Posts etiquetados con ‘Neuropatía’

GUILLAIN BARRÉ

Hoy hablamos de este epónimo con el que conocemos una polineuropatía que afecta al sistema nervioso periférico, tanto motor como sensitivo. A pesar de ser una afección rara la conocemos desde nuestros tiempos de estudiante y un nuevo caso ha promovido que nos molestemos en repasar un poco el tema.

Se trata de un síndrome, es decir, agrupa síntomas y signos que en conjunto dibujan un cuadro característico. Afecta sobre todo a adultos, más a hombres. Las causas son diversas, pero conducen a una reacción autoinmunitaria que daña la vaina de mielina que recubre los nervios. Afecta tanto a nervios sensitivos como motores. Esto nos indica cuáles van a ser las manifestaciones típicas. Así, aparecen parestesias o pérdida se sensibilidad, aunque lo más llamativo es la debilidad muscular. Esta se acompaña de pérdida de reflejos.

Suelo debutar unos días después de una infección leve, una vacuna o una intervención quirúrgica. Los síntomas son floridos en las 3 o 4 primeras semanas, dejando de progresar tras 8 semanas, pero la mejoría es más rápida si se instaura tratamiento. Esta se prolonga a lo largo de varios meses. No se pueden descartar problemas duraderos, de hecho un 30 % de los adultos tienen debilidad tres años después del comienzo.

La debilidad muscular suele empezar en los miembros inferiores, aunque no es una constante. En su progresión puede comprometer la musculatura respiratoria, facial y deglutoria. Se trata por tanto de un problema que precisa asistencia urgente y hospitalización. Dependiendo de la presentación harán falta medidas de soporte ventilatorio, nutrición enteral por ostomía o parenteral. Cuanto más precoz sea el tratamiento mejor será la recuperación.

El tratamiento médico consiste en plasmaféresis (una especie de “limpieza” de la sangre mediante filtrado para eliminar los anticuerpos que atacan a la vaina de mielina) y la administración de inmunoglobulinas durante varios días. No son útiles los corticoides. (más…)

Etiquetas: , ,

LESIÓN EN LA VÉRTEBRA L3

Estamos familiarizados con los dolores lumbares, con la daño del canal medular en la parte baja de la espalda o con las hernias posterolaterales que interesan a la raíz del nervio. En el caso que traemos hoy nos ocupa una lesión de la vértebra, que afecta al contenido nervioso que la circunda.

La fractura por estallido se produce por un mecanismo de compresión.  Aquí fue una caída desde unos 10 metros. Las fuerzas que actúan sobre la vértebra provocan que los fragmentos migren en distintas direcciones, incluyendo a  la  médula espinal, pudiendo provocar afectación motora y sensitiva.

En casos como este es posible, entonces, una lesión medular parcial o completa. Afortunadamente el paciente, tras una intervención en la que se implantó material de fijación, fue recuperando la movilidad. Podría haberse producido una afección por debajo la lesión vertebral y de la raíz correspondiente, L3.

Como vemos en el dibujo, la raíz L3 suministra la inervación motora para la musculatura flexora y aductora de cadera, y extensora de rodilla. En los videos que mostramos podemos ver cómo se encontraba el movimiento a los pocos días de la intervención.

Un mes después vemos como hay recuperación motora tanto en el movimiento de elevación con la pierna extendida como en la flexión de cadera en sedestación:

El paciente, 4 meses después de la lesión, y 10 semanas con marco de Jewett, deambula, sube y baja escaleras y no tiene alteraciones sensitivas. Quizás la fortuna y, sobre todo, el trabajo de los cirujanos han conseguido conservar la función del paciente.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas: , ,
Categorias: Práctica clínica

LESIÓN IATROGÉNICA DEL NERVIO PERONEO

Hace ya varios años publicamos una entrada que relataba un caso clínico parecido. Se trataba de un déficit en la capacidad de extensión del pie y se apuntaba una causa indirecta. Ahora hablamos de la misma incapacidad pero debida a una causa distinta y relacionada con un procedimiento quirúrgico.

Podemos calificar la etiología del problema como yatrogénica. Las posiciones en las que se colocan a los pacientes durante los procedimientos quirúrgicos pueden provocar lesiones de distintos tipos. Ente ellas las nerviosas y, como una de las más comunes, la del nervio peroneo común (NPC). Este es especialmente vulnerable en su transcurso por el cuello del peroné, donde es muy superficial.

Una de las posiciones que pueden comprimir el NPC es la de Galdacano para la nefrolitotomía percutánea (NLPC). Consiste en que el urólogo hace una pequeña incisión, de aproximadamente un centímetro, en la espalda y se crea un túnel directamente en el riñón. Se hace en casos de litiasis renal para poder realizar una litofragmentación. Como  vemos en la ilustración los miembros inferiores se apoyan en perneras que pueden presionar al nervio peroneo.

(más…)

Etiquetas: , , ,
Categorias: Práctica clínica

LESIÓN DEL NERVIO FEMORAL Y DÉFICIT DE DORSIFLEXIÓN

Traemos un nuevo caso clínico que nos ha llamado la atención por la curiosidad en su presentación. Se trata de un paciente con lesión traumática del nervio femoral derecho y con ausencia de dorsiflexión del pie homolateral.

El paciente sufrió tres meses antes de acudir a fisioterapia una sección traumática de vena, arteria y nervio femorales. Las lesiones vasculares se repararon de inmediato pero la cirugía de la lesión nerviosa fue desestimada por la pérdida de los cabos. Cuando acude a nosotros lo hace con una muleta y es capaz de subir y bajar escaleras. Presenta imposibilidad de extensión de rodilla contra gravedad y relata inestabilidad ocasional en la marcha, lo que le hace temer una caída. Pero, además, llama la atención la imposibilidad de extensión del pie homolateral. En la historia clínica del hospital de origen se describe que se intervino al paciente en una segunda ocasión por aparición de síndrome compartimental en la pierna, con la herida aún abierta y vendada en el momento que referimos.

En un primer momento, ante falta de datos del médico derivante, especulamos con una posible lesión concomitante a la inicial en el nervio ciático o en su ramificación como nervio peroneo profundo. Sin embargo, es el neurólogo el que apunta a una etiología más loable: se trataría de una consecuencia del síndrome compartimental posterior a la primera cirugía, quedando por saber si hay lesión del nervio, del músculo o de ambos.

Aunque no es nuestro cometido como fisioterapeutas hacer un diagnóstico etiológico, nuestros conocimientos deben hacernos sospechar la causa de la lesión. La consecuencia de este conocimiento, sin injerencias en el campo propio del médico, propiciará una mejor atención al paciente, no insistiendo en tratamientos ineficaces o acelerando la derivación para otros procedimientos diagnósticos o terapéuticos.

En este caso, tres meses después de la lesión, sin recuperación aparente de la actividad nerviosa, quedaría por proponernos un plan de fisioterapia. ¿Qué sugerís? En particular, ¿estaría indicada la electroterapia?

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas: ,
Categorias: Práctica clínica