El gozo intelectual y la motivación

Cada vez que se habla del famoso fracaso escolar sale arelucir, como si de la  piedra filosofal se tratara, la, de nuevo,famosa palabrita: motivación.

Parece ser que el problema se simplificaría mucho si fuésemoscapaces de motivar al alumnado lo suficiente. Y yo no digo que no. Pero locierto es que nos pasamos la vida organizando espectaculares montajes, haciendocursos de reciclaje, soñando con internet, o con pizarras digitales, o… Y nada,la motivación de alumnos y profesores ahí sigue, estancada.

Yo no tengo solución ninguna.

Quería sólo apuntar a modo de explicación una reflexión quejorge Wasenberg dio acerca del gozo intelectual en una conferencia quecelebraba el número 100 de la Revista Infancia.

Señala tres fases para todo proceso cognitivo:

 1ª Estímulo, cuenta con la realidad como escenario. Elobjeto real o fenómeno es el estímulo más rico.La respuesta a estos estímulo esplacentera en si misma. La respuesta a la que me abocan el hambre, el dolor oel sexo será seguro placentera. El conocimiento, al ser tan esencialmentehumano, no ha tenido tiempo todavía de generar ese estímulo pero es lasatisfacción humana por excelencia.

 2ª Conversar, su escenario es la escuela. La ciencia es unaconversación con la realidad. Es necesario escuchar antes de hablar. El buenconversador sigue las respuestas para elaborar la siguiente pregunta. Reflexionares conversar con uno mismo.

 3ª Comprender, su escenario es el ensimismamiento. No esescribir, no es reproducir, es buscar que hay de común entre cosas diferentes.Es buscar la respuesta de las preguntas que no puedo solucionar con lo que ya sé.Es el gozo intelectual.

 Hemos visto cientos de veces como nuestros alumnos noexperimentan esa satisfacción del conocer. No se en qué fase o en que salto nosperdemos, de estas o de otras clasificaciones que puedan hacerse, pero meproduce mucha tristeza la pérdida, no por la mejora de sus niveles de vida, (quees la estratagema más habitual de la motivación hoy en día), sino por la pérdidade ese gozo.

 Abundando en este mundo de gozos y tristezas les recomiendoeste artículo de J. Wasensberg conversandocon Steiner: “Elgozo intelectual y la tristeza del pensamiento”.

Ana Cortinas.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*