‘Actividad física’

¿Por qué envejecen las arterias? Un nuevo estudio explora el vínculo entre el sistema circulatorio, las bacterias intestinales y la dieta

En un reciente estudio de un grupo de investigación de la Universidad de Colorado Boulder, publicado en la revista Hypertension de la American Heart Association, sugiere que las personas pueden prevenir o incluso revertir el riesgo de enfermedades cardiovasculares relacionadas con el envejecimiento a través de cambios en la dieta.

Al iniciarse el proceso digestivo, las bacterias intestinales se ponen a trabajar de inmediato para descomponer el alimento deglutido, a medida que metabolizan los aminoácidos L-carnitina y colina, producen un subproducto metabólico llamado trimetilamina, que el hígado convierte en trimetilamina-N-óxido (TMAO) y envía a través del torrente sanguíneo. Este proceso es especialmente intenso en dietas ricas en carnes rojas aunque incluso los vegetarianos producen algo de este metabolito. Ya en estudios anteriores se había analizado que las personas con niveles más altos de TMAO en sangre tienen más del doble de probabilidades de sufrir diferentes cardiopatías, pero no se había podido entender del todo por qué sucedía esto.

En este nuevo estudio basado en muestras de animales y de humanos, el equipo de investigación ha tratado de responder algunas de las preguntas que todavía quedaban en el aire: ¿TMAO de alguna manera daña nuestro sistema vascular? ¿Si es así, cómo? ¿Y podría ser una razón por la cual la salud cardiovascular empeora a medida que envejecemos, incluso entre las personas que llevan una vida más saludable?

Los investigadores analizaron los metabolitos de la sangre y la salud arterial de 101 adultos mayores y 22 adultos jóvenes y descubrieron que los niveles de TMAO aumentan significativamente con la edad. (Esto coincide con estudios previos que muestra que el microbioma intestinal, o su colección de bacterias intestinales, cambia con la edad, generando más bacterias que ayudan a producir TMAO). Los resultados del estudio mostraron que los niveles más altos de TMAO en sangre se encontraban en los adultos más mayores, presentando una función arterial significativamente peor, además de apreciarse signos de estrés oxidativo o daño tisular en el revestimiento de los vasos sanguíneos.

En la parte de la experimentación animal, cuando los investigadores aumentaron los niveles de TMAO mediante la alimentación a los ratones jóvenes durante algunos meses, sus vasos sanguíneos envejecieron rápidamente. De tal manera que los ratones de 12 meses (el equivalente de los humanos de unos 35 años) se parecían más a los ratones de 27 meses (80 años equivalente en personas). Los datos preliminares también dejan ver que los ratones con niveles más altos de TMAO muestran disminuciones en el aprendizaje y la memoria, lo que sugiere que el compuesto también podría desempeñar un papel en el deterioro cognitivo relacionado con la edad.

Por otro lado, en el estudio con animales, los ratones más viejos que comieron un compuesto llamado dimetilbutanol (que se encuentra en pequeñas cantidades en el aceite de oliva, el vinagre y el vino tinto) mostraron signos de revertir las alteraciones vasculares, lo que llevó a pensar a los investigadores que estos compuestos podrían impedir la producción de TMAO.

El equipo de investigación ahora está explorando los potenciales compuestos que podrían bloquear la producción de TMAO para prevenir el deterioro vascular relacionado con la edad.

El envejecimiento es el principal factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular, principalmente como resultado del estrés oxidativo en nuestras arterias. ¿Pero qué causa el estrés oxidativo en nuestras arterias a medida que envejecemos? Esa ha sido la gran incógnita. Este estudio identifica lo que podría ser un factor importante a considerar.

Por ahora con los conocimiento que tenemos, una dieta mediterranea y un estilo de vida saludable ayudará a mantener nuestro sistema cardiovascular lo más jóven posible.

