? Debieran serlo pero, señores, esto es España y con tanto "caso guateque", "caso malaya"… cualquiera sabe!

No creo que se deban conservar todas las fotografías. Ya me parece una tarea bastante dficil conservar aquellas que tienen un valor, que no son precisamente pocas. Mi opinión es que se deberían conservar aquellas fotos que tengan una importancia histórica, artísitica o cultural. Pero, ¿con que criterios valoramos una foto como artística o no? Ese es el problema. Lo que para mí puede ser una foto artística puede que para otra persona no lo sea.

La existencia de la misma fotografía en varios lugares sirve para que esa foto llegue a un mayor número de personas. En el caso de una fotografía histórica, por ejemplo, su exposición en varios centros ayudará a que un mayor número de personas

conozcan la realidad que la fotografía pretende expresar.

La función de los archivos fotográficos es muy clara. Sin estos archivos fotográficos, no sería posible la documentación.

En respuesta a si los registros deberían ser públicos mi respuesta es sí. La tarea de documentación es algo que todos podemos necesiar en un momento dado y todas las facilidades que se den para ello es un verdadero avance.

En cuanto a que si me parece que son conscientes del material del que dispone la Administración me parece que no. Hablo desde el desconocimiento, pero me parece que habrá montones de archivos que llevan años sin ser catalogados y que por ello no se pueden poner a disposición del público.

¿Cuántas clases de historias existen?

Historia del arte…

Historia de España…

¿Y la historia de la fotografía?

Para mantener toda historia, necesitamos referentes en los que basarnos y poder mostrar, por tanto toda fotografía que documente cada hecho que construye dicha historia, es un dato que no puede ser borrado, ni eliminado, ya que son aportaciones que hacen el conjunto de la fotografía, y son el punto de desarrollo que nos van narrando las fábulas de esta a lo largo del tiempo.

Con esto respondo a que sí es necesario el conservar las fotografías, la cordura de realizar 100 imágenes iguales, sirve para fomentar la cultura que se obtiene de dicha historia en diferentes sitios, y por tanto estoy dando a ver cual es para mí el significado de un archivo fotográfico, un elemento imprescindible, al igual que el interés por los diferente tipos de arcos, que se utilizaban en la arquitectura de la antigua Roma en la historia del arte.

Referente a que si la administración deben de mostrarnos toda la documentación fotográfica, doy por hecho de que si, todo elemento que aporte más riqueza a una historia e información, es algo que se debe de hacer público, pero seguidamente con la última pregunta que usted realiza, da la respuesta, del porque no podemos disponer de ese material, porque no son capaces de abarcar cuantos documentos fotográfico tienen en su poder, los cuales deberían ya de estar a disposición del público.

A veces es cierto cuando decimos: "una imagen vale más que mil palabras". Una fotografía puede llegar a transmitirnos sensaciones que un libro nunca conseguiría. Utilizamos el sentido de la vista que nos proporciona información de una forma rápida y directa; al contrario que un libro, ya que con él empleamos la imaginación y el intelecto, y la interpretación de tal es más subjetiva dependiendo de cada persona. Las fotografías captan momentos que no podemos repetir porque forman parte del pasado. Sin embargo, ahora son presente gracias a las imágenes. Por esta razón debemos conservar los archivos fotográficos como el resto, con igual importancia.

A mi juicio creo que es importante mantener las fotografías y conservar, de esta manera, un archivo fotográfico importante, al igual que se recurren a textos para investigaciones, observaciones o trabajos, entre otros, muchas de las veces también hay que completarlos con fotografías, además pueden ser un fiel reflejo de algo que sucedió en el pasado o que actualmente ocurre y por lo tanto se puede aprender mucho de ellas.

Las fotografías pueden tener mucho valor dependiendo de aspectos como la antiguedad o la calidad, por ello es necesario que las conservemos.

- Mi opinión relacionada con la primera cuestión merece un sí, pero también un no. Todo lo que sea información útil debe ser conservado. Nunca se sabe cuando nos va a hacer falta echar mano de cualquier documento y para qué, por ello nunca esta demás conservarlos, incluidas las fotografías. Aun así, nunca está demás hacer una selección de las fotografías que son realmente necesarias y que aporten información más o menos relevante.

- En cuanto a la segunda cuestión, exclamo con un notable sí. En general, la información tiene estar al alcance de todos y en cuantos más sitios se halle, más facilidades tendrán los curiosos de encontrarla. Además, ¿no hacemos copias de seguridad de nuestros trabajos para prevenir posibles pérdidas? Lo mismo ocurre en el caso de las fotografías, pienso yo. Cuantas más copias, mejor.

- Un archivo fotográfico es otro tipo de documento informativo, por lo que es totalmente necesario. Igual que consultamos enciclopedias, testimonios, bases de datos… Los archivos fotográficos cumplen la misma función a la hora de aportar información, incluso, desde mi modo de ver, si el fotógrafo es bueno resulta mucho más ameno.

- Como ya decía antes, todo tipo de información no debe, sino que tiene que estar al alcance de todos. Todos tenemos derecho a querer saber y conocer nuestra historia y a satisfacer nuestra curiosidad. Se debe facilitar este derecho al máximo así que debería ser un bien al servicio del público.

- Seguramente no y no sólo que no tienen conocimiento de todos los materiales que poseen, si no que probablemente escasean de un montón de buenas obras que no se dieron a conocer, como son obras de fotógrafos anónimos, exiliados, censurados… y tampoco de ello tienen conocimiento.

La fotografía es un DOCUMENTO

El documento es INFORMACION

La información es IMPORTANTE

Lo importante tiene que estar VERIFICADO

Lo verificamos mediante un SOPORTE

Una fotografía puede ser todas estas cosas, y digo puede porque al igual que en los documentos escritos, unas serán desechables, según determinen los documentalistas encargados de tal tarea.

Por lo tanto respondo así a la primera pregunta: ¿es necesario conservar todas las fotografías?

NO. Obviamente, hay fotografías que no sirven para ningún tipo de estudio, hablamos de conservar fotografías de interés para el público y/o investigaciones. Tarea, por cierto, difícil de llevar a cabo.

A la segunda pregunta: ¿de qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?, hay que pensar en el riesgo de que un centro, imaginemos: el único que posee esos documentos, sufra un incendio, derrumbamiento, inundamiento o cualquier otro desastre. Se hace necesario, al igual que con los demás archivos y documentos tener copias de seguridad.

¿Para qué sirve un archivo fotográfico? Para verificar y complementar documentos escritos, para dar constancia de una realidad plasmando lo que era la realidad en sí, que nunca llegaríamos a conocer igualmente por muchos textos o descripciones que leyéramos.

La cuarta pregunta: ¿debe exigirse a la administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone? Por supuesto que SI. ¿Por qué motivo no lo harían? Es un tipo de documento, transmite información, debemos tener acceso a ellos.

A la última pregunta: ¿son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?, no se muy bien cómo contestar. DEPENDE de cada centro supongo. Si tuviera que generalizar me atrevería a decir que no, y los que sí tienen consciencia de ellos han realizado exposiciones de fotografías , lo cual me parece muy interesante y acertado.

Voy a intentar responder a las preguntas con ejemplos porque creo que es la mejor forma de explicarse.

Primero: ¿es necesario conservar todas las fotografías?

En la medida en que aporten información.

Por ejemplo, sales una noche de fiesta y sacas 354 fotos, te levantas a la mañana y las miras, la verdad es que hay muchas parecidas pero no vas a borrar ninguna ¿por qué? Porque no son iguales, cada una muestra un minuto, un segundo diferente de tu noche, muestra lo bien que lo has pasado, con quien has estado, que has hecho… y te hace recordarlo todo, pero si alguna sale borrosa o no enfoca a nada entonces esa la borrarás.

Sé que en el caso de las fotografías en los archivos no es exactamente lo mismo porque las que no aporten nada sólo ocuparán lugar innecesariamente, pero quiero decir que las fotografías normalmente son diferentes unas a otras y aportan nueva información.

¿De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?

Continúo con el ejemplo anterior. Tras esa fiesta tienes tus 354 fotos y en esas fotos salen tus amigas asique te dan su memoria para tenerlas ellas también ¿por qué? Porque así cuando quieran verlas y recordar los momentos captados, la información que recogen, las tendrán rápidamente a su alcance.

De la misma manera si hay copias en distintos centros el usuario tendrá mayor facilidad para poder usarlas.

¿Para qué sirve un archivo fotográfico?

Sirve para dar información o mejorar la información transmitida por otro documento.

Por ejemplo: lees un documento que habla sobre la gran pobreza y sobre el hambre en África, si, te parece algo terrible pero si a la vez añaden una imagen de un niño casi en huesos acurrucado en el suelo sin poder moverse mientras un buitre se acerca a él con intención de comérselo…la cosa cambia, la información te llega mucho más.

¿Debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone?

Aquí no puedo emplear ningún ejemplo. Pero creo que sí, que los fondos deben ser públicos para que todos tengamos acceso a ellos porque para eso están, para servir de utilidad tanto a estudiosos como a cualquier persona interesada, si la información no es completa no nos servirá.

¿Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?

Supongo que en los centros habrá tal cantidad de material que llega un momento en que los responsables no tienen mucha idea de lo que hay. No son conscientes de todo lo que tienen.

Esto sucede por el alto crecimiento de documentos e información que se produce día a día y que se lo pone muy difícil.

Es irremediable no empezar este comentario, aunque seguramente ya haya sido nombrado por alguno de mis compañeros, con el popular dicho ”Más vale una imagen que mil palabras”,los archivos fotográficos son importantísimos desde muchos aspectos pero el que más resalta ,es, su papel vital en a historia.

Gracias a la imagen hemos conseguido obtener un archivo histórico muy amplio del que se pueden no solo sacar información sobre sus protagonistas ,lugares, acciones…..si no que se les puede poner caras ,hacernos nosotros mismos una imagen mental de cómo ocurrió, donde ,el qué.

Creo que eso es muy importante, aparte de que la historia narrada se puede contar desde muchos enfoques y nunca llegas a saber si es totalmente cierto lo que estas leyendo o lo que te están contando, fotografía inmortaliza los hechos y aunque no lo hace con las causas que las producen, digamos que materializan algo que ha sido real, y que no ha sido inventado. Ninguna fotografía es desechable, ya que brinda una gran información, cada detalle cuenta a la hora de analizarlas, y aunque parezcan que son iguales ,porque han sido hechas en el mismo sitio y en la misma ubicación con una de dos segundos no lo son a la hora de analizarlas.

Respecto a el almacenamiento de Fotografías en distintos centros e instituciones, yo considero que en los tiempos que corren es necesario, ya que hay mucha manipulación por intereses, y aunque se difícil que se produzca el caso, es mejor guardar varias copias, para si llega el momento se pueda aclarar la situación. Por otra parte es importante la copia de estas fotografías como en los documentos, en mira a un desastre natural o cualquier otra circunstancia que pueda eliminar estos archivos

Somos nosotros, todos, los que generación tras generación vamos dando forma a la historia por lo tanto esos documentos fotográficos deberían estar al alcance de todos, pero ante esto se levanta un problema sobre la privacidad de las personas ,el respeto sobre ellas o sobre los que sufrideros los hechos plasmados .Si todo el mundo tuviese acceso a esos archivos, sería imposible controlar a que causa o acción van dirigidos , y para que fin van a ser utilizados, pudiendo perjudicar a personas que lo único que han hacho es ser protagonistas de su propia historia.

1. Merece la pena conservar las fotografías ya que son una muestra del pasado.

Pienso que es mayor el recuerdo que podemos tener a través de una imagen que a través de un documento. En cualquier momento podemos echar mano de las fotografías, ya sea por necesidad o por puro entretenimiento.

En cuanto a conservar todas las fotografías o sólo unas pocas, considero que cualquier mínimo detalle contribuye también a mantener vivo ese recuerdo.

2. Decir cien es mucho, pero no estaría mal guardar dos o tres copias. Nunca se sabe qué va a pasar con las originales, ya que las podemos perder o se pueden deteriorar.

3. Un archivo fotográfico sirve para guardar todas esas imágenes que forman parte del recuerdo. Estas imágenes pueden estar referidas tanto a acontecimientos personales como a otros de carácter histórico o demás.

4. Pienso que la posibilidad de poder acceder al recuerdo ha de estar al alcance de todos. Además es algo que favorece a la Administración, ya que si ésto no ocurriera, esta institución no alcanzaría tanta relevancia, y lo que es más importante, la gente no tendría conocimiento alguno de todo aquello que forma parte de nuestra historia.

5. Deben ser conscientes ya que la documentación que almacenan en esos archivos representa circunstancias y momentos que contribuyen a la historia. Con ello podrán dar a conocer futuras generaciones y analizar la evolución que el mundo ha tenido.

Un archivo fotográfico no deja de ser imprescindible, por lo menos para mí, aunque sea sólo por su valor histórico,de recuerdo y testimonio…

Sobre su privacidad,es algo que debería discutirse con la fuente de esas fotografías,ya que en muchos casos provienen de familias y son valiosos recuerdos de generaciones pasadas.

Además de todo esto,no estaría nada mal la organización de exposiciones sobre este material…sobre todo aquellas de temática de comparación…porque,¿quién no se sorprendería de ver una foto de la Gran Vía hace cincuenta años,y al lado una de la actual, la que todos pateamos a veces a diario, sin darnos cuenta?

Tras leer esto, yo me pregunto: ¿Es necesario conservar los recuerdos de nuestros antepasados? ¿ y los nuestros propios? Y a la vez, me respondo a mi misma: Es necesario tanto queramos aprender un poco de lo que ocurrió antes de que nosotros llegásemos a este mundo, es necesario tanto como queramos conocer más sobre el mundo en el que vivimos, es necesario si queremos recordar en un futuro todo esto que vivimos, ES NECESARIO…No creo que necesite mas explicación.

Contestando a la segunda pregunta, no creo que sea imprescindible guardar 100 copias, pero unas cuantas sí, para asegurar su permanencia aquí, ya que millones de cosas podrían pasar, por lo que siempre es bueno tener más de una copia, mas de dos y mas de tres.

Un archivo fotográfico sirve para guardar todas aquellas imágenes que han formado y forman parte de nuestra vida, sirve para guardar nuestros recuerdos en forma de imagen, y así que en un futuro puedan verse y recordarse aquellos acontecimientos, hechos o personas.

