Archivo de noviembre, 2012

¿NOSTALGIA?

Dícese de la tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida. Esa es la definicón del diccinario de un sentimiento que nos pareció sentir al visitar  hoy la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense. Meditando un poco después nos dimos cuenta de que realmente no era tal nuestro sentimiento.

Hace veintidos años que iniciamos nuestros estudios de la entonces Diplomatura de Fisioterapia en esa Facultad. Buscamos activamente la emoción cuando nos acercábamos a sus puertas. Y la encontramos. Curiosamente parece que no han cambiado muchas cosas, al menos en la estética. Ascensor nuevo para acceder a la Facultad (antes Escuela) de Enfermería, Fisioterapia y Podología o puertas automáticas para acceder a la Biblioteca de Medicina. Mismos suelos, mismas persianas de madera envejecida, mismos radiadores de hierro empolvados. Incluso mismos nombres en los letreros de muchos despachos.

La universidad española, las titulaciones, se supone que han tenido muchos cambios, especialmente tras el inicio de los Grados. Las fachadas, reales y metafóricas, no parece que los hayan sufrido. En los recientes encuentros a los que hemos acudido estuvo presente la queja de los estudiantes y de los docentes sobre las fallas en la docencia o la desconexión entre universidad y práctica profesional. Esperemos que,  a pesar de que la estética siga igual, esos cambios tengan reflejo en la forma de enseñar y aprender la fisioterapia.

Nos llamó la antención que en la universidad se toma partido en la convulsa situación que vive la sanidad en Madrid. Carteles y pancartas así lo delataban. También la incorporación  normalizada de ordenadores entre estudiantes y en la bibliotecas. Así se mantiene, al menos en apariencia, el inconformismo juvenil tradicional en los universitarios, y se adoptan las novedades que desde hace años nos ofrece la tecnología. La recurrente combinación entre tradición y modernidad.

Como dijimos, esa emoción rescatada al recordar los primeros compañeros, los profesores, los lugares donde disfrutamos de estudio y jolgorio, no era nostalgia. No sentimos tristeza ni melancolía. Sí nos hizo reflexionar sobre lo que allí iniciamos. Un camino del que no nos arrepentimos. Nos ha servido para encontrar colegas y amigos, una vocación, la Fisioterapia, y para contemplar con perspectiva todo lo que hemos avanzado como profesión y atisbar todo lo que aún queda por hacer. Aunque el marco físico siga casi igual, aunque el contexto social sea complicado, esos jóvenes digitalizados, muchos de los nuevos y no tan nuevos docentes, alcanzarán logros que ya hace veintidos años nos hicieron vislumbrar más desde el deseo que desde la realidad alcanzable. Quizás aquella “nostalgia” sólo era la sensación del paso de los años, del cambio en nuestras vidas. Al final, al mirar a nuestro alrededor, en realidad esbozamos una sonrisa.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:
Categorias: Docencia

INTERDISCIPLINARIEDAD E INTRUSIÓN

La Ciencia, como sistema ordenado de conocimientos, se parcela en disciplinas para abarcar  cada una un campo de los mismos. Pero, además, para dar solución a los problemas las disciplinas se interrelacionan. Hablamos entonces de interdisciplinariedad.

En su relación surgen nuevas disciplinas cuando se forma un nuevo cuerpo de conocimientos. Si esto ocurre se puede hablar de interrelación estructural. La interrelación es tangencial cuando las disciplinas que cooperan mantienen sus límites y estructura legal. La  interdisciplinariedad sostiene el carácter específico de los saberes y reconoce las diferencias. En todo caso, no hay interdisciplinariedad si no hay disciplinas distintas (1).

La Fisioterapia es una disciplina científica y en su relación con las demás se entiende que hay una aceptación de los límites y capacidades respectivas. Esa debiera ser la base de la relación. Por eso nos cuesta entender ciertas tencencias y propuestas. Sin ánimo de proteccionismos corporativos nos parece que las competencias del fisioterapeuta están claras. Aceptamos que puede haber parcelas de actuación compartida, competencias no claramente definidas o inespecíficas de una profesión concreta.  Sin embargo, pretender evolucionar hacia la indiferenciación entre disciplinas nos parece una regresión con pocos visos de ser positiva. La Fisioterapia, como Ciencia joven, aún está en proceso de apuntalar su identidad y de que esta cale entre una gran mayoría de profesionales. Por lo que dispersarnos en iniciativas que desdibujen esa identidad no nos parece el mejor camino.

Con el loable afán de aportar, sumar o compartir se promueven, como dijimos, interacciones que difuminan las distinciones disciplinares. Ese parece ser el caso de las proposiciones hechas por algunos colegas (2). Según estas, entendemos, los fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales deben asumir las mismas formas de tratamiento, previa “especialización”, en las alteraciones de la mano. Así, un título de “Terapeuta de la Mano” facultaría para ejercer técnicas propias de fisioterapia a terapeutas ocupacionales.

Se nos ocurren, modestamente, algunos peros. En primer lugar, Se habla de “especialidad” cuando no existen oficialmente y cuando se pretenden otorgar por una organización privada (3). Nos parece un tanto veleidoso cuando muchos fisioterapeutas y organismos llevan años bregando por las especialidades en Fisioterapia, algunas con sobrada justificación. (más…)

Etiquetas:
Categorias: Opinión, Profesión

VALENCIA BIEN VALE UNA ENTRADA

Esa es a buen seguro la aseveración de muchos de los colegas de la blogosfera fisioterápica. Probablemente veremos alusiones numerosas a la I Jornada Clínica organizada por Fisioterapia Sin Red, acaecida el pasado 3 de noviembre en el Oceanográfico. Con la precaución de no ser reiterativos intentaremos aportar algunas de nuestras ideas.

Para los fisioterapeutas que no lo sepan, suponemos que una gran mayoría, Fisioterapia Sin Red (FSR), es una plataforma virtual coordinada por un grupo de ocho fisioterapeutas de distintos lugares de España, cuyos  nombres merecen ser mencionados: Raúl Ferrer, Carlos Castaño, David Aso, Arturo Such, Carlos López Cubas, Vicente Lloret, Eduardo Fondevila y Rubén Tovar . La sola creación de FSR ya se puede considerar un hito por lo innovador que supone concentrar información relevante para el fisioterapeuta en un único sitio y por su filosofía democrática para posicionar dicha información.

El germen de FSR ha sido la conexión entre sus creadores a través de la Internet. Sin duda, las redes sociales han propiciado una sinergia de convicciones, propósitos y planteamientos que no hubiera sido imaginable hasta hace poco tiempo. Y  a través de la Red también se ha alcanzado a un gran número de fisioterapeutas para este singular encuentro. Sin querer ser prolijos hemos de decir que el formato del mismo ha sido novedoso, peculiar y, sobre todo, atrevido. Especialmente para los cuatro fisioterapeutas que con valentía han permitido que los observáramos abordar el tratamiento de un paciente, con la consecuente exposición que ello supone. (más…)

Etiquetas:

CONSTRUYENDO IDENTIDAD

Ese será el lema de las 2ª Jornadas Interhospitalarias de Fisioterapia. Se ha hecho esperar, no de manera intencionada, no para generar expectación, sino porque la elección ha requerido de meditaciones por los impulsores del evento con el ánimo de aglutinar todas las intenciones nacidas con las jornadas.

A las pocas horas de su difusión aparecieron comentarios en la red referidos a la oportunidad del lema. Se ha dicho que la identidad de la Fisioterapia ya está formada y, por otro lado, que está contaminada, en referencia a las tendencias “alternativistas” o seudocientíficas. En todo caso, que no precisara ser construida, sino modificada.

Aparte de estas y otras opiniones queremos manifestar lo que, para nosotros, es “construir identidad”. Nos apoyamos, como en otras ocasiones (1), en la Teoría de la Identidad Social (TIS). La identidad surge de un proceso automático de autocategorización, es decir, de la asignación de uno mismo a una categoría o grupo en función de unas características compartidas, y responde a un motivo social básico, universal, de necesidad de pertenencia. Nos referimos llánamente a que uno se siente perteneciente a un colectivo. Esta adscripción puede obedecer a distintos motivos y puede cambiar por otros muchos.

La condición de profesional de la fisioterapia puede estar más o menos presente en cada uno de los que integramos la profesión. Puede ser algo de suma importancia, una forma como otra cualquiera de ganarse la vida o un título colgado en la pared o guardado en un cajón. Todo es lícito y ocurre en otras profesiones, vocacionales o no. Pero no es menos cierto que la fortaleza de una profesión, su presencia social, su reconocimiento, estarán afectados por la forma en que sus representantes se sientan como tales.

Es ese el sentido del lema antedicho. No hablamos de una construcción conceptual, que efectivamente ya existe, sino de la necesidad de que un número creciente de fisioterapeutas sientan serlo, se sientan involucrados en el devenir de su profesión, se sientan afectados por lo que pasa en ella y con ella, se sientan orgullosos de lo que son y aspiren al desarrollo de sus potencialidades muchas veces subestimadas o desdeñadas.

Sería iluso pretender que todos, ni siquiera una mayoría de fisioterapeutas, al menos actualmente, tengan interiorizado ese sentido de pertenencia. Pero encuentros como nuestras jornadas, congresos, o cualquier suerte de reunión en la que los fisioterapeutas se sientan protagonistas contribuyen, no sólo a la difusión de la Fisioterapia, sino a la construcción y cimentación de una identidad grupal sólida necesaria para la consolidación de la profesión ante la sociedad a la que sirve.

Referencias

1. González García, JA. El conflicto interprofesional (II). En Fisioterapia http://www.madrimasd.org/blogs/fisioterapia/2011/06/21/el-conflicto-interprofesional-y-ii/. Acceso 1 de noviembre de 2011.

Etiquetas:
Categorias: Opinión, Profesión