Posts etiquetados con ‘Género’

PERSPECTIVA DE GÉNERO

Los días prestivales suelen ser ajetreados. Fin de curso, examen por nuestra faceta de estudiante eterno, preparación de proyectos, intentando pulir algunos flecos. Todo antes de que  la galbana veraniega fulmine cualquier atisbo de iniciativa. Y si vemos oferta formativa la aprovechamos, en un intento de aprender relajadamente, sin presiones evaluadoras. Así, este junio vimos la oportunidad de ahondar un poco en un tema que nos llamó la atención hace unos meses, la violencia de género.

No es que fuera un tema ajeno a nuestro interés. La diferencia es que ahora lo hacíamos como profesional sanitario. En el temario de la reciente convocatoria de plazas de fisioterapia para la Comunidad de Madrid, se incluían dos capítulos llamativos. Se trataba de la ley contra la violencia de género y de la ley de igualdad. Nuestra reflexión fue que lo que se dice en esas leyes dista de la realidad vivida como profesional en cuanto a la concienciación de su relevancia y a la formación ante posibles casos en nuestra práctica. Preguntas como qué es la perspectiva de género, cómo podemos hacer para evitar sesgos de género o fomentar la igualdad o qué hacer ante la sospecha o constatación de violencia hacia una mujer no encontraban respuesta en nuestro limitado conocimiento.

Por eso aprovechamos la oferta formativa de la Consejería de Sanidad de Madrid para sus profesionales en este asunto, que no es poca. Nos acogió el Hospital Universitario Infanta Sofía, con un grupo de diez profesionales que tenían mucho que aportar. Incluía judicatura, policía, psicología, trabajo social, medicina, enfermería y docencia universitaria. Aprovechamos para dejar alguna que otra reflexión sobre esta cuestión.

Antes, en relación con la legislación, cabe aclarar que cuando hablamos de violencia de género la ley orgánica 1/2004 (1), en su exposición de motivos, dice que se trata de “violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión. Además se ejerce  por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia“. El ámbito sanitario se aborda en el artículo 15 diciendo que “se desarrollarán programas de sensibilización y formación continuada del personal sanitario con el fin de mejorar e impulsar el diagnóstico precoz, la asistencia y la rehabilitación”. Y en relación con la formación  universitaria “las Administraciones educativas competentes asegurarán que en los ámbitos curriculares de las licenciaturas y diplomaturas, y en los programas de especialización de las profesiones sociosanitarias, se incorporen contenidos dirigidos a la capacitación para la prevención, la detección precoz, intervención y apoyo a las víctimas de esta forma de violencia”.

La ley orgánica 3/2007, de igualdad efectiva (2) dice que los servicios de salud desarrollarán  “la integración del principio de igualdad en la formación del personal al servicio de las organizaciones sanitarias, garantizando en especial su capacidad para detectar y atender las situaciones de violencia de género”. Además “la presencia equilibrada de mujeres y hombres en los puestos directivos y de responsabilidad profesional del conjunto del Sistema Nacional de Salud”.

A tenor de lo expuesto, los profesionales debemos estar preparados para situaciones tan delicadas como agresiones, físicas o psicológicas, a mujeres en el ámbito de la violencia de género. Por otro lado, debemos integrar la igualdad como condición en los ámbitos asistencial, docente y de gestión. Intentemos responder a algunas cuestiones, esperando el retorno o la corrección del lector que lo considere oportuno por medio de comentario. (más…)

Etiquetas:

INFORME DE SALUD Y GÉNERO

Se ha publicado el Informe Salud y Género 2007-2008, Mujeres y Hombres en las Profesiones Sanitarias, elaborado por el Observatorio de Salud de la Mujer del Ministerio de Sanidad y Política Social.

La presencia de las mujeres en  un número cada vez mayor de ámbitos laborales, en la educación superior y, en concreto, en todo lo concerniente a las profesiones sanitarias, es objeto de tratamiento en este trabajo. Se aborda la llegada al mundo laboral cualificado de la mujer, su presencia en puestos de responsabilidad, los obstáculos que paradigmas incrustados en nuestra mentalidad social suponen para el desarrollo profesional de la mujer, la presencia femenina en los altos puestos de la universidad o su implicación en la investigación y publicación de trabajos.

Las profesiones sanitarias son cada vez más femeninas. La Medicina se está sometiendo a un proceso de feminización y la Enfermería se consideró durante mucho tiempo, desde una perspectiva peyorativa, como una profesión de mujeres. La Fisioterapia es hoy día ejercida en su mayor parte por mujeres. Sin embargo, esto se contrapone a la escasa presencia de la mujer a la cabeza de colegios profesionales, organismos de educación superior o como investigadoras y publicadoras de ciencia.

La Fisioterapia no supone una excepción aunque, junto con Psicología, Farmacia y Enfermería, supera el 40% de mujeres en las juntas directivas de los consejos generales de los colegios profesionales. La Fisioterapia es una de las profesiones más feminizadas, con un 67 % de mujeres colegiadas. En cambio, solamente un 7% de las presidencias de los colegios de Fisioterapia están ocupados por mujeres.

No pretendemos dar explicación  de este fenómeno pero es fácil entender que el lastre del pasado es de difícil y lento alivio. Los roles asumidos por las mujeres, las injustamente asumidas tareas sobre el hogar y el cuidado de los hijos, dificultaron y dificultan el ejercicio de una profesión que requiera un cierto grado de dedicación. Es verdad que la pretendida conciliación entre familia y trabajo se antoja imposible en determinados puestos. Y también es cierto que dada la incompatibilidad, real o incorporada al conjunto de nuestras creencias, se ha supuesto que es la mujer la que sacrificaría su profesión o una dedicación más intensa a la misma que promoviera su progreso. Parece que el discurso predominante, a pesar de las normas legales, mantiene el trasfondo de una mentalidad que pretendemos o quisiéramos superada. (más…)

Etiquetas: