Posts etiquetados con ‘Longevidad’

La microbiota intestinal implicada en un envejecimiento saludable y aumento de la longevidad

La microbiota intestinal es un componente integral del cuerpo, pero su importancia en el proceso de envejecimiento humano no está del todo claro. 

Un grupo de investigadores y colaboradores del Instituto de Biología de Sistemas (ISB) situado en Seattle, han identificado distintas huellas en el microbioma intestinal (conjunto de genes de los microorganismos presentes en nuestro organismo) que están asociadas con trayectorias de envejecimiento saludable, que a su vez podrían predecir la supervivencia en una población de personas mayores. El trabajo se ha publicado este mes en la revista Nature Metabolism.

El equipo de investigación analizó el microbioma intestinal, además de datos fenotípicos y clínicos de más de 9.000 personas, entre las edades de 18 y 101 años, en tres cohortes independientes. El equipo se centró, en particular, en datos longitudinales de una cohorte de más de 900 personas mayores (78-98 años), lo que les permitió realizar un seguimiento de los resultados de salud y supervivencia.

Los datos mostraron que los microbiomas intestinales se volvieron cada vez más específicos para cada individuo a medida que las personas envejecían, comenzando en la edad adulta media o tardía, lo que se correspondía con una disminución constante en la abundancia de géneros bacterianos similares entre humanos.

Sorprendentemente, mientras que esta especificidad se estaba dando durante un envejecimiento saludable, las funciones metabólicas que la microbiota estaban llevando a cabo, compartían rasgos comunes entra las personas más saludables. Esta huella de singularidad intestinal estaba altamente correlacionada con varios metabolitos presentes en el plasma sanguíneo derivados de microorganismos, entre ellos el indol, derivado del triptófano, que se ha demostrado que prolonga la vida útil en ratones. Por ejemplo, se sabe que estos metabolitos reducen la inflamación en el intestino y se cree que la inflamación crónica es un factor importante en la progresión de las morbilidades relacionadas con el envejecimiento. También los niveles en sangre de otro metabolito, la fenilacetilglutamina, mostraron la asociación más fuerte con la especificidad microbiana, y trabajos anteriores han demostrado que este metabolito está muy elevado en la sangre de los centenarios.

Los individuos sanos observados de alrededor de los 80 años de edad, mostraron una evolución continua de su microbioma hacia un estado de composición muy específico, pero esta evolución estuvo ausente en los individuos menos sanos. Curiosamente, este patrón de singularidad parece comenzar en la mediana edad, entre los 40 y los 50 años, y está asociado con una clara firma metabolómica sanguínea, lo que sugiere que estos cambios en el microbioma pueden no ser simplemente un predictor de un envejecimiento saludable, sino que pueden también contribuir directamente a la salud a medida que envejecemos.

Según los investigadores, los resultados anteriores en la investigación del efecto de la microbiota sobre el envejecimiento se han mostrado inconsistentes, con algunos informes que muestran una disminución en los géneros intestinales observados en las poblaciones centenarias, mientras que otros muestran una estabilidad relativa del microbioma hasta el inicio de la disminución de la salud relacionada con el envejecimiento. El trabajo de estos investigadores, incorpora un análisis detallado de la salud y la supervivencia, lo que podría disminuir estas inconsistencias.

En este estudio destaca el hecho de que la microbiota intestinal del adulto continúa desarrollándose con la edad avanzada en individuos sanos, pero no en los enfermos, y que las composiciones del microbioma asociadas con la salud en la edad adulta temprana o media pueden no ser compatibles con la salud en la edad adulta tardía.

Recordamos que mantener hábitos saludables y una nutrición variada y adaptada a cada edad puede influir en la composición de nuestra microbiota.

Referencia: Tomasz Wilmanski, Christian Diener, Noa Rappaport, Sushmita Patwardhan, Jack Wiedrick, Jodi Lapidus, John C. Earls, Anat Zimmer, Gustavo Glusman, Max Robinson, James T. Yurkovich, Deborah M. Kado, Jane A. Cauley, Joseph Zmuda, Nancy E. Lane, Andrew T. Magis, Jennifer C. Lovejoy, Leroy Hood, Sean M. Gibbons, Eric S. Orwoll, Nathan D. Price. Gut microbiome pattern reflects healthy ageing and predicts survival in humansNature Metabolism, Feb. 18, 2021; DOI: 10.1038/s42255-021-00348-0

Etiquetas: , , ,

Reconocernos en la población que somos (Reflexión de la investigadora Dolores Puga-CSIC)

“Cuanto antes asumamos que no volveremos a ser las poblaciones jóvenes y crecientes del pasado, antes podremos abordar la transformación de nuestros modelos de bienestar”. Esta es una de las principales reflexiones que la investigadora Dolores Puga (científica titular en el Instituto de Economía, Geografía y Demografía del CSIC) plantea en su artículo desarrollado para la plataforma Ágora* de la Fundación General CSIC (FGCSIC), en el que se afirma que la pandemia de la COVID-19 ha hecho patente la necesidad de transformar nuestros modelos asistenciales para ajustarlos a la realidad de la población envejecida de nuestra sociedad actual.

En el artículo se expone cómo la pandemia nos ha abierto los ojos a la realidad que han mostrado nuestros sistemas de cuidados de larga duración, constatando las dificultades de prevención y atención que se han podido observar durante estos meses del 2020.

Para contextualizar la situación, el artículo realiza un repaso de la evolución demográfica que ha tenido lugar en el último siglo y medio y que ha propiciado una transformación de la estructura poblacional sin precedentes, motivada por una disminución progresiva de la mortalidad a todas las edades y por el hecho de que “la longevidad humana esté aumentando a un ritmo de tres meses cada año”. Todo ello nos convierte en una población “con individuos de más edad y de más edades, en una población más compleja”. Según la Dra. Puga, debemos reconocernos en la población que somos y asumirlo lo antes posible para poder ponernos “manos a la obra” y adaptar nuestros modelos de bienestar a “las nuevas hechuras de una población envejecida”.

El artículo expone que la pandemia actual, igual que lo hicieron otras anteriores o los conflictos bélicos, dejará una huella temporal en los indicadores de supervivencia de la población (como es la esperanza de vida) durante algunos años, pero difícilmente modificará la tendencia a largo plazo en el cambio demográfico que se viene observando en el último siglo y medio. Este envejecimiento demográfico ha traído consigo un cambio en la estructura por edades de nuestras poblaciones, “incorporando nuevas edades al curso de vida colectivo” y convirtiéndonos en poblaciones más plurales y complejas, por lo que nuestro sistema de bienestar ya no se ajusta bien a esta nueva realidad, al haber sido diseñado con una estructura poblacional distinta.

Según la autora, en el debate público a menudo “se ha identificado el envejecimiento como una amenaza”, lo que ha favorecido la generación de una falsa idea de que el envejecimiento es el paso previo a la extinción y por tanto el empecinamiento, como sociedad, en intentar volver a ser poblaciones jóvenes y en buscar maneras de revertir lo irreversible. Esto ha dificultado abordar una readaptación del sistema de bienestar que nos hubiera dado mayor capacidad de enfrentar con mejor éxito esta nueva epidemia global.

Este nuevo escenario nos plantea el reto de un notable aumento de la población mayor con problemas crónicos, lo que hace necesario “transformar el actual modelo asistencial (…), un modelo centrado en el rescate, en lo agudo, en atender el episodio”, por otro que intente anticiparse para poder segmentar y predecir qué personas tendrán mayores necesidades ante un determinado riesgo como el actual y que nos permita evolucionar desde un enfoque reactivo y curativo hacia un enfoque preventivo centrado en la salud y no en la enfermedad.

En cuanto a los cuidados de larga duración, la Dra. Puga destaca el papel fundamental que tienen estos en el diseño de los sistemas de bienestar. En el caso español, se caracteriza por ir especialmente dirigido a los niveles más altos de dependencia y que en muchos casos requiere la asistencia familiar. Este modelo, según las reflexiones del artículo, debe ser adaptado para poner el acento en “las necesidades de las personas y en el cuidado en la comunidad”, para priorizar la autonomía residencial y para entender que los cuidados en instituciones deberían ser “el último eslabón en la cadena de servicios”. Es un reto que exigirá un mayor esfuerzo en servicios de prevención que combinen tecnología y apoyo personal y que permita mantener la independencia el mayor tiempo posible.

Finalmente, la Dra. Puga concluye con una reflexión sobre la baja influencia que tendrá la pandemia a largo plazo sobre el cambio de tendencia en el envejecimiento demográfico, pero llegar a “reconocernos en la población que ya somos” sería un gran aprendizaje del drama vivido en los últimos meses y una oportunidad para “mirar hacia delante y buscar sistemas nuevos para construir un mundo más seguro para todos”.

Para leer el artículo completo puede descargarse el documento PDF desde la plataforma Ágora FGCSIC

Ágora es un espacio de reflexión dirigido a la sociedad en su conjunto, en el que a través de la publicación de tribunas y artículos de divulgación se ofrece una visión fundamentada y de referencia sobre la actualidad científica y sus implicaciones económicas y sociales.

Etiquetas: , , , ,

Edad y probabilidad de infección por SARS-CoV-2

Los científicos han estimado que la edad de un individuo no indica la probabilidad de que esté infectado por el virus SARS-CoV-2 que produce la enfermedad de la COVID-19. Sin embargo, el desarrollo de los síntomas, la progresión de la enfermedad y la mortalidad si parece depender en mayor medida de la edad.

Por desgracia, se producen a diario una gran cantidad de muertes debido a la pandemia de la COVID-19, y se ha demostrado que las personas de edad avanzada desarrollan de manera desproporcionada síntomas graves y muestran una mayor mortalidad. Un equipo de científicos especializados en modelos epidemiológicos del Centro de Investigación para el Control de Zoonosis de la Universidad de Hokkaido, ha modelado los datos disponibles tanto de Japón como de España e Italia para mostrar que la susceptibilidad a la COVID-19 es independiente de la edad, mientras que la aparición de los síntomas más graves de la COVID-19 y la mortalidad probablemente dependan en mayor medida de la edad. Sus resultados fueron publicados en la revista Scientific Reports el 6 de octubre de 2020.

Las causas de la mortalidad en los ancianos pueden deberse a dos factores: la probabilidad de que estén infectados debido a su edad avanzada (susceptibilidad dependiente de la edad), que se refleja en el número de casos; y la probabilidad de que se vean afectados por una forma más grave de la enfermedad debido a su edad avanzada (gravedad dependiente de la edad), lo que se refleja en la tasa de mortalidad. Estos factores aún no se comprenden completamente para el caso de la COVID-19.

Los científicos optaron por analizar datos de Italia, España y Japón para determinar si existe alguna relación entre la edad, la susceptibilidad y la gravedadEstos tres países fueron elegidos porque tienen datos bien registrados y disponibles al público y son de los países más longevos dentro de los ranking de longevidad. En mayo de 2020, la tasa de mortalidad (número de muertes por cada 100.000) fue de 382,3 para Italia, 507,2 para España y 13,2 para Japón. Sin embargo, a pesar de la gran disparidad en las tasas de mortalidad, la distribución por edad de la mortalidad (el número proporcional de muertes por grupo de edad) fue similar para estos tres países.

Los científicos desarrollaron un modelo matemático para calcular la susceptibilidad en cada grupo de edad en diferentes condiciones. También tomaron en cuenta el nivel estimado de contacto de persona a persona en cada grupo de edad, así como los diferentes niveles de restricción para las actividades fuera del hogar en los tres países.

El modelo mostró que la edad no debe influir en la susceptibilidad, sino que debe influir negativamente en la gravedad y la mortalidad, para poder explicar el hecho de que la distribución por edades de la mortalidad es similar entre los tres países.

Referencia: Ryosuke Omori, Ryota Matsuyama, Yukihiko Nakata. The age distribution of mortality from novel coronavirus disease (COVID-19) suggests no large difference of susceptibility by ageScientific Reports, 2020; 10 (1) DOI: 10.1038/s41598-020-73777-8

Etiquetas: , , , ,

Cambios en el sistema inmunitario pueden favorecer un envejecimiento más saludable

A medida que envejecemos, el sistema inmunitario se deteriora de forma gradual. Un aspecto de este deterioro es la inflamación crónica en las personas mayores, lo que significa que el sistema inmunitario está constantemente activado y produciendo metabolitos que favorecen la inflamación. Dicha inflamación crónica se asocia con múltiples enfermedades relacionadas con la edad, incluida la artritis, la enfermedad de Alzheimer y por supuesto las respuestas inmunes alteradas a las infecciones.

Una de las preguntas más frecuentes en la investigación sobre el envejecimiento es si la inflamación crónica es una causa del envejecimiento o una consecuencia del proceso de envejecimiento en sí misma. Un grupo de científicos del laboratorio del Instituto Max Planck de Biología del Envejecimiento en Colonia (Alemania), han encontrado evidencias que sugieren que el aumento de la inflamación hace que el proceso de envejecimiento sea más acelerado, y que favorezca un desequilibrio entre el mantenimiento de la función del sistema inmunológico y la longevidad.

A partir de este trabajo de investigación aplicado sobre un modelo animal típico en este tipo de investigaciones sobre longevidad (el gusano Caenorhabditis elegans), los científicos descubrieron un cambio en un gen conservado evolutivamente llamado PUF60, que hizo que los gusanos vivieran mucho pero al mismo tiempo amortiguaran la respuesta inmune. Los gusanos con este cambio vivieron aproximadamente un 20% más que los gusanos normales, pero cuando se infectaron con ciertas bacterias, sucumbieron más rápidamente a la infección. Esto significa que un sistema inmunitario hiperactivo también tiene un precio: acorta la vida útil. Por el contrario, un sistema inmunitario menos activo vale la pena a medida que dura más la vida, siempre y cuando el animal no muera por una infección.

¿Cómo regula el gen PUF60 este delicado equilibrio entre un sistema inmune mantenido y la longevidad? PUF60 funciona como un “factor de unión”, y está involucrado en la eliminación o unión de segmentos en el ácido ribonucleico (RNA). Este proceso es esencial para generar proteínas funcionales.

Los científicos descubrieron que el gen PUF60 modificado genéticamente altera este proceso y la regulación de otros genes que participan en las funciones inmunes. Este hallazgo implica una nueva vía de conocimiento para comprender mejor los equilibrios inmunitarios en las células humanas, en particular, determinar cómo la actividad de PUF60 afecta la inmunidad y la longevidad, y cómo se equilibran estos dos procesos fundamentales para comprender la relación entre la inflamación y el envejecimiento.

Referencia: Chun Kew, Wenming Huang, Julia Fischer, Raja Ganesan, Nirmal Robinson, Adam Antebi. Evolutionarily conserved regulation of immunity by the splicing factor RNP-6/PUF60eLife, 2020; 9 DOI: 10.7554/eLife.57591

Etiquetas: , , ,
Categorias: 3. Publicaciones

Los murciélagos ofrecen pistas para tratar la COVID-19…y ¿sobre el secreto de la longevidad?

Los murciélagos a menudo se consideran pacientes cero para muchos virus potencialmente mortales que afectan a los humanos, incluidos el Ébola, la Rabia y, más recientemente, la cepa del virus SARS-CoV-2 que causa la COVID-19. Aunque los humanos experimentan síntomas adversos cuando sufren estos patógenos, los murciélagos son mucho más tolerantes al virus y, además, viven mucho más tiempo que los mamíferos terrestres de tamaño similar.

¿Cuáles son los secretos de esa longevidad y resistencia a los virus?

Según un grupo de investigadores expertos en longevidad de la Universidad de Rochester y del Centro para el Envejecimiento Saludable de la Universidad Nacional de Singapur, la longevidad y la capacidad de los murciélagos para tolerar virus puede deberse a su virtud para controlar la inflamación, que es un sello distintivo de la enfermedad y del propio proceso de envejecimiento. En un artículo de revisión publicado en la revista Cell Metabolism, estos investigadores describen los mecanismos subyacentes a las habilidades únicas de los murciélagos y cómo estos mecanismos pueden proporcionar pistas para desarrollar nuevos tratamientos para enfermedades en humanos.

Los murciélagos transportan muchos virus, incluido la COVID-19, sin enfermarse. Los biólogos están estudiando el sistema inmune de los murciélagos para encontrar formas potenciales de “imitar” ese sistema en humanos.

 

¿Por qué los murciélagos se muestran “inmunes” a los virus?

Se cree que el SARS-CoV-2 se originó en los murciélagos antes de que el virus se transmitiera a los humanos. Aunque los murciélagos eran portadores, parecían no verse afectados por el virus. Otro factor que entra en juego y que resulta desconcertante para los científicos es la alta esperanza de vida de esta especie en relación con su masa corporal. Ya que cuanto más pequeña es una especie, más corta es su vida útil, y viceversa. Sin embargo, muchas especies de murciélagos tienen una vida útil de 30 a 40 años, lo que es impresionante por su tamaño.

Estos investigadores que estudian los procesos de envejecimiento y la longevidad, han estado interesado en esta cualidad biológica de los murciélagos pero a raíz de la pandemia actual, han desarrollado una hipótesis sobre la combinación de estos dos fenómenos observados hasta ahora de forma separada y que conecta la resistencia de los murciélagos a las enfermedades infecciosas y su longevidad. Lo que podría proporcionar pistas sobre las terapias humanas destinadas a combatir enfermedades propias del envejecimiento.

En este tipo de investigaciones con animales longevos, un aspecto común es que la inflamación es un sello distintivo del proceso de envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad, incluidos el cáncer, el Alzheimer y las enfermedades cardiovasculares. Los virus, como la COVID-19, es un factor que puede desencadenar la inflamación y potencialmente desarrollar una respuesta exagerada, lo que finalmente puede ser causante de la muerte, más que el propio virus.

Sin embargo no se muestra así en los murciélagos. A diferencia de los humanos, los murciélagos han desarrollado mecanismos específicos que reducen la replicación viral y también amortiguan la respuesta inmune a un virus. El resultado es un equilibrio beneficioso, de tal manera que sus sistemas inmunes controlan los virus pero, al mismo tiempo, no generan una fuerte respuesta inflamatoria.

¿Por qué los murciélagos adquirieron tolerancia a las enfermedades?

Según los investigadores, hay varios factores que pueden contribuir a que los murciélagos hayan evolucionado para combatir virus y vivir vidas más longevas. Un factor puede ser impulsado por el vuelo. Los murciélagos son los únicos mamíferos con la capacidad de volar, lo que requiere que se adapten a los rápidos aumentos de la temperatura corporal, los aumentos repentinos del metabolismo y el daño molecular. Estas adaptaciones también pueden ayudar en la resistencia a este tipo de enfermedades.

Otro factor puede ser su entorno. Muchas especies de murciélagos viven en grandes colonias muy densas, y se cuelgan juntas en techos de cuevas o en árboles. Esas condiciones son ideales para estar expuestos constantemente a virus y otros patógenos y transmitirlos a sus “vecinos”. De esta manera sus sistemas inmunológicos están en una “batalla” perpetua con patógenos y hacer frente a todos estos virus puede estar dando forma a la inmunidad y la longevidad de los murciélagos tras siglos de adaptación.

¿Pueden los humanos desarrollar la misma resistencia a las enfermedades que los murciélagos?

No es una invitación para que los humanos arrojen sus máscarillas y se amontonen en restaurantes, cines, etc. La evolución tiene lugar durante miles de años, en lugar de unos pocos meses. Solo ha sido en la historia reciente cuando la mayoría de la población humana ha comenzado a vivir muy cerca de las ciudades. O esa tecnología ha permitido una rápida movilidad y una capacidad para viajar a través de continentes y alrededor del mundo. Si bien los humanos pueden estar desarrollando hábitos sociales que son paralelos a los de los murciélagos, todavía no hemos desarrollado los sofisticados mecanismos de los murciélagos para combatir los virus a medida que emergen y se propagan rápidamente.

Los investigadores anticipan que estudiar los sistemas inmunes de los murciélagos proporcionará nuevos objetivos para desarrollar potenciales terapias humanas que puedan combatir este tipo de enfermedades pandémicas, al mismo tiempo que ayuden a entender el proceso de envejecimiento y su conexión con el sistema inmunitario. Por ejemplo, los murciélagos han mutado o eliminado completamente varios genes involucrados en la inflamación. Una línea de investigación podría ser la detección de estos genes equivalentes en humanos para inhibirlos y poder regular de forma más óptima nuestro sistema inmunológico.

Referencia: Vera Gorbunova, Andrei Seluanov, Brian K. Kennedy. The World Goes Bats: Living Longer and Tolerating VirusesCell Metabolism, 2020; 32 (1): 31 DOI: 10.1016/j.cmet.2020.06.013

Etiquetas: , , ,

La FGCSIC abre un proceso de contratación de trabajos de I+D+i sobre longevidad

Programa para una Sociedad Longeva

El proyecto Programa para una Sociedad Longeva (PSL) es una colaboración que desarrolla un consorcio hispano-portugués al que pertenece la Fundación General CSIC (FGCSIC), junto con la Fundación General de la Universidad de Salamanca, la Universidad del Algarve y la Dirección General de Salud de Portugal.

El envejecimiento de la población es un fenómeno que afecta a la mayor parte de los territorios europeos, particularmente a países como España y Portugal y, sobre todo, en sus zonas transfronterizas. Entre las causas del envejecimiento poblacional se encuentran la menor tasa de natalidad, los cambios en los movimientos migratorios y la prolongación de la esperanza de vida. En el contexto de este último factor, la longevidad, PSL pretende propiciar, acelerar e implementar investigaciones y descubrimientos científicos, avances tecnológicos, prácticas de comportamiento y renovación de las normas sociales para que la vida de las personas con vidas longevas no solo suponga una vida saludable y gratificante para ellas sino, al mismo tiempo, para la propia sociedad a la que pertenecen.

PSL se encuadra en el Programa de Cooperación Interreg V-A España-Portugal (POCTEP) 2014-2020, financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), cuya finalidad es fomentar la cooperación interregional entre ambos países en su línea fronteriza para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos.

Para este objetivo, la FGCSIC ha abierto un proceso de contratación de trabajos de I+D+i sobre longevidad en fase de demostración, dirigido a entidades, públicas o privadas, sin ánimo de lucro, que realicen actividad de I+D definida en sus estatutos como actividad principal y que generen conocimiento científico o tecnológico.

Los trabajos de I+D+i a contratar dentro de los ejercicios 2020 y 2021, deben ser proyectos en fase de demostración, de carácter aplicado y directamente relacionados con la longevidad. Han de tener como finalidad el desarrollo de productos, procesos o servicios innovadores que permitan mejorar la calidad de vida de las personas mayores. No se contemplan trabajos de investigación básica, no demostrativos, ni aquellos que no estén claramente destinados a demostrar viabilidad científico-técnica.

Más información en: http://www.fgcsic.es/

ACTUALIZACIÓN: Convocatoria CERRADA.

Etiquetas: , , , ,

El ritmo de la senectud

La prolongación de la trayectoria de vida individual y el proceso de envejecimiento consecuente ofrecen algunos de los más apasionantes retos a los que se enfrenta la ciencia en la actualidad. Bajo estas premisas, la Fundación General CSIC ha editado la monografía “El ritmo de la senectud”, una mirada interdisciplinar a la investigación sobre envejecimiento que recoge las reflexiones de 17 destacados científicos sobre las preguntas relevantes a las que la investigación debe dar respuesta en relación con la senectud, la longevidad y los cambios producidos a través del tiempo biográfico, generacional e histórico.

¿Podemos retrasar la senectud?, ¿cuáles son los principales moduladores de la misma? y ¿perfila el género dos formas de envejecer? Para dar respuesta a estos interrogantes, la monografía se estructura en tres capítulos, acompañados de una introducción y un cierre con las conclusiones.

En el primero de los capítulos, los expertos reflexionan sobre los límites de la vida humana, el inicio de la senectud y qué podemos aprender de poblaciones muy longevas. En el segundo, analizan los moduladores de la senectud tanto desde el punto de vista de estilos de vida y buenas prácticas individuales como desde los condicionantes o facilitadores que provienen del entorno físico y social. Y, por último, en el tercer capítulo, las investigadoras exponen las cuestiones abiertas por las distintas trayectorias de senectud de hombres y mujeres en su relación con la longevidad, la salud y los recursos con los que llegan a la misma.

A lo largo de distintos post trataremos de desgranar algunas de las reflexiones más interesantes de este conjunto de expertos.

Esta monografía se enmarca en el programa de Envejecimiento activo de la Fundación General CSIC, dirigido a promover el desarrollo de investigación interdisciplinar y la relación ciencia‐sociedad en dicho ámbito, y, concretamente, en el proyecto “Centro Internacional sobre el Envejecimiento” (CENIE), perteneciente al Programa INTERREG V-A España – Portugal (POCTEP) 2014-2020, del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Acceder a la monografía 

Etiquetas: , , ,

“Mañana empieza hoy”, el reto del bienestar a debate en un encuentro en el IFEMA

La plataforma “MAÑANA”, iniciativa del IFEMA, en colaboración con Barrabés.biz y con Enisa, comenzará su andadura del 12 al 14 de junio de 2019, en las instalaciones de IFEMA en Madrid. La plataforma se aleja del concepto de feria tradicional, sino que se concibe como un encuentro y un foro de pensamiento conjunto para generar soluciones, presentar novedades e innovaciones y avanzar en la resolución de los retos que más preocupan a la sociedad.

Uno de los retos que serán tratados incluirá el Bienestar de las personas mayores, con distintos debates muchos de ellos con la participación activa del  CSIC y la UAM a través de numerosos/as investigadores/as de reconocido prestigio, entre otros, en temas tan diversos como:

A través de estos debates y reflexiones los expertos diseñarán, junto a participantes y asistentes, las soluciones para construir un mañana mejor. Entre los ponentes habrá científicos del CSIC y otras instituciones de investigación nacional, profesores, expertos, startups y miembros de la sociedad civil que con su actividad ya están comenzando a hacer posible esa mejora.

La plataforma MAÑANA une de manera activa y participativa a  empresas, start-ups, instituciones, industria, cultura,  educación, ciencia,  talento y a todos los ciudadanos  que girarán alrededor de los grandes retos de futuro que más preocupan como sociedad. La plataforma ha seleccionado para el 2019, tres grandes perspectivas que serán los ejes principales en torno a los cuales girarán todas las iniciativas y contenidos: Habitabilidad, Bienestar y Crecimiento sostenible.

Se puede consultar la agenda con los distintos debates plantados desde aquí.

Para solicitar las entradas, se realiza desde la web del evento o desde Evenbrite.

Etiquetas: , , , ,
Categorias: 4. Eventos

Encuentro “Envejecer en Femenino”

La Fundación General CSIC organiza el encuentro Envejecer en Femenino” que tendrá lugar en la sede de la Fundación Cajasol en Sevilla el próximo 7 de noviembre. 

Se trata de un encuentro de reflexión y difusión de algunas de las cuestiones abiertas por las distintas trayectorias de senectud de hombres y mujeres. Su propósito es concienciar y formar al público asistente acerca de las características de género inherentes al proceso del envejecimiento individual y poblacional, como fenómeno social de especial impacto en la actualidad.

La relación entre género y envejecimiento es estrecha. El sexo y el género marcan no solo nuestro recorrido por la vejez, sino también los recursos y los problemas con los que llegamos a la misma. La trayectoria del envejecimiento es distinta en hombres y mujeres y tiene una base biológica. A ello se añade que la exposición a la adversidad a lo largo de la vida es muy diferente por género, y tiene importantes consecuencias en longevidad en salud. Ellas tienen trayectorias de senectud más largas y con más dolor. Pero las trayectorias de vida previa (laborales, de cuidado) también son muy distintas entre las actuales generaciones de mayores, determinando en gran medida los recursos (de salud, económicos o sociales) con los que se alcanza la vejez. Por ello, desde distintas disciplinas, nos preguntamos en qué medida determina el género dos formas de envejecer.

Tras una primera charla inaugural impartida por Carmen Orte, Directora General del Imserso, la jornada proseguirá con una mesa redonda compuesta por un reconocido grupo de expertas.

Descargar Programa

Más información en el tríptico de la jornada

Formulario de Registro

Etiquetas: , , , ,

La revolución de la longevidad

Alexandre Kalache, uno de los mayores expertos internacionales en temas de longevidad, ha sido el encargado de pronunciar la conferencia de apertura de la exposición de la Fundación General CSIC “A vivir que son 100 años. Una visión científica de la longevidad y el envejecimiento saludable”, inaugurada en la Casa de la Ciencia de Sevilla el día 1 de octubre con motivo de la celebración del “Día Internacional de las Personas de Edad”.

En su conferencia,  titulada  “La revolución de la longevidad”, Alexandre Kalache, quien actualmente preside la Alianza Global de Centros Internacionales de Longevidad (ILC Global Alliance) y el Centro Internacional de Longevidad Brasil (ILC-BR), ha  puesto de relieve que nos encontramos en un momento clave: estamos viviendo una revolución a nivel global en la que todos estamos inmersos, la revolución de la longevidad, ya que actualmente hay en el planeta más personas vivas mayores de 60 años que la suma de todas las que ha habido a lo largo de la historia de la humanidad. En su opinión, tenemos que celebrar que estamos viviendo y que cumplimos años, todo lo demás es una muerte prematura. Por eso, para este experto, “el envejecimiento activo es lo que nos anima a estar en movimiento”.

Kalache, que fue director del departamento de Envejecimiento y Curso de la Vida de Organización Mundial de la Salud, donde concibió en 2002 el marco político del Envejecimiento Activo y, en 2007, el movimiento global de las Ciudades Amigables de las Personas Mayores, ha destacado la importancia de esta red. “Estas ciudades están orientadas a apoyar y permitir a las personas mayores vivir dignamente, disfrutar de una buena salud y continuar participando en la sociedad de manera plena y activa. La vida ha dejado de ser una carrera de 100 metros, para convertirse en una maratón para la que hay que prepararse tanto individualmente como a nivel social”.

 

La exposición “A vivir que son 100 años”, una iniciativa de la Fundación General CSIC en el marco del proyecto “Centro Internacional sobre el Envejecimiento” (CENIE), cofinanciado por fondos FEDER Interreg V-A (POCTEP 2014-2020), pretende ser un recorrido por los aspectos que forman parte de nuestro envejecimiento como individuos y como sociedad. Estructurada en cinco ámbitos, la muestra da respuestas a algunas de las preguntas que nos hacemos durante este recorrido vital: ¿Qué es el envejecimiento? ¿Qué hace la gente para tener vidas tan largas? ¿Cómo condiciona el entorno a nuestra forma de envejecer? ¿Qué debo hacer para conseguir un envejecimiento saludable? Y un paso más ¿qué hacer para alcanzar los 100 años saludablemente?

Más información de la exposición

Etiquetas: , , , ,