Todas estas imágenes, creo que es justo que puedan estar alcance de todos y cada uno de nosotros, ya que si nosotros formamos parte del mundo, ¿Por qué no tenemos derecho a poder ver que ocurrió, que se hizo y por que, en el?

No se si serán conscientes los responsables de los centros, pero deben de serlo, ya que tienen a su cargo miles de imágenes que constatan todo el progreso que se ha dado en el mundo además de otra multitud de cosas, y son los responsables de que en un futuro, todo esto se pueda conocer y seguir adelante.

No es que crea necesaria la conservación de los documentos fotográficos, sino que la veo totalmente imprescindible. Las fotrografías, al igual que los elementos como libros, pinturas etc, son los responsables de que actualmente conozcamos nuestra historia, de que sepamos lo que pasó y podamos comprender mejor lo que ahora sucede. Una fotografía puede no reflejar nada, o por el contrario, ser el vivo recuerdo de un momento determinado, nos translada, nos hace ir a donde nunca estubimos.

Por todo ello, pienso que es necesario crear un archivo fotográfico, donde podamos consultar aquello que buscamos. Y más necesario aún en nuestra carrera, en la que debemos coger lo que sabemos y hemos visto antes, para mezclarlo con lo vamos adquiriéndo día a día con el objetivo de crear algo nuevo y diferente, y en este camino la inspiración que puede ofrecer la fotografía es sin ninguna duda dificil de rechazar.

¿Recuerdas lo que disfrutamos ese día? ¡Qué bien que pudimos estar todos juntos! y es que, hacía tanto tiempo que no nos reuníamos… ¡os echaba tanto de menos!. El otro día cuando viajaba en el tren, empecé a pensar en todas las experiencias que habíamos vivido ¿Te acuerdas cuando estuvimos bailando bajo la torrencial lluvia aquel martes de abril? llegamos empapados pero, ¿Y lo que nos reimos? o aquella vez que nos tiramos toda la noche cocinando para aquel concurso de comidas caseras.

Aunque no puedas responderme, me queda el consuelo de saber que cada uno de esos días fuiste felíz porque basta con mirar tu enorme sonrisa en estas fotografías que sostengo en mi mano. Fotografías que me acompañan allí donde voy porque me hacen estar más cerca de ti y es que en cada una de ellas, está representado un pedacito de nuestra vida.

Cuando te fuiste, pensé que mi vida había perdido todo su sentido; creí que ya nadie me devolvería esa sonrisa que tú tantas veces dibujaste en mí y aunque fue duro, aprendí a recordarte sin llorar para recordarte sonriendo porque así, es como te conocí y así es como tú eras. Las fotografías me ayudaron a recuperar lo que mi mente había tratado de emborronar y cuando hoy las miró, sólo puedo pensar que gracias a ti, supe sacarle el jugo a la vida.

"Una imagen vale más que mil palabras" y es que en ocasiones, basta mirar algo para recopilar la información necesaria. ¿Qué sería, por ejemplo, de una noticia sin una imagen que diese fuerza al texto?; ¿Cómo podemos saber a quien nos parecemos, si no vemos fotografías de nuestros antepasados?. Hay fotografías que impactan, fotografías que te hacen reír, fotografías que traen buenos o malos momentos…pero es vital conservar todas ellas, porque cada fotografía evoca un momento, una sonrisa, un llanto…y esas sensaciones son las que nos hacen personas.

En mi opinión, sí se deben conservar las fotografías, ya que son un bien público e histórico. El hecho de conservar tantas copias sirve, entre otras cosas, para que puedan acceder a ellas un número mayor de personas. Aunque es verdad que con la tecnología actual se pueden digitalizar las fotos, para una persona entendida en fotografía, nunca será lo mismo verla en su formato original que en una pantalla. El simple hecho de plantear estas cuestiones me hace pensar que, quienes almacenan estas fotos, no valoran realmente el significado real de estas fotografías. Estas imágenes que representan las sociedades pasadas, no son un simple objeto, sino que son un reflejo de nuestra evolución, e indudablemente nos pertenecen a todos.

Este tema de la conservación, tanto de fotografías como de documentos, es un ámbito siempre polémico debido a que ocupan un espacio y suponen una serie de responsabilidades. En el caso de la fotografía y respondiendo a las preguntas lanzadas por el autor creo que sí que es necesario guardar fotografías, es decir hacer un fondo de archivos fotográficos, valorándolas claro está y almacenando aquellas que alcancen unos niveles de interés x. Lo ideal sería poder guardar un original y una copia digital de ellas. Así todos los centros podrían acceder a las diferentes fotografías de forma rápida y segura. Sería así idóneo que la Administración hiciera públicos sus fondos, no por desconfianza si no por cuestiones de utilidad y para cubrir necesidades.

No hablamos pues de guardas miles de fotos iguales en distintos centros sino una original y una o dos copias exactas, a lo sumo, y el resto en formato digital. De esta forma cada centro será consciente del material que conserva y estaría obligado a hacer una recapitulación de todos los archivos que tiene y de poner a la disposición del resto de centros un sumario que los detalle para poder hacer siempre accesible esta información y la copia del archivo fotográfico por supuesto.

Si en muchos ámbitos de la vida nos hemos adaptado a la tecnología, éste tendría que ser otro punto de apoyo en ella. Las fotografías hay que conservarlas; una imagen vale más que mil palabras, el archivo fotográfico que poseemos es impresionante, puede resumir nuestra historia (o gran parte, más bien).Esos fondos salieron del pueblo y debería disfrutarlos el pueblo. La fotografía nos mueve, nos asombra, nos emociona… Por ejemplo, unas imágenes históricas fueron utilizadas por una campaña de publicidad que realizo Grey para la Comunidad de Madrid (“¿Qué pasaría si nunca pasara nada?”), todas esas imágenes de Madrid en distintas épocas llamaban la atención (independientemente de la polémica que se generó). La gente aprecia ver esas fotografías que tanto nos impactan.

Y es precisamente con el formato digital con el que hemos avanzado para conservar también estos archivos; los originales y alguna copia se deben mantener en papel, pero también tenemos que adaptarnos a las nuevas tecnologías, que nos facilitan esto, y así mantener copias digitales a su vez. Precisamente es Internet el mayor archivo fotográfico que tenemos a nuestro alcance. Cuando necesitamos de una imagen sobre un momento de la historia, por ejemplo, no es por costumbre irnos a un centro especializado; nos lanzamos al “click” para encontrar nuestra meta. La importancia digital cada vez tiene más peso y esto no hay que olvidarlo.

En primer lugar, creo que no es necesario conservar todas las fotografías, sólo las mas relevantes según el tema. Debería ser recogido todo el material fotográfico que haya sido publicado, en prensa escrita y publicaciones digitales para poder crear un archivo fotográfico con un cierto filtro y no incluir todas las instantáneas creadas por cualquier individuo.

La conservación de distintas copias iguales en distintos centros es una medida de seguridad para el documento. En caso de que se destruyera el original a causa del fuego, el agua u otro desastre, contaríamos con un salvavidas.

Un archivo fotográfico sirve como medio de documentación, para ser consultado y utilizado por cualquier persona. La fotografía es arte, es historia, es ciencia…

A la pregunta de si debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone la respuesta ha de ser tajante, rotundamente si, para poner a nuestro servicio toda la información que necesitemos de una forma ordenada y adecuada.

Creo que por regla general los responsables de los centros sí son conscientes del material del que disponen, para que esto siga ocurriendo es de gran ayuda la clasificación por temas y épocas de las fotografías. De todas formas, quizá veo más importante que se preste atención al cómo lo conservan.

Muchas veces me ha pasado de pensar que bueno seria si tuvieramos fotografias de la revoluciòn francesa, de la epoca medieval o todavia antes… desgraciadamente el hombre ha alcanzado ese desarrollo tecnològico solo al comienzo del ‘800, asì que tenemos testimonio visuales (que no se trates de pintura o escultura) solo a partir de esta epoca. Pero, relativamente cercana o lehos que sea, la fotografia constituye un fuerte legame con la realidad que representa: nos ensena lugares, tradiciones y estilos de vida. Cuenta sin palabras lo que otros hombres han vivido antes de nosotros; representa un patriomonio rico cuanto lo de los libros, aunquè mas inmediato. Por eso creo que todo tendria que ser conservado, si non en carteceo, por lo meno en digital, ahora que tenemos la suerte de desponer de tantas resorsas. Eso tambien podria resolver el problema del espacio para tener muchas copias en muchos centros: se podria redestribuir el material pero mantener una base de datos accesible a todos, asì que, según la necesidad, obtener una copia de la imagen buscada no vayas a ser asì dificil, aunquè sea conservada en un sitio muy lehos de ti. Pienso tambien que los fondos tendrian absolutamente que ser publicos, y no entiendo porquè ahora mismo no sea asì: quizàs porquè los responsables de los centros no se dan cuenta, quizàs porquè se la dan demasiado… pero al final, en cualquiera maniera, todavia, la pena es que no se consigue a disfrutar completamente del patrimonio fotografico que nos hemos heredado.

Al grano: nunca se sabe si en algún momento vamos a necesitar una fotografía o una imagen (ya sea con motivo periodístico, publicitario, homenaje, etc.) con lo cual, guardar todas sería importante (porque sino quién decide cuál es más representativa y cuál no), pero el tema de la conservación es otro punto. Debería conservarse todo en un solo lugar y en tres copias (a mi parecer). Uno digital (y que nunca se utilice), otro en diapositivas y el tercero con algún formato que pueda servir al público. Después hacer una copia de cada cosa (a partir de las 3 copias) y repartirlos entre distintos sitios. Es más o menos lo que hacemos con las fotos de casa pero en versión pequeña. Hay que tener en cuenta que, en la actualidad, tenemos más métodos de conservación y de organización (y aunque cueste trabajo) merece la pena el esfuerzo

Es imprescindible conservar todos los archivos fotográficos, pero debería realizarse una selección. No es cuestión de quedarse sólo las mejores estética o técnicamente, sino de clasificar los archivos según diferentes criterios. Guardar diferentes copias es una manera de proteger el archivo, y de paso puede estar a disposición de más gente. Y digo a disposición de la gente porque es obvio que debe exigirse a la Administración que estos fondos sean algo público. Tenemos derecho a poder aprender, y conocer mejor el mundo gracias a algo tan simple, y a la vez tan valioso, como una fotografía.

“La fotografía no puede cambiar la realidad pero si puede mostrarla…” Fred Mc Cullin.

La fotografía es el fiel reflejo de la realidad… muestra un hecho en sí mismo: Nosotros somos los dueños de los razonamientos y las sensaciones que nos inspiran. Es la mejor forma de demostrar que un hecho tuvo existencia real… Deben conservarse y estar a disposición de todos, sobre todo a la de aquellos que pensamos “si no lo veo no lo creo…”

La fotografía es un trozo de realidad captada que permanecerá inmóvil eternamente hasta su destrucción. Las fotografías son tan importantes que gracias a ellas recordamos y conocemos hechos, personas y situaciones del pasado. Las imágenes son muy importantes para visualizar la realidad pasada, son mucho más representativas que un simple escrito de un acontecimiento, gracias a estas imágenes podemos imaginar de forma más cercana cómo fue el pasado. Es necesario impulsar la creación de achivos fotográficos, no importa que las fotografías se repitan, lo importante es que, como los libros, lleguen a todos para que el mundo entero pueda visualizar lugares, personas, sentimientos, pedazos de nuestra historia, expresiones, situaciones pasadas…

Las exposiciones de fotografía, por ejemplo, son la ventana a la historia, aquellas que muestran a nuestros antepasados en el siglo XIX, o aquellas que muestran a nuestros abuelos durante la República o el franquismo nos hacen soñar, emocionarnos e imaginar cómo vestían, cómo eran determinadas calles del centro de Madrid en aquellas épocas. También nos muestran cómo son otras partes del mundo, otras culturas, otras vidas e incluso las caras ocultas de personajes que un día fueron famosos como Marilyn Monroe, o la cara desconocida de las torturas que se llevan a cabo en la prisión de Guantánamo. Las fotografías de intetrés general han de ser públicas, y debe haber las copias necesarias para que el universo acceda a ellas. Sin duda: una imagen vale más que mil palabras.

Siempre se busca reforzar los textos con imágenes, y más aún si éstos son históricos. Esto se debe a que una imagen a veces ayuda a afirmar o revocar lo que se ha escrito. Además, si tenemos en cuenta que vivimos actualmente en una sociedad donde predominan los medios audiovisuales, vemos que es casi indispensable que junto a cualquier información exista una imagen, que, como se suele decir, vale más que mil palabras. Pero así como existen textos erróneos también pueden verse imágenes que no coinciden con lo que se dice o con la realidad por lo que llevar a cabo un archivo fotográfico serviría para solucionar este problema.

La fotografia es el arte de fijar una imagen, un momento concreto del pasado para que perdure por siempre. Una fotografía nos aporta mucha información, sentimientos, emociones…vale más que mil palabras!! En pocas palabras un archivo fotográfico es un documento, una ayuda visual.

Es necesario conservar todos los documentos fotográficos existentes que realmente aporten información y sean válidos para el futuro. En al actualidad, estamos como la mayoría de las cosas que nos rodean, saturados. La facilidad de que cualquier persona pueda ser "fotógrafo" y pueda captar un momento de la historia es patente (por ejemplo ésto se puede observar en numerosos medios de comunicación que utilizan imágenes hechas por un ciudadano de a pie y no por un experto en la materia).

Creo que es necesario que por lo menos un par de centros conserven la misma imagen, ante posibles deterioros, o hechos ajenos a nosotros(incendios, inundaciones…).

Para concluir y respondiendo a las últimas dos preguntas creo que un centro de fotografico a no ser que tenga una buena y estructurada base de datos dónde sea fácil encontrar lo que se busca, no es consciente de lo que puede llegar a albergar dentro de sus cuatro paredes y en cuanto a si la Administración debe o no hacer públicos los fondos delos que dispone…creo que sería tan amplia que sería imposible…aunque si se pueden exponer por temas las imágenes cada cierto tiempo, con al finalidad de que todo el mundo pueda aprender e informarse sobre un tema en concreto.

"Si no lo veo, no lo creo" o eso dicen.

Creo que de esa afirmación radica la importancia de conservar las fotografías, sobre todo las históricas porque las sentimentales quizás nos muevan otros tipos de motivos.

En respuesta a algunas de las preguntas propuestas expongo que, su conservación no sólo es necesaria sino también importante para comprobar, recordar, argumentar, conmemorar, revivir…

Es importante tener algunas copias del documento por varios motivos:

a) Para no trabajar con el original y así evitar estropearlo

b) las copias en diferentes lugares responden a la garantía de que si pasa algún incidente en un centro tenemos más documentos en otros

No sé hasta que punto se deberían hacer públicos los fondos porque existe el derecho de imagen y la posible violación a la intimidad de las personas, pero si deberían tener un fácil acceso.

Estoy segura de que los responsables sí son conscientes de la importancia de los documentos (por algo son responsables) pero muchos subalternos quizás no y señalar la sorprendente “ignorancia” de la persona que en su día, tomó la(s) fotografía(s) que hoy han pasado a la historia.

Los archivos fotográficos siempre han sido de gran utilidad y lo refleja esa frase que escuchamos tantas veces, <<mas vale una imagen que mil palabras>>. Por lo tanto respondiendo a las cuestiones del artículo.

No veo necesario la conservación de todas las fotografías si las que aporten algo que no lo haga otra en su lugar, por ejemplo si una sale en negro ¿para que conservarla? o si una es exactamente igual que la otra pero un poco mas nítido ¿cual sería el fin de su conservación?

La segunda cuestión no la veo lógica ¿por qué tener cien copias iguales en cada centro? Dos o tres estaría bien pero cien lo veo un gasto excesivo, si multiplicamos por cien cada copia y a su vez por el número de centros en efecto serian demasiadas copias

Un archivo fotográfico puede tener varias utilidades, documentación, probar hechos, justificarlos, o explicar un hecho.

Creo que no debe exigirse a la Administración mostrar todos los documentos que posee si los que más interés tengan, no estaría bien que ocultasen fotos de interés por nunca mejor dicho propio interés.

Los responsables son conscientes de aquello que poseen pero no de retenerlos todos en la memoria

No se si será por superstición o por simple nostalgia pero el caso es que yo siempre he sido de esas personas que por guardar, guardan el ticket de la comprar y hasta dibujos de 3º de primaria. El caso es que después de guardar y guardar tantos recuerdos acabo siempre haciéndome la misma pregunta : “ ¿y que hago yo ahora con todo esto?. Lo mismo sucede con las fotografías , vale que sean muy representativas y que puedan llegar a alcanzar una importante relevancia histórica y lo que es mas importante aun , servirán de mucho cuando en un futuro alguien quiera investigar como vivíamos en el siglo XX y aunque ese investigador vaya a necesitar de muchos documentos y material fotográfico ,que sin duda será el que mas información le aporte, en el momento en el que ponga todos esos años y años de material sobre su mesa realmente no va a saber por donde empezar y flaco favor le habremos hecho entonces ¿no?. Así que por eso, muy a mi pesar por que si por mi fuese lo conservaría prácticamente todo, pensando no en la tradición y el mero recuerdo, sino en la utilidad real que las cosas pueden llegar a tener, creo que conservar hasta el mas mínimo resto fotográfico es simplemente echarnos a nosotros mismos mas trabajo encima y echárselo también a nuestras futuras generaciones. Porque de la misma forma que yo en mi vida personal acabo cediendo ante mi propia razón al tirar todos los recuerdos innecesarios tenemos que sabes distinguir entre lo que es y lo que no es realmente útil a la hora de contar la historia que hemos creado.

Con todo lo dicho no hace falta decir que, en mi opinión, guardar el mismo documento en infinitos sitios es una de las mayores tonterías, que en lo que a administración y organización se refiere, podríamos hacer. Por que al final siempre se induciría a error, se acabaría catalogando de una forma diferente la información o mejor dicho se tratará dicha información de una forma diferente. Aunque eso si, aforrándonos a eso de “errare Humanum est.” es cierto que, deberíamos de tener siempre algún comodín o colchón por ahí y si tener la misma información en ciertos lugares diferentes, pero con un poco de control y cabeza. Por que como ya he dicho antes un material fotográfico puede ser la ventana para que en un futuro se pueda mirar al pasado, a nuestro pasado, y ciertamente seria una pena arrebatarles ese privilegio de poder viajar en el tiempo simplemente con la ayuda de una fotografía y todo lo que puede llegar a mostrar. Y eso por eso mismo, porque esos materiales son nuestra historia, que todos nosotros tenemos derecho a verlos aunque solo sea por disfrutar de dicho material, sin de que les sirve tener ese material en una estantería acumulando polvo, sino se les da uso al final van a acabar por ser documentos olvidados y que y hoy en día están ahí pero siendo totalmente invisibles.

Las fotografías son un documento igual de importante que los demás. Puede resultar muy útil como método para conservar información, datos o como mero símbolo cultural, ya que muchas de ellas encierran situaciones que nunca se volverán a repetir.

Por ello, es conveniente que se conserven todas aquellas fotografías que tengan cierta relevancia en algún campo del conocimiento,historia..etc. Esto requiere la actuación de la Administración Pública para regular esta conservación, crear y financiar centros dedicados a ello, coordinarlos…etc.

Como conclusión, podríamos decir que los archivos fotográficos están ganando peso en el campo de la documentación en los últimos años, aunque todavía tenemos que hacernos a la idea de que las fotografías resultan igual de útiles, muchas veces, que los propios libros.

" Una imagen vale más que mil palabras"

Las archivos fotográficos son, por regla general, de un alto valor documental. Capturan objetivamente la realidad de un momento concreto de la historia y cuentan más de lo que aparentemente pueda parecer.

Los paisajes, la ropa, la moda, la fisonomía de las personas, la capacidad de medios disponibles para la fotografía… la historia queda estampada involutariamente siempre, en una imagen.

En cuanto a las preguntas:

1. ¿Es necesario conservar todas las fotografías?

Todas pueden tener un valor, pero es necesario realizar una selección objetiva de aquellos documentos más representativos para que la información no se multiplique y sea más accesible.

¿De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?

Vale para que todo el mundo tenga igualdad frente al acceso a la información, pero en los tiempos que corren, quizá puedan sacrificarse las copias físicas por unas digitales.

¿Para qué sirve un archivo fotográfico?

Para crear una historia visual. Podemos conocer el mundo en imágenes si tenemos una base de lo que ocurrió de una forma mucho más didáctica y además son pruebas feacientes de lo que ocurrió en realidad.

¿Debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone?

La Administración debe hacer libre todo aquel fondo que considere de interés para el público.

¿Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?

Seguramente nunca somos conscientes de la riqueza que poseemos en realidad. Creo que sucede un poco como con el arte, que es algo que tristemente se valora con el prolongado paso del tiempo.

1.¿Es necesario conservar todas las fotografías?

Creo que el término TODAS debe de restringirse un poco, ya que realmente no es necesario conservarlas absolutamente todas…, pues desde la invención y comercialización a gran escala de la fotografía digital hay miles de millones de fotos sobre un mismo tema o acontecimiento que no es necesario conservar. Creo que se debería de hacer una definición sobre qué tipo de fotografías sí deberían conservarse.

2.¿De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?

Pues sinceramente de no mucho. Deberían de digitalizarse todos aquellos documentos gráficos importantes, para que el acceso a los mismos fuera fácil y sencillo acceder desde cualquier biblioteca, centro de documentación…etc. Además creo que debería crearse un lugar donde sí se conservasen todos los documentos importantes, algo así como un centro nacional, que tuviese toda la documentación.

3.¿Para qué sirve un archivo fotográfico?

Para contestar esto elijo una frase conocida por todos, ya que en muchas ocasiones “una imagen vale más que mil palabras”

4.¿Debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone?

Es muy difícil tener una respuesta rotunda a esta pregunta, ya que existen multitud de casos en los que hay que tener en cuenta muchos factores, como la protección de datos, la protección de derechos de los autores o personajes que aparecen en estos archivos…etc. Así que debería de analizarse con detalle si deberían ser públicos absolutamente todos los fondos.

5.¿Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?

Creo que hay muchos casos en los que ese material no se valora o no se revaloriza hasta que pasan muchos años, con lo cual creo que en la mayoría de los casos no se sabe el valor que tienen estos documentos hasta que no pasa mucho tiempo.

Desde mi propia experiencia he de decir que los archivos fotográficos son una gran fuente de información. En concreto, me he embarcado en la realización de un blog en el que intento describir la historia del pueblo donde nací, y la posesión de un amplio archivo fotográfico desde hace bastantes años, conservado por mi familia, me ha facilitado su realización; gracias a las fotos antiguas, puedo mostrar hechos que con la descripción sería muy difícil enseñar, sobre todo para gente que no lo ha vivido o no recuerda ciertos acontecimientos.

¿Es necesario conservar todas las fotografías?

Organizar todas las fotografías resultaría un caos y algunas resultarían innecesarias por su contenido por lo que supongo que haciendo una selección de las fotografías más relevantes resultaría más facil y comodo.

¿De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?

Esto no lo veo una innutilidad ya que a veces se da que las fotografías se han extraviado y nadie sabe que pasó con ellas, al igual que los documentos escritos. Pero bueno, para ello existe hoy día los archivos digitalizados para que no haya pérdidas ni deterioros físicos.

¿Para qué sirve un archivo fotográfico?

Es una forma física de conservar y recordar la historia, nos sirve para corroborar cosas del pasado.

¿Debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone?

No sirve de mucho si no son públicos.

¿Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?

Supongo que a veces no se valora lo suficiente y ello conlleva a que no se investigue sobre ellos.

¡Este le tengo “repe”! Diría un niño en el recreo. Pues así pasa con los distintos centros que tienen archivos fotográficos. En muchas ocasiones las fotografías se encuentran repetidas y están ocupando el espacio de otras muy interesantes. Siempre se ha dicho que la unión hace la fuerza, entonces… ¿Por qué no reunir todo el material archivado para conocer los fondos de cada uno y así saber lo que se tiene o no repetido o no se tiene? No hay que tener miedo a ser solidarios y prestarse las distintas fotografías. ¿O es que acaso hacíamos la colección de cromos separados del hermano?

Con el surgimiento de la fotografía, a mediados del siglo XIX, se abre una nueva vía de transmisión y conservación del conocimiento por medio de las imágenes. Gracias a esta técnica han quedado registrados los sucesos históricos más relevantes (S.XIX-actualidad), retratos de personajes reconocidos, obras de arte…

En cuanto a las preguntas planteadas, decir que:

1. ¿Es necesario conservar todas las fotografías?

"Las fotografías nos permiten recrearnos por un imaginario cargado de evocación y por momentos nostálgicos de lo que hemos sido, lo que actualmente somos y mirar posibles perspectivas futuras”. Por eso mismo es tan importante su conservación, ya que nos conduce a obtener indicios que dieron origen a un hecho en un pasado inmediato y a descifrar su posible contextualización espacial. Pero es importante señalar que, aunque todas las imágenes fotográficas tienen un valor particular, a la hora de crear un archivo fotográfico hay que poner en práctica un cierto filtro en cuanto a la selección de instantáneas que lo van a componer. En este sentido se puede crear una cierta confrontación de ideas…

2. ¿De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?

En cierto sentido podría resultar un tanto absurda esta medida pero, si meditamos detenidamente sobre ello, lo cierto es que puede resultar muy útil ya que si el archivo fotográfico está compuesto por material físico, éste podría ser dañado por diversos motivos (agua, fuego, pérdida del color por el paso del tiempo…) y si contamos con diversas copias, igualmente físicas, en distintos archivos fotográficos o puntos geográficos podríamos salvaguardar dicho documento gráfico (por poco original que pueda resultar).Un ejemplo sería la conservación de ciertas colecciones de fotografías antiguas que, en ocasiones, plantea problemas complicados de resolver…con ello me refiero, por ejemplo, a la existencia bastante frecuente de negativos de nitrato (material autoinflamable que se empleó mucho desde principios del S.XIX y bien entrados los años 50 en España).

Pero, también es cierto que, actualmente, esta medida puede resultar un tanto prehistórica en el sentido de que con ciertos métodos como, por ejemplo, la digitalización podemos ahorrar espacio y tiempo (de búsqueda en el archivo como de desplazamiento físico de la persona interesada) principalmente.

3. ¿Para qué sirve un archivo fotográfico?

Debemos definir un archivo fotográfico o un fondo documental como “todas aquellas colecciones de imágenes fotográficas pertenecientes al siglo XIX, XX y el presente, que son producto de un propósito determinado en cuanto a su cantidad, temario y autoría. Las mismas poseen implícitamente un valor documental o estético”. Consiste, pues, en la selección, documentación y digitalización mediante escáner (en algunos casos, y cada vez más frecuentes) de imágenes históricas.

La fotografía es considerada, hoy día, como un documento de especial importancia para estudios históricos contemporáneos de ahí que se haya generalizado el uso de los archivos fotográficos para la realización distintos trabajos e investigaciones.

4. ¿Debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone?

Rotundamente SÍ!! Los conciudadanos debemos tener el pleno derecho de poder acceder a todo aquello que, en algún momento, ha formado parte de nuestra historia. Particularmente, estoy en contra del acceso restringido a ciertos documentos, ya sean gráficos o no. Pienso que, si supuestamente “todos somos iguales”, ello debería llevarse a la práctica…y que no sólo unos pocos, como lo son los investigadores, tengan acceso a ciertos documentos.

En cuanto a la Administración, podríamos decir también que, ya que ésta propicia centros de formación de restauradores y talleres que ejecutan estas labores con obras de otras ramas del arte, se podría exigir además la formación de personal que desempeñara estas mismas labores en centros de restauración de material fotográfico.

5. ¿Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?

Aquellos encargados de recuperar y mantener nuestro legado documental histórico han dejado de lado las fotografías, entendidas estas como documentos, durante mucho tiempo; sin embargo, otras expresiones artísticas han gozado de un mayor reconocimiento y trato, por parte de estos responsables, en detrimento de las imágenes fotográficas. Pero, también es cierto que esta idea está cambiando con el paso de los años y que el valor de las fotografías, y con ello de los archivos fotográficos, se está revalorizando. Tal vez tenga que ver en ello cierta potenciación del nivel cultural nacional, pero, sobre todo, gracias a un específico grupo de personas muy concienciadas en la recuperación y difusión de la fotografía antigua y, con ello, de la memoria histórica.

Cuando el volumen de la información es muy elevado, la consulta manual en un archivo fotográfico puede ser un tanto laboriosa. Por ello, sería conveniente que, si la consulta a una fototeca es muy frecuente y el número de usuarios significativo, los responsables de los centros tengan en cuenta la posibilidad de su automatización para, por un lado, conservar en las mejores condiciones el material que tienen bajo su tutela y, por otro, facilitar la información requerida en el menor tiempo posible. De este modo, podrían llegar a tener un mayor conocimiento acerca del material que tutelan…

1-¿Todas? Es un imposible innecesario. Estamos hablando de infinitas entidades hoy, que crecen exponencialmente cada día. ¿Algunas? Indudablemente, las más valiosas.

2-Para asegurarnos de su conservación en defecto de alguno de ellos, lógicamente.

3-Imposible de describir en unas líneas. Quizás si se pudiera adjuntar una imagen seriamos capaces de entenderlo y sobrarías las palabras. Para eso sirven.

4-Son un material cargado de información y relevancia que debería estar al alcance de todos, al igual que ocurre con otros documentos.

5-Si lo conciben como un tesoro, si. En caso contrario, no.

Era una calurosa mañana de agosto, y yo me encontraba como cada verano desde mis 9 años de vida, en un pueblecito pequeño de Extremadura, un pueblo de esos de toda la vida, donde la tradición está tremendamente arraigada. Esa mañana me planteé conocer el ayuntamiento por dentro, ya que estaba cansada de mirarlo por fuera, pero nunca me había atrevido a pasar, y todos sabemos la inquietud que tenemos a tempranas edades por descubrir todo y ver como son las cosas por dentro. Una vez dentro del edificio, vi que había una exposición de fotografía, y como mi pasión por éstas es tan grande, me decidí a pasar, y entre la multitud de fotos en blanco y negro de un montón de gente a la que no había visto en mi vida, de repente descubrí, una foto que me dejó atónita y dibujó en mi cara una gran sonrisa, esa foto era la de mi abuela, mi abuelo, mi madre y mis 6 tíos, aquella foto que tantas veces había visto en el comedor de mi abuela, donde mi madre apenas tendría 3 o 4 años. Fue tanta la emoción que sentí, que se desataron en mi sentimientos de alegría y a la vez melancolía y tristeza por aquellos que no están, pero fue tal mi conmoción , que en todo el día, no tuve otra cosa en mi mente que aquella fotografía, a mis 13 años, sentí que mi familia era muy importante, por que estaba expuesta en el ayuntamiento, enseguida llamé a mi madre, a mi abuela, estaba emocionadísima, pocas veces recuerdo haber vivido ese estado, y lo consiguió una simple fotografía, fue algo extraordinario.

Las fotografías sirven para descubrir lo desconocido, para recordar lo olvidado, para vivir lo jamás vivido y para acercarnos lo lejano. Es prioritaria en nuestras vidas, para una infinidad de cosas.

Por último me gustaría decir que bajo mi punto de vista, es muy útil conservar todos los archivos fotográficos, ya que muestran una gran riqueza histórica, cultural, humana…

Que se tengan las mismas fotografías en diferentes lugares, no me parece del todo correcto, ya que se podría optar por otras formas de tener esas fotografías, como puede ser digitalizándolas.

1. ¿Es necesario conservar todas las fotografías?

Si cada foto es una reliquia que nos cuenta un momento y un lugar determinado, habría que conservar cada una de ellas. Pero la saturación vendría más tarde. Por lo tanto, una buena elección de las principales o de las mejores sería la mejor opción para evitar el caos entre imágenes extremadamente parecidas.

2. ¿De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?

No parece muy lógico guardar por centro copias y copias de fotografías. Sin embargo, si existe cualquier problema físico, nos puede dar una gran satisfacción saber que tenemos fotografías idénticas de la que prescindíamos con tanto interés; saber que no la hemos perdido puede ser una gran noticia para nosotros.

La digitalización puede favorecerlo bastante en todos los sentidos.

3. ¿Para qué sirve un archivo fotográfico?

Para ofrecernos todos los momentos valiosos de la historia o cualquier información, que posteriormente podrán ser usados por cada uno de nosotros como material profesional y de investigación.

4. ¿Debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone?

Sería una posibilidad bastante beneficiosa para todos; en concreto, para los que tenemos un difícil acceso. Aprenderíamos mucho más y nos identificaríamos más con la situación, ya que la imagen es un gran arma que nos facilita el entendimiento.

Sin embargo, cabe cuestionarnos si hoy en día se puede hacer público todo o se prefiere dejar al margen, y me temo que a menudo ocurre lo segundo.

5. ¿Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?

Un 90% aproximadamente es probable que sea consciente de lo que guarda, pero no escribo aquí el 100% ya que nunca le damos el valor completo que se merecen a las cosas en general; y eso nos ocurre con todo. ¡Más atención para una responsabilidad completa no vendría mal!

No es necesario conservar todas las fotografías, pero sí es imprescindible conservar aquéllas que tengan un valor histórico o cultural. Se debería de hacer una minuciosa selección para que no haya archivos ocupando un lugar innecesario. Por eso mismo creo que no es necesario hoy en día que guardemos cien copias iguales, ya que si se digitalizan esas fotografías pueden llegar a todo el usuario sin necesidad de que estén en cien centros distintos.

Un archivo fotográfico es una valiosa plasmación de hechos históricos. Nos ayudan a conocer o a recordar con precisión cómo acontecieron los hechos y eso es algo a lo que todo el mundo debería de tener acceso. Creo que la Administración debe hacer público esos fondos.

Creo que no se le da toda la importancia que se debería a ese material, es un tesoro único e irrepetible y se debería sacar mayor partido de ello.

Desde los comienzos de la fotografía, esta ha tenido una importancia latente en los trabajos de investigación, en la publicidad, en el reflejo de la sociedad… Pero también hay que tener en cuenta que no todas las fotos tienen la misma importancia y el mismo valor, sobre todo en la actualidad.

Los centros de documentación que poseen archivo fotográfico, deben saber que fotos tienen más valor y cuales no a la hora de guardarlas para su clasificación. Tienen que saber que fotos deben ser guardadas para un posterior uso debido a su gran valor, y cuales no.

En el siglo XIX los profesionales que poseían cámaras fotográficas eran escasos y por ello las fotografías que se conservas no son muy elevadas en su número. Todo ello hay que asociarlo a que la gente no había tenido contacto previo con este tipo de material visual, de ahí debido su gran valor e importancia de este avance tecnológico, por lo menos en mi opinión. Pero en la actualidad la mayoría de las personas tenemos la oportunidad de tener acceso a internet, a una cámara fotográfica, así como a diversos programas para su clasificación, conservación y revelación.

En relación con los responsables de los centros, creo que no son del todo conscientes de la acumulación de material que pueden llegar a guardar y conservar, ya que mucho material acaba repitiéndose en otros centros, perdiendo su valor.

¿El valor de una fotografia? MAS DEL QUE CREEMOS!! Y por supuesto que sirve de mucho tener varias copias del mismo archivo fotográfico. Creo que hoy en día debido a la digitalización se está perdiendo totalmente el valor de las fotografías. Yo cada día me doy mas cuenta del verdadero valor que tienen. Cuando veo que tengo millones en mi ordenador, mil intentos de foto hasta que salió la adecuada…sisi todas muy bonitas..pero ninguna impresa!! y luego llego a casa de mis abuelos, a mi casa…y veo lo bonitas que son las fotos en blanco&negro, los álbumes que mi madre tiene de su infancia…y veo como yo eso no lo tengo me da mucha rabia, por eso creo que si se tiene de cada foto 100 copias mejor q 50 y claro que tienen muchísimo valor!

Por otra parte deberían ponerse a la vista de todos, que todos podamos disfrutar de ellas con su debido cuidado y precaución, pues, sino de que serviría? sería como si el álbum de mi madre nadie lo puede coger…yo no podría disfrutar de ello!!

¿Qué te llevarías a una isla desierta? Esa pregunta que alguna vez nos han hecho no hay que dudar que las FOTOGRAFÍAS, para recordar, para no olivdar,y para sentirse cerca. No es necesario sino es OBLIGATORIO conservaar las fotografías, también tienen que estar en distintos centros para que a todo el mundo le sea accesible. Todas las administraciones públicas deben sin duda archivar las fotos, me gusta ver fotos de la guerra de mis abuelos,de todo. Me encanta ir a exposiciones y sentir que hubo vida y mundo.Cada mes sale una cámara de fotos nuevas,vivimos en un mundo donde las fotos deben ser perfectas y hace año lo imperfecto era lo perfecto. y Sí son conscientes de esto.

Creo plenamente que Sí, las fotografías han de conservarse, ahora, eso de tener 100 copias exactas repartidas por ahí… pues nosé hasta qué punto. Hay que guardar originales, por supuesto, pero en esta era de la tecnología opino que lo mejor sería tener un archivo online. De esta manera, además de guardarse todos los archivos sin ocupar espacio físico, estaría al alcance de todo el público que así lo precisase.

Con lo cual contesto a la pregunta, sí, creo que es necesario que la Administración lo haga público, ya que forman parte de la cultura, y la cultura (como no se cansan en decirnos) es de todos.

Creo que muchas veces, se tiene tanta, tanta información que no se valora realmente cada pieza. Pero lo que no le interesa a unos, a otros sí, así que todo debería ser conservado.

1. Como hemos visto en esta asignatura la Documentación se encarga de la conservación de archivos normalmente escritos, por tanto la conservación de fotografías creo que es necesaria pero siempre dentro de un tiempo y un límite determinado. Debería hacerse una selección de los archivos fotográficos más antiguos que sean más útiles, porque si no puede haber una saturación de archivos y siempre es mejor su renovación.

2. Sería importante la conservación de varias copias iguales como dice la segunda pregunta porque los usuarios podrían disponer de esos archivos sin necesidad de esperar un tiempo a que este disponible ya que podría facilitar su trabajo. En este caso cien copias creo que serían demasiadas.

3. Un archivo fotogŕafico puede tener múltiples funciones, puede verificar datos que un archivo escrito no puede realizar, así facilita el trabajo de los investigadores o usuarios porque proporciona datos observables a simple vista, que son reales y sobre todo más creíbles, es decir la verificación de la información es más concreta, real y creible que un archivo escrito.

4. Tanto como exigirla no se hasta que punto, pero si pienso que se podría proponer la exposición, divulgación de archivos fotograficos más antiguos o en desudo para que la gente pudiera disfrutar de ellos. Porque en los últimos años la fotografía ha sido muy demandada en el tema de exposiciones y de arte, y cada vez tiene más auge. Por tanto, la Administración también se beneficiaria de ello.

5. Pienso que si son conscientes del material que poseen por ello es su trabajo… Alomejor no lo saben aprovechar o divulgar de una mejor forma.

La fotografía es a día de hoy un componente más en nuestra rutina. Las imágenes fotográficas nos bombardean en todo momento (ya sean publicitarias o no). En un mundo como el publicitario, la fotografía es un elemento indispensable a través del cual la hace más eficaz. Por tanto deben conservarse para facilitar su labor, ya sea con diez o cien copias iguales en distintos centros.

En ocasiones, ni los centros ni los usuarios somos conscientes del material fotográfico que muchas veces utilizamos, pues tiene la esencia de plasmar en cuestión de un segundo una acción instantánea; ¿cómo sería esto posible de no ser por la fotografía?.

A medida que avanza la tecnología, el desarrollo de la fotografía se hace latente enriqueciendo su propio futuro en ámbitos como los virtuales en los que ya no importa únicamente el nivel icónico sino, también, otros factores como la propia interrelación social.

“Fotografías de la revolución”, o algo similar, se llama una exposición de fotografía acerca de las fotos del 1 de enero, día que comenzó el régimen de Fidel Castro en Cuba. Los columnistas dicen que por entonces el analfabetismo era tan alto, que las imágenes servían tanto como el mejor artículo informativo que pudiéramos imaginarnos. Y hoy, gracias a la conservación de esas fotografías (que sus autores jamás pensaron que formarían parte de la historia) podemos conocer un poco más acerca de aquellos momentos. Sencillamente, es que por encima de las palabras la fotografía la vemos, no deja lugar a opiniones, a fé…todos nos creemos lo que vemos. No sólo es necesario conservar la mayoría de ellas, o todas las posibles, sino que TODOS deberíamos tener acceso a visionarlas y a poder deleitarnos con ellas.

¿Es necesario conservar todas las fotografías?

y yo digo: ¿para qué queremos todas las fotografías? ¿Para complicar aún más el proceso de almacenamiento y su posterior búsqueda y recuperación? Pues no. No es necesario guardarlo todo, de hecho esto sería relativamente fácil, lo difícil es valorar cada una y eliminar todas aquellas que nos parezcan inservibles. Claro que eso es precisamente lo más difícil (elegir o descartar adecuadamente), pero para ello lo que hay que hacer es seguir un buen criterio de selección y catalogación.

¿De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?

Conservar cientos de documentos iguales no sirve para nada excepto para dificultar aún más la ya de por sí ardua tarea de búsqueda y recuperación. Lo que hay que hacer es intentar llevar a cabo la mejor labor de gestión posible y facilitar de este modo el proceso documental.

¿Para qué sirve un archivo fotográfico?

El objetivo último en un archivo fotográfico es guardar, conservar y almacenar los documentos para que luego se puedan recuperar fácilmente. Es un proceso que especialmente se centra en el receptor intentando responder de este modo sus necesidades informativas.

¿Debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone?

No se si exigirse, pero lo que es evidente es que plena sociedad del conocimiento no tiene ningún sentido ni lógica alguna que la ciudadanía desconozca parte de esa información y de ese conocimiento al que tod@s tenemos derecho.

¿Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?

Desde mi modesta opinión, pienso que no. La verdad no tengo conocimiento sobre sus criterios documentales pero me temo que lo que probablemente esté ocurriendo es que debido a la saturación de información que existe en la actualidad, en los centros se amontonen documentos, tales como fotografías, y más documentos abocados a llenarse de polvo y estropearse. Y lo que es peor, que cuando realmente nos demos cuenta de su importancia y de la pérdida que ello ha supuesto, ya será demasiado tarde. ¿Actuamos?

Hay una cosa que todo el mundo desea pero que no se suelen plantear muchos, una forma de conseguir guardar todo lo que nos ocurre día tras día, con el fin último de recordar en un futuro los mejores momentos, y también los malos.

En un principio, se utilizó el diario para conseguir este fin, pero con el paso del tiempo y las mejoras notables en la tecnología, hemos pasado de escribir a hacer fotografías, con consecuencias a otro nivel, pero ese es otro tema.

