Archivo de enero, 2016

Palabras olvidadas, en desuso, huérfanas, recuperadas por Proximity

JC. Marcos Recio

Con frecuencia se habla mal de la Publicidad. Es algo que estorba, entorpece y no deja ver el final de la película. Eso en los medios tradicionales. En internet, en el móvil, en la tablet, en todas partes está la publicidad. Y son muchos los que la odian. No se acuerdan que cuando un país va mal y la publicidad fomenta el consumo y ayuda a mover la economía. No recuerdan que las promociones que se ofrecen a través de la publicidad son otra manera de beneficio para los consumidores. Y, por si acaso, otra razón más, cada vez que necesitamos un producto nos viene bien estar informados. Pues bien, la publicidad además de informar sobre productos, contribuye a mejorar la sociedad.
Se lo muestro con un ejemplo. Acabo de publicar este post en el Centro Documental para la Conservación del Patrimonio Publicitario Español (Publidocnet) www.publidocnet.com Se trata de una campaña que ha lanzado Proximity para recuperar palabras en desuso. En la Tienda de #PalabrasOlvidadas las palabras no se pagan con dinero, se pagan compartiéndolas en Twitter, Facebook o Pinterest.  Gracias a Laura Carillo os comparto esta información.

La Tienda de Palabras Olvidadas ha sido lanzada la semana del 25 de enero, coincidiendo con el Día del Profesor, el Día del Periodista y el Día de la Publicidad, tres áreas muy implicadas en defender nuestro idioma. Y, tal y como afirman sus responsables, se trata de un proyecto vivo que se irá nutriendo con nuevas palabras y colecciones especiales, como la que ya se prepara para San Valentín con palabras de amor en desuso.  Y como señalan en Proximity profesor, periodista y publicidad tienen algo en común: el uso de las palabras, incluidas las olvidadas.

Os animamos desde este blog a recuperar entre todos, usando las palabras que se están quedado olvidadas, huérfanas, sin apoyo, sin presencia en los medios, sin esencia, casi sin vida.

La iniciativa pretende usar el poder de difusión de las redes sociales para hacer frente al dato de que usamos solo 2.000 palabras de las 94.000 disponibles en el diccionario español.

En 2015, en Twitter la palabra pantomima solo fue usada 250 veces. Amalgama, 331 veces. Picaflor, 75. No son palabras cultas pero, aun así, son palabras en desuso. Los números hablan por sí solos: diferentes estudios afirman que, de las 94.000 palabras que actualmente hay disponibles en el diccionario a diario solemos utilizar, de media, unas 2.000.

La lengua está empobreciendo. Muchos afirman que las redes sociales han sido las culpables, pero muchos más piensan que pueden ser, en mayor medida, la solución. Herramientas que nos ayuden a volver a enriquecer nuestro lenguaje. Y precisamente para aportar su grano de arena a la causa, Proximity ha lanzado una iniciativa conjunta de sus oficinas de Barcelona y Madrid: www.laTiendadePalabrasOlvidadas.com.

Una tienda en la que se pueden comprar palabras que han caído en desuso, tales como pantomima, amalgama o picaflor, no pagando con dinero, sino difundiéndolas a través de las redes sociales. Simplemente, volviéndolas a poner en circulación. Y es que, tal y como comenta Eva Santos, Directora Creativa General de la agencia, “hay palabras aceptadas por la Real Academia Española que hace tiempo no decimos, tuiteamos y posteamos. Palabras olvidadas que no deberían perderse porque son parte de nuestro patrimonio cultural.”

Este sistema de pago social, mediante el cual uno “adquiere” la palabra que desea salvar simplemente compartiéndola en sus redes, se ha elegido para convertir a los medios sociales –y a todo el que quiera “comprar” una palabra- en los “salvadores” de la lengua. En “protectores” de términos únicos como dandi, primor o potosí. Palabras que, sin duda, nuestros abuelos no entenderían por qué desaprovechamos.

Etiquetas:
Categorias: Documentación

Algunas cifras en el mundo de los libros españoles

La inmensa mayoría de los estudios sobre el mundo del libro y de la lectura vienen siendo en ocasiones contradictorios con una realidad que se puede constatar cada día, sobre todo si vives en una gran ciudad con metro: los ciudadanos leen cada vez más. No puedo entender sus razones, pero mientras los periódicos han caído en picado, pues apenas hay ejemplares en una hora de trayecto en metro te encuentras uno o dos, frente a un elevado número de lectores de libros (ya mayoritariamente en formado digital).

En tiempos como los actuales, solo los buenos resultados hacen que el mundo crea que si hay lectores la esperanza de seguir avanzando como sociedad sea una realidad. Me alegro de ver cada mañana lectores dormidos en dirección a su trabajo, con libros que iluminan la verdad que siempre en ellos se esconde. Al menos, parte de esa esperanza se refleja en los datos que acaba de presentar el Observatorio de la Lectura y el Libro de la Subdirección General de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte) acaba de publicar una nueva edición del informe El sector del libro en España.

El documento recoge los datos más significativos de las principales estadísticas oficiales, incorporando en esta ocasión, entre otros, los datos de los últimos informes sobre Comercio Interior del Libro en España, Comercio Exterior del Libro, la Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España 2014-2015, la Estadística de Bibliotecas 2014 e información sobre la plataforma de préstamo de libros digitales y audiolibros en bibliotecas públicas, eBiblio.

Etiquetas: , ,