‘Museos’

La Fototeca de Babel

Albert Kahn. Los archivos del Planeta

Texto y fotos: JMSV 

Atrapar el mundo en imágenes, eso es lo que pretendió el banquero francés Albert Kahn (1860-1940) cuando decidió recopilar fotografías y películas de norte a sur y de oriente a occidente que mostraran la geografía, tipos y costumbres. Kahn encargó al geógrafo Jean Brunhes la formación de lo que llamaron “Los Archivos del Planeta”,  presentados por los comisarios de la muestra que se exhibe en el Círculo de Bellas Artes como “una suerte de inventario fotográfico de la superficie del globo habitado por el hombre, tal como se presenta en los inicios del siglo XX”. Los fondos de los Archivos del Planeta suman 4.000 placas estereoscópicas, 72.000 autocromos y 183 metros de película cinematográfica con más de cien horas de proyección.

El montaje de la exposición es atractivo y viene a ser como una sucesión de diapositivas (autocromos) iluminados por cajas de luz. Consta de 400 fotos y  se divide en seis áreas temáticas:

1. Geografía humana. Tipos del mundo ejerciendo su actividad: comercio, escultura, pintura, deporte, medicina, agricultura, teatro…

2. Paisajes. Vistas de más de cincuenta países.

3. Geometría del alma: rostros, cuerpo, retratos. Hombres y mujeres vestidos con trajes populares.

4. Geometría del pensamiento: Templos, murallas, palacios, calles.

5. El espacio de los signos: ritos, ceremonias, costumbres, danzas.

6. Viaje al fin de la noche: guerra y conflictos (Primera Guerra Mundial). Batallas, soldados, edificios destruidos, enfermeras, heridos de la Primera Guerra Mundial

Es difícil elegir una imagen, y al buscar premeditadamente las escenas de España aparecen la muralla de Ávila en 1917, con un aspecto de ciudad medieval en el paisaje castellano, la catedral de Santiago de Compostela, Santa María del Naranco en Oviedo o la Mézquita de Córdoba.

Una muestra especialmente interesante para quienes habitan o viven próximos al Patrimonio Fotográfico, para quienes alguna vez se han sentido fotógrafos, o simplemente para cualquier viajero.

 

Círculo de Bellas Artes. Sala Picasso

C/Alcalá 42 Madrid

Del 26 de octubre al 21 de enero de 2018

Etiquetas: , , , , ,

Luna de octubre. Imágenes efímeras

Texto y fotos: MOZ

El sábado 21 de octubre por la noche, Madrid se llenó de luz, música, vídeo y creatividad. Para conmemorar los trescientos años de historia del Paseo del Prado y del Retiro se pusieron diversas instalaciones desde Cibeles hasta Atocha:

En la Puerta de Alcalá, tres audiovisuales que la convertían en un gran lienzo. Las fuentes de Cibeles, Nepturno y Apolo se llenaron con más de 60.000 botellas de plástico recicladas, para concienciarnos del uso masivo de ese producto. Junto al Ayuntamiento, una gran cabeza proyectaba en tiempo real la cara de las personas que paseaban por allí

Entre Cibeles y Neptuno, más de una veintena de personajes de luz se movían al ritmo de la música. El Museo del Prado presentaba dos instalaciones: la primera en la explanada con varios conos de 8 a 14 metros de altura de diferentes colores que cambiaban según el movimiento de los paseantes; la segunda, en la puerta principal, un vídeo en 3D de figuras geométricas.

En el Paseo del Prado, colgados entre los árboles, se encontraban los Voyageurs, hombres de luz y dos pájaros que volaban entre las ramas. Para terminar, junto al Jardín Botánico, unos cubos de luces brillantes que cambiaban en el momento de tocarlos; formas geométricas entre los árboles y ramos de flores gigantes con mil reflejos y colores cambiantes.

Una noche para pasear por ese eje y disfrutar del ambiente, de la música y el colorido. Imágenes efímeras de las que obtuvimos fotografías que no lo son. La realidad de lo irreal.

Etiquetas: , , , , ,

Sorolla en su paraíso (una visión fotográfica de Joaquín Sorolla)

El Museo Sorolla es uno de los lugares más bellos de Madrid por la casa del artista, su jardín y sus obras de arte. Desde el 7 de abril hasta el 1 de octubre, en la última planta se exhiben en cuatro salas 60 imágenes de los grandes fotógrafos de la época, sobre el pintor y su familia, tanto la vida cotidiana como su actividad profesional.

Se estructura en siete 7 apartados: El primero dedicado a la juventud, donde Antonio García le retrata entre 1882 y 1895, el segundo a la familia, con escenas de almuerzo, juegos infantiles de sus hijos y retratos de su mujer, Clotilde García del Castillo; el tercer apartado está dedicado al pintor en su estudio, donde predominan las imágenes que el fotógrafo Franzen le tomó mientras dibujaba y pintaba; en el grupo cuarto, denominado “Amigos y clientes”, los retratos de los personajes están firmados por Campua, Franzen, Compañy, Cooper y Marín, tomados en tertulias, en el campo, en el estudio y mientras pintaba a actrices y literatos; el quinto apartado es el de la madurez, donde fotógrafos extranjeros como Sebastián Cruset, Cooper o Kasëbier le retrataron en distintos lugares, entre ellos la Hispanic Society of América; el sexto se titula “Sorolla a plena luz”, y aparece dibujando en la playa sus famosos cuadros,  y por último se exponen los retratos de final de sus días, obra de Ragel, Campúa y Guillermo Bestard. En una de las últimas fotos aparece en la boda de su hija Elena. Completa la exposición documentación gráfica de prensa recogida de  las principales publicaciones periódicas, en especial de Mundo Gráfico y Blanco y Negro. Sorolla en blanco negro tan extraordinario como en color.

 

Museo Sorolla

C/General Martínez Campos 37

7 abril-1 de octubre 2017

 

Texto y fotos: Maria Olivera

 

 

 

Etiquetas: , , , , ,

Flamenco en la Biblioteca Nacional

Fotografías de Beauchy, Gyenes, Ibáñez y la mirada implacable de Richard Avedon

Texto: JMSV

Desde que Estébanez Calderón levantara acta de la existencia del Flamenco con sus Escenas Andaluzas o desde que el diario El Espectador acuñara por primera vez el término el 6 de junio de 1847, hasta hoy, el arte ha crecido y evolucionado como se muestra en la Exposición de la Biblioteca Nacional de España. Entre los documentos  seleccionados nos interesa la Fotografía, recuperada de los fondos de la institución, fundamentalmente a través dos autores de relevancia, Gyenes  e Ibáñez, cuyas composiciones y retratos de estudio despiertan en el visitante la curiosidad por el detalle.  La fotografía aparece también en las creaciones del francés  Emìle Beachy, que recreó los gestos y escenarios en su galería del número 30 de la calle Sierpes de Sevilla: bailarinas, guitarritas y cantaores rememorados en albúminas  de tiempo amarillo.  Pero además del romanticismo y del tópico significado en la prensa, merece la pena la visita solo por contemplar el magnífico retrato de Vicente Escudero firmado por Richard Avedon en 1955, tan vanguardista, tan sugerente, tan rompedor. La mirada, los rasgos, el gesto… el pensamiento entero del artista plasmado en el contraste de blancos y negros. Otras imágenes se reparten además en las revistas ilustradas seleccionadas al efecto, plagadas de rostros populares y de titulares impactantes.  Pasen y vean: la fotografía en la exposición “Flamenco” de la Biblioteca Nacional.

Etiquetas: , , , , , ,

Una mañana de domingo en el Museo del Prado

Con las calles semidesiertas, tan solo frecuentas por algún corredor de fondo, descubro un Madrid muy diferente al que habito cada día. Hasta la parada del bus está solitaria. Y en el tiempo de esperar, casi no pasan coches. Domingo por la mañana, cerca de las 8 y sin gente en los bares para desayunar.

Camino por el Paseo de la Castellana y pronto me identifico en uno de los territorios del arte, porque mirándose uno al otro están dos de los grandes museos de Madrid. Esta vez me tocaba visitar la margen izquierda, el glorioso Museo del Prado. Llegué de los primeros, apenas había cuatro personas en la fila de espera. Pude saborear el constante caminar de ciudadanos, de varias razas y con diferentes fisonomías, que en su visita a esta ciudad no querían perderse el encuentro con la historia de Europa y la de este país, también.

Un extraño fenómeno que se está convirtiendo en rutina llamó poderosamente mi atención. Cada vez hay más grupos y más ciudadanos que toman sus entradas por Internet y no se bien porqué tienen preferencia sobre quienes esperamos más tiempo en la cola de entrada. Mientras avanzábamos me fijé en los acentos que emitían los que estaban delante de mi y también detrás: italiano, varios; inglés ( de Estados Unidos) muchos; de las islas, también se escuchaba; francés, sobre todo mujeres y niños; ruso, chino, por supuesto y otros que ni sabría decir.

Al final, a las 10,02 minutos estaba en la taquilla. Mi excusa: “El Bosco. La exposición del V Centenario”. Desde que se anunció quería verla. Es un tiempo trampa, porque si no lo haces antes del verano, te quedas sin verla; a no ser que se amplíe a última hora. La cita es para las 11:30 horas, quienes han reservado en grupo o sacado por Internet han tomado las horas iniciales. “Puede ver la exposición permanente mientras tanto”, me dice una joven y sonriente vendedora de entradas.

Como muchos otros, como cientos de amantes de la pintura, soy un admirador de Jheronimus van Arken, en España conocido como “el Bosco”. Me armé de valor. Visité un par de salas de pintores del Siglo XVI y me fui a esperar mi entrada a la Exposición del V Centenario.
Durante casi dos horas disfruté como nunca del arte. A pesar de que hay un reparto de tiempos, mucha gente se agolpa frente a las pinturas más conocidas. Se trata de 53 obras del maestro o de algunos de sus discípulos. Comienza con un cuadro que refleja la vida de entonces. El pintor pudo observar desde su ventana el Mercado de Telas en ´s-Hertogenbosch y así lo describió, y finaliza con El Entierro de Cristo. En medio, una serie de dibujos, pinturas, trípticos y trípticos convertidos en pinturas solitarias.

No soy crítico de arte. Ni me atrevería a dibujar algo que no fuera mi propia experiencia con los museos. Lo cierto es que una mañana de domingo, con largas colas a la entrada y a la salida, el Museo del Prado es el único lugar de Madrid que te puede llevar al final de la Edad Media y parte del Renacimiento. Que lo disfruten.

El Bosco. La exposición del V Centenario.

31 de mayo-11 septiembre.

Museo del Prado

www.museodelprado.es

34902107077

Etiquetas:
Categorias: Cultura, Museos