Ahora mismo, cuando vamos a viajar para conocer, celebrar, reunirnos y aunque no haya nada planificado siempre llevamos con nosotros algo que permita plasmar estos momentos sobre el soporte fotográfico, ya sea el móvil o la cámara (analógica o digital), puediendo así rememorar estas situaciones y captar otras que aparecen sin previo aviso.

A partir de ellas podemos crear todo lo que queramos; desde calendarios, puzzles, trabajos y un largo etcétera. Son recuerdos preciados, que siempre queremos tener para un día melancólico ver el lugar al que fuimos o los amigos con los que disfrutamos de un viaje.

Obviamente, este tipo de fotografías no son las mismas a las que se refiere el artículo, pero existen muchos momentos históricos y otros no tanto, muchos tipos de personas con intereses dispares, que en cualquier momento van a necesitar acceder a este tipo de archivos, sea cual sea su finalidad.

Hace 21 días positive ,por primera vez y de forma manual, mis negativos. Realmente es la fase más emotiva y sorprendente de todo el proceso; puesto que, a diferencia del negativado observas como los primeros índoles de aquello que fotografiaste, hace ya unas semanas, aparece mágicamente.

El proceso no es muy complicado pero hay que tener en cuenta unas mediciones temporales muy exactas (especialmente con la luz del ampliador).

Positivé veintisiete fotos y, sin duda alguna, la mejor de todas ellas era la de mi persona favorita.

Jamás contemplaría la posibilidad que después de todo el esfuerzo que me ha llevado lograr esa foto (mediciones diafragma y velocidad, pasar a negativos, positvado, ampliaciones) desaparezca en los próximos años por la interpretación (falsa) de su falta de valor.

Mi foto no es sólo una simple continuacion de fases, conlleva mucho más.

Ojalá sea conservada por mis hijos, por mis nietos y así, consecutivamente.Y todo el mundo pueda ver a mi persona favorita.

Lo que ocurre con la fotografía es que ha sido un arte menospreciado durante muchísimo tiempo, incluso hoy en día no se valora como yo creo que debería hacerse. Por eso surgen este tipo de preguntas acerca de los archivos fotográficos y en cambio no ocurre con otros artes. Contestando a todas yo creo que sí deberían conservarse las fotografías porque es un tipo más de memoria histórica ¿por qué iban a deshacerse de un ejemplar que aparte de arte nos aporta datos de otras épocas? Es evidente que si hay cien fotografías iguales todas no van a conservarse porque ocuparían el espacio de otras que no están. Pero los archivos fotográficos sirven igual que los bibliográficos aunque no se consulten ni una tercera parte de ellos. Creo que debe exigirse que la Administración haga públicos los fondos que tiene y que también fomente su consulta y utilidad.

Siempre se ha dicho que una imagen vale más que mil palabras. Y aunque en determinados casos no sea cierto del todo, es algo indiscutible que el poder congelar momentos e imágenes es de gran importancia. En mi opinión, como amante de la fotografía que soy, creo que se deberían conservar todas las que se pudiesen, ya que hasta la más mínima fotografía refleja algo y son un tesoro. Y sí, deben conservarse varias copias en diferentes centros, para que sean accesibles al mayor número de personas posibles y para que haya siempre copias de seguridad, para que esas imágenes estén al alcance de todos. Y para eso es necesario que se archiven las fotografías, para que estén ordenadas y puedan estar disponibles para quien las necesite y cuando las necesite, por eso la Administración debería hacer público todo lo que posee, el conocimiento, el arte… es de todos. Aunque aún no se le dé a los negativos la importancia que se le da a los libros, son tan importantes como estos a la hora de realizar cualquier trabajo en el que se requiera una documentación previa.

La fotografía nos muestra la realidad de forma totalmente objetiva. Por eso, si buscamos la veracidad de alguno de nuestros recuerdos, la mejor prueba de ella sería la búsqueda de una fotografía acerca de eso. Por ello, se debe conservar los documentos, porque si no, todo lo ocurrido dejaría de ser objetivo para pasar a ser pura literatura. La historia no estaría tan clara sin las fotos en las que se ve plasmada. En este sentido, las fotografías, como buenos documentos, han de estar al alcance de todo el mundo, porque todos tenemos derecho a culturizarnos.

"10 millones de visitas que hemos experimentado en las primeras horas" decían los impulsores del proyecto Europeana para aludir a la caída de su servidor por exceso de visitas. Hablamos de LA biblioteca digital europea. Dicho así no parece nada, pero si lo traducimos vienen a ser más de dos millones de obras en 21 idiomas. ¿Habría sido posible este proyecto si no se hubieran conservado las obras?

Entiendo que sí que deben de conservarse los datos y más aún las fotografías que son un relato de lo que fuimos y somos. No obstante, como todo en esta vida, es necesario hacerlo inteligentemente porque de nada sirve tener millones de fotografías si no somos capaces de acceder a ellas. Por esta razón es necesario que exista una coordinación entre centros documentales en beneficio de su propia organización y, por supuesto, del consumidor. Éste, o más bien nosotros como ciudadanos, queremos conocer aunque sea por curiosidad y por esta razón estoy de acuerdo en que la Administración debería ponerlo a nuestra disposición. En mi opinión, una iniciativa como Europeana merece cuanto menos todo mi respeto ya que estamos hablando de la democratización de la información.

Por otro lado, ¿sabemos acaso lo que tenemos guardado en nuestros discos duros? Si imaginamos esto multiplicado por un millón es lo que sucede en los centros documentales y por eso entiendo que ni ellos sepan lo que tienen en sus manos. Por esta razón, porque estamos hablando de nuestra historia, debería existir una iniciativa que aunara los objetivos de los centros y les hiciera seguir un mismo camino.

Las imágenes captadas por una cámara son una fuente histórica fundamental para conocer nuestro pasado, y hoy existe una gran dispersión de los documentos fotográficos entre museos, bibliotecas, fundaciones, archivos, fototecas, etc. Además son muy pocos a los que se puede acceder libremente.

No veo tan importante pensar en si se deben conservar todas las fotografías o no, porque con las nuevas tecnologías no hay grandes problemas de almacenamiento para los documentos más nuevos, pero si una biblioteca quiere conservar una fotografía antigua, aunque existan más copias en otras colecciones, yo pienso que es mejor y hasta aconsejable, porque en caso de sufrir algún percance uno de estos archivos, no se correría riesgo de perder el documento, ya que existirían copias.

Como he dicho, la fotografía es una fuente documental impotantísima. Ya que a través de ella podemos conocer otras épocas, otros lugares, etc. Por todo esto, creo indispensable pensar en crear un archivo virtual unificado, con una base de datos única, que permita tener constancia de cuantos trozos de historia visual anden desperdigados por ahí, para que podamos tener acceso a ellos de forma libre, siempre que no tengan reservados los derechos de autor, entonces por lo menos tener constancia de que existen.

Supongo que es una ardua labor y que costaría mucho, por eso quizá no se ha realizado aún.

Paseando por el Rastro e inclinando la cabeza de vez en cuando te encuentras con unos tacos de fotos atados con gomas elásticas, si te dedicas a verlas, te encuentras con aristocratísimas señoras, con gitanos pastoriles, con señores de mirada fiera y severo bastón, con niñas de tirabuzones imposibles o casas dignas de Los Otros, pobres fotos, huérfanas, sin alma, sin familia e inconexas… y piensas si algún lejano día tu foto en Pacha con tus amigas valdrá unos eurillos en un mercadillo, o como archivo documental del ocio juvenil de principios del siglo XX. El caso es que las fotografías son grandes portadoras de información, necesarias para poder completar los documentos escritos, dotarlos de forma, de cara, de visión. La conservación fotográfica y audiovisual, me parece vital para transmitir la cultura por completo, si no, se esta dejando una historia incompleta que tiene demasiado que dejar a la imaginación, dichas fotos deben, o deberían ser públicas, pero no descuidadas, quiero decir, controladas y preservadas como objetos valiosos. La virtualización de las imágenes interesantes desde el punto de vista documental puede servir como ayuda para transmitirlas por Internet, de forma que sean accesibles a todo el mundo. En conclusión, conservar fotografías de importancia es vital para que permanezca el legado cultural y visual y es necesario que haya gente que se encargue de ello.

Considero que una fotografía, al igual que un dibujo, es una obra de arte que muestra épocas, sensaciones, sentimientos, realidades futuramente desconocidas, que debe conservarse eternamente para permitir a futuras generaciones que la disfruten, pues: ¿quién no disfruta observando, tocando y sosteniendo fotografías de hace cincuenta años?, pero no creo necesario que se conserven cien fotografías iguales.

Considero que una fotografía, al igual que un dibujo, es una obra de arte que muestra épocas, sensaciones, sentimientos, realidades futuramente desconocidas, que debe conservarse eternamente para permitir a futuras generaciones que la disfruten, pues: ¿quién no disfruta observando, tocando y sosteniendo fotografías de hace cincuenta años?, pero no creo necesario que se conserven cien fotografías iguales.

A veces no somos capaces de expresar con palabras todo lo que desearíamos contar y considero que con las fotografías esta falta se subsana pero solo en cierta forma… ¡Nunca se llegará a cubrir totalmente esa necesidad (nada es igual a la realidad) ya que siempre quedará algo incompleto independientemente del soporte que se utilice!

Las fotografías son un documento como los libros,solo que con otro soporte. Cumplen las mismas funciones y, por tanto, deberían tener el mismo valor. Entonces, ¿por qué nadie se cuestiona que haya tantas bibliotecas, muchas con un número considerado de ejemplares iguales; y sí que guardemos muchas fotografías iguales?

Creo que es necesario publicar y conservar, como hacemos con los libros, todas las fotografías posibles.

Las fotografías son un documento muy valioso que se debe conservar porque pueden aportar mucha información. Nada es tan real como lo que aparece en una foto: una mirada, un gesto, una sonrisa…en fin, consas inexplicables del todo si no llega a ser por éstas.

Un ejemplo de esto es la foto de la niña de Vietnam que se convirtió en un icono del siglo XX porque cambió incluso la percepción de los estadounidenses sobre la guerra de Vietnam. No hay nada mejor que este documento gráfico que explique mejor el horror que sentía esta niña desnunda con quemaduras provocadas por las bombas químicas.

Dicho esto, creo que se deberían conservar los archivos fotogáficos porque son muy valiosos para la transmisión de la cultura. Además tienen que estar al alcance de todos porque una fotografía es información y todos debemos tener derecho a ella.

Cuando viajamos es normal que tomemos un centenar de fotos que al final solo pocas nos gustan pero esas son las que relacionamos mejor con algún hecho. Es impensable un viaje sin fotos, para nosotros es importante la conservación de esas fotografías que nos congelan algún instante de nuestra vida.

Con la fotografía nos relata mucha de la historia que conocemos claro desde el momento en que se invento. Gracias a ella podemos ver observar mejor que si alguien nos lo cuenta es decir una imagen vale mil palabras.

Que si todas las fotografías son importantes creo que no, pero cada fotografía tiene su relevancia. Un archivo fotográfico nos sirve de mucho a la hora de querer mostrar cosas que ocurrieron o cualquier cosa que sea. La fotografía es un patrimonio por lo que su conservación es importante. Al igual que gracias a la tecnología nos aporte mejores soportes para su conservación.

La historia de la fotografía que hoy todos conocemos ha formado parte de nuestra vida desde siempre.

Considero que es esencial la conservación de las éstas, pero sólo las de aquellas más importantes. Es necesario rescatar el pasado para mirar hacia atrás, comprender y seguir avanzando. Los archivos fotográficos nos ofrecen un importante registro acerca de nuestro pasado y nos ayudan a reconstruir en gran parte nuestra historia personal. Pero no se puede decir que la fotografía es un registro objetivo de la realidad ya que depende en gran medida de lo que el fotógrafo nos quiera transmitir, transformando la verdad en algo diferente. Registrar y plasmar un determinado momento constituye una gran responsabilidad ya que cada imagen representa la memoria de un momento único.Tomamos fotografías de nuestra vida, de aquellos momentos que consideramos especiales. Pero a una escala mayor los archivos fotográficos podemos decir que forman parte del patrimonio visual de un país. Para concluir decir que la imagen adquiere con el tiempo más valor convirtiéndose así en objetos de colecciones, en un valioso legado de nuestro pasado que hoy en día se ha transformado en una fuente histórica imprescindible.

La fotografía es uno de los mejores avances de la historia. Nos permite ver la realidad sin dar lugar a dudas. No necesita de palabras ni convencernos de nada, simplemente mirándola tenemos la evidencia. Sin embargo, esta afirmación que hago no siempre puede aplicarse ya que en ocasiones las fotografias pueden trucarse o dar lugar a dudas. Es por ello que no es necesario conservar todas las fotografias, además, algunas carecen de valor. Es importante que diferentes centros dispongan de la misma fotografía ya que algunas marcan nuestro pasado, influyen en nuestro presente y determinarán nuestro futuro. Si un centro pierde una fotografia con estas características, sería una pérdida para toda la humanidad. Un archivo fotográfico además de decir todo aquello que a aveces no podems expresar o explicar con palabrsa, nos documenta.

Todos debemos ser conscientes del valor que implican las fotografias, tanto aquellos que trabajan más directamente con ellas como los demás. Las cosas que no se cuidan y valoran acaban estropeándose y la fotografía es de las cosas más preciadas que tenemos. "Una imagen vale más que mil palabras" y sin diálogo estamos muertos ¿no? Pues imaginémonos sin imagenes… torturados.

Platón dijo que “el tiempo es una imagen móvil de la eternidad” y lo que hacen las fotos es congelar ese tiempo en un instante con el objetivo de que sea recordado siempre. Por tanto, las fotografías son archivos tan importantes como los documentos, ya que son un soporte más que contiene información por lo que su conservación es necesaria. Las fotos nos muestran lo que está escrito, ejemplifica todo lo que sabemos y nos ayuda a comprenderlo mejor. Por tanto, sí veo necesario que existan archivos fotográficos que se encarguen de clasificar y conservar las fotos que se han hecho a lo largo de la historia. Igualmente, veo importante que se conserven varias copias de las fotos, para que no se pierdan en caso de que los edificios que las conservan sufran incendios, inundaciones, derrumbamientos o cualquier otra catástrofe que pudiera privarnos de ellas.

Las fotografías son una fuente de información que en muchas ocasiones no damos la importancia que se merecen. Pensamos que son sólo las que nos hacemos por las noches y que han existido siempre, pero esto no es así, las fotografías son algo más.

Un texto relata una historia pero sin esa imagen que la acompaña solo podríamos imaginar, con la imagen comprendemos mejor y somos capaces de ver cosas que las palabras no pueden explicar.

-Es necesario conservar todas las fotografías, lo que para mi puede ser una simple imagen, para muchos otros es un momento especial, es una respuesta a sus preguntas. No creo que se pueda hacer una selección previa, de que es lo que se debe o no conservar, dependiendo de tu campo de estudio, intereses… preferirás una imágenes a otras

-Siempre debemos conservar copias de todos nuestros documentos, pero este debe hacerse con cabeza. De nada sirve conservar, cientos de imágenes de un hecho, si olvidamos o no conservamos otros. Pero considero 100, como algo excesivo.

-Un archivo fotográfico sirva para mostrarnos como ha evoluciona nuestra historia, o para mostrar lo que ocurre en otra parte del mundo…un archivo fotográfico es información

-Claro que la administración debe hacer público sus fondos, así podremos observar y admirar en muchos casos la cantidad de imágenes que poseen, y poder dar una nueva interpretación a muchos casos.

-Nadie valora lo que tiene, solo valoramos lo que tenemos cuando lo hemos perdido.

Simplemente la tradicional frase : "Una imágen vale más que mil palabras" ,debería ser suficiente para responder a la necesidad de conservar las fotografías y, por tanto, cuántas mas copias se conserven, mejor acceso se podrá tener y se evitará la desaparición accidental de cierta fotografía por no conservarse en otro lugar o no existir otra copia.

De tal manera, el archivo fotógrafico es necesario para la conservación de dichos documentos, es la mejor manera de conservación y la mas organizada, urge, por tanto, una "biblioteca" de fotografías, el archivo fotográfico.

Es de evidenciar que la fotografía es de interés publico, pues es un documento que proporciona gran información sobre un hecho, época, persona…de lo que se deduce que se debe tener conciencia de la importancia de la imágen, puesto que vale más que mil palabras.

Cuántos de nosotros desearíamos en tantos momentos para el tiempo, que dejase de correr. Poder atrapar un instante. El hombre se da cuenta de que esto es un deseo, un sueño, algo irrealizable…pero nuestro afán por realizar imposible es inagotable. Por eso surgió la fotografía, o el video. Para mortalizar cada momento, esos instantes que desearíamos que no se esfumen. Y la única forma de conseguirlo es a través de la fotografía que nos trae a la memoria tantos hechos. Por eso es necesario conservarlas, sobre todo aquellas que muestran la historia y permiten a verlas que cada uno interprete lo que ha sucedido.

En la actualidad parece que hay una fiebre de la fotografía…por ejemplo dos de cada tres jóvenes salen de fiesta con su cámara(o móvil con cámara). Tuenti, fotolog,facebook… son los nuevos archivos fotográficos.

Creo que sería necesario conservar las fotografías, aunque hay que ponerse de acuerde en cuales se conservan, es decir qué criterios se van utilizar y especificar el porqué de estos.

La fotografía ha sido, es y probablemente será, una gran fuente de conservación de hechos y de información. Con sólo mirar una foto podemos ‘ver’ la verdadera cara de los acontecimientos. La imagen como símbolo, nos transmite mucho. Aunque sufra transformaciones en cuanto a su formato (ahora la moyoría es fotografía digital), siempre combinará arte y conocimiento.

Creo que no se debe menospreciar su valor, y claro que es importante un archivo fotográfico. Es importante porque no se deben perder esas imagenes, porque son historia, son pasado, son en resumen, nuestra vida. Y es fundamental su conservación y cuidado durante el mayor tiempo posible. Pero por otro lado no creo que sea necesario conservar ‘todas’ las fotografías, aunque depende mucho de qué tema reflejen.

Y por último, un Centro Nacional que coordinara los demás centros, estaría muy bien, porque así se conocería los fondos que tienen cada uno y se podría aportar una información más precisa para aquellos que lo necesitaran, sin la necesidad de mantener copias iguales en los distintos centros.

¿Es necesario conservar todas las fotografías?

La fotografía ha abierto puertas muy importantes a la historia pasada, son una fuente importantísima y valiosa. Ya hubiésemos querido que la época prehistórica estuviese documentada con fotografías.

¿De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?

Es necesario que existan distintas copias por el riesgo a la desaparición de la fotografía y en distintos centros para que sean más accesibles, aunque hoy en día todos esos centros podían estar conectados a un servidor central para obtener la fotografía digitalmente en caso de que fuera necesario sin tener que tener 100 muestras físicas.

¿Para qué sirve un archivo fotográfico?

Hablar de un archivo fotográfico es hablar de la historia en imágenes.

¿Debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone?

Considero que si, pero de forma digital, sin tener acceso al original para evitar su deterioro.

¿Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?

Creo que no siempre, es posible que muchas fotografías se guarden por determinadas causas desconociendo otras que pudiesen ser útiles e importantes, cosa que se podría descubrir si este material pasase a ser de dominio público.

¿Qué es una fotografía? Acaso un instante, un momento, una vida o un recuerdo. ¿Cuál es su precio exacto? ¿Puede valer más de mil palabras? ¿Quién dice cuanto vale una instantánea? ¿Quién se atreve a ponerle precio a un alma?

Una imagen puede ser todo o puede no ser nada, desde un mero papel fotográfico manchado por formas carentes de sentido hasta una lámina capaz de robar el alma a aquellos que han sido capturados bajo su tenebroso objetivo y es posible que esa esfera mágico-trágica haya desaparecido bajo el aplastante imperio de las cámaras digitales y las nuevas tecnologías. ¿Puede acaso hacerse copias indiscriminadas de la esencia de algo? ¿No rompe eso el hechizo? Y lo que es peor ¿puede acaso alguien guardarse esa vida en su colección y privar al resto del mundo de vivir a través de sus ojos otras vidas, de tocar otras almas con el filo de sus pupilas? Desde luego hay que conservar, proteger y mostrar esa única imagen rebosante de misterio y de palabras mudas, esas imágenes míticas que encierran historia entre sus entresijos y que deben ser admiradas y acariciadas por cada uno de nosotros.

A la pregunta de ¿si se quemara tu casa, que sería lo primero que rescatarías?Yo, sin dudarlo las fotografías,son los recuerdos más directos que tenemos.

Las fotografías son capaces de resumir nuestra vida.

Actualmente, está muy de moda tener tuenti, pues bien dicha página en cuestión está compuesta por fotografías, y cuando te pones a obsevarlas te das cuenta de como es esa persona sin apenas conocerla.Puedes extraer información de su vida a través de sus fotos,puedes saber el estilo de ropa que viste,sus amistades,si vive en un pueblo o en una ciudad,..en fin mil cosas.Y todo eso es capaz de mostrarnoslo las fotografías.

Por tanto, yo considero imprescindible la conservación de la fotografía, ya que son las únicas capeces de transmitirnos de la mejor manera todo nuestro pasado, y es que ya se sabe, que una imagen vale más que mil palabras.

La fotografía es una de las técnicas que soporta mayor información documental y una de las más desarrolladas.Un archivo fotográfico es lo más parecido que podemos encontrar de la representación de la realidad en un momento determinado.Tiene tanto valor como cualquier otro documento que nos aporte información acerca de un hecho o suceso,y por esta simple razón y porque nos hace entender las cosas mucho mejor,se deberían conservar estos llamados “archivos fotográficos”,como cultura para todos.

La fotografía es una fuente cognitiva de vital importancia, pues nos aporta testimonios gráficos que nos trasladan a otras épocas, que van más allá de meros datos y descripciones, permitiéndonos obtener un reflejo directo de la época o momento en cuestión.

Evidentemente no todas las fotografías deben conservarse. Debe existir un filtro y una selección, en la que expertos documentalistas determinen cuáles conservar y cuáles no. Se deben aplicar criterios de utilidad a la hora de seleccionar, desechando todo aspecto subjetivo o emocional, pues se trata de documentar, escogiendo aquellas que capten aspectos esenciales de dicha época. Se deben tener en cuenta las diferentes informaciones que una misma foto puede aportar: datos costumbristas, sobre aspectos estéticos y modas de la época, testimonios gráficos de acontecimientos históricos, etc. con el fin de de hacer una selección que sea de la mayor utilidad posible para los diferentes usuarios que las consulten.

Quizá parezca que 100 es un número de copias algo elevado pero debe ser así. Los motivos de dicha cifra son razones de seguridad, pues en caso de que alguno de los centros sufra un incendio, robo o simplemente la pérdida del documento deben existir otros que dispongan de él. Además esta cantidad permite un mejor acceso a los documentos y una mayor disponibilidad de los mismos así como esperas más cortas en el caso de tener que ser enviados de un centro a otro, pues los documentos estarán disponibles en un mayor número de centros. También es aconsejable tener el documento en formatos distintos.

La labor del archivo fotográfico es importantísima pues, como ya he dicho antes, ofrece un testimonio gráfico de la realidad de épocas pasadas o de acontecimientos históricos relevantes que nos ayuden a obtener información directa sobre diferentes aspectos para cualquiera que sea nuestro fin. Es parte de nuestra historia, son pequeños relatos inmortalizados en una instantánea.

Sería conveniente el libre acceso a estos fondos, si no directo a los archivos originales para evitar su deterioro, sí a copias que puedan ser repuestas con el tiempo o a formatos de difícil deterioro (copias digitales). La historia forma parte de todos y al ser un patrimonio colectivo deberíamos poder acceder a ella. Si podemos acceder con facilidad a otros testimonios que nos permiten saber más de nosotros, de dónde venimos, etc. (como pueden ser los libros), ¿por qué no también a las fotografías?

Es difícil que los centros de archivos fotográficos conozcan con certeza y exactitud la totalidad del material del que disponen. Las tareas de catalogación e inventario requieren personal especializado y tiempo, y todo esto significa dinero, dinero del que no todos disponen en cantidad suficiente y que les limita bastante. Es mucho el esfuerzo y el trabajo que hay detrás de un fondo de documentación y los requerimientos son mayores a medida que lo es el fondo.

Los archivos fotográficos son un elemento realmente importante a nivel informativo ya que nos muestra una imagen con gran peso informativo en lo referente a varios tipos de temas, dependiendo con el que se le relacione, por lo que su conservación es realmente vital e importante

Sería recomendable guardar todas las que se pudiesen, incluso sería muy acertado como destacan en las preguntas del texto presentado, realizar diversas copias y guardarlas en centros distintos ya que esto nos permite evitar riesgos que ocasionen su pérdida definitiva puesto que como ya hemos mencionado previamente, se tratan de documentos con un gran valor que pueden complementar la información que tengamos sobre un tema en concreto

Una imagen vale más que mil palabras

Hablamos de la captación del instante , del fiel reflejo de la realidad de una época u otra , de la visión objetiva o subjetiva de un acontecimiento….hablamos de fotografías , por lo tanto hablamos de historia. ¿ Qué seríamos ahora sin los archivos fotográficos? ¿Tendríamos las mismas percepciones de la vida de hace décadas y décadas? ¿Podríamos guardar los mismo recuerdos del pasado?…Lo cierto es que no , los sentimientos que nos emulan ciertas vivencias no serían los mismo sin el apoyo fotográfico , no podríamos “teletransportarnos” de la misma forma a épocas pasadas , ni contemplar el paso de los años como lo hacemos. Es por todo esto y por la auténtica conservación de nuestra historia por lo que debemos hacer un buen uso de nuestros archivos fotográficos , sin deshacernos de ellos y haciendo ver a los que en su mano tienen esta difícil tarea la importancia de su mantenimiento y buena organización , facilitando así una parte de los fondos públicos que tenemos derecho a saber para que no caiga en el olvido la historia que muchos vivieron y que hoy podemos contemplar gracias a ese gran invento , la fotografía

Recopilamos infinidad de documentos escritos y los conservamos como parte de nuestra cultura. Un archivo fotográfico es capaz de acercarnos un poco más a esa realidad vivida y de la que todos creemos ser participes, al fin y al cabo forma parte de la historia de cada uno de nosotros. El hecho de conservar varias copias no es otro que tener más facilidad para acceder a ellas.Sin embargo, esas copias sí que deberían ser un bien público ya que de una forma u otra, nos pertenecen a todos.

1.Yo creo que si , porque las fotografías como cualquier otro documento sirve para reflejar, entender una época, y digo todas porque ,¿quién es el que elige cuales son importantes o no? , ¿basado en qué criterio?. No podemos caer en el error de juzgar actualmente que va a servir o no en un futuro o qué es importante o no. En la medida en la que se pueda se tendría que conservar todas las fotografías.

2. Como el espacio no sobra, no creo necesario guardar cien copias de una misma fotografía, si es aconsejable que se guarden en diferentes centros porque así hay una menor probabilidad de perder la fotografía.

3.Un archivo de fotografía como de cualquier otra cosa, es necesario porque contribuye a aumentar el conocimiento, te permite poder entender mejor el presente y el pasado.

4.Si , porque las fotografías se guardan para que todos podamos tener acceso a ellas, tiene que ser para todos , no sirve de nada que estén guardando polvo en algún lugar y que solo sea accesible a unos pocos.

5.En algunos casos yo creo no que no lo saben , piensan que algunas fotografías no tienen el rango de importantes según su criterio, pero olvidan la cantidad de motivos individuales diferentes que llevan a que una fotografía o cualquier otro documento tenga valor, por eso y vuelvo a la pregunta anterior creo que los fondos tendrían que ser públicos. Si la fotografía es un Tesoro “No es sabio el que sabe donde está el tesoro, sino el que trabaja y lo saca” (Quevedo )

1.¿Es necesario conservar todas las fotografías?

Para realizar un fondo documental, a nivel público,es necesario conservar todas aquellas fotografías con importancia tanto histórica, como científica,etc, es decir, toda aquella fotografía que pueda ser de interés para los usuarios.

2.¿ De qué vale que conservemos cien copias iguales en distintos centros?

Realmente no se cual sería el número idóneo, si 100 u otro, pero lo que si pienso es que si que es necesario conservar varias copias de una fotografía, ya que así evitaríamos que desapareciese en el caso de tener solo una o muy pocas copias porque puede que haya un incendio en el centro documental y se queme esa copia, por ejemplo, o cualquier otra situación inesperada que haga que se pierda esa copia. Pero si se guardan más, pues siempre tendremos más copias, aunque alguna desaparezca.

3.¿ Para qué sirve un archivo fotgráfico?

Al igual que un documento escrito, un archivo fotográfico es un documento que nos proporciona información relevante, puede ser información histórica, ciéntifica,etc, puede proporcionar información de cualquier tipo, y al igual, que un documento escrito, puede servirnos para una investigación, para un trabajo,etc, incluso una fotografía puede aportarnos información mas condensada que en un escrito, ya que puede haber un escrito de una página, por ejemplo, pero que con una sola fotografía podemos adquirir esa misma información.

4.¿ Debe exigirse de la Administración que haga públicos realmente los fondos de que dispone?

Por supuesto, cuantos mas fondos haya mayor cantidad de información podremos obtener, para realizar una investigación, un proyecto, un trabajo, etc, para cualquier uso de interés para el público. Además, lo idóneo es que fuese gratuito el poder acceder a estos fondos, pero realmente, esto es bastante difícil, asi que, privados o no, lo importante es que nos pusiese la Administración el mayor número de fondos posibles a nuestra disposición.

5.¿ Son conscientes los responsables de los centros del material que conservan?

Realmente no tengo información acerca de este tema, asi que tampoco puedo opinar con un buen criterio, pero creo que no son conscientes al cien por cien, ya que estoy segura de que hay muchos documentos relegados al olvido, en una estanteria, llenos de polvo, que nadie se acuerda de ellos, y ahí siguen, pero como realmente no se de este tema, tampoco puedo opinar mucho más.

Una imagen vale mas que mil palabras. Por esa regla de tres, cuantas mas imágenes mas palabras, y cuantas mas palabras mas información. ¿Es estúpido guardar montones de copias de una imagen en lugares distintos para asegurar su pervivencia? No. Si se hubiera seguido el mismo patrón de conducta en la antigüedad ahora se conservaría muchísimo mas arte y cultura que no podemos ni imaginar, el cual nos permitiría saber mucho mas sobre épocas pasadas, y eso, que yo sepa, nunca es malo.

A lo largo de la historia, la fotografía ha captado las imágenes de los momentos más importantes de la vida transmitiendo información de generación en generación, por lo que conservar este método ayuda a la sociedad a tener un nivel cultural desarrollado pues una sola imagen puede concentrar múltiples datos.

Desde su creación, la fotografía ha sido utilizada para dar a conocer acontecimientos importantes en la historia. Por tanto, un archivo fotográfico es una herramienta fundamental para conocer los hechos más relevantes ocurridos desde el s.XIX y, como tal, debería ser hecho público por las autoridades, como ocurre con otro tipo de documentos.

“Fotografiar es pintar con la luz”, solía decir el importante fotógrafo del siglo XIX Félix Nadar. Si conservamos cuadros, como fuentes de información y legados artísticos, ¿por qué no deberíamos conservar fotografías? Éstas son fuentes de conocimiento e inspiración. Por ello, considero apropiado que se conserven fotografías y, además, copias de éstas a modo de forma de protección.

Para qué nació la fotografía? para reflejar el mundo y lo que en él ocurre. La utilidad de una foto es muy relativa, su importancia depende de la persona que la conserva y lo que representa la instantánea. Lo que está claro es el interés general que poseen, por ejemplo, las tomas de España durante la posguerra son imágenes que muestran una parte de su historia indispensable y a la que todos deberíamos tener libre acceso. Por lo tanto, efectivamente, deberíamos conocer los fondos de los archivos fotográficos y así poder estudiar la historia a través de las imágenes que muchos de nuestros antepasados tomaron y que son un espejo de la realidad y un legado común. "Para mí, las fotografías tienen una realidad de la que carecen las personas. Conozco a éstas a través de aquéllas"

(Richard Avedon)

Poso ante la cámara porque las fotos serán la única forma de recordar mi cara, mi cuerpo…

La fotografía es la única manera de recordar una cosa tal y como era, la única manera de poder volver a vivirla de nuevo.

Hagamos fotos, hagamos copias para no perderlas, que nuestros hijos puedan saber como era la vida antes de ellos…

Creo que la conservación de las fotografias es esencial para que todo el mundo conozca, como vivieron y como se vive.

Sin la consevación de las imágenes incluso varias veces se perderian muchos pensamientos, muchas formas de vida que deben pasar al recuerdo.¿ Que serìa de la cara de Maryling Monrroe sin una de sus estupendas fotografias? Creo además que nosotros como publicitarios y furutoros creadores debemos dominar la fotografía como el Inglés fluido.

La fotografía nos hace posible capturar momentos. Para algunos pueblos indígenas a comienzos de siglo, suponía un proceso de obtención de parte del alma o esencia de las personas y las cosas. Y eso se explica por la proximidad al objeto que nos proporciona, por un acercamiento a su realidad que habría sido impensable de no existir este relativamente moderno procedimiento, antes de la llegada del cine.

Así pues, gracias a ella somos capaces de ver y conocer el pasado de una manera objetiva y realista, tratándose por lo tanto de una fuente importantísima y fundamental de conocimiento.

Dicho esto, parece evidente que el archivo fotográfico es un capital muy significativo por su capacidad de parar el tiempo y captar los más diversos momentos. No obstante, considero que no todas las fotografías tienen un valor idéntico, ya que hay en juego variables como la calidad o la trascendencia de lo captado. De esta forma, y debido a que, a pesar de la capacidad de los nuevo soportes documentales, existe una limitación para el almacenaje, es fundamental una selección de las mismas, evitando una acumulación indiscriminada.

Por otro lado, estimo importante que los usuarios podamos acceder, sin ningún tipo de cortapisas, a todos los archivos fotográficos susceptibles de publicación o divulgación, ya que se trata de información y conocimiento, y en este sentido, tal privilegio debería convertirse en un derecho regulado por los organismos públicos. No obstante, las nuevas tecnologías han contribuido a la democratización de dicho material, lo que resulta muy positivo y enriquecedor.

Por otra parte, el hecho de que existan copias de un mismo archivo en puntos distintos, se convierte en un imposible por las limitaciones del almacenamiento, y por ello deberían coordinarse los distintos organismos y ordenar y estructurar los archivos para que, sin perderlos, se pueda ceder espacio a futuro material.

Por último, cabe añadir que el material fotográfico es un campo que debería tratarse con un mayor rigor y cuidado, pues en muchas ocasiones siento que ha sido desplazado por la importancia y protagonismo de la imagen móvil, siendo ambos procedimientos igual de significativos y útiles.

¿Acaso deberíamos olvidar las grandes obras y a grandes artistas como Julia Margaret, Robert Capa o el surrealista Man Ray?

En mi opinión la utilidad de un archivo fotográfico es notoria e indiscutible, sería poner en duda a grandes mentes y sobretodo abandonar en el olvido documentos fotográficos que consiguieron hacer avanzar a la civilización en diversos ámbitos, renovando la moderna noción de consciencia colectiva.

Una imagen vale más que mil palabras. Una fotografía transmite información, sentimientos y emociones que quizá un texto no es capaz de transmitirnos, o nosotros de entenderlo al ser demasiado complicado o rebuscado. Por ello creo que los archivos fotográficos son de gran utilidad y deben ser tratados como “bibliotecas de imágenes”.

Algunos sociólogos postmodernos creen que la sociedad actual vive dominada por imágenes. Somos lo que vemos, nuestra mente ha sido creada por todo lo que nos ha entrado por los ojos y que en nuestro cerebro ha provocado una relación de ideas. Las imágenes son imprescindibles para todo, nos muestran fielmente una realidad, son la chispa de una explosión de ideas. Con esto quiero decir que hay que darles el valor que se merecen y qué mejor forma de mantenerlas que con fotografías.

La fotografía es un medio de expresión, una forma de arte, un soporte para guardar recuerdos.. pero es algo más: una fotografía es un instante captado; en un ”clic” deja de ser presente para ser nuestro pasado.

Si podemos guardar cada uno de esos instantes, y de esta manera reunir nuestra historia, ¿por qué no íbamos a hacerlo? Sin la existencia un archivo con el que clasificar y conservar la fotografía acabarán por ser solo momentos perdidos.

"Una imagen vale más que mil palabras". No encuentro una mejor forma de expresar la realidad. Si queremos dejar constancia de los hechos recurrimos a la fotografía, ésta nos permite revivir el momento en el que fué tomada y vivir de nuevo las sensaciones que se sintieron. Valoramos los ejemplares únicos de una obra de arte porque es la última constancia que queda sobre algo, tememos perderlo por el valor que este entraña. Las copias permiten que perduren y que se extiendan.

El nacimiento de la fotografía nos a planteado una nueva forma de entender el mundo y observar la realidad. Anteriormente las obras artísticas sobre lienzos o murales solían utilizarse para representar una guerra, un retrato de un duque, rey o ministro y numerosas escenas religiosas que siempre poseían un cierto tono subjetivo del autor y que hoy en día nos permiten comprender mejor el pasado y disfrutar de mero hecho del arte por arte. En un pasado no muy lejano (cuando la televisión todavía no existía y aun después) las fotografías han permitido al mundo hacerse eco de acontecimientos que estaban ocurriendo en la otra punta del mundo representando solo la realidad, el momento que ha ocurrido y que ya no va volver a pasar, o al menos no va a ser exactamente el mismo. En la actualidad la tecnología a revolucionado el mundo de la fotografía: hacemos numerosas fotos que borramos con solo tocar un botón si nos disgusta como ha salido. Si alguien nos preguntara si seria necesario conservar un Dalí la misma pregunta nos parecería un disparate ¿cómo no vamos a conservar una obra de arte? Pero es que ¿acaso de la fotografía no es una obra de arte? Una foto puede hacer explicito visualmente los desastres de una guerra, la reunión de altos dirigentes o simplemente ser bella sin más. Considero que se deben conservar las fotografías ya que pueden ser muy útiles para ampliar los conocimientos y adquirir mas conciencia de la realidad a numerosos investigadores, al igual que es útil conservarlas para no borrar ese trocito del pasado que ya no va volver a ocurrir. La Administración debería hacer publico los fondos fotográficos de los que dispone para todos aquellos fotógrafos profesionales, investigadores y admiradores de la fotografía que deseen acceder a esos fondos y por que el derecho a conocer la realidad no se le debe negar a nadie.

Los archivos fotográficos, en mi opinión, son grandes guardianes de una parte muy reciente de la cultura mundial, sirven para ilustrar aquellos momentos y acontecimientos en los que no todos pudimos estar, en definitiva, son una buena forma de acceder al conocimiento, a la realidad y a la historia.

Si las fotografías que estos archivos contienen estuvieran a disposición de todo aquel que las quisiera usar, no haría falta disponer de miles de ejemplares distribuidos, y por tanto repetidos, en miles de archivos. De este modo y compartiendo los recursos disponibles, nuestra sociedad basada en la cultura visual, lograría optimizar el acceso al conocimiento. Para ello seria interesante que los archivos hicieran transparente su material, de este modo no habría necesidad de repetir ejemplares y podrían llegar a guardarse el mayor número de fotografías posibles. Se que mi postura es un poco utópica, en tanto en cuanto el tema de los derechos de autor y la privacidad intelectual, afectan enormemente a todo lo relacionado con el traspaso y utilización de material fotográfico.

De todas maneras creo que es interesante que los expertos en el tema lleguen a un acuerdo que beneficie a todos aquellos que, día a día, accedemos a la cultura de la información por millones de canales; ya que como bien dice el dicho popular: “una imagen vale más que mil palabras”.

Sin contestar las preguntas una a una pues creo q resultaría un tanto tedioso, lanzo una reflexion que a menudo me planteo cuando el termino fotografia viene a mi mente.

la fotografia es arte, de eso no hay duda. Su no conservación en los distintos centros como ha sucedido hasta hace poco es un gran error. la fotografia es espejo de la realidad, la mayoria de las veces va mas alla de eso; muestra como ve cada uno la realidad, que a traves de un formato como este y en una sola imagen pueda observarse lo que ha significado una persona, una epoca, un paisaje…para cada uno es maravilloso. Para mi, la fotografia es uno de los artes mayores. gracias a ella conocemos la realidad, pasada, presente y en muchos casos futura.

Es por ello que confio en su necesaria conservación y en la coordinacion de los centros para guardar copias y sus correspondientes originales, hay millones de fotografías que han sido quemadas, rotas o simplemente extraviadas y hubiesen aportado mucho a muchos.

Gracias a la tecnología esto no sucederá mas, las copias de seguridad son una salvación para su conservación. A partir de ahora el reflejo objetivo y subjetivo de la realidad ya no se perderá, que el publico pueda acceder a ellas es un derecho y un placer para muchos aficcionados a leer imagenes.

Creo que es como los libros, debería haber fototecas, al fin y al cabo para mi, la aportacion que la lectura supone al ser humano es exactamente la misma. Los libros y las fotografías no distan tanto como uno piensa.

En mi opinión, conservar fotografías es importante para no perder, en cierto modo, parte de nuestra Historia. Sin embargo parece imposible guardar todas ellas eternamente, sobretodo si se hace necesario almacenar varias copias en distintos centros para, en caso de perderse el original, que no desaparezca la fotografía. Por otro lado, me parece esencial que aquellas personas que lo deseen puedan acceder a todas y cada una de las obras de que disponga un centro. Finalmente creo que los encargados no son conscientes de la importancia de estas obras, por lo que con frecuencia aunque no siempre las infravaloran.

A la hora de describir algún momento, una persona, una imagen… no siempre lo hacemos exactamente tal cual es. Siempre lo hacemos de cierta manera subjetiva, describiendo lo que más nos llama la atención. Sin embargo, una fotografía nos muestra una imagen tal cual es. Considero que es una de las formas más objetivas de representar alguna escena, persona, etc. Por otro lado, hay fotografías que también son consideradas obras de arte y al igual que cualquier pintura o escultura debemos conservarlas porque forman parte de nuestra historia, y hagamos las copias que podamos ya que cualquier persona, aquí o al otro lado del océano atlántico, tiene derecho a conocerlas.

1.-Sí, toda fotografía es sin duda un documento gráfico que merece ser analizado y siempre aporta algo (por mínimo que sea) que nos permite ampliar nuestro conocimiento sobre una situación. No se debe, por tanto, a mi juicio, desechar ninguno de estos documentos cargados de contenido

2.-Puede que resulte poco práctico, pero creo que la existencia de varias copias de un mismo documento facilita su difusión a la hora de ser ofrecido al usuario

3.-Un archivo fotográfico sirve, fundamentalmente, para tener más información sobre la realidad y acceder a cosas que desconocemos.

4.-Sin duda, facilitaría mucho el hecho de que los usuarios y documentalistas supieran de qué pueden disponer a la hora de intentar recabar información.

5.-Muy probablemente, se infravalora el contenido de algunas fotografías que pueden ser muy útiles a mucha gente, es fácil establecer una valoración cuantitativa del material del que se dispone (si se tienen muchos documentos o un número reducido de ellos), pero los responsables deben tender a valorar cualitativamente lo que se tiene y el uso que puede llegar a darse de esos documentos. No son conscientes, por tanto, del valor real del material conservado

Es necesario conservar todas las fotografías. Estas sirven para recordar momentos pasados que nunca más volverás a vivir. Cada una de ellas te aporta algo diferente, recuerdos bonitos o tristes, pero que al fin y al cabo has vivido y quedan presentes en tu memoria. Una fotografía tiene un valor incalculable. Sin la conservación de las fotografías, muchas de las imágenes antiguas, de tiempos pasados, no habrían llegado a nuestros ojos hoy día y quizá nunca hubiésemos sabido de la existencia de ciertos lugares, pero eso nunca lo sabremos.

Quería haber empezado mi comentario poniendo una fotografía, capaz de explicar todo lo que voy a decir a continuación, porque ya se sabe que “una imagen vale más que mil palabras”, pero no he podido porque no hay opción, así que recurriré únicamente a las palabras…

Puede que las palabras despierten la imaginación en el lector, puede que la música inspire sentimientos en el que escucha, pero sin duda, la fotografía evocará distintas sensaciones en el que las contempla, independientemente de que sean históricas, cómicas, románticas o incluso, sensacionalistas.

Los archivos fotográficos, son historia, son imágenes captadas en un segundo, capaces de mostrarnos la situación alemana tras la caída del muro de Berlín, la “mano de Dios” de Maradona, o el famoso beso en París del fotógrafo Robert Doisneau, a todos aquellos que no hemos podido estar en cada uno de estas situaciones. La fotografía es una ventana abierta para que generaciones posteriores observen y comprendan o no las tendencias y los modos de vida de de sus padres, abuelos, bisabuelos, etc. de décadas anteriores.

Si una imagen vale más que mil palabras, se hace impensable no recoger las fotografías en archivos fotográficos. No sólo un libro es patrimonio cultural, las imágenes también lo son y, por ello, debemos tener la posibilidad de acceder a ellas de forma fácil y rápida. Obviamente, no todas las imágenes se pueden guardar, por ello, tiene que haber un criterio de selección. En mi opinión habría que archivar aquellas imágenes de interés general, es decir, aquellas imágenes cuyo contenido puede ser de gran utilidad para la mayoría.

En cualquier caso, la importancia de los archivos fotográficos es indiscutible.

Una fotografía es un documento más a través de la cual podemos sacar diferentes interpretaciones. Siendo un documento, debería ser guardado y conservado al igual que se conservan otros, como libros,películas,etc. No se si sería necesario conservarlas todas o la forma de hacerlo, pero son representaciones de instantes de la realidad que pueden llegar a ser útiles en cualqier momento,y un archivo fotográfico mejoraría la busqueda del instante concreto.

Las fotografías muestran la realidad de cada época. Al igual que un libro o una novela te posibilita hacerte la idea del tipo de vida de una época concreta, con sus costumbres y hábitos, una fotografía te permite verlo con tus propios ojos, sin necesidad de imaginar. Pero bien es verdad que una fotografía no tiene por qué ser tan tan útil como un documento escrito. Y con esto, me dispongo a responder a las preguntas:

- No es necesario conservar todas las fotografías, al igual que no es necesario conservar todos los documentos. Hay miles que están repetidos, y hay que tener en cuenta que hay que ir dejando espacio para lo que venga.

- Vale de que si yo quiero ver una fotografía en concreto, me dirijo a un centro en Málaga y me dicen que lo tienen en Granada, pues es como no tener nada. Es como preguntar que de qué vale tener, por ejemplo, “Cien años de soledad” en prácticamente todas las bibliotecas de Madrid.

- Sí, debe exigirse. ¿Para qué tiene tantos fondos si no es para hacerlos públicos? ¿Para decir qué lo tienen y ya está? A no ser que estemos hablando, por supuesto, de documentos confidenciales.

- Deberían.

Las Fotografías son Patrimonio y como tal debemos hacer todo lo posible por conservarlo. Parece evidente que resulta casi imposible conservarlo todo pero por eso se deben hacer esfuerzos en definir con criterios científicos lo que merece la pena conservarse y sus formas y métodos. Sin embargo no está de más recordar aquella frase mítica de Suntag : "el tiempo acaba de elevar a la categoría de arte a cualquier fotografía". Además los gustos estéticos, los valores, van cambiando. Hoy se veneran obras que no fueron concebidas como obras de arte y algo así ocurre con la fotografía. Además, es muy importante partir de un enfoque holístico. Todo está relacionado y todo tiene valor aunque no tenga precio. Una obra de arte de un fotógrafo puede dejar de ser considerada como tal en detrimento de otra…En cuanto a la necesidad de un organismo público creo que si sería importante y útil pero creo que todas las instituciones deben seguir custodiando sus fondos aunque estén repetidos por las razones antes expresadas.

Bill Gates está comprando todos los archivos que le llegan para elaborar "la memoria del mundo" el "mundaneun". Creo que deberíamos tomar nota como nación. Es mucho el Patrimonio que se está destruyendo en la actualidad y muy valioso y en muchos casos es irrecuperable. Los actuales planteamientos y las actuaciones de las comunidades autónomas y otras instituciones no garantizan ese patrimonio.

Las Fotografías son Patrimonio y como tal debemos hacer todo lo posible por conservarlo. Parece evidente que resulta casi imposible conservarlo todo pero por eso se deben hacer esfuerzos en definir con criterios científicos lo que merece la pena conservarse y sus formas y métodos. Sin embargo no está de más recordar aquella frase mítica de Susan Sontag : "el tiempo acaba de elevar a la categoría de arte a cualquier fotografía". Además los gustos estéticos, los valores, van cambiando. Hoy se veneran obras que no fueron concebidas como obras de arte y algo así ocurre con la fotografía. Además, es muy importante partir de un enfoque holístico. Todo está relacionado y todo tiene valor aunque no tenga precio. Una obra de arte de un fotógrafo puede dejar de ser considerada como tal en detrimento de otra…En cuanto a la necesidad de un organismo público creo que si sería importante y útil pero creo que todas las instituciones deben seguir custodiando sus fondos aunque estén repetidos por las razones antes expresadas.

Bill Gates está comprando todos los archivos que le llegan para elaborar "la memoria del mundo" el "mundaneun". Creo que deberíamos tomar nota como nación. Es mucho el Patrimonio que se está destruyendo en la actualidad y muy valioso y en muchos casos es irrecuperable. Los actuales planteamientos y las actuaciones de las comunidades autónomas y otras instituciones no garantizan ese patrimonio.

Apoyo fielmente la existencia de archivos fotográficos… pero sólo hasta que me planteo la siguiente cuestión: si yo hubiera vivido un trágico episodio histórico y en un momento crítico para mi alguien me hubiera tomado una instantánea ¿me gustaría que esa desafortunada imagen se guardara para recordar y compadecer el sufrimiento vivido? ¿A alguien le gustaría ser un rostro, posiblemente sin nombre, que a posteriori pueda ser tomado como muestra de aquel fatídico hecho?

Ante esta idea se silencian mis palabras, y pierdo así la seguridad con la que comenzaba a escribir estas líneas

La conservación de fotografías es tan importante como la de los libros ya que ambos son documentos que nos aportan muchísima información a su manera.

Conservar todas es una tarea muy difícil pero sería lo conveniente. No se puede decidir cuáles son las más importantes y cuales no porque una fotografía que a primera vista no resulta útil, para otra persona si lo puede ser. Considero que dar la espalda a la conservación de estos documentos es darle la espalda al arte, a la historia y a los propios fotógrafos.

La fotografía es historia y arte, y tanto por una parte como por la otra debe ser conservada. Es la realidad más objetiva plasmada en un papel y a la vez, llena de matices y con tantas interpretaciones como personas que la observen.

La fotografía es un apoyo fundamental de un texto y también un importante archivo por sí misma. Una fotografía es algo cercano a todos, con un lenguaje universal con el que podremos entendernos. No nos hace falta saber leer ni hablar el mismo idioma.

Sin ninguna duda creo que hay que conservarlas y darlas a conocer al público que no pudo estar en esa época ni en ese lugar, para tener un visionado más amplio de nuestra historia.

Como con todo, habrá que seleccionar las fotografías relevantes de las menos importantes y hacer las copias necesarias para conservarlas y poder disponer de ellas, además actualmente contamos con la informática para almacenar los archivos fotográficos, así que no habrá tantos problemas de espacio y estarán perfectamente conservadas.

Bueno, no he empezado esta práctica con buen pie; pensaba poner una foto de mi abuela pero no me es posible. Pero aun así voy a dejar mi huella.

Vamos a hacer un ejercicio: coge una foto, la que sea, (tú con tus hijos, tú con tu mujer, tú con tu perro, la que está encima de tu mesa, al lado de la tele, en la entrada de tu casa…), ¿ qué ves? , ¿solo eso? Yo veo más . Busca, busca. ¿Nada más? ¡ Pues si que te rindes pronto! Oye, ¿y por qué la guardas? ¿No será que aparte de un bonito recuerdo, todas las fotos por insulsas que sean, son historia y de cierta forma tiene parte de nosotros? Exacto amigo, y por eso la guardas, porque te identificas y sientes que algo te une a ella y te da un “no sequé” deshacerte de ella.

¿A que no te pasa lo mismo con un libro de historia? .En este práctica yo te digo: ”pasa y experimenta, pasa y comprueba”.

¡FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO 2009!

La fotografía es la plasmación del deseo más grande del hombre, la detención del tiempo, la inmotalidad. Momentos irrepetibles, observables una y otra vez, no pueden ser censurados al resto de la humanidad que comparte el mismo deseo. Por lo tanto, un archivo fotográfico es una gran caja donde se apilan los deseos de miles de personas.

Los deseos construyen a las personas, a las sociedades. Gran parte de lo que somos está recogido en los archivos fotográficos. Cuantas más copias haya de una fotografía más gente podrá recordar quién es y quién quiere ser.

No creo que nadie al ver "Los fusilamientos del dos de mayo", de Go ya, se cuestione si es una vejación el tenerlo expuesto en el museo del Prado, ni mucho menos pensar pobrecillo aquel "chaval" si se viera ahora, con lo horrible que fue, y lo mal que lo tuvo que pasar. Nadie que esté en sus cavales se pararía a pensarlo, porque todos lo consideramos como un hecho histórico, que relata con precisión uno de los momentos más importantes de la la historia de España.

Pues lo mismo ocurre cada día, salvo que es el siglo XXI y no el XIX, y es que me imagino que a día de hoy, no hará mucha gracia que se expongan fotografías de la guerra civil, ni del 11-S, ni mucho menos de las querrillas de paises como por ejemplo, Oriente, en los que a diario mueren millones de personas.

Pero esto es lo que hay, es nuestra historia, no porque quiera negar lo evidente va a dejar de existir y por ello se debe mostrar.

La fotografía es el arte de nuestro tiempo, y es nuestra tarea que esto siga así. A día de hoy, hay cientos de reporteros intentado captar en tan sólo una fotografía una imagen que ayude a comprender con total precisión lo que ocurre en ese mismo instante. Unos tardaron semanas e incluso meses en pintarlo y otros unos segundos, pero el mensaje es el mismo.

La fotografía es una ventana a mundos que ya no existen, una forma de viajar al pasado sin necesidad de una máquina del tiempo. Solos tú y una imagen, observando lo que en algún momento alguien convirtió en una eterna realidad de dos dimensiones. ¿Existe algo más mágico?, ¿algo que con solo mirarlo de nuevo te transporte al pasado?, ¿algo que con tan poco sea capaz de recordarte un olor determinado, un sentimiento preciso o te provoque una sensación específica?

Recordando lo que aquí se cuestiona: ¿se ha de estar a favor de la conservación de tales testimonios?

Obvio.

Y que mejor forma de comenzar la práctica que con la conocida frase: “una imagen vale más que mil palabras”. Seamos sinceros, ¿Quién no tiene una cámara de fotos hoy en día? Porque a todos nos gusta inmortalizar esos esperados momentos, (la comunión del niño, ese viaje a países lejanos, un día con los amigos o cualquier momento que nosotros podamos considerar especial y que queramos guardar en un pedacito de papel). La verdad es que eso es; un pedacito de papel a cuyo contenido no se le puede poner precio; un pedacito de papel que no necesita pie de página para aclararnos su contenido sino que cada vez que lo miramos nos transporta a momentos pasados, vividos por unos u otros, y siempre que se conserve este pedacito de papel, el recuerdo que contiene siempre permanecerá en nuestra memoria.

Para muchos, el mencionar ese pedacito de papel les ha podido resultar antiguo porque ahora la pregunta que se plantea es distinta, ¿Quién utiliza hoy en día una cámara de las de antes, de carrete y pilas? Por una parte es una pena que esto se pierda porque con ese tipo de cámaras se hacían menos fotografía y se valoraban más. Ahora, con las digitales, no tenemos límites porque las fotografías “son gratis”, aparte que la capacidad de estas cámaras es mucho mayor. Por tanto vemos que la tecnología no deja indiferente a nadie pero sólo espero que por mucho que se desarrolle, esta tradición fotográfica (con cámara digital, analógica, con móvil, etc.), no se pierda nunca.

Una vez escuché de algún profesor chiflado que nuestros recuerdos pasados son fruto de nuestra imaginación y que nada es real, y ahora me pregunto yo ¿la fotografía también es irreal, a pesar de ser tangible y vernos reflejada en ellas? Sinceramente, no me lo creo.

Una foto recoge información tan importante como la que se puede encontrar en un libro, una revista u otro documento conservado en diferente soporte. En los centros de documentación, archivos y bibliotecas se conservan más de un ejemplar de cada documento. De igual manera debe ocurrir con las fotografías aunque las condiciones para la conservación y su mantenimiento de son menos costosas. Quizás no deban conservarse demasiadas, excesivas copias iguales de un mismo documento fotográfico, pero sí un número considerable y estimado suficiente para la posteridad y las investigaciones que se requieran.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*