Cambio petróleo y ladrillo por hidrógeno y conocimiento

Nos encontramos en una época de cambio, los viejos paradigmas que otrora consideráramos eternos se están desmoronando y, como en cualquier crisis, surgen oportunidades, citaré algunas de las últimas noticias que han aparecido en los medios: el petróleo cotiza a 125$/barril, recordemos que la estrategia energética española hasta 2011 preveía un escenario de precios estables en torno a 25$/barril, una quinta parte del precio actual. Los concursos de acreedores han aumentado en España un 80% hasta mayo, la cifra de preventas comerciales de la inmobiliaria Reyal Urbis ha caído un 97%, el apalancamiento (deuda) de las grandes constructoras ronda el 65%, Itinere y Navergi aplazan su salida a bolsa, los pisos han subido casi un 200% en los últimos 10 años, es decir, han multiplicado su precio por tres; hemos batido el record de nivel de dióxido de carbono en 650.000 años,…
Ante este panorama podemos asustarnos y caer en el pesimismo o ver un horizonte lleno de oportunidades, este escenario parece proclive a la aparición de tecnologías disruptivas, ya se sabe, a grandes males, grandes remedios, pero eso sí, es preciso disponer de un marco creativo y colaborativo aún mayor, huir por tanto de la descalificación fácil y del individualismo.

No related posts.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Creo que teneís un problema en el post. Está incompleto.

Luis, en principio aparece completo, otra cosa es que se trata de una mini-reflexión sobre un tema que daría para varios libros, tampoco pretendemos concluir nada, no somos quien, sólo tratamos de poner negro sobre blanco una serie de cosas que están cambiando el mundo y que nos empeñamos en obviar.

Bien, disculpas por mis cortas entendederas, pero, la verdad, no hacierto a comprender muy bien la relación entre la llamada crisis del ladrillo y la aparición de nuevas tecnologías selectivas basadas en el hidrógeno…lo siento.

un error mecanográfico me ha hecho escribir acierto con "h". Más disculpas

Luis, hace cinco años el sector inmobiliario crecía al 20%, y con un riesgo bajo, ¿para qué ibas a invertir en una tecnológica con alto riesgo y crecimiento del 25%?

Pero ahora han cambiado las reglas, e invertir en tecnología puede ser muy interesante, y dentro de las tecnologías, la energía puede ser una buena opción cuando el pretróleo, que es nuestra energía favorita se ha multiplicado por cinco

Disculpa Javier….

Creo que tu afirmación de que las empresas inmobiliarias son (o eran) de riesgo bajo, no es correcta. Esto es, siempre que hablemos de una empresa dedicada a la promoción de inmuebles, esto es, compra de terrenos, coordinación de la construcción y venta a cliente final financiando el proyecto…. No te imaginas la cantidad de actividades que pueden ir mal en la cadena productiva de ese producto artesanal. Es cierto que este sector ha tenido un crecimiento espectacular en número de operaciones, pero tambien en número de "defunciones" y de empresas que no han ganado un duro…..

(requerido)

(requerido)


*