Archivo de enero, 2016

Materiales carbonosos dopados con N como catalizadores para pilas de combustible

[Autor: Manuel Montiel-Universidad Autónoma de Madrid]

Las pilas de combustible de baja temperatura alimentadas con hidrógeno o alcoholes de baja masa molecular son dispositivos capaces de producir electricidad de manera efectiva mediante la oxidación del hidrógeno/alcohol en el ánodo y la reducción de oxígeno en el cátodo. Tradicionalmente, como cátodo, se han empleado catalizadores de Pt o aleaciones como PtCo, debido a su alta actividad en la reacción de reducción de oxígeno (ORR). Sin embargo, son conocidos algunos inconvenientes que presentan estos materiales además de su alto precio, como la baja tolerancia a los alcoholes o la degradación de los catalizadores en las condiciones de operación.

 

Reprinted with permission from Jintao Zhang, Liming Dai. ACS Catalysis. 2015;5:7244−53. Copyright 2015, American Chemical Society

Durante los últimos años se han encontrado algunas alternativas al uso de catalizadores derivados de Pt, entre las que se puede destacar los materiales carbonosos dopados con heteroátomos tales como B, S, N o P [1-4]. Estos materiales presentan buena actividad frente a la ORR, especialmente en medio alcalino, además de tolerancia a los alcoholes y gran estabilidad electroquímica. De éstos, los materiales dopados con nitrógeno (NC) son unos buenos candidatos para su uso como cátodos en pilas de combustible de baja temperatura. La presencia de átomos de N en la red de carbono puede crear principalmente 4 tipos de grupos funcionales (piridínicos, de tipo pirrol, de tipo grafítico y especies de N oxidadas) de los que los de tipo grafítico y los piridínicos son considerados los sitios activos para la ORR en medio básico.

La síntesis de este tipo de materiales se ha llevado a cabo, tradicionalmente, por dos vías:

  • mediante síntesis directa a partir de polímeros que contienen átomos de C y N, como polipirrol, polianilina, poliacrilonitrilo…
  • mediante un tratamiento de dopado sobre el material carbonoso, empleando atmósferas ricas en nitrógeno ( , plasma de N-ion…)

Una alternativa al empleo de estos precursores la podemos encontrar en materiales ricos en C que provienen de recursos naturales renovables. En la biomasa, además de C, H y O, podemos encontrar no-metales como N, S y P y metales como Fe, Cu o Co. Esta biomasa se puede transformar, entre otras cosas, en materiales carbonosos dopados con distintos heteroátomos. Todos estos elementos, que se encuentran en distintas proporciones dependiendo del origen de la materia orgánica, pueden facilitar la formación de sitios activos para la ORR y así mejorar la eficacia de los catalizadores. Biomoléculas como aminoácidos, péptidos, glicopéptidos, proteínas, aminato/amidato sacáridos o polisacáridos (glucosamina (GA), N-acetilglucosamina…) pueden servir como precursores ricos en C y N. La relación N/C en biomasa aumenta según el orden vegetal < algas < animal, con contenidos de N que pueden ir desde menos del 1% de la hierba hasta más del 6% para las semillas de soja, del 12% para las microalgas y zooplacton o cerca del 15% para el pelo o la seda de gusanos. Esto significa que los precursores de origen animal son más adecuados para la preparación de NCs sin emplear fuente de nitrógeno adicionales. Como ejemplos de esto, un artículo de Song y colaboradores [5] describe la preparación de NC a partir de huesos de pollo, uno de los mayores subproductos de las aves de corral; o White y colaboradores, que emplean los caparazones de gambas, compuestos de quitina y carbonato de calcio, como fuente de N y C (de la quitina) y, simultáneamente, el CaCO3 sirve como una plantilla natural para aumentar la porosidad y que es fácilmente eliminable [6].

Por otro lado, la conversión de la biomasa en estos materiales carbonosos dopados se puede llevar a cabo mediante diferentes métodos:

  • Pirólisis y carbonización hidrotérmica: descomposición de la materia orgánica a elevadas temperaturas en atmósferas inertes, en ausencia o presencia de agua. Estos métodos producen materiales con porosidad y áreas superficiales no muy elevadas, por lo que se emplean métodos complementarios de activación de los materiales (activación física o química o empleo de plantillas).
  • Carbonización ionotérmica: carbonización de disoluciones de materia orgánica en líquidos iónicos.
  • Carbonización por microondas: empleo de microondas para la carbonización de la biomasa, que permite un ahorro de tiempo y un calentamiento más uniforme de la muestra. También se puede realizar una activación química o física de los materiales de manera complementaria.

En el artículo publicado recientemente por Antolini [1] se discuten con más detalle los métodos de preparación y las fuentes empleadas para la fabricación de NCs, además de las propiedades fisicoquímicas y electroquímicas de los materiales obtenidos.


Bibliografía

[1] Antolini E. Nitrogen-doped carbons by sustainable N- and C-containing natural resources as nonprecious catalysts and catalyst supports for low temperature fuel cells. Renewable and Sustainable Energy Reviews. 2016;58:34-51.

[2] Zhang J, Dai L. Heteroatom-Doped Graphitic Carbon Catalysts For Efficient Electrocatalysis Of Oxygen Reduction Reaction. ACS Catalysis. 2015;5:7244−53.

[3] Del Cueto M, Ocón P, Poyato JML. Comparative study of oxygen reduction reaction mechanism on nitrogen-, phosphorus-, and boron-doped graphene surfaces for fuel cell applications. Journal of Physical Chemistry C. 2014;119:2004-9.

[4] Domínguez C, Pérez-Alonso FJ, Al-Thabaiti SA, Basahel SN, Obaid AY, Alyoubi AO, et al. Effect of N and S co-doping of multiwalled carbon nanotubes for the oxygen reduction. Electrochimica Acta. 2015;157:158-65.

[5] Song H, Li H, Wang H, Key J, Ji S, Mao X, et al. Chicken bone-derived N-doped porous carbon materials as an oxygen reduction electrocatalyst. Electrochimica Acta. 2014;147:520-6.

[6] White RJ, Antonietti M, Titirici M-M. Naturally inspired nitrogen doped porous carbon. Journal of Materials Chemistry. 2009;19:8645-.

Etiquetas:

Resultados prometedores del catalizador de fe-pd para reacciones de hidrodesoxigenación

[Autor: Antonio Berenguer-Instituto IMDEA Energía]

Los catalizadores que contiene hierro se presentan como una alternativa económica para eliminar el oxígeno presente en sustancias de origen vegetal y transformarlas en otras con interés como biocombustibles. Sin embargo, estos catalizadores exhiben una baja actividad catalítica y pueden desactivarse fácilmente debido a la corrosión o a la oxidación promovida por el agua generada durante el proceso de producción de biocombustibles. Los catalizadores constituidos por materiales preciosos como paladio o platino no se oxidan fácilmente, pero muestran una baja eficiencia en la eliminación de oxígeno en materiales de origen vegetal (debido al alto consumo de hidrógeno), además del hecho que estos metales tiene un precio muy elevado. Científicos procedentes del “Northwest National Laboratory (PNNL)” y de la “Washington State University (WSU)” han descubierto que añadiendo una pequeña cantidad de paladio a los catalizadores de hierro, se puede obtener un material capaz de eliminar rápidamente los átomos de oxígeno; liberando fácilmente los productos deseados, y con una alta resistencia a la oxidación.

 

Investigadores han demostrado como la adición de paladio (Pd) impide la desactivación (adición de oxígenos, esferas rojas) de catalizadores formados por hierro en la reacción que elimina oxigeno presente en la materia prima para producir biocombustibles.

Imagen: American Chemical Society.

“El efecto sinérgico existente entre el paladio y el hierro es increíble”, según las declaraciones del Dr. Yong Wang, que ha dirigido las investigaciones presentadas en los dos artículos destacados en la portada de la revista ACS Catalyst. “Cuando ambos metales se combinan, el catalizador es de lejos mucho mejor que cada metal por sí sólo, teniendo en cuenta términos de actividad, estabilidad y selectividad.” Dr. Wang trabaja tanto en el PNNL, donde es director asociado en el Instituto de Catálisis Integrada  y en la WSU, donde es profesor  distinguido.

Para crear biocombustibles, sustitutos de la gasolina, del diésel y de los combustibles para aviones, los científicos necesitan desarrollar catalizadores rápidos y eficientes en el proceso de eliminación de los átomos de oxigeno presentes en la lignina, que se encuentra en abundancia, en las plantas. Altos contenidos de oxígeno dan lugar a la generación de un combustible pobre en energía y este combustible produciría daños importantes en todos los motores en los cuales se utilizan combustibles fósiles. Este estudio muestra como un sistema catalítico formado por dos metales podría mejorar el catalizador y minimizar la cantidad de hidrogeno necesaria para la eliminación oxígeno, lo que se  traduciría también en una reducción de los costes asociados.

“En los biocombustibles, necesitamos eliminar la mayor cantidad de oxígeno para aumentar la densidad energética”. “Por supuesto, en el proceso, queremos minimizar el coste asociado a la eliminación de oxígeno. En el presente caso, minimizamos el consumo de hidrógeno e incrementamos la acidez total, obteniendo altas selectividades con respecto a los productos deseados” según comenta Dr. Wang.

El equipo realizó estudios experimentales y teóricos para determinar cómo los átomos presentes en la superficie del catalizador interaccionan con el m-cresol,  que ha sido utilizado como compuesto modelo presente en los derivados de la biomasa lignocelulósica. El equipo ha utilizado instrumentos avanzados de caracterización de materiales, incluyendo microscopía electrónica de transmisión de alta resolución,  y espectroscopia de fotoelectrones de rayos X. El equipo también ha utilizado métodos  de cálculo ab initio para interpretar los resultados experimentales.

Estos estudios indican que añadiendo cantidades sumamente pequeñas de paladio sobre el catalizador de hierro se promueve el recubrimiento de la superficie de hierro por hidrógeno, haciendo la reacción de hidrodesoxigenación altamente favorable. El paladio también previene que el hierro se oxide por el agua generada y mejora aún más la liberación de las moléculas aromáticas deseadas. El resultado: menos hidrógeno es consumido para eliminar el oxígeno de las moléculas derivadas de la biomasa.

¿Qué será lo próximo? El equipo está diseñando catalizadores para trabajar bajo condiciones más húmedas. “Nuestro trabajo involucra compuestos modelo, queremos estudiar las condiciones más realistas, en las cuales hay aún más agua y se quiere eliminar la mayor cantidad de oxígeno posible”, dijo el Dr. Wang.

Publicaciones asociadas:

Synergistic Catalysis between Pd and Fe in Gas Phase Hydrodeoxygenation of m-Cresol. Y. Hong, H. Zhang, J. Sun, K. M. Ayman, A. J. R. Hensley, M. Gu, M. H. Engelhard, J. S. McEwen, and Y. Wang, ACS Catal., 2014, 4 (10), 3335-3345.

Enhanced Fe2O3 Reducibility via Surface Modification with Pd: Characterizing the Synergy within Pd/Fe Catalysts for Hydrodeoxygenation Reactions. A. J. R. Hensley, Y. Hong, R. Zhang, H. Zhang, J. Sun., Y. Wang, and J. S. McEwen, ACS Catal., 2014, 4 (10), 3381–3392.

Fuente: Pacific Northwest National Laboratory.

Etiquetas:

Gasificación solar

[Autor: Alfonso Vidal-CIEMAT]

El término economía del hidrógeno responde a una visión de futuro donde el hidrógeno, generado de forma limpia y económica, serviría para alimentar el grueso de las necesidades energéticas de la sociedad.

En la actualidad la fuente principal de producción de H2 son los combustibles fósiles, fundamentalmente gas natural y carbón, mediante procesos de reformado y gasificación. La amplia gama de opciones en lo que se refiere a fuentes o/y aplicaciones que se reflejan en la figura 1, sin ser exhaustiva, ilustra la flexibilidad de los sistemas energéticos de hidrógeno y pilas de combustible. Por ejemplo, la energía térmica solar concentrada puede constituir una opción segura y potencialmente económica para la producción de hidrógeno a gran escala, especialmente en la Europa meridional.

 

Fig. 1.  Hidrógeno: fuentes de energía primaria, vías de conversión y aplicación [1].

A la hora de plantear una estrategia de desarrollo de las tecnologías de producción de hidrógeno, resulta esencial conocer el contexto y el esquema temporal en que se prevé su implantación. La solarización a corto plazo de los procesos de producción de H2 deberia centrarse en procesos a partir de combustibles fósiles que son hoy en dia los más utilizados, con tecnologías totalmente probadas y desarrolladas: reformado de metano, gasificación de carbón, etc. la disociación del agua sería la forma mas idonea de producir hidrógeno en el futuro, una vez se haya desarrollado la tecnología adecuada (electrolisis, ciclos termoquímicos, foto descomposición) incrementando sus eficiencias.  

La gasificación de materiales carbonosos es una ruta de gran interés en la transición a la economía del hidrógeno. En este proceso un sustrato carbonoso (carbón, biomasa, restos agrícolas, etc) es transformado en un gas combustible mediante una serie de reacciones que ocurren a una temperatura determinada en presencia de un agente gasificante (aire, oxígeno y/o vapor de agua ). La gasificación es un proceso complejo, pero la conversión química global puede ser representada por la reacción neta simplificada:

Ademas, la gasificación es una tecnología comercialmente disponible, utilizada ampliamente alrededor del mundo y preparada para tener un crecimiento significativo en el mundo. La capacidad de gasificación mundial es 45.000 MWth equivalentes, con un crecimiento potencial en potencia instalada del 70% para el año 2019 fundamentalmente en Asia (80%).

El proceso de gasificación solar presenta algunas ventajas importantes para su solarización, dado que se trata de un proceso fuertemente endotérmico, lo que permite aproivechar al máximo el aporte de calor procedente de la radiación solar. Ademas, permite un ahorro de combustible solido, se reducen considerablemente las emisiones de CO2 y se evita la etapa de separación de los subproductos de combustión. La solarización de este tipo de procesos pasa por resolver los problemas técnicos inherentes al uso de la radiación solar, es decir, variaciones típicas del flujo de energía solar, especialmente en lo que respecta al desarrollo de receptores/reactores para este objetivo.

El CIEMAT tiene una larga tradición en la producción de H2 vía combustibles fósiles con proyectos realizados a escala real en la Plataforma Solar de Almería, cabe citar la participación en proyectos como el ASTERIX (170 kW) en la década de los 90 [2], para el reformado de metano, el proyecto SYNPET (500 kW) [3],  colaboración de los siguientes Centros: CIEMAT, ETH-Zurich y PDVSA, cuyo objetivo era desarrollar la tecnología de plantas de gasificación solar de coque utilizando sistemas de concentración solar tipo torre. O más recientemente el proyecto SOLSYN (200 kW) realizado en colaboración con el PSI (Paul Scherrer Institute) que tenía como objetivo la gasificación de residuos de diferentes orígenes: residuos agrarios, residuos solidos urbanos o neumáticos.

La apuesta por tecnologias como la gasificación solar puede ser una buena oportunidad para lograr una “transición a una economía limpia” en consonancia con los acuerdos adoptados durante la cumbre del Clima (COP21), que consagra un límite al calentamiento global, pero admite el uso de combustibles fósiles, al tiempo que establece una contabilidad obligatoria de emisiones con la adopción de herramientas de transparencia, como los inventarios, para intentar que el control sea lo más efectivo.

[1] La energía del hidrógeno y las pilas de combustible. Una visión para nuestro futuro. Informe Final del Grupo de Alto Nivel. EU 20719 ES. Comisión Europea. Direccion General de Investigación. http://www.cordis.lu/sustdev/energy.

[2] Solar steam reforming of methane. Manfred Böhmer, Ulrich Langnickel and, Manuel  Sanchez . Solar Energy Materials 24 (1991) 441-448.

[3] Upscaling of a 500 kW Solar Gasification Plant. Vidal, T. Denk, L. Steinfeld, L. Zacarías 177. Schriften des Forschungszentrums Jülich Energy & Environment Volume 78-3. ISBN 978-3-89336-654-5. Proceedings 18th World Hydrogen Energy Conference 2010 – WHEC 2010 : Parallel Sessions Book 3.

Etiquetas:

Generan biodiesel a partir del aceite de fritura de la cafetería de la URJC

Un grupo de investigación de la Universidad Rey Juan Carlos genera biodiesel, en una planta piloto situada en la Centro de Apoyo Tecnológico de la Universidad, a partir del aceite de fritura procedente de la cafetería universitaria. 

 [Autor: R. Sánchez Vázquez – URJC]

Juan Antonio Melero, catedrático de Ingeniería Química, es responsable de una de las líneas de investigación del Grupo de Ingeniería Química y Ambiental de la Universidad Rey Juan Carlos, centrada en la búsqueda de alternativas energéticas renovables y sostenibles para el transporte.

 En una entrevista llevada a cabo por Cadena Ser, Melero explica algunas de las líneas de investigación en las que trabajan. Estas líneas se centran en la obtención de biocarburantes de segunda generación a partir de materias primas residuales, por un lado residuos oleaginosos y, por otro, residuos lignocelulósicos. El grupo de investigación liderado por Melero utiliza aceite de fritura de la cafetería universitaria para producir biodiesel. El aceite residual es transformado, sin ningún tipo tratamiento previo, en un reactor en continuo a escala planta piloto situado en el Centro de Apoyo Tecnológico de la universidad. El biodiesel obtenido tras el proceso presenta muy buenas propiedades físico-químicas y cumple con los parámetros establecidos por la normativa UNE-EN 14214, por lo que podría ser utilizado en los motores diesel convencionales.

