EL CONFLICTO INTERPROFESIONAL (y II)


En la entrada anterior esbozamos algunas de las ideas que, a la luz de la teoría de la identidad social (TIS), explican e interpretan los conflictos surgidos como consecuencia de los contactos entre grupos, y más concretamente entre grupos profesionales. Decíamos que estos conflictos aparecen tras un proceso de autocategorización  y comparación que nos lleva a mantener nuestra identidad positiva o a querer cambiarla si esta es negativa.

La Fisioterapia, como disciplina sanitaria, convive con otras profesiones y con ellas aparecen de hecho conflictos cuya dinámica puede entenderse en base a estas ideas, que pueden utilizarse para comprender la situación de la profesión. Es necesario tener en cuenta cuál ha sido la evolución de nuestra disciplina desde su creación hace ya más de 50 años, con la figura del ayudante de fisioterapia, hasta la actualidad, cuando se equipara académicamente con las demás profesiones gracias al título de Grado. Con ello, han de reconsiderarse en un nivel personal y grupal los prejuicios y posibles complejos del pasado.

Tener la titulación de fisioterapeuta no implica la identificación como tal. Como en cualquier profesión uno se siente más o menos integrante y participe de un grupo y de sus metas y actividades. Pero si nos identificamos, en mayor o menor medida, esto condiciona la manera de estar en sociedad. De nuestra identificación como fisioterapeutas se desprende la valoración, positiva o negativa, correspondiente a nuestro sentimiento de pertenencia a la profesión. En este proceso entra en juego la comparación con los otros grupos profesionales con los que interactuamos. Esos grupos son médicos, sobre todo los especialistas en rehabilitación; otros pertenecientes al mismo nivel académico en la anterior estructura de las titulaciones universitarias, como los terapeutas ocupacionales; y aquellos grupos de personas que optan por el estudio y ejercicio de prácticas para los que no hay regulación o que entran en los quehaceres supuestos del fisioterapeuta, a los que se considera como intrusos.

Como decíamos en la anterior entrada ante una valoración negativa se reacciona de dos formas. En primer lugar, haciendo hincapié en mis posibilidades individuales, puedo intentar cambiar de grupo. Así, algunos fisioterapeutas abandonan la fisioterapia para estudiar otras carreras como medicina o psicología, en la pretensión de aumentar su estatus y consideración. Otros consideran que profundizar en campos de la fisioterapia como la terapia manual (o la osteopatía) les coloca en una situación más favorable, esquivando algunos de los inconvenientes de la fisioterapia “tradicional”, hasta el punto de pretender ser otra cosa (a pesar de carecer de carácter oficial). Otros se acercan a terapias “alternativas” con el mismo afán de distanciarse de todo lo negativo de la fisioterapia.

En segundo lugar, manteniéndose en su identidad de fisioterapeuta, recurrimos a la creatividad o a la competición con otros grupos. En cuanto a la creatividad tenderemos a valorar más y mejor aquello que nos identifica, a compararnos con esas cualidades o a compararnos con grupos que sepamos “inferiores“. Así, ensalzamos nuestra capacidad de escucha, nuestro enfoque holístico, nuestra aproximación manual al paciente o destacamos nuestra condición de universitarios con reconocimiento oficial y reservado de nuestra actividad. En cuanto a la competición, tratamos de superar a otros grupos, a los que podemos considerar además culpables de la situación. Tal es el caso, en nuestra opinión, del conflicto “histórico” entre fisioterapeutas y médicos rehabilitadores. Este enfrentamiento, latente o manifiesto, no puede enfocarse sino se considera desde un contexto amplio que tenga en cuenta el recorrido de la fisioterapia en los últimos decenios y su consideración en otros paises. Nosotros ya hicimos alusión a la relación entre las dos disciplinas (1) dejando clara su compatibilidad conceptual. Pero no podemos abstraernos de la realidad y ver como este conflicto se hace beligerante en bitácoras y foros, y que en ocasiones se ejerce una minusvaloración explícita o sutil. Más interesante nos parece para la fisioterapia una competición productiva mediante la calidad del trabajo, la difusión de nuestra actividad, la producción científica o la influencia en los proveedores y gestores de la sanidad.

Todos los casos de conflicto aludidos tienen en última instancia una causa sobre las competencias. Así se nos niegan en algunos ámbitos competencias para las que se nos ha preparado. O se trata de ocupar y practicar técnicas consuetudinariamente fisioterápicas por parte de otros profesionales. O se trata de practicar fisioterapia (masaje, drenaje linfático o electroterapia) con un curso sin validez alguna. La fuerza de la razón y el convencimiento se hacen imprecidibles para afrontar el conflicto. Se precisa además sentirse identificado, sentirse fisioterapeuta como algo importante en nuestras vidas, compatible con familia y aficiones. Porque, como dice Gallego Izquierdo, “el reconocimiento histórico pasa por el conocimiento y reconocimiento propios como profesionales fisioterapeutas, con una tradición histórica y un papel social de servicio de salud, atención y tratamiento” (2).

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Referencias

1. González García, JA. Fisioterapia o Rehabilitación ¿es posible la diferenciación? En Fisioterapia http://www.madrimasd.org/blogs/fisioterapia/2009/02/27/fisioterapia-o-rehabilitacion-%C2%BFes-precisa-la-diferenciacion/. Acceso 22 de junio de 2011.

2. Gallego Izquierdo,T. Antecedentes históricos de la fisioterapia. En Gallego, T. Bases teóricas y fundamentos de fisioterapia, pag. 47. Ed. Médica Panamericana, Madrid, 2007.

Related Posts

No related posts.

Etiquetas: ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Estimado Juan:

Comienzo pidiéndote mil disculpas porque, aun habiendo leído con profundo interés tus notas sobre el conflicto interprofesional, no me cabe opinar directamente sobre los distintos tópicos tan atractivos que has recorrido y, sin embargo, se me ha ocurrido que algo de lo que vengo haciendo en relación con el mundo de los fisioterapeutas, podría ser productivo compartir contigo y con tus lectores.

Te escribo desde Buenos Aires, Argentina, para referirme a la experiencia estratégica de capacitación para la profesionalización de la gestión, desarrollada en España en 2010 y ya programada para noviembre de 2011 por al menos otras cuatro instituciones, bajo este nombre: “CÓMO GESTIONAR CON ÉXITO CENTROS Y PROYECTOS DE FISIOTERAPIA, CRECER EN TIEMPOS DE CRISIS Y CONSOLIDARSE EN TIEMPOS DE ESTABILIDAD. PROGRAMA DE MANAGEMENT ESTRATÉGICO” .

Además de ofrecerte hacerles llegar, si así lo desean, la puntillosa entrevista publicada por la Revista del Colegio Oficial de Fisioterapeutas del País Vasco, me interesa resumirles el espíritu del seminario que he dictado, a partir del enorme sentido estratégico que tiene -justamente en estos tiempos que nos toca vivir- incorporar este valor añadido clave, para optimizar la formación profesional de los fisioterapeutas, abriéndoles un camino habitualmente poco transitado: el de la gestión más exitosa de sus proyectos, consultorios, clínicas y centros de atención.

Es una propuesta desarrollable en un mínimo de 15 horas que en el caso, por ejemplo, de San Sebastián -y con un auditorio que incluía también a profesionales de Bilbao, Vitoria y Madrid- se desplegó en un par de jornadas intensivas, inspirada en los objetivos recién descriptos y enfocada en:

A. Revisar el sentido y los efectos de las crisis y las inevitables oportunidades asociadas, así como el diseño de planes para consolidar estrategias de gestión comercial anticíclica.

B. Enriquecer los liderazgos intuitivos con un instrumental ideal para profesionalizar la gestión, entendido esto como la vía más idónea para asegurarse sustentabilidad y crecimiento, tanto en los procesos críticos como en épocas de estabilidad.

C. Sustituir el mito de que las modernas herramientas de conducción estratégica que emplean las grandes corporaciones “sólo pueden ser utilizadas por ellas”, por la filosofía de que -muy por el contrario- aquéllas pueden ser traducidas a un lenguaje coloquial, ágil, accesible y hasta entretenido, para -con idéntico nivel de resultados- terminar expandiendo y fortaleciendo el arsenal instrumental de gerenciamiento de los emprendimientos de menor magnitud.

En esta oportunidad que acabo de citar, la invitación para dictar estos cursos me había llegado, por ejemplo, desde el Colegio Oficial de Fisioterapeutas del País Vasco y también, para una charla introductoria, desde la Escuela de Osteopatía de Madrid. La repercusión fue muy exitosa y confirmó la opinión de algunos colegas quienes, como en el caso de la Universidad de Puebla, en México, no sólo registraron el vacío formativo en en estos temas, sino que decidieron incluir una materia de gestión administrativa dentro de los respectivos planes de estudio.

Adicionalmente, debo confesarles a tí y a tus lectores que, en opinión de algunos asistentes a estas jornadas de formación, además de la fluidez o el estilo interactivo o la claridad pedagógica en el desarrollo de los contenidos, debe haber pesado (en el interés despertado) también la procedencia: venir desde Argentina, con todas las crisis que “nos han pasado por el cuerpo” y haber elaborado-cada vez- nuevas estrategias para poder superarlas, no parece haber resultado un dato menor, especialmente si se considera que el 100% del programa que he dictado está fundamentado no sólo en técnicas y conceptos sólidamente soportables, sino que los he vivido íntegramente durante mi experiencia profesional internacional.

También les ofrezco, a propósito, una reseña de mis antecedentes profesionales (COCA-COLA, ARTHUR ANDERSEN, HICKS MUSE, MONSANTO, ETC.)que incluyen, también en estos últimos meses, el diseño del Plan Estratégico para la expansión de RPG (Reeducación Postural Global)en Latinoamérica. Y también está a disposición de quien lo requiera una pequeña presentación de los fundamentos del curso así como el programa respectivo.

Por otro lado, puedo ofrecerle a ustedes, naturalmente, las mejores referencias, tanto de la gente que me ha contratado en España -Garikoitz Aristegui (a cargo del Departamento de Formación del COFPV) o Iban Arrien (Presidente del COFPV)-, como del actual Director de Telefónica de España y Ex Presidente de Telefónica de Argentina: Mario E. Vázquez, o del ex Managing Partner de Arthur Andersen (hoy Ernst & Young) y actual Director del Banco Santander Río en Argentina: Jorge Verruno, o del Ex Managing Partner de Korn Ferry International en el Cono Sur: Ricardo Bäcker, o del actual miembro de la dirección del fondo de private equity de USA, Hicks, Muse: Paul Savoldelli.

Para concluir, estimado Juan, me parece oportuno compartir con ustedes que, por estos días, vengo recogiendo el fuerte y creciente interés que ha despertado la propuesta formativa, a partir de la confirmación -como ya les adelanté- de nuevas ediciones del curso programadas para noviembre/diciembre 2011: 19 y 20 de noviembre en Madrid (ESCUELA DE OSTEOPATÍA DE MADRID), 26 Y 27 de noviembre en Salamanca (COLEGIO PROFESIONAL DE FISIOTERAPEUTAS DE CASTILLA Y LEÓN), 03 y 04 de diciembre en Bilbao (COLEGIO OFICIAL DE FISIOTERAPEUTAS DEL PAÍS VASCO) y 10 y 11 de diciembre en Cáceres (FISIO LMR), mientras que el ICOFA analiza también una presentación para Aragón (probablemente para más adelante) y otras entidades están evaluando ser ya parte de esta gira, pasando por Valencia y otras ciudades.

Quiero decirles también, a tí y a tus lectores y seguidores, que sería, para mí, muy grato saber que puedan ustedes llegar a interesarse por esta propuesta formativa, ya sea pidiéndome algún material de soporte del curso o participando de alguno de los encuentros ya programados o impulsando alguno nuevo en otras ciudades aun no incluídas en este cronograma, para acercarse así a una novedad tan exclusiva como estratégica con el objetivo de crecer en otros sentidos, accediendo a una genuina y potente fuente de diferenciación profesional.

Les agradezco su tiempo de atención y quedo a total disposición de ustedes para cualquier aclaración que les parezca de interés y para compartirles -si es que les parece que vale la pena analizar la posibilidad de que otras entidades se incorporen a esta gira de noviembre- los detalles de forma y logística con los que nos venimos manejando.

Nuevamente mis disculpas, Juan, por esta peculiar derivación temática, y un saludo muy cordial para cada uno de ustedes,

Pablo

PABLO N. WAISBERG

Consultoría de Dirección

+54911.4938.0615

Perdón, pero en relación con mi comentario de hace unos minutos, vinculado con el curso de profesionalización de la gestión, omití dejar constancia de mi dirección de correo electrónico. Es la siguiente:

pablowaisberg@yahoo.com.ar

Muchas gracias y saludos,

Pablo

PABLO N. WAISBERG
Consultoría de Dirección
+54911.4938.0615

[...] sobre el conflicto interprofesional y algunas de sus implicaciones en la Fisioterapia (1,2). Decíamos que tras autocalificarnos como pertenecientes a un grupo o profesión tal [...]

[...] González García, JA. El conflicto interprofesional (II). En Fisioterapia http://www.madrimasd.org/blogs/fisioterapia/2011/06/21/el-conflicto-interprofesional-y-ii/. Acceso 1 de noviembre de [...]

[...] Continúa en El conflicto interprofesional (y II). [...]

(requerido)

(requerido)


*