Los esfuerzos para prevenir los efectos del cambio climático no son suficientes

De acuerdo a un estudio publicado por investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT), los compromisos de reducción de gases de efecto invernadero (GEI) alcanzados en los acuerdos de Copenague-Cancun lograran la estabilización de emisiones GEI en los países desarrollados pero el mismo estudio proyecta un aumento en las emisiones globales en el año 2100 del 95% respecto de las emisiones emitidas en el año 2010 asociadas al crecimiento económico de los países emergentes. Para prevenir los efectos del cambio climático a corto plazo se necesita implementar medidas adicionales para el control de las emisiones de GEI.

Autor: [R. M. Navarro- Grupo de Energía y Química Sostenibles- Instituto de Catálisis y Petroleoquímica]

El cambio climático es una de las fuerzas impulsoras del cambio en los sistemas de producción y consumo actuales. El Massachusetts Institute of Technology (MIT) ha publicado recientemente el estudio “Energy and Climate Outlook 2013” que tiene como objetivo el conocer cómo las actividades humanas, con el actual grado de desarrollo tecnológico, interaccionan con los sistemas de la Tierra y saber cuáles son los desafíos medioambientales y energéticos a los que debemos hacer frente en un mundo en el que el año 2100 tendrá una población estimada de alrededor de 10.000 millones de habitantes.  El estudio realiza una proyección, teniendo en cuenta los acuerdos de reducción Copenague-Cancun, del uso de los consumos energéticos, uso de tierras y emisiones de los 16 principales países y regiones del mundo hasta el año 2050 y de forma global hasta el año 2100. Las principales conclusiones del estudio son:

-  Los acuerdos de Copenague-Cancun podrán estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero en los países desarrollados, pero las emisiones globales continuaran creciendo en los países en vías de desarrollo (en 2100 se estima que las emisiones globales sean un 95% superiores a las emitidas en 2010)

- La transición hacia sistemas energéticos alternativos ha comenzado en los países desarrollados  y en China. Sin embargo los acuerdos Copenague-Cancún no ofrecían suficiente incentivo para crear la transformación necesaria en el sistema energético, como la adopción a gran escala de renovables, la captura de CO2 o los sistemas alternativos de propulsión en vehículos. Por esta razón las proyecciones realizadas en el estudio apuntan a sólo un 5% de contribución de las renovables al sistema eléctrico global del año 2050.

- El crecimiento de población llevará asociado un incremento en la producción y emisiones asociadas a la electricidad. La producción global de electricidad se incrementará un 85% desde 2010 a 2050 y las emisiones de CO2 asociadas crecerán un 46%.

- El crecimiento en la población y riqueza implicará un aumento significativo en el número de vehículos y las emisiones asociadas a ellos, especialmente en las regiones en desarrollo.  Las emisiones asociadas al transporte se estima que crezcan aproximadamente un 60% en el año 2050.

- Los cambios climáticos globales se aceleraran como consecuencia de los aumentos en las emisiones. Se proyectan cambios en temperaturas locales y globales, precipitaciones, nivel del mar y acidificación de océanos ( se proyectan incrementos de temperaturas de entre 3.5-6.5ºC en 2100, aumento del nivel del mar hasta 04-0.6 m en 2100 y acidez oceánica hasta valores de 7.85 en 2100).  

A pesar de las imprecisiones asociadas a los modelos climáticos usados en el estudio, incluso en el escenario más optimista se proyectan cambios climáticos que afectarán a los recursos alimentarios y acuáticos del planeta. Del estudio se deduce que la aplicación de los acuerdos de reducción Copenague-Cancun no serán suficientes para evitar la limitación de gases de efecto invernadero por debajo de valores que eviten consecuencias climáticas peligrosas. Por esta razón los autores del estudio concluyen que se hacen necesarios esfuerzos de reducción adicionales a los planteados en los acuerdos Copenague-Cancun para limitar la concentración de gases de efecto invernadero en el futuro  cercano.

 Mas información: Energy and Climate Outloook 2013 (http://globalchange.mit.edu/outlook2013)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

La verdad es que leer este artículo te deja con bastante pesimismo en el cuerpo. No entiendo cómo puede hablar el artículo de que las proyecciones realizadas en el estudio apuntan a sólo un 5% de contribución de las renovables al sistema eléctrico global del año 2050, cuando se supone que se está trabajando para que en 2020 el 20% de la generación eléctrica sea de renovables. ¿Quiere esto decir que las previsiones no se van a cumplir y que pese a que se está hablando tanto de eficiencia energética, ahorro energético y ciudades inteligentes, ciudades sostenibles, no estamos avanzando sino que vamos hacia atrás como los cangrejos?

Es cierto que si aumenta la población aumentará el número de vehículos, pero se supone que se está desarrollando el vehículo eléctrico que reduce las emisiones y que para esa fecha estará consolidado, o eso espero. También es verdad que más personas más emisiones, pero también estamos comenzando a trabajar en ciudades inteligentes, en edificios más sostenibles, en passivhaus y todo ello debe contribuir a mejorar la eficiencia y la sostenibilidad, ¿no?
Como dice Angustias, desanimáis un poco y espero que los cálculos de ese estudio no sean totalmente ciertos.

Cierto que el escenario presentado en el artículo es algo pesimista ante la concentración de gases de efecto invernadero en el futuro cercano pero no le quito la razón. Por ello, entiendo que se debería analizar en profundidad y fomentar globalmente una política de frenada que limite la emisión de gases de efecto invernadero a valores que eviten consecuencias climáticas peligrosas. Sin ello, por más que cuatro nos esforcemos en evitar emisiones de CO2, si los grandes consumidores no se regulan entiendo que por más que las Administraciones locales subvencionen y promuevan proyectos de energías limpias no podremos compensar con las grandes superficies y grandes consumidores. Estupendo artículo.

(requerido)

(requerido)


*