Archivo de julio, 2017

La FGCSIC reúne a científicos de diferentes disciplinas para analizar el ritmo de la senectud

Hace prácticamente cien años, se estableció en España el umbral de los 65 años como inicio de la vejez, una cifra que actualmente superan en torno a 13.000 personas a la semana -5.000 superan los 85 cada siete días-. Ninguna otra dinámica ha mostrado tal constancia en su evolución a largo plazo como lo ha hecho la longevidad: “En los últimos 50 años hemos avanzado en prolongar la vida, con condiciones muy aceptables, más que en los últimos 5.000”, ha matizado Emilio Lora-Tamayo, presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Lo ha hecho en la inauguración del encuentro Investigación interdisciplinar sobre envejecimiento: el ritmo de la senectud, que se celebra en el marco de los Cursos Avanzados de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), acompañado de Miguel García Guerrero, director general de la Fundación General CSIC, María Dolores Puga, científica titular del CSIC y Miguel Ángel Casermeiro, secretario general de la UIMP.

Lora-Tamayo, que ha atendido a los medios antes del acto inaugural, ha valorado que hoy en día se envejece mejor: “El problema está cuando este envejecimiento ya adquiere tintes de dependencia, cuya frontera se ha retrasado bastante”, concretamente hasta “los primeros años de los 80”, ha asegurado.

El presidente del CSIC ha afirmado que el avance en el conocimiento científico ha sido “el motor fundamental” del logro en el avance de la longevidad, pero que tampoco hay “tiempo para la complacencia”, porque el aumento de la expectativa de vida “está cambiando los modos en los que vivimos, trabajamos y aprendemos”. Por ello ha precisado que desde el ámbito científico se ha de seguir trabajando para abordar el reto de “marcar diferencia en las vidas de millones de futuros mayores”.

Un reto sobre el que se ha de trabajar de manera interdisciplinar, ha dicho Lora-Tamayo, “posibilitando una aproximación más ancha y profunda a los rincones que nos quedan por conocer sobre las etapas avanzadas”. “Existe probablemente demasiada fragmentación en el abordaje científico de un fenómeno tan amplio y tan complejo” como el del envejecimiento, ha subrayado el presidente del CSIC.

Vivir más, pero también mejor

Por su parte, Miguel García Guerrero ha vuelto a incidir en esa interdisciplinariedad, pues el reto del envejecimiento es “una carrera de fondo” y una situación que plantea “nuevos retos sociales, económicos, tecnológicos y sanitarios”. Al mismo tiempo, el director general de la Fundación CSIC ha destacado que el fenómeno de la senectud genera “nuevas necesidades y en consecuencia también nuevas oportunidades”, porque “se trata de vivir más, pero sobre todo de vivir mejor”.

Vivir más, porque como Puga ha detallado, “durante el último siglo y medio hemos ganado seis horas de vida por cada día que sobrevivimos”. Sin embargo, el aumento en la expectativa de vida “nos está transformando en sociedades más añejas, lo que nos permite transitar por periodos de vida apenas explorados por generaciones previas”, ha afirmado la científica titular del CSIC. “Este escenario ofrece algunos de los más sugestivos retos a los que se enfrenta la investigación científica en la actualidad”, ha concluido la también directora del curso.

Conclusiones del Encuentro (PDF)

Fuente: www.fgcsic.es

Etiquetas: , , , , , , , ,
Categorias: Eventos

La composición de la microbiota intestinal podría ayudar a ralentizar el proceso de envejecimiento

Retardar el proceso de envejecimiento podría ser posible algún día mediante suplementos alimenticios derivados de las bacterias intestinales. Con esta estrategia es cómo un grupo de investigadores del Baylor College of Medicine de la Universidad de Texas hacen una hipótesis sobre cómo luchar contra el envejecimiento después de haber identificado genes y compuestos bacterianos en gusanos C. elegans que promueven la supervivencia de ciertos tumores y la acumulación de la proteína beta amiloide, un compuesto asociado con la enfermedad de Alzheimer.

La comunidad científica es cada vez más consciente de que las interacciones de nuestro cuerpo con los millones de bacterias y microbios, el microbioma, pueden influir en muchas de nuestras funciones fisiológicas, que van desde las actividades cognitivas y metabólicas hasta el proceso de envejecimiento.

Este planteamiento en la investigación es difícil de explorar en los mamíferos debido a una gran cantidad de barreras técnicas, por lo que los investigadores dirigieron sus investigaciones hacia un modelo animal como es el gusano de laboratorio C. elegans, un organismo transparente, simple que es tan pequeño como una cabeza de alfiler y comparte características esenciales con la biología humana. Durante su vida útil de 2 a 3 semanas, el gusano se alimenta de bacterias, se convierte en un adulto, se reproduce y envejece progresivamente, pierde fuerza, salud y muere. Muchos laboratorios de investigación de todo el mundo, trabajan con C. elegans para aprender sobre los procesos biológicos básicos en un tiempo relativamente corto.

Prueba con miles de genes bacterianos

Para estudiar el efecto de los genes bacterianos individuales en la vida del modelo animal de C. elegans, los científicos emplearon una biblioteca de deleción génica completa de la bacteria E. coli con cerca de 4.000 genes. En el experimento, se alimentó a C. elegans con las bacterias de E. Coli y luego se observó su desarrollo. De los cerca de 4.000 genes bacterianos que se probaron en la alimentación dirigida de los gusanos, se comprobó que cuando se suprimían ciertos “mutantes” bacterianos, se producía un aumento de la vida útil de los gusanos. También se observó una protección del crecimiento tumoral y la acumulación de la beta amiloide.

Los investigadores proponen que, sobre la base de estos resultados, podría ser posible en el futuro diseñar preparaciones de bacterias o sus compuestos que podrían ayudar a ralentizar el proceso de envejecimiento.

El ácido colánico mediador entre las bacterias y las mitocondrias

Curiosamente, en el mismo proceso experimental, los científicos descubrieron que el ácido colánico regula la dinámica mitocondrial, las estructuras que proporcionan la energía para las funciones celulares.

Estos hallazgos también son interesantes y tienen implicaciones desde el punto de vista biológico en la forma en que entendemos la comunicación entre el huésped y los microbios. Las mitocondrias parecen haber evolucionado a partir de bacterias que hace millones de años entraron en las células primitivas. Esta observación podría sugerir que los subproductos de las bacterias hoy en día todavía puede estar influyendo en la comunicación entre las mitocondrias en nuestros sistemas célulares. Los investigadores creen que este tipo de comunicación es importante tratar de entenderla completamente para ayudarnos a comprender a un nivel más profundo las interacciones entre los microbios y sus huéspedes y su potencial terapéutico durante el proceso de envejecimiento.

Referencia: Bing Han, Priya Sivaramakrishnan, Chih-Chun J. Lin, Isaiah A.A. Neve, Jingquan He, Li Wei Rachel Tay, Jessica N. Sowa, Antons Sizovs, Guangwei Du, Jin Wang, Christophe Herman, Meng C. Wang. Microbial Genetic Composition Tunes Host LongevityCell, 2017; 169 (7): 1249 DOI: 10.1016/j.cell.2017.05.036

Etiquetas: , , , , ,

Encuentro “Investigación interdisciplinar sobre envejecimiento: el ritmo de la senectud”

La prolongación de la trayectoria de vida individual y el proceso de envejecimiento consecuente ofrecen algunos de los más apasionantes retos a los que se enfrenta la ciencia en la actualidad. Bajo estas premisas, la Fundación General CSIC organiza, los días 13 y 14 de julio, el encuentro “Investigación interdisciplinar sobre envejecimiento: el ritmo de la senectud”, que se celebrará en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, con el objetivo de analizar aspectos diversos relacionados con el envejecimiento de las personas.

En este encuentro, destacados investigadores de diferentes disciplinas reflexionarán, entre sí y con los asistentes, sobre cuáles son las preguntas relevantes a las que la investigación intenta dar respuesta en relación con la senectud, la longevidad y los cambios producidos a través del tiempo biográfico, generacional e histórico. Se buscarán respuestas, desde distintas miradas disciplinares, a alguna de las grandes cuestiones sobre el proceso de senectud: ¿cuánto podemos retrasar y/o ralentizar el reloj del envejecimiento?, ¿cuáles son los principales moduladores del mismo?, ¿determina el género dos formas de envejecer?

Para dar respuesta a estos interrogantes, el encuentro se estructura en tres bloques. En el primero, nos preguntaremos cuánto podemos retrasar la senectud, cuales son los momentos de ruptura y que podemos aprender de poblaciones muy longevas. En el segundo, nos interesaremos por los moduladores de la senectud tanto desde el punto de vista de estilos de vida y buenas prácticas individuales como desde los condicionantes o facilitadores que provienen del entorno físico y social. Y en el tercer bloque se tratará de dar respuesta a las cuestiones abiertas por las distintas trayectorias de senectud de hombres y mujeres en su relación con la longevidad, la salud, los recursos con los que llegan a la misma y las trayectorias de vida previas, preguntándonos si el género determina dos formas de envejecer.

Descargar Programa del Encuentro

Inscripciones

Etiquetas:
Categorias: Eventos