Referencia: Vienna E. Brunt, Rachel A. Gioscia-Ryan, Abigail G. Casso, Nicholas S. VanDongen, Brian P. Ziemba, Zachary J. Sapinsley, James J. Richey, Melanie C. Zigler, Andrew P. Neilson, Kevin P. Davy, Douglas R. Seals. Trimethylamine-N-Oxide Promotes Age-Related Vascular Oxidative Stress and Endothelial Dysfunction in Mice and Healthy HumansHypertension, 2020; 76 (1): 101 DOI: 10.1161/HYPERTENSIONAHA.120.14759

Etiquetas: , , ,

Envejeciendo en la frontera: Proyecto FES-HAND – Herramientas para la rehabilitación funcional de la mano tras un accidente cerebrovascular

En el quinto de los vídeos de “Envejeciendo en la frontera”, Thierry Keller, director del Área de Neurorrehabilitación en la Fundación Tecnalia, expone la investigación llevada a cabo en el programa coordinado FES-HAND, que busca nuevas soluciones para la rehabilitación funcional de la destreza de la mano en pacientes tras un accidente cerebrovascular.

El objetivo general del programa es la investigación en nuevas herramientas para la recuperación de la destreza o movimientos finos de la mano en pacientes que tienen afectada la movilidad de la extremidad superior después de haber sufrido un daño cerebral. De esta forma, el aumento en la capacidad para el desempeño de actividades cotidianas, contribuye a la mejora de la calidad de vida de los afectados. Este trabajo también incluye el desarrollo de un prototipo de tecnología rehabilitadora, el estudio de su usabilidad y la valoración de su impacto de forma cuantitativa a través de equipos de medida externos.

Etiquetas: , , , ,

Envejeciendo en la frontera: Proyecto RCVISYRC – Factores para un envejecimiento cognitivo exitoso

Acercar la investigación sobre envejecimiento a la sociedad, a través del relato de los científicos que desarrollan sus trabajos en este ámbito, y desde sus diferentes áreas de conocimiento, es el objetivo de la serie audiovisual “Envejeciendo en la frontera”, producida por la Fundación General CSIC (FGCSIC).

En este vídeo, Mercedes Atienza Ruiz, profesora titular de la Universidad Pablo de Olavide, explica la investigación llevada a cabo en el programa coordinado RCVISYRC, que analiza el papel de la interacción entre marcadores de Resistencia Cardiovascular (RCV), Inflamación Sistémica (IS) y Reserva Cognitiva (RC) en un envejecimiento cognitivo exitoso.

El envejecimiento cognitivo es un factor determinante de la calidad de vida relacionada con la salud. Además de la edad, el ejercicio físico, la dieta o el sueño parecen jugar un papel esencial en su curso. Sin embargo, se desconocen los aspectos concretos de la cognición que se ven afectados por la combinación de algunos de estos elementos y en qué medida el nivel de atrofia cerebral, la capacidad de procesamiento y la reserva cognitiva actúan como potenciales mediadores. Este trabajo, a través del estudio de estos factores y la relación entre ellos, pretende contribuir a estimular y mejorar los programas de promoción del envejecimiento activo y saludable para la prevención del deterioro cognitivo y la demencia.

Etiquetas: , , , ,

El confinamiento provocado por la COVID-19 ha elevado los síntomas de ansiedad y depresión, sobre todo en personas mayores.

Un trabajo desarrollado por investigadores del área de Gerontología de la Universidad de Bar-Ilan y la Universidad de Haifa en Israel, han publicado recientemente en la revista científica American Journal of Geriatric Psychiatry, un estudio que relaciona la soledad obligada por el confinamiento durante la pandemia de la COVID-19 en personas mayores con el aumento de síntomas psiquiátricos como la ansiedad y la depresión. Los investigadores encontraron que el efecto de la soledad en los síntomas psiquiátricos fue más pronunciado entre los participantes que se sintieron “subjetivamente” mayores que su edad cronológica, frente a los que se sintieron más jóvenes que su edad cronológica, los cuales no mostraron síntomas psiquiátricos relacionados con la soledad.

