Posts etiquetados con ‘ejercicio regular’

Correlación entre la actividad física y la reducción de la mortalidad en la vejez

En este periodo de confinamiento tan difícil en los que se nos ha reducido drásticamente la posibilidad de realizar actividad física, los que más pueden sufrir esta limitación obligatoria son una vez más, las personas mayores. Analizando diferentes estudios científicos sobre este aspecto, se vuelve a constatar la importancia del ejercicio para conseguir un envejecimiento saludable, incluso cuando se inicia en edades más tardías. Sin embargo, dada la forma en que se recopilan los datos  y la forma en que se realizan los estudios epidemiológicos, es difícil determinar la causalidad. Podríamos preguntarnos ¿La propia actividad física es la que ejerce la protección, o es que las personas más robustas viven más y hacen ejercicio con más frecuencia? Afortunadamente, los estudios equivalentes en animales sobre el ejercicio no son ambiguos y muestran que el ejercicio en realidad actúa para mejorar la salud a largo plazo y reducir la mortalidad prematuraAquí, los investigadores amplían la evidencia existente al enfocarse en las tendencias del ejercicio físico en la edad adulta, y cómo esas tendencias se correlacionan negativamente con la mortalidad, ya que una reducción en el ejercicio con el tiempo es peor que las demás alternativas.

La actividad física iniciada a temprana edad  y a largo plazo promueve una amplia gama de beneficios para la salud y ha sido reconocida como un importante factor de protección ante las enfermedades crónicas. Estos efectos beneficiosos se traducen constantemente en tasas de mortalidad más bajas tanto en hombres como en mujeres. Los efectos saludables de la actividad física podrían extenderse hasta la vejez, ya que se sabe que retrasan el inicio de la discapacidad y aumentan la esperanza de vida. Además, el ejercicio moderado podría estar asociada negativamente con otros resultados adversos como la hospitalización, reduciendo así el gasto en atención médica. Sorprendentemente, a edades avanzadas, los niveles de actividad física pueden superar otros factores de riesgo cardiovascular o sociodemográfico que se asocian normalmente con resultados adversos en cohortes de población más jóvenes.

Reforzando estas certezas y focalizando en nuestro entorno cercano, se puede consultar un estudio longitudinal sobre el síndrome de fragilidad en una población mayor de España (concretamente en Toledo, denominado Toledo Study of Healthy Aging) con el objetivo de investigar la influencia de diferentes trayectorias de actividad física dentro de la población mayor.

Todo esto ahonda en la necesidad de que aún con la reducción de las posibilidades de movilidad en estos días, mucho más complicada para las personas mayores, sigamos buscando la manera de mantenernos activos dentro de nuestras posibilidades, y especialmente en el caso de las personas mayores.

En este sentido existen multitud de recursos, aquí destacamos algunos:

PROYECTO “DIAPOW” – sesión de entrenamiento a domicilio adaptada para personas mayores INEF-UPM

- Recomendaciones de la Sociedad Española de Medicina del Deporte, la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte y el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España.

- Guía de actuación y actividad física para personas mayores ante el confinamiento – Universidad de Cádiz

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: Actividad física

La ciencia lo reafirma: una vida de ejercicio regular ralentiza el envejecimiento

facility_bikepath_PL.jpgUna investigación realizada sobre un grupo de personas mayores que han realizado ejercicio toda su vida, se compararon con un grupo de adultos de la misma edad y adultos más jóvenes que no hacen ejercicio regularmente. Los resultados mostraron que aquellos que han hecho ejercicio han desafiado el proceso de envejecimiento, teniendo la inmunidad, la masa muscular y los niveles de colesterol de una persona más joven.

El estudio reclutó a 125 ciclistas aficionados de entre 55 a 79 años, 84 de los cuales eran hombres y 41 eran mujeres. Los hombres tenían que poder recorrer 100 km en menos de 6,5 horas, mientras que las mujeres debían poder recorrer 60 km en 5,5 horas. Los individuos fumadores, bebedores y aquellos con presión arterial alta u otras condiciones de salud fueron excluidos del estudio. Este grupo de participantes se sometieron a una serie de pruebas en el laboratorio y se compararon con un grupo de adultos que no participan en actividad física regular. Este grupo consistió en 75 personas saludables de entre 57 y 80 años y 55 adultos jóvenes sanos de entre 20 y 36 años.

El estudio mostró que la pérdida de masa muscular y de fuerza, no se produjo en aquellos que hacen ejercicio regularmente. Los ciclistas tampoco aumentaron sus niveles de grasa corporal o de colesterol con la edad y los niveles de testosterona en los hombres también se mantuvieron altos, lo que sugiere que es posible que hayan evitado la mayor parte de la “menopausia” masculina.

Con cierta sorpresa, el estudio también reveló que los beneficios del ejercicio se extienden más allá de los músculos, ya que los ciclistas también tenían un sistema inmune que tampoco parecía envejecer al ritmo normal. El timo (órgano linfático), hace que se produzcan menos células inmunitarias (células T) a partir de los 20 años, aproximadamente. En este estudio, sin embargo, el timo que presentaban los ciclistas estaban produciendo tantas células T como las de una persona más joven.

Los hallazgos de la investigación se detallan en dos artículos publicados en Aging Cell y son el resultado de un estudio conjunto entre las universidades de Birmingham y el King’s College de Londres, financiado por la Fundación BUPA.

Este tipo de investigaciones significan que cada vez disponemos de más pruebas sólidas para poder alentar a las personas a comprometerse con el ejercicio regular a lo largo de sus vidas como una solución viable al problema de vivir más pero con peor calidad y menos saludables.

Por tanto, encontrar un tipo de ejercicio con el que se disfrute en cualquier entorno y hacerlo un hábito de actividad física, probablemente se obtendrá una gran recompensa a largo plazo disfrutando de una vejez más saludable, independiente y productiva.

Referencia: Ross D. Pollock, Katie A. O’Brien, Lorna J. Daniels, Kathrine B. Nielsen, Anthea Rowlerson, Niharika A. Duggal, Norman R. Lazarus, Janet M. Lord, Andrew Philp, Stephen D. R. Harridge. Properties of the vastus lateralis muscle in relation to age and physiological function in master cyclists aged 55-79 yearsAging Cell, 2018; e12735 DOI: 10.1111/acel.12735

Etiquetas: , , , ,