En el siguiente enlace podrás encontrar la entrevista con Juan Antonio Melero en Cadena Ser. En ella podemos escuchar las interesantes explicaciones de Melero sobre las líneas de investigación en las que trabajan y los principales inconvenientes que se deben afrontar para que estos combustibles se conviertan en una alternativa real.

http://cadenaser.com/emisora/2015/12/31/ser_madrid_sur/1451568062_192932.html

Etiquetas:

CO2 supercrítico: El fluido del futuro para la generación de electricidad en las plantas termosolares actuales

 [Autor: Miguel A. Reyes-Instituto IMDEA Energía]

El actual uso de la Energía Solar de Concentración (CSP) está representando un hito en los sistemas de producción de electricidad para el nuevo milenio. Su potencial como una fuente de energía limpia y renovable, unido a la posibilidad del almacenamiento de grandes cantidades de energía ha sido ya probado comercialmente. A día de hoy, el coste de producción de la electricidad mediante esta tecnología  todavía no es competitivo comparado con la producción mediante combustibles fósiles. Por esta razón, muchos estudios están siendo llevados a cabo en el campo de la energía termosolar para alcanzar el abaratamiento en los costos de producción de la electricidad. Estos estudios están centrados en la mejora del rendimiento de los diversos componentes de la planta termosolar (campo de heliostatos, receptor central, sistemas de almacenamiento térmico, intercambiadores de calor, bloque de potencia y sistemas de control).

En el marco del proyecto regional ALCCONES, la investigación está centrada en el desarrollo de nuevos receptores, el diseño de sistemas de almacenamiento térmico avanzados y una mejor comprensión en la integración del bloque de potencia en plantas solares. Por lo que respecta al bloque de potencia, se están investigando nuevos fluidos de trabajo que permitan obtener mayores rendimientos en la conversión termoeléctrica. En este contexto, se ha encontrado que el dióxido de carbono (CO2) cuando se mantiene en unas condiciones de temperatura y presión por encima de su punto crítico (73bar y 32ºC) se comporta de una forma peculiar. Este nuevo estado, es conocido como fluido supercrítico (sCO2) y puede utilizarse para mover un ciclo Brayton modificado tal como han propuesto diversos estudios [1,2].

Esta nueva sustancia ha mostrado el potencial de conseguir rendimientos en la conversión termoeléctrica muy altos para niveles de temperatura intermedios (cerca del 50%, lejos del rango habitual del 40%-45% observado con los ciclos de potencia convencionales). Tales niveles de rendimiento son explicados por las grandes variaciones en densidad y calor específico del sCO2 lo que conlleva que mucha más energía pueda ser extraída en la turbina en comparación con la consumida por el proceso de compresión. Además, las altas densidades del sCO2 conllevan a un diseño de la turbomaquinaria muy compacto en comparación con las utilizadas actualmente en ciclos de vapor, aire o helio como fluidos de trabajo, tal como se muestra en la figura siguiente [3].

Figura: Representación a escala de turbinas para diferentes fluidos de trabajo (vapor, Helio y sCO2).

Los estudios de investigación también han mostrado que pequeños cambios en las condiciones de operación del fluido pueden tener un efecto importante en el rendimiento del ciclo. En este contexto, la investigación se está centrando en el diseño detallado de los componentes de una planta termosolar trabajando con CO2 supercrítico, como por ejemplo el programa SunShot del Departamento de Energía de Estados Unidos [4].

 

Etiquetas:

La Cumbre del Clima de París

[Autores: D. Herranz, P. Ocón. Universidad Autónoma de Madrid]

El cambio climático es un problema a nivel mundial del            que cada vez se va consiguiendo una mayor concienciación lo cual está permitiendo que los países reconozcan su gravedad y vayan dando los pasos para su solución.

De esta preocupación nacieron las Conferencias Internacionales sobre el Cambio Climático (o Conferencias de las Partes), de las cuales la última, la COP21, se ha celebrado en París (Francia), desde el 30 de noviembre hasta el 11 de diciembre de 2015. A la conferencia han asistido 45000 participantes y un total de 195 países han participado. Antes de la conferencia se celebró una reunión previa en Bonn, del 19 al 23 de octubre de 2015, a la que asistieron los ministros de medio ambiente de todo el mundo[1].

El objetivo de la conferencia era lograr un acuerdo vinculante y universal sobre el clima y más en concreto sobre las emisiones de gases de efecto invernadero. Este objetivo se ha alcanzado ya que con la aprobación del acuerdo de París se ha logrado por primera vez en la historia un acuerdo universal sobre los métodos para reducir el cambio climático. El acuerdo pasará a ser jurídicamente vinculante si al menos 55 países que representes por lo menos el 55% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero se adhieren a él a través de la firma seguida de su ratificación, aceptación, aprobación o adhesión. El periodo para firmarlo se ha establecido entre el 22 de abril de 2016 y el 21 de abril de 2017 y el acuerdo será aplicado a partir de 2020.

Los puntos a los que se ha llegado en el acuerdo han sido: mantener el aumento de la temperatura media global muy por debajo de 2ºC respecto a la era preindustrial, los paises desarrollados deberán proporcionar recursos financieros a los paises en desarrollo para que puedan seguir creciendo y lo hagan de forma sostenible, en concreto se acuerda dar conjuntamente entre los países desarrollados 100.000 millones de euros anuales a partir del 2020 que deberá ser revisado al alza antes de 2025, cada país que ratifique el acuerdo establecerá necesariamente un objetivo de reducción de emisiones que será voluntario, y que en caso de incumplirse conllevará que el país sea señalado y alentado a mejorar. Ni los objetivos nacionales ni los compromisos de financiación son legalmente vicunlantes.[2]

Las conclusiones que se han sacado de este acuerdo varían bastante, desde consideraciones positivas como “Cuando vinimos a París, el objetivo de limitar el aumento de temperatura a 2ºC ni siquiera estaba en el texto y hoy estamos hablando de que cita una voluntad de trabajar para avanzar hacia un límite de 1,5ºC para 2100” de la ministra de Medio Ambiente española, Isabel García Tejerinaó “Para las empresas el texto es muy positivo porque da una señal muy clara a la inversión a largo plazo con un objetivo muy ambicioso de 2° y incluso bajando a 1,5°” según fuentes del Consejo Mundial de los Negocios para el Desarrollo Sostenible[3] hasta consideraciones mucho más críticas como “A pesar de la publicidad positiva, el acuerdo de París no logra colmar las expectativas. Los políticos afirman que es un acuerdo justo y ambicioso, pero es exactamente lo opuesto. Se está engañando a la gente” de DiptiBhatnagar, coordinadora del programa Justicia Climática y Energía de Amigos de la Tierra Internacional o “se ha perdido una oportunidad de reforzar e internacionalizar un cambio de modelo basado en las renovables, que mantenga bajo tierra el 80% de los recursos fósiles, frene la industria extractivista y se ajuste a los límites planetarios” de Ecologistas en Acción, que también han dicho del acuerdo que “se ha optado en cambio por consagrar la mercantilización del clima y las ‘falsas soluciones’”. También hay muchas opiniones que lo consideran un paso positivo pero aún insuficiente, como por ejemplo reflejan las palabras del director de Greenpeace Internacional,KumiNaidoo “El Acuerdo de París es solo un paso en un largo camino, y hay partes en este acuerdo que resultan frustrantes y decepcionantes, pero es un avance. El acuerdo por sí solo no nos sacará del agujero en que estamos metidos, pero hace que la cuesta para salir de él sea menos empinada”[4].

Referencias

[1] «Wikipedia,» [En línea]. Available: https://es.wikipedia.org/wiki/XXI_Conferencia_sobre_Cambio_Clim%C3%A1tico. [Último acceso: 21 12 2015].
[2] N. Unidas, «Convención Marco sobre el Cambio Climático. FCCC/CP/2015/L.9,» 12 12 2015. [En línea]. Available: http://unfccc.int/resource/docs/2015/cop21/spa/l09s.pdf. [Último acceso: 21 12 2015].
[3] M. G. CORRAL, «El Mundo,» 12 12 2015. [En línea]. Available: http://www.elmundo.es/ciencia/2015/12/12/566c43e5ca47415a7e8b464b.html. [Último acceso: 21 12 2015].
[4] J. ELCACHO, «La Vanguardia,» 15 12 2015. [En línea]. Available: http://www.lavanguardia.com/natural/20151214/30792565877/criticas-ecologistas-cumbre-paris-cambio-climatico.html. [Último acceso: 21 12 2015].

 

 

 

Etiquetas: