Las sinergias entre las energías renovables y el vehículo eléctrico

La electrificación del transporte en las dos próximas décadas, puede tener la misma fuerza impulsora para las energías renovables, que la que tuvo a principios del siglo XX, el motor de combustión interna para la industria petrolífera.

Autor: [Loreto Pazos Bazán-INTA]

La electrificación del transporte puede suponer el gran salto que necesitan las energías renovables para consolidarse, ya que esto podrá permitir superar algunos de los problemas que presentan en la actualidad, como son su gestión y la garantía de suministro. La eólica es la renovable que presenta, el mayor potencial a corto y medio plazo, pero la fotovoltaica y la solar termoeléctrica también jugarán un papel importante en determinadas regiones, como el sur de España.

Imagen1

Actualmente la producción de electricidad de origen renovable escapa al control de las empresas productoras o de las que gestionan la red. Por el contrario, la producción de electricidad a partir de fuentes de energía química como el carbón, el petróleo y, sobre todo, el gas natural, es mucho más flexibles para adaptarse a la curva de demanda de la red, y puede modularse en función de la demanda.

La integración bidireccional entre la red y los vehículos eléctricos crea las condiciones necesarias para integrar la generación de electricidad y el transporte, abriendo así un nuevo horizonte a las energías renovables.

Imagen2

Las baterías de los vehículos eléctricos pueden recargarse cuando “sobra” electricidad de origen renovable, y en un futuro no muy lejano verter la electricidad almacenada a la red en las horas punta. Las redes eléctricas reversible (V2G, de la red al vehículo en horas valle, y del vehículo a la red en horas punta), actúan como un sistema de almacenamiento distribuido, de forma similar a las centrales reversibles de bombeo, pero a una escala mucho mayor e implicando a miles o millones de vehículos que pasan la mayor parte del tiempo aparcados.

La tecnología V2G “Vehicle-to-Grid” requiere crear toda una infraestructura de red para que los coches eléctricos puedan actuar como almacenes energéticos de la red eléctrica mientras no estén circulando y por lo tanto contribuyan a la mejora del factor de carga del sistema eléctrico en su conjunto.

Por esta razón los vehículos eléctricos pueden jugar un papel clave para empezar a gestionar mejor la red, aplanar la curva de carga, aprovechar la llamada reserva activa (la cantidad de electricidad disponible para garantizar la inmediata disponibilidad en caso de necesidad por un aumento inesperado de la demanda), que en gran parte se desaprovecha  y permitir un aumento de la aportación de la eólica y otras energías renovables.

La red de distribución de electricidad ya existe y la infraestructura básica podría construirse en poco tiempo y sin grandes dificultades. Pero también hay importantes desventajas e inconvenientes. En primer lugar el coste y capacidad de las baterías, las limitaciones de tamaño y prestaciones de los vehículos eléctricos, el tiempo de recarga de las baterías, la ausencia total de puntos de recarga o de cambio de baterías, y los cambios que deberían producirse en la generación de electricidad y en la red de distribución.

Por carecer de la clásica infraestructura de transporte basada en los hidrocarburos, se piensa que serán China e India los países que acometan la más profunda electrificación del transporte, en el clásico salto tecnológico, muy similar al de los países en desarrollo que se han pasado a la telefonía móvil sin pasar por la telefonía fija. China es el mayor fabricante de baterías de litio y cuenta con BYD Motors y otras empresas punteras en el desarrollo de los vehículos eléctricos, al igual que India con Reva y Tata, y en ambos países se espera un enorme crecimiento del parque de vehículos paralelo a la aparición de una nueva clase media que por primera vez accederá a la motorización.

Baterías recargables

En la última década hemos asistido a una profunda mejora de las baterías, reduciendo su coste y permitiendo más ciclos de carga, a la vez que ha aumentado la capacidad de almacenamiento por unidad de peso y volumen, se ha eliminado el efecto memoria y ha aumentado su duración.

Imagen3

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hola.
Antes que nada, muchas gracias por el Blog.
Tengo un par de preguntas que siempre me planteo cuando se habla de este tema y creo que este es un buen sitio para plantearlas.
¿Qué pasa si tengo una urgencia y necesito coger mi coche y la batería esta descargada por que ha estado cediendo energía a la red?
Las cargas y descargas envejecen las baterías ¿Por que un usuario cualquiera debería dejar que la batería de su coche fuera completando ciclos de carga/descarga y fuera deteriorándose sin ni siquiera usar el coche?

Muchas gracias,

jaume

[...] This post was mentioned on Twitter by ecoaporta, madrimasd. madrimasd said: Blogs Las sinergias entre las energías renovables y el vehículo eléctrico: La electrificación del transporte en la… http://bit.ly/9RI2Yh [...]

(requerido)

(requerido)


*