Archivo de 2010

SOBRE LO PÚBLICO Y LO PRIVADO (y II)

Como hemos manifestado en la primera parte de esta entrada, nuestra postura es clara en la defensa de la provisión de servicios, y especialmente hacemos referencia a los sanitarios, desde el ámbito de la Administraciones públicas. La cuestión es si tenemos argumentos para mantener tal posición en tiempos como los actuales, en los que escasean recursos y se achaca parte de la situación al gasto provocado en la prestación de esos servicios.

Los gestores y dirigentes de las organizaciones beneficiadas por la privatización hacen suyos los argumentos de idoneidad de dar más peso al sector privado en la prestación de determinados servicios. En esta línea se han manifestado recientemente representantes de la sanidad privada (1). Según estos “la sanidad pública tiene mucho que perder si la privada disminuye su peso en el mercado”, dado el efecto amortiguador y distribuidor de las presiones asistenciales. Reclaman además la utilización de sus recursos integrándolos en el sistema sanitario.

Dada la toma de posición a la que aludimos anteriormente partimos del convencimiento de que los servicios básicos, como la sanidad (o la educación, la justicia y la seguridad ciudadana), han de ser accesibles a toda la población, en igualdad y sin discriminación por razón económica. La legislación apunta en el mismo sentido. Pero además lo consideramos como una inversión sin rendimiento crematístico, y con ventajas no tangibles de forma inmediata , y muchas veces difusas. En el caso de la prestación sanitaria su oferta en condiciones de justicia se considera en los códigos deontológicos de forma tradicional. Para nosotros, por tanto, la asistencia no sólo debe realizarse en condiciones accesibles, sino que deber ser de calidad. Los males que pueden identificarse con la sanidad pública, como la demora en la atención o una menor calidad hotelera, no deben considerarse inherentes a la misma ni deberían servir de reclamo para la sanidad privada. Es decir, la atención sanitaria pública debe asumir un compromiso constante con la calidad de tal forma que la opción por otro tipo de sistema se haga en función de consideraciones ajenas a la misma.

Otra discusión es si los prestadores del servicio han de ser dependientes de las Administraciones públicas o si estas pueden delegar mediante su financiación en instituciones o empresas privadas. Creemos que, idealmente, el receptor o usuario puede sentirse atendido satisfactoriamente. Sin embargo, la naturaleza empresarial enfoca a los prestadores hacia el lícito lucro económico, lo que puede derivar en prácticas de gestión que traten de aminorar gastos o incrementar ingresos, que pueden afectar a la calidad del servicio. Este puede ser el caso de la investigación, cuyo grado de prioridad en instituciones  sanitarias privadas, salvo excepciones, será escaso o nulo si no hay rédito de la misma. Por otro lado, la delegación en instituciones privadas distintas para la prestación del servicio contribuirá a la heterogeneidad del mismo, sin una unidad de objetivos, de criterios de proyectos o de preferencias. Y algo quizás no observable directamente, intangible, pero de consecuencias poco saludables, como la ausencia de un sentimiento de pertenencia a una organización común. Esto último se manifiesta con mayor intensidad en centros donde se combina personal de distintas empresas, publicas y privadas, que conviven con distintos intereses, preocupaciones y condiciones laborales.

Son presisamente las condiciones laborales el empleado público las que han originado recelo y suspicacia, y se han esgrimido como crítica en las condiciones económicas del momento para propiciar una disminución de sus salarios. Tales condiciones no son tan ventajosas como pudiera parecer, al menos para la gran mayoría de los empleados (hemos hablado de ello en esta entrada). Pero sí que hay  que reconocer que muchas de las críticas vertidas, como las que comenta Santos Guerra (2) y exponemos al principio de la primera parte de esta entrada, tienen su base en comportamientos poco comprometidos, nada edificantes o abiertamente reprensibles de muchos empleados públicos. En cualquier caso, esto no es un mal inevitable ni connatural a los organismos o empresas públicas. Pretender o inculcar que sí lo es es un ataque directo e interesado contra la los mismos. Congratularse con ello también. Y los ciudadanos deben saber que es responsabilidad inherente a los cargos que gestionan ese patrimonio, del que el conjunto se beneficia, hacer que los servicios públicos funcionen y lo hagan bien, aunque haya que modificar actitudes y propiciar aptitudes.

Referencias

1. Fernández R, Mate X. La convivencia del sistema sanitario público y el privado. En Diario Médico, sección Sanidad, página 6. 17 de noviembre de 2010.

2. Santos Guerra MA. El buscador de manantiales. Perfil del tutor de medicina. En Cabero Roura L. Manual para tutores MIR. Editorial Médica Panamericana. Madrid (2007). Pag 49-72.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:
Categorias: General, Opinión

SOBRE LO PÚBLICO Y LO PRIVADO (I)

De lo que queremos hablar bajo el título de esta entrada es de la percepción que tenemos sobre las tendencias privatizadoras de los servicios públicos, y en especial de los sanitarios, que parecen tener aceptación en el actual marco de limitación de recursos para su sostenimiento. Estas tensiones parecen permear incluso entre grupos consuetudinariamente defensores de lo público.

Miguel Ángel Santos Guerra, catedrático de la Universidad de Málaga, enumera una serie de rasgos de nuestra sociedad en referencia a la influencia que pueden tener en la actividad docente para la formación de especialistas sanitarios (1). Entre estos rasgos habla de la privatización de bienes y servicios y dice textualmente que “se argumenta que la privatización hace funcionar mejor los servicios, que la empresa pública es ruinosa y que los funcionarios públicos son perezosos y malversadores de los bienes de todos” (página 57). Esas palabras, surgidas en un contexto económico muy diferente al actual, serían rubricadas hoy por muchos ciudadanos y gestores de lo público como una manera de revitalizar las diezmadas arcas de las diferentes Administraciones.

Para nosotros ese discurso es superficial, simple, fácil y posiblemente demagógico. Plantear que la solución de un posible mal funcionamiento de un organismo o empresa públicos es su privatización supone un atajo poco meditado y quizás basado en intereses ajenos a las miras por la eficiencia. Parece lógico plantearse alternativas antes de manifestar o pretender soluciones radicales. Como dice el mismo autor citado “resulta imprescindible plantearse qué efectos tiene la privatización sobre la diversidad de grupos y personas”.

Conviene tener en cuenta que las empresas privadas, por su propia idiosincrasia, pretenden la obtención de ganancias, mientras que el interés público se ve involucrado en fines diversos, en los que el beneficio económico no cabe. En una economía de libre mercado, y bajo el paraguas de la ideología del liberalismo económico, la oferta de servicios viene a satisfacer una demanda y se produce una regulación automática entre las mismas, oferta y demanda, con compensación del prestador de servicios y de los usuarios, que verían satisfechas sus necesidades a un precio adecuado.  Así sería en el mercado perfecto. Pero la realidad es bien distinta y las consecuencias son perjudiciales para la mayoría del complejo social. Como dice, de nuevo, Santos Guerra “la privatización juega en beneficio particular de los que la manejan. La finalidad del los privatizadores no es el bien público, sino los intereses particulares” (1).

Ahora bien, no se trata de denostar, al menos por nuestra parte, la iniciativa privada. Forma parte imprescindible de nuestro sistema económico y social. Se trata más bien de manifestar una toma de posición, fundamentada en una ideología que muchas veces carece de una estructura formal. Sería una “forma de ver la vida”, imbuida de creencias, convencimientos, constataciones. Esta toma de posición puede, como no, cuestionarse, ser discutida y derrotada con herramientas dialécticas. Las corrientes vienen y van, se imponen o se rechazan. Y por esto pensamos que es de importancia capital declarar nuestra resistencia a creer que el camino que se nos muestra es el óptimo, el inevitable y el deseable para nuestra sociedad en unos momentos críticos como los actuales.

Continúa en SOBRE LO PÚBLICO Y LO PRIVADO (y II): http://www.madrimasd.org/blogs/fisioterapia/?p=131806

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Referencias

1. Santos Guerra MA. El buscador de manantiales. Perfil del tutor de medicina. En Cabero Roura L. Manual para tutores MIR. Editorial Médica Panamericana. Madrid (2007). Pag 49-72.


Etiquetas:
Categorias: Opinión

COMPARTIENDO EL APRENDIZAJE

La empresa TRIP Database Limited ha lanzado un nuevo producto que pretende ser un instrumento de difusión del conocimiento en las ciencias de la salud. La experiencia de los usuarios queda reflejada en este sitio para ser consultada por el interesado.

Este nuevo producto se denomina TILD, acrónimo de la frase “Today I Learnt That”, y se suma a la herramienta TripDatabase, metabuscador del que hemos hablado en otras ocasiones en esta bitácora. Tras el registro, si no tenemos el de Tripdatabase, podemos consultar los conocimientos y las experiencias de otros profesionales.

En la columna lateral izquierda podemos hacer consultas por etiquetas o términos, por grupos con un determinado interés o de los comentarios introducidos por los participantes. Pero además podemos introducir nuestras dudas a través de “I need to learn”.

Para los fisioterapeutas hay un grupo denominado Physiotherapy. Como en otras ocasiones animamos a los lectores a ojearlo y descubrir su utilidad. La pega, que se hace en inglés. Lo que supone, por otro lado, la posibilidad de interconectar con profesionales de todo el mundo.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:

ROTURA DE LIGAMENTOPLASTIA

Tras una intervención quirúrgica para reparar o reconstruir un tejido lesionado cabe, como en cualquier intervención terapéutica, el fracaso. Las consecuencias pueden ser de poca importancia o requerir una nueva intervención. Presentamos aquí un caso de esto último por las implicaciones que puede tener para el fisioterapeuta que trabaja en hospitales, mutuas o centros deportivos. Se trata de un reintervención tras “rerotura” de la plastia de ligamento cruzado anterior.

La fotografía que presentamos corresponde a una rodilla intervenida para reparación del ligamento cruzado anterior. El vendaje neuromuscular (kinesiotaping o kinesiotape en terminología inglesa) delata de qué rodilla se trata. La cicatriz de deja ver tras las tiras dispuestas a modo de “pulpo” doble o enrejado. Sin embargo, vemos una cicatriz “gemela” en la pierna derecha.

Ligamentoplastia tras rotura de ligamentoplastia

Para los que no estén familiarizados con este tipo de cirugía diremos que se trata de la cicatriz habitual para la extracción de tejido donante procedente de los músculos semitendinoso y recto interno y la tunelización para la colocación de los mismos como sustitutos del ligamento cruzado anterior lesionado. En este caso el ligamento lesionado era ya una reconstrucción con tejido autólogo, propio del paciente. Para su restitución se pudo optar por un tejido homólogo (de cadáver), pero el traumatólogo eligió una plastia usando los tendones de la rodilla sana.

Aunque no se trata, en nuestra experiencia, de algo habitual, el fracaso de la ligamentoplastia puede ocurrir con una frecuencia variable. Esto puede aconsejar el recambio o reposición de un nuevo injerto. La fisioterapia  posterior puede no verse condicionada por este hecho, pero si será, si cabe, más importante la prudencia en la misma. Máxime si el tejido donante procede del mismo paciente, con lo que ya no existe la indemnidad de una de las rodillas. Pero no debemos entender la prudencia como una actitud conservadora en extremo. Los protocolos llamados “acelerados” (quizás este no es hoy el modo más adecuado de denominarlos) son de elección por sus ventajas. Y no sería la primera ocasión en que el cirujano explicita una serie de restricciones en los partes de derivación a fisioterapia que no se adaptan al estado de lo ensayado en esta materia. Cuestiones como el uso de ortesis, el inicio de la carga, la utilización de ejercicios desestabilizantes, los saltos  o la carrera, se ven restringidos sin razón aparente. Es un ejemplo de variabilidad en las prácticas que puede alargar la recuperación funcional y que toca de lleno la aceptación de las competencias del fisioterapeuta y el desarrollo de un trabajo en equipo en beneficio del paciente, de la equidad en lasprestación sanitaria o  de la gestión de recursos.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:
Categorias: Práctica clínica

DENERVACIÓN DEL MÚSCULO TRANSVERSO DEL ABDOMEN

Dentro de la presentación de casos que puedan resultar interesantes para el fisioterapeuta asitencial mostramos ahora un posible paciente con debilidad de la musculatura abdominal izquierda tras lesión aparentemente yatrogénica de su inervación.

El paciente podría haber sido intervenido para nefrectomía  parcial por lumbotomía transcostal (12ª costilla), presentado con  posterioridad eventración del tercio anterior de la lumbotomía. Para esto último se pudo reintervenir meses después encontrando debilidad de musculatura transversa del abdomen y realizar una plicatura de oblicuos y  refuerzo con malla supraaponeurótica.

Denervación de musculatura abdominal

La musculatura abdominal está inervada por ramos de los nervios intercostales, nervios iliohipogástricos e ilioinguinales. En una intervención como la lumbotomía se pueden lesionar sus raíces originando debilidad de la pared lumbar homolateral. Clínicamente aparecerá un abultamiento como en de la fotografía.

Si un paciente u otro profesional consulta sobre la posibilidad de fisioterapia para este problema será necesario conocer su causa y su curso . Ante una lesión nerviosa tipo neurotmesis las posibilidades de reinervación espontánea son nulas. La ejercitación activa de la musculatura abdominal no tendrá sentido (por no hablar de la electroterapia o el vendaje neuromuscular)   Conocer esto evitará tratamientos infructuosos.

Como en otras ocasiones y más allá del casos concretos, llamamos la atención sobre la derivación a fisioterapia o la aplicación de la misma en situaciones donde ya a priori será improductiva. Desde un abordaje más conceptual, hilando con la bioética de la fisioterapia, afloran cuestiones como la obstinación terapéutica, la práctica defensiva, la práctica por complacencia o la gestión de recursos. El conocimiento del pronóstico será la premisa para informar al paciente, obligación del profesional, y servirá de criterio para proponer alternativas de tratamiento o de baja en fisioterapia. Una vez más esto supone reconocimiento y aceptación de la responsabilidad exigible al fisioterapeuta.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:

TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL PARA LA LUMBALGIA

Entre los profesionales existe la quizás lógica tendencia a ver las cosas desde su óptica. Tal vez deberíamos pensar que hay otras alternativas a los tratamientos que se proporcionan desde nuestra disciplina.

Como fisioterapeutas nos pueden sorprender las alternativas que se plantean ante una dolencia tan prevalente como la lumbalgia. Tendemos a pensar que el ejercicio, la terapia manual, la electroterapia, etc. , son ineludibles para la persona que busca alivio. Sin embargo, y esto a veces lo intuimos, hay otras opciones tan o más válidas. Esto parece deducirse de un estudio publicado por la revista Lancet ( 2010;375(9718):916-23). La conclusión del mismo es clara:   la terapia cognitivo conductual es efectiva en el manejo de la lumbalgia subaguda y crónica en el ámbito de la atención primaria. Los beneficios a corto plazo ( menos de 4 meses) son parecidos a los obtenidos con las terapias físicas en estudios de alta calidad y de una magnitud clínicamente relevante. A diferencia de ellas, los beneficios se mantuvieron durante 12 meses y a un costo mucho menor (el comentario más extenso sobre este estudio se puede consultar en el Boletín Impacto de julio de 2010).

Hemos de decir que los fisioterapeutas también participaban en la aplicación de esta terapia. Un ejemplo más de humildad y de toque de atención para considerar opciones no estrictamente de fisioterapia.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:
Categorias: General

CHAIN: UNA RED DE SANITARIOS

Hace unos meses se creó la red CHAIN España, rama de CHAIN. Es una  red en línea que sirve de apoyo a personas que trabajan en salud y en atención social.

CHAIN, del inglés Contacts, Help, Advice, Information Network (Red de Contactos, Ayuda, Consejos e Información) fue creada hace doce años por el National Health Service como red de intercambio de experiencias y conocimiento, que cuenta ya con 8000 miembros de más de cuarenta paises de todo el mundo. Conecta profesionales sanitarios, trabajadores sociales, docentes investigadores y gerentes.

La red se sirve de  directorios en línea con opción de búsqueda para conectar a los miembros y utiliza simples correos electrónicos para la comunicación entre los mismos.

CHAIN España está coordina por el Centro Cohrane Iberoamericano (CCIb)y pretende poner en contacto los miembros de la comunidad hispanoparlante para compartir información actualizada y basada en pruebas. El CCIb pretende, además de fomentar el intercambio, difundir informaciones, cursos, actividades, recursos y herramientas que puedan ser de interés.

La incripción es gratuita y se puede hacer desde http://chain.ulcc.ac.uk/chain/index.html (en la barra lateral izquierda, “Join”, donde aparece una vista con la opción de picar para unirse a CHAIN España).

Desde aquí animamos a los fisioterapeutas a unirse a la red y compartir sus conocimientos.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:
Categorias: General

APATÍA DEMOCRÁTICA EN LAS ELECCIONES DEL CPFCM

El desinterés por los órganos de gobierno de las diferentes Administraciones, por la política, la aquiescencia sumisa ante los acontecimientos sociales y laborales, la despreocupación por la mejora grupal y la visión colectiva de las cosas, parecen haberse implantado en la sociedad. Se ha hecho patente también en las recientes elecciones del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM).

Hemos conocido los datos a través de un canal poco habitual, el foro de los colegiados, a la espera de su publicación en la revista mensual del Colegio. Los datos son estos, para el que pueda estar interesado:

  • Votos válidos: 333
  • Votos blancos: 5
  • Votos candidaturas: 328. De los cuales 195 para la Candidatura “Profesión y Desarrollo” y 133 para la candidatura “Por la Renovación, Dignidad y Transparencia”.
  • Anulados: 34
  • Fuera plazo: 15

Pero lo que nos ha impulsado a escribir esta entrada es el número de colegiados que han ejercido su derecho al sufragio. Esos 333 suponen el 5,11 del censo electoral, 6515 colegiados.

Salta a la vista y llama la atención hasta al menos interesado la nimia participación en las elecciones. Podríamos calificarla de insignificante o marginal, a riesgo de herir la sensibilidad de los votantes, que sí han tenido la disposición suficiente para tratar de influir en el futuro de su profesión.

Hasta la fecha hemos creído que es un deber moral la participación en las consultas electorales, respetando la decisión  de abstenerse de los que lo hacen desde la convicción meditada y crítica. Pero lo que se da aquí es, a nuestro entender, una dejadez manifiesta, una apatía, un dejar que lo hagan otros. Y lo peor es que esa desgana se acompaña, en ocasiones, de críticas poco constructivas, muchas veces infundadas, hacia la labor de los que nos gobiernan y representan.

La representatividad de los nuevos dirigentes del Colegio queda, a nuestro entender, en entredicho. Las decisiones emanadas de la junta de gobierno entrante tendrán toda la validez legal, y esto no es discutible. Pero con la sombra de la falta de aval democrático del colectivo, por decisión de cada uno de los integrantes del colectivo que han preferido permanecer al margen.

En cualquier caso, todos tenemos derecho a opinar y a votar, y a ejercer tales derechos de la manera que nos plazca. A pesar de esto, estamos convencidos que los beneficiados de las actitudes indiferentes o dejadas no son precisamente los más interesados, ciudadanos en general o fisioterapeutas.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas: ,
Categorias: Opinión, Profesión

PASIÓN POR LA PROFESIÓN

Inmersos como estamos en una época de convulsión económica, de ajustes pretendidamente justos, de petición de sacrificios laborales y salariales, de aparente desprestigio sindical, si además se loa la pasión por la profesión, se corre  el riesgo de que denosten al que lo hace o que, desde otro lado, se aproveche para aumentar aún más la solicitud de generosa contribución a la superación  de la crisis.

Pero no son los problemas laborales achacables a la actual situación lo que nos lleva a esta reflexión. En estos días hemos tenido oportunidad de escuchar palabras de entusiasmo por ser y ejercer como fisioterapeuta. La que las pronunciaba era Ana María Pérez Gorricho, presidenta de la Asociación Española de Vojta, con ocasión de un curso sobre terapia Vojta celebrado en nuestro hospital. Podemos decir poco sobre la biografía profesional de esta fisioterapeuta pero nos atrevemos a deducir que es un ejemplo de emigración desde un país lejano, con ansias de superación, de aprendizaje, que le llevó a profundizar en aquella terapia y a difundirla. Atisbamos en su actitud una apertura de miras, de reconocimiento hacia otros enfoques terapéuticos, de predisposición hacia la formación continuada y de exquisito trato con el paciente. Son cualidades envidiables y deseables, a pesar de que son, quizás ingenuamente, presupuestas en cualquier profesional sanitario.

En la actualidad, pensamos, sentir pasión por la profesión que uno eligió y tiene la suerte de ejercer, no está de moda. Puede parecer algo trasnochado o utópico. Pesarían más planteamientos pecuniarios, individualistas, pragmáticos. La vocación que nos llevó a elegir unos estudios, o la surgida en la práctica de una profesión, parecen formar parte del pasado. Muchas veces el entorno, las condiciones laborales, sirven de excusa para tomar unas actitudes más cómodas o menos implicadas. Y no nos parece extraño. Cualquier esfuerzo, cualquier trabajo, cualquier pasión, han de ser alimentados. Los fisioterapeutas comparten ploblemas y tiene algunos propios que desvitalizan no ya la vocación sino un ejercicio comprometido en  sentido amplio. Y eso a expensas de no ceñirse a los principios y valores deontológicos de la profesión. Por eso, encontrarse con colegas como Ana María Pérez Gorricho supone un aldabonazo y un acicate. No podemos exigir ni exigirnos una respuesta inmediata e íntegra. Pero tampoco perder de vista que buscar la excelencia es una obligación del profesional sanitario. Si se conserva algo de pasión el camino será menos sinuoso.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:
Categorias: Opinión, Profesión

LESIÓN DEL NERVIO FEMORAL Y DÉFICIT DE DORSIFLEXIÓN

Traemos un nuevo caso clínico que nos ha llamado la atención por la curiosidad en su presentación. Se trata de un paciente con lesión traumática del nervio femoral derecho y con ausencia de dorsiflexión del pie homolateral.

El paciente sufrió tres meses antes de acudir a fisioterapia una sección traumática de vena, arteria y nervio femorales. Las lesiones vasculares se repararon de inmediato pero la cirugía de la lesión nerviosa fue desestimada por la pérdida de los cabos. Cuando acude a nosotros lo hace con una muleta y es capaz de subir y bajar escaleras. Presenta imposibilidad de extensión de rodilla contra gravedad y relata inestabilidad ocasional en la marcha, lo que le hace temer una caída. Pero, además, llama la atención la imposibilidad de extensión del pie homolateral. En la historia clínica del hospital de origen se describe que se intervino al paciente en una segunda ocasión por aparición de síndrome compartimental en la pierna, con la herida aún abierta y vendada en el momento que referimos.

En un primer momento, ante falta de datos del médico derivante, especulamos con una posible lesión concomitante a la inicial en el nervio ciático o en su ramificación como nervio peroneo profundo. Sin embargo, es el neurólogo el que apunta a una etiología más loable: se trataría de una consecuencia del síndrome compartimental posterior a la primera cirugía, quedando por saber si hay lesión del nervio, del músculo o de ambos.

Aunque no es nuestro cometido como fisioterapeutas hacer un diagnóstico etiológico, nuestros conocimientos deben hacernos sospechar la causa de la lesión. La consecuencia de este conocimiento, sin injerencias en el campo propio del médico, propiciará una mejor atención al paciente, no insistiendo en tratamientos ineficaces o acelerando la derivación para otros procedimientos diagnósticos o terapéuticos.

En este caso, tres meses después de la lesión, sin recuperación aparente de la actividad nerviosa, quedaría por proponernos un plan de fisioterapia. ¿Qué sugerís? En particular, ¿estaría indicada la electroterapia?

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas: ,
Categorias: Práctica clínica

FISIOTERAPIA, ¿MERECE LA PENA?


La pregunta que se hace cualquier bachiller es qué es lo que le conviene o le gustaría estudiar a la hora de acceder a la universidad. Los criterios que rigen la elección son distintos y variados. Desde nuestra posición de profesionales veteranos nos planteamos cuál sería nuestra respuesta a la pregunta del título de esta entrada.

Nos ha picado la curiosidad al leer las diversas opiniones vertidas en sentidos muy diferentes en foros de la internet. No los tenemos como un método exhaustivo de conocer lo que piensan estudiantes y profesionales pero sí son un instrumento accesible para ver por dónde van los tiros.

Vaya por delante que, en lo personal, estudiar Fisioterapia fue una de las decisiones más trascendentales y acertadas de nuestra vida. Sin embargo, las condiciones del mundo laboral de la fisioterapia han cambiado mucho en los últimos veinte años. La carrera, en la década de los noventa, estaba en expansión apoyada en una demanda social creciente, en un aumento de las instalaciones sanitarias y sociosanitarias y en el advenimiento de las universidades privadas. La oferta de empleo público absorbió muchos de los nuevos profesionales y tampoco faltaba oferta en la sanidad privada.

Sin embargo, no hay que esquivar la realidad de la profesión en la actualidad. Desconocemos las cifras de desempleo, pero las multitud de universidades donde se imparte la carrera genera tal cantidad de titulados que seguro satura el mercado. La sanidad pública, en contexto restrictivo, no oferta nuevos puestos de trabajo. En el ámbito privado la disponibilidad masiva de profesionales no facilitará unas condiciones laborales acordes, a nuestro entender, con la titulación. Si esto se enfrenta a unas expectativas de empleo y sueldo elevadas las piezas no encajan, y generan la frustración  que se vuelca en los foros antes aludidos. Y, aunque para cualquier estudiante y familia el estudio de una carrera puede suponer un esfuerzo considerable, si se ha desembolsado un cantidad importante para sufragar los estudios, la frustración puede ser mayor.

Por otro lado, Fisioterapia es una de las carreras con una nota de acceso de las más altas de la universidad pública. A priori ello supone que los aspirantes a fisioterapeuta son de los mejor preparados y que, entre ellos, los habrá con potencial intelectual y de conocimiento suficiente para estudiar cualquier carrera con garantías  de éxito. En definitiva, pueden ser un capital humano que no parecería aconsejable desaprovechar. La reflexión es, para nosotros, si estos estudiantes son conscientes de su elección y de lo que ello conlleva, y si nuestro sistema educativo está empleando recursos para formar personas de elevado potencial que no van a ser rentables.

La situación actual de los profesionales, aquella que pueda servir de modelo para los que pretenden ser fisioterapeutas, es diversa, aunque en las opiniones de los foros destaquen las de los desencantados. Efectivamente muchos de los salarios parecen poco dignos (como seguramente pasará en otras disciplinas), las condiciones para otros son de seudoexplotación,  las posibilidades de promoción inexistentes y el intrusismo perjudica nuestro trabajo. En el sector público, y en el privado por cuenta ajena, se dan situaciones paradójicas como una jerarquización, y a veces sumisión, que impide el ejercicio de las habilidades y el despliegue de conocimientos que, curiosamente,  la sociedad ha procurado al profesional con una inversión considerable de recursos.

Pero, a pesar de lo dicho y de la realidad actual, con todas sus variantes y matices, los problemas de la Fisioterapia son seguramente los mismos, muy parecidos o incluso menores que en otras disciplinas. Frente a esto, preferimos pensar, no sin fundamento, que la Fisioterapia es una profesión dinámica y con un futuro prometedor. Quizás el exponente más inmediato de ese futuro es la nueva titulación de Grado, que equipara todos estudios universitarios, eliminando las diferencia entre diplomaturas y licenciaturas que podía establecer para muchos diferentes categorías profesionales. Con este cambio se hace posible el doctorado para cualquier fisioterapeuta, la más alta cota en la escala universitaria, y la opción de la investigación como forma de ejercer la fisioterapia. Estos avances son compartidos con otras disciplinas. En el terreno práctico, en el día a día, es de esperar que tengan consecuencias en la labor y la consideración del fisioterapeuta.

Pero, además, poco a poco se producen avances en el quehacer cotidiano del ejercicio de la fisioterapia. Se instauran nuevas técnicas y procedimientos en el marco del método científico, aparecen distintas formas de gestión que otorgan mayor autonomía al fisioterapeuta, se desarrolla cada vez más la investigación y se tiene acceso a los avances del exterior, como no podía ser menos en un mundo globalizado. Fruto de  la ósmosis propia de esa globalización podemos pensar en cambios de futuro, por los que habrá que trabajar, como el acceso directo de cualquier ciudadano al fisioterapeuta (ahora más y mejor preparado para el reto), también el la sanidad pública.

Ante la pregunta del principio podríamos responder simplemente que si gusta la Fisioterapia  sería suficiente motivo para estudiarla. Mucho más que las consideraciones salariales o de empleo. Siempre habrá condicionamientos en contra.

Desde nuestra humilde y algo experimentada opinión, la Fisioterapia es una profesión apasionante, en la que queda mucho por hacer. Si, sabiendo esto, se opta por ella finalmente, estaremos ante una segura aportación para el crecimiento de la misma.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:
Categorias: Profesión

ACCESO ABIERTO O GRATUITO

Cuando hablamos de acceso abierto (traducción literal del inglés open access) nos referimos a la posibilidad de consulta y uso de contenidos en la red sin restricción, especialmente en el ámbito académico y científico. Las publicaciones adheridas a esta modalidad de acceso aumentan su visibilidad y eliminan las habituales barreras económicas que impiden la consulta de las publicaciones de pago. En el trasfondo está el hecho de facilitar contenidos irrestrictos que faciliten el avance de la ciencia.

Al hablar de estos temas  con anterioridad (ver esta entrada), en la formación pregrado o en cursos, hacemos hincapié en la importancia que  el acceso abierto supone para la difusión del conocimiento en general. Pero en lo que incidimos es en el ámbito de las ciencias de la salud y de la Fisioterapia en particular. Como también decimos, a costa de ser reiterativos, los conocimientos se generan constantemente, se moldean, se modifican, se perfeccionan o se vuelven obsoletos según se someten a revisión, en un número cada vez mayor de estudios experimentales o secundarios (revisiones sistemáticas y metaanálisis).

Muchas de esas publicaciones requieren una suscripción inaccesible económicamente para un clínico o investigador si no se pertenece a una institución que asuma ese gasto. Por ello reviste más importancia el acceso abierto, más cuando muchas de las publicaciones ya se reconocen como igualmente fiables que las de las editoriales de pago.

Son muchas las iniciativas que recopilan, promueven y difunden conocimiento de forma gratuita. En muchos casos nos dirigen hacia la fuente que requerirá pago, pero de lo que hablamos es el acceso al texto completo . Ejemplos paradigmáticos del acceso abierto son Pubmed Central (PMC) y Biomed Central (BMC).

PMC recoge la información suministrada por las editoriales  participantes y crea un archivo digital para su consulta, con una vista parecida a la de Pubmed y con unos 2 millones de registros (frente a los 20 millones de Pubmed). Dispone de muchas de las posibilidades de búsqueda de su hermano mayor (Límites, historial, previsualización, índice) o se pueden enviar registros al postapapeles (clipboard). El listado de revistas se puede consultar desda la barra lateral de la vista inicial (enlace aquí). Hay también un enlace para el libro de ayuda (Help) en el que podemos hacer búsquedas por palabras.

En PMC están disponibles a texto completo Physiotherapy Canada , con un periodo de latencia o embargo de 12 meses, Physical Therapy, con periodo de latencia de 6 meses, y Cardiopulmonary Physical Therapy, con disponibilidad inmediata. Encontramos también artículos “manuscritos” de autores subencionados por los National Institutes of Health (NIH) de EE.UU. publicados en otras revistas.

Es necesario saber, de todos modos, que al realizar una búsqueda en Pubmed se recuperan casi todos los registros de PMC que encajen con la búsqueda.

PMC recopila igualmente todos los artículos publicados por BMC (es un mirror de BMC, en terminología inglesa), por lo que Pubmed sigue siendo, también en este caso, una opción valiosa para recuperar gran cantidad de información.

Referencias:

1. González García, JA. http://www.madrimasd.org/blogs/fisioterapia/2008/12/10/mas-presencia-en-medline-y-sobre-revistas-de-fisioterapia/

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:
Categorias: Investigación