Posts etiquetados con ‘edad cronológica’

Detectar la diferencia entre edad cronológica y biológica es posible analizando los electrocardiogramas con Inteligencia Artificial

Un estudio realizado por la División de Cardiología Preventiva de la Clínica Mayo y publicada en la European Heart Journal – Digital Health, encontró que el análisis de los electrocardiogramas (ECG) mediante inteligencia Artificial (IA), puede determinar con bastante precisión la diferencia entre la edad cronológica y la edad biológica de una persona y proporcionarnos información útil sobre nuestra salud y la longevidad.

El modelo de IA entrenado con los datos proporcionados por los ECG´s de una muestra poblacional, consiguió predecir con precisión la edad de la mayoría de los sujetos, con una diferencia de edad media de 0,88 años entre la edad detectada con el ECG y la edad real. Sin embargo, varios sujetos tenían una brecha que era mucho mayor, aparentemente parecían mostrar mayor diferencia de edad según la predicción de la IA.

Lo que observaron tras analizar estos datos y hacer un seguimiento de las personas muestreadas fue, que la probabilidad de morir durante el seguimiento fue más elevada entre las personas aparentemente mayores según la edad predicha por el ECG, en comparación con aquellos cuya edad del ECG era la misma que su edad cronológica o real. La asociación fue aún más fuerte al predecir la muerte causada por una enfermedad cardíaca. Por el contrario, los que tenían una diferencia de edad menor al haber sido considerados más jóvenes por ECG, mostraban un riesgo más reducido.

Estos resultados validan y amplían las observaciones que anteriormente ya habían obtenido el grupo de investigación de la Clínica Mayo sobre predicción de la edad al analizar los ECGs mediante IA, habiendo detectado un envejecimiento acelerado al demostrar que las personas con una edad mayor de la esperada por el ECG mueren antes, especialmente por enfermedades cardíacas. Según los investigadores, la tasa de mortalidad es una de las mejores formas de medir la edad biológica.

Cuando los investigadores ajustaron estos datos para considerar múltiples factores de riesgo estándar, la asociación entre la brecha de edad y la mortalidad cardiovascular fue aún más pronunciada. Los individuos que resultaron ser más viejos según la medición por el ECG en comparación con su edad real, tenían el mayor riesgo, incluso después de tener en cuenta las condiciones médicas que predecirían su supervivencia, mientras que los que se encontraron más jóvenes en comparación con su edad real tenían riesgos cardiovasculares más bajos.

Los investigadores evaluaron los datos de los ECG’s de más de 25.000 personas con un algoritmo de IA previamente entrenado y validado para proporcionar una predicción biológica de la edad. Los sujetos con una diferencia de edad positiva (una edad del ECG superior a su edad cronológica o real) mostraron una conexión clara con la mortalidad por todas las causas a lo largo del tiempo.

Los sujetos del estudio fueron seleccionados a través del Proyecto de Epidemiología de Rochester, un índice de información relacionada con la salud de proveedores médicos en el condado de Olmsted (Minnesota – USA). Los sujetos tenían una edad media de alrededor de 54 años y fueron seguidos durante aproximadamente 12,5 años. El estudio excluyó a aquellos con antecedentes iniciales de ataques cardíacos, cirugía de derivación o stents, accidente cerebrovascular o fibrilación auricular.

Estos hallazgos abren una serie de oportunidades para ayudar a identificar a quienes pueden beneficiarse más de estrategias  de salud preventivas. Ahora que se ha demostrado el concepto de que la edad del ECG se puede relacionar con la supervivencia, es hora de pensar cómo se podría incorporar esto en la práctica clínica, pero como siempre con estos estudios previos, se necesitará más investigación para encontrar las mejores formas de hacerlo.

Etiquetas: , , , , , , ,
Categorias: Análisis de datos

Medir el envejecimiento a través de la orina

Amanda Cotton - Urinalysis Test Strips

Un estudio publicado en la revista Frontiers in Aging Neuroscience muestra cómo una sustancia que aumenta en la orina a medida que las personas envejecen, podría indicar el daño oxidativo. Además también se describe en este estudio, una metodología para medir fácilmente mediante un test los niveles de este marcador en muestras de orina en humanos. Este novedoso y potencial marcador, proporcionaría un método para medir nuestra edad biológica en lugar de la cronológica. Esto podría ayudar a predecir nuestro riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la edad, e incluso el margen de tiempo probable para nuestra muerte.

Si bien todos los nacidos en el mismo año tienen la misma edad cronológica, los cuerpos de diferentes personas envejecen a ritmos diferentesEsto significa que, aunque el riesgo de muchas enfermedades aumenta con la edad, la correlación entre nuestra edad en años y nuestra salud y esperanza de vida es relativamente débil. Muchas personas disfrutan de una larga vida, relativamente libres de enfermedades, mientras que otras sufren enfermedades crónicas y muerte prematura.

Entonces, si nuestra edad en años no es el indicador más fiable del envejecimiento en nuestros cuerpos, ¿cuál es?

Algunos investigadores consideran que el envejecimiento normal es en sí, una enfermedad, donde nuestras células acumulan daños con el tiempo. La tasa de este daño celular puede variar entre personas, y puede estar dictada por la genética, el estilo de vida y el entorno en el que vivimos. Este daño celular puede ser una parámetro más preciso de medición de la edad biológica que la cantidad de años desde que nacemos.

Encontrar una forma de medir la edad biológica podría ayudar a predecir el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la edad e incluso la muerte. También necesitamos poder medir la edad biológica para saber si los tratamientos para retrasar el envejecimiento (posibles en el futuro), son más o menos efectivos.

Un mecanismo que se cree subyace al envejecimiento biológico implica una molécula vital para nuestra supervivencia, el oxígeno, en lo que se llama la teoría de los radicales libres del envejecimientoLos subproductos de oxígeno producidos durante el metabolismo normal pueden causar daño oxidativo a las biomoléculas en las células, como el ADN y el ARN. A medida que envejecemos, sufrimos un mayor daño oxidativo, y por lo tanto los niveles de marcadores oxidativos aumentan en nuestro cuerpo.

Uno de esos marcadores, con el nombre de 8-oxo-7,8-dihidroguanosina (8-oxoGsn), es el resultado de la oxidación de una molécula crucial en nuestras células llamada ARN. En estudios previos en animales, este grupo chino de investigación del estudio aquí referido, encontró que los niveles de 8-oxoGsn aumentan en la orina con la edad.

Para ver sí este proceso se producía también en humanos, los investigadores midieron el nível 8-oxoGsn en orina en una muestra poblacional de 1.228 individuos de nacionalidad china de entre 2 y 90 años de edad, usando una técnica de análisis rápido llamada cromatografía líquida de ultra alta eficacia. Encontraron un aumento dependiente de la edad en el 8-oxoGsn de origen urinario en participantes de 21 años o más. Por lo tanto, 8-oxoGsn en orina es un prometedor marcador de envejecimiento.

Curiosamente, los niveles de 8-oxoGsn fueron aproximadamente los mismos entre hombres y mujeres, excepto en las mujeres posmenopáusicas, que mostraron niveles más altos. Esto puede haber sido causado por la disminución en los niveles de estrógeno que ocurre durante la menopausia, ya que se sabe que los estrógenos tienen efectos antioxidante. La técnica de análisis rápido del grupo de investigación podría ser útil para estudios de envejecimiento a gran escala, ya que puede procesar muestras de orina de hasta 10 participantes a la hora.

Por tanto, el marcador 8-oxoGsn urinario, podría usarse como biomarcador de la edad biológica frente a la edad cronológica, y podría ayudarnos a predecir el riesgo de enfermedades relacionadas con la edad.

Referencia: Wei Gan, Xin-Le Liu, Ting Yu, Yuan-Gao Zou, Ting-Ting Li, Shuang Wang, Jin Deng, Lan-Lan Wang, Jian-Ping Cai. Urinary 8-oxo-7,8-dihydroguanosine as a Potential Biomarker of AgingFrontiers in Aging Neuroscience, 2018; 10 DOI: 10.3389/fnagi.2018.00034

Etiquetas: , , , ,