Archivo de junio, 2015

Reunión en CENER de lanzamiento del proyecto CAPTure (Competitive SolAr Power Towers)

El principal objetivo que se pretende conseguir con la realización de este proyecto consiste en reducir significativamente los costos de la energía termosolar mediante el desarrollo de un concepto innovador de planta termosolar, resultando de esta forma más competitiva respecto a otras tecnologías en el mercado energético.

ENVIADO POR: ECOTICIAS.COM / RED / AGENCIAS, 25/06/2015, 10:25 H

Los técnicos del departamento de Energía Solar Térmica de CENER (Centro Nacional de Energías Renovables) organizan hoy y mañana la reunión de lanzamiento del proyecto CAPTure (Competitive SolAr Power Towers), financiado por el programa Horizonte 2020 de la Unión Europea (Call for Competittive low-carbon Energy). CENER como coordinador del proyecto, ejerce de anfitrión en estas jornadas que se desarrollan en la sede del centro, ubicada en Sarriguren (Navarra). El principal objetivo que se pretende conseguir con la realización de este proyecto consiste en reducir significativamente los costos de la energía termosolar mediante el desarrollo de un concepto innovador de planta termosolar, resultando de esta forma más competitiva respecto a otras tecnologías en el mercado energético.

El proyecto CAPTure persigue aumentar la eficiencia de las plantas y reducir su LCOE (Levelized Cost Of Electricity), lo que viene a denominarse el coste normalizado de energía, mediante el desarrollo de los componentes clave que permitan implementar de manera óptima un concepto de planta innovadora. Esta configuración se basa en un concepto avanzado de ciclo combinado solar desacoplado y multi-torre, que no sólo aumenta la eficiencia del ciclo sino que también minimiza las ineficientes cargas parciales. De esta forma se conseguirá maximizar la eficiencia global, la fiabilidad y la gestionabilidad, factores todos ellos que están directamente relacionados con la competitividad en el coste de la energía en el mercado.

El consorcio del proyecto CAPTure está formado por 12 miembros, procedentes de 6 países europeos, tanto del ámbito de la investigación como de la industria. Además de CENER como coordinador, participan: Fundación Tekniker, Ciemat, Fraunhofer, Bluebox Energy Ltd, Commisariat a L’Energie Atomiqueet aux Energies Alternatives, FCT Hartbearbeitungs GmbH, Société Industrielle de Sonceboz S.A, Haver & Boecker OHG, TSK- Flagsol Engineering GmbH, K Controls Ltd, Electricité de France S.A y EUREC-EESV. En concreto, el departamento de Energía Solar Térmica de CENER participa aportando su dilatada experiencia principalmente en las tareas de diseño del receptor solar, integración y ensayo de sistemas, diseño de campo solar y también en el desarrollo y mejora del concepto avanzado global de ciclo combinado solar desacoplado multi-torre. El proyecto, tiene una duración estimada de 4 años y cuenta con un presupuesto de más de 6 millones de euros.

 Fuente original: http://www.cener.com/

Fuente: http://www.ecoticias.com/energias-renovables/104725/Reunion-lanzamiento-proyecto-CAPTure-Competitive-SolAr-Power-Towers

 

Etiquetas:

Aplicación de materiales nanoestructurados para baterías metal-aire

[Autor: Enrique García-Quismondo-Unidad de Procesos Electroquímicos, Instituto IMDEA Energía]

El almacenamiento de la electricidad y la gestión inteligente de la red es una de las prioridades para utilizar eficientemente los recursos energéticos y permitir una mayor penetración de las energías renovables en el sistema eléctrico. Las energías renovables, dada su naturaleza variable e intermitente, al igual que los vehículos eléctricos que empiezan a comercializarse, necesitan de baterías que permitan almacenar energía con un coste razonable [1]

Las limitaciones técnicas de las baterías actuales en términos de volumen/tamaño por Wh de energía almacenado representan una de las grandes fronteras tecnológicas de los próximos años. Se ha avanzado mucho, las baterías basadas en Litio-ión han recibido considerable atención, especialmente desde la introducción de las primeras celdas comerciales hace 20 años [2][3]. Sin embargo, estas baterías están todavía lejos de cumplir las especificaciones requeridas que permitan aumentar su penetración en mercados potenciales como por ejemplo en vehículos eléctricos y algunas aplicaciones de la red eléctrica [4]. Por esta razón se han abierto numerosas líneas de investigación sobre baterías que vayan más allá del Litio-ión. Algunas de ellas se encaminan a conseguir una batería recargable basada en los sistemas metal-aire.

Baterías de Metal-aire

Las baterías de Metal-aire están consideradas como una solución prometedora para el almacenamiento de energía en aplicaciones portátiles como dispositivos electrónicos y vehículos electrificados, así como para algunas aplicaciones de la red eléctrica, debido a que tienen el potencial de almacenar más energía por peso que las baterías de Litio-ión [4]. Están constituidas por un metal ligero y fuertemente reductor (electrodo negativo) que típicamente es litio, hierro, aluminio, magnesio o zinc, y por una estructura de material carbonoso donde tienen lugar las reacciones del oxígeno del aire (electrodo positivo). El electrolito, que puede ser acuoso o basado en un compuesto orgánico, tiene la función de permitir la conducción eléctrica y se sitúa en medio de ambos electrodos. Generalmente se incorpora un separador cuya función es evitar el contacto entre los electrodos. 

Este tipo de baterías se caracterizan por utilizar el oxígeno del aire en el electrodo positivo. Así, al no necesitar almacenar uno de los reactivos en el cuerpo de la batería, se reduce su volumen y peso con lo que aumenta su capacidad de almacenamiento de energía por kilogramo comparado con las baterías convencionales [5], como se muestra en la Figura 1. A partir de la misma se puede observar que si bien la gasolina proporciona mayor densidad energética y flexibilidad que la última generación de baterías de iones de litio (13 kWh/kg en la gasolina (8.9 kWh por litro), frente a 0.16 kWh por kg de las baterías de iones de litio), las baterías de Metal-aire representan un avance sustancial en la capacidad de almacenamiento de energía.

 

Figura 1. Energía específica práctica para algunas baterías recargables [6][7].

Problemática

Sin embargo, aunque las baterías de Metal-aire no recargables se han utilizado comercialmente durante mucho tiempo (el uso de baterías primarias de zinc-aire es frecuente en audífonos, en aparatos electrónicos portátiles y en el sector automotriz), en la actualidad muchos desafíos impiden la comercialización de baterías de este tipo con capacidad para dar cierto rendimiento durante muchos ciclos, que actualmente está limitada a su investigación a nivel de laboratorio [8].

Dos de los mayores retos consisten en optimizar el proceso de carga y descarga del elemento metálico que conlleva una transformación sólido-líquido que suele ser el origen de la formación de estructuras similares a raíces que causan cortocircuitos en la batería, y por otro lado controlar la entrada de aire en el electrodo positivo porque si penetrara en exceso el electrolito puede ser degradado por la humedad.

Sin embargo, la mayoría de las limitaciones actuales en el desarrollo de baterías de Metal-aire se encuentran en la electroquímica del electrodo positivo ya que las reacciones del oxígeno son de cinética lenta y poco eficientes, como consecuencia la potencia de salida de la batería está limitada y no se consiguen rendimientos de ciclo completo superiores al 50% [9][10]. Uno de los problemas observados es que aunque los investigadores están buscando diferentes materiales catalizadores para mejorar la actividad y la cinética de estas reacciones, la mayoría se basan en metales costosos como el cobalto, el platino, el iridio y el oro [11].

Desarrollos del Instituto IMDEA Energía

En el Instituto IMDEA Energía los investigadores de la Unidad de Procesos Electroquímicos están trabajando en el desarrollo de electrodos que contengan catalizadores basados en óxidos metálicos nanoestructurados cuya morfología permita alcanzar elevada actividad electrocatalítica para promover las reacciones del oxígeno en el electrodo positivo.

Lo que hace de estos óxidos metálicos un material prometedor para fabricar electrodos de aire es que se sintetizan a partir de química sol – gel por lo que se obtienen en forma de partículas de dimensiones nanométricas. A ese tamaño las partículas tienen una manera muy especial de interactuar con su entorno ya que presentan una elevada relación superficie / volumen. Una leve diferencia de tamaño implica un impresionante aumento de superficie, y es en la superficie donde se producen las reacciones químicas. Por lo que un material compuesto de nanopartículas tiene la posibilidad de multiplicar exponencialmente su actividad química.

Los investigadores de IMDEA Energía han preparado electrodos recubiertos con nanopartículas de óxido de manganeso, material que presenta las mismas capacidades que los metales nobles usados habitualmente como catalizador, pero que resulta más barato y abundante.

El análisis morfológico de estos electrodos ha mostrado que presentan una estructura porosa y está recubierto de partículas óxidos de manganeso de nanómetros de diámetro, proporcionando enorme área de superficie y espacio para que el electrolito de la batería se difunda. Los primeros experimentos eléctricos llevados a cabo a escala de laboratorio indican que los electrodos basados en óxidos nanoestructurados presentan prestaciones similares a los electrodos comerciales alcanzando incluso un mayor potencial de electrodo (ver Figura 2), factor que permitiría disponer de una batería con mayor voltaje entre bornes.

Pero aún queda mucho por hacer. Lo primero es establecer un procedimiento para la fabricación de electrodos de mayor tamaño a fin de evaluar sus prestaciones y su eficiencia energética en una celda completa a una escala más cercana al de las aplicaciones comerciales. A continuación es necesario incorporar elementos que permitan el uso de esos electrodos en dispositivos de uso práctico. Este es el trabajo que se está llevando a cabo actualmente en las instalaciones de IMDEA Energía enfocado esencialmente a la preparación y caracterización de electrodos basados en óxidos nanoestructurados a un tamaño de 200 cm2 de área geométrica a los que se les ha incorporado una película de difusión de aire de politetrafluoroetileno (PTFE) para controlar la entrada de aire y evitar la pérdida de electrolito (ver Figura 3).  

 

Figura 2. Curva de polarización de electrodos de aire basados en óxidos nanoestructurados y con un electrodo comercial. Detalle de la celda de ensayo.

 

Figura 3. Electrodos de aire basado en óxidos nanoestructurados (200 cm2).

References

[1]     R. Gross, P. Heptonstall, The costs and impacts of intermittency: An ongoing debate. “East is East, and West is West, and never the twain shall meet.,” Energy Policy. 36 (2008) 4005–4007.

[2]     S. Megahed, B. Scrosati, Lithium-ion rechargeable batteries, Journal of Power Sources. 51 (1994) 79–104.

[3]     A.R. Armstrong, P.G. Bruce, Synthesis of layered LiMnO2 as an electrode for rechargeable lithium batteries, Nature. 381 (1996) 499–500.

[4]     D. Linden, T.B. Reddy, HANDBOOK OF BATTERIES, 3ed ed., 2002.

[5]     D.G. Kwabi, N. Ortiz-Vitoriano, S. a. Freunberger, Y. Chen, N. Imanishi, P.G. Bruce, et al., Materials challenges in rechargeable lithium-air batteries, MRS Bulletin. 39 (2014) 443–452.

[6]     G. Girishkumar, B. McCloskey, A.C. Luntz, S. Swanson, W. Wilcke, Lithium-air battery: Promise and challenges, Journal of Physical Chemistry Letters. 1 (2010) 2193–2203.

[7]     P.G. Bruce, S.A. Freunberger, L.J. Hardwick, J.-M. Tarascon, Li – O 2 and Li – S batteries with high energy storage, Nature Materials. 11 (2012) 19–30.

[8]     M.-C. Lin, M. Gong, B. Lu, Y. Wu, D.-Y. Wang, M. Guan, et al., An ultrafast rechargeable aluminium-ion battery, Nature. (2015).

[9]     J.S. Lee, S.T. Kim, R. Cao, N.S. Choi, M. Liu, K.T. Lee, et al., Metal-air batteries with high energy density: Li-air versus Zn-air, Advanced Energy Materials. 1 (2011) 34–50.

[10]   M. a. Rahman, X. Wang, C. Wen, High Energy Density Metal-Air Batteries: A Review, Journal of the Electrochemical Society. 160 (2013) A1759–A1771.

[11]   L. Jörissen, Bifunctional oxygen/air electrodes, Journal of Power Sources. 155 (2006) 23–32.

Etiquetas:

Premio Internacional “EUBIA” a la empresa española Ingelia por su contribución tecnológica para el desarrollo de “Biocarbón”

La Asociación Europea de la Industria de la Biomasa (Eubia) ha premiado por primera vez una iniciativa española, en concreto a la empresa Ingelia, en su decimotercera edición. Ingenia ha recibido el galardón por su contribución a la valorización de la biomasa residual de forma sostenible mediante la implementación de la tecnología HTC (Carbonización Hidrotermal de Biomasa) a escala industrial para obtener “biocarbón”.

[Autor:  Jose A. Calles-Universidad Rey Juan Carlos]

Ingelia lleva tiempo desarrollando la tecnología HTC, mediante la cual se puede valorizar diferentes residuos orgánicos (piel de cebolla, paja de arroz, resto de poda, cáscara de naranja o lodos de depuradora y residuos urbanos) en un producto con elevado poder calorífico en forma de pellets para su uso como biocombustible. El proceso desarrollado y patentado por Ingelia tiene la ventaja de que permite utilizar como materia prima casi todo tipo de residuos orgánicos (ej: agroalimentarios, forestales o urbanos), independientemente de su grado de humedad, limitación importante de estos procesos, con un poder calorífico un 30% superior a los convencionales.

Recientemente Ingelia ha ido avanzando en el desarrollo de dicha tecnología, constituyendo el año pasado una alianza con la empresa multinacional del carbón CPL Industries, del Reino Unido, y más recientemente creando su primera filiar internacional en Italia, Ingenia Italia, de forma conjunta con Smarty Agency, como socio italiano.

En la actualidad tiene una planta de producción de Biocarbón en Valencia (Náquera) que opera desde 2010 y en la cual se utilizan residuos procedentes de poda, jardinería, agricultura y limpieza forestal obteniéndose un biocarbón con un poder calorífico (PCI) de 6000 kcal/kg. A través del acuerdo con CPL Industries se realiza su comercialización y se facilita la construcción de nuevas plantas en Europa, en primer en Inglaterra y posteriormente en otros países europeos (Alemania, Francia e Irlanda).

 

La filial italiana por su parte tiene previsto utilizar como materia prima del proceso residuos orgánicos urbanos. Para ello tienen un proyecto en el que se recogerán de forma selectiva residuos orgánicos de 14 municipios de la región de la Toscana para su procesamiento en una planta con una capacidad de procesar 75.000 Tn/año de estos residuos mediante 10 reactores basados en HTC, con una inversión prevista hasta 2016 de 15 MM€

Etiquetas:

EurasiaCat

[Autora: Raquel Portela-CSIC]

EurasiaCat es un proyecto Erasmus Mundus que nace con el objetivo de generar una red sólida y sostenible a largo plazo entre instituciones de la UE y Asia a través de la creación de vínculos académicos, culturales, sociales y económicos entre ellas mediante la movilidad de personas. En el proyecto, que comenzó el pasado mes de julio de 2014 y durará cuatro años, hasta el verano de 2018, participan 6 Universidades asiáticas, 5 Europeas (1 española), y el CSIC, y está coordinado por M. Olga Guerrero-Pérez, Profesora Titular de la Universidad de Málaga. Todos los grupos de investigación involucrados son punteros en el campo de la catálisis y del diseño y caracterización de materiales funcionales.

El presupuesto de este proyecto supera el millón y medio de euros que se dedicarán íntegramente a la concesión de becas para estudiantes de Máster, Pre y Postdoctorales, y también de personal. Las becas se ofertan a través de un concurso público en el cual puede participar cualquier investigador interesado que reúna los requisitos y tienen una duración de entre uno y 36 meses. Para optar a una beca en Asia hay que tener nacionalidad europea, y viceversa, para solicitar una beca en Europa hay que tener nacionalidad de Hong Kong, Macao, Taiwan o Singapur. Las becas incluyen gastos de viaje y visado, seguro de salud y accidentes, gastos de matrícula y una percepción mensual (1000€/mes para alumnos de Master, 1500€/mes de doctorado, 1800 €/mes postdoctorales y 2500€/mes el personal).

Las ofertas de becas aparecen regularmente en la web del proyecto. Para más información y para solicitudes de becas consultar la web: https://sites.google.com/site/emeurasiacat/home o contactar con la coordinadora (Olga Guerrero-Pérez, oguerrero@uma.es).

Etiquetas:

Celebración de la 23rd European Biomass Conference and Exhibition

Durante los días 1 a 4 de Junio se ha celebrado en la ciudad de Viena (Austria) la 23rd European Biomass Conference and Exhibition donde se ha puesto de manifiesto la situación actual y expectativas en la aplicación de la Biomasa como recurso energético, con la participación de 76 países y cerca de 1400 participantes.

 Autor: [Alberto Gonzalez Saez -Unidad de Biocarburantes- Dpto. de Energía- CIEMAT]

 La 23ª edición de esta conferencia ha posibilitado a la comunidad científica, así como la industria en el campo de la bioenergía en conjunto, una oportunidad para intercambiar conocimientos, para establecer nuevas colaboraciones y proyectos, así como para discutir y trabajar juntos en el futuro de este sector de la industria .

Se han abordado cinco grandes temáticas: los recursos de la biomasa; las tecnologías de conversión de biomasa para calefacción, refrigeración y electricidad; las tecnologías de conversión de biomasa para líquidos y gaseosos, productos químicos y materiales; las políticas de la biomasa, mercados y sostenibilidad y por último, la bioenergía. Así como la evaluación y criterios de sostenibilidad, los impactos ambientales de la bioenergía, o la percepción que tiene la ciudadanía sobre el tema.

La Unidad de Biocarburantes del Ciemat, que participa regularmente en las ediciones de este Congreso, ha presentado un trabajo de investigación, cuyo título es: “Oligosaccharides obtained from pretreated wheat straw for use in the food industry”.        El objetivo de dicho trabajo es la obtención de oligosacáridos de bajo grado de polimerización a partir de la fracción liquida obtenida durante el pretratamiento con steam explosión de paja de trigo seguido de una hidrólisis enzimática controlada. Estos oligosacáridos son productos de alto valor añadido que pueden ser usados en la industria alimentaria por su potencial efecto prebiótico.

Etiquetas:

Producción solar de hidrógeno a partir del agua: Proyecto HYDROSOL-Plant

[Autor: Alfonso Vidal; CIEMAT-Plataforma Solar de Almería]

Desde el punto de vista medioambiental, la mayor preocupación en los países industrializados está centrada en encontrar opciones viables al sector transporte causante de la emisión de gases de efecto invernadero. En efecto, el transporte, representa más del 30% del total de consumo de energía y depende de un 98% de los combustibles fósiles; este sector es la principal causa del incumplimiento de los objetivos y compromisos del Protocolo de Kioto.

Una de las respuestas a este problema es el uso de hidrógeno como fuente de energía y su transformación en electricidad por medio de las llamadas pilas de combustible. Esta propuesta reduciría la dependencia actual sobre los combustibles fósiles, ya que el hidrógeno podría ser generado a partir de otras fuentes primarias como las renovables. Igualmente se disminuiría la contaminación atmosférica y la emisión de gases de efecto invernadero, puesto que el único residuo generado por una pila de combustible es agua.

La utilización  hidrógeno a gran escala debería ir acompañada del necesario desarrollo de procesos de generación que garanticen un desarrollo sostenible sin el consumo de combustibles fósiles. El proyecto HYDROSOL tiene como objetivo principal  demostrar la viabilidad técnica de la producción solar de H2 a partir de radiación solar concentrada. 


Fig. 1 Vista del campo CRS con los helióstatos en primer término y la torre metálica.

El proyecto HYDROSOL PLANT, “Thermochemical HYDROgen production in a SOLar monolithic reactor: construction and operation of a 750 kW PLANT” (Producción solar termoquímica de hidrógeno en un reactor monolítico: construcción y operación de una planta de 750 KW), es proyecto financiado por la Unión Europea dentro de la iniciativa FCH-JU (Fuel Cell and Hydrogen Joint Undertaking, Iniciativa Tecnológica Conjunta en Pilas de Combustible e Hidrógeno). El proyecto cuenta con la participación de diferentes Instituciones y empresas europeas, APTL (Aerosol and Particle Technology Laboratory, Laboratorio de Tecnología de Partículas y Aerosoles, Grecia), DLR (German Aerospace Center, Agencia Aeroespacial Alemana, Alemania), HYGEAR (Engineering for sustainable growth, Ingeniería para un crecimiento sostenible, Holanda), CIEMAT (España) y HELP-RES (Hellenic Petroleum – Renewables Energy Resources S.A, Compañía de Petróleos Helénica-Fuentes de Energía Renovables, S.A.), y la Plataforma Solar de Almería perteneciente al  CIEMAT.

Este proyecto vendría a completar iniciativas anteriores, como HYDROSOL II e HYDROSOL-3D que han permitido demostrar la viabilidad técnica del proceso, puesto que se ha avanzado en  el desarrollo de un ciclo termoquímico,  la introducción el concepto de reactores solares monolíticos multi-canal y, finalmente, se ha conseguido la integración del receptor en una planta de torre central.

Los ciclos termoquímicos son procesos considerados como solución a medio-largo plazo para la producción masiva de H2 limpio a partir de energía solar mejorando los rendimientos alcanzados en la disociación electrolítica del agua (con eficiencias en el entorno del 25-30%). Los ciclos termoquímicos constan de una serie de reacciones químicas endotérmicas y exotérmicas que tienen como objetivo la descomposición del agua en hidrógeno y oxígeno de forma separada (en dos etapas distintas). Entre los más de 100 ciclos posibles que se encuentran descritos en bibliografía, merece la pena destacar los ciclos basados en óxidos metálicos cuyo esquema se resume en el diagrama siguiente:

Activación (1000 – 1200 ºC)

Hidrólisis (700 – 1000ºC)

El objetivo del proyecto HYDROSOL-Plant sería completar el estudio realizado en estos últimos años, mediante la construcción de una planta de demostración de 750 kW a instalar en la Plataforma Solar de Almería, PSA-CIEMAT,  que produzca hidrógeno a partir del agua  con unos requerimientos mínimos para la producción y almacenamiento in-situ. Por lo tanto, la futura planta integrará todas las etapas del proceso: producción, purificación y almacenamiento del hidrógeno producido. Este estudio se completará con un estudio técnico-económico y un análisis de mercado que determinará la viabilidad del escalado del proceso.

[1]. Página web proyecto  http://hydrosol-plant.certh.gr

Etiquetas:

Gas Natural frente a Diesel en vehículos pesados: comparando las implicaciones climáticas de ambos combustibles

En los últimos años se está asistiendo a la introducción del gas natural como combustible en vehículos debido a sus ventajas medioambientales frente al diésel en lo que se refiere a reducción de emisiones. Sin embargo la mayor bondad medioambiental de los vehículos alimentados por metano ha sido puesta en duda en un reciente estudio científico en el que se comparan los efectos climáticos del uso de diésel o gas natural en vehículos pesados. Los investigadores del estudio han llegado a la conclusión de que los beneficios medioambientales del uso de metano como combustible en automoción pueden no llegar a serlo si no se implementan medidas para mejorar la eficiencia de los motores alimentados por metano y se reducen las emisiones de metano en la cadena de producción y suministro de dicho gas.

Autor: [R. M. Navarro – Instituto de Catálisis y Petroleoquímica (CSIC)]

Las recientes innovaciones tecnológicas para la extracción de gas natural (fractura hidráulica horizontal (fracking)) han hecho que las reservas de este gas hayan crecido considerablemente en los últimos años. El gas natural es además un combustible que tiene poca intensidad en carbono lo que significa menores emisiones de CO2 por unidad de energía generada comparado con otros combustibles fósiles, lo que ha significado que el gas natural sea considerado comparativamente beneficioso para el medioambiente respecto del resto de combustibles fósiles.  La  combinación de ambos factores, mayores recursos y menor efecto medioambiental, se ha traducido en un notable interés en el uso del gas natural como combustible alternativo al diésel en vehículos pesados. 

Sin embargo, en estudios científicos recientes se ha hecho hincapié en la necesidad de hacer un análisis más detallado de los efectos medioambientales a medio y largo plazo del uso masivo de metano. Mientras que es cierto que el gas natural emite menos CO2  que otros combustibles fósiles durante su combustión, el potencial beneficio climático de este hecho puede verse reducido o incluso retrasado dependiendo de la magnitud de las pérdidas de metano que se tengan en el ciclo de extracción, distribución y uso del metano. Aunque el metano decae más rápidamente que el CO2 en la atmósfera, su potencial como gas de efecto invernadero es muy superior al del CO2 y su influencia en el clima puede ser significativa durante décadas. Teniendo en cuenta este hecho, se hace necesario analizar la influencia climática del uso del metano teniendo en cuenta también esta perspectiva.

En este escenario, un equipo de investigadores de la Fundación para la defensa del medioambiente y de la Universidad de Columbia ha realizado un estudio comparativo [1]  sobre las implicaciones climáticas derivadas del cambio de diésel a gas natural en diferentes vehículos pesados. En el estudio han examinado diferentes tipos de motores y sistemas de almacenamiento para gas natural y diferentes escenarios de pérdidas de metano en el ciclo de extracción, distribución y uso del metano. Los resultados del estudio mostraron que el cambio de diésel a gas natural en vehículos pesados implicará un empeoramiento en el impacto climático en los próximos 50-90 años derivados de la menor eficiencia de los motores alimentados con gas natural y al impacto como gas de efecto invernadero de las pérdidas de metano actuales en la cadena de extracción y distribución. No obstante, los autores del estudio también indican que el cambio de diésel a metano como combustible en vehículos tiene potencial para producir beneficios climáticos significativos siempre y cuando se produzcan mejoras significativas en los niveles de pérdidas de metano en la cadena de extracción y distribución así como mejoras en la eficiencia de los motores de combustión alimentados por metano.

Más información

J. R. Camuzeaux, R.  A. Alvarez, S. A. Brooks, J. B. Browne, T. Sterner, Influence of methane emissions and vehicle efficiency on the climate implications of heavy-duty natural gas trucks

Enviromental Science &Technology , 2015; 150519080024002 DOI: 10.1021/acs.est.5b00412

 

Etiquetas: