Posts etiquetados con ‘Actividad física’

La ciencia lo reafirma: una vida de ejercicio regular ralentiza el envejecimiento

facility_bikepath_PL.jpgUna investigación realizada sobre un grupo de personas mayores que han realizado ejercicio toda su vida, se compararon con un grupo de adultos de la misma edad y adultos más jóvenes que no hacen ejercicio regularmente. Los resultados mostraron que aquellos que han hecho ejercicio han desafiado el proceso de envejecimiento, teniendo la inmunidad, la masa muscular y los niveles de colesterol de una persona más joven.

El estudio reclutó a 125 ciclistas aficionados de entre 55 a 79 años, 84 de los cuales eran hombres y 41 eran mujeres. Los hombres tenían que poder recorrer 100 km en menos de 6,5 horas, mientras que las mujeres debían poder recorrer 60 km en 5,5 horas. Los individuos fumadores, bebedores y aquellos con presión arterial alta u otras condiciones de salud fueron excluidos del estudio. Este grupo de participantes se sometieron a una serie de pruebas en el laboratorio y se compararon con un grupo de adultos que no participan en actividad física regular. Este grupo consistió en 75 personas saludables de entre 57 y 80 años y 55 adultos jóvenes sanos de entre 20 y 36 años.

El estudio mostró que la pérdida de masa muscular y de fuerza, no se produjo en aquellos que hacen ejercicio regularmente. Los ciclistas tampoco aumentaron sus niveles de grasa corporal o de colesterol con la edad y los niveles de testosterona en los hombres también se mantuvieron altos, lo que sugiere que es posible que hayan evitado la mayor parte de la “menopausia” masculina.

Con cierta sorpresa, el estudio también reveló que los beneficios del ejercicio se extienden más allá de los músculos, ya que los ciclistas también tenían un sistema inmune que tampoco parecía envejecer al ritmo normal. El timo (órgano linfático), hace que se produzcan menos células inmunitarias (células T) a partir de los 20 años, aproximadamente. En este estudio, sin embargo, el timo que presentaban los ciclistas estaban produciendo tantas células T como las de una persona más joven.

Los hallazgos de la investigación se detallan en dos artículos publicados en Aging Cell y son el resultado de un estudio conjunto entre las universidades de Birmingham y el King’s College de Londres, financiado por la Fundación BUPA.

Este tipo de investigaciones significan que cada vez disponemos de más pruebas sólidas para poder alentar a las personas a comprometerse con el ejercicio regular a lo largo de sus vidas como una solución viable al problema de vivir más pero con peor calidad y menos saludables.

Por tanto, encontrar un tipo de ejercicio con el que se disfrute en cualquier entorno y hacerlo un hábito de actividad física, probablemente se obtendrá una gran recompensa a largo plazo disfrutando de una vejez más saludable, independiente y productiva.

Referencia: Ross D. Pollock, Katie A. O’Brien, Lorna J. Daniels, Kathrine B. Nielsen, Anthea Rowlerson, Niharika A. Duggal, Norman R. Lazarus, Janet M. Lord, Andrew Philp, Stephen D. R. Harridge. Properties of the vastus lateralis muscle in relation to age and physiological function in master cyclists aged 55-79 yearsAging Cell, 2018; e12735 DOI: 10.1111/acel.12735

Etiquetas: , , , ,

Nunca es tarde si… el envejecimiento es bueno

El inicio de un hábito constante de ejercicios adaptados, puede revertir los daños coronarios en individuos con hábitos sedentarios, ayudando a prevenir el riesgo de futura insuficiencias cardíacas, según un nuevo estudio realizado por cardiólogos del Instituto de medicina deportiva y ambiental (IEEM) en Dallas (EEUU).

Para obtener el mayor beneficio de este tipo de rutinas deportivas, debe comenzar hacia la mediana edad (antes de los 65), cuando el corazón aparentemente dispone todavía de la suficiente plasticidad y capacidad de remodelarse, según los hallazgos de los investigadores. Según este estudio, cuanto más tarde se comienza a desarrollar un hábito de vida saludable menor impacto en la salud cardiovascular. De tal manera que empezando en la mediana edad, debe realizarse de cuatro a cinco sesiones por semana, ya que dos o tres veces no han demostrado ser lo suficientemente efectivo para revertir los posibles daños coronarios.

Los participantes del estudio acumularon esos niveles de ejercicio, comenzando con tres sesiones de ejercicio moderadas de 30 minutos durante los primeros 3 meses y alcanzaron su punto máximo a los 10 meses cuando se agregaron dos sesiones más de intervalos aeróbicos de alta intensidad.

Los más de 50 participantes en el estudio entre los 45 y los 65 años, se dividieron en dos grupos, uno de los cuales recibió dos años de entrenamiento de ejercicio supervisado y el otro grupo de control, que participó sólo en entrenamiento de yoga y equilibrio.

Al final del estudio durante dos años, los que se ejercitaron más intensamente mostraron una mejora del 18% en su consumo máximo de oxígeno durante el ejercicio y una mejora de más del 25% en el cumplimiento o la elasticidad del músculo ventricular izquierdo del corazón.

Los hábitos de vida sedentarios, especialmente durante el proceso de envejecimiento en edades más avanzadas, puede llevar a una aceleración de la rigidez del músculo en el ventrículo izquierdo del corazón, la cámara que bombea sangre rica en oxígeno hacia sistema circulatorio. Cuando se produce este “endurezimiento” en el músculo cardíaco, se puede producir una gran presión sobre las cavidades cardíacas, lo que favorece un llenado deficiente y por tanto una posible insuficiencia cardíaca.  Esto suele producirse a menudo en individuos de mediana edad que no hacen ejercicio y no están en forma, dejándolas con cámaras pequeñas y rígidas con dificultades para bombear sangre.

Sin embargo, los investigadores destacan que la cámara del corazón en atletas competitivos sigue siendo grande y elástica, y que incluso, en personas con hábitos deportivos saludables (no atletas profesionales) con sesiones de cuatro a cinco días de ejercicio durante décadas, es suficiente para obtener la mayor parte de estos beneficios de la elasticidad cardiovascular.

En el estudio en cuestión, los investigadores querían saber si el ejercicio puede restaurar la elasticidad del corazón en individuos previamente sedentarios, especialmente si se inició a finales de la mediana edad. Los resultados presentados, muestran mejoras sustanciales en el cumplimiento cardíaco en los individuos más jóvenes del estudio después de un año de entrenamiento, pero sorprendentemente pocos cambios si el entrenamiento comenzó después de los 65 años.

Estos resultados muestran, que aunque nunca es tarde para iniciar unos hábitos saludables y vida activa, cuanto antes iniciemos esas rutinas adaptadas a cada persona y edad, antes nos aprovecharemos de sus amplios beneficios.

Referencia: Erin J. Howden, Satyam Sarma, Justin S. Lawley, Mildred Opondo, William Cornwell, Douglas Stoller, Marcus A. Urey, Beverley Adams-Huet, Benjamin D. Levine. Reversing the Cardiac Effects of Sedentary Aging in Middle Age—A Randomized Controlled Trial: Implications For Heart Failure PreventionCirculation, 2018; CIRCULATIONAHA.117.030617 DOI: 10.1161/CIRCULATIONAHA.117.030617

Etiquetas: , , ,

El tai chi puede ayudar a prevenir caídas en personas mayores

World Tai Chi Day
Practicar ejercicios de tai chi de manera habitual, unas tres sesiones por semana, mejora el equilibrio y la flexibilidad en personas mayores de 65 años, lo que puede ayudar a reducir hasta en 64% el riesgo de caídas y fracturas, una de las principales causas de discapacidad y pérdida de autonomía asociadas al envejecimiento.

El tai chi es una antigua práctica china, centrada en la flexibilidad y la coordinación del cuerpo entero, que promueve el movimiento armonizado en el espacio. Investigaciones anteriores ya han demostrado que se trata de un ejercicio eficaz para mejorar el control del equilibrio.

Esta vez, dos nuevos trabajados confirman la utilidad de esta práctica para prevenir caídas. Uno de ellos fue realizado por el doctor Rafael Lomas-Vega, de la Universidad de Jaén, en España. En él se analizaron 10 ensayos clínicos sobre el efecto del tai chi en comparación con otras intervenciones, como fisioterapia o ejercicios de baja intensidad.

Los resultados (publicados hoy en el Diario de la Sociedad Americana de Geriatría), muestran que el tai chi redujo significativamente la tasa de caídas en 43%, al cabo de un año de seguimiento. En cuanto a caídas potencialmente perjudiciales, que habrían generado alguna fractura, el riesgo se redujo en 50% en igual período.

“La práctica de tai chi puede ser recomendada para prevenir caídas en los adultos en riesgo y en adultos mayores en general. La frecuencia de las sesiones, de una hora, puede variar de una a tres veces por semana”, explica el doctor Lomas-Vega.

El otro trabajo, realizado por investigadores de la Universidad de Guangzhou, en China, se basó en datos recogidos en 18 ensayos clínicos anteriores, que incluían un total de casi 4.000 personas mayores de 65 años.

Así observaron que hasta el 40% de los mayores sufre un accidente de este tipo a lo largo de un año, porcentaje que aumenta al 50% en los que superan los 80 años.

Gracias a la respiración y a los movimientos lentos y controlados que caracterizan el tai chi, se redujo en 20% el riesgo sufrir alguna caída, además de mejorar su equilibrio, la fuerza en las rodillas y la flexibilidad. También se comprobó que quienes realizaban esta práctica al menos tres veces por semana reducían el riesgo de caídas en 64%.

Los beneficios del tai chi se ha visto que son múltiples. En febrero pasado, durante la reunión anual de la Asociación Americana del Infarto Cerebral, se estableció que practicar tai chi, junto con evitar el tabaquismo, hacer ejercicio aeróbico, mantener una buena higiene bucal y comer saludable, ayuda a evitar un infarto cerebral, ya que mantiene la presión arterial y el colesterol normales, y las paredes de las arterias flexibles.

Fuentes: Periódico El Mercurio/ Sección Vida Ciencia y Tecnología y Medical News Today

Etiquetas: , , , , , ,

Ejercicio regular vinculado a un menor envejecimiento celular

See you at the finish line.Una investigación de la Universidad Brigham Young explica como se puede retardar el envejecimiento celular, siempre que se esté dispuesto a “sudar”. El hecho de que se tenga 40 años, no quiere decir que exactamente esa sea la edad biológica…

Este estudio, publicado en el diario médico Preventive Medicine, muestra que las personas con altos niveles de actividad física tienen significativamente más largos los telómeros en comparación a aquellos que tienen un estilo de vida más sedentaria.

El estudio liderado por el profesor Larry Tucker, muestra que los adultos con niveles altos de actividad física disponen de telómeros que serían propios de personas con una edad biológica de 9 años más jóven en comparación con aquellas personas más sedentarias.

El grupo de investigación analizó datos de 5.823 adultos que participaron en las encuestas nacionales de Salud y Nutrición del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) de Estados Unidos, que es una de las pocas que incluye valores de longitud de los telómeros de los sujetos de estudio.

Tras el análisis de todos estos datos, el grupo de investigación encontró que los telómeros más cortos provenían de las personas con hábitos más sedentarios (disponían de unas 140 pares de bases de ADN menos al final de sus telómeros que los individuos más activos físicamente). Sorprendentemente, también descubrieron que no hubo diferencias estadísticamente significativas en la longitud de los telómeros entre los que tienen una actividad física moderada o baja y las personas sedentarias.

Aunque el mecanismo exacto de cómo el ejercicio preserva los telómeros se desconoce, el profesor Tucker teoriza con la posibilidad que podría estar vinculado a la inflamación y al estrés oxidativo. Estudios previos han demostrado la longitud del telómero está estrechamente relacionado con esos dos factores y se sabe que el ejercicio puede suprimir la inflamación y el estrés oxidativo con el tiempo.

Ya se conocía indudablemente los beneficios de la actividad físicas regular para reducir la mortalidad y prolongar la vida en condiciones más saludables, pero con este tipo de estudios podemos tratar de conocer si una parte de ese beneficio relacionado con la actividad física puede ser debido al mantenimiento de la longitud de los telómeros.

Referencia: Larry A. Tucker. Physical activity and telomere length in U.S. men and women: An NHANES investigationPreventive Medicine, 2017; 100: 145 DOI: 10.1016/j.ypmed.2017.04.027

Etiquetas: , , , , , ,

De nuevo….el Resveratrol y sus beneficios sobre el envejecimiento

Uva en Paterna (Valencia)

Ya lo habíamos tratado en anteriores ocasiones, el “famoso” resveratrol, que es un compuesto presente en las uvas, frutos secos o frutos rojos englobado dentro de la gran familia de los polifenoles, sigue apareciendo en diferentes estudios internacionales. En esta ocasión nos centramos en sus supuestos beneficios para el mantenimiento del sistema muscular en organismos en proceso de envejecimiento.

En un estudio desarrollado por científicos del Instituto Virginia Tech Carilion Research muestran como el resveratrol facilita el mantenimiento de las fibras musculares a medida que se envejece, facilitando las conexiones sinápticas entre las neuronas, disminuyendo los efectos negativos del envejecimiento en forma de degeneración muscular.

Los científicos estudiaron este proceso en modelos animales de ratones de edad avanzada tratados con resveratrol durante un año, prestando especial atención al mecanismo de la sinapsis entre las uniones neuromusculares. Este mecanismo de la sinapsis es esencial para el movimiento voluntario, ya que transmiten órdenes motoras que surgen de las neuronas en la médula espinal hacia los músculos. Ya es bien conocido que una dieta equilibrada y el ejercicio físico regular pueden proteger el desgaste de este mecanismo debido al envejecimiento. Ahora, en este estudio, los investigadores intentan demostrar como el resveratrol podría tener un efecto beneficioso similar.

En este mismo sentido otro estudio desarrollado por un equipo de científicos del Departamento de Fisiología, Anatomía y Biología Celular, del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (centro mixto del CSIC, la Universidad Pablo de Olavide y la Junta de Andalucía) acaban de publicar un estudio en el British Journal of Nutrition que intentan demostrar que la suplementación nutricional con resveratrol en modelos animales de ratones de edad avanzada podría mejorar la respuesta al ejercicio físico.

El estudio muestra que los animales de mayor edad que se ejercitaban y recibían resveratrol presentaban una mayor mejoría física que aquellos que solo se sometieron a entrenamiento. El resveratrol disminuyó el daño oxidativo asociado con el envejecimiento en los animales mayores sin afectar a los animales jóvenes. Al mismo tiempo, este compuesto incrementó el nivel de las enzimas antioxidantes en estos animales a la vez que aumentaba los niveles de las enzimas asociadas a la obtención de energía por parte de las células.

Como afirman estos investigadores, “lo más importante de este estudio ha sido que el resveratrol produjo mayores efectos en animales envejecidos mientras que apenas afectó a animales jóvenes o maduros indicando un efecto dependiente de la edad”. De esta manera, añaden los investigadores, “esto puede indicar que compuestos como el resveratrol pueden mejorar las respuestas fisiológicas al ejercicio físico cuando éstas disminuyen como en el caso del envejecimiento mientras que son ineficientes cuando la respuesta al ejercicio es máxima como en organismos jóvenes o maduros”.

Los resultados de estos estudios apuntan a considerar el resveratrol u otras sustancias de la familia de los polifenoles, como potenciales compuestos con efectos beneficiosos utilizados como suplementos nutricionales dirigidos a personas mayores que ayuden a incrementar el beneficio que la actividad física produce durante edades avanzadas.

Referencia: Jessica Stockinger, Nicholas Maxwell, Dillon Shapiro, Rafael deCabo, Gregorio Valdez. Caloric Restriction Mimetics Slow Aging of Neuromuscular Synapses and Muscle FibersThe Journals of Gerontology: Series A, 2017; DOI: 10.1093/gerona/glx023

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com

Etiquetas: , , , ,

Muévete más para envejecer menos

Investigadores de la Escuela de Medicina de San Diego (Universidad de California) han desarrollado un estudio publicado recientemente en la American Journal of Epidemiology en el que monitorizaban a cerca de 1.500 mujeres de edades comprendidas entre 64 a 95 años, encontraron una correlación directa entre las mujeres con menos actividad física y un acortamiento de los telómeros por encima de las mujeres con actividad menos sedentaria. Más concretamente, estos investigadores estiman que las mujeres de edad avanzada que se sientan durante más de 10 horas al día con una baja actividad física tienen células que son biológicamente más mayores en unos ocho años en comparación con las mujeres que tienen una actividad de unos 40 minutos al día. Por tanto, según el grupo de investigación, las células envejecen más rápido con un estilo de vida sedentario. De tal manera que la edad cronológica no siempre coincide con la edad biológica.

En estudios posteriores el grupo de investigación examinarán más en detalle cómo el ejercicio influye en la longitud de los telómeros en las poblaciones más jóvenes y en los hombres.

Los debates abiertos acerca de los beneficios del ejercicio se deben iniciar cuando somos jóvenes, y la actividad física deben seguir siendo parte de nuestra vida cotidiana a medida que envejecemos, incluso a los 80 años de edad y más…

Referencia: Aladdin H. Shadyab et al. Associations of Accelerometer-Measured and Self-Reported Sedentary Time With Leukocyte Telomere Length in Older WomenAmerican Journal of Epidemiology, January 2017 DOI: 10.1093/aje/kww196

Etiquetas: