Nueva política energética para Europa

[Ana Mª. Melgares]

La Comisión Europea propone un paquete de medidas integradas sobre la energía y el cambio climático con el fin de reducir las emisiones en el siglo XXI. Plantea una política energética europea que se fundamenta en tres pilares básicos: lucha contra el cambio climático, fomento del empleo y el crecimiento, y reducción de la dependencia exterior de la UE frente a las importaciones de gas y petróleo.

El paquete de propuestas establece una serie de objetivos ambiciosos sobre emisiones de gases de efecto invernadero y energías renovables, asimismo pretende crear un auténtico mercado interior de la energía. La Comisión Europea considera que si se alcanza un acuerdo internacional sobre el marco posterior a 2012, podrá llegarse a reducir en un 30% las emisiones de los países desarrollados en 2020. Para reforzar su compromiso, la Comisión propone que la Unión Europea se comprometa ahora a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20% como mínimo en 2020, especialmente a través de medidas energéticas.

La UE se enfrenta a una dependencia cada vez mayor de las importaciones, a la subida de los precios de la energía y a los efectos del cambio climático, considerado hoy como una de las amenazas más graves para el planeta. Por estos motivos la Comisión Europea considera que es el momento de plantear una nueva política energética para Europa, capaz de responder al cambio climático y a la nueva situación económica que se plantea. Para disponer de energía sostenible, limpia, segura y competitiva, plantean la necesidad de una respuesta europea común.

Existe una probabilidad superior al 50% de que las temperaturas globales aumenten en el presente siglo en más de 5ºC. Según las previsiones actuales, las políticas de energía y transporte no reducirán las emisiones en la UE, ya que éstas aumentarán aproximadamente un 5% en 2030. Por otra parte, si se mantienen las tendencias y políticas actuales, la dependencia energética de la UE aumentará desde el 50% del consumo total de energía actual hasta el 65% en 2030.

El paquete de medidas a adoptar que propone la Comisión Europea pretende aportar soluciones a estos problemas centrándose en el desarrollo de un auténtico mercado interior de la energía, adoptando rápidamente el uso de tecnologías de producción de energía que emitan poco CO2 y ahorrando energía primaria.

La Comisión Europea considera que si se alcanza un acuerdo internacional sobre el marco posterior a 2012, podrá llegarse a reducir en un 30% las emisiones de los países desarrollados en 2020. Para reforzar su compromiso, la Comisión propone que la UE se comprometa ahora a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20% como mínimo, de aquí a 2020, especialmente a través del compromiso de utilizar tecnologías energéticas limpias.

La Comisión considera necesario mantener la posición de liderazgo mundial de la UE en materia de energía renovable, planteando el objetivo obligatorio de que el 20% de sus fuentes energéticas proceda de energías renovables en 2020. Además, el paquete de medidas legislativas sobre energías renovables que se presentará en 2007 incluirá medidas específicas para aumentar la proporción en el mercado tanto de los biocombustibles como de otras energías renovables en los sistemas de calefacción y refrigeración.

La investigación está considerada de crucial importancia para reducir el coste de la energía limpia y situar a la industria de la UE en primera línea del sector de la tecnología para reducir las emisiones de CO2. Por ello, la Comisión Europea propone un plan estratégico de tecnología energética, el gasto anual en investigación energética se incrementará al menos en un 50% en los próximos siete años.

Con el fin de ahorrar un 20% del consumo total de energía primaria en 2020, la UE utilizará aproximadamente un 13% menos de energía que en la actualidad, y ahorrará 100.000 millones de euros y alrededor de 780 toneladas de CO2 al año. Se propone aumentar la utilización de vehículos de alto rendimiento energético en el transporte, mejorar el rendimiento energético de los edificios existentes y la eficacia de la producción de calor y electricidad, de la transmisión y la distribución.

La Comisión Europea considera que las medidas propuestas están más que justificadas, incluso si no existiera el problema del cambio climático, ya que éste no es el único motivo de preocupación, también lo son la seguridad de los suministros de energía en la UE, la economía y el bienestar de los ciudadanos. Si se alcanzan los objetivos propuestos, la UE será cada vez menos sensible al incremento de los precios del petróleo y el gas, logrando un mercado energético más competitivo, al mismo tiempo el desarrollo de la tecnología y el empleo se verán estimulados.

Links: http://ec.europa.eu/energy/energy_policy/index_fr.htm

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Con índices tan grandes de concentración de gases contaminantes actualmente, cúal será los que habrá en los años que arriba indica el documento?.

Esas propuestas no tienen ningún sentido, han de hacerse de cumplimiento inmediato.

(requerido)

(requerido)


*