Aunque el distanciamiento social es clave para disminuir la propagación de COVID-19, el aislamiento y la consiguiente soledad obligada pueden haber sido perjudiciales para las personas mayores. Este estudio se centró en adultos mayores, un grupo de la población con mayor riesgo de complicaciones ante la COVID-19 que permanece en un autoaislamiento más estricto que otros grupos de edad debido a este riesgo. La forma en que los adultos mayores perciben la vejez y su propio envejecimiento puede ser más importante para su supervivencia y bienestar que su propia edad cronológica.

Para aliviar la carga emocional del aislamiento, especialmente entre las personas mayores, los psicólogos recomiendan proporcionar asistencia y comunicación continuas para mitigar la sensación de soledad mientras se produce el confinamiento. Las conversaciones regulares con miembros de la familia, voluntarios e incluso extraños, pueden prevenir la aparición de una soledad más profunda y la sensación de que nadie está dispuesto a escuchar su dolor. Permitirles compartir su experiencia y sabiduría les ayuda a sentirse más valiosos. Para aquellos que enfrentan sentimientos de aburrimiento y vacío durante el aislamiento, los psicólogos sugieren que establecer una rutina con actividades como leer, escuchar música, resolver acertijos, cocinar, hacer ejercicio adaptado a cada edad y condición física, junto con otras actividades de ocio pueden refrescar la rutina normal y monótona.

Estos estudios podrían ser de ayudar para identificar a los adultos mayores con alto riesgo de desarrollar síntomas psiquiátricos debido a la soledad relacionada con la COVID-19. Además, pueden guiar el desarrollo de intervenciones tempranas más adecuadas destinadas a reducir la percepción de la edad para mitigar el impacto negativo de dicha soledad. Los datos también deberían ser útiles para avanzar en la estrategia y planificación de asuntos sociales y de salud guiado hacia las personas mayores y dependientes para (ójala que no seceda) otras potenciales futuras pandemias.

Referencia: Amit Shrira, Yaakov Hoffman, Ehud Bodner, Yuval Palgi. COVID-19 Related Loneliness and Psychiatric Symptoms among Older Adults: The Buffering Role of Subjective AgeThe American Journal of Geriatric Psychiatry, 2020; DOI: 10.1016/j.jagp.2020.05.018

Etiquetas: , , , , , ,

Correlación entre la actividad física y la reducción de la mortalidad en la vejez

En este periodo de confinamiento tan difícil en los que se nos ha reducido drásticamente la posibilidad de realizar actividad física, los que más pueden sufrir esta limitación obligatoria son una vez más, las personas mayores. Analizando diferentes estudios científicos sobre este aspecto, se vuelve a constatar la importancia del ejercicio para conseguir un envejecimiento saludable, incluso cuando se inicia en edades más tardías. Sin embargo, dada la forma en que se recopilan los datos  y la forma en que se realizan los estudios epidemiológicos, es difícil determinar la causalidad. Podríamos preguntarnos ¿La propia actividad física es la que ejerce la protección, o es que las personas más robustas viven más y hacen ejercicio con más frecuencia? Afortunadamente, los estudios equivalentes en animales sobre el ejercicio no son ambiguos y muestran que el ejercicio en realidad actúa para mejorar la salud a largo plazo y reducir la mortalidad prematuraAquí, los investigadores amplían la evidencia existente al enfocarse en las tendencias del ejercicio físico en la edad adulta, y cómo esas tendencias se correlacionan negativamente con la mortalidad, ya que una reducción en el ejercicio con el tiempo es peor que las demás alternativas.

La actividad física iniciada a temprana edad  y a largo plazo promueve una amplia gama de beneficios para la salud y ha sido reconocida como un importante factor de protección ante las enfermedades crónicas. Estos efectos beneficiosos se traducen constantemente en tasas de mortalidad más bajas tanto en hombres como en mujeres. Los efectos saludables de la actividad física podrían extenderse hasta la vejez, ya que se sabe que retrasan el inicio de la discapacidad y aumentan la esperanza de vida. Además, el ejercicio moderado podría estar asociada negativamente con otros resultados adversos como la hospitalización, reduciendo así el gasto en atención médica. Sorprendentemente, a edades avanzadas, los niveles de actividad física pueden superar otros factores de riesgo cardiovascular o sociodemográfico que se asocian normalmente con resultados adversos en cohortes de población más jóvenes.

Reforzando estas certezas y focalizando en nuestro entorno cercano, se puede consultar un estudio longitudinal sobre el síndrome de fragilidad en una población mayor de España (concretamente en Toledo, denominado Toledo Study of Healthy Aging) con el objetivo de investigar la influencia de diferentes trayectorias de actividad física dentro de la población mayor.

Todo esto ahonda en la necesidad de que aún con la reducción de las posibilidades de movilidad en estos días, mucho más complicada para las personas mayores, sigamos buscando la manera de mantenernos activos dentro de nuestras posibilidades, y especialmente en el caso de las personas mayores.

En este sentido existen multitud de recursos, aquí destacamos algunos:

PROYECTO “DIAPOW” – sesión de entrenamiento a domicilio adaptada para personas mayores INEF-UPM

- Recomendaciones de la Sociedad Española de Medicina del Deporte, la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte y el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España.

- Guía de actuación y actividad física para personas mayores ante el confinamiento – Universidad de Cádiz

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: Actividad física

El envejecimiento activo de la población, tema central del próximo congreso nacional de fisioterapia

La XVI edición del Congreso Nacional de Fisioterapia abordará este año un tema de máxima relevancia: la cronicidad y el envejecimiento activo, que será además, el lema bajo el que se desarrollará el evento. La esperanza de vida de los españoles se ha duplicado en cuatro generaciones y se prevé que España sea el país más longevo del mundo en 2040, con una esperanza de vida en los 85,8 años. Ante este escenario, es prioritario aportar soluciones para mejorar la calidad de vida de las personas mayores, por lo que el programa científico de las jornadas abordará las nuevas tendencias en la rehabilitación durante el proceso de envejecimiento y propondrá acciones innovadoras para potenciar un envejecimiento activo y saludable. De esta manera, se visibilizará la efectividad de la fisioterapia y se pondrán en valor las intervenciones de estos profesionales a la hora de tratar los procesos patológicos relacionados con el envejecimiento.

La capital gallega ha sido la ciudad elegida para acoger la próxima edición del evento más relevante de la fisioterapia española, que reunirá durante dos jornadas a más de 600 fisioterapeutas procedentes de toda España. La cita tendrá lugar los días 8 y 9 de noviembre en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Galicia, situado en Santiago de Compostela. Los organizadores del evento son la Asociación Española de Fisioterapeutas (AEF) en colaboración con el Colexio Oficial de Fisioterapeutas de Galicia (COFIGA) que conmemoran, además, el 50 y 20 aniversario de su constitución, respectivamente.

Más información: www.congresoaef2019.com

Etiquetas: , ,

Un estilo de vida saludable podría compensar el riesgo genético de demencia

Un estudio dirigido por un grupo de investigación de la facultad de medicina de la Universidad de Exeter, encontró que el riesgo de demencia era un 32% más bajo en personas con un alto riesgo genético, si hubieran seguido un estilo de vida saludable, en comparación con aquellos que tenían un estilo de vida menos saludable.

El estudio analiza en qué medida puede compensar el propio riesgo genético de demencia, viviendo con un estilo de vida saludable. Los participantes del estudio con alto riesgo genético y un estilo de vida desfavorable mostraron casi tres veces más probabilidades de desarrollar demencia en comparación con aquellos con un riesgo genético bajo y un estilo de vida saludable. Estos hallazgos demuestran que podemos actuar para tratar de compensar nuestro riesgo genético de demencia. Mantener un estilo de vida saludable se asoció con un menor riesgo de demencia, independientemente del riesgo genético.

El estudio analizó datos de 196.383 adultos de ascendencia europea mayores de 60 años procedentes del Reino Unido. Los investigadores identificaron 1.769 casos de demencia durante un período de seguimiento de ocho años. El equipo agrupó a los participantes en aquellos con riesgo genético alto, intermedio y bajo de demencia.

Para evaluar el riesgo genético, los investigadores analizaron los datos publicados anteriormente e identificaron todos los factores de riesgo genéticos conocidos para la enfermedad de Alzheimer. Cada factor de riesgo genético se ponderó de acuerdo con la fuerza de su asociación con la enfermedad de Alzheimer.

Para evaluar el estilo de vida, los investigadores agruparon a los participantes en categorías favorables, intermedias y desfavorables según su propia dieta, actividad física, consumo de tabaco y alcohol. Los investigadores mencionan en su publicación que llevar un estilo de vida saludable esta asociado con un riesgo reducido de demencia en todos los grupos de riesgo genético.

Este tipo de investigaciones favorecen un mensaje esperanzador y ponen en nuestras manos la posibilidad de intentar prevenir con estilos de vida saludable aunque nuestro riesgo genético no sea el más favorable.

Referencia: Ilianna Lourida, Eilis Hannon, Thomas J. Littlejohns, Kenneth M. Langa, Elina Hyppönen, Elzbieta Kuzma, David J. Llewellyn. Association of Lifestyle and Genetic Risk With Incidence of DementiaJAMA, 2019; DOI: 10.1001/jama.2019.9879

Etiquetas:

La revolución de la longevidad

Alexandre Kalache, uno de los mayores expertos internacionales en temas de longevidad, ha sido el encargado de pronunciar la conferencia de apertura de la exposición de la Fundación General CSIC “A vivir que son 100 años. Una visión científica de la longevidad y el envejecimiento saludable”, inaugurada en la Casa de la Ciencia de Sevilla el día 1 de octubre con motivo de la celebración del “Día Internacional de las Personas de Edad”.

En su conferencia,  titulada  “La revolución de la longevidad”, Alexandre Kalache, quien actualmente preside la Alianza Global de Centros Internacionales de Longevidad (ILC Global Alliance) y el Centro Internacional de Longevidad Brasil (ILC-BR), ha  puesto de relieve que nos encontramos en un momento clave: estamos viviendo una revolución a nivel global en la que todos estamos inmersos, la revolución de la longevidad, ya que actualmente hay en el planeta más personas vivas mayores de 60 años que la suma de todas las que ha habido a lo largo de la historia de la humanidad. En su opinión, tenemos que celebrar que estamos viviendo y que cumplimos años, todo lo demás es una muerte prematura. Por eso, para este experto, “el envejecimiento activo es lo que nos anima a estar en movimiento”.

Kalache, que fue director del departamento de Envejecimiento y Curso de la Vida de Organización Mundial de la Salud, donde concibió en 2002 el marco político del Envejecimiento Activo y, en 2007, el movimiento global de las Ciudades Amigables de las Personas Mayores, ha destacado la importancia de esta red. “Estas ciudades están orientadas a apoyar y permitir a las personas mayores vivir dignamente, disfrutar de una buena salud y continuar participando en la sociedad de manera plena y activa. La vida ha dejado de ser una carrera de 100 metros, para convertirse en una maratón para la que hay que prepararse tanto individualmente como a nivel social”.

 

La exposición “A vivir que son 100 años”, una iniciativa de la Fundación General CSIC en el marco del proyecto “Centro Internacional sobre el Envejecimiento” (CENIE), cofinanciado por fondos FEDER Interreg V-A (POCTEP 2014-2020), pretende ser un recorrido por los aspectos que forman parte de nuestro envejecimiento como individuos y como sociedad. Estructurada en cinco ámbitos, la muestra da respuestas a algunas de las preguntas que nos hacemos durante este recorrido vital: ¿Qué es el envejecimiento? ¿Qué hace la gente para tener vidas tan largas? ¿Cómo condiciona el entorno a nuestra forma de envejecer? ¿Qué debo hacer para conseguir un envejecimiento saludable? Y un paso más ¿qué hacer para alcanzar los 100 años saludablemente?

Más información de la exposición

Etiquetas: , , , ,

Vivir Felices: Ideas, tecnologías e innovación. Soluciones para el envejecimiento activo, saludable y feliz

El grupo de investigación Life Supporting Technologies (LST), de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros en Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Madrid, organizó ayer 26 de abril una jornada para analizar, intercambiar y construir caminos que permitan superar uno de los grandes desafíos a los que se enfrenta la sociedad actual: cómo vivir más felices y construir la propia felicidad centrado en las personas mayores pero con una visión a lo largo de todas las generaciones.

La jornada se realizó en el marco del proyecto europeo ACTIVAGE, una iniciativa de Horizonte 2020 que aborda el paradigma del Internet de las Cosas con el fin de generar soluciones tecnológicas que permitan promover un envejecimiento activo y saludable.

La jornada cuanto menos resultó sorprendente,…sorpresa agradable!!. Acostumbrado a las conferencias científicas o de divulgación de la ciencia a la sociedad en la que el publico mayoritario son los propios científicos, esta jornada resultó un chorro de aire fresco. Desde el hilo conductor de “Vivir Felices”, la Dra. María Teresa Arredondo, Directora del LST, nos transmitió toda su energía y nos dio paso a la jornada con una serie de conferencias breves que planteaban el desafío de construir la propia felicidad, situación del envejecimiento poblacional, cómo podemos cuidar el cerebro y la importancia de conectarnos con la emoción y las ilusiones.

En la primera conferencia la Dra. Dolores Puga, investigadora del CSIC y coordinadora del comité de expertos sobre envejecimiento de la FGCSIC, expuso desde una perspectiva positiva, el gran logro conseguido en la situación actual del envejecimiento demográfico y su previsible evolución. La Dra. Puga destacó la situación actual de la sociedad al ser todos mucho más iguales ante la muerte, frente a generaciones anteriores, ahora todos vivimos más y con más salud durante la vejez, retrasando el inicio de la senectud y siendo una población mucho más diversa. La Dra. Puga lanzó una duda muy razonable: ¿La sociedad actual esta envejeciendo o rejuveneciendo en realidad?. Además destacó, la próxima exposición itinerante que desarrollará la FGCSIC sobre el tema del envejecimiento, denominada: “A vivir que son 100 años”, que iniciará su andadura en octubre de este año en Sevilla.

En la segunda conferencia la Dra. Maite Garolera responsable de la Unidad de Neuropsicología y directora del grupo de investigación Cerebro, Cognición y Conducta del Consorcio Sanitario de Terrassa, intentó transmitir de una forma muy didáctica cómo cuidar nuestro cerebro y la importancia de ser felices, vivir experiencias y de qué manera eso influye en el modelado de nuestros cerebros. La importancia de la memoria para proyectar hacia el futuro y cómo cambia el cerebro cuanto “más vivimos”. Destacó el concepto de Reserva Cognitiva y cómo es beneficioso invertir en nuestro cerebro durante toda nuestra vida para llegado el momento del envejecimiento, nuestro cerebro pueda compensar la perdida cognitiva propia de la edad.

Posteriormente el Dr. Fermin Mayoral, doctor en Psiquiatría del Servicio Andaluz de Salud, trasmitió la importancia de la sonrisa, la emoción y la ilusión como fuerzas motoras para la felicidad y un envejecimiento exitoso. Hizo cuatro recomendaciones generales para luchar contra el envejecimiento y las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer que se producen mayoritariamente durante el envejecimiento: Conectarte, mantener y generar nuevas relaciones y amistades, actividad física, experimentar emociones y fomentar la curiosidad y el aprendizaje continuo, como receta preventiva para un envejecimiento saludable.

Finalmente el Dr. Sergio Guillen, comento los aspectos clave de un ambicioso proyecto europeo para un envejecimiento activo, mediante soluciones que plantean el uso del Internet of Things (El Internet de las Cosas), denominado ACTIVAGE financiado por el Horizonte 2020. El proyecto desarrolla un concepto que se basa en la interconexión digital y que permitirá incrementar la seguridad de las personas mayores, favoreciendo el mantenimiento de su independencia y participación social, así como reducir el impacto negativo que implican enfermedades crónicas y el deterioro.

Al terminar las coferencias, hubo una exposición que invitaba a divertirse usando tecnologías para la vida diaria que permiten potenciar una vida más conectada e independiente. La exposición estaba concebida como un circuito interactivo para enseñar algunas de las aplicaciones para enfrentar la tristeza y la soledad, herramientas para el estrés y la depresión, juegos para fortalecer la motricidad, ejercicios de entrenamiento cognitivo o del equilibrio, además de una sorprendente rifa con premios para el público asistente, entre otros.

Sin duda una buena experiencia de divulgación científica y tecnológica para intentar “poner de moda” la felicidad y el envejecimiento saludable…

Etiquetas: , , ,

La ciencia lo reafirma: una vida de ejercicio regular ralentiza el envejecimiento

facility_bikepath_PL.jpgUna investigación realizada sobre un grupo de personas mayores que han realizado ejercicio toda su vida, se compararon con un grupo de adultos de la misma edad y adultos más jóvenes que no hacen ejercicio regularmente. Los resultados mostraron que aquellos que han hecho ejercicio han desafiado el proceso de envejecimiento, teniendo la inmunidad, la masa muscular y los niveles de colesterol de una persona más joven.

El estudio reclutó a 125 ciclistas aficionados de entre 55 a 79 años, 84 de los cuales eran hombres y 41 eran mujeres. Los hombres tenían que poder recorrer 100 km en menos de 6,5 horas, mientras que las mujeres debían poder recorrer 60 km en 5,5 horas. Los individuos fumadores, bebedores y aquellos con presión arterial alta u otras condiciones de salud fueron excluidos del estudio. Este grupo de participantes se sometieron a una serie de pruebas en el laboratorio y se compararon con un grupo de adultos que no participan en actividad física regular. Este grupo consistió en 75 personas saludables de entre 57 y 80 años y 55 adultos jóvenes sanos de entre 20 y 36 años.

El estudio mostró que la pérdida de masa muscular y de fuerza, no se produjo en aquellos que hacen ejercicio regularmente. Los ciclistas tampoco aumentaron sus niveles de grasa corporal o de colesterol con la edad y los niveles de testosterona en los hombres también se mantuvieron altos, lo que sugiere que es posible que hayan evitado la mayor parte de la “menopausia” masculina.

Con cierta sorpresa, el estudio también reveló que los beneficios del ejercicio se extienden más allá de los músculos, ya que los ciclistas también tenían un sistema inmune que tampoco parecía envejecer al ritmo normal. El timo (órgano linfático), hace que se produzcan menos células inmunitarias (células T) a partir de los 20 años, aproximadamente. En este estudio, sin embargo, el timo que presentaban los ciclistas estaban produciendo tantas células T como las de una persona más joven.

Los hallazgos de la investigación se detallan en dos artículos publicados en Aging Cell y son el resultado de un estudio conjunto entre las universidades de Birmingham y el King’s College de Londres, financiado por la Fundación BUPA.

Este tipo de investigaciones significan que cada vez disponemos de más pruebas sólidas para poder alentar a las personas a comprometerse con el ejercicio regular a lo largo de sus vidas como una solución viable al problema de vivir más pero con peor calidad y menos saludables.

Por tanto, encontrar un tipo de ejercicio con el que se disfrute en cualquier entorno y hacerlo un hábito de actividad física, probablemente se obtendrá una gran recompensa a largo plazo disfrutando de una vejez más saludable, independiente y productiva.

Referencia: Ross D. Pollock, Katie A. O’Brien, Lorna J. Daniels, Kathrine B. Nielsen, Anthea Rowlerson, Niharika A. Duggal, Norman R. Lazarus, Janet M. Lord, Andrew Philp, Stephen D. R. Harridge. Properties of the vastus lateralis muscle in relation to age and physiological function in master cyclists aged 55-79 yearsAging Cell, 2018; e12735 DOI: 10.1111/acel.12735

Etiquetas: , , , ,