Tipos de NEBT: III basada en infraestructura de la Universidad

Pedro, Enrique y Luis fueron durante cinco años compañeros en una Escuela Informática, sólo tenían en común su afición por el cacharreo en temas de transmisión de datos, su indiferencia por las fiestas de los Erasmus y el cariño a Ernesto, un viejo profesor de su Escuela con el que habían colaborado desde tercero. Finalizaron año por año sus estudios de ingeniería y en seguida empezaron a trabajar en cargos de responsabilidad de dos multinacionales de las telecomunicaciones.
Tres años más tarde Enrique y Luis dirigían sendos departamentos de una de esas compañías, de nuevo tenían en común los apodos de sus departamentos, eran conocidos como los “brown eaters”, vamos, los comedores de marrones, en primer lugar porque cada departamento tenía al menos dos tercios de españoles, de ahí la mala traducción al inglés. Y en segundo lugar, porque ocupaban sus días resolviendo problemas de telecomunicaciones en destinos tan poco glamurosos como Sudán o Madagascar, sí, curiosamente, en estos países hay infraestructura de telecomunicaciones, aunque tan sólo sirva al ejército. Pedro, en cambio trabajaba en el despliegue de la red de telefonía móvil de la región protuguesa de Tras Os Montes, es decir, que tampoco su día a día estaba sobrado de glamour.
Cuando Luis se casó, su señora le dejó bien claro que ella se casaba, entre otras cosas, para tener hijos, y que con un viaje de novios por los Paradores de Turismo tendría bastantes kilómetros, es decir, le puso un ultimátum, que él casi estaba deseando. Llevaba sin ver a Enrique desde el Acto de graduación fín de carrera cuando coincidió con él en un avión militar camino de Tiflis, y le comentó la sugerencia que su esposa le había hecho. Ni corto ni perezoso, Enrique se señaló con un dedo a una parte de su cuerpo para dejarle claro hasta dónde estaba él de ser un “brown eater”; y añadió que creía que en transmisión de datos había un nicho de mercado, adaptando servicios para los móviles; de modo que empezaron a recordar sus tiempos de estudiantes, y las cosas que Ernesto, su viejo profesor les había enseñado.
Quince días más tarde, ya de vuelta, y con sendas diarreas superadas, acudieron a visitar a Ernesto, para plantearle la idea de crear una infraestructura de transmisión de datos que llevaría a los móviles nuevas capacidades; su viejo profesor lo vio factible, y con cándida inocencia les preguntó: ¿Es que vuestra empresa se está planteando hacer esto?, a lo que ellos le respondieron al unísono, no, nos lo planteamos nosotros, a la vez que dejar nuestro excelentemente remunerado trabajo como brown eaters. Ernesto les dijo que Pedro, su antiguo compañero, estaba hasta las…, de comerse marrones en la empresa que era competencia de la suya, y que por qué no quedaban los cuatro ese mismo sábado y se volvían a ver todos, allí, en su despacho, como en los viejos tiempos.
El sábado aparecieron los tres puntuales, y el Profesor, no dijo nada más que, acompañadme, quiero enseñaros algo, se los llevó al laboratorio donde tanto habían disfrutado cacharreando en sus tiempos mozos, y les enseño un rack lleno de cables, que ellos enseguida reconocieron; Ernesto les dijo, “me acaba de llegar, es un sistema completo de tranmisión de datos como el que me comentásteis, es el primero que se monta en España y el séptimo a nivel mundial”. Pedro miró con cara de extrañeza al contubernio, y Ernesto aclaró: Luis, pon en antecedentes a tu excompañero.
A las diez de la noche del sábado seguían en su vieja escuela y ya habían deliberado que podrían hacer lo que ellos querían con toda aquella cacharrería; habían, también, hecho el resumen ejecutivo de su plan de negocio, un cronograma para un mes y habían pensado que la mujer de Luis se pondría muy contenta.
¿Que como acaba la historia? En este caso puedes elegir tu propio final entre los dos que te ofrezco: uno, su empresa crece rápidamente y antes del tercer año es comprada por Google por un número de siete cifras. Dos: se resisten a perder el control de su empresa y siguen generando empleo y riqueza, apoyándose (todavía) en la infraestructura de la Universidad.

Posts relacionados:

  1. Tipos de NEBT: II la consultora
  2. Tipos de NEBT: I la empresa durmiente
  3. Nanotecnología nacida en la Universidad Autónoma
  4. Concurso de ideas de la Universidad Carlos III de Madrid
  5. El “vivero de empresas” de la Universidad Rey Juan Carlos en Vicálvaro ya ha comenzado sus actividades
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

DE INMEDIATO

QUIERO SABER COMO SE CLASIFICAN

LOS TIPOS DE EMPRESAPOR SU INFRAESTRUCTURAAA

PORFA GRACIASSS

BIIE

estuoidus

(requerido)

(requerido)


*