Relación entre dieta, microbiota y envejecimiento saludable

La comunidad científica conoce desde hace tiempo la relación estrecha entre el microbioma intestinal y el proceso de envejecimiento pero en los últimos años se está produciendo una gran cantidad de nueva información científica sobre la manera en la que el microbioma intestinal influye en la salud y muestra esos cambios perjudiciales con la edad.

Algunos de los microorganismos del tracto digestivo son responsables de la generación de metabolitos beneficiosos como el butirato, los indoles y el propionato. Desafortunadamente, estas poblaciones de microorganismos beneficiosos disminuyen con la edad afectando negativamente a la función biológica de los diferentes tejidos y órganos, cambiando el balance hacia la predominancia de especies inflamatorias dañinas que acaban desequilibrando la microbiota. Esto contribuye al estado de inflamación crónica que caracteriza a la vejez y acelera la progresión de todas las enfermedades comunes relacionadas con la edad.

El tracto gastrointestinal está colonizado por un gran conjunto de microorganismos que incluyen no solo bacterias, sino también virus, hongos y protozoos. A diferencia de otros microorganismos, estos no son identificados como patógenos por nuestro sistema inmunológico, sino que coexisten simbióticamente con los enterocitos (células de absorción intestinal). Hasta el momento se sabe que la composición de la flora intestinal contiene hasta 35.000 especies bacterianas diferentes, siendo la gran mayoría FirmicutesBacteroidetesActinobacterias y Proteobacterias.

A medida que envejecemos, se producen cambios progresivos en la morfología y función de la microbiota, en general se produce una tendencia a la disminución en Firmicutes y Bifidobacterias, con una diversidad en los patrones de presencia de Clostridium. El mecanismo por el cual la microbiota cambia con la edad aún no se comprende del todo. Los cambios en el estilo de vida, y en particular la dieta, parecen jugar un papel fundamental. Como el envejecimiento suele ir acompañado de una reducción en la cantidad y variedad de alimentos normalmente con bajo contenido en fibra, esto podría alterar su diversidad y provocar disrupción inflamatoria y metabólica, provocando enfermedades inflamatorias en el intestino, como intestino irritable, obesidad, etc. Además, la microbiota puede modular cambios en el envejecimiento relacionados con la inmunidad innatasarcopenia y función cognitiva, que son componentes esenciales del síndrome de fragilidad.

Una de las causas más influyentes de todos estos cambios relacionados con la edad en estas poblaciones microbianas podrían ser debidos, según investigaciones recientes, al desequilibrio de la microbiota producido en edades más jóvenes. Como decíamos, todos estos factores disminuyen la capacidad del sistema inmunológico para suprimir microrganismos dañinos y la pérdida de integridad del tejido de la barrera intestinalSin embargo, saber cuál de estos factores son más o menos determinantes en la salud y la longevidad a largo plazo, son cuestiones todavía sin resolver.

Lo que parece estar más o menos claro es que estos desequilibrios de la microbiota relacionados con la edad pueden revertirse a corto plazo. Los estudios en modelos animales muestran que el trasplante de microbiota fecal de animales jóvenes a animales viejos restablece el microbioma intestinal a una distribución de especies más jóvenes, y da como resultado una mejor salud y una mayor esperanza de vida. Este procedimiento ya se lleva a cabo en medicina para determinadas afecciones, por lo que podría ampliarse a otros usos. También existen otros enfoques potenciales, como la inoculación con proteínas bacterianas para estimular al sistema inmunológico a suprimir las especies dañinas, o una dosis sostenida considerable con una mezcla adecuada de probióticos. Probablemente veremos muchas iniciativas de este tipo en los próximos años como estrategia para intentar desacelerar el proceso natural de envejecimiento.

Referencias:

  1. Sanchez-Morate, E.; Gimeno-Mallench, L.; Stromsnes, K.; Sanz-Ros, J.; Román-Domínguez, A.; Parejo-Pedrajas, S.; Inglés, M.; Olaso, G.; Gambini, J.; Mas-Bargues, C. Relationship between Diet, Microbiota, and Healthy Aging. Biomedicines 2020, 8, 287. https://doi.org/10.3390/biomedicines8080287
  2. Kubinyi, E.; Bel Rhali, S.; Sándor, S.; Szabó, A.; Felföldi, T. Gut Microbiome Composition is Associated with Age and Memory Performance in Pet Dogs. Animals 2020, 10, 1488. https://www.mdpi.com/2076-2615/10/9/1488
  3. Gut microbes could unlock the secret to healthy ageing. European Society of Cardiology.

 

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..