‘Profesión’

NORMOPRAXIS

 

En el último número de la revista Cuestiones de Fisioterapia (1) su director, Jesús Rebollo, aborda de nuevo uno de los aspectos esenciales para el desarrollo de la profesión. Nos recuerda que en los hospitales, públicos y privados, el despliegue de las competencias del fisioterapeuta dista mucho de llegar al que puede y debería ser.

Conocimos a Jesús Rebollo hace veintidós años, los mismos que hace que terminamos la diplomatura de Fisioterapia, en el marco de unas jornadas en Toledo. Ya entonces, con la inexperiencia y la ilusión de un recién titulado, nos impresionó. Después fue coordinador del Libro Blanco de Fisioterapia, llegó a Catedrátido de Fisioterapia, publicó numerosos artículos y es, para nosotros sin duda, una de las figuras más relevantes en la creación de una base teórica que ha propiciado el despegue de la Fisioterapia como profesión madura, científica y autónoma, al menos en el nivel académico.

(más…)

Etiquetas: , ,
Categorias: Profesión

BREVE EXPERIENCIA EN GESTIÓN

 

En tiempo estival se acumulan las vacaciones en muchos centros de trabajo, incluidos hospitales y unidades de fisioterapia del ámbito público y privado. Toca reorganizar para que los pacientes puedan seguir siendo atendidos. Además, los responsables, supervisores, coordinadores, jefes, o como quiera que se les llame, también tienen derecho a un merecido descanso. Y también hay que realizar su labor.

En esta coyuntura vacacional se nos propuso, quizás como último cartucho, suplir a la persona que comanda un equipo integrado en su mayoría por fisioterapeutas, además de algunos terapeutas ocupacionales, auxiliares y celadores. A la primera emoción de sorpresa, tal vez algo de agradecimiento, le siguieron sensaciones de compromiso con el resto de compañeros, de responsabilidad y de inquietud ante la posibilidad de no saber llevar a cabo aquello con un mínimo de solvencia. Todo se aderezó con una dosis de urgencia, y con ello cierto miedo escénico ante el nuevo papel, que pudo aplacar el autoconvencimiento de que lo hacíamos como contribución, favor o ayuda al equipo, y que los errores serían tratados con indulgencia.

Pues bien, tras dos semanas de ascenso imprevisto y reversible, volvemos a ser un fisioterapeuta raso. Las experiencias han de valorarse, seguro que con más justicia, con el tiempo, pero vamos a atrevernos a mostrar algunas de las reflexiones surgidas con esta.

Primero de todo, creemos en la dificultad que entraña la dirección de un grupo de personas cuando además se ejerce un puesto intermedio, sometido a presiones desde arriba y desde abajo. Se pueden generar muchas antipatías por tener que ser polea de transmisión de decisiones e imposiciones. Nuestra breve experiencia no ha cambiado este parecer aunque, dada la naturaleza de estas sustituciones, no hayamos tenido que padecer esos malos tragos. Hecho este reconocimiento también hay que decir que se puede hacer con más o menos justicia, equilibrio, cercanía, comprensión y defensa del grupo. Ahí están las capacidades innatas y adquiridas de los jefes.

(más…)

Etiquetas:
Categorias: Profesión

PINCHEMOS

La Fisioterapia, con el loable propósito de acrecentar su arsenal terapéutico en beneficio de sus usuarios, ha incorporado herramientas y procedimientos que, por derecho o por costumbre, se ven como una parte más de la misma. Podemos decir que es el caso de la Fisioterapia invasiva.

La Fisioterapia invasiva se define como el “conjunto de técnicas en las que el agente físico empleado para el tratamiento de determinadas patologías se aplica percutáneamente, es decir, atravesando la piel del paciente. El agente físico empleado puede ser únicamente el estímulo mecánico de diferentes tipos de agujas o puede ser la combinación de este estímulo mecánico con la aplicación de algún tipo de corriente eléctrica que pase a través de uno o varios electrodos de aguja” (1). Dentro de esta nueva fisioterapia se enmarcan la punción seca (PS), la aplicación de corrientes eléctricas a zonas localizadas a través de la aguja (Electrolisis Percutánea Intratisular EPI®, Electrolisis Percutánea Terapéutica EPTE®), o la acupuntura aplicada por fisioterapeutas.

(más…)

Etiquetas: ,
Categorias: Opinión, Profesión

FISIOTERAPIA DE LA MANO

 

Hace más de dos años publicamos una entrada (1) sobre la intrusión entre profesiones de las ciencias de la salud, en el marco de la virtuosa interdisciplinariedad. No pretendimos ofender a nadie, pero sí se suscitaron algunas respuestas en relación con la terapia de la mano que hemos recordado con motivo de la lectura en una bitácora norteamericana.

Eric Robertson analiza en PT Think TanK una situación que, de no ser por sus consecuencias, puede parecer sarcástica y hasta humorística. Describe un panorama que ni siquiera atisbamos en la Fisioterapia española, y suponemos que de otros muchos lugares del mundo. Habla de la prohibición que parece que se hace en muchos establecimientos a los fisioterapeutas de tratar el miembro superior, con salvedad del hombro. Los profesionales que lo harían serían los terapeutas ocupacionales.

No es ya que se usen las formas de tratamiento por las que se define la fisioterapia (si es que no nos han convencido de que no son los medios los que nos definen) sino de que se impide su uso al propio fisioterapeuta cuando se aplican a una determinada parte del cuerpo. No nos congratulamos de que ya hace dos años advirtiéramos esa posibilidad, a remedo de otros grupos profesionales que en EEUU promueven la exclusividad de técnicas que aquí consideramos una parte más de la Fisioterapia (léase movilizaciones de alta velocidad, punción, etc.). Cuando se propone como modelo a otros países, por la lógica humana del beneficio propio, es normal hacerlo cuando se parece a lo que pretendemos para nosotros. Por eso, como en este caso, hablamos hace unos meses de los peligros de la americanización  (3). El modelo estadounidense no nos conviene. A no ser que la pereza nos haga aquiescentes ante los intentos de desautorizar al fisioterapeuta.

(más…)

Etiquetas: , , , ,
Categorias: Opinión, Profesión

PROPUESTAS Y ASPIRACIONES

En unos días empezamos año. Acabamos el presente con cierta desgana, con espera cercana a la desidia. No hay tiempo para inicios, dejamos languidecerse a 2014, achicarse hasta desaparecer. Ya habrá tiempo para nuevos bríos, pasadas las fiestas todo retomará su curso.

Lo dicho será a veces  cierto, otras será parte de un eterno proyecto, de una aspiración permanente nunca satisfecha. En todo caso, ya veremos qué nos depara el 2015. A primera vista se prevé intenso en lo político, más con un patio en el que han aparecido gallos más coloridos. Seguramente todo ello tendrá trascendencia en nuestras vidas y en nuestro trabajo como sanitarios. No en vano, la sanidad es un tema recurrente en estas circunstancias, aún más con los antecedentes de la presente legislatura en comunidades como Madrid.

Más centrados en la Fisioterapia, será también un año de arranque o continuidad para los órganos de gobierno de muchos de nuestros colegios profesionales. Las renovaciones promueven ganas de hacer cosas, y esperamos que en sinergia se avance en una dirección común. Personalmente, como el lector de otras ocasiones supondrá, nos gustaría que los esfuerzos avanzaran hacia la consecución de nuevas estructuras organizativas en los hospitales, tanto públicos como privados. Indefectiblemente pensamos en el desarrollo de las competencias del fisioterapeuta que supongan una gestión más eficiente. En la práctica, el fisioterapeuta debe decidir qué y a quien tratar, cómo hacerlo, cuándo y cuánto. Claro, hay fisioterapeutas que esto no les parece bien por grande. Claro, hay que convencer y estar convencido de que esto es lo que debemos hacer. Vaya, de que podemos.

(más…)

Etiquetas: ,

SATISFACCIÓN

 

Satisfacción por el deber cumplido. Nadie nos obliga, nadie nos lo pide. Quizás ese es el secreto, hacer las cosas por una motivación desprendida de apetencias ajenas a la propia iniciativa.

En esta bitácora hemos aireado intenciones, anuncios y reflexiones posteriores, todo ello referido a la Jornada Interhospitalaria de Fisioterapia. Llevamos cuatro años, que ya son, y más si tenemos en cuenta que han sido consecutivos. Y no será por ganas repentinas y luego pasajeras de abandonar en momentos concretos desde el 11 del 11 de 2011, fecha de la primera edición.

No vamos a repasar el contenido de lo acontecido el 14 de noviembre pasado, incluso con el riesgo de que ningún bitacorero lo haga. Sería abundar en la autocomplacencia, de la que a veces nos pasamos en estos eventos de la Fisioterapia. Los que han participado saben de nuestro agradecimiento. Los asistentes por asistir y ponentes, comunicantes y cartelistas por su generosa aportación.

Pero tampoco, desde este foro, podemos dejar de decir algunas palabras sobre lo que nos ha ocupado tantos meses previos. Más allá del contenido esta  y otras jornadas nos han vuelto a reunir a fisioterapeutas. Nos hemos sentido protagonistas. Son construidas y dotadas de contenido por fisioterapeutas. Son para fisioterapeutas. Sin sonrojo, sin presunción. Los eventos multi o interdisciplinares están muy, muy bien. Pero nosotros elegimos la vía de la disciplinariedad. Creemos que es necesario y que nos fortalece. Pensamos que hay que dar una oportunidad a muchos colegas para que puedan exponer comunicaciones y/o carteles. Sospechamos que es muy necesario exponer a fisioterapeutas del mundo real como modelos para otros. Entendemos que los estudiantes de Fisioterapia deben conocer lo que se cuece más allá de las aulas, nuevos avances, nuevas técnicas, distintas formas de gestión o docencia. Opinamos que hay que hacer visible a la Fisioterapia en los hospitales, ante los demás profesionales y directivos. Y esperamos que la difusión posterior expanda esa visibilidad.

Algo de todo eso seguro que hemos conseguido. Gracias a todos, una vez más. Y, sobre todo, gracias Gema Gallardo Sánchez, gracias José María Pérez Redondo, gracias Luis Bernal Ruiz, por acompañar a este escribidor durante estos cuatro años. Por si alguien se pregunta si habrá quinta…todo se andará.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:
Categorias: Formación, Profesión

AMERICANOS, OS RECIBIMOS SIN ALEGRÍA

 

Pasaron los tiempos de Bienvenido Míster Marshall en los que aquello que venía de fuera, de América o de Alemania, era lo mejor. Claro, lo foráneo no es siempre lo mejor. Evidente. En el ámbito de las profesiones y de sus regulaciones tampoco. La Fisioterapia es un ejemplo.

Como de otras muchas cosas nos enteramos a través de las redes sociales de un mandato emitido por una instancia judicial en el Estado de Washington (EEUU), en la que se prohíbe a los fisioterapeutas realizar punción seca si no se han formado en ella. Textualmente la noticia dice:
«Under Washington law, the physical therapy scope of practice does not authorize the insertion of any type of needle, including acupuncture needles, for the purpose of “dry needling”, and their practice of “dry needling” constitutes the unlicensed practice of medicine».
No nos aventuramos a una traducción literal. El espíritu de la sentencia es el que hemos manifestado. Conviene aclarar que la sentencia exigiría que los fisioterapeutas que practiquen la inserción de agujas de acupuntura hayan obtenido una certificación adicional. Entendemos, entonces, que la aplicación de la técnica per se no estaría vetada al fisioterapeuta.

Merece recalcar que la restricción impuesta por esta norma es fruto de la demanda de una asociación de acupuntores. Estos aluden a la protección de la salud de los pacientes cuando hablan de la prohibición de aplicar punción a los fisioterapeutas. Para pinchar se requieren en Washington 500 horas de formación.

Imagen de previsualización de YouTube

Es inevitable pensar en la situación de la punción y de la acupuntura en España. Aquí la acupuntura no tiene la consideración de profesión, no hay una formación oficial y en el acervo sanitario se la considera como una medicina alternativa, sin base científica sólida. La demanda de la que hablamos sería impensable. Además, la punción seca sólo comparte con la acupuntura el instrumento. Ni los fundamentos, ni los objetivos, ni la aplicación coinciden.

La punción seca es una herramienta que viene siendo usada, en España al menos, fundamentalmente por fisioterapeutas. Entre ellos se ha desarrollado, son los que la han investigado y los que se forman en ella en el pregrado y , sobre todo, en el posgrado. Ha llegado a asumirse como un procedimiento de fisioterapia. Suponemos que ocurre en otros países.

Vemos pues como hay diferencias fundamentales que hacen improbable que en España se produzca algo parecido. El vacío legal, la no regulación de las mal llamadas terapias alternativas o complementarias, nos ha permitido a las profesiones reguladas incursiones en ellas. Por ello se han suscitado debates sobre su uso, la eficacia o ineficacia de las mismas, la ética de su aplicación. No pretendemos abordar esto aquí y ahora.

Lo sustancial para nosotros es que la hipotética regulación que se pudiera producir en el futuro de acupuntura, osteopatía, quiropraxia, etc., podría promover movimientos como los de lo americanos. No olvidemos que los fisioterapeutas de allí tienen encontronazos con esas profesiones (en EE.UU. tienen reconocimiento como tales) y ven restringido lo que aquí usamos con naturalidad. De ahí la reflexión que hemos expresado en otras ocasiones. La formas de aplicación de terapia manual son esenciales en la Fisioterapia. La ampliación de nuestras competencias con nuevos procedimientos, con aval científico, aunque sea empírico, es lícita, lógica y deseable, siempre que respetemos las competencias de otros profesionales. El modelo americano, con redundancias, solapamientos entre profesiones, además de culturalmente diferente no aporta ventajas más allá de la implantación de un libre y muy complejo mercado.

Aparte de una visión científica de la Fisioterapia es necesaria una visión política. La defensa de los intereses profesionales exige buscar la influencia en cualquier decisión que nos afecte. Puede calificarse esto de corporativismo, pero ello no tiene nada de malo a priori. Por ello, incluir las terapias manuales en general, la osteopatía, la quiropraxia u otras terapias complementarias entre las competencias del fisioterapeuta fue un acierto con una innegable visión de futuro.Quizá ello provoque rechazo en algunos colegas en aras de una integridad esencial, pero nos garantiza, posiblemente, la aplicación de procedimientos, muchos de ellos esenciales para la fisioterapia. El debate interno es sano y deseable. La crítica abierta puede dejar resquicios que perjudiquen a la profesión.

Nuestra posición es clara, entonces. Nos parece más inteligente mantener y propiciar un entorno legal que permita el ejercicio de las formas de tratamiento que ya realizamos, de las que emanan de ellas y de otras que formen parte de las esfera del tratamiento y el diagnóstico físicos. Y, no lo olvidemos, continuar con la prevención ante los intentos de inmiscuirse en lo que consitudinaria y competencialmente es fisioterapia.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas: , , ,

OPOSICIONES

 

Hace unos diás se celebró un proceso selectivo de personal para cubrir plazas de fisioterapeuta del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS). Las esperanzas y anhelos de más de 5000 colegas se ponían en juego. Nosotros acudimos, más como curioso observador que como postulante. Y nos dimos cuenta de algunas cosas.

Han pasado varias jornadas y no queremos perder la frescura de algunas cavilaciones que se nos suscitaron. La más obvia, la ratio entre aspirantes y plazas, más de la treintena. La siguiente, derivada de la anterior, es la deducible masiva búsqueda de un empleo como el que se oferta. De esta emana la deducción de que las condiciones laborales de muchos fisioterapeutas son mejorables con un puesto en el servicio de salud convocante.

En el imaginario colectivo, expresión manida pero que viene a cuento, está incrustada la idea de que un empleo en la Administración nos sitúa en una posición segura y relativamente cómoda como alternativa laboral. Probablemente eso era lo que buscaban muchos opositores. Aspecto nada desdeñable en la situación del mercado laboral en España. Pero además, por lo dicho anteriormente, pensamos en las condiciones específicas que se dan en la Fisioterapia.

La cantidad de fisioterapeutas excede, seguro, la demanda de los mismos. Es evidente en la Sanidad Pública, pero también en el ámbito privado se dan síntomas de ello. La degradación de las condiciones laborales, los salarios, las minutas que se pueden ver en la publicidad de servicios de fisioterapia indican que para hacerse un hueco en el mercado laboral hay que bajar el listón de las aspiraciones profesionales.

El origen está, suponemos, en la proliferación de centros de formación desde hace ya décadas. La consecuencia lógica era la saturación del mercado. La solución, como hemos dicho en muchas ocasiones, es el establecimiento de medidas de regulación de la oferta formativa. Algo que nos tememos no va a ocurrir. El númerus clausus se hace necesario para esta y para otras profesiones. No tiene justificación emplear fondos públicos en formar profesionales a sabiendas que no podrán devolver a la sociedad lo que esta les entregó. No tiene sentido “engañar” a las familias pudientes o que se esfuerzan hasta límites que comprometen su economía doméstica para convencerlas de una formación excelente obviando  lo que hay tras la graduación.

Precariedad, desempleo, inestabilidad, además de anhelo de un trabajo seguro y regularmente remunerado, son las motivaciones de los opositores. Queremos suponer que hay también algo de espíritu se servicio, de ambición por proporcionar una fisioterapia pública de calidad, de intención de contribuir al crecimiento profesional y de la profesión en unas aceptables condiciones laborales. Nos gustaría que el que lo desee pudiera elegir la sanidad privada o concertada porque le ofreciera un ejercicio profesional satisfactorio. Sería un buen equilibrio. Pero, creemos que por mucho tiempo, no podremos ser optimistas.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas: ,
Categorias: Profesión

MÁS DE LO MISMO (III)

Como intuimos y advertimos en la entrada previa de esta saga, el tema del latente o manifiesto conflicto interprofesional ha sido, y será, recurrente. De nuevo otro episodio vivido por un fisioterapeuta nos ilustrará sobre una situación cotidiana en muchos servicios y unidades hospitalarias de la sanidad pública y privada del Estado español.

En un contexto de derivación con prescripción, emanado de un modelo presente y heredado del pasado, que se resiste a ser modificado por la inercia propia de los grandes sistemas sanitarios, los fisioterapeutas aplican sus tratamientos con criterios ajenos. No recuperaremos nuestros argumentos lapidarios, razonados, sobre esta situación. La Fisioterapia es una parte tan insignificante en los mastodónticos servicios de salud que recordarlos será, probablemente, clamar en el desierto. Esperemos que otros gestores descubran esta nimia representación de la ineficiente administración de la sanidad española.

Sin embargo, relataremos de nuevo un ejemplo concreto de las situaciones a las que esta forma de funcionar nos lleva y de las connotaciones éticas que de él se puedan extraer. Vamos pues. Un médico especialista en Rehabilitación, el cliente, nos pide aplicar unos determinados tratamientos a un paciente. Lo de pedir es un eufemismo, pues sea la relación cordial, amistosa o distante, en realidad la derivación lleva implícita o explícitamente una dirección, tutela o imposición. De otra manera el sentido de la derivación no tendría sentido. El fisioterapeuta decide que alguna de las peticiones no está de acuerdo con sus conocimientos basados en su experiencia pero también, menos mal, en lo publicado sobre situaciones similares. Obra en consecuencia, según lo que le exige el código deontológico y su lógica responsabilidad.  Lamentablemente, creemos, esto desata comentarios airados por el médico derivante, que reclama la supremacía de su criterio y el restablecimiento del tratamiento pautado. Como ya sabemos, esto no es otra cosa que negar al fisioterapeuta el desarrollo de su trabajo acorde a sus competencias legalmente reconocidas.

(más…)

Etiquetas: , ,
Categorias: Profesión

OTRA JORNADA

 

Hoy hemos asistido a otra jornada de Fisioterapia. En esta ocasión, por segunda vez tras la Jornada de Valencia en 2012, se trataba de otra organizada por la asociación Fisioterapia Sin Red. En Alcorcón estuvimos en la #5AFSR.

La jornada no era para fisioterapeutas específicamente. Los ponentes ejercen también otras disciplinas (Psicología, Terapia Ocupacional y Medicina). Pero la audiencia era casi en su totalidad de la profesión a la que se dedican los organizadores. Fisioterapia Sin Red ha sido el argumento de alguna de nuestras entradas. Comulgamos plenamente con sus valores y objetivos. De hecho son los mismos, más o menos, que los de fen, asociación de la que somos cofundadores. Profesamos admiración a los “valientes” que iniciaron aquella aventura, partiendo de las redes sociales. Han ido in crescendo, con nuevas y novedosas actividades, llegando a muchos fisioterapeutas e instigando a la unidad y el avance de la profesión.

(más…)

Etiquetas:
Categorias: Profesión

NUESTRO DÉCIMO CUMPLEAÑOS

 

Celebramos nuestro cumpleaños, el de nuestros deudos, el de otros allegados y amigos. Lo hacemos con más o menos regocijo. No es tan común la celebración que motiva esta entrada.  Se cumplen diez años desde que el Hospital Universitario de Fuenlabrada, el que consideramos nuestra casa, inició su actividad asistencial. En este mes, hace diez años, recibimos a nuestros primeros pacientes en la Unidad de Fisioterapia. 

No es fácil que en el devenir de nuestra vida profesional seamos testigos partícipes del inicio de la andadura de un centro hospitalario. Es cierto que ha habido momentos de aperturas paralelas de hospitales en el pasado reciente, pero no deja de ser extraordinario ser parte de ello. A la incertidumbre y la ilusión de cualquier incorporación a una empresa se añade que este proceso fue colectivo de un numeroso grupo de profesionales, sanitarios y no sanitarios. Además, el camino fue largo, con distintas fases que se iban superando esperando la evaluación final. Los aspirantes, en general, éramos jóvenes, más o menos, pero con cierta experiencia y formación. Como aquella frase que se acuñó en los 90, nos considerábamos JASP, Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados.

Se ponía en marcha un hospital con una forma de gestión distinta, como Ente público. Para muchos, aún hoy día, esa figura no aclaraba que somos un centro administrativa y económicamente por entero de carácter público, pero con posibilidades de funcionamento, en algunas cuestiones,  más flexibles y autónomas.

Hospital Universitario de Fuenlabrada

(más…)

Etiquetas: ,
Categorias: Profesión

MÁS DE LO MISMO (II)

El tema de esta vez es el que de manera reiterativa hemos abordado en multitud de ocasiones en este y en otros sitios. Podría ser parte de una colección de artículos y, a sabiendas, no vamos a cerrarlo con un “y II”. El asunto de la convivencia entre profesionales de distintas disciplinas, con sus conflictos, éxitos, fracasos, alegrías y miserias da para mucho. Nos detendremos, una vez más, en una cuestión central de la Fisioterapia a raíz de un episodio de tantos que nos han contado sobre ella.

En muchos de los establecimientos sanitarios donde trabajan, los fisioterapeutas comparten pacientes con profesionales de la Medicina Física y de Rehabilitación. Normalmente, estos derivan esos pacientes a aquellos, con una pauta, prescripción, sugerencia o imposición (de esa y otras maneras se puede llamar según el contexto). La manera de afrontar esta situación es variada. En muchos sitios se espera que el fisioterapeuta sea mero ejecutor de lo que indica la derivación, aún en contra de su criterio; en otros, el fisioterapeuta modula, adapta, corrige lo prescrito, con la aquiescencia de la organización, del médico especialista en Rehabilitación o de ambos; en otros, a pesar de que se da la posibilidad de la segunda opción, el fisioterapeuta renuncia a hacerlo por comodidad, pragmatismo o pereza;  en otros (no conocemos ninguno) el fisioterapeuta obvia las indicaciones que se le han transmitido, ocasionando un conflicto, pues cuestionaría así la figura del autor de las mismas.

Convendría manifestar, entonces, algunos puntos: (más…)

Etiquetas: , , ,
Categorias: Formación, Profesión